El nue­vo capi­tal finan­cie­ro

Con­tri­bu­ción a la Déci­mo­ter­ce­ra Con­fe­ren­cia de la Aso­cia­ción Mun­dial de Eco­no­mía Polí­ti­ca (WAPE1, «Karl Marx and Rosa Luxem­burg: Thought Legacy and Con­tem­po­rary Value2» – Ber­lín, 16 – 18 de julio de 2018

Las finan­zas están por todos lados, impreg­nan todo, domi­nan todo. Es difí­cil esca­par de ellas. Para carac­te­ri­zar este fenó­meno, muchos eco­no­mis­tas uti­li­zan el tér­mino de «finan­cia­ri­za­ción». Aun­que este con­cep­to está muy exten­di­do, supo­ne, en reali­dad, gran can­ti­dad de pro­ble­mas.

Se tra­ta de un con­cep­to mal defi­ni­do, que desig­na un pro­ce­so que no se sabe si es o no revo­ca­ble. Según esta narra­ti­va, habría un capi­ta­lis­mo indus­trial «de antes», has­ta los años 70. Des­pués, las finan­zas pasa­rían a domi­nar­lo todo. Aun­que se han apre­cia­do cam­bios cla­ros en las esta­dís­ti­cas, nos pare­ce impor­tan­te no limi­tar­nos a una des­crip­ción de lo que ha pasa­do, sino tra­tar de res­pon­der a la pre­gun­ta: ¿por qué las finan­zas son tan impor­tan­tes a día de hoy?

En reali­dad, esta­mos asis­tien­do al adve­ni­mien­to del capi­tal finan­cie­ro, inau­gu­ra­do en el siglo XIX, pero que alcan­za hoy su máxi­mo poten­cial. Y este desa­rro­llo no tie­ne nada que ver con una deri­va, un exce­so del capi­ta­lis­mo. Se tra­ta de su pro­pia esen­cia.

Las pri­me­ras for­mas de capi­tal finan­cie­ron fue­ron ban­cos que adqui­rie­ron gran­des par­ti­ci­pa­cio­nes, y a tra­vés de estas, el con­trol de los gru­pos indus­tria­les. En algu­nos casos menos habi­tua­les, suce­dió al con­tra­rio: las for­tu­nas indus­tria­les con­si­de­ra­ron que debían tener un bra­zo finan­cie­ron y lo cons­tru­ye­ron en la for­ma de ban­cos. Como resul­ta­do de este pro­ce­so, se pro­du­ce una fusión entre las dos for­mas de capi­tal, como Rudolf Hil­fer­ding y des­pués Lenin des­ri­bie­ron y defi­nie­ron acer­ta­da­men­te.

A día de hoy, pue­de pare­cer­nos que esta for­ma del capi­tal finan­cie­ro ha des­apa­re­ci­do. Des­de lue­go, los ban­cos siguen sien­do muy pode­ro­sos, pero ya no poseen gran­des par­ti­ci­pa­cio­nes en la indus­tria. Ya no son los gran­des accio­nis­tas de las prin­ci­pa­les mul­ti­na­cio­na­les del mun­do.

En reali­dad, son otros acto­res los que han ocu­pa­do ese papel pro­gre­si­va­men­te. En par­ti­cu­lar, hoy por hoy, se tra­ta de las socie­da­des de ges­tión de acti­vos, que domi­nan el accio­na­ria­do de las empre­sas más impor­tan­tes del pla­ne­ta. Esto tie­ne un efec­to fun­da­men­tal para enten­der la mane­ra en que este nue­vo capi­tal finan­cie­ro extrae su ren­ta a par­tir de la infra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, y por tan­to, a par­tir de los tra­ba­ja­do­res. Se bus­ca el bene­fi­cio más inme­dia­to, más ele­va­do posi­ble, even­tual­men­te des­tru­yen­do las ins­ta­la­cio­nes indus­tria­les, ya que una socie­dad de ges­tión de acti­vos de este tipo pue­de rápi­da­men­te des­vin­cu­lar­se de una empre­sa que no gene­ra sufi­cien­tes bene­fi­cios y tras­la­dar sus inver­sio­nes a otras, has­ta el ago­ta­mien­to de éstas. Y así suce­si­va­men­te.

Este nue­vo capi­tal finan­cie­ro es, por tan­to, aún más para­si­ta­rio que el ante­rior. Y, sobre todo, está devo­ran­do cual­quier futu­ro posi­ble para el capi­ta­lis­mo. De ahí que exis­ta una cier­ta incom­pren­sión entre los tra­ba­ja­do­res, los sin­di­ca­lis­tas, a quie­nes no dejan de ven­der­les que el mer­ca­do es el sis­te­ma más efi­cien­te, pero que cons­ta­tan en su detri­men­to que esto no es del todo cier­to. Esto pro­vo­ca una rabia jus­ti­fi­ca­da que se mani­fies­ta en oca­sio­nes a tra­vés de huel­gas pro­lon­ga­das, ocu­pa­cio­nes de fábri­cas en re-estruc­tu­ra­ción, luchas con­tra los cie­rres, movi­mien­tos con­tra los gobier­nos que finan­cian las polí­ti­cas del capi­tal finan­cie­ro, ver­sa­ti­li­dad elec­to­ral, etc.

La ven­ta­ja de la ban­ca en la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta

Para Karl Marx, la base fun­da­men­tal de la evo­lu­ción del capi­ta­lis­mo es la acu­mu­la­ción de capi­tal. Es la pro­duc­ción de plus­va­lor por par­te de los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos, lo más gran­de posi­ble, y su incor­po­ra­ción al pro­ce­so pro­duc­ti­vo para aumen­tar aún más este valor aña­di­do en el futu­ro.

Marx dis­tin­gue tres cate­go­rías de capi­tal cuyo obje­ti­vo es el mis­mo, a saber, la acu­mu­la­ción de capi­tal. Sin embar­go, los medios que emplean para ello son dife­ren­tes: el capi­tal indus­trial3[3, el capi­tal comer­cial, y el capi­tal por­ta­dor de intere­ses (o capi­tal ban­ca­rio4. Defi­ne de este modo un cir­cui­to de pro­duc­ción par­ti­cu­lar para cada uno de ellos. Si asig­na­mos la letra A para el capi­tal mone­ta­rio, M para el capi­tal en for­ma de mer­can­cía, y P para el capi­tal pro­duc­ti­vo, el cir­cui­to del capi­tal indus­trial sigue la fór­mu­la:

A – M… P… M’ – A’

Por su par­te, el capi­tal comer­cial se limi­ta nor­mal­men­te a ven­der una mer­can­cía. En otras pala­bras, su cir­cui­to que­da defi­ni­do por la fór­mu­la:

A – M – A’

Y el capi­tal ban­ca­rio con­for­ma con pres­tar el dine­ro, siguien­do la fór­mu­la:

A – A’ 5

Para Marx, la fór­mu­la del capi­tal indus­trial es la fun­da­men­tal, ya que inclu­ye una fase de pro­duc­ción en la cual se crea un valor aña­di­do. Solo el tra­ba­jo duran­te la pro­duc­ción (es decir, duran­te el esta­dio P) per­mi­te crear este valor aña­di­do. Y los bene­fi­cios obte­ni­dos por el capi­tal comer­cial y el capi­tal ban­ca­rio lo son en tan­to en cuan­to cons­ti­tu­yen inter­me­dia­rios de una trans­fe­ren­cia de valor aña­di­do. En efec­to, su fun­ción en el capi­ta­lis­mo es ace­le­rar la rota­ción del capi­tal, es decir, acor­tar las eta­pas duran­te las cua­les el capi­tal no es «pro­duc­ti­vo». Esto faci­li­ta la acu­mu­la­ción del capi­tal indus­trial y, a cam­bio, este ade­lan­ta una par­te de su valor aña­di­do al capi­tal comer­cial y al capi­tal ban­ca­rio.

Al final de la Edad Media, son el capi­tal comer­cial y el capi­tal finan­cie­ro los que se prin­ci­pal­men­te se desa­rro­llan. Es la épo­ca de las gran­des com­pa­ñías comer­cia­les como las Com­pa­ñías de las Indias Orien­ta­les y Occi­den­ta­les. Estas socie­da­des con­si­guen bene­fi­cios cuan­tio­sos com­pran­do las mer­can­cías de regio­nes muy leja­nas que lue­go ven­den a pre­cios muy altos en Euro­pa.

Pero no es sino a par­tir del momen­to en que se pro­du­ce una modi­fi­ca­ción del modo de pro­duc­ción, de las rela­cio­nes socia­les en la pro­pia pro­duc­ción, con la incor­po­ra­ción de los asa­la­ria­dos que crean el valor aña­di­do, cuan­do el capi­ta­lis­mo comien­za a des­pe­gar y se con­vier­te en la for­ma pre­pon­de­ran­te (que empie­za, real­men­te, en Ingla­te­rra en el siglo XVII6). En ese momen­to, el capi­tal indus­trial suplan­ta las otras for­mas de capi­tal. Es el ver­da­de­ro comien­zo del capi­ta­lis­mo y de su rei­na­do: el capi­tal indus­trial es el cen­tro del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta y el capi­tal comer­cial y ban­ca­rio se subor­di­nan a él.

En el desa­rro­llo capi­ta­lis­ta se va a mani­fes­tar otra ten­den­cia. Las dife­ren­tes empre­sas inten­tan con­se­guir el mayor bene­fi­cio posi­ble para poder rein­ver­tir­lo y cre­cer con más rapi­dez que las empre­sas riva­les. El efec­to más impor­tan­te de la eco­no­mía de mer­ca­do es que eli­mi­na poco a poco las com­pa­ñías menos sóli­das. De este modo, la com­pe­ten­cia aca­ba con los com­pe­ti­do­res.

Cada empre­sa inten­ta acu­mu­lar más rápi­do y en mayor can­ti­dad que las demás, uti­li­zan­do cual­quier estra­ta­ge­ma nece­sa­ria para con­se­guir­lo. Rápi­da­men­te, una empre­sa (en oca­sio­nes un gru­po) impo­ne un rit­mo de acu­mu­la­ción que las demás debe­rán seguir a ries­go de des­apa­re­cer. Es la empre­sa lider. Las otras son, en este momen­to, bajo pre­sión. Estas com­pa­ñías sufren pér­di­das y, pron­to, cuan­do las cri­sis lle­gan (lo cual es inevi­ta­ble bajo el capi­ta­lis­mo), quie­bran.

Estas situa­cio­nes ponen en el pun­to de mira a los ban­cos que han con­ce­di­do prés­ta­mos a estas socie­da­des en difi­cul­ta­des. Si éstas caen, corren el ries­go de per­der sus cré­di­tos. Tie­nen dos posi­bi­li­da­des: o ace­le­ran el pro­ce­so de la quie­bra, espe­ran­do recu­pe­rar su dine­ro antes que el res­to (otros ban­cos, pro­vee­do­res, asa­la­ria­dos…); o trans­for­man las deu­das en par­ti­ci­pa­cio­nes de capi­tal, con­vir­tién­do­se en accio­nis­tas mayo­ri­ta­rios de la empre­sa y la reac­ti­van, invir­tien­do capi­ta­les suple­men­ta­rios con el obje­ti­vo de alcan­zar a la empre­sa líder. Pro­gre­si­va­men­te a lo lar­go del siglo XIX, la segun­da opción se fue impo­nien­do.

El apor­te rea­li­za­do por el capi­tal ban­ca­rio impul­sa a las empre­sas que lo reci­ben y se bene­fi­cian de él a la cabe­za de los dife­ren­tes sec­to­res pro­duc­ti­vos. Subita­men­te, estos reci­ben un suple­men­to de capi­tal que pue­den inver­tir para con­se­guir mejo­res máqui­nas, para estu­diar los méto­dos de sus com­pe­ti­do­res… El pro­ce­so de acu­mu­la­ción se ace­le­ra. En esta com­pe­ten­cia desen­fre­na­da, las nece­si­da­des de capi­tal se hacen cada vez más impor­tan­tes. Las com­pa­ñías líde­res empie­zan a pre­gun­tar­se si no debe­rían aso­ciar­se tam­bién a algu­na ins­ti­tu­ción de cré­di­to.

Se pro­du­ce así la inver­sión del pro­ce­so. Mien­tras que al prin­ci­pio el capi­tal indus­trial domi­na­ba y el capi­tal comer­cial y el ban­ca­rio se desa­rro­lla­ban a su som­bra, a su ser­vi­cio, la bata­lla por la acu­mu­la­ción cam­bia com­ple­ta­men­te la situa­ción. De pron­to, el capi­tal ban­ca­rio se vuel­ve pre­pon­de­ran­te, ya que con­cen­tra el ele­men­to más impor­tan­te de la acu­mu­la­ción, a saber, el capi­tal.

La gene­ra­li­za­ción del capi­tal finan­cie­ro

Es en Bél­gi­ca don­de se desa­rro­lla en pri­me­ra ins­tan­cia y a gran esca­la este domi­nio de la ban­ca sobre el res­to de la eco­no­mía. Des­de 1835, dos ins­ti­tu­cio­nes, la Socie­dad Gene­ral de Bél­gi­ca (SGB) y la Ban­ca de Bél­gi­ca, adquie­ren un núme­ro increí­ble de par­ti­ci­pa­cio­nes en las dis­tin­tas socie­da­des mine­ras, meta­lúr­gi­cas, de trans­por­te y de otras acti­vi­da­des. Así, la SGB toma pose­sión de apro­xi­ma­da­men­te el 40% de las minas de car­bón del Bori­na­ge7, que pro­du­cían en aque­lla épo­ca casi el 60% del car­bón bel­ga.

A con­ti­nua­ción, des­pués de que la Ban­ca de Bél­gi­ca8 se hun­da, la SGB cons­tru­ye un impe­rio indus­trial basa­do duran­te la mayor par­te del siglo XIX en tres sec­to­res: la mine­ría, la meta­lur­gia y la side­rur­gia, y los ferro­ca­rri­les. La socie­dad da comien­zo a una espe­cie de inte­gra­ción ver­ti­cal en la cual las minas faci­li­tan las mate­rias pri­mas para la fabri­ca­ción del hie­rro, y des­pués del ace­ro que, a su vez, per­mi­ten la pro­duc­ción de los raí­les y de otros equi­pos para las socie­da­des ferro­via­rias. De este modo, lejos de las cri­sis, el gru­po de la SGB se bene­fi­cia de un mer­ca­do interno pro­te­gi­do. Al mis­mo tiem­po, la ban­ca pue­de ofre­cer cré­di­tos para las empre­sas que atra­vie­san difi­cul­ta­des, a la espe­ra de capi­ta­li­zar esas inver­sio­nes cuan­do se encuen­tre una coyun­tu­ra más favo­ra­ble.

El éxi­to es tal que el ejem­plo de la SGB ins­pi­ra a muchos ban­que­ros fran­ce­ses: Hen­ri Ger­main fun­da el Cré­dit Lyon­nais (1862) y Pau­lin Tala­bot par­ti­ci­pa en la crea­ción de la Socié­té Géné­ra­le (fran­ce­sa) con los Roths­child (1864) para com­pe­tir con el Cré­dit Mobi­lier de los her­ma­nos Perei­re9. El nom­bre de Socie­dad Gene­ral es ele­gi­do, de hecho, en honor de la empre­sa bel­ga.

Al mis­mo tiem­po, en Ale­ma­nia, los gran­des ban­cos, crea­dos al ampa­ro del desa­rro­llo eco­nó­mi­co pos­te­rior a 1850, toman como mode­lo a Bél­gi­ca. Así, el sobrino de Wer­ner Sie­mens par­ti­ci­pa en la crea­ción de Deu­ts­che Bank en 1870. Es el rei­na­do de las cua­tro ban­cas D, por la pri­me­ra letra de las gran­des socie­da­des finan­cie­ras que domi­nan el país: la Deu­ts­che Bank, la Dresd­ner Bank, la Dis­con­to-Gesells­chaft y la Darms­täd­ter-und-Natio­nal­bank. Estas cua­tro ins­ti­tu­cio­nes par­ti­ci­pan en la crea­ción y el desa­rro­llo de los gran­des gru­pos indus­tria­les ale­ma­nes. Se con­vier­ten en pode­ro­sas accio­nis­tas, en socie­dad o no con las fami­lias fun­da­do­ras.

Es la épo­ca de las ban­cas uni­ver­sa­les, ya que ope­ran en todos los domi­nios: reco­gen los depó­si­tos de la clien­te­la (que no es dema­sia­do nume­ro­sa en aque­lla épo­ca); ofre­cen prés­ta­mos a las empre­sas, ya sea a cor­to pla­zo para abas­te­cer las teso­re­rías, o a lar­go pla­zo para finan­ciar sus inver­sio­nes; ges­tio­nan for­tu­nas; adquie­ren par­ti­ci­pa­cio­nes en las empre­sas comer­cia­les e indus­tria­les…

Este cam­bio cual­ti­ta­ti­vo por el cual la ban­ca pasa a ocu­par un lugar cen­tral en la eco­no­mía en detri­men­to de la empre­sa indus­trial, pro­duc­to­ra de rique­zas y de valor, es para el eco­no­mis­ta mar­xis­ta aus­tría­co Rudolf Hil­fer­ding (1877−1941) carac­te­rís­ti­ca de la apa­ri­ción y el desa­rro­llo de una nue­va for­ma de capi­tal, el capi­tal finan­cie­ro.

En su obra que titu­la de hecho El Capi­tal Finan­cie­ro (1910), escri­be: «La depen­den­cia de nues­tra indus­tria con res­pec­to a los ban­cos es con­se­cuen­cia de las rela­cio­nes de pro­pie­dad. Una par­te cada vez mayor del capi­tal de la indus­tria ya no per­te­ne­ce a los indus­tria­les que la emplean. No pue­den obte­ner esas inver­sio­nes si no es a tra­vés de la ban­ca, que repre­sen­ta para ellos al pro­pie­ta­rio. Ade­más, la ban­ca debe dedi­car una par­te cada vez mayor de sus capi­ta­les a la indus­tria. Se con­vier­te así en una par­te cre­cien­te del capi­tal indus­trial. Yo deno­mino al capi­tal ban­ca­rio –y por tan­to capi­tal en for­ma de dine­ro, que de este modo se trans­for­ma en reali­dad en capi­tal indus­trial– el capi­tal finan­cie­ro»10.

Aña­de, con ideas que podrían ser tre­men­da­men­te actua­les: «La movi­li­za­ción del capi­tal y la expan­sión cada vez mayor del cré­di­to cam­bian poco a poco pero por com­pel­to la posi­ción del capi­ta­lis­ta que pres­ta dine­ro. El poder de los ban­cos se incre­men­ta, se con­vier­ten en fun­da­do­res y final­men­te en maes­tros de la indus­tria, de la cual extraen los bene­fi­cios para sí mis­mos en tan­to que capi­tal finan­cie­ro, del mis­mo modo que anti­gua­men­te lo hacían los usu­re­ros, con el inte­rés, los ingre­sos pro­ce­den­tes del tra­ba­jo del cam­pe­sino, y la ren­ta del señor»11.

Lenin reco­ge en gran medi­da este aná­li­sis. Ofre­ce una defi­ni­ción más pro­fun­da que la de Hil­fer­ding: «Con­cen­tra­ción de la pro­duc­ción con, como con­se­cuen­cia, los mono­po­lios; fusión o inter­pe­ne­tra­ción de los ban­cos y la indus­tria, he aquí la his­to­ria de la for­ma­ción del capi­tal finan­cie­ro y el con­te­ni­do de este con­cep­to»12. Para Hil­fer­ding, en efec­to, el capi­tal finan­cie­ro es esen­cial­men­te el capi­tal finan­cie­ro que se apo­de­ra de la pro­duc­ción. Lenin expli­ca que se tra­ta más bien de una fusión, de una inter­pe­ne­tra­ción de los dos capi­ta­les, una idea que pare­ce más correc­ta. En efec­to, hemos mos­tra­do a par­tir del ejem­plo de la SGB una caso de influen­cia de la indus­tria por par­te de una ban­ca. Pero exis­te tam­bién el caso con­tra­rio.

Así, John Roc­ke­fe­ller (1839−1937) hizo for­tu­na en el sec­tor del petró­leo ame­ri­cano des­de fina­les del siglo XIX, a par­tir del cual invir­tió con espe­cial inte­rés en la ban­ca Equi­ta­ble Trust Com­pany. En 1930, esta se fusio­nó con la Cha­se Natio­nal Bank, con­vir­tien­do a la nue­va enti­dad en la ins­ti­tu­ción de cré­di­to más gran­de del país y, pro­ba­ble­men­te, del mun­do. A día de hoy, la Cha­se se ha fusio­na­do con la Mor­gan para con­ver­tir­se en JP Mor­gan­Cha­se, una de las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras más influ­yen­tes del pla­ne­ta.

Al igual que Hil­fer­ding, Lenin aso­cia este adve­ni­mien­to del capi­tal finan­cie­ro con la cons­ti­tu­ción de mono­po­lios. La bata­lla por la acu­mu­la­ción entra­ña la cen­tra­li­za­ción de la pro­duc­ción en el seno de empre­sas gigan­tes, que se ase­me­jan a mono­po­lios13. Estos últi­mos alte­ran las con­di­cio­nes de la com­pe­ti­ti­vi­dad. En efec­to, con ante­rio­ri­dad, una empre­sa esta­ba subor­di­na­da a las varia­cio­nes del mer­ca­do en el cual ope­ra­ba. Aho­ra, habien­do alcan­za­do una dimen­sión cuan­to menos nacio­nal, pue­de esqui­var sus leyes, e impo­ner sus tari­fas y con­di­cio­nes de ven­ta.

Anti­gua­men­te, si se encon­tra­ba en difi­cul­ta­des, que­bra­ba y se decla­ra­ba en ban­ca­rro­ta. Actual­men­te, dis­po­ne de medios para esca­par de esta situa­ción, espe­cial­men­te gra­cias a los apor­tes ban­ca­rios. Antes, una com­pa­ñía no reci­bía nin­gu­na ayu­da espe­cí­fi­ca por par­te de los pode­res públi­cos. Hoy en día, una de estas fir­mas gigan­tes en peli­gro será sal­va­da con toda pro­ba­bi­li­dad median­te un apo­yo masi­vo de las auto­ri­da­des, por­que es sen­ci­lla­men­te too big to fall (dema­sia­do gran­de para caer).

De este modo, el Esta­do se pone al ser­vi­cio direc­to de los gran­des gru­pos para dedi­car esfuer­zos públi­cos a las empre­sas que con­si­de­ra «cam­peo­nes nacio­na­les», para abrir­les los mer­ca­dos en el extran­je­ro, para ayu­dar­les a orga­ni­zar­se, espec­tial­men­te a tra­vés de trusts o cár­te­les (que en su momen­to esta­ban per­mi­ti­dos)… La con­ni­ven­cia entre el per­so­nal del Esta­do y los diri­gen­tes de estas fir­mas aumen­ta fuer­te­men­te, como lo demues­tran los fre­cuen­tes «ficha­jes» de minis­tros y polí­ti­cos por los Con­se­jos de Admi­nis­tra­ción, y a la inver­sa, con la incor­po­ra­ción a la fun­ción públi­ca de des­ta­ca­dos empre­sa­rios. La domi­na­ción del capi­tal finan­cie­ro se extien­de más allá del con­ti­nen­te euro­peo, ya sea a los Esta­dos Uni­dos o a Japón, las eco­no­mías emer­gen­tes de la épo­ca. En 1959, Vic­tor Per­lo 14 dibu­ja el esbo­zo de un capi­ta­lis­mo domi­na­do ya por los ban­cos. La ban­ca Mor­gan es la accio­nis­ta de refe­ren­cia de una serie de fir­mas como Gene­ral Elec­tric, IBM, US Steel, Proc­ter & Gam­ble, y Phi­lip Morris. El gru­po Roc­ke­fe­ller con­tro­la la Cha­se Manhat­tan y tie­ne par­ti­ci­pa­cio­nes en Exxon Mobil y Che­vron… En Japón, cua­tro gran­des zai­batsu con­tro­lan la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca del archi­pié­la­go des­de los años 20: Mitsui, Mitsu­bishi, Sumi­to­mo y Yasu­da. La teo­ría del capi­tal finan­cie­ro se des­ve­la en su pro­pio len­gua­je: zai­batsu, en japo­nés, sig­ni­fi­ca lite­ra­men­te «pan­di­llas finan­cie­ras»15. Des­pués de la gue­rra, el archi­pié­la­go que­da­rá en manos de seis con­glo­me­ra­dos finan­cie­ros.

El crash de 1929 y sus con­se­cuen­cias sobre el capi­tal finan­cie­ro

El gran crash de Wall Street empie­za real­men­te el jue­ves 24 de octu­bre fde 1929 y va a supo­ner la cri­sis más gra­ve de la his­to­ria de la Huma­ni­dad has­ta aquel día. Los ban­cos están mal pre­pa­ra­dos. Es impo­si­ble ven­der par­ti­ci­pa­cio­nes cuyas ren­tas caen subita­men­te. No dis­po­nen de la liqui­dez sufi­cien­te para per­mi­tir­les hacer fren­te a las reti­ra­das masi­vas de dine­ro. Las quie­bras se mul­ti­pli­can.

En mar­zo de 1933, el pre­si­den­te recien­te­men­te ele­gi­do de los Esta­dos Uni­dos, Fran­klin Roo­se­velt, cie­rra todos los ban­cos ame­ri­ca­nos. En junio se vota la Glass-Stea­gall Act. Ésta esta­ble­ce una dis­tin­ción cla­ra entre ban­ca de inver­sio­nes y, de otra par­te, ban­cos comer­cia­les o de depó­si­tos. Así, la prin­ci­pal ban­ca ame­ri­ca­na de la épo­ca, JP Mor­gan, debe aban­do­nar sus acti­vi­da­des de inver­sión y con­cen­trar­se en lo comer­cial. Por el con­tra­rio, Leh­man Brothers se enfo­ca en las acti­vi­da­des de inver­sión. En el res­to de paí­ses avan­za­dos se pro­du­ce una sepa­ra­ción simi­lar, con la nota­ble excep­ción de Ale­ma­nia, que con­ser­va su con­fian­za en el mode­lo de la ban­ca uni­ver­sal.

La cri­sis de los años 30 mar­ca el lími­te del poder de las ban­cas uni­ver­sa­les como capi­tal finan­cie­ro. Estas pue­den tomar el con­trol de empre­sas indus­tria­les, pero es difí­cil para ellas ges­tio­nar acti­vos a lar­go pla­zo, dado que los fon­dos que finan­cian estas ope­ra­cio­nes pue­den ser­les reti­ra­das en cual­quier momen­to, espe­cial­men­te en épo­cas de cri­sis. Es por ello que muchas de estas empre­sas se encuen­tran en el cora­zón de la tor­men­ta duran­te los años 30.

Pero hay otros ele­men­tos que inter­vie­nen para expli­car por qué la ban­ca uni­ver­sal como inver­so­ra en el comer­cio y la indus­tria a cuen­ta pro­pia, tales como las des­cri­bie­ron Hil­fer­ding y Lenin, des­apa­re­cie­ron. ¿Cuá­les?

Para empe­zar, las gran­des empre­sas se hacen cada vez mayo­res, más gigan­tes­cas, invier­ten en el extran­je­ro, se trans­for­man en las mul­ti­na­cio­na­les que cono­ce­mos hoy en día. Las can­ti­da­des dedi­ca­das a estos des­em­bol­sos cre­cen pro­gre­si­va­men­te. Aho­ra es neces­ta­rio dis­po­ner de un fon­do ban­ca­rio sufi­cien­te para satis­fa­cer esta expan­sión. Los lazos entre las gran­des fir­mas «indus­tria­les» y la ban­ca se rela­jan. Algu­nas mul­ti­na­cio­na­les pue­den auto­fi­nan­ciar en bue­na medi­da sus pro­pias inver­sio­nes.

Para con­ti­nuar, los ban­cos están acti­vos, sobre todo, en sus paí­ses de orí­gen. Fue­ra de sus fron­te­ras, debe­rían com­pe­tir dura y lar­ga­men­te para expul­sar o des­pla­zar a los acto­res domi­nan­tes. Para las empre­sas que se inter­na­cio­na­li­zan, las ins­ti­tu­cio­nes de cré­di­to vin­cu­la­das a un país no tie­nen gran uti­li­dad. Al con­tra­rio, es más ren­ta­ble aso­ciar­se con acto­res loca­les. Los lazos entre el gru­po indus­trial y «su» ban­ca se aflo­jan.

Por últi­mo, para una com­pa­ñía finan­cie­ra, las ganan­cias que pue­de obte­ner son, por regla gene­ral, más impor­tan­tes en mate­ria de evo­lu­ción de los pre­cios de los títu­los que com­pra que en lo rela­ti­vo a los divi­den­dos que las accio­nes u obli­ga­cio­nes podrían ofre­cer­les (véa­se Tabla 1).

Tabla 1. Evo­lu­ción de la remu­ne­ra­ción anual media de los accio­nis­tas en Esta­dos Uni­dos por tipo de ganan­cia y por perio­do 1950 – 2015 (en miles de millo­nes de dóla­res
Fuen­tes: Cálcu­los sobre la base de los datos de Fede­ral Reser­ve, Finan­cial Accounts of the Uni­ted Sta­tes, Mar­ket value of domes­tic cor­po­ra­tions y Net divi­dens of domes­tic cor­po­ra­tions.
Notas: el cálcu­lo se rea­li­za de la for­ma siguien­te. Las ganan­cias se defi­nen anual­men­te. A con­ti­nua­ción, suma­mos todas las ganan­cias del perio­do. Final­men­te, divi­di­mos por el núme­ro de años, de for­ma que tene­mos una media anual.

Reto­ma­mos estos datos en la tabla 2, pero expre­sa­dos en por­cen­ta­je del total.

Tabla 2. Evo­lu­ción de la remu­ne­ra­ción anual media de los accio­nis­tas de Esta­dos Uni­dos por tipo de ganan­cia y por perio­do 1950 – 2015 (en % del total)
Fuen­tes: ver tabla 1.

Se obser­va que, en gene­ral, las ganan­cias en capi­tal son supe­rio­res a las que se adquie­ren gra­cias a la con­se­cu­ción de divi­den­dos. Este es espe­cial­men­te el caso entre 1990 y 2000, con el boom de los valo­res tec­no­ló­gi­cos y de Inter­net. El úni­co perio­do en el que este no es el caso es entre 1973 y 1981.

De este modo, la ban­ca uni­ver­sal com­pra par­ti­ci­pa­cio­nes para adqui­rir el con­trol de una empre­sa. Obtie­ne bene­fi­cios esen­cial­men­te a tra­vés de los divi­den­dos que esta le ofre­ce. Una socie­dad que base sus ingre­sos úni­ca­men­te en los divi­den­dos no obten­drá gran­des ganan­cias en su con­jun­to: como máxi­mo, un 5%. En el mun­do actual, impli­ca que­dar­se bas­tan­te cor­to.

Fon­dos sin fin

Los fon­dos finan­cie­ros han ido reem­pla­zan­do pro­gre­si­va­men­te a los ban­cos y a los par­ti­cu­la­res como accio­nis­tas de empre­sas: en un prin­ci­pio fue­ron los fon­dos de pen­sio­nes, y des­pués otros tipos.

Hemos ana­li­za­do en una base de datos el accio­na­ria­do prin­ci­pal de las gran­des socie­da­des más impor­tan­tes del mun­do. Nor­mal­men­te, en la mayo­ría de las legis­la­cio­nes a día de hoy, las empre­sas deben reve­lar cual­quier accio­nis­ta que posea al menos el 5% de su capi­tal. Sobre esta base, hemos eli­mi­na­do las empre­sas asiá­ti­cas cuyo accio­na­ria­do es esta­ble y con fre­cuen­cia tie­ne una base nacio­nal. Tam­bién hemos reti­ra­do las gran­des com­pa­ñías diri­gi­das por fami­lias, como Ford, Robert Bosch, BMW, Miche­lin, wal­mart…

Des­pués de este pro­ce­so, nos que­dan 76 mul­ti­na­cio­na­les de entre las más impor­tan­tes del mun­do16. Hemos cal­cu­la­do el núme­ro de veces que cada socie­dad accio­na­rial figu­ra­ba como accio­nis­ta. Esto nos ha per­mi­ti­do gene­rar la tabla 3, cen­trán­do­nos en las empre­sas cita­das con más fre­cuen­cia.

Tabla 3. Núme­ro de veces en las que cada socie­dad figu­ra como accio­nis­ta de 76 mul­ti­na­cio­na­les
Fuen­tes: cálcu­los a par­tir de la base de dife­ren­tes empre­sas, infor­mes anua­les o infor­mes de resul­ta­dos, 2015.
Nota: no se ha con­si­de­ra­do la CDC, Caja de Depó­si­tos y Con­sig­na­cio­nes, que sir­ve al Esta­do fran­cés para adqui­rir par­ti­ci­pa­cio­nes en las empre­sas, pero espe­cial­men­te en empre­sas fran­ce­sas. CDC se men­cio­na cin­co veces: dos como pri­me­ra accio­nis­ta, una como segun­da, y dos como ter­ce­ra.

Es des­ta­ca­ble que, en la mayo­ría de casos, son las socie­da­des de ges­tión de acti­vos las que cons­ti­tu­yen sus prin­ci­pa­les accio­nis­tas. Sus fun­da­do­res crean una com­pa­ñía de natu­ra­le­za pri­va­da o que coti­za en bol­sa. Pero esta crea entorno a sí una serie de fon­dos de inver­sión con los aho­rros de par­ti­cu­la­res o de otros acto­res eco­nó­mi­cos. Es este dine­ro el que se invier­te en las mul­ti­na­cio­na­les más gran­des. Los fon­dos están ges­tio­na­dos por la com­pa­ñía, que obtie­ne reum­ne­ra­cio­nes a tra­vés de las comi­sio­nes que cobra por el ser­vi­cio de ges­tión que ofre­ce. Pue­de inver­tir en otras empre­sas, espe­cia­li­zar­se en obli­ga­cio­nes, con­cen­trar­se en las ope­ra­cio­nes finan­cie­ras de cor­to pla­zo, o tam­bién tra­ba­jar com­bi­nan­do estas ope­ra­cio­nes.

El esque­ma 1 repre­sen­ta de for­ma sin­té­ti­ca la estruc­tu­ra de este nue­vo capi­tal finan­cie­ro.

Esque­ma 1. Rela­ción entre las nue­vas socie­da­des de inver­sión y los gru­pos indus­tria­les

Quin­ce empre­sas cons­ti­tu­yen el «núcleo duro» del accio­na­ria­do de las gran­des fir­mas mun­dia­les. Podría­mos aña­dir el hol­ding qata­rí y la filial de inver­sio­nes de la Ban­ca de Norue­ga (Nor­ges Bank Invest­ment), que no son de dema­sia­do inte­rés aquí17. Tres empre­sas son filia­les o actúan en nom­bre de ban­cos. Es el caso de JP Mor­gan­Cha­se, pero tam­bién de Lyxor Inter­na­tio­nal o Harris Asso­cia­tes. Podría­mos situar tam­bién la Mas­sa­chu­setts Finan­cial Ser­vi­ces Com­pany (MSF), que fun­cio­na en nom­bre de los gran­des ban­cos cana­dien­ses.

Berkshi­re Hatha­way es la socie­dad hol­ding de Warren BUf­fet, el segun­do hom­bre más rico del mun­do18. Invier­te su patri­mo­nio en pode­ro­sas empre­sas como Coca, Heinz, Bank of Ame­ri­ca, Ame­ri­can Express, Proc­ter & Gam­ble, Dow Che­mi­cal, Wells Far­go, Moody’s, Gold­man Sachs e IBM. Fre­cuen­te­men­te, es el pri­mer accio­nis­ta.

The Capi­tal Group es uno de los tres orga­nis­mos de ges­tión de fon­dos de pen­sio­nes más gran­des del mun­do, con The Van­guard Group y Fide­lity Invest­ments. Emplea más de 7.500 asa­la­ria­dos y cola­bo­ra­do­res en 28 ofi­ci­nas repar­ti­das por todo el mun­do. A día 30 de junio de 2017, ges­tio­na­ba una can­ti­dad total de 1,6 millar­dos de dóla­res.

The Van­guard Group, fun­da­da en 1974, dis­po­ne de más de 5,1 millar­dos de dóla­res de acti­vos a fina­les de 2017 a tra­vés de 180 fon­dos. Está pre­sen­te a tra­vés de autén­ti­cos gigan­tes como Apple, Micro­soft, Gene­ral Elec­tric, Exxon­Mo­bil, John­son & John­son (de la cual es la pri­me­ra accio­nis­ta). Posee tam­bién el 2,5% de Fox­conn.

Sta­te Street Cor­po­ra­tion es una de las más anti­guas ban­cas de depó­si­tos. Fue fun­da­da en 1792 en Bos­ton. A fina­les de 2017, admi­nis­tra­ba casi 2,8 millar­dos de dóla­res de acti­vos. De esta can­ti­dad, apro­xi­ma­da­men­te 1,5 millar­dos son pro­pie­dad de fon­dos domi­ci­lia­dos en Luxem­bur­go, Irlan­da y en las Islas Cai­mán.

Blac­kRock es la socie­dad de ges­tión de acti­vos líder por exce­len­cia. Posee al menos el 5% del capi­tal de cua­tro de cada diez empre­sas de los Esta­dos Uni­dos. Es con­si­de­ra­da la ins­ti­tu­ción finan­cie­ra más influ­yen­te del mun­do. En efec­to, ges­tio­na acti­vos por valor de casi 6,3 millar­dos de dóla­res a fina­les de 2017. Es mucho más dine­ro que el ban­co más gran­de, el Indus­trial and Com­mer­ce Bank of Chi­na (ICBC), que dis­po­ne de 4,1 millar­dos. Blac­kRock empe­zó a coti­zar en bol­sa en 1999.

Exis­ten lazos entre los posee­do­res del nue­vo capi­tal finan­cie­ro. Hemos gene­ra­do la tabla siguien­te (tabla 4) iden­ti­fi­can­do los prin­ci­pa­les accio­nis­tas de socie­da­des finan­cie­ras que publi­can esta infor­ma­ción.

Tabla 4. Accio­na­ria­do de las prin­ci­pa­les socie­da­des de inver­sión a fina­les de 2015 (en %)
Fuen­tes: Blac­kRock, PNC Finan­cial Ser­vi­ces, Sta­te Street Bank y T. Rowe Pri­ce, decla­ra­cio­nes de repre­sen­ta­ción, 2016, y Legal & Gene­ral Group, Annual Report 2015

Se obser­va un intere­san­te entre­cru­za­mien­to de par­ti­ci­pa­ción en estos orga­nis­mos. Así PNC Finan­cial Ser­vi­ces es el pri­mer accio­nis­ta e Blac­kRock, que a su vez es el ter­cer posee­dor de par­ti­ci­pa­cio­nes en PNC. PNC es una ban­ca hol­ding.

Si bien estas socie­da­des pue­den recu­rrir a un capi­tal que no les per­te­ne­ce –este es el caso de los aho­rros «popu­la­res» – , no por ello tie­nen un con­trol menor sobre los fon­dos crea­dos a tra­vés de estos. Desig­nan a los admi­nis­tra­do­res y deci­den en tér­mi­nos gene­ra­les las inver­sio­nes que se van a rea­li­zar. Así, en 2010, los tre­ce con­se­je­ros de Fide­lity (FMR) diri­gían 360 fon­dos que admi­nis­tra­ba la com­pa­ñía. Los 8 con­se­je­ros de Van­guard se sien­tan en los con­se­jos de admi­nis­tra­ción de 70 fon­dos crea­dos por la socie­dad finan­cie­ra19.

Los ban­cos (en el sen­ti­do estric­to) ya no son los prin­ci­pa­les accio­nis­tas de las gran­des empre­sas. La ban­ca ya no es el motor casi exclu­si­vo de la acu­mu­la­ción de capi­tal: otras socie­da­des finan­cie­ras han lle­ga­do para reem­pla­zar­las. Son estas últi­mas las que se han hecho con el con­trol de la mayor par­te del capi­tal-dine­ro en el mun­do, suplan­tan­do pro­gre­si­va­men­te a los ban­cos.

El ver­da­de­ro cam­bio de los años 80

Se está pro­du­cien­do un autén­ti­co cam­bio y es esto lo que carac­te­ri­za en reali­dad nues­tra épo­ca. En la anti­gua for­ma del capi­tal finan­cie­ro, la ban­ca cobra­ba una ren­ta sobre los bene­fi­cios con­se­gui­dos por la empre­sa indus­trial bajo su con­trol. Pero era poco fre­cuen­te que toma­ra más de lo que la empre­sa pro­duc­ti­va podía ofre­cer. No hacía fal­ta matar la galli­na de los hue­vos de oro.

Por el con­tra­rio, gra­cias a su capa­ci­dad de trans­fe­rir capi­ta­les de una empre­sa a otra, el nue­vo capi­tal finan­cie­ro ya no se vin­cu­la a una o a otra enti­dad. Mien­tras que la ban­ca uni­ver­sal ejer­cía un con­trol con fre­cuen­cia no aso­cia­do a una vin­cu­la­ción estric­ta con la direc­ción de la empre­sa, las socie­da­des de ges­tión de acti­vos tie­nen un com­por­ta­mien­to aún más «pasi­vo». Los fon­dos no poseen tan­to per­so­nal como para situar diri­gen­tes a la cabe­za de las mul­ti­na­cio­na­les. Por tan­to, deben con­fiar en gran medi­da en los diri­gen­tes de las pro­pias empre­sas. Pero si estos no satis­fa­cen sus exi­gen­cias de ren­ta­bi­li­dad, se des­vin­cu­la­rán de la fir­ma y bus­ca­rán otra para inver­tir. Esto pue­de des­es­ta­bi­li­zar a la empre­sa, ya que ven­der un gran paque­te de accio­nes va a hacer bajar la coti­za­ción y con­ver­tir­la en adqui­ri­ble (sus­cep­ti­va de sufrir una OPA) por un com­pe­ti­dor. De ahí el jui­cio cons­tan­te al que se some­ten los diri­gen­tes de las gran­des empre­sas fren­te a los fon­dos accio­nis­tas.

Estos pue­den exi­gir un ren­di­mien­to máxi­mo y, si no están satis­fe­chos, reti­rar sus fon­dos para inver­tir en otro sitio. Pue­den bene­fi­ciar­se en gran­des can­ti­da­des en una com­pa­ñía, y, una vez sacia­dos, pasar a la siguien­te. Pue­den inclu­so depre­ciar­las una tras otra y, una vez les han suc­cio­na­do toda la san­gre posi­ble, lan­zar­se a bus­car una nue­va fuen­te «inago­ta­ble» de bene­fi­cios.

De esto se dedu­ce que el capi­tal finan­cie­ro actual es doble­men­te para­si­ta­rio. No sola­men­te exi­ge siem­pre una par­te de la pro­duc­ción para obte­ner bene­fi­cios para sec­to­res impro­duc­ti­vos como las finan­zas, sino que, ade­más, lo hace de for­ma pre­ven­ti­va, antes inclu­so de que se pro­duz­ca cual­quier acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, obli­gan­do a las com­pa­ñías indus­tria­les a man­te­ner la ren­ta­bi­li­dad media impues­ta bajo la ame­na­za de la des­apa­ri­ción.

Así, se pue­de cons­ta­tar un aumen­to neto de los des­em­bol­sos de gran­des empre­sas hacia sus accio­na­rios, apro­xi­mán­do­se peli­gro­sa­men­te a las sumas de los bene­fi­cios que con­si­guen. En los Esta­dos Uni­dos, esta par­te de los divi­den­dos en rela­ción a los bene­fi­cios netos de las empre­sas pasó del 44,1% entre 1950 y 1973, al 37,1% de 1973 a 1980, des­pués a un 65,5% en los años 80, aumen­tan­do has­ta el 75,1% en la déca­da siguien­te, para caer leve­men­te a un 66,6% entre 2000 y 200720. Se obser­va el giro de 1980: ante­rior­men­te, la mayor par­te de los bene­fi­cios se rein­ver­tían; des­pués, se dis­tri­bu­yen prin­ci­pal­men­te entre accio­nis­tas, lo que evi­ta que pue­dan rein­ver­tir­se, even­tual­men­te, como capi­tal para las empre­sas.

Algu­nos auto­res como Gérard Dumé­nil et Domi­ni­que Lévy21 insis­ten en seña­lar un sal­to cual­ti­ta­ti­vo que habría apa­re­ci­do con la lle­ga­da del neo­li­be­ra­lis­mo para carac­te­ri­zar la actual pre­do­mi­nan­cia de las finan­zas en la eco­no­mía y la recu­pe­ra­ción de las ele­va­das ren­ta­bi­li­da­des para el capi­tal. Otros, como Robert Boyer22 o Michel Agliet­ta23 de la escue­la de la regu­la­ción24 sugie­ren la lle­ga­da de un nue­vo régi­men de acu­mu­la­ción, que des­ta­can por su «carác­ter finan­cie­ro» para des­cri­bir las acti­vi­da­des cada vez más depen­dien­tes del dine­ro pro­ve­nien­te de los prés­ta­mos.

Inclu­so aun­que se hayan pro­du­ci­do cam­bios, estos no jus­ti­fi­can las modi­fi­ca­cio­nes cua­li­ta­ti­vas en la lógi­ca. El carác­ter de las finan­zas es cada vez más para­si­ta­rio. Es una ame­na­za cla­ra para el futu­ro del mun­do, con una cap­ta­ción cada vez mayor de bene­fi­cios hacia las socie­da­des finan­cie­ras y los res­pon­sa­bles que las admi­nis­tran. Y no pue­de haber acu­mu­la­ción dura­de­ra a par­tir del endeu­da­mien­to. Como Marx expli­ca­ba en el Libro III de El Capi­talcite>, se tra­ta de la crea­ción de un capi­tal fic­ti­cio, que pue­de ofre­cer en un momen­to dado la ilu­sión de desa­rro­llo por­que se están invir­tien­do fon­dos suple­men­ta­rios en la eco­no­mía. Pero como no se corres­pon­den con nin­gu­na acti­vi­dad pro­duc­ti­va, crean bur­bu­jas que ter­mi­nan por explo­tar, for­zo­sa­men­te, tar­de o tem­prano, des­en­ca­de­nan­do una cri­sis de enver­ga­du­ra.

Fra­nçois Ches­nais25 ha popu­la­ri­za­do de nue­vo estos con­cep­tos rela­ti­vos a las finan­zas a tra­vés de sus obras. Pro­pu­so esa noción de capi­tal fic­ti­cio, hacien­do que la de capi­tal finan­cie­ro retro­ce­die­ra. Pos­te­rior­men­te, Cédric Durand26 inten­tó ana­li­zar la situa­ción eco­nó­mi­ca mun­dial y la domi­na­ción finan­cie­ra que se ejer­ce a tra­vés de este con­cep­to del capi­tal fic­ti­cio. Pero, en oca­sio­nes, con­fun­de este últi­mo con el capi­tal finan­cie­ro. El capi­tal fic­ti­cio es impor­tan­te para des­cri­bir las rece­sio­nes y el esta­lli­do de las bur­bu­jas finan­cie­ras. Pero, para mos­trar el domi­nio finan­cie­ro de la eco­no­mía mun­dial, es nece­sa­rio uti­li­zar el tér­mino de capi­tal finan­cie­ro27. Evi­den­te­men­te este es el ori­gen del capi­tal finan­cie­ro. Es su prin­ci­pal arqui­tec­to.

Con­clu­sio­nes

Se está pro­du­cien­do una finan­cia­ri­za­ción de la eco­no­mía en un sen­ti­do muy gene­ral. Pero no hay trans­for­ma­ción pro­fun­da del capi­ta­lis­mo. Los meca­nis­mos pro­pios de la acu­mu­la­ción de capi­tal siguen actuan­do. Empu­jan con­ti­nua­men­te para eli­mi­nar la com­pe­ten­cia, esta­ble­cer mono­po­lios28, y ase­gu­rar la domi­na­ción del capi­tal finan­cie­ro sobre el con­jun­to del sis­te­ma pro­duc­ti­vo. Es la esen­cia mis­ma del desa­rro­llo capi­ta­lis­ta.

En sus ini­cios, a par­tir del siglo XIX, este pro­ce­so lle­vó a la crea­ción de las ban­cas uni­ver­sa­les, que con­quis­ta­ron una bue­na par­te de las eco­no­mías nacio­na­les avan­za­das. Esto pro­vo­có gue­rras mun­dia­les y la cri­sis de los años 1930, en defi­ni­ti­va, catás­tro­fes que aún per­vi­ven cla­ra­men­te en la memo­ria.

A día de hoy, con el impac­to de la inter­na­cio­na­li­za­ción de la pro­duc­ción, han apa­re­ci­do otras for­mas más diver­sas de capi­tal finan­cie­ro, inclu­so cuan­do los ban­cos con­ser­van un rol cen­tral asig­nan­do impor­tan­tes fon­dos a tra­vés de sus prés­ta­mos (tan­to a los Esta­dos como a las mul­ti­na­cio­na­les o a las nue­vas socie­da­des de inver­sión). No hay un cam­bio en la lógi­ca de fun­cio­na­mien­to de la eco­no­mía. Por el con­tra­rio, las exi­gen­cias finan­cie­ras se han agu­di­za­do y esto com­pro­me­te gra­ve­men­te el futu­ro. Con cri­sis sin duda mas agu­das y con la pers­pec­ti­va de con­flic­tos cada vez más duros e insu­pe­ra­bles.

Hen­ri Hou­ben

13 de sep­tiem­bre de 2018

Fuewn­te: http://​www​.gre​sea​.be/​L​e​-​n​o​u​v​e​a​u​-​c​a​p​i​t​a​l​-​f​i​n​a​n​c​ier

  1. La aso­cia­ción mun­dial para la eco­no­mía polí­ti­ca fue crea­da en 2006 y tie­ne su base en Hong Kong. Con­gre­ga a más de cien eco­no­mis­tas mar­xis­tas y pro­gre­sis­tas, pro­ve­nien­tes de todos los con­ti­nen­tes.
  2. Karl Marx y Rosa Luxem­burg: Lega­do y Vali­dez Actual de su Pen­sa­mien­to.
  3. El tér­mino «indus­trial» debe com­pren­der­se en un sen­ti­do amplio. Se tra­ta de toda acti­vi­dad pro­duc­ti­va, ya se pro­duz­ca una mer­can­cía o un ser­vi­cio.
  4. Pre­fe­ri­mos uti­li­zar a lo lar­go de este tex­to el tér­mino «capi­tal ban­ca­rio», por sim­pli­fi­car.
  5. El após­tro­fe (el pri­ma) desig­na un capi­tal incre­men­ta­do por el plus­va­lor en el caso del capi­tal indus­trial y del bene­fi­cio para el capi­tal comer­cial o ban­ca­rio.
  6. Un pro­ce­so que ilus­tra muy bien Ellen Miek­sins Wood en su libro El Ori­gen del Capi­ta­lis­mo.
  7. La región de Mons en Hai­naut.
  8. Cae­rá en ban­ca­rro­ta en 1876.
  9. Hubert Bonin: La ban­que et les ban­quiers en Fran­ce du Moyen-Âge à nos jours, édi­tions Larous­se, Paris, 1992, pp. 95 – 96.
  10. Rudolf Hil­fer­ding: Le capi­tal finan­cier, édi­tions de Minuit, Paris, 1970, pp. 317 – 318.
  11. Rudolf Hil­fer­ding, op.cit., p. 319.
  12. V. I. Lenin: L’Imperialisme, sta­de suprê­me du capi­ta­lis­me, Obras com­ple­tas, tomo 22, p. 245.
  13. 13. Nor­mal­men­te, lla­ma­mos mono­po­lio a una empre­sa que posee la exclu­si­vi­dad de ven­ta de un pro­duc­to. Como, en la mayo­ría de sec­tor, no exis­te una úni­ca empre­sa, sino muchas, debe­ría­mos deno­mi­nar a estos gru­pos de empre­sas oli­go­po­lios.
  14. Vic­tor Per­lo: L’Empire de la Hau­te Finan­ce. La genè­se du capi­ta­lis­me mono­po­lis­te d’État, édi­tions socia­les, Paris 1974.
  15. Naka­mu­ra Taka­fu­sa: Eco­no­mic Growth in Pre­war Japan, Yale Uni­ver­sity Press, New Haven and Lon­don, 1983, p. 208
  16. Phi­llips afir­ma no tener nin­gún accio­nis­ta que posea más del 5% de capi­tal, cifra a par­tir de la cual está obli­ga­do a divul­gar­lo. Según otras fuen­tes, los prin­ci­pa­les posee­do­res de par­ti­ci­pa­cio­nes de la mul­ti­na­cio­nal holan­de­sa son Southeas­tern Asset Mana­ge­ment, con un 3,3%, Dod­ge & Cox con un 3% y Harris Asso­cia­tes, tam­bién con un 3%. Nokia no posee­ría nin­gún accio­nis­ta des­ta­ca­ble, sien­do el pri­me­ro Fran­klin Resour­ces con úni­ca­men­te un 1,2% del capi­tal. Uni­le­ver tie­ne una estruc­tu­ra bicé­fa­la que hemos con­si­de­ra­do dema­sia­do com­ple­ja como para deta­llar­la.
  17. Por un lado, se tra­ta de fon­dos liga­dos a un Esta­do. Por otra par­te, actúan siguien­do otras reglas. El fon­do qata­rí per­ma­ne­ce más tiem­po en el accio­na­ria­do de una emr­pe­sa en la cual ha inver­ti­do. Su par norue­go tie­ne tam­bién una estra­te­gia más a lar­go pla­zo e incor­po­ra una dimen­sión «éti­ca» a la ges­tión de su car­te­ra.
  18. Detrás de Bill Gates.
  19. Geof­frey Geuens: La finan­cie ima­gi­nai­re, edi­cio­nes Aden, Bru­se­las, 2011, p. 91.
  20. Hen­ri Hou­ben: La cri­se de tren­te ans, op.cit., p. 273, tabla 7.4.
  21. Exis­ten nume­ro­sas obras de Gérard Dumé­nil y Domi­ni­que Lévy, como La dyna­mi­que du capi­tal: Un siè­cle d’économie amé­ri­cai­ne, édi­tions PUF, 1996; Au-delà du capi­ta­lis­mo?, édi­tions PUF, 1998; Le Trian­gle infer­nal: cri­se, mon­dia­li­sa­tion, finan­cia­ri­sa­tion, édi­tions PUF, 1999; Une nou­ve­lle pha­se du capi­ta­lis­me?, édi­tions Syllep­se, 2001, y Capi­tal Resur­gent: Roots of the Neo­li­be­ral Revo­lu­tion, Har­vard Uni­ver­sity Press, 2004.
  22. Robert Boyer: Les finan­ciers détrui­ront-ils le capi­ta­lis­me?, édi­tions Eco­no­mi­ca, 2011.
  23. Michel Angliet­ta: La cri­se: Pour­quoi en est-on arri­vé là? Com­ment en sor­tir?, édi­tions Micha­lon, 2008, y La cri­se : Les voies de sor­tie, édi­tions Micha­lon, 2010.
  24. La escue­la de la regu­la­ción es una corrien­te de eco­no­mis­tas, sobre todo fran­ce­ses, de ten­den­cia mar­xis­ta o key­ne­sia­na, naci­da en los años 70. Tie­nen una apro­xi­ma­ción his­tó­ri­ca basa­da en la divi­sión del capi­ta­lis­mo en muchos regí­me­nes de acu­mu­la­ción basa­dos sobre una lógi­ca par­ti­cu­lar, aso­cian­do las nue­vas for­mas de aumen­tar la pro­duc­ti­vi­dad con ins­ti­tu­cio­nes apro­pia­das que per­mi­tan espe­cial­men­te una cier­ta adhe­sión popu­lar a este desa­rro­llo. Son los pro­mo­to­res de la noción del for­dis­mo apa­re­ci­da des­pués de la gue­rra y basa­da en la pro­duc­ción y el con­su­mo masi­vo y los aumen­tos sala­ria­les con­ti­nuos basa­dos en el repar­to de las ganan­cias de la pro­duc­ti­vi­dad.
  25. Fra­nçois Ches­nais: La mon­dia­li­sa­tion du capi­tal, édi­tions Syros, 1994.
  26. Cédric Durand: Le capi­tal fic­tif: Com­ment la finan­ce s’approprie notre ave­nir, édi­tions Les Prai­ries Ordi­nai­res, 2014.
  27. Para una crí­ti­ca más deta­lla­da del libro de Cédric Durand, véa­se Hen­ri Hou­ben: Le capi­tal fic­tif de M. Durand, Gre­sea, diciem­bre de 2015: http://​www​.gre​sea​.be/​s​p​i​p​.​p​h​p​?​a​r​t​i​c​l​e​1​470Étu­des mar­xis­tes, n° 114, abril-junio 2016: http://www.marx.be/fr/content/le-capital-fictif-de‑m%C2%A0durand.
  28. En el sen­ti­do que seña­la­ba Lenin, es decir, empre­sas gigan­tes que esca­pan par­cial o momen­tá­nea­men­te a las leyes estric­tas del mer­ca­do

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *