Seguir luchan­do para libe­rar Anda­lu­cía del espa­ño­lis­mo

Des­de Nación Anda­lu­za agra­de­ce­mos a las 4988 anda­lu­zas que han opta­do por apo­yar nues­tras can­di­da­tu­ras, las úni­cas que apos­ta­ban por una Anda­lu­cía inde­pen­dien­te, socia­lis­ta y femi­nis­ta.

Valo­ra­mos posi­ti­va­men­te los resul­ta­dos con­se­gui­dos que supe­ran los resul­ta­dos de 2004 (enton­ces en una coa­li­ción jun­to con otras orga­ni­za­cio­nes). Más aún cuan­do dichos votos refle­jan el esta­do de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta anda­lu­za en 7 de las 8 pro­vin­cias. Enten­de­mos que los 4988 votos (según resul­ta­dos pro­vi­sio­na­les) reci­bi­dos a nues­tras can­di­da­tu­ras son una base más que sufi­cien­te a par­tir de la cual hay que con­ti­nuar cons­tru­yen­do y amplian­do la base mili­tan­te de Nación Anda­lu­za y de las orga­ni­za­cio­nes socia­les sobe­ra­nis­tas y revo­lu­cio­na­rias que lle­ven la lucha por la libe­ra­ción de Anda­lu­cía has­ta sus últi­mas con­se­cuen­cias.

A nivel gene­ral los resul­ta­dos mani­fies­tan una evi­den­te dere­chi­za­ción social que nos pare­ce alar­man­te. Los recor­tes socia­les con­ti­nuos, la ges­tión catas­tró­fi­ca con­ti­nua­da de los ser­vi­cios públi­cos por par­te de los dis­tin­tos gobier­nos del PSOE(y sus acom­pa­ñan­tes oca­sio­na­les), la ausen­cia de una pers­pec­ti­va de cam­bio para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz des­de el refor­mis­mo (que ya anun­ció en ple­na cam­pa­ña un posi­ble pac­to con el PSOE), la des­mo­vi­li­za­ción así como el gran cho­vi­nis­mo espa­ño­lis­ta com­par­ti­do por los cua­tros gran­des par­ti­dos en dis­tin­tas for­mas y gra­dos, ha pues­to las con­di­cio­nes para la irrup­ción de la ultra­de­re­cha en el Par­la­men­to anda­luz con 12 esca­ños.

Hemos de ano­tar que el regio­na­lis­mo encar­na­do en Anda­lu­cía por Sí se vuel­ve a hun­dir­se con un resul­ta­do que alcan­za solo un ter­cio del con­se­gui­do por su ante­rior mar­ca ‑el Par­ti­do Anda­lu­cis­ta- en 2015 que­dán­do­se en 22000 votos. Sin pro­yec­to nacio­nal pro­pio ni pro­yec­to social eman­ci­pa­dor, con­ti­núa así en una vía muer­ta que lo lle­va­rá a una diso­lu­ción orgá­ni­ca cer­ca­na o leja­na.

En cuan­to a Vox, es un pro­duc­to del tra­ba­jo que el PSOE ‑con sus dis­tin­tos socios de gobierno- lle­va hacien­do en Anda­lu­cía duran­te 40 años. De la invo­lu­ción polí­ti­ca que han pro­mo­vi­do entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za, su fas­cis­ti­za­ción cre­cien­te y la legi­ti­ma­ción de su sobre­ex­plo­ta­ción bajo pará­me­tros abier­ta­men­te xenó­fo­bos (como el caso de El Eji­do muni­ci­pio anda­luz en el que Vox es pri­me­ra fuer­za). Una mani­fes­ta­ción agre­si­va del espa­ño­lis­mo del que Susa­na Díaz ‑pero tam­bién los pre­si­den­tes ante­rio­res como Gri­ñan o Cha­ves- ha hecho gala en los últi­mos 4 años. Pero tam­bién lo es de la impo­ten­cia del refor­mis­mo y el regio­na­lis­mo para ofre­cer pers­pec­ti­vas de cam­bio al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz, emplea­dos en aca­pa­rar espa­cios ins­ti­tu­cio­na­les y ali­men­tar a su abun­dan­te cohor­te de libe­ra­das antes que en mejo­rar la vida del Pue­blo Anda­luz. Es fru­to de la renun­cia por par­te de la “izquier­da” espa­ño­la y de sus sucur­sa­les en Anda­lu­cía de enfren­tar al capi­ta­lis­mo, des­mo­vi­li­zan­do a la pobla­ción ante las pro­me­sas de cam­bio a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes, el asu­mir las posi­cio­nes del espa­ño­lis­mo en Cata­lun­ya, negán­do­se a enfren­tar al fas­cis­mo ins­tru­men­ta­li­za­do por el capi­tal en las calles de Cata­lun­ya por prio­ri­zar la uni­dad de Espa­ña y su mar­co jurí­di­co, han alla­na­do el camino para que el capi­tal reor­ga­ni­ce sus peo­nes y nos mues­tre sus inten­cio­nes de nue­vos recor­tes en dere­chos y liber­ta­des ante el repun­te de la cri­sis eco­nó­mi­ca que está por lle­gar. Y por supues­to, es el ala dere­cha de un Par­ti­do Popu­lar en el que se ha desa­rro­lla­do y cre­ci­do has­ta des­ga­jar­se ante la des­com­po­si­ción del bipar­ti­dis­mo espa­ñol.

A par­tir de maña­na 3 de diciem­bre la lucha con­tra el fas­cis­mo va a ser una prio­ri­dad para Nación Anda­lu­za como lo ha sido siem­pre. Sin ir más lejos den­tro de un mes ‑el pró­xi­mo 2 de enero- esta­re­mos de nue­vo en las calles de Gra­na­da recha­zan­do la cele­bra­ción de la con­quis­ta de nues­tra últi­ma ciu­dad anda­lu­sí, por ejem­plo. Pero la lucha con­tra el fas­cis­mo no va a ser excu­sa para tran­si­gir con el refor­mis­mo ni con el cho­vi­nis­mo espa­ñol “mode­ra­do” que pue­de repre­sen­tar el PSOE y sus adlá­te­res. La uni­dad ha de ser una uni­dad revo­lu­cio­na­ria, des­de la base, en las calles y para echar al fas­cis­mo y al espa­ño­lis­mo de Anda­lu­cía. El pro­ble­ma no es Vox sino los que duran­te tan­tos años han tra­ba­ja­do para que Vox sea una reali­dad. Los que han tra­ba­ja­do para man­te­ner el some­ti­mien­to y la depen­den­cia de una Anda­lu­cía alie­na­da, para espa­ño­li­zar Anda­lu­cía. Esa alie­na­ción se ha mani­fes­ta­do hoy en toda su exten­sión. Por eso se hace nece­sa­rio seguir luchan­do con más fuer­za y deter­mi­na­ción con­tra ella en cual­quie­ra de sus for­mas.

¡Por una Anda­lu­cía libre del espa­ño­lis­mo y el fas­cis­mo !

¡Por la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Tra­ba­ja­do­ras !

Per­ma­nen­te de la C.N. de Nación Anda­lu­za.

Anda­lu­cía, 2 de diciem­bre de 2018.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *