Colom­bia. Crí­me­nes con­tra líde­res socia­les en 2016 y 2017 son más que las cifras regis­tra­das

Una inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por las orga­ni­za­cio­nes Human Rights Data Analy­sis Group y Dejus­ti­cia reve­ló que en Colom­bia podría haber un error en las cifras de líde­res socia­les ase­si­na­dos duran­te 2016 y 2017; hecho que podría afec­tar la crea­ción e imple­men­ta­ción de polí­ti­cas públi­cas que con­tra­rres­ten la vio­len­cia sufri­da por quie­nes defien­den los dere­chos huma­nos en el país.

En el docu­men­to, los inves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron los datos de líde­res socia­les ase­si­na­dos repor­ta­dos por Front Line Defen­ders, INDEPAZ, Somos Defen­so­res, Cum­bre Agra­ria, la Defen­so­ría del Pue­blo y la Ofi­ci­na del Alto Comi­sio­na­do de las Nacio­nes Uni­das para los Dere­chos Huma­nos (OACNUDH); que regis­tra­ron en 2016, 160 ase­si­na­tos y en 2017, 172.

El estu­dio usó el méto­do baye­siano no para­mé­tri­co de cla­se laten­te y cap­tu­ra-recap­tu­ra (LCMCR por sus siglas en inglés), para deter­mi­nar, a par­tir de las coin­ci­den­cias y dife­ren­cias en el núme­ro de casos regis­tra­dos, si podría haber erro­res en el total de ase­si­na­tos. Gra­cias a este méto­do, los inves­ti­ga­do­res con­clu­ye­ron que en 2016 fue­ron ase­si­na­dos 166 líde­res socia­les en Colom­bia, mien­tras que esta cifra fue de 185 para 2017.

La varia­ción en las cifras, según la inves­ti­ga­ción, se pro­du­ce por dos fac­to­res: es más pro­ba­ble que se repor­ten ase­si­na­tos «a ple­na luz del día de un reco­no­ci­do líder social en una capi­tal» a que se repor­ten aque­llos que ocu­rren en zonas rura­les de difí­cil acce­so; ade­más, por­que es pro­ba­ble que «las per­so­nas repor­ten los casos a orga­ni­za­cio­nes afi­nes a su pen­sa­mien­to polí­ti­co, pero no a aque­llas que ten­gan un pen­sa­mien­to dis­tin­to».

Entre las con­clu­sio­nes del estu­dio, las orga­ni­za­cio­nes des­ta­can que hubo más casos que no fue­ron docu­men­ta­dos por nin­gu­na de las seis orga­ni­za­cio­nes en 2017 res­pec­to de 2016; y afir­ma­ron que la vio­len­cia con­tra líde­res socia­les aumen­tó entre un año y otro, «pro­ba­ble­men­te en un 10% o más».

Con el docu­men­to, los inves­ti­ga­do­res desea­ron apor­tar a la dis­cu­sión sobre el núme­ro total de líde­res ase­si­na­dos, no para tra­tar­los como una cifra, sino para apor­tar a la dis­cu­sión sobre las defi­cien­cias y for­ta­le­zas en las medi­das de pro­tec­ción de defen­so­res de dere­chos huma­nos en ries­go, para que se hagan los cam­bios nece­sa­rios para fre­nar los ata­ques per­pe­tra­dos en su con­tra.

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

3 de octu­bre de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *