El anti-comunismo en la izquierda abertzale

El anti-comu­nis­mo del PNV no nació espon­tá­nea­men­te sino que fue fru­to de un pro­ce­so con­cre­to. El inte­gris­mo reli­gio­so y la xeno­fo­bia ori­gi­nal del par­ti­do jel­tza­le, jun­to a una visión idí­li­ca y fal­sa de la socie­dad vas­ca de antes de 1839, todo ello heren­cia deci­mo­nó­ni­ca del car­lis­mo, posi­bi­li­tó que ele­men­tos de la cla­se bur­gue­sa se hicie­ran con el con­trol del par­ti­do, cuan­do en 1898 entra­ron por la puer­ta de atrás los pode­ro­sos y sigi­lo­sos miem­bros de la frac­ción fue­ris­ta, (los eus­ka­le­rria­cos) agru­pa­dos alre­de­dor del mul­ti­mi­llo­na­rio Sota. Una vez con el con­trol de las finan­zas y con las apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas del oli­gar­ca, en un par­ti­do que has­ta el momen­to se había finan­cia­do exclu­si­va­men­te con humil­des cuo­tas de afi­lia­dos, el terreno esta­ba ya dis­pues­to para el desa­rro­llo del anti-comu­nis­mo jel­tza­le. Lo cual fue pro­vo­can­do al mis­mo tiem­po que el ámbi­to polí­ti­co del PNV se con­vir­tie­ra en una cal­de­ra inter­cla­sis­ta que cada cier­to tiem­po explo­ta­ba en ten­sio­nes, esci­si­so­nes, giros, rup­tu­ras y nue­vas fun­da­cio­nes.

Esta linea bur­gue­sa anti-comu­nis­ta del PNV tenía entre otros obje­ti­vos que no se pudie­ra agru­par y uni­fi­car a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca para que de esta mane­ra los intere­ses de cla­se de la cúpu­la jel­tza­le no se vie­ran afec­ta­dos y poder vehi­cu­li­zar a un movi­mien­to inter­cla­sis­ta coman­da­do por la bur­gue­sía en pos de un fue­ris­mo-auto­no­mis­ta. De esta mane­ra, la idea fuer­za era asi­mi­lar todo con­cep­to comu­nis­ta o socia­lis­ta con lo extran­je­ro y anti-vas­co. Esto a su mis­ma vez se retro-ali­men­ta­ba con el espa­ño­lis­mo tan­to monár­qui­co como «de izquier­da», al coin­ci­dir en la nece­si­dad de sepa­rar y divi­dir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra vas­ca en fun­ción de pro­pios intere­ses.

No fue has­ta 1923, que por pri­me­ra vez en la his­to­ria, rom­pien­do toda una tra­di­ción reac­cio­na­ria, un aber­tza­le mos­tra­ba públi­ca­men­te soli­da­ri­dad con los y las comu­nis­tas. Y ocu­rrió en un artícu­lo fir­ma­do en «Abe­rri» por Eli Gallas­te­gi. Reco­no­cien­do afi­ni­da­des entre gru­pos tan dis­pa­res en ese momen­to como los aber­tza­les y los comu­nis­tas vas­cos. Y de paso reco­no­cien­do la exis­ten­cia de una lucha de cla­ses en el seno de la fal­sa her­man­dad nacio­nal vas­ca que Comu­nión Nacio­na­lis­ta Vas­ca (anti­guo PNV) tra­ta­ba de ino­cu­lar a sus mili­tan­tes. El artícu­lo reco­gía la con­mo­ción y la soli­da­ri­dad sur­gi­da, entre los jóve­nes de Abe­rri, por el asal­to de la poli­cía a la sede del Par­ti­do Comu­nis­ta, en Bil­bo, y la muer­te de dos de sus mili­tan­tes. Era un momen­to en el que la nega­ción filo-fas­cis­ta, de la lucha de cla­ses don­de el ban­que­ro Sota domi­na­ba, entre bas­ti­do­res y talo­na­rios, el fluir del nacio­na­lis­mo, don­de a huel­guis­tas del entorno del PNV se les acu­sa­ba de ser segui­do­res de exó­ti­cas doc­tri­nas, ateos, anti­ca­tó­li­cos y anti-vas­cos a modo de pur­ga inter­na.

En 1930 la here­jía se com­ple­ta­ría con la fun­da­ción de ANV don­de se rom­pe total­men­te con el ara­nis­mo jel­tza­le para alcan­zar estra­te­gias de libe­ra­ción nacio­nal y social moder­nas. Lo bási­co no será ya la san­gre, el ape­lli­do y la fe; lo será el deseo pro­pio de eman­ci­pa­ción, el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos y la soli­da­ri­dad de cla­se.

Cuan­to sur­gió ETA, la orga­ni­za­ción cali­fi­ca­ba al mar­xis­mo de ser un peli­gro, lite­ral­men­te cali­fi­ca­do como «virus» y de pre­sen­tar «una visión de la vida fal­sa». De hecho, se dedi­có una exten­sa labor de for­ma­ción con diver­sos tra­ba­jos acu­mu­la­dos de la eta­pa de Ekin de cara a la pri­me­ra asam­blea para ana­li­zar el comu­nis­mo, en el cual se lle­ga­ba a la con­clu­sión de que era anti-aber­tza­le («anti-patrio­ta» y «apá­tri­da»). Este anti-comu­nis­mo pri­mi­ge­nio era una cla­ra heren­cia ideo­ló­gi­ca del PNV, esfe­ra polí­ti­ca de la cual varios años antes se había escin­di­do.

Tuvie­ron que pasar unos cuan­tos años para que una nue­va gene­ra­ción de jóve­nes, esta vez ya comu­nis­tas y aber­tza­les, mar­xis­tas, prác­ti­ca­men­te refun­da­rían ETA des­de su base dan­do ini­cio a la izquier­da aber­tza­le moder­na con el V bil­tzar.

Por una par­te, se cri­ti­ca­ba el carac­ter ideo­ló­gi­co-teó­ri­co de cier­tos auto­res aber­tza­les, en base a su dis­po­si­ción etni­cis­ta, cul­tu­ra­lis­ta o lin­guís­ti­ca, que podría­mos englo­bar con la deno­mi­na­ción gené­ri­ca de «iden­ti­ta­ris­mo». Si bien este con­jun­to de tesis son «domi­nan­tes» den­tro de ETA en su pri­me­ra fase a par­tir de la V Asam­blea pasan a un segun­do plano, per­dien­do su posi­ción cen­tral. La ETA de fina­les de los 60, ya no habla de «etni­cis­mos» o «cul­tu­ra­lis­mos», está inmer­sa en un pro­ce­so de refle­xión dis­tin­to, pelea con­tra el «espa­ño­lis­mo» interno en su ver­sión nega­do­ra y refor­mis­ta de la libe­ra­ción nacio­nal vas­ca en cuan­to que pro­ce­so autó­no­mo, e inten­tan­do res­ca­tar el mar­xis­mo de una uní­vo­ca y liqui­da­do­ra ver­sión uni­la­te­ral; pero tam­bién con­tra la ten­den­cia dere­chis­ta iden­ti­ta­ria, inca­paz de visua­li­zar a Eus­kal Herria como socie­dad de cla­ses, e inca­paz de com­pren­der al mis­mo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio como víncu­lo polí­ti­co fun­da­cio­nal de la inde­pen­den­cia nacio­nal.

Así que lle­ga­dos a la déca­da de los 70 se emplea una dis­tin­ción, entre IA e IAR, es decir, Izquier­da Aber­tza­le e Izquier­da Aber­tza­le Revo­lu­cio­na­ria.

Por un lado esta­ría la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le, recha­za­ba pos­tu­la­dos esco­ra­dos al comu­nis­mo y aban­do­nó ETA, dan­do úni­ca prio­ri­dad a la «lucha nacio­nal y cul­tu­ral» tachan­do a ETA V de «comu­nis­ta» como si fue­ra algo deni­gran­te para los Etxe­ba­rrie­tas y com­pa­ñía, nada más lejos de la reali­dad. Otra rama que tam­bién que­da­ría fue­ra tacha­ría de lo con­tra­rio a la V.

Por otro las fuer­zas que se agru­pan en KAS, don­de de las tres fami­lias del socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio aber­tza­le (autó­no­mos, poli­mi­lis y milis) la pri­me­ra se des­ga­ja y pos­te­rior­men­te la segun­da tam­bién.

Los milis duran­te lar­go tiem­po fue­ron mino­ría. El comu­nis­ta aber­tza­le Arga­la a lo lar­go del 74, y tras la expul­sión del FO (fren­te obre­ro) de ETA en agos­to en el ter­cer BT (Bil­tzar Tti­pia), en cuan­to que tal fren­te recla­ma­ba una sepa­ra­ción orgá­ni­ca. Racio­na­li­za­rá esa tesis pre­ci­sa­men­te en el FM (fren­te mili­tar); es decir, que si la lucha arma­da atraía la repre­sión sobre todos los fren­tes de ETA, inva­li­dan­do su labor que era pacien­te y len­ta; tie­ne la osa­día de tras­la­dar­la a la mis­ma fuen­te per­tur­ba­do­ra que era el FM. No eran los otros fren­tes quie­nes se tenían que supe­di­tar, sino el FM el que tenia que auto­no­mi­zar­se de esos otros. Para el cuar­to BT, noviem­bre de 1974, se pro­du­ce la sepa­ra­ción, y que­da expli­ca­do en lo que se deno­mi­nó el Agi­ri (de 1974), de puño y letra del Moro. Todo esto era una here­jía, sen­ci­lla­men­te la con­cep­ción fren­tis­ta pre­do­mi­nan­te había sido fini­qui­ta­da, y se pro­du­cía una per­cep­ción orgá­ni­ca pero tam­bién polí­ti­ca dis­tin­ta; no solo en cuan­to que lo mili­tar que­da­ba orga­ni­za­ti­va­men­te auto­no­mi­za­do, sino que al mis­mo tiem­po se alen­ta­ba a la orga­ni­za­ción polí­ti­ca, sin­di­cal y cul­tu­ral auto­no­mi­za­das a desa­rro­llar­se. A par­tir de enton­ces las tesis de un «fren­te nacio­nal» o en su ver­sión «fren­te anti-oli­gar­qui­co» inter­cla­sis­ta etc., que­da­rán en el pasa­do y en el olvi­do, sal­vo para la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le.

A Arga­la lo mata­ron no por casua­li­dad ni por ven­gan­za por lo de Carre­ro. Des­pués llo­vió mucho. Y tan­to olvi­dos como mise­rias y vir­tu­des se fue­ron acu­mu­lan­do.

Todo este pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te de la lucha de cla­ses nacio­nal vas­ca no fue sin pro­ble­mas como se ha vis­to. Mucho de lo que había veni­do del entorno del PNV pese a tener nota­bles dife­ren­cias con el par­ti­do jel­tza­le haría jun­to a otros fac­to­res que con el naci­mien­to de la izquier­da aber­tza­le socia­lis­ta y revo­lu­cio­na­ria, tam­bién ven­dría el naci­mien­to de la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta. Y estas dos con­cep­cio­nes dife­ren­tes y sus varian­tes lle­ga­rían a acuer­dos de míni­mos de uni­dad popu­lar entorno a la alter­na­ti­va KAS. De ahí la «plu­ra­li­dad» his­tó­ri­ca de la izquier­da aber­tza­le.

El pre­sen­te no sur­ge nun­ca espon­tá­nea­men­te sino que en gran par­te es fru­to de la acu­mu­la­ción del pasa­do que da for­ma al aho­ra. E indu­da­ble­men­te den­tro de lo que ha sido la izquier­da aber­tza­le y con­cre­ta­men­te el hoy difun­to MLNV, la izquier­da aber­tza­le social­de­mó­cra­ta no está, ni pue­de estar en con­di­cio­nes de repre­sen­tar a lo que fue todo un movi­mien­to des­de el mis­mo ins­tan­te que ha tra­ta­do y tra­ta de equi­pa­rar­se con un todo que nun­ca fue. De ahí que no exis­te nin­gún tipo de legi­ti­mi­dad para que la tra­di­ción comu­nis­ta, mar­xis­ta y en su gene­ra­li­dad socia­lis­ta revo­lu­cio­na­ria aber­tza­le, en la actua­li­dad y en su evo­lu­ción futu­ra, y menos des­de los res­col­dos aún no supe­ra­dos de la heren­cia anti-comu­nis­ta cons­cien­te o incons­cien­te, pue­da ser con­si­de­ra­da algo ajeno a la izquier­da aber­tza­le o sus pos­tu­la­dos, por mucha inten­ción de ello que exis­ta en la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le en un inten­to hege­mo­ni­za­dor que ya hoy es un fra­ca­so, sien­do solo una par­te de algo ya pasa­do, y que es here­de­ra ideo­ló­gi­ca de los que se opu­sie­ron ideo­ló­gi­ca­men­te a la V asam­blea, a ETAm, a KAS, a orga­ni­za­cio­nes juve­ni­les y lue­go a Ekin, has­ta la liqui­da­ción de ETA, y acep­tan hoy el pro­gra­ma polí­ti­co y estra­te­gia que ade­lan­ta­ra ofi­cial­men­te otra fac­ción de la izquier­da aber­tza­le social­de­mo­cra­ta cono­ci­da en su día como Ara­lar.

Lo más inte­li­gen­te hubie­ra sido un nue­vo acuer­do refor­mu­la­do pero la social­de­mo­cra­cia aber­tza­le de hoy ha pre­fe­ri­do la liqui­da­ción gre­ga­ria de orga­ni­za­cio­nes y una hege­mo­nía que solo ha lle­va­do a la des­com­po­si­ción y divi­sión de un movi­mien­to y que para man­te­ner­la nece­si­ta de ope­ra­cio­nes de mar­gi­na­ción social o de men­ti­ras que nun­ca aca­ban dan­do resul­ta­do con el tiem­po sino que son dis­pa­ros por la cula­ta, algu­nas dise­ña­das en wha­sap por ocu­rren­cias de los que ten­drían que estar hacien­do todo lo con­tra­rio y no mime­ti­zan­do la peor cara de lo que haya podi­do ser la izquier­da aber­tza­le con sus mise­rias y sus vir­tu­des. Eso es lo real­men­te tris­te.

Borro­ka garaia da!

10 de noviem­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: