Macron y los « cha­le­cos ama­ri­llos »

Ante la pre­sión de los lla­ma­dos «cha­le­cos ama­ri­llos», el Gobierno de Emma­nuel Macron ase­gu­ra defen­der la baja­da impo­si­ti­va, uno de los prin­ci­pa­les recla­mos del movi­mien­to. Una retó­ri­ca que lo úni­co que hace es ali­men­tar una movi­li­za­ción hos­til al Eje­cu­ti­vo y que res­ta legi­ti­mi­dad a los impues­tos obli­ga­to­rios.

Cuan­do el pri­mer minis­tro fran­cés Édouard Phi­lip­pe apa­re­ció el pasa­do domin­go 18 de noviem­bre en las pan­ta­llas de Fran­ce 2 para tra­tar de cal­mar la ira de los lla­ma­dos «cha­le­cos ama­ri­llos» [por la pren­da fluo­res­cen­te que vis­ten para mani­fes­tar­se], inten­tó demos­trar has­ta qué pun­to el Gobierno está ente­ra­men­te de acuer­do con las deman­das de los orga­ni­za­do­res de las pro­tes­tas. Cier­to es que «asu­me» el alza de los impues­tos que gra­van a los car­bu­ran­tes, pero, como ellos, dice estar irri­ta­do por el nivel impo­si­ti­vo gene­ral en Fran­cia. Por lo tan­to, se esfor­zó en demos­trar que que­ría redu­cir la pre­sión impo­si­ti­va. En resu­men, tam­bién él, como los «cha­le­cos ama­ri­llos», mos­tró su «has­tío» fis­cal y su inten­ción de actuar con­tra los impues­tos.

Esta defen­sa dice mucho de la tram­pa en la que el Eje­cu­ti­vo ha caí­do. Por­que los que vis­ten los cha­le­cos de segu­ri­dad en el mar­co de esta movi­li­za­ción paga­ron al Gobierno con su mis­ma mone­da : la dema­go­gia fis­cal que el pro­pio Eje­cu­ti­vo vie­ne ali­men­ta­do con pri­mor des­de mayo de 2017.

Por supues­to, el movi­mien­to de pro­tes­ta es com­ple­jo, pero no se pue­de negar que esta revuel­ta nace del recha­zo a un impues­to que ha muta­do en recha­zo gene­ral a los impues­tos.

Sin embar­go, ese recha­zo fis­cal for­ma par­ta de la doxa de las éli­tes admi­nis­tra­ti­vas y polí­ti­cas des­de hace mucho tiem­po. Ya esta­ba pre­sen­te en el pro­gra­ma del can­di­da­to Sar­kozy. La lla­ma­da Comi­sión Atta­li para la «libe­ra­ción del cre­ci­mien­to», pro­mo­vi­da por el pro­pio Nico­las Sar­kozy, quien se habría de con­ver­tir en pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y en la que par­ti­ci­pó el joven Emma­nuel Macron, no dijo otra cosa : «Dado el ya ele­va­do nivel impo­si­ti­vo obli­ga­to­rio, cual­quier aumen­to adi­cio­nal para finan­ciar esta deu­da corre­rá el ries­go de tener un efec­to depre­si­vo sobre la acti­vi­dad y redu­cir la com­pe­ti­ti­vi­dad de los acto­res eco­nó­mi­cos a la vis­ta de los tipos apli­ca­dos por nues­tros veci­nos».

En resu­men, los impues­tos se per­ci­bían como una pesa­da car­ga difí­cil de sopor­tar para Fran­cia. El dis­cur­so catas­tro­fis­ta de los altos car­gos repo­sa­ba sobre el peso de la fis­ca­li­dad.

Emma­nuel Macron no ha tar­da­do en unir­se a este prin­ci­pio, que se ha ido impo­nien­do gra­dual­men­te en toda la socie­dad. Nun­ca ha deja­do de decir, por ejem­plo, que cuan­do era vice­se­cre­ta­rio del Elí­seo, recha­zó el efí­me­ro «impues­to del 75%» (que era sólo del 50%) a las ren­tas altas. Una mane­ra de soli­da­ri­zar­se con el «has­tío fis­cal» de los pri­me­ros años del quin­que­nio de Hollan­de, encar­na­do por el exmi­nis­tro Pie­rre Mos­co­vi­ci, aho­ra comi­sa­rio euro­peo.

De hecho, ¿cuál fue la pro­me­sa de cam­pa­ña del can­di­da­to Macron ? Reba­jar los impues­tos y, a dife­ren­cia de su pre­de­ce­sor Nico­las Sar­kozy, man­te­ner dicho com­pro­mi­so.

Este recor­te impo­si­ti­vo afec­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te a las coti­za­cio­nes sala­ria­les. Poco impor­ta­ba que dichas coti­za­cio­nes no sean impues­tos, sino un «sala­rio socia­li­za­do» ; todo se englo­bó den­tro del con­cep­to «reten­cio­nes obli­ga­to­rias», pese a que aglu­ti­na varios con­cep­tos. Pero dicha aglu­ti­na­ción se redu­ce a una sola idea : lo que afec­ta al bol­si­llo de los fran­ce­ses es en sí mis­mo malo y debe ser reba­ja­do.

Emma­nuel Macron y, des­pués de él, Édouard Phi­lip­pe, se han com­pro­me­ti­do a redu­cir la fis­ca­li­dad obli­ga­to­ria en un pun­to antes del fin del quin­que­nio. Todo ello redu­cien­do tam­bién el défi­cit públi­co.

Esta pos­tu­ra ha teni­do varias con­se­cuen­cias. La pri­me­ra, dar el vis­to bueno al «has­tío fis­cal» insis­tien­do en la «pér­di­da de poder adqui­si­ti­vo» rela­cio­na­da con los impues­tos. De esta pér­di­da se exclu­ye­ron enton­ces las cues­tio­nes sala­ria­les, la pre­ca­rie­dad y las con­di­cio­nes labo­ra­les. Sólo las «reten­cio­nes obli­ga­to­rias» gra­va­ban los ingre­sos. Para mejo­rar la situa­ción de la pobla­ción, era nece­sa­rio, por tan­to, dar prio­ri­dad a esta reduc­ción y el gobierno no dudó en abor­dar la dis­mi­nu­ción de las coti­za­cio­nes sala­ria­les, des­ti­na­das a aumen­tar el poder adqui­si­ti­vo de los hoga­res.

La segun­da con­se­cuen­cia de este dis­cur­so esta­ba des­ti­na­da a dar por bue­na otra idea : los impues­tos, en Fran­cia, irían des­ti­na­dos a ali­men­tar el enor­me «agu­je­ro negro» que supo­ne el gas­to públi­co. Si se pue­de redu­cir el défi­cit y bajar los impues­tos al mis­mo tiem­po, eso sólo pasa por una reduc­ción de los gas­tos inne­ce­sa­rios. Y aquí es don­de nos encon­tra­mos con el famo­so «dine­ro de locos» dedi­ca­do al gas­to social que cri­ti­ca­ba Emma­nuel Macron.

Fren­te al peso de los gra­vá­me­nes obli­ga­to­rios, se ha hecho todo lo posi­ble por olvi­dar las «con­tra­par­ti­das». Se ha hecho creer que los impues­tos son, en gran medi­da, inne­ce­sa­rios y se les ha ido des­le­gi­ti­man­do gra­dual­men­te para redu­cir­los. Pero, de momen­to, lo que se ha con­se­gui­do es redu­cir la tole­ran­cia a los «gra­vá­me­nes obli­ga­to­rios».

Estas dos con­se­cuen­cias han sido inten­cio­na­das y bus­ca­das por el Gobierno para reva­li­dar su polí­ti­ca. Para Emma­nuel Macron y Édouard Phi­lip­pe, la baja­da impo­si­ti­va debe­ría impul­sar la eco­no­mía, pro­mo­ver el con­su­mo, la inver­sión y el empleo. Este pro­yec­to ha enca­ja­do a la per­fec­ción con una gran par­te de la pobla­ción, que ha asu­mi­do la idea de la «car­ga fis­cal» y, por tan­to, de una visión «indi­vi­dua­lis­ta» de la fis­ca­li­dad. Todo este elec­to­ra­do no votó a Emma­nuel Macron, pero apo­ya­ban el pro­yec­to anti­fis­cal.

El gobierno tam­po­co ha esca­ti­ma­do en dema­go­gia fis­cal en los pri­me­ros años de legis­la­tu­ra, como no esca­ti­mó en el rever­so de esta dema­go­gia fis­cal, que es la ile­gi­ti­mi­dad de la trans­fe­ren­cia social. Duran­te la pre­sen­ta­ción de los dos pro­yec­tos de ley de finan­zas eje­cu­ti­vas, Gérald Dar­ma­nin, minis­tro de Acción y Cuen­tas Públi­cas, insis­tió en la «mejo­ra del poder adqui­si­ti­vo», vin­cu­la­da con la baja­da de impues­tos y con­tri­bu­cio­nes. Y, al mis­mo tiem­po, se cas­ti­ga­ba a los bene­fi­cia­rios del gas­to públi­co, se redu­cían las ayu­das per­so­na­li­za­das a la vivien­da, se ates­ta­ba un gol­pe a los pen­sio­nis­tas «pri­vi­le­gia­dos», se denun­cia­ba la par­ti­da «de locos» des­ti­na­da a gas­to social…

En resu­men, se dijo que todo iría mejor con menos y que todo cos­ta­ría menos. Tal vez Emma­nuel Macron tenía razón al decir que a los «cha­le­cos ama­ri­llos» se les esta­ba «min­tien­do» cuan­do se les dijo que no era posi­ble bajar los impues­tos y aumen­tar el núme­ro de fun­cio­na­rios públi­cos. Pero olvi­dó decir que tam­bién se les esta­ba min­tien­do hacién­do­les creer en una baja­da impo­si­ti­va y en la mejo­ra de los ser­vi­cios públi­cos, como se sigue afir­man­do tan­to en la Comi­sión Atta­li como en el Comi­té «CAP 2022».

El Eje­cu­ti­vo ha pre­pa­ra­do su rui­na

Al aga­sa­jar este recha­zo impo­si­ti­vo, el Gobierno ha pre­pa­ra­do cla­ra­men­te su rui­na. Por­que su visión era dema­sia­do sim­plis­ta e incohe­ren­te des­de el pun­to de vis­ta de la socie­dad. Los impues­tos no lo hacen todo y tie­nen una con­tra­par­ti­da. El poder adqui­si­ti­vo no son sólo los impues­tos, sino tam­bién los sala­rios reales. La com­pe­ti­ti­vi­dad no es sólo el cos­te de la mano de obra, sino tam­bién la inno­va­ción y el nivel de ofer­ta. Ade­más, apli­car reba­jas fis­ca­les cuan­do todos los demás lo hacen es absur­do e inú­til. Final­men­te, en el capi­ta­lis­mo finan­cie­ro, embar­car­se en la reba­ja fis­cal es una tram­pa en la que el Gobierno cayó con entu­sias­mo, con­fia­do en que se tra­ta­ba de su pro­pia ideo­lo­gía.

El Eje­cu­ti­vo igno­ró todo esto. Qui­so bajar los impues­tos al capi­tal como prio­ri­dad para fomen­tar la inver­sión y, por lo tan­to, el empleo. Cla­ro que la libe­ra­ción de recur­sos para posee­do­res de capi­tal con­tri­bu­ye más a ali­men­tar la esfe­ra finan­cie­ra que la inver­sión pro­duc­ti­va. Y los pues­tos de tra­ba­jo crea­dos fue­ron insu­fi­cien­tes y decep­cio­nan­tes, mien­tras que, para finan­ciar esta exen­ción fis­cal del capi­tal, se redu­je­ron las reba­jas fis­ca­les a los hoga­res y se incre­men­ta­ron los impues­tos indi­rec­tos y las reten­cio­nes a la segu­ri­dad social.

Al mis­mo tiem­po, los sala­rios reales baja­ban como resul­ta­do de las refor­mas del mer­ca­do labo­ral, que redu­je­ron el poder de nego­cia­ción de los tra­ba­ja­do­res y debi­do a las pre­sio­nes infla­cio­nis­tas rela­cio­na­das con los pre­cios de la ener­gía. El efec­to enga­ño­so ha sido pro­por­cio­nal a las repe­ti­das pro­me­sas del Gobierno. Y ha cris­ta­li­za­do en torno a los impues­tos a los com­bus­ti­bles, que se per­ci­ben como injus­tos y puni­ti­vos.

Los «cha­le­cos ama­ri­llos» se han toma­do en serio a este Gobierno en su dema­go­gia anti­fis­cal y aho­ra per­ci­ben la con­tra­par­ti­da : la prio­ri­dad dada al impues­to de socie­da­des y a los impues­tos a las gran­des for­tu­nas ; el cre­ci­mien­to, que se está ralen­ti­zan­do en lugar de reac­ti­var­se ; un poder adqui­si­ti­vo que no sólo depen­de de los impues­tos, sino tam­bién de los sala­rios y de las con­di­cio­nes de tra­ba­jo, que han empeo­ra­do por las refor­mas del mer­ca­do labo­ral. Esta decep­ción es la que aho­ra reci­be nue­va­men­te el pri­mer minis­tro, como un bume­rán.

Este movi­mien­to de pro­tes­ta es fru­to de una decep­ción que se mide no por las cifras, sino por la dife­ren­cia entre las pro­me­sas y accio­nes del Gobierno, entre su dema­go­gia fis­cal y la reali­dad socio­eco­nó­mi­ca de nues­tro país. Sin embar­go, las decla­ra­cio­nes de Édouard Phi­lip­pe mues­tran un acuer­do de prin­ci­pio con los mani­fes­tan­tes sobre el recha­zo del impues­to. Sin embar­go, el Eje­cu­ti­vo está jugan­do con fue­go.

Por­que al ali­men­tar la dema­go­gia fis­cal, ha ali­men­ta­do un egoís­mo eco­nó­mi­co que es el fer­men­to prin­ci­pal de la dere­cha radi­cal. Des­de Donald Trump has­ta Jair Bol­so­na­ro y Mat­teo Sal­vi­ni ; todos ellos han uti­li­za­do la dema­go­gia fis­cal para acen­tuar las divi­sio­nes en la socie­dad. Y no es casua­li­dad que algu­nos de los «cha­le­cos ama­ri­llos» no recla­men la reduc­ción de la eva­sión fis­cal, la mejo­ra de los ser­vi­cios públi­cos o alter­na­ti­vas al uso del auto­mó­vil, sino el con­trol de las per­so­nas «impro­duc­ti­vas», a menu­do iden­ti­fi­ca­das con los inmi­gran­tes, para redu­cir «sus» impues­tos.

El pro­ble­ma es que el Eje­cu­ti­vo, que está radi­cal­men­te ape­ga­do a esta visión smithia­na de bazar en el que el egoís­mo par­ti­cu­lar da la feli­ci­dad a la socie­dad, es inca­paz de hacer Jus­ti­cia a este egoís­mo fis­cal. Édouard Phi­lip­pe, por lo tan­to, se mos­tra­ba de acuer­do con él y reafir­ma­ba su acuer­do con los mani­fes­tan­tes en lo rela­ti­vo al prin­ci­pio de la nece­si­dad de recha­zar los impues­tos. Pero al vol­ver a poner en mar­cha la dema­go­gia fis­cal, no va a apa­ci­guar nada y sólo pue­de ali­men­tar la deman­da de baja­das impo­si­ti­vas. Por lo tan­to, exis­te el gran ries­go de que la situa­ción ter­mi­ne por con­ver­tir­se en un cara a cara entre dos dema­go­gias fis­ca­les, olvi­dan­do los ries­gos vin­cu­la­dos. Más que nun­ca, pare­ce evi­den­te la res­pon­sa­bi­li­dad del Gobierno en esta degra­da­ción del deba­te públi­co.

Roma­ric Godin

20 de noviem­bre de 2018

Fuen­te : https://​www​.media​part​.fr/​j​o​u​r​n​a​l​/​f​r​a​n​c​e​/​2​0​1​1​1​8​/​g​i​l���e​t​s​– j​a​u​n​e​s​– l​e​– g​o​u​v​e​r​n​e​m​e​n​t​– p​r​i​s​– a​u​– p​i​e​g​e​– d​e​– s​a​– p​r​o​p​r​e​– d​e​m​a​g​o​g​i​e​– f​i​s​c​ale

[Tra­duc­ción : Mario­la Moreno]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *