Julio Bor­ges y el PNV: her­ma­nos de cla­se con el mis­mo amo

Las gen­tes de bien cono­ce­mos la per­so­na­li­dad reac­cio­na­ria y el cre­do polí­ti­co de Julio Bor­ges, uno de los ins­tru­men­tos más noto­rios del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano en la actua­li­dad. Un ins­tru­men­to es un obje­to uti­li­za­ble y dese­cha­ble, un medio para un fin bus­ca­do por el suje­to que lo crea­do y que lo emplea, o que lo ha com­pra­do o sobor­na­do o corrom­pi­do o coop­ta­do para sus fines, aun­que no lo haya crea­do. Por ejem­plo, la Coro­na espa­ño­la no creó al nacio­na­lis­mo peque­ño bur­gués vas­co, al PNV para enten­der­nos, pero sí lo ha inte­gra­do y sub­su­mi­do en su lógi­ca subim­pie­ria­li­sa como ins­tru­men­to muy impor­tan­te en el saqueo de Nues­tra­mé­ri­ca.

La recien­te pre­sen­cia del Rey de los espa­ño­les y de su pre­si­den­te Sán­chez en Gua­te­ma­la para refor­zar la pene­tra­ción del subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol en Nues­tra­mé­ri­ca es el nudo gor­diano que, al rom­per­lo, nos des­cu­bre las razo­nes de fon­do de la visi­ta a Eus­kal Herria de Julio Bor­ges en unas espu­rias jor­na­das de legi­ti­ma­ción del papel de la bur­gue­sía vas­ca en el saqueo de Nues­tra­mé­ri­ca para mayor glo­ria del capi­ta­lis­mo espa­ñol y del euro­im­pe­ria­lis­mo. Que nadie se enga­ñe por­que lo pri­me­ro es lo pri­me­ro y en don­de hay patrón no man­da mari­ne­ro: el PNV ha traí­do a Julio Bor­ges a Bil­bo para inten­tar into­xi­car­nos con sus reac­cio­na­rias ideas solo des­pués de que el poder espa­ñol haya mar­ca­do líneas estra­té­gi­cas en Gua­te­ma­la, no antes. La bur­gue­sía vas­co-espa­ño­la ha espe­ra­do obe­dien­te­men­te su turno secun­da­rio para, des­pués, defen­der sus par­cia­les intere­ses den­tro del subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol.

Leyen­do el pro­gra­ma de los XI Diá­lo­gos de Bil­bao –Amé­ri­ca Lati­na entre el dra­ma, el popu­lis­mo y la espe­ran­za– a cele­brar el pró­xi­mo 23 de noviem­bre en la sede ofi­cial del PNV, con la par­ti­ci­pa­ción de la auto­ri­ta­ria y mili­ta­ris­ta dere­cha demo­cris­tia­na euro­pea del PED-EDP, vemos la par­ti­ci­pa­ción de títe­res de nula cali­dad inte­lec­tual-crí­ti­ca pero de mucha sim­bo­lo­gía retró­gra­da, entre ellos el neo­fas­cis­ta Julio Bor­ges, que diva­ga­rán sobre su «demo­cra­cia», sobre Euro­pa, Vene­zue­la, Chi­le y Méxi­co. Todas y todos sabe­mos que estos lla­ma­dos «Diá­lo­gos» son en reali­dad un mon­ta­je pro­pa­gan­dís­ti­co que bus­ca, como míni­mo, cua­tro obje­ti­vos.

Pri­me­ro y fun­da­men­tal, refor­zar al muy des­acre­di­ta­do Julio Bor­ges para mul­ti­pli­car las agre­sio­nes a Vene­zue­la aun­que sea un ins­tru­men­to de Esta­dos Uni­dos; segun­do y muy impor­tan­te, legi­ti­mar y faci­li­tar la pene­tra­ción del subim­pe­ria­lis­mo vas­co-espa­ñol y por exten­sión la del euro­im­pe­ria­lis­mo en el con­tex­to de múl­ti­ples ten­sio­nes en la zona sobre todo entre Esta­dos Uni­dos, Chi­na-Rusia y la Unión Euro­pea, para que en el hipo­té­ti­co caso de que el neo­fas­cis­mo tri­tu­ra­se Vene­zue­la al menos se acor­da­se de reser­var una par­te del botín de san­gre al PNV por su apo­yo a Julio Bor­ges; ter­ce­ro, inten­tar refor­zar al PNV y a la dere­cha auto­ri­ta­ria y mili­ta­ris­ta den­tro de la cri­sis gene­ra­li­za­da que azo­ta a la Unión Euro­pea mos­tran­do que pue­de ser un fiel defen­sor del euro­im­pe­ria­lis­mo aho­ra que el Bre­xit, la situa­ción en los Esta­dos espa­ñol y fran­cés, Polo­nia y el Este, Ita­lia, etcé­te­ra, zaran­dean al capi­tal euro­peo. Y cuar­to, y no menos impor­tan­te, ata­car al arrai­ga­do y muy cons­cien­te inter­na­cio­na­lis­mo soli­da­rio vas­co, y si es posi­ble crear ten­sio­nes en la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le cuar­tea­da por líneas euro­im­pe­ria­lis­tas, por líneas de cen­tro-dere­cha como las del Fren­te Amplio uru­gua­yo e inclu­so noquea­das moral y polí­ti­ca­men­te por la bochor­no­sa y humi­llan­te feli­ci­ta­ción de EH Bil­du a Donald Trump, inmo­ra­li­dad de la que esta coa­li­ción debe auto­cri­ti­car­se cuan­to antes, ya que pudre de raíz los esfuer­zos soli­da­rios de algu­nos de sus sec­to­res hacia Vene­zue­la y la huma­ni­dad explo­ta­da en gene­ral.

Si nun­ca se ha podi­do sepa­rar del todo la polí­ti­ca inter­na­cio­nal de la polí­ti­ca nacio­nal por­que entre ambas siem­pre ha exis­ti­do una uni­dad estra­té­gi­ca por enci­ma de los opor­tu­nis­mos tác­ti­cos, aho­ra, en el capi­ta­lis­mo actual, esa uni­dad es toda­vía más estre­cha e inter­ac­ti­va en sus dos polos. Exis­te una lógi­ca irrom­pi­ble entre la reac­ción del PNV en con­tra de la sobe­ra­nía nacio­nal de Argen­ti­na cuan­do nacio­na­li­zó Rep­sol-YPF en abril de 2012, exi­gien­do al Esta­do espa­ñol que toma­ra medi­das con­tra el pue­blo argen­tino por­que su ejer­ci­cio de inde­pen­den­cia había enfla­que­ci­do la tasa de ganan­cia del subim­pe­ria­lis­mo vas­co-espa­ñol, y la actual pre­sen­cia de Julio Bor­ges, de un ins­tru­men­to de la feroz vio­len­cia de Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la y Nues­tra­mé­ri­ca, en Bil­bo. Entre los más de sie­te años trans­cu­rri­dos des­de enton­ces, la cri­sis pavo­ro­sa de la Ter­ce­ra Gran Depre­sión ha sido uti­li­za­da por la frac­ción finan­cie­ro-espe­cu­la­ti­va de la gran bur­gue­sía mun­dial para enri­que­cer­se como nun­ca antes mien­tras que la huma­ni­dad tra­ba­ja­do­ra ha sido gol­pea­da y empo­bre­ci­da en sus con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, a la vez que el impe­ria­lis­mo en su con­jun­to ha mul­ti­pli­ca­do las agre­sio­nes de todo tipo con­tra Vene­zue­la. Pero las resis­ten­cias anti­im­pe­ria­lis­tas no cejan y por eso, para derro­tar­las, el PNV trae a Eus­kal Herria al liber­ti­ci­da Julio Bor­ges.

El men­sa­je que este liber­ti­ci­da va a dar en Bil­bo es apli­ca­ble en lo esen­cial con­tra el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co. Si en Vene­zue­la las gua­rim­bas fas­cis­tas ase­si­na­ron a pla­cer, aquí el PNV ha pro­te­gi­do a los ase­si­nos de Íñi­go Caba­cas, pero allí la jus­ti­cia con­de­nó a muchos de ellos. Si la dere­cha apá­tri­da de Vene­zue­la se arro­di­lla ante Trump y pide la dola­ri­za­ción de la eco­no­mía, aquí el PNV dice que no pue­de ayu­dar a las y los tra­ba­ja­do­res de la Naval más allá de los per­mi­ti­do por la Unión Euro­pea y el Esta­do espa­ñol, y ade­más acon­se­ja al Govern cata­là que se pos­tre ante la domi­na­ción espa­ño­la. Si allí la dere­cha ven­de­pa­trias es sal­va­je­men­te neo­li­be­ral, aquí el PNV esca­ti­ma has­ta el últi­mo cén­ti­mo las inver­sio­nes en sala­rios indi­rec­tos, ayu­das públi­cas y ser­vi­cios socia­les que tie­ne que devol­ver una pobla­ción cada vez más empo­bre­ci­da, cedien­do solo cuan­do la lucha de cla­ses le obli­ga a ello.

En la sede de Sabin Ara­na Fun­da­zioa se van a reu­nir, por tan­to, algu­nos repre­sen­tan­tes de la dere­cha reac­cio­na­ria. Admi­ra­mos a los pue­blos tra­ba­ja­do­res de Chi­le y Méxi­co, y a la huma­ni­dad explo­ta­da en su con­jun­to; defen­de­mos y defen­de­re­mos a Vene­zue­la… Lo hace­mos por­que en esa sede esta­rá el mis­mo enemi­go impe­ria­lis­ta que nos opri­me allí y aquí. No son dis­tin­tos, son el mis­mo mons­truo, la mis­ma cla­se social bur­gue­sa. Sub­va­lo­rar, olvi­dar o negar esa ver­dad obje­ti­va y creer que a la fie­ra se le pue­de aman­sar con solo acep­tar sus leyes y su par­la­men­to, es un error sui­ci­da. La deses­pe­ra­ción y la irra­cio­na­li­dad de Julio Bor­ges sur­gen pre­ci­sa­men­te del hecho de que el pue­blo vene­zo­lano, pese a las limi­ta­cio­nes ingen­tes y a los erro­res come­ti­dos, sigue man­te­nien­do vita­les recur­sos de poder socio­po­lí­ti­co, eco­nó­mi­co y de defen­sa arma­da, recur­sos de poder que el PNV no nece­si­ta por­que vive y se enri­que­ce cómo­da­men­te pro­te­gi­do por el Esta­do espa­ñol. En el fon­do, Julio Bor­ges quie­re lo mis­mo: que Vene­zue­la sea una región autó­no­ma de Esta­dos Uni­dos, como Vas­con­ga­das lo es del Esta­do espa­ñol.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 18 de noviem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *