Salu­do de Nue­vo Año

A la gen­te del común y sus orga­ni­za­cio­nes socia­les y polí­ti­cas

Con afec­to va para todos uste­des nues­tro abra­zo iman­ta­do con los mejo­res deseos y mucha fuer­za, la que nece­si­ta­mos para librar con éxi­to la bata­lla social y polí­ti­ca que como reto de dig­ni­dad huma­na nos impo­ne el año 2019.

Enten­de­mos los pen­sa­mien­tos encon­tra­dos que hoy ase­dian a los gue­rri­lle­ros y a los sec­to­res más humil­des de la pobla­ción. Al creer en la bue­na fe de la con­tra­par­te y al enre­dar­nos en la tela­ra­ña exten­di­da por los des­mo­vi­li­za­do­res, inge­nua­men­te entre­ga­mos todo, logís­ti­ca y recur­sos muy valio­sos. A la per­fi­dia de Duque ya nada le que­da por hacer. Entre su par­ti­do y el Fis­cal des­pe­da­za­ron la paz. Aho­ra dice que cum­pli­rá el acuer­do en lo que tie­ne que ver con los com­ba­tien­tes de base y no con los coman­dan­tes. Simul­tá­nea­men­te está asfi­xian­do la posi­bi­li­dad de acuer­do con el ELN. Man­tie­nen a San­trich injus­ta­men­te tras las rejas para no tirar­se el fal­so posi­ti­vo exi­gi­do por el embau­ca­dor Whi­ta­ker sin dete­ner­se un segun­do a pen­sar en las con­se­cuen­cias nefas­tas de esta con­duc­ta demen­cial para el pro­ce­so de paz. No hay otra razón; lo jura­mos.

Ah, pero cómo les encan­ta sacar pecho con los logros de algu­nos Espa­cios Terri­to­ria­les en mate­ria de pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, gene­ra­ción de ener­gías lim­pias y eco­tu­ris­mo, que nada tie­nen que ver con deci­sio­nes del gobierno sino que res­pon­den a la ges­tión de algu­nos coman­dan­tes ante orga­nis­mos inter­na­cio­na­les de coope­ra­ción.

Real­men­te actua­mos como cie­gos cuan­do no qui­si­mos ver el lar­go his­to­rial de trai­cio­nes de esta oli­gar­quía, tras la fir­ma de epi­so­dios de paz. Somos cons­cien­tes que trans­cu­rrió mucho tiem­po y mucha gen­te bue­na se des­per­di­gó por la geo­gra­fía nacio­nal al no reci­bir orien­ta­ción algu­na. Todo esto es muy tris­te, sí; pero debe­mos reac­cio­nar. No todo está per­di­do. Aun pode­mos levan­tar­nos, lue­go de la caí­da, para des­ple­gar con deter­mi­na­ción la ban­de­ra al vien­to de la paz.

Mez­cle­mos en el cri­sol de la lucha los sen­ti­mien­tos de uni­dad y la movi­li­za­ción de nues­tros sue­ños para crear con ellos la poten­cia trans­for­ma­do­ra capaz de levan­tar la patria del futu­ro, la que no apla­ce ni un minu­to más la titu­la­ción de tie­rras a los cam­pe­si­nos pobres, la de la demo­cra­cia sin tram­pas ni exclu­sio­nes, la que repa­re tan­to a las vic­ti­mas del con­flic­to, como a las víc­ti­mas de la polí­ti­ca neo­li­be­ral y le de jue­go a la ver­dad; la patria que esta­blez­ca por pri­me­ra vez la edu­ca­ción gra­tui­ta en todos los nive­les, la del com­ba­te sin cuar­tel a la corrup­ción, la que sepul­te para siem­pre la trai­ción a los acuer­dos de paz y con­ju­re con ello la mal­di­ción de la gue­rra que des­de hace años se ha ensa­ña­do con­tra Colom­bia.

La espe­ran­za sigue viva y mien­tras ella pal­pi­te en nues­tro pecho y el pue­blo nos ame, nin­gu­na adver­si­dad ni nada podrá dete­ner­nos.

Cor­dial­men­te,

Iván Már­quez, Oscar Mon­te­ro, Aldi­ne­ver Moran­tes, Edin­son Roma­ña, Albei­ro Cór­do­ba, Iván Alí, Enri­que Maru­lan­da, Rus­bel Ramí­rez, Iván Mer­chan y otros

Diciem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *