El camino hacia la libe­ra­ción de Pales­ti­na

El gran líder mar­xis­ta pales­tino Geor­ge Habash solía afir­mar que el camino hacia la libe­ra­ción de Pales­ti­na pasa­ba por las capi­ta­les de todos los Esta­dos ára­bes.

Duran­te déca­das, Habash fue el líder del Fren­te Popu­lar para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na (PFLP), que se man­tu­vo influ­yen­te en ese par­ti­do polí­ti­co pales­tino has­ta su muer­te en 2008. Su pen­sa­mien­to fue pro­duc­to del aná­li­sis del PFLP de que las masas pales­ti­nas enfren­tan una tri­ple ame­na­za, entre los que des­ta­ca­ban los regí­me­nes ára­bes. La reali­dad de la per­se­cu­ción, la cen­su­ra y el encar­ce­la­mien­to que el PFLP a menu­do enfren­tó den­tro de esos Esta­dos lle­vó a sus cua­dros a adop­tar esta pos­tu­ra.

Como lo expre­só el por­ta­voz del PFLP, Ghas­san Kana­fa­ni, en su ensa­yo sobre la revuel­ta de 1936, estos tres enemi­gos fue­ron y siguen sien­do: «el lide­raz­go reac­cio­na­rio local; los regí­me­nes en los Esta­dos ára­bes que rodean a Pales­ti­na; y el enemi­go impe­ria­lis­ta-sio­nis­ta ». Este con­jun­to de enemi­gos que los pales­ti­nos enfren­tan en par­te expli­ca la difi­cul­tad de la lucha por la libe­ra­ción.

Aun­que el ensa­yo de Kana­fa­ni se publi­có por pri­me­ra vez en inglés en 1972, muy poco ha cam­bia­do des­de enton­ces. La «direc­ción reac­cio­na­ria local» aho­ra está repre­sen­ta­da por la Auto­ri­dad Pales­ti­na (AP), una cla­se que se ha bene­fi­cia­do y cola­bo­ra con las fuer­zas de ocu­pa­ción israe­líes. El «enemi­go impe­ria­lis­ta-sio­nis­ta» tam­bién se man­tie­ne en su lugar: Israel está res­pal­da­do por sus defen­so­res euro­peos, y espe­cial­men­te esta­dou­ni­den­ses, polí­ti­cos, finan­cie­ros y mili­ta­res.

Final­men­te, tene­mos los regí­me­nes ára­bes. Apar­te de algu­nas excep­cio­nes oca­sio­na­les (y poco con­fia­bles), los Esta­dos ára­bes nun­ca han sido alia­dos de la lucha pales­ti­na. Hoy más que nun­ca, las dic­ta­du­ras ára­bes con­vi­ven con Israel.

Israel ha inten­ta­do duran­te déca­das, con diver­sos gra­dos de éxi­to, cul­ti­var víncu­los secre­tos con las dic­ta­du­ras ára­bes monár­qui­cas en el Gol­fo. A pesar de que los pue­blos del mun­do ára­be se opo­nen de mane­ra abru­ma­do­ra a Israel (los pue­blos ori­gi­na­rios nun­ca van a ser bien­ve­ni­dos por un Esta­do de Apartheid y de colo­nos racis­tas), estos regí­me­nes no son de nin­gu­na mane­ra res­pon­sa­bles ante sus pobla­cio­nes.

En el pasa­do, algu­nos regí­me­nes ára­bes hicie­ron un cier­to cálcu­lo para des­ha­cer­se de actos sim­bó­li­cos de soli­da­ri­dad con Pales­ti­na para apa­ci­guar a las masas. En los últi­mos años, sin embar­go, gran par­te de esto ha ido por el camino. Des­de la serie de levan­ta­mien­tos popu­la­res por la demo­cra­cia en el mun­do ára­be que comen­za­ron a fines de 2010 y con­ti­nua­ron has­ta 2011, Ara­bia Sau­di­ta, en par­ti­cu­lar, ha renun­cia­do a cual­quier pre­ten­sión o apa­rien­cia para bene­fi­ciar o apo­yar a la cau­sa pales­ti­na.

La alian­za sau­dí-israe­lí es aho­ra tan abier­ta que la pri­me­ra ha hecho todo lo posi­ble por abrir una emba­ja­da en Tel Aviv, o inclu­so en Jeru­sa­lén, a la velo­ci­dad que está pasan­do. Otras dic­ta­du­ras del gol­fo han segui­do su ejem­plo.

El vie­jo aná­li­sis de Habash de que la libe­ra­ción de Pales­ti­na ten­drá que pasar por las capi­ta­les ára­bes pare­ce más pro­fé­ti­co que nun­ca.

La alian­za sau­dí-israe­lí ha ani­ma­do a otros dic­ta­do­res ára­bes del Gol­fo a mani­fes­tar­se más abier­ta­men­te, reve­lan­do sus alian­zas con Israel. En los últi­mos meses se ha vis­to: el sul­tán de Omán aco­gió al pri­mer minis­tro racis­ta de Israel, Ben­ja­min Netan­yahu, en el país, la reve­la­ción de que Israel ayu­dó a los sau­díes a espiar a Jamal Khashog­gi (que segu­ra­men­te con­tri­bu­yó a su ase­si­na­to) y la reve­la­ción que hizo el jefe mili­tar israe­lí Gadi Eizen­kot Dos visi­tas secre­tas a los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) en noviem­bre.

Inclu­so Qatar se ha esta­do coque­tean­do con Israel, finan­cian­do a algu­nas de las orga­ni­za­cio­nes sio­nis­tas esta­dou­ni­den­ses de más extre­ma dere­cha por una suma de cien­tos de miles de dóla­res. Tam­bién se ha ren­di­do ante las deman­das israe­líes de que una impor­tan­te pelí­cu­la encu­bier­ta de su uni­dad de inves­ti­ga­ción sea archi­va­da per­ma­nen­te­men­te (afor­tu­na­da­men­te la pelí­cu­la se ha fil­tra­do en línea).

La últi­ma con­fa­bu­la­ción de este tipo es el minis­tro de rela­cio­nes exte­rio­res de Bah­réin que defien­de el reco­no­ci­mien­to de Jeru­sa­lén por par­te de Aus­tra­lia como la capi­tal de «Israel», en un tweet en ára­be, no menos. Estos regí­me­nes se están vol­vien­do más auda­ces y más des­agra­da­bles. Por supues­to, nin­guno de ellos res­pe­ta los dere­chos huma­nos bási­cos de sus pro­pias pobla­cio­nes, por lo que no es una sor­pre­sa que dese­chen a los pales­ti­nos a la pri­me­ra opor­tu­ni­dad.

El régi­men racis­ta israe­lí impo­ne una dic­ta­du­ra mili­tar a millo­nes de pales­ti­nos en toda la Fran­ja de Gaza sitia­da y la ocu­pa­da Cis­jor­da­nia, y un régi­men de apartheid en todos los pales­ti­nos del mun­do. El sio­nis­mo es, pues, una ideo­lo­gía y prác­ti­ca fun­da­men­tal­men­te anti­de­mo­crá­ti­ca. El sio­nis­mo y las dic­ta­du­ras en toda la región son, en muchos sen­ti­dos, un ajus­te natu­ral entre sí.

A pesar de todas las men­ti­ras y men­ti­ras de Israel acer­ca de ser «la úni­ca demo­cra­cia en el Medio Orien­te», en reali­dad tie­ne una lar­ga his­to­ria de finan­ciar, armar y apo­yar a las dic­ta­du­ras en todo el mun­do, y no solo en la región. En gran par­te, esto era una fun­ción de su esta­tus de pie­za fun­da­men­tal y cola­bo­ra­dor con el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se. Sin duda, esto ayu­da a expli­car por qué, duran­te la Gue­rra Fría, Israel armó escua­dro­nes de la muer­te lati­no­ame­ri­ca­nos de dere­cha y car­te­les de la dro­ga.

Sin embar­go, tam­bién hay una razón más bási­ca: la super­vi­ven­cia del régi­men. Un régi­men sin legi­ti­mi­dad popu­lar es un régi­men cuyos días están con­ta­dos, his­tó­ri­ca­men­te hablan­do. La demo­cra­cia genui­na en la región sería una ame­na­za para el régi­men israe­lí.

Asa Wins­tan­ley

22 de diciem­bre de 2018

Fuen­te: https://​www​.midd​leeast​mo​ni​tor​.com/​2​0​1​8​1​2​2​2​-​t​h​e​-​r​o​a​d​-​t​o​-​t​h​e​-​l​i​b​e​r​a​t​i​o​n​-​o​f​-​p​a​l​e​s​t​i​ne/

[Tra­duc­ci­do por Pales​ti​na​li​bre​.org]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *