Marx, trans­por­te, tra­ba­jo pro­duc­ti­vo

Michael Hus­son escri­bió un artícu­lo ¿Qué es empleo pro­duc­ti­vo?”, que fue publi­ca­do en el sitio Al’encontre (http://​alen​con​tre​.org/​l​a​u​n​e​/​e​c​o​n​o​m​i​e​-​p​o​l​i​t​i​q​u​e​-​q​u​e​s​t​-​c​e​-​q​u​u​n​-​e​m​p​l​o​i​-​u​t​i​l​e​.​h​tml) y tra­du­ci­do en Vien­to Sur (https://​www​.vien​to​sur​.info/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​4​372).

A mí me lle­gó por gen­ti­le­za de Corres­pon­den­cia de pren­sa, que admi­nis­tra Ernes­to Herre­ra (apro­ve­cho para agra­de­cer a Ernes­to por el tra­ba­jo de difu­sión que rea­li­za de artícu­los de gen­te de izquier­da y pro­gre­sis­ta).

Si bien dis­cre­po con el enfo­que gene­ral que pre­sen­ta Hus­son, en esta nota solo quie­ro pre­ci­sar la noción de Marx con res­pec­to al tra­ba­jo en el trans­por­te, y su dife­ren­cia con el tra­ba­jo apli­ca­do a la com­pra y ven­ta de mer­can­cías.

Hus­son escri­be:

El tra­ba­jo impro­duc­ti­vo es en con­se­cuen­cia defi­ni­do [por Marx] como tra­ba­jo “que no se inter­cam­bia por capi­tal”. […] Por lo tan­to, se supo­ne que solo es pro­duc­ti­vo el tra­ba­ja­dor que le da una plus­va­lía al capi­ta­lis­ta o cuyo tra­ba­jo fecun­da al capi­tal. Sin embar­go, Marx adop­ta en otra par­te una defi­ni­ción más estre­cha; por ejem­plo, el tra­ba­jo en el comer­cio o el trans­por­te es para él impro­duc­ti­vo: “las fun­cio­nes puras del capi­tal en la esfe­ra de la cir­cu­la­ción no pro­du­cen valor ni plus­va­lía” (énfa­sis agre­ga­do).

La reali­dad sin embar­go es que Marx no defi­ne al tra­ba­jo apli­ca­do al trans­por­te como impro­duc­ti­vo, sino como pro­duc­ti­vo. En este sen­ti­do, lo dife­ren­cia del tra­ba­jo apli­ca­do al comer­cio, en tan­to se refie­ra al que se ocu­pa exclu­si­va­men­te del acto de com­pra o ven­ta. La cues­tión tie­ne cier­ta impor­tan­cia por­que se vin­cu­la con la teo­ría del valor y del plus­va­lor. Para enten­der por qué, es nece­sa­rio recor­dar que, si no gene­ra algún valor de uso, el tra­ba­jo no gene­ra valor. Des­pués de todo, el valor de uso es la base mate­rial del valor, y su con­di­ción de exis­ten­cia (con­di­ción nece­sa­ria, aun­que no sufi­cien­te).

Es por eso que el acto de ven­ta, o de com­pra, no gene­ra valor, aun­que impli­que gas­to humano de ener­gía. La trans­for­ma­ción de la mer­can­cía A en 100 dóla­res esta­dou­ni­den­ses cons­ti­tu­ye un cam­bio de for­ma social del valor –de mer­can­cía a dine­ro– que como tal no modi­fi­ca su valor de uso, y por lo tan­to no aumen­ta un ápi­ce el valor de A. Por eso, ese tra­ba­jo de ven­ta es, en la con­cep­ción de Marx, impro­duc­ti­vo. Una impli­ca­ción de esto es que el valor, y la plus­va­lía, no pue­den ori­gi­nar­se en la ven­ta, como pre­ten­de bue­na par­te de la lite­ra­tu­ra bur­gue­sa. Por eso tam­bién sos­ten­go, en opo­si­ción al enfo­que de Hus­son, que la dis­tin­ción, de Marx, entre tra­ba­jo pro­duc­ti­vo e impro­duc­ti­vo, jue­ga un rol impor­tan­te en la crí­ti­ca de la socie­dad capi­ta­lis­ta. Y tam­bién para argu­men­tar a favor de una socie­dad socia­lis­ta. Por ejem­plo, para mos­trar cómo una reor­ga­ni­za­ción cons­cien­te y pla­ni­fi­ca­da por los mis­mos pro­duc­to­res del tra­ba­jo, pue­de eli­mi­nar muchas for­mas de tra­ba­jo cuya nece­si­dad solo está deter­mi­na­da por la exis­ten­cia del mer­ca­do y de la for­ma valor.

El tra­ba­jo del trans­por­te, en cam­bio, sí es pro­duc­ti­vo, según el enfo­que de Marx. La cues­tión es tra­ta­da por Marx en el capí­tu­lo 6 del tomo II de El Capi­tal. En un apar­ta­do de ese capí­tu­lo dedi­ca­do al trans­por­te, Marx seña­la que la masa de pro­duc­tos no aumen­ta por el hecho de ser trans­por­ta­da. Sin embar­go, el valor de uso de las cosas se rea­li­za con su con­su­mo, y este exi­ge muchas veces su des­pla­za­mien­to de lugar. Por lo tan­to, aquí hay un pro­ce­so adi­cio­nal de pro­duc­ción, que corres­pon­de a la indus­tria del trans­por­te. Escri­be: «El capi­tal pro­duc­ti­vo inver­ti­do en ella [la indus­tria del trans­por­te] aña­de así valor a los pro­duc­tos trans­por­ta­dos, en par­te por trans­fe­ren­cia de valor de los medios de trans­por­te, en par­te por el agre­ga­do de valor que pro­por­cio­na el tra­ba­jo en el trans­por­te» (aho­ra mis­mo no ten­go a mano una edi­ción en cas­te­llano del tomo 2, cito de la edi­ción ale­ma­na, p. 151, t. 2, Frank­furt 1977; pero cual­quie­ra pue­de com­pro­bar con el tex­to en cas­te­llano; el énfa­sis está agre­ga­do).

Es ele­men­tal que si Marx afir­ma­ba que el tra­ba­jo en trans­por­te agre­ga valor a la mer­can­cía, no lo con­si­de­ra­ba impro­duc­ti­vo. Inclu­so, poco más aba­jo de la cita ante­rior, seña­la que con la indus­tria del trans­por­te suce­de lo mis­mo que en cual­quier otra indus­tria, la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y su crea­ción de valor están en rela­ción inver­sa (véa­se, ibid.). Y en la pági­na siguien­te pre­ci­sa que la masa abso­lu­ta de valor que el trans­por­te agre­ga a las mer­can­cías está, si se man­tie­nen las mis­mas cir­cuns­tan­cias, en rela­ción inver­sa con la fuer­za pro­duc­ti­va de la indus­tria del trans­por­te y en rela­ción direc­ta a las dis­tan­cias a reco­rrer.

No entien­do enton­ces cómo Hus­son pue­de sos­te­ner que Marx con­si­de­ra­ba al tra­ba­jo del trans­por­te impro­duc­ti­vo, y que lo ubi­ca­ba en el mis­mo nivel que el tra­ba­jo dedi­ca­do a la com­pra y ven­ta, esto es, el tra­ba­jo «pura­men­te comer­cial».

Por últi­mo, para el lec­tor que le intere­se seguir con el tema, he tra­ta­do la dis­tin­ción entre tra­ba­jo pro­duc­ti­vo e impro­duc­ti­vo –por cier­to, con un enfo­que muy dis­tin­to al de Hus­son– aquí.

Rolan­do Asta­ri­ta

18 de noviem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *