El anti-comu­nis­mo en la izquier­da aber­tza­le

El anti-comu­nis­mo del PNV no nació espon­tá­nea­men­te sino que fue fru­to de un pro­ce­so con­cre­to. El inte­gris­mo reli­gio­so y la xeno­fo­bia ori­gi­nal del par­ti­do jel­tza­le, jun­to a una visión idí­li­ca y fal­sa de la socie­dad vas­ca de antes de 1839, todo ello heren­cia deci­mo­nó­ni­ca del car­lis­mo, posi­bi­li­tó que ele­men­tos de la cla­se bur­gue­sa se hicie­ran con el con­trol del par­ti­do, cuan­do en 1898 entra­ron por la puer­ta de atrás los pode­ro­sos y sigi­lo­sos miem­bros de la frac­ción fue­ris­ta, (los eus­ka­le­rria­cos) agru­pa­dos alre­de­dor del mul­ti­mi­llo­na­rio Sota. Una vez con el con­trol de las finan­zas y con las apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas del oli­gar­ca, en un par­ti­do que has­ta el momen­to se había finan­cia­do exclu­si­va­men­te con humil­des cuo­tas de afi­lia­dos, el terreno esta­ba ya dis­pues­to para el desa­rro­llo del anti-comu­nis­mo jel­tza­le. Lo cual fue pro­vo­can­do al mis­mo tiem­po que el ámbi­to polí­ti­co del PNV se con­vir­tie­ra en una cal­de­ra inter­cla­sis­ta que cada cier­to tiem­po explo­ta­ba en ten­sio­nes, esci­si­so­nes, giros, rup­tu­ras y nue­vas fun­da­cio­nes.

Esta linea bur­gue­sa anti-comu­nis­ta del PNV tenía entre otros obje­ti­vos que no se pudie­ra agru­par y uni­fi­car a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca para que de esta mane­ra los intere­ses de cla­se de la cúpu­la jel­tza­le no se vie­ran afec­ta­dos y poder vehi­cu­li­zar a un movi­mien­to inter­cla­sis­ta coman­da­do por la bur­gue­sía en pos de un fue­ris­mo-auto­no­mis­ta. De esta mane­ra, la idea fuer­za era asi­mi­lar todo con­cep­to comu­nis­ta o socia­lis­ta con lo extran­je­ro y anti-vas­co. Esto a su mis­ma vez se retro-ali­men­ta­ba con el espa­ño­lis­mo tan­to monár­qui­co como «de izquier­da», al coin­ci­dir en la nece­si­dad de sepa­rar y divi­dir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca en fun­ción de pro­pios intere­ses.

No fue has­ta 1923, que por pri­me­ra vez en la his­to­ria, rom­pien­do toda una tra­di­ción reac­cio­na­ria, un aber­tza­le mos­tra­ba públi­ca­men­te soli­da­ri­dad con los y las comu­nis­tas. Y ocu­rrió en un artícu­lo fir­ma­do en «Abe­rri» por Eli Gallas­te­gi. Reco­no­cien­do afi­ni­da­des entre gru­pos tan dis­pa­res en ese momen­to como los aber­tza­les y los comu­nis­tas vas­cos. Y de paso reco­no­cien­do la exis­ten­cia de una lucha de cla­ses en el seno de la fal­sa her­man­dad nacio­nal vas­ca que Comu­nión Nacio­na­lis­ta Vas­ca (anti­guo PNV) tra­ta­ba de ino­cu­lar a sus mili­tan­tes. El artícu­lo reco­gía la con­mo­ción y la soli­da­ri­dad sur­gi­da, entre los jóve­nes de Abe­rri, por el asal­to de la poli­cía a la sede del Par­ti­do Comu­nis­ta, en Bil­bo, y la muer­te de dos de sus mili­tan­tes. Era un momen­to en el que la nega­ción filo-fas­cis­ta, de la lucha de cla­ses don­de el ban­que­ro Sota domi­na­ba, entre bas­ti­do­res y talo­na­rios, el fluir del nacio­na­lis­mo, don­de a huel­guis­tas del entorno del PNV se les acu­sa­ba de ser segui­do­res de exó­ti­cas doc­tri­nas, ateos, anti­ca­tó­li­cos y anti-vas­cos a modo de pur­ga inter­na.

En 1930 la here­jía se com­ple­ta­ría con la fun­da­ción de ANV don­de se rom­pe total­men­te con el ara­nis­mo jel­tza­le para alcan­zar estra­te­gias de libe­ra­ción nacio­nal y social moder­nas. Lo bási­co no será ya la san­gre, el ape­lli­do y la fe; lo será el deseo pro­pio de eman­ci­pa­ción, el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y la soli­da­ri­dad de cla­se.

Cuan­to sur­gió ETA, la orga­ni­za­ción cali­fi­ca­ba al mar­xis­mo de ser un peli­gro, lite­ral­men­te cali­fi­ca­do como «virus» y de pre­sen­tar «una visión de la vida fal­sa». De hecho, se dedi­có una exten­sa labor de for­ma­ción con diver­sos tra­ba­jos acu­mu­la­dos de la eta­pa de Ekin de cara a la pri­me­ra asam­blea para ana­li­zar el comu­nis­mo, en el cual se lle­ga­ba a la con­clu­sión de que era anti-aber­tza­le («anti-patrio­ta» y «apá­tri­da»). Este anti-comu­nis­mo pri­mi­ge­nio era una cla­ra heren­cia ideo­ló­gi­ca del PNV, esfe­ra polí­ti­ca de la cual varios años antes se había escin­di­do.

Tuvie­ron que pasar unos cuan­tos años para que una nue­va gene­ra­ción de jóve­nes, esta vez ya comu­nis­tas y aber­tza­les, mar­xis­tas, prác­ti­ca­men­te refun­da­rían ETA des­de su base dan­do ini­cio a la izquier­da aber­tza­le moder­na con el V bil­tzar.

Por una par­te, se cri­ti­ca­ba el carac­ter ideo­ló­gi­co-teó­ri­co de cier­tos auto­res aber­tza­les, en base a su dis­po­si­ción etni­cis­ta, cul­tu­ra­lis­ta o lin­guís­ti­ca, que podría­mos englo­bar con la deno­mi­na­ción gené­ri­ca de «iden­ti­ta­ris­mo». Si bien este con­jun­to de tesis son «domi­nan­tes» den­tro de ETA en su pri­me­ra fase a par­tir de la V Asam­blea pasan a un segun­do plano, per­dien­do su posi­ción cen­tral. La ETA de fina­les de los 60, ya no habla de «etni­cis­mos» o «cul­tu­ra­lis­mos», está inmer­sa en un pro­ce­so de refle­xión dis­tin­to, pelea con­tra el «espa­ño­lis­mo» interno en su ver­sión nega­do­ra y refor­mis­ta de la libe­ra­ción nacio­nal vas­ca en cuan­to que pro­ce­so autó­no­mo, e inten­tan­do res­ca­tar el mar­xis­mo de una uní­vo­ca y liqui­da­do­ra ver­sión uni­la­te­ral; pero tam­bién con­tra la ten­den­cia dere­chis­ta iden­ti­ta­ria, inca­paz de visua­li­zar a Eus­kal Herria como socie­dad de cla­ses, e inca­paz de com­pren­der al mis­mo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio como víncu­lo polí­ti­co fun­da­cio­nal de la inde­pen­den­cia nacio­nal.

Así que lle­ga­dos a la déca­da de los 70 se emplea una dis­tin­ción, entre IA e IAR, es decir, Izquier­da Aber­tza­le e Izquier­da Aber­tza­le Revo­lu­cio­na­ria.

Por un lado esta­ría la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le, recha­za­ba pos­tu­la­dos esco­ra­dos al comu­nis­mo y aban­do­nó ETA, dan­do úni­ca prio­ri­dad a la «lucha nacio­nal y cul­tu­ral» tachan­do a ETA V de «comu­nis­ta» como si fue­ra algo deni­gran­te para los Etxe­ba­rrie­tas y com­pa­ñía, nada más lejos de la reali­dad. Otra rama que tam­bién que­da­ría fue­ra tacha­ría de lo con­tra­rio a la V.

Por otro las fuer­zas que se agru­pan en KAS, don­de de las tres fami­lias del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio aber­tza­le (autó­no­mos, poli­mi­lis y milis) la pri­me­ra se des­ga­ja y pos­te­rior­men­te la segun­da tam­bién.

Los milis duran­te lar­go tiem­po fue­ron mino­ría. El comu­nis­ta aber­tza­le Arga­la a lo lar­go del 74, y tras la expul­sión del FO (fren­te obre­ro) de ETA en agos­to en el ter­cer BT (Bil­tzar Tti­pia), en cuan­to que tal fren­te recla­ma­ba una sepa­ra­ción orgá­ni­ca. Racio­na­li­za­rá esa tesis pre­ci­sa­men­te en el FM (fren­te mili­tar); es decir, que si la lucha arma­da atraía la repre­sión sobre todos los fren­tes de ETA, inva­li­dan­do su labor que era pacien­te y len­ta; tie­ne la osa­día de tras­la­dar­la a la mis­ma fuen­te per­tur­ba­do­ra que era el FM. No eran los otros fren­tes quie­nes se tenían que supe­di­tar, sino el FM el que tenia que auto­no­mi­zar­se de esos otros. Para el cuar­to BT, noviem­bre de 1974, se pro­du­ce la sepa­ra­ción, y que­da expli­ca­do en lo que se deno­mi­nó el Agi­ri (de 1974), de puño y letra del Moro. Todo esto era una here­jía, sen­ci­lla­men­te la con­cep­ción fren­tis­ta pre­do­mi­nan­te había sido fini­qui­ta­da, y se pro­du­cía una per­cep­ción orgá­ni­ca pero tam­bién polí­ti­ca dis­tin­ta; no solo en cuan­to que lo mili­tar que­da­ba orga­ni­za­ti­va­men­te auto­no­mi­za­do, sino que al mis­mo tiem­po se alen­ta­ba a la orga­ni­za­ción polí­ti­ca, sin­di­cal y cul­tu­ral auto­no­mi­za­das a desa­rro­llar­se. A par­tir de enton­ces las tesis de un «fren­te nacio­nal» o en su ver­sión «fren­te anti-oli­gar­qui­co» inter­cla­sis­ta etc., que­da­rán en el pasa­do y en el olvi­do, sal­vo para la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le.

A Arga­la lo mata­ron no por casua­li­dad ni por ven­gan­za por lo de Carre­ro. Des­pués llo­vió mucho. Y tan­to olvi­dos como mise­rias y vir­tu­des se fue­ron acu­mu­lan­do.

Todo este pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te de la lucha de cla­ses nacio­nal vas­ca no fue sin pro­ble­mas como se ha vis­to. Mucho de lo que había veni­do del entorno del PNV pese a tener nota­bles dife­ren­cias con el par­ti­do jel­tza­le haría jun­to a otros fac­to­res que con el naci­mien­to de la izquier­da aber­tza­le socia­lis­ta y revo­lu­cio­na­ria, tam­bién ven­dría el naci­mien­to de la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta. Y estas dos con­cep­cio­nes dife­ren­tes y sus varian­tes lle­ga­rían a acuer­dos de míni­mos de uni­dad popu­lar entorno a la alter­na­ti­va KAS. De ahí la «plu­ra­li­dad» his­tó­ri­ca de la izquier­da aber­tza­le.

El pre­sen­te no sur­ge nun­ca espon­tá­nea­men­te sino que en gran par­te es fru­to de la acu­mu­la­ción del pasa­do que da for­ma al aho­ra. E indu­da­ble­men­te den­tro de lo que ha sido la izquier­da aber­tza­le y con­cre­ta­men­te el hoy difun­to MLNV, la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta no está, ni pue­de estar en con­di­cio­nes de repre­sen­tar a lo que fue todo un movi­mien­to des­de el mis­mo ins­tan­te que ha tra­ta­do y tra­ta de equi­pa­rar­se con un todo que nun­ca fue. De ahí que no exis­te nin­gún tipo de legi­ti­mi­dad para que la tra­di­ción comu­nis­ta, mar­xis­ta y en su gene­ra­li­dad socia­lis­ta revo­lu­cio­na­ria aber­tza­le, en la actua­li­dad y en su evo­lu­ción futu­ra, y menos des­de los res­col­dos aún no supe­ra­dos de la heren­cia anti-comu­nis­ta cons­cien­te o incons­cien­te, pue­da ser con­si­de­ra­da algo ajeno a la izquier­da aber­tza­le o sus pos­tu­la­dos, por mucha inten­ción de ello que exis­ta en la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le en un inten­to hege­mo­ni­za­dor que ya hoy es un fra­ca­so, sien­do solo una par­te de algo ya pasa­do, y que es here­de­ra ideo­ló­gi­ca de los que se opu­sie­ron ideo­ló­gi­ca­men­te a la V asam­blea, a ETAm, a KAS, a orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les y lue­go a Ekin, has­ta la liqui­da­ción de ETA, y acep­tan hoy el pro­gra­ma polí­ti­co y estra­te­gia que ade­lan­ta­ra ofi­cial­men­te otra fac­ción de la izquier­da aber­tza­le social­de­mo­cra­ta cono­ci­da en su día como Ara­lar.

Lo más inte­li­gen­te hubie­ra sido un nue­vo acuer­do refor­mu­la­do pero la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le de hoy ha pre­fe­ri­do la liqui­da­ción gre­ga­ria de orga­ni­za­cio­nes y una hege­mo­nía que solo ha lle­va­do a la des­com­po­si­ción y divi­sión de un movi­mien­to y que para man­te­ner­la nece­si­ta de ope­ra­cio­nes de mar­gi­na­ción social o de men­ti­ras que nun­ca aca­ban dan­do resul­ta­do con el tiem­po sino que son dis­pa­ros por la cula­ta, algu­nas dise­ña­das en wha­sap por ocu­rren­cias de los que ten­drían que estar hacien­do todo lo con­tra­rio y no mime­ti­zan­do la peor cara de lo que haya podi­do ser la izquier­da aber­tza­le con sus mise­rias y sus vir­tu­des. Eso es lo real­men­te tris­te.

Borro­ka garaia da!

10 de noviem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *