Deba­te sobre la sub­je­ti­vi­dad de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra

Me habéis plan­tea­do que: «El deba­te gene­ral que que­re­mos acla­rar es el siguien­te: ¿Si el suje­to es la cla­se tra­ba­ja­do­ra, qué sub­je­ti­vi­da­des tene­mos los jóve­nes que tam­bién lo inte­gra­mos?». Me expli­cáis en vues­tra nota que tam­bién deba­ti­réis en otra char­la sobre qué es la cla­se obre­ra en la actua­li­dad, y que estas y otras dis­cu­sio­nes son par­te de un plan de for­ma­ción de la juven­tud mili­tan­te.

Damos por supues­to que por «cla­se tra­ba­ja­do­ra» enten­de­mos esen­cial­men­te lo mis­mo y que voso­tros y voso­tras asu­mís que for­máis par­te ella. Tam­bién damos por supues­to que esta­mos de acuer­do en lo que enten­de­mos por «sub­je­ti­vi­dad» en su sen­ti­do bási­co. Expli­co lo de «sen­ti­do bási­co» por­que el tér­mino de «sub­je­ti­vi­dad» es bas­tan­te vago, muy mani­pu­la­ble por­que arras­tra des­de el ori­gen de la filo­so­fía una difi­cul­tad que reapa­re­ce en momen­tos de cri­sis en las prác­ti­cas colec­ti­vas y/​o per­so­na­les. Hay que decir que lo que ofi­cial­men­te se entien­de por «filo­so­fía» sur­gió como pen­sa­mien­to de las cla­ses domi­nan­tes para jus­ti­fi­car la opre­sión sobre la que se asen­ta­ban sus pri­vi­le­gios. Tam­bién fue este el ori­gen de la éti­ca, pero no pode­mos desa­rro­llar este pun­to aho­ra.

Ambos, filo­so­fía y éti­ca, o si se quie­re, las pri­me­ras inter­pre­ta­cio­nes de lo que es la socie­dad y el pen­sa­mien­to rea­li­za­das des­de las nece­si­da­des de la mino­ría domi­nan­te, topa­ron de inme­dia­to, al ins­tan­te, con el pro­ble­ma del suje­to y del obje­to y de las rela­cio­nes entre ellos. El suje­to era y sigue sien­do el hom­bre domi­nan­te, el obje­to era la mujer y el hom­bre escla­vi­za­dos, los pue­blos bár­ba­ros que había que domi­nar y explo­tar, o exter­mi­nar. El desa­rro­llo del dine­ro como equi­va­len­te uni­ver­sal, y de la mer­can­cía, agra­va­ron la inca­pa­ci­dad para resol­ver la dia­léc­ti­ca entre el suje­to y su sub­je­ti­vi­dad, y el obje­to al que se le negó la sub­je­ti­vi­dad por­que era eso: un obje­to, una cosa sin ideas pro­pias o en todo caso con ideas des­pre­cia­bles, sin civi­li­zar. La bur­gue­sía, la patro­nal sien­te un pro­fun­do des­pre­cio por la cla­se tra­ba­ja­do­ra, sobre todo cuan­do es mujer y más aún cuan­do es migran­te.

Des­de enton­ces, y has­ta la apa­ri­ción de la lucha de cla­ses socia­lis­ta y su sín­te­sis teó­ri­ca en el mar­xis­mo, todo lo rela­cio­na­do con la sub­je­ti­vi­dad ha sido domi­nio exclu­si­vo de las cla­ses domi­nan­tes euro­cén­tri­cas y mas­cu­li­nas, sobre todo cuan­do la bur­gue­sía en ascen­so tenía que expli­car la exclu­sión del pro­le­ta­ria­do, de la mujer tra­ba­ja­do­ra y de los pue­blos colo­ni­za­dos de los dere­chos de ciu­da­da­nía que ella había crea­do para sí mis­ma en su lucha con­tra el feu­da­lis­mo.

La solu­ción del pro­ble­ma de la sub­je­ti­vi­dad apa­re­ce por pri­me­ra vez en la Tesis sobre Feuer­bach de Marx, aun­que ya venía anun­cia­da por otros auto­res como Goethe cuan­do dijo que en el prin­ci­pio era la acción y no el ver­bo. La solu­ción es la pra­xis, la dia­léc­ti­ca entre la mano y la men­te: una vez que las luchas cons­cien­tes y orga­ni­za­das de las cla­ses y de los pue­blos habían demos­tra­do que la acción pen­sa­da y el pen­sa­mien­to prac­ti­ca­do se impo­nen sobre la sub­je­ti­vi­dad total­men­te sepa­ra de la obje­ti­vi­dad de las opre­sio­nes, negán­do­la inclu­so: todo depen­de del color del cris­tal con que se mire, ase­gu­ra la sub­je­ti­vi­dad solip­sis­ta. Fren­te a este can­to extre­mo a lo sub­je­ti­vo más reac­cio­na­rio, debe­mos decir que lo obje­ti­vo es aque­llo de lo que no pode­mos esca­par entre otras razo­nes por­que tam­bién es nues­tra sub­je­ti­vi­dad.

Habla­mos de pra­xis social pro­lon­ga­da en el tiem­po que aúna lo obje­ti­vo con lo sub­je­ti­vo, no de situa­cio­nes indi­vi­dua­les y ais­la­das, o mino­ri­ta­rias, en las que la sub­je­ti­vi­dad está divor­cia­da y has­ta enfren­ta­da a la reali­dad de los hechos, o sea en las filo­so­fías idea­lis­tas, en lo que lla­man «enfer­me­da­des men­ta­les», etc. Sin entrar por aho­ra a una crí­ti­ca del «orden psi­quiá­tri­co» y sin expli­car por qué fre­cuen­te­men­te es más sano inte­grar­se en una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria y/​o sin­di­ca­to socio­po­lí­ti­co que ir a un psi­có­lo­go o a un con­fe­sor, exis­ten sub­je­ti­vi­da­des reac­cio­na­rias, per­so­na­li­da­des psi­có­pa­tas, soció­pa­tas, etc., y tam­bién «nor­ma­les» en el sen­ti­do que vere­mos den­tro de poco, que tie­nen mucha influen­cia en la polí­ti­ca bur­gue­sa para impo­ner a la juven­tud sub­je­ti­vi­da­des reac­cio­na­rias aun­que esté camu­fla­das deba­jo de celo­fa­nes de tole­ran­cia y pro­gre­sía.

Como hemos dicho, el pro­ble­ma de la dia­léc­ti­ca entre la sub­je­ti­vi­dad y la obje­ti­vi­dad empe­zó a resol­ver­se cuan­do la cla­se pro­le­ta­ria entró en esce­na con un obje­ti­vo cada vez más con­cre­to: la des­truc­ción del Esta­do del capi­tal, la crea­ción de un Esta­do o Comu­na –para asu­mir la auto­crí­ti­ca de Engels en 1875 en el sen­ti­do de que para él y para Marx era mejor hablar de Comu­na que de Esta­do – , el avan­ce cons­cien­te hacia la supera­ción de la ley del valor y de la mer­can­cía y, simul­tá­nea­men­te, la crea­ción de una per­so­na­li­dad mul­ti­di­men­sio­nal, poli­fa­cé­ti­ca y omni­la­te­ral, polí­cro­ma.

En 1845 con las Tesis sobre Feuer­bach tomó for­ma bási­ca la solu­ción del pro­ble­ma de las sub­je­ti­vi­da­des. Pero en la medi­da en que el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio no había gene­ra­do aún la sufi­cien­te expe­rien­cia de pra­xis, exis­tían aún vacíos. Fue muy impor­tan­te la olea­da de luchas de 1830 y la resis­ten­cia popu­lar de 1842 – 1843, con la par­ti­ci­pa­ción de mucha juven­tud ale­ma­na, para recu­pe­rar leña y otras mate­rias en los bos­ques comu­nes que habían sido pri­va­ti­za­dos. El Mani­fies­to comu­nis­ta y la revo­lu­ción de 1848, El Capi­tal de 1867, la Comu­na de París de 1871, la revo­lu­ción de 1905, la gue­rra de 1914, fue­ron hitos de pra­xis que demos­tra­ron la vera­ci­dad de la solu­ción mar­xis­ta.

Ya para enton­ces era incues­tio­na­ble que la juven­tud tra­ba­ja­do­ra for­ma­ba un pilar deci­si­vo en esa solu­ción. La matan­za de millo­nes de jóve­nes en la gue­rra indus­tria­li­za­da de 1914 azu­zó el pro­ble­ma al máxi­mo. En diciem­bre de 1916, Lenin escri­bió en el exi­lio lo que sigue:

Se sobre­en­tien­de que aún no hay cla­ri­dad teó­ri­ca ni fir­me­za en el órgano juve­nil y qui­zá nun­ca la haya, pre­ci­sa­men­te por­que es un órgano de la juven­tud impe­tuo­sa, bur­bu­jean­te, inda­ga­dor […] Una cosa son los adul­tos que con­fun­den al pro­le­ta­ria­do, que pre­ten­den guiar y ense­ñar a los demás; con­tra ellos hay que luchar des­pia­da­da­men­te. Otra cosa son las orga­ni­za­cio­nes de la juven­tud, que decla­ran de for­ma abier­ta que aún están apren­dien­do, que su tarea fun­da­men­tal es pre­pa­rar cua­dros de los par­ti­dos socia­lis­tas. A esta gen­te hay que ayu­dar­le por todos los medios, enca­ran­do con la mayor pacien­cia sus erro­res, tra­tan­do de corre­gir­los poco a poco, sobre todo con la per­sua­sión y no con la lucha. No pocas veces suce­de que los repre­sen­tan­tes de las gene­ra­cio­nes madu­ras y vie­jas no saben acer­car­se como corres­pon­de a la juven­tud que, nece­sa­ria­men­te, está obli­ga­da a apro­xi­mar­se al socia­lis­mo de una mane­ra dis­tin­ta, no por el mis­mo camino, ni en la mis­ma for­ma, ni en las mis­mas cir­cuns­tan­cias en que lo han hecho sus padres. Por lo tan­to, entre otras cosas, debe­mos estar incon­di­cio­nal­men­te a favor de la inde­pen­den­cia orgá­ni­ca de la unión juve­nil, y no solo por­que esta inde­pen­den­cia sea temi­da por los opor­tu­nis­tas, sino por la esen­cia mis­ma del asun­to. Por­que sin una total inde­pen­den­cia, la juven­tud no podrá for­mar de sí mis­ma bue­nos socia­lis­tas ni pre­pa­rar­se para lle­var el socia­lis­mo hacia delan­te. (La Inter­na­cio­nal de la juven­tud, Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 30, p. 233.)

Lenin pen­sa­ba enton­ces que no vería la revo­lu­ción ya que tar­da­ría mucho tiem­po en esta­llar. Se equi­vo­ca­ba por­que irrum­pió en esce­na tres meses des­pués. Pero ese error en el cálcu­lo de los tiem­pos demues­tra la impor­tan­cia de sus pala­bras por­que no res­pon­dían a una urgen­cia tác­ti­ca ante la inmi­nen­cia de las suble­va­cio­nes, sino que expo­nían una teo­ría estra­té­gi­ca de muy lar­go alcan­ce en un mun­do capi­ta­lis­ta en la cri­sis sufri­da en su his­to­ria. Son tan aplas­tan­tes los argu­men­tos de Lenin que no pode­mos aña­dir nada que los mejo­re, sino solo con­fir­mar que la his­to­ria los ha reva­li­da­do siem­pre y, tan­to aho­ra, cien­to dos años más tar­de en una socie­dad bur­gue­sa obse­sio­na­da por enve­je­cer men­tal­men­te y alie­nar a la juven­tud tra­ba­ja­do­ra, repri­mien­do sin pie­dad a la que adquie­re con­cien­cia revo­lu­cio­na­ria.

La juven­tud obre­ra fue cla­ve en la vic­to­ria de la revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917 y en la olea­da de luchas des­ata­da por ella. La juven­tud peque­ño bur­gue­sa, cam­pe­si­na media y alta, y alto bur­gue­sa, así como la gran mayo­ría de la cris­tia­na, tam­bién fue impor­tan­te en el ascen­so del nazi­fas­cis­mo des­de 1923 en ade­lan­te. Pero la dog­ma­ti­za­ción del mar­xis­mo ofi­cial pre­ci­sa­men­te des­de esos años anu­ló el poten­cial teó­ri­co laten­te en las pala­bras de Lenin, en las con­quis­tas de 1919 – 1923 del bol­che­vis­mo en lo con­cer­nien­te a la liber­tad juve­nil, dete­rio­ro que sería retro­ce­so des­de 1933.

En este con­tex­to, W. Reich escri­bió en 1933 y 1934 las dos citas que tras­cri­bi­mos por su impor­tan­cia. En noviem­bre de 1932 el nazis­mo subió al poder al ganar las elec­cio­nes gene­ra­les y para febre­ro de 1933 des­ató la caza, cap­tu­ra y ase­si­na­to de la izquier­da. La juven­tud pro­le­ta­ria se había enfren­ta­do al nazis­mo pero el mar­xis­mo ofi­cia­li­za­do y dog­ma­ti­za­do ya para enton­ces no podía enten­der la natu­ra­le­za com­ple­ja del nazi­fas­cis­mo y menos sus raí­ces incons­cien­tes, lo que redu­cía a nada su lucha con­tra tan­ta irra­cio­na­li­dad. El mis­mo W. Reich había sido expul­sa­do del Par­ti­do Comu­nis­ta Ale­mán en 1932 por plan­tear abier­ta­men­te tales limi­ta­cio­nes sui­ci­das.

Una de las solu­cio­nes que pro­pu­so para rom­per las cade­nas psi­co­po­lí­ti­cas que fre­na­ban la expan­sión del par­ti­do entre la juven­tud tra­ba­ja­do­ra fue la rea­li­za­ción de asam­bleas mili­tan­tes en las que padres y madres del par­ti­do deba­tie­ran con sus hijas e hijos tam­bién mili­tan­tes los pro­ble­mas a los que se enfren­ta­ban hacien­do espe­cial hin­ca­pié en los fami­lia­res, afec­ti­vos y sexua­les, dado que, para Reich y con razón, eran pesa­das anclas pro­fun­da­men­te incrus­ta­das en el fon­do de estruc­tu­ra psí­qui­ca. La buro­cra­cia adul­ta boi­co­teó estas y otra pro­pues­tas. Por tan­to, las dos citas han de leer­se e inter­pre­tar­se como una sola:

La psi­co­lo­gía bur­gue­sa tie­ne por cos­tum­bre en estos casos que­rer expli­car median­te la psi­co­lo­gía por qué moti­vos, lla­ma­dos irra­cio­na­les, se ha ido a la huel­ga o se ha roba­do, lo que con­du­ce siem­pre a expli­ca­cio­nes reac­cio­na­rias. Para la psi­co­lo­gía mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca la cues­tión es exac­ta­men­te lo con­tra­rio: lo que es nece­sa­rio expli­car no es que el ham­brien­to robe o el que el explo­ta­do se decla­re en huel­ga, sino por qué la mayo­ría de los ham­brien­tos no roban y por qué la mayo­ría de los explo­ta­dos no van a la huel­ga […] La eco­no­mía ha igno­ra­do has­ta el momen­to que la cues­tión esen­cial no resi­de en saber que la con­cien­cia de cla­se exis­te, y de qué modo, entre los tra­ba­ja­do­res (esto es una cues­tión evi­den­te) sino en ave­ri­guar qué es lo que impi­de el desa­rro­llo de la con­cien­cia de cla­se. (Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo, Ayu­so, Madrid 1972, pp. 32 – 33.)

En todo joven actúa una ten­den­cia hacia la rebe­lión con­tra la repre­sión auto­ri­ta­ria, espe­cial­men­te con­tra los padres, que son los órga­nos eje­cu­ti­vos corrien­tes de la auto­ri­dad esta­tal. Es esta rebe­lión, en pri­mer lugar, la que sue­le atraer a los jóve­nes hacia las corrien­tes izquier­dis­tas. Va siem­pre liga­da, con una nece­si­dad más o menos cons­cien­te y urgen­te, a la rea­li­za­ción de la vida sexual […] Ha de poner­se así mis­mo cla­ra­men­te de mani­fies­to que la juven­tud, que aspi­ra a pasar de las tra­bas del hogar paterno a la liber­tad y la auto­de­ter­mi­na­ción, con lo que esta­mos de acuer­do y nos pro­po­ne­mos rea­li­zar­lo, cae, en reali­dad, en otra rela­ción de auto­ri­dad, esto es, en la del cam­pa­men­to del ser­vi­cio social o de la unión fas­cis­ta, don­de hay que callar­se nue­va­men­te […] No se tra­ta­ba sola­men­te de las tra­ba­ja­do­ras a las que la labor en la fábri­ca había madu­ra­do, orien­ta­das más ine­quí­vo­ca­men­te hacia la izquier­da, sino de la enor­me mayo­ría de las amas de casa, tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas, ten­de­ras, emplea­das de gran­des alma­ce­nes, etc. Según nues­tra expe­rien­cia, la rela­ción sexual extra­ma­tri­mo­nial, o la ten­den­cia hacia la mis­ma, cons­ti­tu­ye un ele­men­to sus­cep­ti­ble de des­ple­gar una gran efi­ca­cia con­tra influen­cias reac­cio­na­rias […] Revo­lu­cio­na­ria en la fábri­ca, más de una mujer es reac­cio­na­ria en la casa. (Mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co y psi­co­aná­li­sis, Siglo XXI, Madrid 1974, pp. 100 – 107.)

La crí­ti­ca de W. Reich apor­ta aspec­tos cen­tra­les al deba­te sobre la sub­je­ti­vi­dad de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra; el papel auto­ri­ta­rio del poder adul­to, de la fami­lia patriar­cal que es muy correc­ta­men­te defi­ni­da como órgano eje­cu­ti­vo del Esta­do y, por tan­to, la urgen­cia de que la juven­tud se auto­or­ga­ni­ce para con­quis­tar la inde­pen­den­cia viven­cial; la nece­si­dad de unir la revo­lu­ción sexual con la revo­lu­ción social en la pra­xis inde­pen­dien­te del poder adul­to y del Esta­do, y sobre todo en la libe­ra­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra en la que el matri­mo­nio es una cár­cel que des­tru­ye la con­cien­cia libre; el papel reac­cio­na­rio de la psi­co­lo­gía ofi­cial y la crí­ti­ca del dog­ma­tis­mo eco­no­mi­cis­ta que redu­ce la con­cien­cia de cla­se a un mero pro­ble­ma de pací­fi­ca nego­cia­ción sala­rial; el poder de alie­na­ción de la juven­tud obre­ra de los apa­ra­tos asis­ten­cia­les del Esta­do y del fas­cis­mo, la nece­si­dad de com­ba­tir toda rela­ción de auto­ri­dad

Siem­pre den­tro del capi­ta­lis­mo occi­den­tal, impe­ria­lis­ta, la expan­sión pos­te­rior a 1945 bus­có tam­bién inte­grar –mejor decir, desin­te­grar– a la juven­tud tra­ba­ja­do­ra no median­te el fas­cis­mo des­de lue­go, sino median­te el lla­ma­do Esta­do del bien­es­tar (¿?) y su asis­ten­cia inte­gra­do­ra, median­te la muy correc­ta­men­te deno­mi­na­da «desubli­ma­ción repre­si­va», denun­cia­da por Mar­cu­se y sec­to­res de izquier­da de la Escue­la de Frank­furt, en la que el con­su­mis­mo era ya un medio de alie­na­ción. Mar­cu­se se ade­lan­tó a su tiem­po y acer­tó de pleno por­que medio siglo más tar­de el capi­ta­lis­mo ofre­ce en espe­cial a la juven­tud una fic­ción de liber­tad ple­na por­que, según D. Rush­koff; «Se tra­ta de uti­li­zar la tec­no­lo­gía para esti­mu­lar con­duc­tas obse­si­vas y com­pul­si­vas en la medi­da en que nues­tros deseos son repe­ti­da­men­te ampli­fi­ca­dos para lue­go dar­nos la opor­tu­ni­dad de satis­fa­cer­los. La velo­ci­dad y la espe­ci­fi­ci­dad son las carac­te­rís­ti­cas que dife­ren­cian al futu­ro indi­vi­dua­li­za­do del mar­ke­ting tra­di­cio­nal al que esta­mos acos­tum­bra­dos» (Coer­ción. Por qué hace­mos caso a lo que nos dicen, La Lie­bre de Mar­zo, Bar­ce­lo­na 2001, p. 293.)

Este logro es cier­to, pero las difi­cul­ta­des que ha de ven­cer el poder adul­to son más gra­ves y estruc­tu­ra­les ya que el con­su­mis­mo depen­de en últi­ma ins­tan­cia de las fases de cri­sis capi­ta­lis­ta. Es por esto que, por deba­jo de la mani­pu­la­ción del con­su­mis­mo, el poder toma­ra medi­das más pro­fun­das de mani­pu­la­ción des­de la infan­cia. G. Jer­vis fue un mili­tan­te comu­nis­ta que jun­to con otras per­so­nas estu­dió el lla­ma­do «orden psi­quiá­tri­co» que inte­gra­do en la tota­li­dad del sis­te­ma de con­trol social refor­za­ba la alie­na­ción de masas jus­to en los momen­tos más álgi­dos de la lucha de cla­ses en la Euro­pa capi­ta­lis­ta de comien­zos de la déca­da de 1970:

Somos exhor­ta­dos a ser nor­ma­les obe­de­cien­do a las leyes, hon­ran­do al padre y a la madre, vis­tién­do­nos como requie­re nues­tra con­di­ción social, tenien­do las dis­trac­cio­nes y las cos­tum­bres de nues­tro pro­pio ambien­te, com­por­tán­do­nos de modo tran­qui­lo y sen­sa­to, así suce­si­va­men­te. La nor­ma­li­dad vie­ne pres­cri­ta como una serie varia­ble (según las cla­ses) de códi­gos de com­por­ta­mien­to; si ésta es vio­la­da inter­vie­nen la repre­sión judi­cial y la psi­quiá­tri­ca, en par­ti­cu­lar si el suje­to per­te­ne­ce a cla­ses socia­les subor­di­na­das». (Manual crí­ti­co de psi­quia­tría, Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na 1977, p. 207.)

G. Jer­vis cri­ti­có tam­bién cómo la intro­duc­ción de la dro­ga des­tro­za­ba la juven­tud obre­ra y revo­lu­cio­na­ria, cómo la fla­man­te demo­cra­cia bur­gue­sa del momen­to recu­rría a la tor­tu­ra para ampliar esa des­truc­ción; cómo el Par­ti­do Comu­nis­ta Ita­liano (PCI) come­tía un error irre­pa­ra­ble en 1977 al ayu­dar a repri­mir a la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, por­que des­co­no­cía la com­ple­ja dia­léc­ti­ca entre lo racio­nal y lo irra­cio­nal (G. Jer­vis: Psi­quia­tría y socie­dad, Fun­da­men­tos, Madrid 1981, pp. 147 – 156.) Jun­to con otros colec­ti­vos que ana­li­za­ban los medios de mani­pu­la­ción incons­cien­te y sub­cons­cien­te de masas, lle­ga­ron a escri­bir por esos años obras pre­mo­ni­to­rias, que inclu­so aho­ra son más váli­das que enton­ces.

Por ejem­plo, D. Sibony demos­tró cómo, en la Ita­lia y en la Euro­pa capi­ta­lis­ta ten­sa al extre­mo por la lucha de cla­ses, la bur­gue­sía sin embar­go esta­ba logran­do intro­du­cir en la socie­dad la cre­cien­te indi­fe­ren­cia por la polí­ti­ca median­te, entre otros méto­dos, refor­zar la «figu­ra del Amo» en la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas («De la indi­fe­ren­cia en mate­ria de polí­ti­ca», Locu­ra y socie­dad segre­ga­ti­va, Ana­gra­ma, Bar­ce­lo­na 1976, p. 108.) Debe­mos recor­dar que al cabo de pocos años el PCI se había auto­di­suel­to, des­apa­re­cien­do de la lucha socio­po­lí­ti­ca tras haber ayu­da­do a encar­ce­lar a la izquier­da; recor­de­mos que sobre ese desier­to social la «figu­ra del Amo» se encar­nó en el neo­fas­cis­ta Ber­lus­co­ni, dan­do fuer­za a la fas­cis­ti­za­ción en cur­so.

El PCI y el euro­co­mu­nis­mo en cuan­to tal fue­ron un efec­ti­vo ins­tru­men­to para impo­ner la «nor­ma­li­za­ción social» a la juven­tud tra­ba­ja­do­ra. En Eus­kal Herria esa tarea fue desa­rro­lla­da en un pri­mer momen­to por el Par­ti­do Comu­nis­ta de Eus­ka­di y por Eus­ka­di­ko Eske­rra y lue­go por el refor­mis­mo aber­tza­le. Des­de lue­go que la ofen­si­va con­tra la juven­tud abar­ca a todas las áreas de su vida, en espe­cial cuan­do esta des­bor­da la lega­li­dad del Esta­do que opri­me nacio­nal­men­te a su pue­blo: tal fue y es la cons­tan­te que sufre, por ejem­plo, la juven­tud aber­tza­le vas­ca. Recor­de­mos el bodrio reac­cio­na­rio lla­ma­do Sub­cul­tu­ra de la vio­len­cia en la juven­tud vas­ca de 1995. For­ma­ba par­te de una lar­ga ofen­si­va que, en su fase actual, se ini­ció con el Plan Zen de 1982 – 1983, dio un paso en 1987 con el gobier­ni­llo vas­con­ga­do de PNV-PSOE y de ahí has­ta las encar­ce­la­cio­nes inaca­ba­bles de mili­tan­cia joven en un con­tex­to de recen­tra­li­za­ción polí­ti­co-cul­tu­ral y admi­nis­tra­ti­va espa­ño­la.

Ade­más de estos méto­dos polí­ti­co-poli­cia­les, y en lo que con­cier­ne a las estra­te­gias del poder para impe­dir que crez­ca la sub­je­ti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria en la juven­tud, debe­mos pres­tar tam­bién aten­ción, por un lado, al con­trol social que tie­ne el obje­ti­vo de, según O. Daza Díaz: «el estu­dio de los indi­vi­duos para la selec­ción y vigi­lan­cia; la efi­ca­cia y rapi­dez de la pro­duc­ción indus­trial; la refor­ma de los indi­vi­duos para adap­tar­los a esa tec­no­lo­gía y el pro­gre­so ili­mi­ta­do de nadie sabe quién» («El para­dig­ma del con­trol social en los orí­ge­nes de la psi­co­lo­gía», Antipsy-Cho­lo­gi­cum, Virus, Bar­ce­lo­na 2006, p. 42.)

Y por otro lado, tam­bién tene­mos que com­ba­tir lo que E. Acos­ta Matos defi­ne como «neo­len­gua­je» (Impe­ria­lis­mo del siglo XXI: Las Gue­rras Cul­tu­ra­les, Cien­cias Socia­les, La Haba­na 2009, pp. 323 – 335), una ter­mi­no­lo­gía borro­sa, gran­di­lo­cuen­te, apa­ren­te­men­te nue­va y ori­gi­nal que ha crea­do el neo­con­ser­va­du­ris­mo para erra­di­car con­cep­tos cien­tí­fi­co-crí­ti­cos que alu­dían a la obje­ti­vi­dad de la explo­ta­ción, de la injus­ti­ca, del saqueo, de los crí­me­nes impe­ria­lis­tas, de los terro­ris­mo patro­nal y patriar­cal, de los crí­me­nes racis­tas: si la juven­tud des­co­no­ce esos con­cep­tos des­co­no­ce­rá lo que expre­san y cómo inter­ac­túan las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas que ana­li­zan. Logra­do esto, la juven­tud ten­drá una sub­je­ti­vi­dad anal­fa­be­ta, igna­ra, pasi­va.

La leta­li­dad psi­co­po­lí­ti­ca y éti­ca del neo­len­gua­je es muy alta, por eso voy a vol­ver a citar aun a cos­ta de repe­ti­ti­vo y can­sino, unas pala­bras siem­pre nece­sa­rias de J. P. Gar­nier que nun­ca debe­mos olvi­dar:

«Capi­ta­lis­mo», «impe­ria­lis­mo», «explo­ta­ción», «domi­na­ción», «des­po­se­sión», «opre­sión», «alie­na­ción»… Estas pala­bras, anta­ño ele­va­das al ran­go de con­cep­tos y vin­cu­la­das a la exis­ten­cia de una «gue­rra civil lar­va­da», no tie­nen cabi­da en la «demo­cra­cia paci­fi­ca­da». Con­si­de­ra­das casi como pala­bro­tas, han sido supri­mi­das del voca­bu­la­rio que se emplea tan­to en los tri­bu­na­les como en las redac­cio­nes, en los anfi­tea­tros uni­ver­si­ta­rios o los pla­tós de tele­vi­sión. Y lo mis­mo les ha ocu­rri­do a otros con­cep­tos, cuyo ori­gen beli­ge­ran­te les ha vali­do el cali­fi­ca­ti­vo de «no ope­ra­ti­vos», como es el caso de «cla­se», «luchas», «anta­go­nis­mo», «con­tra­dic­cio­nes», «intere­ses», «bur­gue­sía», «pro­le­ta­ria­do», «tra­ba­ja­do­res»… ¡Y qué decir tie­ne de aque­llos voca­blos que nos remi­ten a uto­pías qui­mé­ri­cas, como «eman­ci­pa­ción», «socia­lis­mo», «comu­nis­mo» o «anar­quis­mo»! Todo el mun­do sabe, y los inves­ti­ga­do­res los pri­me­ros, que recu­rrir a ese anti­guo glo­sa­rio es sinó­ni­mo de expre­sar­se en una «len­gua muer­ta». (Con­tra los terri­to­rios del poder, Virus, Bar­ce­lo­na 2006, p. 22.)

Bien, para ir ter­mi­nan­do a modo de pro­pues­ta en diez tesis para el deba­te que nos reúne:

  1. Dado que la sub­je­ti­vi­dad domi­nan­te en la juven­tud tra­ba­ja­do­ra alie­na­da es la bur­gue­so-patriar­cal con mayo­res o meno­res dosis de opio reli­gio­so en sus tres for­mas –espa­ño­la, fran­ce­sa y vas­ca – , lo pri­me­ro que debe lograr­se es desa­rro­llar la sub­je­ti­vi­dad eus­kal­dun con con­cien­cia nacio­nal de cla­se en el con­tex­to pre­sen­te: pre­ca­ri­za­ción, empo­bre­ci­mien­to, repre­sio­nes múl­ti­ples, res­tric­cio­nes de dere­chos y liber­ta­des… La sub­je­ti­vi­dad crí­ti­ca en desa­rro­llo ha de asu­mir que su cam­po de bata­lla es toda la socie­dad por­que no exis­te nin­gu­na zona de ella libre de la lógi­ca capi­ta­lis­ta. Tan­to en su con­jun­to como en cada una de esas injus­ti­cias con­cre­tas ha de expli­car­se median­te la peda­go­gía del ejem­plo que exis­ten alter­na­ti­vas par­ti­cu­la­res y gene­ra­les inte­gra­das en una estra­te­gia en la que el joven pro­le­ta­ria­do tie­ne un papel pro­ta­gó­ni­co.
  2. Dado que la sub­je­ti­vi­dad domi­nan­te se sos­tie­ne en el mie­do a la liber­tad y en la depen­den­cia hacia el poder adul­to, lo pri­me­ro que ha de desa­rro­llar la sub­je­ti­vi­dad crí­ti­ca es la sufi­cien­te inde­pen­den­cia viven­cial en cada caso, pero ten­dien­do siem­pre a que sea por fin liber­tad real auto­or­ga­ni­za­da median­te la auto­ges­tión colec­ti­va, deci­di­da median­te la auto­de­ter­mi­na­ción asam­blea­ria, y que asu­ma la auto­de­fen­sa de lo con­quis­ta­do. Esta libe­ra­ción es tan­to más fácil cuan­to mayor sean las tareas con­jun­tas con los movi­mien­tos veci­na­les, popu­la­res, cul­tu­ra­les, sin­di­ca­les, polí­ti­cos, etc., de la zona de mili­tan­cia.
  3. Dado que la sub­je­ti­vi­dad de la juven­tud alie­na­da es refor­za­da por el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, por la indus­tria cul­tu­ral, etc., la sub­je­ti­vi­dad crí­ti­ca debe lle­var la opre­sión de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra al inte­rior de la edu­ca­ción y crear su pren­sa inde­pen­dien­te. La indus­tria uni­ver­si­ta­ria tam­bién es un batus­tán de paro juve­nil y un potro de resig­na­ción pasi­va: cri­ti­car­la des­de den­tro para hacer de ella un espa­cio más de lucha inte­gra­da en la libe­ra­ción nacio­nal de cla­se es una tarea bási­ca para refor­zar la sub­je­ti­vi­dad libre.
  4. Dado que la sub­je­ti­vi­dad alie­na­da acep­ta la obje­ti­vi­dad de la dic­ta­du­ra del sala­ria­do, dado que el sin­di­ca­lis­mo y el refor­mis­mo acep­tan el sala­ria­do, dado que la ideo­lo­gía refor­mis­ta recha­za la crí­ti­ca mar­xis­ta de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y la obje­ti­vi­dad de la ley del valor, dado que… enton­ces el desa­rro­llo de la sub­je­ti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria debe basar­se en la tarea doble de luchar por mejo­rar lo más posi­ble las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo pero, y den­tro de una lucha impla­ca­ble aun­que peda­gó­gi­ca­men­te expli­ca­da con el sis­te­ma sala­rial, ense­ñan­do que es obje­ti­va­men­te impo­si­ble de que exis­tan esas fic­cio­nes reac­cio­na­rias lla­ma­das «sala­rio jus­to», «repar­to de la rique­za», «jus­ti­cia social». No habrá sub­je­ti­va obre­ra algu­na, y menos juve­nil, mien­tras no asu­ma la nece­si­dad his­tó­ri­ca de aca­bar ade­más de con la pro­pie­dad pri­va­da sobre todo con la ley del valor, con el valor y con el tra­ba­jo abs­trac­to.
  5. Dado que la sub­je­ti­vi­dad de la cla­se obre­ra adul­ta acep­ta medi­das de aus­te­ri­dad, sub­con­tra­ta­cio­nes, des­lo­ca­li­za­cio­nes y des­cen­tra­li­za­cio­nes, nue­vos rit­mos y hora­rios, pre­ju­bi­la­cio­nes, etc., que pre­ca­ri­zan, sub­em­plean o des­em­plean a la juven­tud tra­ba­ja­do­ra y sobre todo a las muje­res jóve­nes; dado que el refor­mis­mo polí­ti­co-sin­di­cal no movi­li­za fron­tal­men­te al pue­blo tra­ba­ja­dor con­tra estas agre­sio­nes en el aho­ra, en el pre­sen­te, que gene­ra­rá lue­go, en el maña­na, ver­da­de­ra penu­ria de masas, sino que nego­cia a la baja cuan­do la bur­gue­sía acce­de, y cuan­do no acce­de ter­mi­na acep­tan­do sus con­di­cio­nes…, la sub­je­ti­vi­dad de la juven­tud revo­lu­cio­na­ria ha de lle­va la con­cien­cia­ción no sólo a las fábri­cas y cen­tros de tra­ba­jo, no sólo a los sin­di­ca­tos y par­ti­dos, a la pren­sa, etc., sino tam­bién al inte­rior de la fami­lia obre­ra, de la coti­dia­nei­dad alie­na­da de la fami­lia, al núcleo del poder adul­to.
  6. Dado que la sub­je­ti­vi­dad alie­na­da sos­tie­ne que la cla­se obre­ra ya no exis­te o ya no es revo­lu­cio­na­ria; dado que una gran par­te cree que es «cla­se media» o desea fer­vien­te­men­te ser­lo; dado que cree que ha pasa­do para siem­pre la épo­ca de la lucha revo­lu­cio­na­ria exis­tien­do solo la posi­bi­li­dad de la acción refor­mis­ta en lo sala­rial y en lo par­la­men­ta­rio, sabién­do­lo así, la sub­je­ti­vi­dad crí­ti­ca ha de ense­ñar que sin cla­se obre­ra no exis­ti­ría capi­ta­lis­mo, ha de ense­ñar la his­to­ria real de la lucha de cla­ses y, sobre todo, ha de mos­trar que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta solo tole­ra algu­nas refor­mas insus­tan­cia­les que las inten­ta des­truir nada más apre­ciar des­unión, can­san­cio y dudas en el pro­le­ta­ria­do.
  7. Dado que la sub­je­ti­vi­dad domi­nan­te es patriar­cal, racis­ta, auto­ri­ta­ria…; dado que admi­te las enor­mes dife­ren­cias sala­ria­les y de dere­chos entre la aris­to­cra­cia obre­ra y las fran­jas más gol­pea­das del pue­blo tra­ba­ja­dor; dado que tien­de a ais­lar la lucha de la fábri­ca de las luchas veci­na­les, popu­la­res y socia­les…; sabién­do­lo así, la sub­je­ti­vi­dad de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra ha de defen­der a estos sec­to­res den­tro y fue­ra del lugar de tra­ba­jo, bus­can­do la inte­gra­ción socio­po­lí­ti­ca y geo­grá­fi­ca de la cla­se, orga­ni­zan­do ade­más deba­tes con­cien­cia­do­res y actos prác­ti­cos con sec­to­res juve­ni­les no aun no con­cien­cia­dos en espe­cial con muje­res.
  8. Dado que la sub­je­ti­vi­dad domi­nan­te en la cla­se obre­ra acep­ta el desa­rro­llis­mo capi­ta­lis­ta a ultran­za; acep­ta la des­truc­ción de la natu­ra­le­za para man­te­ner los pues­tos de tra­ba­jo sacri­fi­can­do la salud por el sala­rio; acep­ta pro­du­cir armas para los crí­me­nes impe­ria­lis­tas con­tra pue­blos y cla­ses her­ma­nas a cam­bio de sala­rios…; sabién­do­lo así, la sub­je­ti­vi­dad crí­ti­ca ha de movi­li­zar­se con­tra el desa­rro­llis­mo, por la intro­duc­ción de ener­gías lim­pias, no con­ta­mi­nan­tes y por la emi­sión cero, por el reci­cla­je…; dado que la socio­eco­lo­gía empie­za por la salud de la espe­cie huma­na y de la natu­ra­le­za, la sub­je­ti­vi­dad juve­nil ha de luchar por la salud labo­ral y social y por la rein­te­gra­ción de la socie­dad en la natu­ra­le­za.
  9. Dado que la sub­je­ti­vi­dad reac­cio­na­ria nie­ga el mar­xis­mo asu­mien­do en un caó­ti­co eclec­ti­cis­mo las modas post, el idea­lis­mo, ver­sio­nes posi­ti­vis­tas, etc., todo ello jus­ti­fi­ca­do con el «neo­len­gua­je» arri­ba vis­to, enton­ces la sub­je­ti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria ha de recu­pe­rar en las con­di­cio­nes actua­les la vali­dez de los con­cep­tos cien­tí­fi­co-crí­ti­cos, la doc­tri­na o teo­ría del con­cep­to como ele­men­to cen­tral para la des­truc­ción del capi­ta­lis­mo: pen­sa­mos con con­cep­tos que nos reve­lan la esen­cia de las con­tra­dic­cio­nes obje­ti­vas, usar­los es requi­si­to pre­vio pasa saber cómo aca­bar con la mal­vi­ven­cia que pade­ce­mos. Sin teo­ría revo­lu­cio­na­ria no hay ni pra­xis ni sub­je­ti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria.
  10. Dado que la sub­je­ti­vi­dad alie­na­da cree que el Esta­do es neu­tral ser­vi­dor de la «jus­ti­cia», que no es opre­sor, sino que a lo sumo come­te algu­nos erro­res y abu­sos corre­gi­bles des­de sus pro­pias leyes «demo­crá­ti­cas», sabien­do esto, la sub­je­ti­vi­dad de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra ha de mos­trar cómo la teo­ría mar­xis­ta del Esta­do que­da con­fir­ma­da una vez más median­te la opre­sión nacio­nal de cla­se que sufre Eus­kal Herria. La sub­je­ti­vi­dad crí­ti­ca es emi­nen­te­men­te polí­ti­ca, es decir, sabe que debe des­truir el Esta­do bur­gués nacio­nal­men­te opre­sor por­que, ade­más de otras razo­nes, es ese Esta­do el que impo­ne la sub­je­ti­vi­dad reac­cio­na­ria mien­tras opri­me a la revo­lu­cio­na­ria, de modo que si la juven­tud obre­ra quie­re ser libre ha de des­truir el Esta­do. Pero tam­bién sabe que la inde­pen­den­cia socia­lis­ta exi­ge un poder pro­pio, una Comu­na o Esta­do obre­ro vas­co que garan­ti­ce la auto­de­fen­sa, la pro­pie­dad colec­ti­va de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, la demo­cra­cia con­se­jis­ta, la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal… mien­tras se avan­za al socia­lis­mo y esa mis­ma Comu­na se auto­di­suel­ve con­for­me des­apa­re­ce la lucha de cla­ses.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 30 de octu­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *