Contra el fascismo

«Sobre la base de esa doble dis­cri­mi­na­ción, de raza y de cla­se, la gran masa de los ale­ma­nes dis­fru­tó has­ta la segun­da mitad de la gue­rra de una bue­na situa­ción. Igno­ra­ron duran­te mucho tiem­po el rever­so cri­mi­nal de su bien­es­tar, un impe­ria­lis­mo social y racis­ta edul­co­ra­do por la pala­bre­ría socia­li­zan­te de sus diri­gen­tes […] La com­bi­na­ción del ampa­ro y aten­cio­nes gene­ra­les con la vio­len­cia ejem­plar con­tra los deno­mi­na­dos “enemi­gos del pue­blo” no con­vir­tió a la inmen­sa mayo­ría de ale­ma­nes en nazis entu­sias­tas, sino más bien en con­for­mis­tas que dis­fru­ta­ban de las posi­bi­li­da­des coti­dia­nas de bene­fi­ciar­se que les ofre­cía el sis­te­ma. Pero la leal­tad pasi­va así obte­ni­da bas­tó para garan­ti­zar la capa­ci­dad de manio­bra inter­na del Esta­do nacio­nal socia­lis­ta has­ta verano de 1944.»

Götz Aly:La uto­pía nazi. Cómo Hitler com­pró a los ale­ma­nes,
Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2006, pp. 330 y 344.

Los tex­tos que se reco­gen en este libri­to publi­ca­do por Sare Anti­fa­xis­ta que pro­lo­go aquí inten­tan expli­car qué es el fas­cis­mo des­de las nece­si­da­des de la lucha de cla­ses y de libe­ra­ción nacio­nal: es por tan­to un libro de com­ba­te prác­ti­co y teó­ri­co, evi­tan­do ser engu­lli­do por el agu­je­ro negro del aca­de­mi­cis­mo «impar­cial». Son tex­tos que he ido escri­bien­do al calor de las movi­li­za­cio­nes con­tra las múl­ti­ples expre­sio­nes del fas­cis­mo, pero que, estu­dia­dos en su con­jun­to, pue­den ser­vir para un deba­te colec­ti­vo que esta­blez­ca los pun­tos míni­mos de un con­cep­to de fas­cis­mo váli­do para faci­li­tar su derro­ta.

Recien­te­men­te han sali­do en pren­sa los casos de varios nazis, fas­cis­tas y fran­quis­tas con vidas coti­dia­nas nor­ma­les, per­so­nas que no se dis­tin­guie­ron por una espe­cial bru­ta­li­dad visi­ble. Kurt Wald­heim, por ejem­plo, fue miem­bro de las SA, gru­pos para­mi­li­ta­res de asal­to, y par­ti­ci­pó duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dia­len las depor­ta­cio­nes de dece­nas de miles de per­so­nas a cam­pos de exter­mi­nio a las órde­nes del gene­ral Ale­xan­der Lohr eje­cu­ta­do en 1947 por cri­mi­nal de gue­rra, A pesar de cono­cer­se su his­to­rial, fue ele­gi­do secre­ta­rio gene­ral de la ONU entre 1972 y 1981. Pocos Esta­dos le reci­bie­ron en via­je ofi­cial, menos el Vati­cano y algu­nos paí­ses ára­bes. Para 1986 se dis­po­nía de infor­ma­ción más con­cre­ta y gra­ve sobre sus res­pon­sa­bi­li­da­des, pero en ese año ganó las elec­cio­nes aus­tría­cas sien­do pre­si­den­te has­ta 1992. Lue­go vivió «reti­ra­do» de la vida polí­ti­ca has­ta su muer­te en 2007 sien­do ente­rra­do con hono­res ofi­cia­les.

Rudolf Höss, lugar­te­nien­te de Himm­ler, fue coman­dan­te de Ausch­witz, tenía a su car­go a cri­mi­na­les de la cala­ña de Men­ge­le, Josef Kra­mer apo­da­do La Bes­tia de Bel­sen, y muchos más. Según su hija «pare­cía el mejor hom­bre del mun­do, siem­pre dul­ce y ama­ble con quie­nes le rodea­ban». Sepa­ra­ba per­fec­ta­men­te el mun­do de sus atro­ci­da­des dia­rias en Ausch­witz y el mun­do de sus rela­cio­nes per­so­na­les den­tro y fue­ra de aquél averno. En ambos era cons­cien­te de su queha­cer y vivía nor­mal­men­te esa apa­ren­te con­tra­dic­ción. El poli­cía espa­ñol Anto­nio Gon­zá­lez Pache­co, alias Billy el Niño, reci­bió muy con­ta­das y sua­ves repri­men­das por las tor­tu­ras sal­va­jes que apli­ca­ba a dete­ni­das y dete­ni­dos duran­te la dic­ta­du­ra fran­quis­ta y en los pri­me­ros años de la «monar­quía cons­ti­tu­cio­nal». Dejó su «tra­ba­jo» en 1982 a la edad de 38 años tan pro­fu­sa­men­te con­de­co­ra­do que su suel­do se incre­men­tó en un 50%. Median­te el méto­do de las «puer­tas gira­to­rias» pasó a ser res­pon­sa­ble de segu­ri­dad de Renault, trans­na­cio­nal fran­ce­sa que cola­bo­ró deci­si­va­men­te en el esfuer­zo de gue­rra con los ocu­pan­tes nazis.

En la actual Argen­ti­na, Deni­se Yanet Eve­quoz, cono­ci­da como Ana Eli­sa Duprat, maes­tra de tra­to dul­ce con la juven­tud, jus­ti­fi­ca en su docen­cia el holo­caus­to nazi a la vez que dice «defen­der la vida» negan­do el irre­nun­cia­ble dere­cho al abor­to legal, segu­ro y gra­tui­to. En Nor­te Amé­ri­ca, las orga­ni­za­cio­nes nazi­fas­cis­tas han aumen­ta­do en un 22% duran­te el pri­mer año de gobierno de Donald Trump, sien­do la pun­ta de lan­za de la legi­ti­ma­ción de la abe­rran­te medi­da nazi de Trump de sepa­rar hijas e hijos de migran­tes ence­rrán­do­los en cár­ce­les espe­cia­les, como se hacía en los cam­pos de con­cen­tra­ción ale­ma­nes cuan­do los tre­nes de mer­can­cías des­car­ga­ban su «car­ne huma­na»: las madres eran sepa­ra­das a gol­pes de sus hijos e hijas para no ver­los nun­ca más. La Mari­na yan­qui va a crear cam­pos mili­ta­res para encar­ce­lar a 120.000 migran­tes, de entra­da. No mere­ce la pena exten­der­nos sobre los suce­si­vos gol­pes a los dere­chos sin­di­ca­les y socia­les de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que en los cua­tro pri­me­ros meses de 2018 ya había igua­la­do las huel­gas y horas «per­di­das» de todo 2017: es en este con­tex­to en el que la Cor­te Supre­ma anu­la el dere­cho de la cla­se obre­ra a pre­sen­tar deman­das colec­ti­vas con­tra la patro­nal. Y si vamos a Japón vemos que una espe­cie de neo­fas­cis­mo empie­za a pene­trar sutil­men­te des­de 2012 en algu­nos esta­men­tos del poder, refor­zan­do el revan­chis­mo impe­ria­lis­ta y mili­ta­ris­ta.

Estos seis casos son una minús­cu­la goti­ta en el océano fas­cis­ta cono­ci­do y ocul­to, en el que miles y miles de per­so­nas que tuvie­ron y tie­nen res­pon­sa­bi­li­da­des con esta polí­ti­ca inhu­ma­na cam­pan a sus anchas por­que la bur­gue­sía sabe que los nece­si­ta o que pue­de nece­si­tar­los en un futu­ro. Pero refle­jan muy bien las carac­te­rís­ti­cas gene­ra­les del fas­cis­mo al mar­gen de las for­mas par­ti­cu­la­res y sin­gu­la­res que adquie­ra en cada socie­dad a tra­vés de los años.

De la mis­ma for­ma en que a raíz de la cri­sis socio­po­lí­ti­ca abier­ta con la revo­lu­ción bol­che­vi­que de 1917 y sus efec­tos sís­mi­cos mun­dia­les, más la pos­te­rior cri­sis socio­eco­nó­mi­ca abier­ta en 1929, el gran capi­tal y amplí­si­mos sec­to­res de la media­na y peque­ña bur­gue­sía pasa­ron a apo­yar al nazi­fas­cis­mo y al mili­ta­ris­mo como garan­tía defi­ni­ti­va con­tra la revo­lu­ción social; de mane­ra simi­lar, des­de la cri­sis de 2007 cuan­do se van inten­si­fi­can­do los esfuer­zos por asen­tar el fas­cis­mo como reser­va irra­cio­nal de masas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias. Al haber des­apa­re­ci­do el «peli­gro comu­nis­ta» inme­dia­to como en los años trein­ta, y al no exis­tir la lla­ma­da «gue­rra fría» des­de 1991, el fas­cis­mo vio cómo se debi­li­ta­ba su mayor argu­men­to has­ta enton­ces.

Debía bus­car rápi­da­men­te otra fuer­za incon­tro­la­ble, otra for­ma de mie­do, que sur­gie­ra de ata­vis­mos pro­fun­dos crea­dos duran­te siglos y refor­za­dos abier­ta­men­te por la estra­te­gia del mie­do lan­za­da ini­cial­men­te por la Igle­sia des­de fina­les del siglo XII, pero refor­za­da sis­te­má­ti­ca­men­te a raíz de las gran­des ham­bru­nas del siglo XIV. Pero en el capi­ta­lis­mo, a dife­ren­cia de la Baja Edad Media, el mie­do irra­cio­nal, no con­tro­la­do por la con­cien­cia, pro­vie­ne fun­da­men­tal­men­te de la pre­ca­ri­za­ción de la vida en un mun­do que, sin embar­go, podría resol­ver­lo median­te drás­ti­cas medi­das socio­po­lí­ti­cas que pusie­ran las enor­mes fuer­zas pro­duc­ti­vas a dis­po­si­ción de la huma­ni­dad, en vez de a las órde­nes de la mino­ría bur­gue­sa. Este sue­ño, esta espe­ran­za roja, sufrió un gol­pe en 1991, pero la angus­tia no des­apa­re­ció en amplios sec­to­res a pesar del triun­fa­lis­mo impe­ria­lis­ta. Una socie­dad pue­de ser ale­gre pero pue­de estar car­co­mi­da por temo­res pro­fun­dos, cós­mi­cos, pare­ci­dos al Cthul­hu de Love­craft: ahí tam­bién anida el fas­cis­mo que, como solu­ción, pro­po­ne la omnis­cien­cia del duce, del füh­rer, del cau­di­llo a cam­bio de la obe­dien­cia cie­ga.

El fas­cis­mo bien pron­to encon­tró alter­na­ti­vas atra­yen­tes. Una bue­na mani­pu­la­ción del mie­do al extran­je­ro, al migran­te, basa­do en el terro­ris­mo islá­mi­co pero tam­bién en el ries­go de per­der los pues­tos de tra­ba­jo y en el sam­be­ni­to de la «inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na», era una pro­pa­gan­da muy efi­caz en sec­to­res de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras desilu­sio­na­dos y trai­cio­na­dos por el euro­co­mu­nis­mo, por los res­tos del sta­li­nis­mo y por la inte­gra­ción de la buro­cra­cia sin­di­cal… Des­de siem­pre es sabi­do que el racis­mo tam­bién se ali­men­ta de la angus­tia del hom­bre blan­co a ver a «sus muje­res» en bra­zos de hom­bres de otras etnias. Si ya el nazi­fas­cis­mo y el fran­quis­mo explo­ta­ron al máxi­mo en su bene­fi­cio esta ansie­dad, temor, angus­tia y mie­do del patriar­ca­do blan­co, lue­go se ha inten­si­fi­ca­do con el aumen­to de migran­tes, con la cri­sis del sis­te­ma fami­liar clá­si­co, con la toma de con­cien­cia femi­nis­ta, con el impac­to de la hiper­se­xua­li­za­ción bur­gue­sa de la vida…

El neo­fas­cis­mo sabe que aho­ra tie­ne otra sóli­da base irra­cio­nal para cre­cer, lo que apro­ve­cha para ata­car los dere­chos ele­men­ta­les de las muje­res en todos los sen­ti­dos, como hemos vis­to en las reac­cio­nes disi­mu­la­da o des­ca­ra­da­men­te jus­ti­fi­ca­do­ras de la iniqui­dad de la Mana­da. Los micro­fas­cis­mos tien­den a aumen­tar en la invi­si­ble coti­dia­nei­dad bajo las pre­sio­nes de la cri­sis, pero a la vez, muchos «demó­cra­tas» ocul­tan su ideas fas­cis­tas con los bue­nos moda­les, con la fra­se opor­tu­na, con la cari­cia opor­tu­na a una niña migran­te en un acto de «ayu­da huma­ni­ta­ria» para que las tele­vi­sio­nes y demás sis­te­mas de comu­ni­ca­ción ins­tan­tá­nea lo divul­guen por todo el mun­do.

La devas­ta­ción social des­en­ca­de­na­da des­de 2008 ha refor­za­do lo ante­rior. Si bien des­de fina­les de la déca­da de 1980 y en espe­cial des­de 1995, por poner una fecha, las luchas obre­ras y popu­la­res iban recu­pe­rán­do­se pau­la­ti­na­men­te en el capi­ta­lis­mo impe­ria­lis­ta, el clá­si­co por recu­rren­te pro­ce­so de pola­ri­za­ción social ha ido agu­di­zán­do­se y otra vez pero con for­mas y algu­nos con­te­ni­dos nue­vos, se empie­za a entre­ver en la leja­nía algo pare­ci­do al siem­pre desea­do fan­tas­ma del comu­nis­mo. Los ser­vi­cios de pla­ni­fi­ca­ción y estra­te­gia repre­si­va de los Esta­dos tam­bién lo sien­ten y se pre­pa­ran para el com­ba­te: el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal ale­mán ha pri­va­do a 800.000 maes­tros del dere­cho de huel­ga tal vez por el mie­do a que allí cun­da el ejem­plo de las pode­ro­sas huel­gas de maes­tros en Esta­dos Uni­dos. Has­ta aho­ra, la buro­cra­cia sin­di­cal ale­ma­na ha con­se­gui­do evi­tar que la lucha obre­ra en ascen­so empie­ce a des­bor­dar el lími­te de tole­ran­cia del capi­tal.

La patro­nal espa­ño­la no ha podi­do lle­var a puer­to, por el nau­fra­gio del PP, su plan de redu­cir al máxi­mo el ya gol­pea­do dere­cho a huel­ga, pero lo inten­ta­rá de nue­vo. Un infor­me de la CEOE de fina­les de 2017 reco­no­cía que aumen­ta­ba la lucha de cla­ses sobre todo des­de ese verano. Apro­ve­chan­do este 1 de mayo, sec­to­res de la patro­nal avi­sa­ban a las buro­cra­cias sin­di­ca­les que iban per­dien­do influen­cia entre la cla­se tra­ba­ja­do­ra cada vez más acti­va, tan­to que en 2017 se había incre­men­ta­do en un 50% con res­pec­to a 2016 aun­que se encuen­tra toda­vía muy lejos de los nive­les de hace déca­das. Movi­li­za­cio­nes masi­vas en lo que va de 2018 como las de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, jubi­la­das y sobre­ex­plo­ta­das, el pen­sio­na­do, el movi­mien­to estu­dian­til, etc., indi­can que la ley Mor­da­za, la pará­li­sis impues­ta por la buro­cra­cia polí­ti­co-sin­di­cal, el mie­do al paro y la nece­si­dad peren­to­ria de acep­tar la explo­ta­ción labo­ral debi­do al empo­bre­ci­mien­to…, nada de esto ha logra­do dete­ner por aho­ra esa recu­pe­ra­ción. No es casua­li­dad, por tan­to, que se haya dis­pa­ra­do la vio­len­cia fas­cis­ta con­tra las recu­pe­ra­das for­mas de auto­or­ga­ni­za­ción de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra, con­tra los dere­chos de las nacio­nes opri­mi­das, con­tra las y los migran­tes y quie­nes les ayu­da, con­tra los dere­chos huma­nos con­cre­tos en cuan­to tales.

¿Y qué decir de Macrón fren­te a las movi­li­za­cio­nes socia­les de todo tipo a las que res­pon­de con una mili­ta­ri­za­ción que nos recuer­da a De Gau­lle? ¿Y qué comen­tar de Sal­vi­ni obse­sio­na­do en lle­gar a ser el segun­do Duce, que cuen­ta con el ines­ti­ma­ble apo­yo del M5 Estre­llas, que en su ori­gen fue la admi­ra­ción del refor­mis­mo espa­ñol, como lo había sido antes Syri­za? Sal­vi­ni ha lan­za­do una pro­pues­ta que no es nue­va, pero que cada día que pasa tie­ne más posi­bi­li­da­des de mate­ria­li­zar­se: crear un par­ti­do euro­peo de extre­ma dere­cha que lle­gue a ser mayo­ri­ta­rio en Bru­se­las. Se tra­ta de una diná­mi­ca de acer­ca­mien­to fas­cis­ta que res­pon­de a la ley de cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción que es la base mis­ma de Unión Euro­pea. Son muchos los obs­tácu­los que fre­nan la pro­pues­ta y has­ta pue­den abor­tar­la, pero tar­de o tem­prano resur­gi­rá otro pro­yec­to simi­lar.

La con­cen­tra­ción y cen­tra­li­za­ción de capi­ta­les en Euro­pa gene­ra, como siem­pre, ten­sio­nes inter­bur­gue­sas por el repar­to de poder pero se ter­mi­na impo­nien­do la frac­ción capi­ta­lis­ta más pode­ro­sa. En la actua­li­dad, las pre­sio­nes múl­ti­ples de Esta­dos Uni­dos tam­bién favo­re­cen el ascen­so del fas­cis­mo median­te la expan­sión mili­tar en el Este para ago­tar a Rusia, de modo pare­ci­do a cómo la segun­da gue­rra fría lan­za­da por Reagan ayu­dó a la implo­sión de la URSS. Si en gran medi­da, los ejér­ci­tos ita­lia­nos, ale­mán y espa­ñol fue­ron fuer­zas deci­si­vas para el ascen­so del nazi­fas­cis­mo, aho­ra, noven­ta u ochen­ta años des­pués vuel­ven a ser­lo los estra­te­gas polí­ti­co-mili­ta­res, conec­ta­dos con los ejér­ci­tos pri­va­dos bur­gue­ses y con su indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca. Han apren­di­do mucho mien­tras que la izquier­da lo ha olvi­da­do casi todo, volun­ta­ria­men­te muchas veces. Recor­de­mos que la OTAN fue cen­tral en las for­mas de gue­rra sucia, terro­ris­mo, gue­rra psi­co­ló­gi­ca y coop­ta­ción de polí­ti­cos, inte­lec­tua­les y perio­dis­tas en la pri­me­ra gue­rra fría. Enton­ces el fas­cis­mo esta­ba des­acre­di­ta­do pero tenía un sóli­do refu­gio en la OTAN y otras ins­ti­tu­cio­nes impe­ria­lis­tas. Aho­ra tam­bién.

Para con­cluir, uno de los mayo­res erro­res del olvi­do muchas veces volun­ta­rio de la his­to­ria por la izquier­da, es el aban­dono de las vita­les refle­xio­nes teó­ri­cas que fue hacien­do el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio sobre la natu­ra­le­za polí­ti­co-mili­tar de toda con­cep­ción estra­té­gi­ca. No es casua­li­dad que las refle­xio­nes sobre el régi­men bona­par­tis­ta, que ya anun­cia­ba indi­cios de lo que lue­go sería el fas­cis­mo, se hicie­ron pre­ci­sa­men­te bajo las pre­sio­nes de la derro­ta polí­ti­co-mili­tar de la revo­lu­ción de 1848. Tam­po­co es casua­li­dad que fue­ra otro esta­lli­do de vio­len­cia cons­cien­te y defen­si­va del pue­blo, la Comu­na de 1871, la que demos­tra­ra la urgen­cia de ela­bo­rar for­mas de poder de cla­se anta­gó­ni­cas al auto­ri­ta­ris­mo cri­mi­nal de la con­tra­rre­vo­lu­ción, for­mas que debían demos­trar a la cla­se obre­ra mun­dial que pue­de avan­zar­se al socia­lis­mo, rom­pien­do así con la resig­na­ción derro­tis­ta que lue­go cae­ría obnu­bi­la­da ante la dema­go­gia fas­cis­ta.

Del mis­mo modo, las refle­xio­nes tras la derro­ta de la revo­lu­ción de 1905 demos­tra­ron que toda estra­te­gia debe inte­grar una pro­fun­da con­cep­ción de la gue­rra, del mili­ta­ris­mo y de la estruc­tu­ra psí­qui­ca alie­na­da de masas, men­ta­li­dad obe­dien­te a los dic­ta­dos de la auto­ri­dad supre­ma, como se com­pro­bó al poco tiem­po sobre los millo­nes de cadá­ve­res des­de 1914 en ade­lan­te. La irrup­ción del impe­ria­lis­mo en esta épo­ca, uno de cuyos efec­tos más des­truc­ti­vos es el fas­cis­mo, demos­tró al movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio que debe actua­li­zar en todo momen­to la teo­ría de la cri­sis sis­té­mi­ca, de la vio­len­cia, del Esta­do, de la demo­cra­cia, del patriar­ca­do, del racis­mo, etcé­te­ra, sin las cua­les la hidra fas­cis­ta sigue sien­do una incóg­ni­ta.

Pero aque­llos avan­ces que se expre­sa­ron en los cua­tro pri­me­ros con­gre­sos de la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, fue­ron aban­do­na­dos por razo­nes que no pode­mos desa­rro­llar aho­ra. En lo que con­cier­ne al fas­cis­mo, ade­más tene­mos que vol­ver a auto­res como Grams­ci, W. Reich, Trotsky y otros que apor­ta­ron ideas bási­cas. Las trans­for­ma­cio­nes habi­das des­de enton­ces exi­gen no que­dar­se en una lec­tu­ra for­mal de la impre­sio­nan­te rique­za teó­ri­ca sin­te­ti­za­da en esos con­gre­sos, sino de su crí­ti­ca dia­léc­ti­ca a la luz de los cam­bios acae­ci­dos, para, así, poder com­ba­tir con más efi­ca­cia al fas­cis­mo con­tem­po­rá­neo. Espe­ro que los tex­tos aquí reuni­dos faci­li­ten esta tarea.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, julio de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: