Brasil: Otra vez la alternativa es entre «socialismo o barbarie»

Lo más temi­do pero pre­vi­si­ble a la vez, ya ha ocu­rri­do. Bol­so­na­ro estu­vo a pun­to de alzar­se con la pre­si­den­cia de Bra­sil en pri­me­ra vuel­ta y gra­cias al voto con­se­cuen­te del pobre­río del Nor­des­te, se que­dó en la puer­ta. Remar­co lo de con­se­cuen­te ya que hubo infi­ni­dad de barrios peri­fé­ri­cos de las gran­des ciu­da­des y pue­blos de dife­ren­tes Esta­dos, don­de no solo viven los más reza­ga­dos y expo­lia­dos del Bra­sil pro­fun­do sino tam­bién son amplios reduc­tos afro­des­cen­dien­tes, que por esas cosas que faci­li­ta esta «demo­cra­cia», se incli­na­ron por el Hitler lati­noa­me­ri­cano.

Son múl­ti­ples los aspec­tos y cau­sas que han influi­do en la con­for­ma­ción de este esce­na­rio, que si bien no es defi­ni­ti­vo (no pue­de ser­lo has­ta que se cuen­te el últi­mo sufra­gio el pró­xi­mo 28 de octu­bre) obli­ga a pren­der todas las luces rojas posi­bles.

En pri­mer lugar, como vie­ne ocu­rrien­do en otros paí­ses del con­ti­nen­te y del Ter­cer Mun­do, la razón prin­ci­pal sigue sien­do este enfer­mi­zo ape­go a sos­te­ner «demo­cra­cias» bur­gue­sas que sólo sir­ven para embos­car y hacer retro­ce­der cual­quier posi­bi­li­dad de cons­truir una alter­na­ti­va libe­ra­do­ra. Estas fal­sas opcio­nes con las que no se come, no se edu­ca, no se cura y menos se cre­ce en un mar­co de cier­ta dig­ni­dad para nues­tros pue­blos, son el cor­set fun­da­men­tal para «entre­te­ner­nos» en el mejor de los casos y divi­dir­nos des­de la izquier­da, a fin de domes­ti­car­nos por dere­cha.

¿Cuán­tas veces más vamos a pro­bar la fór­mu­la que nos impo­ne este sis­te­ma que len­ta­men­te se va pare­cien­do a las dinas­tías opre­so­ras de la Edad Media? Es pre­ci­sa­men­te en este mar­co que sur­gen pri­me­ro como juga­do­res peri­fé­ri­cos y lue­go se van ins­ti­tu­cio­na­li­zan­do poco a poco, los expo­nen­tes más decla­ra­da­men­te fas­cis­tas al esti­lo Jair Bol­so­na­ro o Donald Trump, tam­bién están los Macri o los Piñe­ra que no se que­dan atrás en los méto­dos que apli­can, aun­que pre­ten­dan disi­mu­lar su ape­go a una dere­cha extre­ma. Los pri­me­ros, lan­zan un dis­cur­so don­de reem­pla­zan la pala­bra «cam­bio» por «orden», y así con­ven­cen muy fácil­men­te a sec­to­res impor­tan­tes de la pobla­ción que creen que los pro­ble­mas de la inse­gu­ri­dad se resuel­ven con más poli­cías o expul­san­do a los inmi­gran­tes. Muchos de ellos y ellas, creen que para con­ser­var­se puros e impo­lu­tos es nece­sa­rio lan­zar­se a la caza (pri­me­ro dis­cur­si­va­men­te, y lue­go en los hechos, como ocu­rrie­ra con Marie­lle Fran­co) de las disi­den­cias sexua­les, los y las afro­bra­si­le­ñas o todo aquel o aque­lla que no comul­gue con sus prác­ti­cas de cla­ra raíz patriar­cal. Es por ello que tam­bién está en la mira de sus odios el femi­nis­mo popu­lar que se les opo­ne y los denun­cia en las calles.

Obvia­men­te, que para que esta ope­ra­ción de enve­ne­na­mien­to ideo­ló­gi­co ten­ga mayor enti­dad, la mayo­ría de quie­nes comul­gan con prác­ti­cas auto­ri­ta­rias, ha sido coci­na­da a fue­go len­to por la pré­di­ca de los medios hege­mó­ni­cos.

Así, de bue­nas a pri­me­ras, per­so­na­jes como Bol­so­na­ro, que casi siem­pre cuan­do irrum­pen son sub­es­ti­ma­dos por la izquier­da, no tie­nen pelos en la len­gua para expre­sar cual­quier tipo de ame­na­zan­tes pro­pues­tas, y ser reci­bi­das con faná­ti­ca acep­ta­ción por sus inter­lo­cu­to­res. Insis­to, no toda la audien­cia de Bol­so­na­ro son hom­bres blan­cos y de cla­se media alta.

De esta for­ma se va per­fi­lan­do el pri­mer esla­bón de cons­truc­ción del fas­cis­mo en un cuer­po social enfer­mo y con­ve­nien­te­men­te desilu­sio­na­do por la «polí­ti­ca». En reali­dad, no es dis­tin­to a lo ocu­rri­do en la Ale­ma­nia pre-hitle­ria­na o en la Ita­lia pre-mus­so­li­nia­na, y ya se sabe en que ter­mi­nó aque­lla his­to­ria.

Nece­sa­rio es com­pren­der ade­más que los Bol­so­na­ro, los Macri y otros simi­la­res son pie­zas de un plan de reco­lo­ni­za­ción con­ti­nen­tal impul­sa­da por el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se, que ambi­cio­na ya no que­dar­se con el «patio trasero» sino con todo el edi­fi­cio y las rique­zas que este encie­rra.

El otro gran fac­tor que posi­bi­li­ta estos rápi­dos ascen­sos de extre­ma dere­cha son los pro­pios erro­res (u horro­res) que se come­tie­ron en el pro­pio cam­po de la izquier­da pro­gre­sis­ta. En el caso espe­cial de Bra­sil, es obli­ga­to­rio nom­brar al Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, que gober­nó duran­te tan­tos años y que si bien abrió un amplio aba­ni­co de liber­ta­des e impu­so impor­tan­tes cam­bios socia­les (muchos de ellos de cor­te úni­ca­men­te asis­ten­cia­lis­ta) no qui­so rom­per el mol­de del capi­ta­lis­mo, y fue aban­do­nan­do poco a poco la idea ori­gi­nal (con la que el pro­pio Lula agi­ta­ba en sus orí­ge­nes a los tra­ba­ja­do­res meta­lúr­gi­cos) de la opción por el socia­lis­mo, que­dán­do­se estan­ca­do solo en el «pro­gre­sis­mo». Aquí vie­ne otro tema sus­tan­cial y se tra­ta de enten­der que esa matriz ideo­ló­gi­ca tie­ne lími­tes muy con­cre­tos y en aras de arri­bar y lue­go sos­te­ner­se en un gobierno, gene­ra alian­zas que lue­go le cues­tan la vida, eufe­mís­ti­ca­men­te hablan­do. No es lo mis­mo aspi­rar a una prác­ti­ca pro­gre­sis­ta que tener una fuer­te aspi­ra­ción de reco­rrer un rum­bo revo­lu­cio­na­rio. En ese sen­ti­do tam­po­co es casua­li­dad que del amplí­si­mo mapa de gobier­nos de carac­te­rís­ti­cas popu­la­res que has­ta hace poco se man­te­nían en pie en el con­ti­nen­te, sólo per­ma­ne­cen ergui­dos Cuba (como siem­pre, un faro indis­pen­sa­ble), Vene­zue­la boli­va­ria­na y la Boli­via plu­ri­na­cio­nal de Evo Mora­les.

El ter­cer fac­tor a tener en cuen­ta en la difí­cil coyun­tu­ra bra­si­le­ña, es que más allá del esfuer­zo y el sacri­fi­cio asu­mi­do en las calles de todo el país por algu­nos de los más impor­tan­tes movi­mien­tos socia­les como son los Sin Tie­rra y los Sin Techo, ambos ali­nea­dos en fren­tes que reivin­di­can la izquier­da popu­lar y socia­lis­ta, la movi­li­za­ción de las masas no estu­vo a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias en todos estos meses, y en espe­cial des­de la injus­ta deten­ción de Lula. Este hecho, el encar­ce­la­mien­to de un líder popu­lar y el ex pre­si­den­te que mayo­res posi­bi­li­da­des le brin­dó a los más humil­des, debe­ría haber des­en­ca­de­na­do una impor­tan­te revuel­ta social, con cien­tos de miles de per­so­nas en las calles. Esto no ocu­rrió así, y en ese aspec­to pesa otra vez la equi­vo­ca­da idea de que todos los pro­ble­mas se resuel­ven con la «demo­cra­cia» y las urnas que esta ofre­ce como ins­tru­men­to, cuan­do es en la lucha calle­je­ra, don­de los pue­blos han logra­do his­tó­ri­ca­men­te sus más altas con­quis­tas. Eso lo enten­die­ron muy bien los mili­tan­tes del MST y sus lide­raz­gos, cuan­do ade­más de movi­li­zar­se cons­tan­te­men­te e inclu­so man­te­ner casi en soli­ta­rio el cam­pa­men­to fren­te a la pri­sión don­de ence­rra­ron a Lula, lan­za­ron un men­sa­je a futu­ro, seña­lan­do que si la izquier­da repre­sen­ta­da por Had­dad-Lula gana­ra las elec­cio­nes, el gobierno que se deri­va­ra de ello debe­ría aban­do­nar cual­quier atis­bo de «con­ci­lia­ción de cla­ses» y empren­der cam­bios pro­fun­dos en un giro radi­cal hacia la izquier­da y el socia­lis­mo.

Aho­ra bien, con­ven­ga­mos que el esce­na­rio que se ha abier­to este pasa­do domin­go es de una noto­ria gra­ve­dad, y que lo que ocu­rra el 28/​O no solo afec­ta­rá a Bra­sil sino a toda la Patria Gran­de. En ese sen­ti­do, a sabien­das de que otra vez la suer­te habrá que jugar­la en el cam­po del enemi­go, resul­ta indis­pen­sa­ble encon­trar los meca­nis­mos para hacer un esfuer­zo des­co­mu­nal a fin de fre­nar el ascen­so del fas­cis­mo repre­sen­ta­do por Bol­so­na­ro. Por un lado, se impo­ne la uni­dad de toda la izquier­da y el cam­po popu­lar, que aban­do­nan­do en esta oca­sión el len­gua­je «polí­ti­ca­men­te correc­to» y cual­quier atis­bo de «bue­nís­mo» que sue­le cir­cun­dar a algu­nos sec­to­res, se expre­sen y actúen radi­cal­men­te. Es indis­pen­sa­ble que se gene­re con­fian­za en que si Fer­nan­do Had­dad obtie­ne la vic­to­ria (que no es para nada impo­si­ble) se van a rea­li­zar y cum­plir por fin con todas las deman­das que el movi­mien­to popu­lar vie­ne exi­gien­do des­de hace años, y que pasan por refor­ma agra­ria, nacio­na­li­za­ción del comer­cio exte­rior, ter­mi­nar con la dic­ta­du­ra de los «gran­des medios» y otras reivin­di­ca­cio­nes de carác­ter revo­lu­cio­na­rio. Por­que al fas­cis­mo no se lo derro­ta con dis­cur­sos ni prác­ti­cas mode­ra­das sino con toda la fuer­za que impo­nen las cir­cuns­tan­cias de estar entre la vida y la muer­te. Eso es impor­tan­te que se ten­ga en cuen­ta a la hora de hacer una cam­pa­ña de pocos días don­de habrá que enfren­tar a todos los pode­res fác­ti­cos, des­de el apa­ra­to guber­na­men­tal-empre­sa­rial y ecle­siás­ti­co (sobre todo el evan­gé­li­co Pen­te­cos­tal) has­ta la anda­na­da des­ce­re­bran­te de los mass media.

El dis­cur­so dife­ren­cia­do entre un can­di­da­to y otro debe no ser sim­ple­men­te una expre­sión de len­gua­je, sino el tra­tar de con­ven­cer que como en otras oca­sio­nes de la his­to­ria la alter­na­ti­va es «socia­lis­mo o bar­ba­rie». Y que si esta últi­ma triun­fa, los per­ju­di­ca­dos, como siem­pre, serán los y las humil­des y no pocos sec­to­res de la cla­se media bra­si­le­ña. El desafío está plan­tea­do, la con­sig­na es tan cono­ci­da como nece­sa­ria: «No pasa­rán».

Car­los Azná­rez

Octu­bre 2018

Fuen­te: http://​www​.paki​toa​rria​ran​.org/​i​n​d​e​x​.​p​h​p​/​a​r​t​i​c​u​l​o​s​/​5​1​5​1​-​b​r​a​s​i​l​-​o​t​r​a​-​v​e​z​-​l​a​-​a​l​t​e​r​n​a​t​i​v​a​-​e​s​-​e​n​t​r​e​-​s​o​c​i​a​l​i​s​m​o​-​o​-​b​a​r​b​a​rie

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: