El dere­cho labo­ral sovié­ti­co, un avan­ce his­tó­ri­co

El his­to­ria­dor Josep Fon­ta­na reco­ge en el artícu­lo «A los 100 años de 1917. La Revo­lu­ción Rusa y noso­tros» la siguien­te refle­xión del escri­tor y perio­dis­ta aus­tria­co Karl Kraus, for­mu­la­da en 1920: «Que Dios nos con­ser­ve para siem­pre el comu­nis­mo, para que esta chus­ma –la de los capi­ta­lis­tas– no se vuel­va aún más des­ver­gon­za­da (…) y para que, por lo menos, cuan­do se vayan a dor­mir sufran pesa­di­llas». Fon­ta­na escri­be que el socia­lis­mo «real­men­te exis­ten­te» mos­tró sus limi­ta­cio­nes cuan­do en 1968 los tan­ques sovié­ti­cos irrum­pie­ron en Pra­ga; pero tam­bién nie­ga –en la obra colec­ti­va 1917. La Revo­lu­ción rusa cien años des­pués (Akal, 2017)– que hoy exis­tan alter­na­ti­vas refor­mis­tas como la que en el pasa­do repre­sen­tó la social­de­mo­cra­cia.

El his­to­ria­dor cata­lán falle­ci­do en agos­to dibu­ja este pano­ra­ma y cita al eco­no­mis­ta Gabriel Zuc­man, uno de los auto­res del Infor­me sobre la Des­igual­dad Glo­bal (World Inequa­lity Glo­bal, 2018): el 1% de per­so­nas con mayo­res ingre­sos a esca­la glo­bal per­ci­bió –en los últi­mos trein­ta años– el 27% del cre­ci­mien­to total de los ingre­sos. En este con­tex­to de des­igual­da­des cre­cien­tes, Josep Fon­ta­na titu­ló ¿Por qué nos con­vie­ne estu­diar la revo­lu­ción rusa? una con­fe­ren­cia impar­ti­da con moti­vo del cen­te­na­rio de la revo­lu­ción.

Tal vez apor­te algu­na res­pues­ta el artícu­lo «Do feu­da­lis­mo impe­rial tsa­ris­ta á revo­lu­ción: o mode­lo xurí­di­co do novo esta­do plu­ri­na­cio­nal ope­ra­rio», publi­ca­do por el pro­fe­sor de Dere­cho del Tra­ba­jo y de la Segu­ri­dad Social en la Uni­ver­si­da­de da Coru­ña Xosé Manuel Carril Váz­quez. El inves­ti­ga­dor ha par­ti­ci­pa­do en una jor­na­da sobre los pro­ce­sos cons­ti­tu­yen­tes y la revo­lu­ción sovié­ti­ca, cele­bra­da en la Facu­lat de Cièn­cies Socials de la Uni­ver­si­tat de Valèn­cia. Xosé Manuel Carril dis­tin­gue tres eta­pas en el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo sovié­ti­co: la pri­me­ra, de la que for­man par­te las cons­ti­tu­cio­nes de 1918 y 1924, se corres­pon­de con la «fase de tran­si­ción» del capi­ta­lis­mo al socia­lis­mo; el segun­do perio­do (tex­to cons­ti­tu­cio­nal de 1936) es ya la eta­pa de la «vic­to­ria del socia­lis­mo»; la ter­ce­ra eta­pa inclu­ye la cuar­ta Cons­ti­tu­ción (y últi­ma de la URSS), apro­ba­da en 1977 duran­te la pre­si­den­cia de Brézh­nev y refor­ma­da en tiem­pos de Gor­ba­chov; la ley supre­ma de 1977 afir­ma que en la Unión Sovié­ti­ca ha sido cons­trui­da la socie­dad socia­lis­ta desa­rro­lla­da, un pun­to de trán­si­to en el camino hacia el comu­nis­mo.

La Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca Socia­lis­ta Fede­ra­ti­va Sovié­ti­ca de Rusia (RSFSR), apro­ba­da en julio de 1918, cons­ta­ba de 17 capí­tu­los y 90 artícu­los. El títu­lo I reco­gía la Decla­ra­ción de los Dere­chos del Pue­blo Tra­ba­ja­dor y Explo­ta­do, que en enero había rati­fi­ca­do el III Con­gre­so de los Soviets de toda Rusia y comen­za­ba del siguien­te modo: «Rusia es decla­ra­da Repú­bli­ca de los Soviets de dipu­tados obre­ros, sol­da­dos y cam­pe­si­nos, a los que per­te­ne­ce todo el poder cen­tral y el poder local». Por esta razón, «no pue­de haber nin­gún lugar para estos (los explo­ta­do­res) en un órgano cual­quie­ra de los soviets» (Artícu­lo sie­te).

Ade­más los dere­chos de sufra­gio esta­ban cla­ra­men­te enun­cia­dos en los artícu­los 64 y 65; en sín­te­sis, podía ejer­cer el voto o ser elec­ta a los soviets la ciu­da­da­nía mayor de 18 años que desa­rro­lla­ra un tra­ba­jo pro­duc­ti­vo (o que hubie­ra per­di­do de cual­quier modo su capa­ci­dad pro­fe­sio­nal); de estos dere­chos esta­ban pri­va­dos, entre otros, empre­sa­rios y comer­cian­tes pri­va­dos, ecle­siás­ti­cos y tan­to poli­cías como fun­cio­na­rios de la Rusia zaris­ta. Por otra par­te, la Decla­ra­ción de los Dere­chos para los Pue­blos de Rusia, de noviem­bre de 1917, tuvo eco en este pri­mer orde­na­mien­to cons­ti­tu­cio­nal que se fun­da­men­ta­ba en la «libre unión de las nacio­nes» y recha­za­ba el impe­ria­lis­mo. Es una idea que per­du­ró. Así, la Cons­ti­tu­ción sovié­ti­ca de 1924 esta­ble­ce en su pri­me­ra par­te y en el Artícu­lo cua­tro que cada Repú­bli­ca «tie­ne el dere­cho de salir libre­men­te de la Unión»; este prin­ci­pio se reco­ge asi­mis­mo en la Cons­ti­tu­ción de 1936.

Xosé Manuel Carril Váz­quez sub­ra­ya cómo el tex­to cons­ti­tu­cio­nal de 1918 era «con­tun­den­te­men­te cla­ro» en el artícu­lo ter­ce­ro. No solo mar­ca­ba como fin implan­tar la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do y del cam­pe­si­na­do más pobre, sino que anu­ló la pro­pie­dad indi­vi­dual de la tie­rra (sin indem­ni­za­ción) para repar­tir­la entre las masas de tra­ba­ja­do­res; se decla­ra­ron «bie­nes públi­cos» el sue­lo, las aguas, las gran­jas y los bos­ques; se ins­ti­tu­yó el tra­ba­jo obli­ga­to­rio («quien no tra­ba­ja no come», según las cons­ti­tu­cio­nes de 1918 y 1936); el con­trol de la indus­tria, los ferro­ca­rri­les y las minas por par­te del Con­se­jo Supre­mo de la Eco­no­mía Nacio­nal; se rati­fi­có la nacio­na­li­za­ción de los ban­cos y anu­la­ron los prés­ta­mos sus­cri­tos por los gobier­nos zaris­tas, ade­más de for­mar­se el Ejér­ci­to Rojo.

«El nue­vo Esta­do se preo­cu­pó por la regu­la­ción legal de las cues­tio­nes estric­ta­men­te obre­ras des­de sus ini­cios», expli­ca el docen­te en el libro Bol­xe­vi­ques 1917 – 2017 (Xerais). De ahí la pro­mul­ga­ción del Códi­go del Tra­ba­jo (diciem­bre de 1918), que regla­men­ta el dere­cho a tra­ba­jar «siguien­do la voca­ción y de acuer­do con un sala­rio fija­do según la cla­se de tra­ba­jo»; tam­bién esta­ble­ce excep­cio­nes a la obli­ga­ción de labo­rar, entre otras, las de per­so­nas meno­res de 16 años, los mayo­res de 50, los inca­pa­ci­ta­dos –de mane­ra tem­po­ral o per­ma­nen­te- por acci­den­te o enfer­me­dad; y las muje­res en las ocho sema­nas ante­rio­res y ocho pos­te­rio­res al par­to.

Entre las mate­rias obje­to de regu­la­ción figu­ra­ba el pago de sub­si­dios por des­em­pleo y enfer­me­dad, pero tam­bién la dura­ción de la jor­na­da labo­ral (que no podía supe­rar las ocho horas en el tra­ba­jo de día, las sie­te en el noc­turno, ni las seis horas en el caso de los meno­res de 18 años o los empleos más duros); el códi­go labo­ral regla­ba ade­más las cau­sas y pro­ce­di­mien­tos para el des­pi­do; la dura­ción de los perio­dos de prue­ba; las con­di­cio­nes para la cesión de tra­ba­ja­do­res; la pro­duc­ción y efi­cien­cia en la ges­tión de las ins­ti­tu­cio­nes, empre­sas públi­cas y pri­va­das (lo que incluía las bue­nas con­di­cio­nes de las máqui­nas y herra­mien­tas de tra­ba­jo) y las fun­cio­nes reco­no­ci­das a las ins­pec­cio­nes de tra­ba­jo y sani­ta­ria para la pro­tec­ción de los obre­ros.

Xosé Manuel Carril Váz­quez par­ti­ci­pó en el libro colec­ti­vo La revo­lu­ción rusa de 1917 y el Esta­do, coor­di­na­do por Joan Tafa­lla y publi­ca­do por El Vie­jo Topo, con el artícu­lo «Los pri­me­ros pasos del dere­cho revo­lu­cio­na­rio sovié­ti­co y el impac­to de su legis­la­ción labo­ral y de segu­ri­dad social». Recuer­da que en 1922 entró en vigor en la Unión Sovié­ti­ca un nue­vo Códi­go de Leyes Labo­ra­les, de 192 artícu­los, más exten­so que el ante­rior y que afec­ta­ba a aspec­tos de la vida labo­ral como las for­mas de con­tra­ta­ción, los con­ve­nios colec­ti­vos, la segu­ri­dad social, el apren­di­za­je y los sala­rios e indem­ni­za­cio­nes; asi­mis­mo se regu­la­ba la jor­na­da de tra­ba­jo y los tiem­pos de des­can­so; los sin­di­ca­tos y sus órga­nos en las empre­sas, las ins­tan­cias para la reso­lu­ción de con­flic­tos; y el tra­ba­jo de las muje­res y los meno­res de edad tam­bién fue­ron obje­to de regla­men­ta­ción.

Carril Váz­quez esta­ble­ce dife­ren­tes pun­tos de com­pa­ra­ción para enten­der el alcan­ce del dere­cho revo­lu­cio­na­rio sovié­ti­co. En pri­mer lugar con el Códi­go de las Leyes del Impe­rio Ruso, que entró en vigor en 1835, en tiem­pos del zar Nico­lás I y cuya pri­me­ra edi­ción cons­ta­ba de 36.000 artícu­los (la ter­ce­ra, de 1897, ron­da­ba los 90.000). El juris­ta galle­go resu­me en tres ras­gos el Dere­cho de la Rusia zaris­ta: «auto­crá­ti­co, impe­ria­lis­ta y cla­sis­ta». Pero podían esta­ble­cer­se otros paran­go­nes. La Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) se fun­dó en 1919, como par­te del Tra­ta­do de Ver­sa­lles que siguió a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. «La OIT cono­cía bien aque­llo que la URSS esta­ba legis­lan­do en mate­ria de tra­ba­jo y segu­ri­dad social des­de 1917; la regu­la­ción que hizo la Unión Sovié­ti­ca fue, en muchas oca­sio­nes, más pro­tec­to­ra que la esta­ble­ci­da en los con­ve­nios del orga­nis­mo inter­na­cio­nal», resal­ta el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­da­de da Coru­ña. Por ejem­plo, res­pec­to a las pres­ta­cio­nes de la segu­ri­dad social por acci­den­tes labo­ra­les, vejez, defun­ción o des­em­pleo; o en rela­ción con el tiem­po de tra­ba­jo, la edad míni­ma para labo­rar y la pro­tec­ción de la mater­ni­dad.

Apro­ba­da en el VIII Con­gre­so de los Soviets y bajo el man­da­to de Sta­lin, la Cons­ti­tu­ción de 1936 dis­po­nía en el artícu­lo 134 que todos los soviets de dipu­tados son elec­tos por sufra­gio uni­ver­sal, direc­to y secre­to. En la eco­no­mía de la URSS regía, según la nor­ma supre­ma, el plan esta­tal y dos for­mas de pro­pie­dad socia­lis­ta (artícu­lo 5): la esta­tal, que per­te­ne­cía al con­jun­to del pue­blo; y la coope­ra­ti­va agrí­co­la kol­jo­sia­na, en la que ade­más de la hacien­da colec­ti­va cada hogar podía con­tar con una pro­pie­dad per­so­nal, vivien­da, gana­do y peque­ños ape­ros de labran­za. El tra­ba­jo con­ti­nua­ba sien­do un eje ver­te­bra­dor de la socie­dad sovié­ti­ca, has­ta el pun­to de con­si­de­rar­se «cau­sa de honor» para cada ciu­da­dano con apti­tu­des.

Así pue­de adver­tir­se en el capí­tu­lo cons­ti­tu­cio­nal dedi­ca­do a los dere­chos y debe­res fun­da­men­ta­les de los ciu­da­da­nos (artícu­los 118 a 133), que reco­no­cía la jor­na­da labo­ral de sie­te horas (seis para los tra­ba­jos que impli­ca­ran mayor difi­cul­tad y cua­tro horas para los espe­cial­men­te peno­sos) y el dere­cho al des­can­so, ade­más de las vaca­cio­nes anua­les paga­das y una red de clu­bes, sana­to­rios, y bal­nea­rios para los obre­ros. El Esta­do (artícu­lo 120) tam­bién garan­ti­za­ba –median­te los segu­ros socia­les– la cober­tu­ra eco­nó­mi­ca de los des­em­plea­dos, enfer­mos y per­so­nas mayo­res. Por otra par­te, al dere­cho a la ins­truc­ción gra­tui­ta se agre­ga­ba el sis­te­ma de becas esta­ta­les; el dere­cho a la ense­ñan­za incluía, según la Cons­ti­tu­ción de 1936, la for­ma­ción téc­ni­ca y agro­nó­mi­ca (gra­tui­ta) en las fábri­cas, kol­jo­ses y sov­jo­ses. Otro pun­to des­ta­ca­do era el reco­no­ci­mien­to de la igual­dad ple­na de dere­chos, en todos los ámbi­tos, entre muje­res y hom­bres; el Artícu­lo 122 com­ple­men­ta­ba este prin­ci­pio con las ayu­das esta­ta­les a las madres de fami­lia nume­ro­sa, las madres solas y las vaca­cio­nes paga­das a la mujer en caso de emba­ra­zo.

Enric Llo­pis

8 de noviem­bre de 2018

Fuen­te: http://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​1​8​/​1​1​/​0​8​/​e​l​-​d​e​r​e​c​h​o​-​l​a​b​o​r​a​l​-​s​o​v​i​e​t​i​c​o​-​u​n​-​a​v​a​n​c​e​-​h​i​s​t​o​r​i​co/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *