Car­ta abier­ta a los del «cam­bio de estra­te­gia»

¡Cama­ra­das! La men­ti­ra y la apa­rien­cia tie­nen poco reco­rri­do. Muy a pesar de Maquia­ve­lo, estas son efec­ti­vas a cor­to pla­zo, pero leta­les a lar­go pla­zo. Y qui­zá por ello gran par­te de las bases de la izquier­da aber­tza­le nece­si­ten escu­char tam­bién los hechos según los vemos des­de fue­ra de Sor­tu, para for­mar­se una idea en con­tras­te con el rela­to ofi­cia­lis­ta. La gen­te tie­ne dere­cho a saber y a con­tras­tar pun­tos de vis­ta. De modo que, aho­ra que las aguas están más cal­ma­das, ahí va mi apor­ta­ción para inter­pre­tar los hechos de las últi­mas sema­nas.

Mucho se ha escri­to y dicho estos días sobre la esce­ni­fi­ca­ción en blo­que de Sor­tu y Ernai en con­tra de Ikas­le Aber­tza­leak. Mues­tras de hos­ti­li­dad en públi­co, pro­me­tien­do un noví­si­mo fren­te estu­dian­til del futu­ro, en un dis­cur­so béli­co y hos­til hacia el fren­te estu­dian­til socia­lis­ta y aber­tza­le del pre­sen­te. Ya que tan­to de ello se habla a veces, qui­zá debe­rían de leer­se el tex­to de Lenin cuyo títu­lo tan­to uti­li­zan con­tra los comu­nis­tas de hoy, ese que reza La enfer­me­dad infan­til del «izquier­dis­mo» en el comu­nis­mo. Si abren el libro y lo leen, en segui­da encon­tra­rán a Lenin mofán­do­se de la inten­ción de los «ultra­iz­quier­dis­tas» ale­ma­nes de aban­do­nar los sin­di­ca­tos exis­ten­tes para crear unos noví­si­mos que res­pon­dan a su línea polí­ti­ca. ¿Aca­so no es esto lo que pre­ten­den hacer hoy la direc­ción de Sor­tu-Ernai en el ámbi­to estu­dian­til, esos que se ponen el pin leni­nis­ta? ¿Es que se han leí­do el títu­lo pero no el libro? ¿A quién acu­sa­ban enton­ces de infan­ti­lis­mo reite­ra­da­men­te en artícu­los de opi­nión des­de su perió­di­co?

Este boom mediá­ti­co con­tra Ikas­le Aber­tza­leak es un paso en el vacío. El hecho es que el tan­dem for­ma­do por las direc­cio­nes de Sor­tu-Ernai lle­va ya al menos año y medio inten­tan­do mon­tar dicho fren­te, uti­li­zan­do pala­bras radi­ca­les y con­tra­dic­to­rias con su prác­ti­ca polí­ti­ca real, como «sozia­lis­moa», «buru­ja­betza», etc. Pri­me­ro lo inten­ta­ron sabo­tean­do inter­na­men­te a Ikas­le Aber­tza­leak, lue­go lan­zan­do men­ti­ras y gene­ran­do odios irra­cio­na­les en los más jóve­nes ado­les­cen­tes de secun­da­ria que aun no tie­nen la opi­nión for­ma­da como para pro­te­ger­se bien de rela­cio­nes tóxi­cas y des­po­li­ti­za­das, total­men­te sen­ti­men­ta­les; des­pués expul­san­do a Ikas­le Aber­tza­leak de varios recin­tos de txoz­nas duran­te el verano para tra­tar de aho­gar­la eco­nó­mi­ca­men­te; tam­bién uti­li­zan­do las herra­mien­tas orga­ni­za­ti­vas de Ikas­le Aber­tza­leak con mili­tan­tes des­do­bla­dos de Ernai en car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad uti­li­zan­do la con­fian­za reci­bi­da para mon­tar una pla­ta­for­ma por la espal­da que se dedi­que a enfren­tar a Ikas­le Aber­tza­leak (Ikas­leok Zorrotz), tra­tan­do des­de hace tiem­po de mon­tar gru­pos de Ernai en la uni­ver­si­dad obli­gan­do a sus mili­tan­tes a ele­gir entre Ernai o Ikas­le Aber­tza­leak, etc., etc., etc. y todo esto con esca­so éxi­to orga­ni­za­ti­vo. Nada pare­ce pro­me­ter éxi­tos futu­ros para esta inde­ter­mi­na­dí­si­ma empre­sa que pre­ten­de redu­cir el pode­ro­so y com­ba­ti­vo movi­mien­to estu­dian­til de los últi­mos años a una mera pla­ta­for­ma acce­so­ria de par­ti­do para rei­vin­di­car sin nin­gún plan con­cre­to la sobe­ra­nía edu­ca­ti­va (hez­kun­tza buru­ja­betza) des­de la uni­ver­si­dad y la secun­da­ria, empre­sa para la que dicho sea de paso les deseo mucho éxi­to. Pero es que los buró­cra­tas, que con­fun­den su poder pro­pa­gan­dís­ti­co con la estruc­tu­ra de la reali­dad, se dan pal­ma­das de áni­mo entre sí ante la tarea que se pro­po­nen: con­tro­lar al estu­dian­ta­do y con­ver­tir­lo en acce­so­rio de par­ti­do para sacar las ban­de­ras ade­cua­das al pul­sar el botón des­de los des­pa­chos.

Todo este espec­tácu­lo de fue­gos de arti­fi­cio y espe­ran­zas de futu­ras fuer­zas ofi­cia­lis­tas que auxi­lia­rán a las men­gua­das fuer­zas del pre­sen­te, jun­to con su impo­ten­cia por des­truir a Ikas­le Aber­tza­leak, han con­du­ci­do a los buró­cra­tas a pro­bar suer­te en los medios de comu­ni­ca­ción, bus­can­do cul­pa­bles en las filas del movi­mien­to estu­dian­til y el movi­mien­to juve­nil. Es decir, que han apos­ta­do por tra­tar de des­pres­ti­giar ya a esca­la social a Ikas­le Aber­tza­leak. De ahí las men­ti­ras con­tra Ikas­le Aber­tza­leak, las cir­cu­la­res inter­nas de par­ti­do dan­do con­se­jos a sus mili­tan­tes sobre cómo hacer el tea­tri­llo ante el nume­ri­to mediá­ti­co mon­ta­do, los jui­cios públi­cos de Sor­tu sobre las cues­tio­nes inter­nas de Ikas­le Aber­tza­leak sin pudor ni res­pe­to orga­ni­za­ti­vo, las infa­mias sobre jóve­nes de pue­blos y barrios de Eus­kal Herria, las per­se­cu­cio­nes per­so­na­les y pre­sión social, cul­tu­ral, emo­cio­nal y has­ta fami­liar en algu­nos casos en don­de viven, estu­dian, etc., y todo para hacer insos­te­ni­ble la mili­tan­cia no subor­di­na­da. En el pun­to de mira: Ikas­le Aber­tza­leak y gran par­te del movi­mien­to juve­nil de gaz­tetxes con el que man­tie­ne soli­das rela­cio­nes. Pero a la juven­tud de Ikas­le Aber­tza­leak, igual que a la de los gaz­tetxes, se les cono­ce en su entorno como lo que son: la juven­tud socia­lis­ta, inde­pen­den­tis­ta, femi­nis­ta, eus­kal­dun y com­ba­ti­va de este país, en esen­cia, y no en apa­rien­cia. Y las men­ti­ras tie­nen cor­to reco­rri­do.

Ayer escu­cha­ba en Hala Bedi, en ver­sión monó­lo­go, des­de una decla­ra­ción escri­ta pre­pa­ra­da al milí­me­tro, insi­nuar que Ikas­le Aber­tza­leak es espa­ño­lis­ta, ade­más de otra serie de fal­se­da­des. Por mucho res­pe­to que merez­ca la tra­yec­to­ria mili­tan­te y los ser­vi­cios pres­ta­dos a las liber­ta­des de Eus­kal Herria que algu­nos lle­van en sus espal­das, quie­ro sub­ra­yar una linea roja aquí: si no se sabe lo que se dice, o si no se quie­re decir lo que se sabe, solo que­da la irres­pon­sa­bi­li­dad, la men­ti­ra o el cor­po­ra­ti­vis­mo. Con men­ti­ras con­tra un sec­tor de la juven­tud com­ba­ti­va vas­ca fla­co favor vais a hacer a la lucha por la liber­tad de Eus­kal Herria. Os lla­mo a la refle­xión des­de el res­pe­to que toda­vía os guar­do.

Por otro lado, estos días he leí­do un comu­ni­ca­do de Sor­tu nacio­nal con­fir­man­do los peo­res pro­nós­ti­cos. Que las manio­bras por robar al movi­mien­to estu­dian­til la sede no eran obra espon­tá­nea de algún loco que nece­si­ta sen­tir­se pode­ro­so detrás de extra­va­gan­tes deci­sio­nes; sino que es deci­sión corro­bo­ra­da por la direc­ción del par­ti­do (a espal­das de las bases del par­ti­do, como vie­ne sien­do tra­di­cio­nal). Es la mis­ma direc­ción del par­ti­do, des­de un buro­cra­tis­mo total­men­te auto­ri­ta­rio e inca­paz de lle­gar a acuer­dos con nadie que no sea el empre­sa­ria­do y polí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, autén­ti­cos simu­la­cros de la socie­dad bur­gue­sa deca­den­te en la que nos ha toca­do sobre­vi­vir. Para esta cla­se media, con aires de pro­gre­so que ase­gu­ran el orden polí­ti­co vigen­te y la infra­es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va capi­ta­lis­ta, Marx nos apor­tó una ful­mi­nan­te des­crip­ción: «Ser­vi­les con los de arri­ba, tirá­ni­cos con los de aba­jo».

Pero es que como apun­ta­ba con acier­to Gar­cía Tre­vi­jano, en el orden cons­ti­tu­cio­nal espa­ñol los par­ti­dos son órga­nos del Esta­do, inclui­dos los inde­pen­den­tis­tas, en el momen­to en que dejan de ser par­ti­dos civi­les, y se con­vier­ten en par­ti­dos esta­ta­les. Y no en vano Sor­tu se toma muy en serio su pro­ce­so de con­ver­sión en órgano del Esta­do y cum­ple su fun­ción; ser­vir de nexo mate­rial entre el orde­na­mien­to jurí­di­co polí­ti­co espa­ñol y el sec­tor social inde­pen­den­tis­ta y de izquier­das de Eus­kal Herria, tra­tan­do des­de el posi­bi­lis­mo de modi­fi­car a ambos y des­de su hete­ro­ge­nei­dad, vol­ver­los seme­jan­tes median­te la refor­ma y sin­te­ti­zar­los en un nue­vo mar­co jurí­di­co polí­ti­co en el que muy a pesar de los idea­lis­tas de Sor­tu que­da­ría asi­mi­la­do, enca­ja­do y nor­ma­li­za­do todo el sec­tor socio­po­lí­ti­co de la izquier­da aber­tza­le tra­di­cio­nal. Ese es el cer­cano des­en­la­ce de esta estra­te­gia sui­ci­da para el pro­le­ta­ria­do vas­co. El tra­ba­jo creen que está casi ter­mi­na­do, creen estar un pasi­to más cer­ca de la inde­pen­den­cia abs­trac­ta de su país con esta clau­di­ca­ción monu­men­tal. Dado seme­jan­te tea­tro de ope­ra­cio­nes, orga­ni­za­cio­nes como Ikas­le Aber­tza­leak, que man­tie­nen la com­ba­ti­vi­dad polí­ti­ca y el pro­gra­ma de libe­ra­ción intac­to para la nación pro­le­ta­ria vas­ca, sobran en el mapa de movi­mien­tos de asi­mi­la­ción sin­te­ti­za­do­ra a la que han lla­ma­do «cam­bio de estra­te­gia» y «agen­da de paci­fi­ca­ción».

Obser­va­do des­de una ópti­ca más con­cre­ta, la deci­sión de agre­dir a Ikas­le Aber­tza­leak tra­tan­do de expul­sar­la de su pro­pia sede (sede que como obje­to fun­cio­nal no sir­ve para nada a un par­ti­do forra­do de pas­ta como Sor­tu) debe ser dife­ren­cia­da y a la vez conec­ta­da con la deci­sión de rom­per todas las rela­cio­nes con Ikas­le Aber­tza­leak. La pri­me­ra es un acto de agre­sión, la segun­da es una deci­sión legí­ti­ma aun­que tor­pe y a mi jui­cio equi­vo­ca­da, y en todo caso no debe­ría de lle­var­se a cabo como se está lle­van­do, echan­do la cul­pa a quien no ha roto la rela­ción. Cabe sub­ra­yar que la agre­sión polí­ti­ca y social de robar la sede al movi­mien­to estu­dian­til con la excu­sa legal en la mano ni tie­ne ni pue­de tener por obje­ti­vo for­ta­le­cer a Sor­tu-Ernai, sino sola­men­te debi­li­tar a Ikas­le Aber­tza­leak, aun al pre­cio de debi­li­tar y des­pres­ti­giar con ello tam­bién a Sor­tu-Ernai ante sus bases. Cum­plien­do a raja­ta­bla la fun­ción de órgano del Esta­do, cega­dos en su odio. Es tre­men­do el alcan­ce del dis­pa­ra­te y una malí­si­ma noti­cia para el futu­ro de Eus­kal Herria; rom­péis todos los puen­tes para que la nue­va gene­ra­ción pue­da actuar con res­pe­to mutuo y lle­gar a acuer­dos futu­ros a pesar de las dife­ren­cias actua­les. Crean­do odios recí­pro­cos en las nue­vas gene­ra­cio­nes, por mie­do a lo que no con­tro­láis, des­ga­rráis el futu­ro de nues­tro país. Demos­tráis, una vez más, una inca­pa­ci­dad tác­ti­ca mani­fies­ta, y ser como res­pon­sa­bles tác­ti­cos y diri­gen­tes estra­té­gi­cos de par­ti­do un peli­gro nacio­nal de pri­mer nivel.

Esta acti­tud auto­ri­ta­ria y pre­po­ten­te, de tra­tar a las per­so­nas como obje­tos, en la que voso­tros apa­re­céis como los supues­tos úni­cos suje­tos cons­cien­tes de la rela­ción, que nos colo­cáis a noso­tros, obje­tos, en nues­tro sitio, está ago­tan­do su reco­rri­do como modo de com­ba­tir las dife­ren­cias inter­nas. Es una rue­da impa­ra­ble de crear hos­ti­li­dad hacia vues­tro pro­pio par­ti­do y la balan­za se incli­na cada vez más. En lo que res­pec­ta al movi­mien­to juve­nil, hicis­teis lo mis­mo en el pro­ce­so de deba­te de Ernai; negar rotun­da­men­te la con­tra­po­si­ción de líneas polí­ti­cas cla­ra­men­te exis­ten­te den­tro de esa orga­ni­za­ción, aun a pre­cio de desan­grar vues­tra orga­ni­za­ción juve­nil y cau­sar una fuga de mili­tan­tes.

El pasa­do es tozu­do y no se deja mani­pu­lar fácil­men­te. Curio­sa­men­te, Ikas­le Aber­tza­leak, esa orga­ni­za­ción estu­dian­til a la que muchos per­te­ne­ci­mos, lle­va déca­das usan­do esa sede, a la que MILES de mili­tan­tes de Ikas­le Aber­tza­leak hemos cono­ci­do como «la sede de Ikas­le Aber­tza­leak de Bil­bo». Curio­sa­men­te esta sede esta­ba a nom­bre de «Eus­kal ikas­leen elkar­tea» y no de «Eus­kal etor­ki­zu­ne­ko alder­di demo­kra­ta­ren elkar­tea» ni nada por el esti­lo. Nues­tro pasa­do común le puso ese nom­bre, dejan­do cla­ras sus inten­cio­nes, y de titu­la­res a miem­bros de Ikas­le Aber­tza­leak de la épo­ca. Y no solo eso, sino que en los mis­mos esta­tu­tos cons­ta que todos los miem­bros de esa aso­cia­ción deben ser estu­dian­tes. Los titu­la­res eran de Ikas­le Aber­tza­leak, está a nom­bre de «Eus­kal ikas­leen elkar­tea», los miem­bros deben de ser estu­dian­tes… ¡Pero la sede es de Sor­tu!

¿De ver­dad no creéis que vues­tro rela­to inven­ta­do por el que tra­táis de dejar en la calle al movi­mien­to estu­dian­til de la izquier­da aber­tza­le enca­ja un poco mal con los hechos? Que la sede es de la izquier­da aber­tza­le decís…, pues sí, lle­váis razón; con­cre­ta­men­te de la orga­ni­za­ción estu­dian­til de la izquier­da aber­tza­le, que se lla­ma Ikas­le Aber­tza­leak, y con toda la legi­ti­mi­dad.

Os lo repi­to: La deci­sión de crear una rela­ción con­flic­ti­va para que­dar­se con una sede aje­na median­te el abu­so de la fuer­za y el res­pal­do del Esta­do espa­ñol y sus garan­tías jurí­di­cas de pro­pie­dad va a traer como con­se­cuen­cia el des­ga­rra­mien­to social y afec­ti­vo den­tro de la joven gene­ra­ción que vie­ne, en un con­tex­to en el que nues­tras fuer­zas comu­nes son esca­sas, y en el que todos debe­ría­mos de actuar con res­pon­sa­bi­li­dad para no difi­cul­tar futu­ros acuer­dos en los dis­tin­tos ámbi­tos de lucha.

Sor­tu es el res­pon­sa­ble polí­ti­co de la situa­ción de con­flic­to crea­da, roban­do de iure la sede a Ikas­le Aber­tza­leak. Y las tres per­so­nas titu­la­res son las res­pon­sa­bles per­so­na­les de toda esta situa­ción, trai­cio­nan­do la con­fian­za que la orga­ni­za­ción Ikas­le Aber­tza­leak depo­si­ta­ba en ellas como titu­la­res mera­men­te nomi­na­les, de cara a la juri­si­dic­ción esta­tal bur­gue­sa y espa­ño­la.

Que cada cual se res­pon­sa­bi­li­ce de sus actos, enton­ces. Y voso­tros empe­zad por res­pon­sa­bi­li­za­ros de una agre­sión que jamás debis­teis come­ter.

Si la direc­ción de Sor­tu deci­de inten­tar desahu­ciar por la fuer­za a las estu­dian­tes la situa­ción va a ser irre­ver­si­ble y de gran ries­go polí­ti­co para todas las par­tes impli­ca­das y para la izquier­da aber­tza­le en gene­ral, NADIE TIENE NADA QUE GANAR EN ESTE ASUNTO, y los que menos voso­tros, ampli­fi­can­do a esca­la mediá­ti­ca vues­tras mise­rias inter­nas y vues­tras con­tra­dic­cio­nes. La manio­bra es catas­tró­fi­ca y eclip­sa por com­ple­to la posi­bi­li­dad de una rup­tu­ra orde­na­da, impo­si­bi­li­tan­do rela­cio­nes futu­ras. La agre­sión de la sede es una injus­ti­cia evi­den­te, por lo que os sugie­ro que refle­xio­néis sobre la esper­pén­ti­ca situa­ción crea­da en torno al movi­mien­to estu­dian­til de la izquier­da aber­tza­le, a que os sen­téis de nue­vo con Ikas­le Aber­tza­leak y a que for­ma­li­céis una rup­tu­ra orde­na­da y jus­ta con el movi­mien­to estu­dian­til socia­lis­ta e inde­pen­den­tis­ta, para que cada uno pue­da desa­rro­llar su línea polí­ti­ca sin des­gas­te de fuer­zas en con­flic­tos cai­ní­tas total­men­te evi­ta­bles.

Y pues­tos a ana­li­zar, y os lo digo a voso­tros, a la direc­ción de Sor­tu, con áni­mo de hace­ros refle­xio­nar, situan­do en ópti­ca gene­ral el con­flic­to par­ti­cu­lar que habéis inven­ta­do y cons­trui­do duran­te los últi­mos dos años entre Ernai e Ikas­le Aber­tza­leak.

¿Aca­so el ele­men­to cen­tral de vues­tra estra­te­gia no era la suma de fuer­zas?

Pues bien, hacien­do balan­ce, con­si­de­ro que vues­tra estra­te­gia de acu­mu­la­ción de fuer­zas es un jug­ger­naut de des­truc­ción de con­sen­sos. Bajo la excu­sa del cam­bio de estra­te­gia, habéis liqui­da­do el fren­te polí­ti­co, sus orga­ni­za­cio­nes his­tó­ri­cas y su teji­do mili­tan­te de calle, habéis tum­ba­do a míni­mos his­tó­ri­cos la volun­tad inde­pen­den­tis­ta en la socie­dad, habéis sufri­do una sangr��a elec­to­ral impa­ra­ble, habéis des­trui­do con nota­ble pre­po­ten­cia la uni­dad sin­di­cal tan cos­to­sa­men­te arti­cu­la­da, habéis desan­gra­do a Ernai prohi­bien­do el deba­te interno has­ta en dos oca­sio­nes, estáis des­tro­zan­do la uni­dad de lucha estu­dian­til Ikas­le Aber­tza­leak-Ernai con la que podrían haber­se con­se­gui­do gran­des pro­gre­sos en el ámbi­to uni­ver­si­ta­rio para el pro­le­ta­ria­do vas­co, y lo habéis hecho por el mero hecho de que no la con­tro­láis por com­ple­to. La estra­te­gia es un fra­ca­so, a no ser que por acu­mu­la­ción de fuer­zas enten­dáis un pac­to entre la cla­se media y la oli­gar­quía del PNV des­de el que pre­ten­déis enca­ja­ros cómo­da­men­te en la lega­li­dad vigen­te y dejar al pro­le­ta­ria­do «fue­ra de la ley».

No os dais cuen­ta de en lo que os habéis con­ver­ti­do. En polí­ti­cos que no atien­den a razo­nes y se creen posee­do­res de la ver­dad per­fec­ta y aca­ba­da, que al escu­char un argu­men­to en con­tra ni lo pien­san y lo ven como una ame­na­za; en seres que ante­po­nen el cálcu­lo tác­ti­co a la éti­ca y a los prin­ci­pios de huma­ni­dad, en pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios que bajan la nota a sus estu­dian­tes si las oyen hablar de mar­xis­mo o lucha de cla­ses, en «femi­nis­tas» que per­si­guen a cha­va­las que plan­tean dudas con el dog­ma post­mo­derno, en fami­lia­res de pre­sos que miran con des­pre­cio a fami­lia­res de pre­sos… Vues­tra línea polí­ti­ca es total­men­te inca­paz de aglu­ti­nar y moti­var, a final de ciclo como se encuen­tra, aho­ga­da en sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, en medio de un bru­tal blo­queo polí­ti­co gene­ra­do por la diná­mi­ca inter­na de la socie­dad capi­ta­lis­ta, por la ofen­si­va de cla­se a todos los nive­les y por la invo­lu­ción polí­ti­ca sin res­pues­ta de los esta­dos espa­ñol y fran­cés. Una línea polí­ti­ca inca­paz de ser­vir de herra­mien­ta a la mayo­ría social de este país, de ser­vir de orien­ta­ción estra­té­gi­ca a las rei­vin­di­ca­cio­nes inme­dia­tas para las que se bas­tan sin par­ti­do los dis­tin­tos sec­to­res del pro­le­ta­ria­do vas­co y del movi­mien­to popu­lar que se están ya orga­ni­zan­do por su cuen­ta.

Este país nece­si­ta una linea polí­ti­ca de máxi­mos, que dé la vuel­ta a la situa­ción de mise­ria del pro­le­ta­ria­do de for­ma radi­cal, y voso­tros estáis fue­ra de la reali­dad y del deba­te, hablan­do de revo­lu­cio­na­rios y pseu­do­re­vo­lu­cio­na­rios, cuan­do nadie habla hoy de revo­lu­ción para maña­na por la tar­de. Si al menos os fija­rais, veríais que el deba­te se sitúa en las coor­de­na­das de una polí­ti­ca pro­le­ta­ria, de la rear­ti­cu­la­ción del suje­to de cla­se, el pro­le­ta­ria­do vas­co, suje­to de todas las luchas con­tra las dis­tin­tas moda­li­da­des de opre­sión que sufre, inclui­da la opre­sión de las buro­cra­cias y sus inten­tos de actuar con­tra la inde­pen­den­cia de cla­se.

Rom­per la uni­dad estu­dian­til es un gra­ve error. Libres sois de tra­tar de gene­rar dupli­ci­da­des moni­to­ri­za­das, pero asu­mid­lo: la res­pon­sa­bi­li­dad de la rup­tu­ra es úni­ca y exclu­si­va­men­te vues­tra. Aho­ra bien: no seáis tan insen­sa­tos y no voléis todos los puen­tes.

Kolitza

18 de octu­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *