Con­tra el fas­cis­mo

«Sobre la base de esa doble dis­cri­mi­na­ción, de raza y de cla­se, la gran masa de los ale­ma­nes dis­fru­tó has­ta la segun­da mitad de la gue­rra de una bue­na situa­ción. Igno­ra­ron duran­te mucho tiem­po el rever­so cri­mi­nal de su bien­es­tar, un impe­ria­lis­mo social y racis­ta edul­co­ra­do por la pala­bre­ría socia­li­zan­te de sus diri­gen­tes […] La com­bi­na­ción del ampa­ro y aten­cio­nes gene­ra­les con la vio­len­cia ejem­plar con­tra los deno­mi­na­dos “enemi­gos del pue­blo” no con­vir­tió a la inmen­sa mayo­ría de ale­ma­nes en nazis entu­sias­tas, sino más bien en con­for­mis­tas que dis­fru­ta­ban de las posi­bi­li­da­des coti­dia­nas de bene­fi­ciar­se que les ofre­cía el sis­te­ma. Pero la leal­tad pasi­va así obte­ni­da bas­tó para garan­ti­zar la capa­ci­dad de manio­bra inter­na del Esta­do nacio­nal socia­lis­ta has­ta verano de 1944.»

Götz Aly: La uto­pía nazi. Cómo Hitler com­pró a los ale­ma­nes,
Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2006, pp. 330 y 344.

Los tex­tos que se reco­gen en este libri­to publi­ca­do por Sare Anti­fa­xis­ta que pro­lo­go aquí inten­tan expli­car qué es el fas­cis­mo des­de las nece­si­da­des de la lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal: es por tan­to un libro de com­ba­te prác­ti­co y teó­ri­co, evi­tan­do ser engu­lli­do por el agu­je­ro negro del aca­de­mi­cis­mo «impar­cial». Son tex­tos que he ido escri­bien­do al calor de las movi­li­za­cio­nes con­tra las múl­ti­ples expre­sio­nes del fas­cis­mo, pero que, estu­dia­dos en su con­jun­to, pue­den ser­vir para un deba­te colec­ti­vo que esta­blez­ca los pun­tos míni­mos de un con­cep­to de fas­cis­mo váli­do para faci­li­tar su derro­ta.

Recien­te­men­te han sali­do en pren­sa los casos de varios nazis, fas­cis­tas y fran­quis­tas con vidas coti­dia­nas nor­ma­les, per­so­nas que no se dis­tin­guie­ron por una espe­cial bru­ta­li­dad visi­ble. Kurt Waldheim, por ejem­plo, fue miem­bro de las SA, gru­pos para­mi­li­ta­res de asal­to, y par­ti­ci­pó duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dia­len las depor­ta­cio­nes de dece­nas de miles de per­so­nas a cam­pos de exter­mi­nio a las órde­nes del gene­ral Ale­xan­der Lohr eje­cu­ta­do en 1947 por cri­mi­nal de gue­rra, A pesar de cono­cer­se su his­to­rial, fue ele­gi­do secre­ta­rio gene­ral de la ONU entre 1972 y 1981. Pocos Esta­dos le reci­bie­ron en via­je ofi­cial, menos el Vati­cano y algu­nos paí­ses ára­bes. Para 1986 se dis­po­nía de infor­ma­ción más con­cre­ta y gra­ve sobre sus res­pon­sa­bi­li­da­des, pero en ese año ganó las elec­cio­nes aus­tría­cas sien­do pre­si­den­te has­ta 1992. Lue­go vivió «reti­ra­do» de la vida polí­ti­ca has­ta su muer­te en 2007 sien­do ente­rra­do con hono­res ofi­cia­les.

Rudolf Höss, lugar­te­nien­te de Himm­ler, fue coman­dan­te de Ausch­witz, tenía a su car­go a cri­mi­na­les de la cala­ña de Men­ge­le, Josef Kra­mer apo­da­do La Bes­tia de Bel­sen, y muchos más. Según su hija «pare­cía el mejor hom­bre del mun­do, siem­pre dul­ce y ama­ble con quie­nes le rodea­ban». Sepa­ra­ba per­fec­ta­men­te el mun­do de sus atro­ci­da­des dia­rias en Ausch­witz y el mun­do de sus rela­cio­nes per­so­na­les den­tro y fue­ra de aquél averno. En ambos era cons­cien­te de su queha­cer y vivía nor­mal­men­te esa apa­ren­te con­tra­dic­ción. El poli­cía espa­ñol Anto­nio Gon­zá­lez Pache­co, alias Billy el Niño, reci­bió muy con­ta­das y sua­ves repri­men­das por las tor­tu­ras sal­va­jes que apli­ca­ba a dete­ni­das y dete­ni­dos duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y en los pri­me­ros años de la «monar­quía cons­ti­tu­cio­nal». Dejó su «tra­ba­jo» en 1982 a la edad de 38 años tan pro­fu­sa­men­te con­de­co­ra­do que su suel­do se incre­men­tó en un 50%. Median­te el méto­do de las «puer­tas gira­to­rias» pasó a ser res­pon­sa­ble de segu­ri­dad de Renault, trans­na­cio­nal fran­ce­sa que cola­bo­ró deci­si­va­men­te en el esfuer­zo de gue­rra con los ocu­pan­tes nazis.

En la actual Argen­ti­na, Deni­se Yanet Eve­quoz, cono­ci­da como Ana Eli­sa Duprat, maes­tra de tra­to dul­ce con la juven­tud, jus­ti­fi­ca en su docen­cia el holo­caus­to nazi a la vez que dice «defen­der la vida» negan­do el irre­nun­cia­ble dere­cho al abor­to legal, segu­ro y gra­tui­to. En Nor­te Amé­ri­ca, las orga­ni­za­cio­nes nazi­fas­cis­tas han aumen­ta­do en un 22% duran­te el pri­mer año de gobierno de Donald Trump, sien­do la pun­ta de lan­za de la legi­ti­ma­ción de la abe­rran­te medi­da nazi de Trump de sepa­rar hijas e hijos de migran­tes ence­rrán­do­los en cár­ce­les espe­cia­les, como se hacía en los cam­pos de con­cen­tra­ción ale­ma­nes cuan­do los tre­nes de mer­can­cías des­car­ga­ban su «car­ne huma­na»: las madres eran sepa­ra­das a gol­pes de sus hijos e hijas para no ver­los nun­ca más. La Mari­na yan­qui va a crear cam­pos mili­ta­res para encar­ce­lar a 120.000 migran­tes, de entra­da. No mere­ce la pena exten­der­nos sobre los suce­si­vos gol­pes a los dere­chos sin­di­ca­les y socia­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que en los cua­tro pri­me­ros meses de 2018 ya había igua­la­do las huel­gas y horas «per­di­das» de todo 2017: es en este con­tex­to en el que la Cor­te Supre­ma anu­la el dere­cho de la cla­se obre­ra a pre­sen­tar deman­das colec­ti­vas con­tra la patro­nal. Y si vamos a Japón vemos que una espe­cie de neo­fas­cis­mo empie­za a pene­trar sutil­men­te des­de 2012 en algu­nos esta­men­tos del poder, refor­zan­do el revan­chis­mo impe­ria­lis­ta y mili­ta­ris­ta.

Estos seis casos son una minús­cu­la goti­ta en el océano fas­cis­ta cono­ci­do y ocul­to, en el que miles y miles de per­so­nas que tuvie­ron y tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des con esta polí­ti­ca inhu­ma­na cam­pan a sus anchas por­que la bur­gue­sía sabe que los nece­si­ta o que pue­de nece­si­tar­los en un futu­ro. Pero refle­jan muy bien las carac­te­rís­ti­cas gene­ra­les del fas­cis­mo al mar­gen de las for­mas par­ti­cu­la­res y sin­gu­la­res que adquie­ra en cada socie­dad a tra­vés de los años.

De la mis­ma for­ma en que a raíz de la cri­sis socio­po­lí­ti­ca abier­ta con la revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917 y sus efec­tos sís­mi­cos mun­dia­les, más la pos­te­rior cri­sis socio­eco­nó­mi­ca abier­ta en 1929, el gran capi­tal y amplí­si­mos sec­to­res de la media­na y peque­ña bur­gue­sía pasa­ron a apo­yar al nazi­fas­cis­mo y al mili­ta­ris­mo como garan­tía defi­ni­ti­va con­tra la revo­lu­ción social; de mane­ra simi­lar, des­de la cri­sis de 2007 cuan­do se van inten­si­fi­can­do los esfuer­zos por asen­tar el fas­cis­mo como reser­va irra­cio­nal de masas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias. Al haber des­apa­re­ci­do el «peli­gro comu­nis­ta» inme­dia­to como en los años trein­ta, y al no exis­tir la lla­ma­da «gue­rra fría» des­de 1991, el fas­cis­mo vio cómo se debi­li­ta­ba su mayor argu­men­to has­ta enton­ces.

Debía bus­car rápi­da­men­te otra fuer­za incon­tro­la­ble, otra for­ma de mie­do, que sur­gie­ra de ata­vis­mos pro­fun­dos crea­dos duran­te siglos y refor­za­dos abier­ta­men­te por la estra­te­gia del mie­do lan­za­da ini­cial­men­te por la Igle­sia des­de fina­les del siglo XII, pero refor­za­da sis­te­má­ti­ca­men­te a raíz de las gran­des ham­bru­nas del siglo XIV. Pero en el capi­ta­lis­mo, a dife­ren­cia de la Baja Edad Media, el mie­do irra­cio­nal, no con­tro­la­do por la con­cien­cia, pro­vie­ne fun­da­men­tal­men­te de la pre­ca­ri­za­ción de la vida en un mun­do que, sin embar­go, podría resol­ver­lo median­te drás­ti­cas medi­das socio­po­lí­ti­cas que pusie­ran las enor­mes fuer­zas pro­duc­ti­vas a dis­po­si­ción de la huma­ni­dad, en vez de a las órde­nes de la mino­ría bur­gue­sa. Este sue­ño, esta espe­ran­za roja, sufrió un gol­pe en 1991, pero la angus­tia no des­apa­re­ció en amplios sec­to­res a pesar del triun­fa­lis­mo impe­ria­lis­ta. Una socie­dad pue­de ser ale­gre pero pue­de estar car­co­mi­da por temo­res pro­fun­dos, cós­mi­cos, pare­ci­dos al Cthulhu de Love­craft: ahí tam­bién ani­da el fas­cis­mo que, como solu­ción, pro­po­ne la omnis­cien­cia del duce, del füh­rer, del cau­di­llo a cam­bio de la obe­dien­cia cie­ga.

El fas­cis­mo bien pron­to encon­tró alter­na­ti­vas atra­yen­tes. Una bue­na mani­pu­la­ción del mie­do al extran­je­ro, al migran­te, basa­do en el terro­ris­mo islá­mi­co pero tam­bién en el ries­go de per­der los pues­tos de tra­ba­jo y en el sam­be­ni­to de la «inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na», era una pro­pa­gan­da muy efi­caz en sec­to­res de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras des­ilu­sio­na­dos y trai­cio­na­dos por el euro­co­mu­nis­mo, por los res­tos del sta­li­nis­mo y por la inte­gra­ción de la buro­cra­cia sin­di­cal… Des­de siem­pre es sabi­do que el racis­mo tam­bién se ali­men­ta de la angus­tia del hom­bre blan­co a ver a «sus muje­res» en bra­zos de hom­bres de otras etnias. Si ya el nazi­fas­cis­mo y el fran­quis­mo explo­ta­ron al máxi­mo en su bene­fi­cio esta ansie­dad, temor, angus­tia y mie­do del patriar­ca­do blan­co, lue­go se ha inten­si­fi­ca­do con el aumen­to de migran­tes, con la cri­sis del sis­te­ma fami­liar clá­si­co, con la toma de con­cien­cia femi­nis­ta, con el impac­to de la hiper­se­xua­li­za­ción bur­gue­sa de la vida…

El neo­fas­cis­mo sabe que aho­ra tie­ne otra sóli­da base irra­cio­nal para cre­cer, lo que apro­ve­cha para ata­car los dere­chos ele­men­ta­les de las muje­res en todos los sen­ti­dos, como hemos vis­to en las reac­cio­nes disi­mu­la­da o des­ca­ra­da­men­te jus­ti­fi­ca­do­ras de la iniqui­dad de la Mana­da. Los micro­fas­cis­mos tien­den a aumen­tar en la invi­si­ble coti­dia­nei­dad bajo las pre­sio­nes de la cri­sis, pero a la vez, muchos «demó­cra­tas» ocul­tan su ideas fas­cis­tas con los bue­nos moda­les, con la fra­se opor­tu­na, con la cari­cia opor­tu­na a una niña migran­te en un acto de «ayu­da huma­ni­ta­ria» para que las tele­vi­sio­nes y demás sis­te­mas de comu­ni­ca­ción ins­tan­tá­nea lo divul­guen por todo el mun­do.

La devas­ta­ción social des­en­ca­de­na­da des­de 2008 ha refor­za­do lo ante­rior. Si bien des­de fina­les de la déca­da de 1980 y en espe­cial des­de 1995, por poner una fecha, las luchas obre­ras y popu­la­res iban recu­pe­rán­do­se pau­la­ti­na­men­te en el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta, el clá­si­co por recu­rren­te pro­ce­so de pola­ri­za­ción social ha ido agu­di­zán­do­se y otra vez pero con for­mas y algu­nos con­te­ni­dos nue­vos, se empie­za a entre­ver en la leja­nía algo pare­ci­do al siem­pre desea­do fan­tas­ma del comu­nis­mo. Los ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción y estra­te­gia repre­si­va de los Esta­dos tam­bién lo sien­ten y se pre­pa­ran para el com­ba­te: el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán ha pri­va­do a 800.000 maes­tros del dere­cho de huel­ga tal vez por el mie­do a que allí cun­da el ejem­plo de las pode­ro­sas huel­gas de maes­tros en Esta­dos Uni­dos. Has­ta aho­ra, la buro­cra­cia sin­di­cal ale­ma­na ha con­se­gui­do evi­tar que la lucha obre­ra en ascen­so empie­ce a des­bor­dar el lími­te de tole­ran­cia del capi­tal.

La patro­nal espa­ño­la no ha podi­do lle­var a puer­to, por el nau­fra­gio del PP, su plan de redu­cir al máxi­mo el ya gol­pea­do dere­cho a huel­ga, pero lo inten­ta­rá de nue­vo. Un infor­me de la CEOE de fina­les de 2017 reco­no­cía que aumen­ta­ba la lucha de cla­ses sobre todo des­de ese verano. Apro­ve­chan­do este 1 de mayo, sec­to­res de la patro­nal avi­sa­ban a las buro­cra­cias sin­di­ca­les que iban per­dien­do influen­cia entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra cada vez más acti­va, tan­to que en 2017 se había incre­men­ta­do en un 50% con res­pec­to a 2016 aun­que se encuen­tra toda­vía muy lejos de los nive­les de hace déca­das. Movi­li­za­cio­nes masi­vas en lo que va de 2018 como las de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, jubi­la­das y sobre­ex­plo­ta­das, el pen­sio­na­do, el movi­mien­to estu­dian­til, etc., indi­can que la ley Mor­da­za, la pará­li­sis impues­ta por la buro­cra­cia polí­ti­co-sin­di­cal, el mie­do al paro y la nece­si­dad peren­to­ria de acep­tar la explo­ta­ción labo­ral debi­do al empo­bre­ci­mien­to…, nada de esto ha logra­do dete­ner por aho­ra esa recu­pe­ra­ción. No es casua­li­dad, por tan­to, que se haya dis­pa­ra­do la vio­len­cia fas­cis­ta con­tra las recu­pe­ra­das for­mas de auto­or­ga­ni­za­ción de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra, con­tra los dere­chos de las nacio­nes opri­mi­das, con­tra las y los migran­tes y quie­nes les ayu­da, con­tra los dere­chos huma­nos con­cre­tos en cuan­to tales.

¿Y qué decir de Macrón fren­te a las movi­li­za­cio­nes socia­les de todo tipo a las que res­pon­de con una mili­ta­ri­za­ción que nos recuer­da a De Gau­lle? ¿Y qué comen­tar de Sal­vi­ni obse­sio­na­do en lle­gar a ser el segun­do Duce, que cuen­ta con el ines­ti­ma­ble apo­yo del M5 Estre­llas, que en su ori­gen fue la admi­ra­ción del refor­mis­mo espa­ñol, como lo había sido antes Syri­za? Sal­vi­ni ha lan­za­do una pro­pues­ta que no es nue­va, pero que cada día que pasa tie­ne más posi­bi­li­da­des de mate­ria­li­zar­se: crear un par­ti­do euro­peo de extre­ma dere­cha que lle­gue a ser mayo­ri­ta­rio en Bru­se­las. Se tra­ta de una diná­mi­ca de acer­ca­mien­to fas­cis­ta que res­pon­de a la ley de cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción que es la base mis­ma de Unión Euro­pea. Son muchos los obs­tácu­los que fre­nan la pro­pues­ta y has­ta pue­den abor­tar­la, pero tar­de o tem­prano resur­gi­rá otro pro­yec­to simi­lar.

La con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les en Euro­pa gene­ra, como siem­pre, ten­sio­nes inter­bur­gue­sas por el repar­to de poder pero se ter­mi­na impo­nien­do la frac­ción capi­ta­lis­ta más pode­ro­sa. En la actua­li­dad, las pre­sio­nes múl­ti­ples de Esta­dos Uni­dos tam­bién favo­re­cen el ascen­so del fas­cis­mo median­te la expan­sión mili­tar en el Este para ago­tar a Rusia, de modo pare­ci­do a cómo la segun­da gue­rra fría lan­za­da por Reagan ayu­dó a la implo­sión de la URSS. Si en gran medi­da, los ejér­ci­tos ita­lia­nos, ale­mán y espa­ñol fue­ron fuer­zas deci­si­vas para el ascen­so del nazi­fas­cis­mo, aho­ra, noven­ta u ochen­ta años des­pués vuel­ven a ser­lo los estra­te­gas polí­ti­co-mili­ta­res, conec­ta­dos con los ejér­ci­tos pri­va­dos bur­gue­ses y con su indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca. Han apren­di­do mucho mien­tras que la izquier­da lo ha olvi­da­do casi todo, volun­ta­ria­men­te muchas veces. Recor­de­mos que la OTAN fue cen­tral en las for­mas de gue­rra sucia, terro­ris­mo, gue­rra psi­co­ló­gi­ca y coop­ta­ción de polí­ti­cos, inte­lec­tua­les y perio­dis­tas en la pri­me­ra gue­rra fría. Enton­ces el fas­cis­mo esta­ba des­acre­di­ta­do pero tenía un sóli­do refu­gio en la OTAN y otras ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas. Aho­ra tam­bién.

Para con­cluir, uno de los mayo­res erro­res del olvi­do muchas veces volun­ta­rio de la his­to­ria por la izquier­da, es el aban­dono de las vita­les refle­xio­nes teó­ri­cas que fue hacien­do el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio sobre la natu­ra­le­za polí­ti­co-mili­tar de toda con­cep­ción estra­té­gi­ca. No es casua­li­dad que las refle­xio­nes sobre el régi­men bona­par­tis­ta, que ya anun­cia­ba indi­cios de lo que lue­go sería el fas­cis­mo, se hicie­ron pre­ci­sa­men­te bajo las pre­sio­nes de la derro­ta polí­ti­co-mili­tar de la revo­lu­ción de 1848. Tam­po­co es casua­li­dad que fue­ra otro esta­lli­do de vio­len­cia cons­cien­te y defen­si­va del pue­blo, la Comu­na de 1871, la que demos­tra­ra la urgen­cia de ela­bo­rar for­mas de poder de cla­se anta­gó­ni­cas al auto­ri­ta­ris­mo cri­mi­nal de la con­tra­rre­vo­lu­ción, for­mas que debían demos­trar a la cla­se obre­ra mun­dial que pue­de avan­zar­se al socia­lis­mo, rom­pien­do así con la resig­na­ción derro­tis­ta que lue­go cae­ría obnu­bi­la­da ante la dema­go­gia fas­cis­ta.

Del mis­mo modo, las refle­xio­nes tras la derro­ta de la revo­lu­ción de 1905 demos­tra­ron que toda estra­te­gia debe inte­grar una pro­fun­da con­cep­ción de la gue­rra, del mili­ta­ris­mo y de la estruc­tu­ra psí­qui­ca alie­na­da de masas, men­ta­li­dad obe­dien­te a los dic­ta­dos de la auto­ri­dad supre­ma, como se com­pro­bó al poco tiem­po sobre los millo­nes de cadá­ve­res des­de 1914 en ade­lan­te. La irrup­ción del impe­ria­lis­mo en esta épo­ca, uno de cuyos efec­tos más des­truc­ti­vos es el fas­cis­mo, demos­tró al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que debe actua­li­zar en todo momen­to la teo­ría de la cri­sis sis­té­mi­ca, de la vio­len­cia, del Esta­do, de la demo­cra­cia, del patriar­ca­do, del racis­mo, etcé­te­ra, sin las cua­les la hidra fas­cis­ta sigue sien­do una incóg­ni­ta.

Pero aque­llos avan­ces que se expre­sa­ron en los cua­tro pri­me­ros con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, fue­ron aban­do­na­dos por razo­nes que no pode­mos desa­rro­llar aho­ra. En lo que con­cier­ne al fas­cis­mo, ade­más tene­mos que vol­ver a auto­res como Grams­ci, W. Reich, Trotsky y otros que apor­ta­ron ideas bási­cas. Las trans­for­ma­cio­nes habi­das des­de enton­ces exi­gen no que­dar­se en una lec­tu­ra for­mal de la impre­sio­nan­te rique­za teó­ri­ca sin­te­ti­za­da en esos con­gre­sos, sino de su crí­ti­ca dia­léc­ti­ca a la luz de los cam­bios acae­ci­dos, para, así, poder com­ba­tir con más efi­ca­cia al fas­cis­mo con­tem­po­rá­neo. Espe­ro que los tex­tos aquí reu­ni­dos faci­li­ten esta tarea.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, julio de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *