Tor­tu­ra­do­res con­de­co­ra­dos

La gran mayo­ría de quie­nes se han mos­tra­do escan­da­li­za­dos por la meda­lla pen­sio­na­da que reci­bió en 1977 el tor­tu­ra­dor fran­quis­ta Anto­nio Gon­zá­lez Pache­co «Billy el Niño» no han dicho abso­lu­ta­men­te nada por­que muchos otros tor­tu­ra­do­res hayan reci­bi­do meda­llas simi­la­res que supo­nen un incre­men­to de la pen­sión, del 15% la de pla­ta, y del 10% la de dis­tin­ti­vo rojo.

Según el dia­rio El País, «Billy el Niño» reci­bió cua­tro de esas meda­llas, que le han supues­to un incre­men­to de la pen­sión del 50%, y de qui­tar­le algu­na, tan solo le qui­ta­rán la de 1977. Así, segui­rá embol­sán­do­se una exce­len­te pen­sión gra­cias a las otras tres meda­llas, mien­tras que las per­so­nas que tor­tu­ró no reci­ben repa­ra­ción algu­na. Has­ta aho­ra no la han reci­bi­do y nin­gu­na auto­ri­dad ha hecho ges­to alguno de que algún día pue­dan reci­bir­la.

«Billy el Niño» no fue tan solo un noto­rio tor­tu­ra­dor. Hay prue­bas de que tam­bién estu­vo impli­ca­do en la gue­rra sucia. Por ejem­plo, en el caso del bar «Hen­da­yais» don­de ase­si­na­ron por error a dos ciu­da­da­nos fran­ce­ses. La meda­lla de pla­ta que le con­ce­die­ron en 1982 bien pudo tener que ver con la pro­tec­ción que él y el comi­sa­rio Balles­te­ros die­ron a los ase­si­nos.

Sea como fue­re, lo inne­ga­ble es que, entre quie­nes han reci­bi­do esas apre­cia­das meda­llas, ade­más de cono­ci­dos tor­tu­ra­do­res, ha habi­do no pocos impli­ca­dos en la gue­rra sucia. Entre ellos, todos los guar­dias civi­les con­de­na­dos por haber secues­tra­do en Baio­na a Lasa y Zaba­la para des­pués tor­tu­rar­los en el pala­cio de «La Cum­bre» de Donos­tia y por últi­mo ase­si­nar­los y ente­rrar­los en cal viva.

En efec­to, en el pla­zo de entre tres y seis sema­nas tras el secues­tro de Lasa y Zaba­la, los cua­tro reci­bie­ron una meda­lla con dis­tin­ti­vo rojo. Pri­me­ro, el sar­gen­to Enri­que Dora­do; des­pués, el enton­ces capi­tán Ángel Vaque­ro y por últi­mo el enton­ces tenien­te coro­nel Enri­que Galin­do y el cabo Feli­pe Bayo.

Al poco tiem­po, el día del Pilar de 1984, todos ellos vol­vie­ron a reci­bir una meda­lla. Esa vez, en el cuar­tel de Intxau­rron­do, ya que fue allí don­de las auto­ri­da­des repar­tie­ron nume­ro­sas meda­llas a Galin­do y a una vein­te­na de sus hom­bres de total con­fian­za que tan­to sabían sobre la tor­tu­ra y la gue­rra sucia.

Enci­ma, algu­nos de quie­nes fue­ron con­de­co­ra­dos aquel día del Pilar esta­ban ya para enton­ces pro­ce­sa­dos en varios casos de tor­tu­ras. Por ejem­plo, «Goli» Domín­guez Tuda que esta­ba pro­ce­sa­do en dos casos. Fue con­de­na­do en ambos y tam­bién reci­bió el indul­to del Gobierno en ambos casos. Era un sim­ple cabo cuan­do tor­tu­ró a aque­llas per­so­nas y lle­gó a ser coman­dan­te. Gra­cias a sus múl­ti­ples «meri­tos», por supues­to.

A los pocos días de que repar­tie­sen aque­llas meda­llas, el dia­rio El País dedi­có varios artícu­los y una indig­na­da edi­to­rial al tema. Una edi­to­rial en la que cri­ti­ca­ba dura­men­te «la insó­li­ta deci­sión polí­ti­ca del Minis­te­rio del Inte­rior de des­pa­rra­mar un lote de con­de­co­ra­cio­nes entre quie­nes han sido for­mal­men­te acu­sa­dos de un deli­to tan gra­ve como es la tor­tu­ra».

Un año des­pués, en 1985, algu­nos de aque­llos pro­ce­sa­dos en casos de tor­tu­ras vol­vie­ron a reci­bir meda­llas de pla­ta y El País no dijo ni pío. Y cuan­do el Gobierno empe­zó a indul­tar a los tor­tu­ra­do­res, tam­po­co. Al pare­cer, su sen­si­bi­li­dad y preo­cu­pa­ción por la tor­tu­ra se ter­mi­nó en 1984.

Entre los con­de­co­ra­dos por la Guar­dia Civil aquel día del Pilar de 1984 tam­bién esta­ba un ins­pec­tor de poli­cía. Un úni­co ins­pec­tor que resul­tó ser el más tar­de con­de­na­do José Ame­do. Sí, el poli­cía que en aque­lla épo­ca esta­ba meti­do has­ta el cue­llo en los múl­ti­ples ase­si­na­tos que se esta­ban come­tien­do usan­do las siglas de los GAL.

A cau­sa de los gra­ves erro­res que come­tió Ame­do, no tuvie­ron más reme­dio que encar­ce­lar­lo. Se har­tó bien pron­to de estar entre rejas y le con­tó al juez Gar­zón una peque­ña par­te de lo que sabía. Fue sufi­cien­te para enviar a pri­sión, entre otros, al ex minis­tro del Inte­rior José Barrio­nue­vo y exse­cre­ta­rio de Esta­do Rafael Vera. Eso sí, el Gobierno del PP los indul­tó bien pron­to.

Si en su momen­to hubié­se­mos pres­ta­do una mayor aten­ción a aque­lla meda­lla reci­bi­da por Ame­do, a lo mejor hubie­se que­da­do en evi­den­cia mucho antes, por­que la mayo­ría de las meda­llas otor­ga­das aquel día del Pilar lo fue­ron por «méri­tos» liga­dos a la gue­rra sucia.

El ras­tro deja­do por las meda­llas reci­bi­das en aque­lla épo­ca tam­bién podía haber sido muy valio­so a la hora de escla­re­cer no pocos casos de tor­tu­ra. Por ejem­plo, el de sie­te jóve­nes dete­ni­dos por la Guar­dia Civil en Zor­notza y alre­de­do­res en noviem­bre de 1980. Un caso que se pro­lon­gó duran­te más de vein­te años has­ta que la Audien­cia de Biz­kaia dic­tó sen­ten­cia con­de­na­to­ria con­tra quie­nes los some­tie­ron a tor­tu­ras como «la barra», «la bol­sa» y «la bañe­ra».

Fue­ron ocho los guar­dias civi­les con­de­na­dos en 2001 y resul­ta que, vein­te años antes, todos ellos habían sido con­de­co­ra­dos el mis­mo día. En efec­to, un mes y pico des­pués de que tor­tu­ra­ran a aque­llos sie­te jóve­nes, el 7 de enero de 1981, los ocho tor­tu­ra­do­res reci­bie­ron sen­das meda­llas y es casi segu­ro que, entre quie­nes fue­ron con­de­co­ra­dos aquel día, estu­vie­sen tam­bién los tor­tu­ra­do­res que los jóve­nes no pudie­ron iden­ti­fi­car.

El res­pon­sa­ble de los agen­tes que some­tie­ron a tor­tu­ras a los sie­te jóve­nes fue Anto­nio Tocón Diaz a quien impu­sie­ron una pena de inha­bi­li­ta­ción de 16 años, por no haber evi­ta­do, como era su deber, que fue­sen tor­tu­ra­dos. Sin embar­go, tres años des­pués, el Tri­bu­nal Supre­mo anu­ló la pena como en tan­tas otras oca­sio­nes.

Anto­nio Tocón era tenien­te cuan­do tor­tu­ra­ron a los jóve­nes y hoy día ya es la «mano dere­cha» del direc­tor gene­ral de la Guar­dia Civil. Y a no tar­dar lo van a ascen­der al gra­do máxi­mo, Tenien­te Gene­ral, por­que las auto­ri­da­des nun­ca han teni­do la más míni­ma inten­ción de cas­ti­gar como es debi­do a los tor­tu­ra­do­res.

Tras el señue­lo de la reti­ra­da de la con­de­co­ra­ción a «Billy el Niño» se escon­de la reali­dad de la tor­tu­ra.

Xabier Maka­za­ga, inves­ti­ga­dor del Terro­ris­mo de Esta­do

24 de octu­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *