Lec­cio­nes faria­nas

Los dos volú­me­nes de Memo­rias Faria­nas (Edi­to­rial La Impren­ta, Bogo­tá 2018) pre­sen­tan las entre­vis­tas rea­li­za­das por Jesús San­trich a mili­tan­tes que han dado loa­bles ejem­plos de dig­ni­dad. Como siem­pre, la mejor mane­ra de desa­rro­llar su poten­cial es leyén­do­los a la luz del pre­sen­te y de las pers­pec­ti­vas de futu­ro. Des­cu­bri­re­mos enton­ces que sigue sien­do actual la anti­gua y clá­si­ca adver­ten­cia de que la his­to­ria pue­de ense­ñar a evi­tar desas­tres de difí­cil solu­ción. Por ejem­plo, casi al final del segun­do volu­men se deta­lla la lar­ga lis­ta de falli­dos inten­tos de «paz», inclu­so ponién­do­les nom­bres: «paz masa­cra­da», «paz para derro­ta­dos», «posi­bi­li­da­des de paz» abor­ta­das des­de el inte­rior del Esta­do, «paz frus­tra­da», «diá­lo­go y paz como per­fi­dia de un régi­men perverso»…(vol. 2, pp. 175 – 204) Y la pre­gun­ta que nos corroe es: tenien­do en cuen­tas tan­tas «paces» fari­sai­cas y tram­po­sas: ¿cómo debe­mos deno­mi­nar a la que ha vuel­to a fra­ca­sar aho­ra?

Pero empe­ce­mos por el prin­ci­pio: «Si ana­li­za­mos el con­tex­to eco­nó­mi­co de 1923 a 1928 en el que se da un incre­men­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas como con­se­cuen­cia, entre otras cosas, de la expan­sión cafe­te­ra, del enor­me incre­men­to de divi­sas como pro­duc­to del flu­jo de dóla­res por con­cep­to del robo de Pana­má […] con­lle­vó un final de déca­da con una Colom­bia con carac­te­rís­ti­cas de un país de estruc­tu­ra social capi­ta­lis­ta, ya con una cla­se obre­ra dife­ren­cia­da» (vol. 2, p. 13). A con­se­cuen­cia de ello, se agu­di­za el con­flic­to entre la bur­gue­sía en ascen­so y los lati­fun­dis­tas tra­di­cio­na­les. Las luchas del pro­le­ta­ria­do, si bien en aumen­to, siguen cen­tra­das en la reduc­ción de pre­cios bási­cos y en la subi­da sala­rial. El cho­que entre bur­gue­sía y terra­te­nien­tes, más la apa­ri­ción de un pro­le­ta­ria­do cada vez más com­ba­ti­vo hace que «lo que sobre­vie­ne es una explo­sión de con­flic­tos socia­les y la evi­den­cia­ción de la inca­pa­ci­dad de la hege­mo­nía con­ser­va­do­ra para solu­cio­nar­los» (vol. 2, p. 14).

No debe sor­pren­der por tan­to que en junio de 1929 se pro­du­je­ran fuer­tes pro­tes­tas con­tra la corrup­ción del régi­men y que fue­ran aplas­ta­das por la repre­sión bru­tal: «Esto indi­ca que, cla­ro, el movi­mien­to de masas es una con­di­ción indis­pen­sa­ble para los cam­bios socia­les, y ello no lo pier­de de vis­ta el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, solo que lo que tam­bién demues­tra la his­to­ria es que si no hay un res­pal­do arma­do a esta resis­ten­cia de las masas, no hay garan­tía de freno a los abu­sos del régi­men que repre­sen­ta los mez­qui­nos intere­ses de la oli­gar­quía» (vol. 2, p. 17). Empie­zan, así, a sen­tar­se las bases de lo que suce­de­rá más tar­de, cuan­do las pro­tes­tas popu­la­res, obre­ras, cam­pe­si­nas, indí­ge­nas… mues­tren una y otra vez sus lími­tes orga­ni­za­ti­vos al no saber ni poder dar el sal­to a la inter­re­la­ción de todas las for­mas de con­quis­ta de la liber­tad.

La situa­ción lími­te a par­tir de la cual sec­to­res socia­les ini­cian la lucha arma­da es el ase­si­na­to de Jor­ge Elié­cer Gai­tán, diri­gen­te del ala pro­gre­sis­ta del libe­ra­lis­mo. En febre­ro de 1948 Gai­tán orga­ni­zó la gigan­tes­ca Mar­cha del Silen­cio con dece­nas de miles de asis­ten­tes por­tan­do ban­de­ras negras, de luto, en honor de los ase­si­na­dos por la dere­cha (vol. 2, p. 209). Tal demos­tra­ción de fuer­za popu­lar le legi­ti­mó para avan­zar en medi­das demo­crá­ti­cas y socia­les que bene­fi­cia­ban al pue­blo y limi­ta­ban los pri­vi­le­gios de la cla­se domi­nan­te y del impe­ria­lis­mo yan­qui, que deci­den ase­si­nar­lo «con­tan­do con la sinies­tra mano de Washing­ton» en abril de ese año (vol. 2, p. 25).

Fue­ron varios los par­ti­dos que crea­ron gue­rri­llas, sien­do las dos corrien­tes polí­ti­cas más impor­tan­tes la libe­ral y la comu­nis­ta, de la que sal­drían las FARC-EP. «El pue­blo sabe que nues­tra lucha nació para enfren­tar las injus­ti­cias, para que el cam­pe­sino, el indí­ge­na, la gen­te más pobre y des­am­pa­ra­da sean res­pe­ta­dos, que no se aten­te con­tra sus vidas, que se les reco­noz­ca el dere­cho a la vivien­da, a la salud, a la edu­ca­ción y a la tie­rra, sí, a la tie­rra, la tie­rra para tra­ba­jar­la y hacer­la pro­du­cir en bene­fi­cio de todos […] Yo soy fariano, soy un revo­lu­cio­na­rio, duran­te toda mi vida he com­ba­ti­do por una Colom­bia mejor, don­de impe­re la jus­ti­cia social. Soy un con­ven­ci­do de que eso es posi­ble lograr­lo» (vol. 1, pp. 180 – 181).

En un prin­ci­pio, ambas corrien­tes esta­ble­cie­ron una alian­za para derri­bar la dic­ta­du­ra e ins­tau­rar una demo­cra­cia bur­gue­sa avan­za­da. Los comu­nis­tas bus­ca­ban crear y expan­dir el Fren­te Demo­crá­ti­co para aunar fuer­zas con­tra las injus­ti­cias en aumen­to. La alian­za con las gue­rri­llas libe­ra­les era ten­sa por­que estas sabían de la supe­rio­ri­dad de los comu­nis­tas en orga­ni­za­ción, dis­ci­pli­na y auto­su­fi­cien­cia (vol. 2, pp. 20 – 21), por­que para los revo­lu­cio­na­rios: «El orden y la dis­ci­pli­na eran el arma pri­mor­dial, en con­tras­te con el ban­do­le­ris­mo que iba carac­te­ri­zan­do a los gue­rri­lle­ros libe­ra­les de los Loai­za. Mien­tras que en estos rei­na­ba el indi­vi­dua­lis­mo, todo era bien de todos, inclu­so lo recu­pe­ra­do en com­ba­te por uno u otro gue­rri­lle­ro. Estas dife­ren­cias hicie­ron que cada vez las accio­nes con­jun­tas tuvie­ran más com­pli­ca­cio­nes y se die­ra el dis­tan­cia­mien­to pro­gre­si­vo» (vol. 1, p. 64).

La fuer­za arma­da libe­ral «Era una gue­rri­lla con un com­por­ta­mien­to muy dife­ren­te del nues­tro, se con­du­cían muy a la libre […] no tenían soli­dez en su direc­ción, enton­ces era un poco com­pli­ca­do poner­se de acuer­do con todos, y lo que noso­tros más deseá­ba­mos era ver cómo se defi­nía un acuer­do de uni­dad (vol. 1, p. 118). Esta dife­ren­cia entre indi­vi­dua­lis­mo bur­gués soli­da­ri­dad comu­nis­ta fue una de las razo­nes por las que, en el momen­to de la trai­ción libe­ral, muchos de sus gue­rri­lle­ros asu­mie­sen los valo­res comu­nis­tas inte­grán­do­se en sus uni­da­des (vol. 1, p. 42).

Pero no cai­ga­mos en inter­pre­ta­cio­nes idí­li­cas de la vida en la gue­rri­lla, por­que «otra cosa tie­ne que ver con el tra­to que los gue­rri­lle­ros se dan entre sí. Me ima­gi­na­ba que no había nin­gún tipo de dis­cor­dia entre ellos, y eso me lo ima­gi­né al ver el tra­to tan espe­cial que siem­pre tie­nen los com­ba­tien­tes con la pobla­ción. Resul­ta que, si bien hay fra­ter­ni­dad, en medio de ella hay dis­cu­sio­nes, crí­ti­cas fuer­tes, etc. Otras cosas coin­ci­dían con la idea que traía de la vida civil, pero la reali­dad siem­pre des­bor­da lo que uno ima­gi­na, como por ejem­plo lo dura que es la vida gue­rri­lle­ra y los sacri­fi­cios que hay que hacer» (vol. 2, p. 74). Por esto mis­mo, para man­te­ner la armo­nía, era deci­si­va la peda­go­gía de la prác­ti­ca: «Maru­lan­da daba ejem­plo de sacri­fi­cio como el pri­me­ro y des­de el comien­zo ense­ñó y prac­ti­có prin­ci­pios de igual­dad y de jus­ti­cia, ahí lo que se con­se­guía lle­ga­ba al cam­pa­men­to, o don­de estu­vié­ra­mos, y era de todos» (vol. 1, p. 168).

La bur­gue­sía pre­sio­na a los libe­ra­les para que ata­quen a los comu­nis­tas. El impe­ria­lis­mo yan­qui nece­si­ta explo­tar Colom­bia y dete­ner el aumen­to de las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias en Nues­tra Amé­ri­ca. Una vez más, se con­fir­ma que no exis­te bur­gue­sía con­se­cuen­te­men­te demo­crá­ti­ca. En verano de 1952 la gue­rri­lla libe­ral adu­ce que la gue­rri­lla comu­nis­ta está a las órde­nes de la URSS, rom­pe súbi­ta­men­te las rela­cio­nes y la ata­ca por sor­pre­sa «mien­tras que los comu­nis­tas bus­ca­ban el diá­lo­go y lo moti­va­ban inter­na­men­te» (vol.1, p. 68). La cam­pa­ña de des­pres­ti­gio con­tra los comu­nis­tas ini­cia­da por los libe­ra­les con­sis­tía, entre otras cosas, tam­bién en deno­mi­nar­les como «sucios o comu­nes» mien­tras que ellos se pre­sen­ta­ban como «los lim­pios» (vol. 1, p. 71) La uti­li­za­ción sis­te­má­ti­ca de estos con­cep­tos en la gue­rra cul­tu­ral y psi­co­ló­gi­ca tenía como obje­ti­vo diri­gir en bene­fi­cio del Esta­do el hecho de que «La pobla­ción comen­ta­ba, en medio de supers­ti­cio­nes, que los gue­rri­lle­ros esta­ban “reza­dos”, tra­ba­ja­ban con el dia­blo, o sabían cosas raras para que no les entra­ra el plo­mo» aun­que el heroís­mo y el tra­to de la gue­rri­lla levan­ta­ba mucha sim­pa­tía en el pue­blo (vol. 2, p. 58).

La pro­pa­gan­da no sur­te efec­to. Pese a lo duro de la situa­ción, los comu­nis­tas se sal­van del desas­tre. La pren­sa y la pro­pa­gan­da ofi­cial lla­ma­ban «chus­ma» a la insur­gen­cia: «Pero la gen­te a la que lla­ma­ban chus­ma en reali­dad lo que hacía era defen­der­se, orga­ni­zar­se para sobre­vi­vir y defen­der su tie­rra. Esa nece­si­dad de defen­der la vida y la tie­rra le daba legi­ti­mi­dad a la lucha de resis­ten­cia y fue su cua­li­fi­ca­ción lo que defi­nió el sur­gi­mien­to de las gue­rri­llas como ejér­ci­tos popu­la­res que defien­den los intere­ses de los más des­fa­vo­re­ci­dos» (vol. 1, p. 155). El Esta­do cons­ta­ta el fra­ca­so de esa pro­pa­gan­da y da nue­vas órde­nes a la gue­rri­lla trai­do­ra: «De hecho, “los lim­pios” diga­mos que cesa­ron su con­fron­ta­ción con­tra los con­ser­va­do­res, pero se pusie­ron al ser­vi­cio del Esta­do para hacer­le la gue­rra a los comu­nis­tas» (vol. 1, p. 206), de modo que estos se que­dan «com­ba­tien­do casi en soli­ta­rio, aho­ra no sola­men­te hacien­do resis­ten­cia al ejér­ci­to, sino defen­dién­do­se de sus anti­guos alia­dos que se ponen a dis­po­si­ción del enemi­go» (vol. 1, p. 78).

De entre las fuer­zas repre­si­vas des­ta­ca­ba por su inhu­ma­ni­dad un jefe apo­da­do el Grin­go: «Este tipo pare­cía cono­cer al dedi­llo las for­mas de la ope­ra­ti­vi­dad gue­rri­lle­ra, y efec­ti­va­men­te, se supo que tiem­po atrás había sido segui­dor del gue­rri­lle­ro libe­ral Peli­gro […] el Grin­go había dado la vol­te­re­ta a sus anti­guos com­pa­ñe­ros de la gue­rri­lla libe­ral, como ban­do­le­ro, has­ta que final­men­te estan­do en la región de la Herre­ra se vin­cu­ló direc­ta­men­te a tra­ba­jar con la con­tra­gue­rri­lla» (vol. 1, p. 129) El Esta­do apli­ca­ba el refrán que dice que no hay mejor cuña que la de la mis­ma made­ra: se tra­ta de una tác­ti­ca ya emplea­da por los inva­so­res espa­ño­les des­de su lle­ga­da, que la habían apren­di­do de la lar­guí­si­ma expe­rien­cia acu­mu­la­da des­de mucho antes, des­de Roma y Gre­cia. Pero, como tam­bién habían apren­di­do de Roma: hay que des­con­fiar siem­pre de los trai­do­res. El Esta­do pro­me­tió el indul­to a la gue­rri­lla libe­ral, y esta acep­to ponién­do­se a sus órde­nes, pero lue­go ase­si­nó a muchos de los arre­pen­ti­dos (vol. 1, pp. 202 – 206).

La con­tra­ofen­si­va del Ejér­ci­to fue sis­te­má­ti­ca. Como en otros muchos pue­blos alza­dos en auto­de­fen­sa con­tra la opre­sión, las colum­nas gue­rri­lle­ras tenían que salir­se o rom­per los cer­cos mili­ta­res que les hubie­ran exter­mi­na­do: «para las fami­lias, para la pobla­ción civil, eso es algo trau­má­ti­co. Ima­gi­né­mo­nos nada más a las muje­res emba­ra­za­das ahí en la mar­cha, con frio, con ham­bre, con can­san­cio, per­se­gui­dos y de pron­to el dolor ade­lan­ta­do del par­to, ahí mis­mo el dolor de la barri­ga de par­tu­rien­ta sin ser el tiem­po; les toca­ba acu­rru­car­se ahí mis­mo, casi en el camino, al lado de un árbol y de una vez mal­pa­rir. De esos hubo varios casos, como hubo unos tres de muje­res que parie­ron en la mar­cha sin per­der las crías; y era parien­do o mal parien­do y siga cami­nan­do por­que no había otra alter­na­ti­va» (vol. 1, p. 113).

Some­ti­das a estas tre­men­das pre­sio­nes, los y las gue­rri­lle­ras man­te­nían la pra­xis de la uni­dad soli­da­ria: «Cada quien tie­ne sus mane­ras de pen­sar, de actuar y de sobre­vi­vir en medio de la con­fron­ta­ción; noso­tros lo hace­mos pen­san­do como colec­ti­vo y en el colec­ti­vo. Tra­ta­mos que no haga cama el indi­vi­dua­lis­mo […] otros gru­pos arma­dos caye­ron inmer­sos en múl­ti­ples yerros; el pri­me­ro y más gra­ve fue equi­pa­rar­se al enemi­go, imi­tar­lo en cuan­to a su cruel­dad se refie­re. El empleo de la tor­tu­ra nun­ca será bien reci­bi­do por la socie­dad […] gru­pos arma­dos libe­ra­les […] se con­vir­tie­ron en ban­do­le­ros por­que pro­ce­dían muy mal con la pobla­ción mis­ma que los había apo­ya­do […] pro­ce­dían de mane­ra terri­ble hacién­do­les lo que lla­ma­ban “el cor­te de fra­ne­la y cor­te de cor­ba­ta”, es decir, dego­llan­do a la gen­te» (vol. 1, p. 177).

Aun así y poco a poco, las ini­cia­les colum­nas peque­ñas, mal comu­ni­ca­das entre ellas, sepa­ra­das por dis­tan­cias gran­des y por gran­des obs­tácu­los geo­grá­fi­cos y mili­ta­res, fue­ron con­flu­yen­do has­ta crear las FARC-EP. Entre los obje­ti­vos que se deci­den en el Pro­gra­ma Agra­rio de 1964, des­ta­ca el de «“la con­fis­ca­ción de la pro­pie­dad lati­fun­dis­ta en bene­fi­cio de todo el pue­blo tra­ba­ja­dor”, y su entre­ga gra­tui­ta “a los cam­pe­si­nos que la tra­ba­jan o quie­ran tra­ba­jar­la”». Tam­bién plan­tea «res­pe­tar “la pro­pie­dad de los cam­pe­si­nos ricos” que tra­ba­jen per­so­nal­men­te sus tie­rras» (vol. 2, pp. 34 – 35). El Plan Estra­té­gi­co de las FARC-EP se ela­bo­ra en la VII Con­fe­ren­cia decla­ran­do que «el pro­ta­go­nis­ta fun­da­men­tal del pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio es el pue­blo colom­biano […] exis­te la nece­si­dad de com­bi­nar todas las for­mas de lucha […] La pers­pec­ti­va de ese plan es la cons­truc­ción del socia­lis­mo» (vol. 2, p. 37).

Ha sido la pra­xis revo­lu­cio­na­ria la que ha gene­ra­do que «el pro­yec­to polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social de las FARC-EP ha sido ela­bo­ra­do al lado del desa­rro­llo de nues­tra orga­ni­za­ción como estruc­tu­ra arma­da y a la luz de los cam­bios que se sus­ci­tan en la his­tó­ri­ca y con­vul­sio­na­da reali­dad de nues­tro país, y, natu­ral­men­te, a la luz de las trans­for­ma­cio­nes que se suce­den en el mun­do. En ello se han com­bi­na­do la dia­léc­ti­ca de las pala­bras que inter­pre­ta la reali­dad cir­cun­dan­te y los tiros del accio­nar mili­tar gue­rri­lle­ro. Y recuer­da que lo de los tiros no es por capri­cho, por­que nos gus­te la gue­rra. No. La gue­rra no le gus­ta a nadie que ten­ga una con­cep­ción huma­nis­ta como es el caso de los mar­xis­tas-leni­nis­tas, el caso de los faria­nos; sin embar­go, las cla­ses domi­nan­tes en Colom­bia, para solo hablar de nues­tro país, nos han impues­to este camino» (vol. 2, p. 134).

Dado que el pro­yec­to orien­ta­do al socia­lis­mo nacía de la pra­xis con­cre­ta en la reali­dad obje­ti­va y con­cre­ta de Colom­bia, por eso mis­mo no era un socia­lis­mo dog­má­ti­co, copia­do del euro­cen­tris­mo, del «ruso­cen­tris­mo» de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta des­de fina­les de la déca­da de 1920. Al con­tra­rio. Uno de los gran­des méri­tos de las FARC-EP y del grue­so del comu­nis­mo dia­léc­ti­co de Nues­tra Amé­ri­ca ha sido demos­trar el pro­fun­do error de par­cia­li­dad e igno­ran­cia euro­cén­tri­ca de Marx y Engels sobre Bolí­var y los pue­blos de Nues­tra Amé­ri­ca:

El mar­xis­mo-leni­nis­mo y el boli­va­ris­mo con­gre­gan prin­ci­pios y pro­pó­si­tos de lucha que se han con­ver­ti­do en patri­mo­nio de la huma­ni­dad den­tro de la pers­pec­ti­va de esa nece­si­dad y ese deber que exis­te de luchar por la uto­pía del mun­do dife­ren­te sin explo­ta­do­res ni explo­ta­dos […] Toda­vía hoy el influ­jo euro­cen­tris­ta se aus­cul­ta en nues­tro pen­sar bus­can­do influen­cias euro­peas y no más; o, peor aún, las diri­gen­cias oli­gár­qui­cas con sus apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos de Esta­do apun­tan a ple­gar­nos bajo los sig­nos de la cul­tu­ra y la incul­tu­ra del impe­ria­lis­mo yan­qui. […] El mar­xis­mo-leni­nis­mo y el boli­va­ris­mo, nos dan herra­mien­tas para hacer la bús­que­da de nues­tra iden­ti­dad derro­tan­do per­jui­cios, valo­ran­do las cos­mo­go­nías que sobre­vi­ven al ampa­ro de las tra­di­cio­nes mile­na­rias, en el vien­to de los bos­ques andi­nos, en el seno de la mon­ta­ña que habi­tan nues­tro abo­rí­ge­nes, en las entra­ñas de los palen­ques, de los esce­na­rios bucó­li­cos don­de resis­ten nues­tros cam­pe­si­nos y empo­bre­ci­dos com­pa­trio­tas urba­nos […] La vio­len­cia de esas oli­gar­quías y del impe­ria­lis­mo con su devas­ta­do­ra maqui­na­ria de gue­rra, que inclu­ye armas de des­truc­ción y des­in­for­ma­ción masi­va, nos obli­gan a asu­mir for­mas de orga­ni­za­ción y lucha coor­di­na­das y beli­ge­ran­tes entre todos los revo­lu­cio­na­rios del mun­do. La soli­da­ri­dad y el inter­na­cio­na­lis­mo son un deber, son esen­cia que cual­quier pro­yec­to huma­nis­ta y revo­lu­cio­na­rio (vol. 2, pp. 40 – 44).

Pro­fun­di­za­cio­nes teó­ri­cas y polí­ti­cas de esta tras­cen­den­cia se rea­li­za­ban al calor de la inter­re­la­ción de todos los méto­dos de auto­de­fen­sa con­tra la opre­sión: gue­rri­lla rural y urba­na, pací­fi­ca, no vio­len­ta, de sabo­ta­je téc­ni­co, de recu­pe­ra­ción de las cul­tu­ras y len­guas de los pue­blos, de con­cien­cia­ción libe­ra­do­ra, de impul­so a las auto­or­ga­ni­za­cio­nes de los colec­ti­vos opri­mi­dos, y siem­pre bajo el peli­gro de la repre­sión, de la tor­tu­ra, del ase­si­na­tos con las téc­ni­cas más cien­tí­fi­ca­men­te inhu­ma­nas:

El país no podía seguir sien­do saquea­do por los capi­ta­lis­tas del mun­do, sino que las rique­zas natu­ra­les debían ser explo­ta­das para resol­ver los pro­ble­mas de salud de las mayo­rías, la aten­ción para los enfer­mos y los vie­ji­tos, la vivien­da, el trans­por­te, y el estu­dio gra­tui­to para todos; debía­mos luchar por­que se aca­ba­ra la vio­len­cia y por­que hubie­ra una ver­da­de­ra refor­ma agra­ria rural y urba­na, que posi­bi­li­ta­ra que todos tra­ba­já­ra­mos con igual­dad de opor­tu­ni­da­des y garan­tías labo­ra­les, oja­lá con el con­trol del Esta­do, pero de un Esta­do decen­te en el que pudie­ra con­fiar toda la ciu­da­da­nía y par­ti­ci­par como la par­te más impor­tan­te de la demo­cra­cia. Enton­ces se que­ría seguir la lucha por rei­vin­di­ca­cio­nes jus­tas, pero en unas con­di­cio­nes de paz, sin más vio­len­cia, en un esce­na­rio en el que a todo el mun­do se le res­pe­ta­ra la vida (vol. 1, p. 224).

Y así, por estos sen­de­ros de heroís­mo silen­cio­so y públi­ca soli­da­ri­dad emer­gió la expe­rien­cia de la Unión Patrió­ti­ca des­de 1985 has­ta comien­zos de los años 90. Fue un amplio movi­mien­to de masas, un «fenó­meno polí­ti­co nacio­nal que sig­ni­fi­có el des­per­tar de una amplia fran­ja popu­lar mar­gi­na­da» (vol. 2, p. 151) ani­qui­la­da en poco tiem­po median­te una arra­sa­do­ra gue­rra sucia imple­men­ta­da con todos los medios, con un míni­mo de 3.500 ase­si­na­dos según valo­ra­cio­nes ofi­cia­les, pudien­do lle­gar a más de 5.000. Al igual que la Mar­cha del Silen­cio de 1948 mos­tró la rai­gam­bre del movi­mien­to popu­lar, y de ahí su masa­cre, tam­bién la Unión Patrió­ti­ca mos­tra­ba la fuer­za cre­cien­te del pue­blo auto­or­ga­ni­za­do, y por eso el terro­ris­mo esta­tal «se cen­tró en la cabe­za de dicho movi­mien­to» (vol. 2, p. 132).

Pese a tal sal­va­jis­mo silen­cia­do por la «demo­crá­ti­ca» pren­sa trans­na­cio­nal, hay que dejar muy cla­ros que «no ha habi­do épo­ca en la que los comu­nis­tas no hayan bre­ga­do por­que se bus­quen sali­das pací­fi­cas, de diá­lo­go a la gue­rra, y yo le pue­do con­tar inclu­so cuan­tas veces se ha para­do el con­flic­to de par­te de la gue­rri­lla aten­dien­do a esa idea de diá­lo­go, de recon­ci­lia­ción, pero tam­bién cómo nos han trai­cio­na­do los oli­gar­cas […] si algo ha hecho el Par­ti­do Comu­nis­ta es ayu­dar a que la gen­te que ha teni­do que reac­cio­nar con vio­len­cia a la vio­len­cia del régi­men, lo haga den­tro de cier­tos prin­ci­pios, sin degra­dar­se, actuan­do con idea­les nobles y sin opor­tu­nis­mo» (vol. 1, p. 34). Tal cohe­ren­cia éti­ca, que tam­bién es polí­ti­ca, legi­ti­ma a las FARC-EP para bus­car nego­cia­cio­nes median­te las que se solu­cio­na­sen en lo posi­ble injus­ti­cias abe­rran­tes, sabien­do des­de siem­pre que:

En los perío­dos de nego­cia­ción se han rati­fi­ca­do los obje­ti­vos socia­les de la lucha gue­rri­lle­ra en tan­to los plan­tea­mien­tos de quie­nes nos hemos alza­do en armas siem­pre han apun­ta­do, no a bus­car solu­cio­nes o pre­ben­das para los com­ba­tien­tes, sino a encon­trar sali­das al con­flic­to polí­ti­co-social y arma­do con la par­ti­ci­pa­ción deci­di­da de la pobla­ción. En fin, enten­de­mos que la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to social y arma­do debe ser pro­pó­si­to de todos los colom­bia­nos en todos los tiem­pos, pero debe­re­mos tener cla­ro que este no es asun­to que se pue­da mane­jar solo con nues­tras bue­nas inten­cio­nes y nues­tros mejo­res deseos, pues­to que los gobier­nos, en sen­ti­do con­tra­rio a nues­tros anhe­los, como ha que­da­do demos­tra­do en la prác­ti­ca, inclu­so han uti­li­za­do los diá­lo­gos como estra­ta­ge­ma para ganar tiem­po, para hacer la rein­ge­nie­ría del ejér­ci­to que les per­mi­ta con­ti­nuar su sinies­tro jue­go de aven­tu­ras mili­ta­res, en la bús­que­da del aplas­ta­mien­to béli­co de la incon­for­mi­dad, y no de solu­cio­nes sen­sa­tas a los pro­ble­mas socia­les que han engen­dra­do el con­flic­to (vol. 2, p. 173).

Las últi­mas fra­ses de este pará­gra­fo cita­do expli­can el pre­sen­te en Colom­bia, el que San­trich este pri­sio­ne­ro con la inten­ción de que mue­ra en vida en las cár­ce­les yan­quis; el que cen­te­nas de per­so­nas hayan sido ase­si­na­das y otras muchas más hayan teni­do que escon­der­se; el que el Esta­do haya incum­pli­do con frial­dad y pre­me­di­ta­ción todos los acuer­dos refren­da­dos bajo garan­tías ofi­cia­les e inter­na­cio­na­les que aho­ra callan o que endu­re­cen aún más sus ata­ques a una ex gue­rri­lla des­ar­ma­da, inde­fen­sa, divi­di­da y en pro­ce­so de vacia­mien­to; el que la bur­gue­sía esté recu­pe­ran­do con la ayu­da del enva­len­to­na­do nar­co­pa­ra­mi­li­ta­ris­mo las tie­rras anta­ño libe­ra­das con san­gre popu­lar y hoy otra vez en manos del capi­tal; el que Esta­dos Uni­dos ocu­pe mili­tar­men­te Colom­bia y pre­pa­re la inva­sión de Vene­zue­la des­de esa colo­nia…

Sin embar­go, los dos volú­me­nes que hemos resu­mi­do tan rápi­da­men­te tam­bién apor­tan otra lec­ción que es el con­tra­rio dia­léc­ti­co de la rosa social­de­mó­cra­ta del nue­vo emble­ma de las Fuer­za Alter­na­ti­va Revo­lu­cio­na­ria del Común: en el cora­zón del pue­blo tra­ba­ja­dor se reor­ga­ni­za la revo­lu­ción. La razón es fácil de expli­car: la diso­lu­ción ofi­cial de las FARC-EP en su mis­ma iden­ti­dad his­tó­ri­ca no ha supues­to la total diso­lu­ción prác­ti­ca de su mili­tan­cia, de su pro­yec­to, pese a la demo­li­ción de sus valo­res refe­ren­cia­les rea­li­za­da des­de den­tro. Sobre todo, la exis­ten­cia de otras van­guar­dias, en espe­cial el ELN, pue­de faci­li­tar el deba­te auto­crí­ti­co y estra­té­gi­co.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 25 de octu­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *