Jon Iurre­ba­so: «Se con­for­ma­rá un Movi­mien­to socia­lis­ta revo­lu­cio­na­rio vas­co de libe­ra­ción nacio­nal»

Al hilo de la entre­vis­ta man­te­ni­da recien­te­men­te con Iña­ki Gil de San Vicen­te, char­lan­do de las mis­mas cues­tio­nes, hemos man­te­ni­do una con­ver­sa­ción con Jon Iurre­ba­so per­so­na que cier­ta­men­te no pre­ci­sa pre­sen­ta­ción.

Expre­so polí­ti­co de ETA, inde­pen­den­tis­ta, comu­nis­ta y últi­ma­men­te liga­do al Movi­mien­to por la Amnis­tía y con­tra la Repre­sión, ha con­tem­pla­do de pri­me­ra mano la recon­ver­sión de la Izquier­da Aber­tza­le des­de el nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio a un mero movi­mien­to social­de­mó­cra­ta…

Ando­ni Base­rri­go­rri: Jon, eske­rrik asko por esta entre­vis­ta, va a ser dura para ti, es sabi­da tu amplia impli­ca­ción en la lucha de Eus­kal Herria por su inde­pen­den­cia, el socia­lis­mo, la lucha anti­pa­triar­cal… la pri­me­ra pre­gun­ta…

¿Cómo ha podi­do ser que un movi­mien­to, el MLNV, haya pasa­do de ser un movi­mien­to inso­bor­na­ble e inclau­di­ca­ble en su pro­yec­to de liber­tad, a con­ver­tir­se en lo que es hoy, un mero movi­mien­to social­de­mó­cra­ta, como le hemos defi­ni­do?

Jon Iurre­ba­so Atutxa En pri­mer lugar hay que seña­lar que esta trans­for­ma­ción no se ha dado úni­ca­men­te en los últi­mos años, es decir, con el «cam­bio de estra­te­gia». La cues­tión de la lucha y estra­te­gia polí­ti­co-mili­tar se empe­zó a cues­tio­nar hace mucho tiem­po, prin­ci­pal­men­te por par­te de sec­to­res refor­mis­tas, buró­cra­tas y de la peque­ña bur­gue­sía de la Izquier­da Aber­tza­le.

Esto es, el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social se alar­ga, no se vis­lum­bra una solu­ción a cor­to pla­zo y se pre­vé que la repre­sión va a alcan­zar per­so­nal­men­te a mili­tan­tes de estruc­tu­ras de todo el MLNV, como al final ocu­rrió. Esto pue­de haber afec­ta­do a todos los sec­to­res o posi­cio­nes ideo­ló­gi­cas del Movi­mien­to, pero sobre todo a las que ven­go de alu­dir. Esta gen­te comien­za a pen­sar que la lucha ya no es ren­ta­ble pues la repre­sión alcan­za a todos y todas, sean de ETA o no. Ima­gino que al mis­mo tiem­po pien­san que esa situa­ción no la podrá aguan­tar la Izquier­da Aber­tza­le…

De ahí en ade­lan­te, y tam­bién por­que la posi­ción polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de esta gen­te no ha sido nun­ca estra­té­gi­ca­men­te revo­lu­cio­na­ria, comien­za un lar­go camino que tie­ne su cul­men públi­co a fina­les de 2009 con el cam­bio de estra­te­gia deci­di­do por la diri­gen­cia de esos sec­to­res. Des­pués, es cues­tión de hacer asu­mir al con­jun­to de la Izquier­da Aber­tza­le lo deci­di­do por unos pocos y este tra­ba­jo se hace con mano de hie­rro. Pue­de ser el deba­te, la dis­cu­sión, el pro­ce­so menos demo­crá­ti­co que ha desa­rro­lla­do la Izquier­da Aber­tza­le en su his­to­ria. Se aban­do­na toda posi­ción revo­lu­cio­na­ria y se pro­fun­di­za en el len­gua­je, en la peda­go­gía, en lo que se hace y se deja de hacer bajo un para­guas de tér­mi­nos polí­ti­cos y filo­so­fía total­men­te bur­gués.

Dicho de una mane­ra muy bre­ve, me atre­ve­ría a decir que el ase­si­na­to de Arga­la en 1978 no fue uno más, y mar­có un antes y un des­pués, en tan­to que Arga­la repre­sen­ta­ba en ese momen­to las tesis de la V y VI Asam­bleas de ETA. Eso sig­ni­fi­ca­ba que el pro­ce­so de libe­ra­ción de Eus­kal Herria con­ta­ba con la revo­lu­ción socia­lis­ta vas­ca y que ese pen­sa­mien­to esta­ba ungi­do por una pra­xis polí­ti­co-mili­tar, fle­xi­ble en las for­mas pero con­tun­den­te en el con­te­ni­do y en los obje­ti­vos.

En ese camino hacia la dere­cha, has­ta la inte­gra­ción de la Izquier­da Aber­tza­le en el sis­te­ma, en lo tác­ti­co, en lo ideo­ló­gi­co y en lo estra­té­gi­co ha habi­do cier­tos hitos.

Uno es la estra­te­gia de la nego­cia­ción. La nego­cia­ción entre Esta­dos y movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios de libe­ra­ción es un error empí­ri­ca­men­te demos­tra­do en toda regla por par­te de la insur­gen­cia. Y lo es por­que el Esta­do tie­ne poder para des­vir­tuar­la, incum­plir acuer­dos, obli­gar a la insur­gen­cia a no levan­tar­se de la mesa pase lo que pase, pues el que se levan­ta pier­de, por­que tie­ne los medios de comu­ni­ca­ción para domi­nar la opi­nión públi­ca según le con­ven­ga, por­que cuen­ta con la no inge­ren­cia y, en todo caso, el apo­yo inter­na­cio­nal y un lar­go etcé­te­ra. Sin lle­gar casi a los diez años del ase­si­na­to de Arga­la, comien­za el pri­mer ensa­yo de nego­cia­ción con el Esta­do espa­ñol en Argel (1989) y ter­mi­na (2013) en Norue­ga sin nadie al otro lado de la mesa. La par­te espa­ño­la se nie­ga a acu­dir a la mesa de nego­cia­ción con ETA en Norue­ga pues es públi­co que esta entre­ga­rá sus armas, se disol­ve­rá y disol­ve­rá, ade­más, su teo­ría.

Hacien­do un some­ro repa­so acer­ca del tema de la nego­cia­ción entre movi­mien­tos de libe­ra­ción y Esta­dos, bas­ta con ver algu­nos ejem­plos. Así, el de Eelam Tamil y sus Tigres de Libe­ra­ción que no se rin­dió ante Sri Lan­ka y en con­se­cuen­cia arra­sa­ron el Elam-Tamil, ase­si­na­ron a los tigres, a dece­nas de milla­res de civi­les, inter­na­ron a otros tan­tos en cam­pos de con­cen­tra­ción… O el caso de las nego­cia­cio­nes de las gue­rri­llas de El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la con sus res­pec­ti­vos Esta­dos, don­de no hubo cam­bios en las estruc­tu­ras eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas o mili­ta­res. Así están los acuer­dos de Oslo de los años 92 y 93 entre los sio­nis­tas y par­te de la resis­ten­cia Pales­ti­na que a día de hoy los pales­ti­nos siguen pagan­do con san­gre. El caso de Sudá­fri­ca don­de lo más rese­ña­ble que ocu­rrió es que no esta­lló una revo­lu­ción social pues se encar­ga­ron de des­ac­ti­var­la antes dan­do un final for­mal al apartheid racial, con­ti­nuan­do con el apartheid social, reser­van­do el poder eco­nó­mi­co para la mis­ma eli­te, cons­tru­yen­do una cla­se media negra… El caso del Nor­te de Irlan­da don­de nada ha cam­bia­do sus­tan­cial­men­te… El ejem­plo más recien­te lo tene­mos en Colom­bia. Nadie con sen­ti­do común pen­sa­ba que los pode­res reales de Colom­bia iban a acep­tar nin­gún cam­bio estruc­tu­ral que afec­ta­se al esta­tus quo actual. Hoy en día los ase­si­na­tos de lucha­do­res y lucha­do­ras y exgue­rri­lle­ros y exgue­rri­lle­ras con­ti­núan. Cien­tos de estos exgue­rri­lle­ros y exgue­rri­lle­ras están vol­vien­do a empu­ñar las armas.

Hablan­do de nego­cia­cio­nes en Eus­kal Herria, hay que men­cio­nar el caso de «Liza­rra Gara­zi» por lo que sig­ni­fi­có pos­te­rior­men­te. El PNV jugó bien sus bazas. Tam­bién los refor­mis­tas, buró­cra­tas y la peque­ña bur­gue­sía de la Izquier­da Aber­tza­le. Al cons­ta­tar reite­ra­da­men­te la fal­ta de volun­tad polí­ti­ca por par­te del res­to, ETA deci­de reti­rar­se de la mesa y poner fin al alto el fue­go. El caso del últi­mo pro­ce­so de nego­cia­ción, en 20052007, es el defi­ni­ti­vo y, en cier­ta medi­da, ocu­rre algo pare­ci­do. Una vez que los acuer­dos toma­dos en la mesa son incum­pli­dos una y otra vez por par­te del Esta­do espa­ñol, ETA deci­de aca­bar con el alto el fue­go. Más tar­de, y cons­ta­tan­do la diri­gen­cia de la par­te refor­mis­ta y peque­ño bur­gue­sa de la Izquier­da Aber­tza­le que ETA no iba a ren­dir­se, deci­den dar un gol­pe de mano. Así, dan comien­zo públi­ca­men­te a fina­les del 2009, y bajo los «prin­ci­pios Michel», el cam­bio de estra­te­gia en la Izquier­da Aber­tza­le. ETA en un mes rati­fi­ca en un comu­ni­ca­do la deci­sión toma­da por la Izquier­da Aber­tza­le. En un mes. Rese­ñar que el aban­dono de la lucha arma­da iba a sus­ti­tuir­se de algu­na mane­ra por una diná­mi­ca de des­obe­dien­cia que nun­ca se imple­men­tó.

Otro hito. Sin entrar en este espa­cio a valo­rar las dife­ren­tes cam­bios que tie­ne la Alter­na­ti­va KAS, y sus fal­tas en cuan­to a con­te­ni­do, sí que hay un cam­bio de raíz al carac­te­ri­zar a esta en 1995 como la «Alter­na­ti­va Demo­crá­ti­ca». De ahí vie­nen otros lodos como el «Pro­ce­so demo­crá­ti­co», el «Mar­co Demo­crá­ti­co», «paz» a secas, «paci­fi­ca­ción», etc. Una obse­sión por uti­li­zar los mis­mos tér­mi­nos de los que nos ocu­pan y explo­tan que se hace enfer­mi­za. ¿Cómo vamos a desa­rro­llar un «Pro­ce­so Demo­crá­ti­co» en dos Esta­dos que no nos reco­no­cen ni res­pe­tan como nación? ¿Cómo crear un «Mar­co Demo­crá­ti­co» en dos Esta­dos que no lo son? Y así hemos aca­ba­do, en su demo­cra­cia y en su sis­te­ma.

Y siguien­do con tu pre­gun­ta apun­to otros fac­to­res y situa­cio­nes que tam­bién han con­tri­bui­do, a un nivel u otro, para lle­gar a la situa­ción actual.

Otro momen­to a seña­lar es el mitin de Anoe­ta de fina­les de 2004 don­de se anun­cia lo que va a venir y a lo que los sec­to­res que men­ciono no están dis­pues­tos a renun­ciar. Es decir, «vamos a sacar el con­flic­to de las calles para lle­var­lo a una mesa…». Ese fue el lema cen­tral del acto. Esa deci­sión, en tér­mi­nos polí­ti­cos y sin mar­cha atrás, sen­ten­cian­do que en una mesa se pue­de nego­ciar algo defi­ni­ti­vo para Eus­kal Herria, cuan­do habla­mos de ETA o del MLNV fren­te a Espa­ña y Fran­cia, es hablar de ren­di­ción. Por cier­to, que duran­te el ulti­mo pro­ce­so de nego­cia­ción entre ETA y el Esta­do espa­ñol, la diri­gen­cia de la Izquier­da Aber­tza­le en vez de movi­li­zar al con­jun­to de la mis­ma por una sali­da a favor de Eus­kal Herria se dedi­có a hacer de árbi­tro (en oca­sio­nes pitan­do a favor del de fue­ra) y a pre­pa­rar su nego­cia­ción de Loyo­la con el PNV y PSOE.

Un fac­tor que a menu­do no se juz­ga en su medi­da es la tre­men­da dife­ren­cia que se da entre todo el poten­cial polí­ti­co-mili­tar de los Esta­dos que nos ocu­pan ante ETA en con­cre­to y ante el MLNV en gene­ral. No sola­men­te en cuan­to a inmen­sos apa­ra­tos coer­ci­ti­vos, de repre­sión o anu­la­ción del enemi­go, sino al des­gas­te des­pro­por­cio­na­do que la lucha gene­ra en la par­te vas­ca y que los Esta­dos ape­nas la sien­ten.

Tam­po­co hay que des­pre­ciar la situa­ción de ero­sión que des­de el ini­cio de la Refor­ma (tran­si­ción que efec­túa el fran­quis­mo con el vis­to bueno de casi todo el entra­ma­do polí­ti­co vas­co y espa­ñol, por resu­mir) se va gene­ran­do macha­co­na­men­te año tras año bus­can­do la nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca espa­ño­la y vas­co-espa­ño­la bur­gue­sa y cipa­ya den­tro del esta­tu­to espa­ñol para vas­con­ga­das.

Igual­men­te se debe con­si­de­rar lo que sig­ni­fi­ca el apo­yo ines­ti­ma­ble que el cipa­yis­mo polí­ti­co y coer­ci­ti­vo vas­co (PNV, sobre todo) otor­ga a nues­tros ocu­pan­tes. Con­ti­nua­men­te ofre­cien­do la mano y ame­na­zan­do y gol­pean­do sin pie­dad al MLNV en gene­ral. Es de pri­mer orden la acción polí­ti­ca y social del PNV para lograr que la refor­ma pene­tre en Eus­kal Herria. Es evi­den­te que el capi­tal no tie­ne patria y en el caso vas­co no hemos teni­do una bur­gue­sía que bus­ca­ra la inde­pen­den­cia. A la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la no le intere­sa la inde­pen­den­cia por­que no le hace fal­ta pues ya tie­ne sufi­cien­te poder polí­ti­co y eco­nó­mi­co en el mar­co en el que se encuen­tra.

De obli­ga­do cum­pli­mien­to es tam­bién seña­lar el cons­tan­te des­gas­te que los refor­mis­tas, buró­cra­tas y la peque­ña bur­gue­sía de la Izquier­da Aber­tza­le y cer­ca­nías han man­te­ni­do a tra­vés de los años. El chan­ta­je ha sido per­ma­nen­te. De una mane­ra sibi­li­na de actua­ción, se pasa por «hay que nego­ciar como sea»… «con­se­guís una nego­cia­ción ya o de lo con­tra­rio…», y se ter­mi­na por entre­gar todo, teo­ría y prác­ti­ca.

Hay otra cues­tión muy impor­tan­te a tener en cuen­ta, la fal­ta de for­ma­ción polí­ti­ca que hemos prac­ti­ca­do duran­te dema­sia­dos años a todos los nive­les y estruc­tu­ras. Evi­den­te­men­te esto va acom­pa­ña­do de la fal­ta de deba­te polí­ti­co e ideo­ló­gi­co. Así, ya tene­mos la obe­dien­cia debi­da enci­ma de la mesa y más cuan­do esta­ba vigen­te la lucha polí­ti­co-mili­tar. De por sí, esa situa­ción no podía desem­bo­car en buen puer­to. Aún menos con los sec­to­res men­cio­na­dos incrus­ta­dos en las estruc­tu­ras de direc­ción de diver­sas orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas lega­les de la Izquier­da Aber­tza­le que hace años (dema­sia­dos) inten­ta­ban crear las con­di­cio­nes para, si el Esta­do espa­ñol no aflo­ja­ba (y sabían que no iba a aflo­jar), dar el gol­pe que al final die­ron, de una mane­ra públi­ca, en el 2009.

Es cla­ro que el MLNV en gene­ral y ETA en par­ti­cu­lar, a par­tir de la déca­da de los 80, no han sabi­do o no han podi­do ase­gu­rar una posi­ción socia­lis­ta revo­lu­cio­na­ria hege­mó­ni­ca en la Izquier­da Aber­tza­le ante una posi­ción refor­mis­ta y peque­ño bur­gue­sa que ha ter­mi­na­do hacién­do­se con la direc­ción del MLNV para lle­var­lo a la situa­ción actual. Vis­to lo vis­to, y con el paso del tiem­po, pien­so que se cui­dó dema­sia­do lle­var ade­lan­te a todos los vago­nes del tren sin mode­lar una loco­mo­to­ra de cla­se blin­da­da cara a los obje­ti­vos fina­les de libe­ra­ción nacio­nal y social.

Ante todo eso, una pre­gun­ta recu­rren­te ¿y las bases? Des­de fue­ra qui­zá sea difí­cil enten­der esta cues­tión, pero no en Eus­kal Herria. La fal­ta de formación/​debate y demás con­di­cio­nan­tes que men­cio­na­ba antes, más la con­fian­za abso­lu­ta que se tenía sobre todo en ETA, pero por deri­va­da en las estruc­tu­ras de direc­ción del MLNV, lle­va­ron a una situa­ción en la que todo esta­ba dis­pues­to para el desas­tre. Aún así, a unos y a otros, les ha cos­ta­do no menos de quin­ce años des­mon­tar el MLNV. Y no hablo de ata­car­lo sino de des­mon­tar­lo, pues esto últi­mo se hace des­de den­tro.

Ade­más hay que tener en cuen­ta que el cam­bio ha sido tan pro­fun­do que esta­mos asis­tien­do a esce­nas dolo­ro­sas, ver en TV a quie­nes fue­ron diri­gen­tes aber­tza­les bai­lan­do con Ortu­zar o con­fra­ter­ni­zan­do con quie­nes estu­vie­ron en el GAL y ase­si­na­ban a nues­tra gen­te…

En estos casos don­de se aban­do­nan las posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y los obje­ti­vos por­que los que se han lucha­do los últi­mos sesen­ta años dan­do un giro de 180 gra­dos, una cosa lle­va a la otra y nadie cono­ce los lími­tes sal­vo los que han tra­ma­do todo esto.

Como cuan­do el Alcal­de de Ore­re­ta qui­tó la pla­ca del mili­tan­te de ETA Egoitz Gurrutxu­ga Gogor­za y pos­te­rior­men­te pre­ten­de hacer­le un home­na­je a escon­di­das mien­tras trae a Ore­re­ta con todos los hono­res a un fami­liar de un poli­cía muer­to por ETA.

O como cuan­do EHBil­du envía a Trump una nota en la que da su «enho­ra­bue­na por las demo­crá­ti­cas y vibran­tes elec­cio­nes» en las que salió ele­gi­do pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos. Al mis­mo tiem­po le mues­tra su «abso­lu­ta dis­po­si­ción, tal y como lo hemos hecho duran­te estos últi­mos años, a seguir coope­ran­do y tra­ba­jan­do con el nue­vo Gobierno de Esta­dos Uni­dos…». Es decir, en tiem­pos de Oba­ma, Esta­dos Uni­dos inva­dió seis paí­ses sobe­ra­nos y sem­bró muer­te, enfer­me­da­des, ham­bre, des­pla­za­mien­tos, con­ta­mi­na­ción, des­truc­ción, ase­si­na­tos difí­ci­les de cal­cu­lar en núme­ro… ¿Y resul­ta que EHBil­du ya cola­bo­ra­ba con Esta­dos Uni­dos? De Trump no digo nada por­que pare­ce que se pre­sen­ta él solo. Hemos pasa­do de com­ba­tir (en teo­ría al menos) al impe­ria­lis­mo a estar dis­pues­tos a cola­bo­rar con él. Y muchos nos pre­gun­ta­mos ¿cola­bo­rar en qué?

O cuan­do el pre­si­den­te de EHBil­du, y refe­ren­cia prin­ci­pal de Sor­tu, se inco­mo­da por­que la patro­nal vas­con­ga­da no les invi­ta a un acto en home­na­je a los empre­sa­rios muer­tos por ETA, con­si­guien­do meses des­pués una cita con CONFESBASK (patro­nal vas­con­ga­da) siem­pre con el obje­ti­vo de nor­ma­li­zar las rela­cio­nes… ¿Cómo se pue­de nor­ma­li­zar una situa­ción con la patro­nal des­de una pers­pec­ti­va de izquier­da? Solo tie­ne una expli­ca­ción, y es des­de la pers­pec­ti­va de la social­de­mo­cra­cia. Y la social­de­mo­cra­cia, como ya está com­pro­ba­do feha­cien­te­men­te en la vie­ja Euro­pa, es una pro­lon­ga­ción más de los dife­ren­tes ins­tru­men­tos del sis­te­ma.

El hecho de apo­yar a las fuer­zas repre­si­vas cata­la­nas o del Esta­do espa­ñol por defen­der la «demo­cra­cia» ante los ata­ques yija­dis­tas en Cata­lu­ña… Esto es lo que fir­mó EHBil­du con el res­to de for­ma­cio­nes polí­ti­cas del par­la­men­to espa­ñol. Sellar con una fir­ma en el par­la­men­to de Espa­ña que quien ile­gí­ti­ma­men­te nos ocu­pa y explo­ta tie­ne un carác­ter demo­crá­ti­co, nos mues­tra el gra­do de sumi­sión al mis­mo.

Nos esta­mos acos­tum­bran­do, qui­zá, a oír uti­li­zar los tér­mi­nos de «recon­ci­lia­ción» (¿con quien nos ocu­pa y explo­ta?), «rela­to» (Espa­ña ten­drá el suyo y noso­tros el nues­tro), «paz» (no hay paz sin jus­ti­cia nacio­nal y social), «víc­ti­ma» (la pri­me­ra víc­ti­ma es Eus­kal Herria y mien­tras no reco­noz­can eso no hay tra­to alguno), «per­so­nas pre­sas» (pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas), «con­se­cuen­cias del con­flic­to» (el con­flic­to sigue sin resol­ver­se) y un lar­go etcé­te­ra. Todo eso es uti­li­zar los expre­sio­nes y esque­mas de nues­tro enemi­go. La razón es bien sen­ci­lla, sumi­sión. Por­que si enten­de­mos que Eus­kal Herria sigue ocu­pa­da y el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co explo­ta­do no pode­mos, de nin­gún modo, uti­li­zar esos tér­mi­nos.

En cuan­to a la fir­ma del pre­am­bu­lo de un nue­vo esta­tu­to con la bur­gue­sia vas­co-espa­ño­la, par­tien­do des­de la par­ti­ción de Eus­kal Herria efec­tua­da por Espa­ña y Fran­cia, no es sino con­se­cuen­cia logi­ca del vira­je de 180 gra­dos y una acep­ta­ción tar­dia de la refor­ma espa­ño­la del 78. ¿Es crei­ble el plan­tea­mien­to de tres pro­ce­sos (Vas­con­ga­das, Nafa­rroa garaia e Ipa­rral­de) que ten­drán sus pro­pios rit­mos, don­de cada uno por su lado logra­ra la sobe­ra­nía para lue­go cons­truir la Repú­bli­ca Con­fe­de­ral Vas­ca y enci­ma para den­tro de ocho años? ¿Tenien­do como alia­do al PNV que sin lugar a dudas no es inde­pen­den­tis­ta? ¿Y cuan­do a la pri­me­ra de cam­bio el PNV diga no? Y cuan­do el Esta­do espa­ñol y fran­cés digan no ¿Cuál es el plan­tea­mien­to de res­pues­ta, la diná­mi­ca a seguir? Ahí está el quid de la cues­tión, pues plan­tear una fór­mu­la es fácil. El asun­to es a qué esta­mos dis­pues­tos y con qué com­pa­ñe­ros de via­je vamos.

En cuan­to a los bai­la­bles y con­fra­ter­ni­zar… No hace fal­ta que opi­ne por­que me pare­ce más que evi­den­te.

¿No crees que se ha dado al refor­mis­mo mucha can­cha y que hace tiem­po se debe­ría haber reac­cio­na­do rei­vin­di­can­do las señas de iden­ti­dad del MLNV?

No soy el úni­co que pien­sa que antes de lle­gar a la déca­da de los 80, o en sus ini­cios a mucho tar­dar, habría que haber desa­rro­lla­do una estruc­tu­ra de cla­se revo­lu­cio­na­ria que hubie­ra sido capaz de ser el refe­ren­te prin­ci­pal del MLNV. El con­te­ni­do, actua­li­za­do a la épo­ca, hubie­ra sido el de la V y VI asam­bleas de ETA.

Sola­men­te una orga­ni­za­ción podría haber rea­li­za­do esa labor con garan­tías posi­ti­vas a cor­to, medio y lar­go pla­zo. No hubie­ra sido fácil, cier­to, pero pasa­do el tiem­po es evi­den­te que habría sido impres­cin­di­ble. Esa labor solo la podría haber rea­li­za­do ETA. Y pre­ci­sa­men­te es cuan­do ase­si­nan a Arga­la, si bien es cier­to que ser refe­ren­te no es sinó­ni­mo de impres­cin­di­ble.

Se dice que mucha mili­tan­cia e inclu­so diri­gen­tes de Sor­tu son muy crí­ti­cos con esta deri­va al refor­mis­mo… ¿Por qué pien­sas que siguen dicién­do­lo «en pri­va­do» y no «a los cua­tro vien­tos»?

No ten­go datos con­cre­tos. Des­de lue­go es lógi­co pen­sar que habrá gen­te, que no está en estruc­tu­ras de direc­ción, que no esta­rá de acuer­do con la pra­xis de Sor­tu. Igual que en el EPPK cuan­do die­ron la cifra de que alre­de­dor de 121 pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas no vota­ron sí a la deci­sión colec­ti­va de que indi­vi­dual­men­te cada uno haga lo que le parez­ca con­ve­nien­te para con­se­guir su pues­ta en liber­tad con el tope o línea roja del arre­pen­ti­mien­to y la dela­ción.

Otra cosa es qué hace cada cual y por qué, des­pués de nue­ve años como los que hemos pasa­do y con el futu­ro cer­cano que todos y todas pode­mos pre­veer.

Son ya bas­tan­tes los colec­ti­vos dis­tan­cia­dos de la deri­va de la que esta­mos hablan­do, bas­tan­te mili­tan­cia… ¿No crees que se debe­ría crear des­de ya un nue­vo colec­ti­vo, movi­mien­to o par­ti­do que empie­ce a tra­ba­jar y reilu­sio­nar en lo que han sido los his­tó­ri­cos obje­ti­vos del MLNV? Se habla de la V asam­blea, de sus apor­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas, del nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio como adap­ta­ción vas­ca del mar­xis­mo-leni­nis­mo… ¿No temes que esa rique­za ideo­ló­gi­ca se pier­da, se sua­vi­ce por los diri­gen­tes refor­mis­tas o cai­ga en manos de opor­tu­nis­tas o «gurús»? ¿Qué pien­sas que se debe­ría hacer para que no se dé nin­guno de estos casos?

Sobre la pri­me­ra par­te de tu pre­gun­ta, en cuan­to a que se debe­ría crear des­de ya un nue­vo colec­ti­vo, movi­mien­to o par­ti­do que empie­ce a tra­ba­jar y vuel­va a ilu­sio­nar en lo que han sido los obje­ti­vos his­tó­ri­cos del MLNV, decir que hace unos dos años que exis­te Herri­tar Bata­su­na en el con­jun­to de Eus­kal Herria y que, por cier­to, es sis­te­má­ti­ca­men­te nin­gu­nea­da.

En todo caso, en nues­tras manos está la res­pon­sa­bi­li­dad de situar­se en la coyun­tu­ra actual y veni­de­ra y comen­zar a con­for­mar una posi­ción revo­lu­cio­na­ria den­tro de los pará­me­tros del nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio de la V y VI asam­bleas de ETA has­ta las apor­ta­cio­nes de Arga­la.

Eso quie­re decir con­tex­tua­li­zar dicho pen­sa­mien­to y dotar­lo de la estruc­tu­ra ade­cua­da. ¿Cómo se hace? Pien­so que, de algu­na mane­ra, debe­rá reco­ger lo que ya tene­mos (pues lo suyo habrá avan­za­do a pesar del esca­so tiem­po reco­rri­do) y reu­nir simi­la­res que nun­ca serán igua­les. Creo que no hay que olvi­dar que los ins­tru­men­tos para luchar, en este caso las estruc­tu­ras revo­lu­cio­na­rias están suje­tas a la dia­léc­ti­ca de la lucha en movi­mien­to. Por lo tan­to, en mi opi­nión, sin mie­dos, lo que hay que tener cla­ro es que hay cons­truir la estruc­tu­ra más ade­cua­da para cada momen­to y dotar­la de la tác­ti­ca y estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria que acor­de­mos tenien­do en cuen­ta los prin­ci­pios o bases ideo­ló­gi­cas que veni­mos de men­cio­nar. No se pue­de per­der ni media hora en la tarea de poner­se en mar­cha.

En cuan­to a que se pier­da ese pen­sa­mien­to, que aca­ba en la revo­lu­ción socia­lis­ta vas­ca, no pien­so que lo haga mien­tras exis­ta la nación vas­ca pues es la úni­ca posi­bi­li­dad de sobre­vi­vir que tie­ne el Pue­blo Tra­ba­ja­dor vas­co. O al revés. Mien­tras el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co ten­ga el poder es sus manos, Eus­kal Herria sobre­vi­vi­rá. No hay otra garan­tía. Lo digo con total con­ven­ci­mien­to.

Sobre lo de apro­piar­se del pen­sa­mien­to… El refor­mis­mo vas­co de últi­ma hora, efec­ti­va­men­te, se ha apro­pia­do de cier­tas posi­cio­nes y len­gua­je de nues­tro enemi­go nacio­nal y de cla­se. Paz a secas, mar­co y pro­ce­so «demo­crá­ti­cos», etc. Pero nadie que prac­ti­que una diná­mi­ca y línea refor­mis­tas pue­de apro­piar­se del nacio­na­lis­mo revo­lu­cio­na­rio, ni de los Etxe­ba­rrie­ta, ni de Txi­kia, ni de Arga­la. Para ello la pra­xis que prac­ti­quen habrá de ser revo­lu­cio­na­ria. Es una con­di­ción sine qua non sal­vo correr el ries­go de hacer el ridícu­lo inclu­so ante tus pro­pios.

En con­ver­sa­ción tele­fó­ni­ca me comen­tas­te que veías el mar­xis­mo, las ideas comu­nis­tas más actua­les que nun­ca… ¿Podrías deta­llar­lo?

Pien­so que haber toca­do fon­do ha ayu­da­do a revi­sar lo que hemos hecho. Bien, mal, peor, lo que hemos deja­do de hacer… A nue­ve años de aquel 2009 pare­ce que las posi­cio­nes de cla­se revo­lu­cio­na­rias debie­ran estar más desa­rro­lla­das en cuan­to a aná­li­sis, con­cre­ción orga­ni­za­ti­va, nivel de expan­sión, etc. Pero los que dise­ña­ron el cam­bio de ciclo/​estrategia lo han hecho con todas las con­se­cuen­cias. En estos nue­ve años sobre todo se han dedi­ca­do a des­mon­tar el MLNV, con­ten­tar al enemi­go nacio­nal y de cla­se del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co y a pene­trar al cuer­po social de la Izquier­da Aber­tza­le Ofi­cial y Refor­mis­ta con una prác­ti­ca filo­só­fi­ca total­men­te bur­gue­sa y, ade­más, pre­ten­dien­do hacer algo nove­do­so.

Apar­te de la coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca penin­su­lar, con­ti­nen­tal, mun­dial, de la cri­sis gene­ral del capi­ta­lis­mo y de que no han hecho sino aumen­tar las razo­nes de toda índo­le para cons­truir un mun­do dife­ren­te, en Eus­kal Herria hemos vis­to de pri­me­ra mano de qué es capaz la bur­gue­sía cipa­ya y, sobre todo, la peque­ña bur­gue­sía, los buró­cra­tas y los refor­mis­tas de la Izquier­da Aber­tza­le.

Vis­ta toda esa situa­ción, los y las que pre­ten­de­mos man­te­ner una posi­ción socia­lis­ta revo­lu­cio­na­ria vas­ca tene­mos cla­ro que el suje­to revo­lu­cio­na­rio ha de ser el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, si lo que que­re­mos es la cons­truc­ción de una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te, socia­lis­ta y anti­pa­triar­cal. Y en ese difí­cil camino, que no tie­ne tiem­po ni des­can­so sal­vo el rit­mo que noso­tros y noso­tras le impon­ga­mos, los más des­po­seí­dos y con­cien­cia­dos serán quie­nes ten­gan la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal del pro­ce­so inte­gral de libe­ra­ción. Esto es, la cla­se tra­ba­ja­do­ra y capas popu­la­res.

Y una vez que se ha con­cre­ta­do quién es el suje­to revo­lu­cio­na­rio es evi­den­te que la bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la no pue­de ser par­te del motor ni suje­to del pro­ce­so de libe­ra­ción. En la Izquier­da Aber­tza­le está bas­tan­te exten­di­do que sin el PNV nada serio se pue­de hacer «en cla­ve de país», como a algu­nos les gus­ta decir. A este res­pec­to, vuel­vo a recor­dar una fra­se de Jon Idi­go­ras Gerri­ka­bei­tia: «sin el PNV va a ser difí­cil pero con el PNV impo­si­ble».

Ni que decir tie­ne la impor­tan­cia estra­té­gi­ca que tie­nen las diná­mi­cas de lucha que esca­pan del con­trol par­ti­da­rio ubi­ca­do en el sis­te­ma. Sean cen­tros auto­ges­tio­na­dos, luga­res ocu­pa­dos y otras diná­mi­cas que se están desa­rro­llan­do poco a poco en el amplio movi­mien­to popu­lar vas­co.

Lo mis­mo hay que decir de la herra­mien­ta glo­bal, sec­to­rial, par­cial, tác­ti­ca y estra­té­gi­ca de la des­obe­dien­cia. Somos cons­cien­tes que es un tema difí­cil de lle­var a la prác­ti­ca por varias razo­nes. Por una par­te con­lle­va siem­pre un nivel de cho­que, de enfren­ta­mien­to, de des­gas­te. Por otra es y será difí­cil ren­ta­bi­li­zar lo ensa­ya­do en el cam­po de la des­obe­dien­cia en cla­ve de avan­ce. Es difí­cil, pre­ci­sa­men­te, por­que al capi­tal y a sus ser­vi­do­res (el Esta­do espa­ñol, fran­cés y todos sus aña­di­dos), se les va la vida con el tema de la des­obe­dien­cia. Aún y todo es un deba­te a desa­rro­llar per­ma­nen­te­men­te y que, aún sien­do cons­cien­tes de que es un tema prio­ri­ta­rio, no sé si le damos la impor­tan­cia nece­sa­ria en cuan­to ins­tru­men­to tác­ti­co y estra­té­gi­co.

Esa es la con­clu­sión que poco a poco se va abrien­do ante el deso­la­dor pano­ra­ma que, de momen­to, tene­mos. Esa preo­cu­pa­ción, ese aná­li­sis de quién es el suje­to revo­lu­cio­na­rio, qué es lo que segu­ro que ya no hare­mos, con quien nos alia­mos tác­ti­ca­men­te y/​o estra­té­gi­ca­men­te, visua­li­zar y poner hoy en nues­tras diná­mi­cas un poco del futu­ro que pre­ten­de­mos, saber a cien­cia cier­ta que habre­mos de hacer la revo­lu­ción socia­lis­ta vas­ca… Es la par­te posi­ti­va de la deba­cle del MLNV. Con el tiem­po estoy con­ven­ci­do que se con­for­ma­rá un Movi­mien­to socia­lis­ta revo­lu­cio­na­rio vas­co de libe­ra­ción nacio­nal. En nues­tras manos está.

7 de enero de 2019

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *