Lati­noa­mé­ri­ca y el caso de Nica­ra­gua. La impor­tan­cia de defen­der la hege­mo­nía de los pue­blos

Entre las ines­ti­ma­bles con­tri­bu­cio­nes de Lenin a la revo­lu­ción de los pue­blos del mun­do, hemos recor­da­do su con­cep­to de hege­mo­nía. Solo una cla­se pue­de hacer­se hege­mó­ni­ca sobre sus alia­dos si supera el estre­cho inte­rés eco­no­mi­cis­ta, cor­po­ra­ti­vo, y se plan­tea tareas para el con­jun­to a tra­vés de alian­zas con otros sec­to­res. La hege­mo­nía supo­ne poder y fuer­za social para luchar con­tra el enemi­go; lle­va implí­ci­to las luchas con­tra la explo­ta­ción y las nece­si­da­des eco­nó­mi­cas, pero tam­bién el con­sen­so y unión de los dis­tin­tos sec­to­res de la pobla­ción. Alian­zas que cons­ti­tu­yen hilos sim­bó­li­cos y cul­tu­ra­les que los aúnan, como si de cone­xio­nes capi­la­res se tra­ta­ra. Una cul­tu­ra que las comu­ni­da­des van cons­tru­yen­do como fuer­za pro­pia, mate­rial e ideo­ló­gi­ca.

Y el caso de Nica­ra­gua «vie­ne al pelo», ¿como es posi­ble que un «régi­men repre­sor» como el que dicen de Daniel Orte­ga con­gre­gue a tan­ta gen­te cele­bran­do la revo­lu­ción san­di­nis­ta? ¿Qué es eso que está meti­do en el cere­bro de un pue­blo que les hace ver cual es su enemi­go prin­ci­pal? ¿Habrá sido la san­gui­na­ria dic­ta­du­ra de Somo­za aupa­da por el gobierno esta­dou­ni­den­se y el terror de la con­tra? Las luchas popu­la­res son bien­ve­ni­das para una dura crí­ti­ca cons­truc­ti­va, pero la vio­len­cia gra­tui­ta y terro­ris­ta ‑fas­cis­ta- que que­ma a la gen­te y des­tru­ye escue­las, esas nun­ca debe­rían ser per­mi­ti­das y tam­po­co debe­ría haber duda de su ori­gen. Hay que recor­dar que el gobierno de Nica­ra­gua sigue sien­do de los pocos en la región que apo­ya al gobierno de Vene­zue­la y que, por tan­to, se enfren­ta al impe­rio en un con­tex­to polí­ti­co inter­na­cio­nal con una Vene­zue­la en el pun­to de mira del impe­ria­lis­mo de Esta­dos Uni­dos. Un impe­ria­lis­mo gra­ve­men­te heri­do, no solo por su pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, sino tam­bién por sus derro­tas mili­ta­res en el ámbi­to mun­dial (caso de Siria o Ucra­nia) y por su des­pres­ti­gio moral tras las inva­sio­nes a Irak y Libia. Agre­sio­nes que siem­pre han reci­bi­do la ayu­da de la Unión Euro­pea. Ana­li­ce­mos bre­ve­men­te las inje­ren­cias y ata­ques que el impe­rio y la extre­ma dere­cha vene­zo­la­na están rea­li­zan­do sobre el pue­blo sobe­rano de Vene­zue­la para vol­ver con Nica­ra­gua.

En Vene­zue­la han inten­ta­do diver­sas estra­te­gias de gue­rra, cono­ci­das aho­ra como gue­rra híbri­da. Todas ellas rela­cio­na­das con el fin de inten­tar des­truir una nación; y según el momen­to y las con­di­cio­nes se uti­li­zan en mayor o menor pro­por­ción, una de ellas, o todas a la vez. Pen­sa­mos que el aspec­to sub­je­ti­vo para crear recha­zo y ani­mad­ver­sión de la gen­te, al menos de los paí­ses del ámbi­to occi­den­tal, sobre el gobierno de Vene­zue­la es el motor que siem­pre está fun­cio­nan­do, la lla­ma­da gue­rra psi­co­ló­gi­ca. Para ello ponen a fun­cio­nar a sus gran­des medios de comu­ni­ca­ción, ata­can­do y des­pres­ti­gian­do a una nación sobe­ra­na. Con ese pano­ra­ma de fon­do, apa­re­cie­ron los gru­pos vio­len­tos, las lla­ma­das «gua­rim­bas» que que­ma­ron vivos a gen­te de ideo­lo­gía cha­vis­ta y otros ata­ques y atro­pe­llos de gran vio­len­cia. Esta agre­sión es pre­sen­ta­da en esos medios de comu­ni­ca­ción al ser­vi­cio de la reac­ción mun­dial, como la repre­sión del gobierno. Macha­co­na­men­te en vez del pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, hablan de régi­men o de dic­ta­dor, para que de repe­tir las pala­bras la gen­te lo vaya pro­ce­san­do incons­cien­te­men­te.

Cuan­do ese ata­que vio­len­to de la dere­cha vene­zo­la­na ayu­da­da por el gobierno de Donald Trump no resul­tó, se poten­ció la inter­ven­ción polí­ti­ca. Pero las dife­ren­tes elec­cio­nes cele­bra­das en Vene­zue­la, las más lim­pias y trans­pa­ren­tes, elo­gia­das por el nada sos­pe­cho­so ex-pre­si­den­te Jimmy Car­ter, como fue la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te o las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y nacio­na­les, fue toda una demos­tra­ción de apo­yo de todo un pue­blo a la revo­lu­ción boli­va­ria­na. Sin embar­go, fue­ron pre­sen­ta­das al mun­do como sos­pe­cho­sas de frau­de, abs­ten­cio­nis­tas y un lar­go etc. Pero tam­po­co resul­tó, Nico­lás Madu­ro sale for­ta­le­ci­do de todas esas elec­cio­nes. En medio de tan­ta inje­ren­cia sobre Vene­zue­la, la gue­rra eco­nó­mi­ca que no ha cesa­do, lo cual ha hecho aumen­tar la crea­ti­vi­dad con dife­ren­tes ini­cia­ti­vas: La emi­sión de la crip­to­mo­ne­da, el petro; la lucha con­tra el frau­de y la corrup­ción median­te un mayor con­trol sobre todos los ele­men­tos de las gran­des empre­sas esta­ta­li­za­das; las alian­zas con paí­ses no inje­ren­cis­tas como Chi­na y Rusia; ade­más de pre­ser­var la fron­te­ra con Colom­bia para evi­tar la fuga de capi­tal finan­cie­ro de for­ma tram­po­sa.

El hecho cla­ro es que, pese a todas estas difi­cul­ta­des, la fuer­za hege­mó­ni­ca del pue­blo vene­zo­lano ha resis­ti­do, y resis­te, a estos embi­tes, por lo que al impe­rio solo les que­da la fuer­za bru­ta, la vio­len­cia pura y dura. El gobierno de Donald Trump y sus alia­dos de la extre­ma dere­cha vene­zo­la­na nun­ca han des­car­ta­do la vio­len­cia mili­tar para some­ter al pue­blo vene­zo­lano, some­ter­lo y apro­piar­se de sus enor­mes recur­sos (petró­leo, oro, mine­ra­les raros o agua), es por ello que el terri­to­rio de Colom­bia se con­vier­te en un enor­me sopor­te de bases mili­ta­res (¡nue­ve!) en la fron­te­ra con Vene­zue­la, y ¡una base de la OTAN! Por lo que supo­ne­mos que la Unión Euro­pea tam­bién quie­re par­te de ese «pas­tel». Colom­bia, la mayor pro­duc­to­ra de cocaí­na del mun­do, cede su terri­to­rio por tie­rra, mar y aire, a Esta­dos Uni­dos, el mayor con­su­mi­dor de cocaí­na del mun­do, tam­bién cede la sobe­ra­nía del cuer­po mili­tar esta­dou­ni­den­se, asien­to de bases, manio­bras y poten­cia­les ata­ques mili­ta­res. ¿Alguien duda para qué? ¿Alguien pien­sa que Esta­dos Uni­dos se defien­de así de no se sabe bien qué posi­bles enemi­gos?

Y en esta tre­men­da situa­ción que vive Vene­zue­la, su resis­ten­cia, valen­tía y orga­ni­za­ción popu­lar, ¡su gran poder hege­mó­ni­co! hacen muy dífi­cil que sea pre­sa fácil. Y, ¿qué paí­ses han apo­ya­do al socia­lis­mo del siglo XXI?, la Argen­ti­na de Cris­ti­na Kirch­ner, que ya no está (tuvo un cán­cer, ¿indu­ci­do?), el Bra­sil de Lula, que ya no está (tuvo un jui­cio ¿indu­ci­do?), el Ecua­dor del ex-pre­si­den­te Correa (aho­ra pro­ce­sa­do por la fis­ca­lía ¿indu­ci­do?). Y, entre otros más, la Nica­ra­gua de Daniel Orte­ga, la úni­ca nación de Cen­troa­mé­ri­ca que no se ha ple­ga­do a los desig­nios del impe­rio, ni a su nar­co­trá­fi­co, ni a su orgu­llo hege­mó­ni­co. Nica­ra­gua no es Vene­zue­la, y seña­lan­do que tie­ne dos bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en su terri­to­rio, por lo que pue­de ser un esla­bón nece­sa­rio para aco­rra­lar aún más a Vene­zue­la.

Pero, ¿qué ha pasa­do en Nica­ra­gua en estos últi­mos meses?. La chis­pa pren­dió tras el anun­cio del pre­si­den­te Daniel Orte­ga de refor­mar el sis­te­ma de segu­ri­dad social. Las pro­pues­tas del FMI y la diri­gen­cia empre­sa­rial era ele­var la edad de jubi­la­ción, dupli­car el núme­ro de años coti­za­dos, redu­cir los cos­tos y la pri­va­ti­za­ción del sis­te­ma. La pro­pues­ta del gobierno era redu­cir las jubi­la­cio­nes en un 5%, aumen­tar leve­men­te la cuo­ta de las/​los tra­ba­ja­do­res y subir en mucha mayor pro­por­ción la cuo­ta de las empre­sas; en vez de de subir la edad de jubi­la­ción o aumen­tar los años tra­ba­ja­dos. Esto pro­vo­có la reac­ción de un sec­tor de la pobla­ción refor­za­da por la opo­si­ción, y supo­ne­mos del FMI. Sin embar­go, las caras más visi­bles del movi­mien­to anti Orte­ga no han sido los jubi­la­dos afec­ta­dos por las refor­mas de la segu­ri­dad social, sino el estu­dian­ta­do urbano, no afi­lia­dos polí­ti­ca­men­te pero que exi­gían el derro­ca­mien­to del pre­si­den­te alia­dos con la dere­cha. Apa­re­cen los gru­pos arma­dos, hom­bres enmas­ca­ra­dos con mor­te­ros y armas de fue­go que pro­vo­can las barri­ca­das, los ase­si­na­tos y los incen­dios; mer­ce­na­rios que pro­ta­go­ni­za­ron las «gua­rim­bas» en Vene­zue­la, son tras­la­da­dos a Nica­ra­gua apli­can­do las mis­mas rece­tas de vio­len­cia y muer­te que se ense­ñan en los manua­les de la CIA1.

Así que un gobierno ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te no pre­ci­sa­men­te ami­go del gobierno de Donald Trump, se ve envuel­to en una espi­ral vio­len­ta que «no se sabe de don­de vie­ne», aun­que las mul­ti­na­cio­na­les de la comu­ni­ca­ción repi­ten que es la repre­sión del gobierno de Orte­ga. Por si aca­so tam­bién hablan de «para­mi­li­ta­res» del gobierno, ¿no se habrán con­fun­di­do con Colom­bia?. Mien­tras los ase­si­na­tos a estu­dian­tes, muje­res y diri­gen­tes socia­les es el pan nues­tro de cada día en Colom­bia o Méxi­co, los medios no plan­tean el derro­ca­mien­to de sus gobier­nos y los ade­lan­tos de las elec­cio­nes. En una tele­vi­sión alter­na­ti­va del Esta­do espa­ñol, hubo un colo­quio de exper­tos en Nica­ra­gua don­de se dije­ron cues­tio­nes intere­san­tes de este país, pero flo­ta­ba en el ambien­te la ausen­cia del meo­llo de la cues­tión. Quien es el enemi­go fun­da­men­tal de Nica­ra­gua, y de todos los paí­ses de la región, el rico patio tra­se­ro del impe­rio esta­dou­ni­den­se. ¿Por qué ese mie­do a decir la ver­dad del núcleo esen­cial del pro­ble­ma?

Hace muchos años que en Nica­ra­gua ope­ran gru­pos finan­cia­dos por orga­ni­za­cio­nes esta­dou­ni­den­ses encar­ga­das de la des­es­ta­bi­li­za­ción de paí­ses no ami­gos, como la NED (Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy) y la USAID (la Agen­cia Inter­na­cio­nal para el Desa­rro­llo), ésta últi­ma tie­ne una fina­li­dad más inte­gral de ayu­da al «desa­rro­llo» diri­gi­do a cual­quier lugar del pla­ne­ta. Ade­más de estas dos orga­ni­za­cio­nes, en Nica­ra­gua ope­ran otros gru­pos que están sien­do bien paga­dos (habla­mos de millo­nes de dola­res) por el impe­rio con fines de des­es­ta­bi­li­za­ción, y que se espe­cia­li­zan en diver­sas áreas: polí­ti­cas, perio­dís­ti­cas o de inte­li­gen­cia2. Algu­nos diri­gen­tes de estos gru­pos paga­dos por Esta­dos Uni­dos, se han encon­tra­do en Washing­ton, en la Asam­blea Gene­ral de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA), denun­cian­do al gobierno de Daniel Orte­ga. Uno de estos diri­gen­tes ha sido acu­sa­do por la poli­cía nica­ra­güen­se de super­vi­sar una red cri­mi­nal orga­ni­za­da que ha ase­si­na­do a varias per­so­nas en los vio­len­tos dis­tur­bios pro­du­ci­dos en el país. El Depar­ta­men­to de Esta­do de Esta­dos Uni­dos. le res­pal­dó con una decla­ra­ción de apo­yo vehe­men­te. Mani­fes­tan­tes de las pro­tes­tas con­tra Daniel Orte­ga esta­ban en Washig­ton para pre­sio­nar al gobierno de Trump en bus­ca de ayu­da para derro­car al pre­si­den­te de su país3.

El hecho es que, como nos dice Ati­lio Borón, la dere­cha impe­rial con sus ami­gos de Áme­ri­ca Lati­na y el Cari­be han crea­do un cli­ma de opi­nión que per­mi­ta derro­car un gobierno ele­gi­do hace menos de dos años con el 72% de los sufra­gios. Pero lo que hay que lla­mar más la aten­ción es con el entu­sias­mo que polí­ti­cos e inte­lec­tua­les de izquier­da se han suma­do a las crí­ti­cas. Que Daniel Orte­ga haya come­ti­do gra­ví­si­mos erro­res, como pac­tar con enemi­gos his­tó­ri­cos del Fren­te San­di­nis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (libe­ra­les ex pre­si­den­tes del perío­do 1990 – 2006 y con la pro­pia igle­sia cató­li­ca); rea­li­zar refor­mas sin con­sul­tar a las bases, ni a las muje­res, o sus actua­cio­nes ante la cri­sis eco­ló­gi­ca en la Reser­va Bio­ló­gi­ca Indio-Maíz, no es óbi­ce para que estos inte­lec­tua­les, entre los que se encuen­tran Boa­ven­tu­ra de Sou­sa San­tos, el poe­ta Ernes­to Car­de­nal o Car­los Mejía Godoy, exigan abier­ta o sola­pa­da­men­te la des­ti­tu­ción del pre­si­den­te nica­ra­güen­se sin refle­xio­nar acer­ca de lo que ven­dría des­pués4.

Sin embar­go, tam­bién encon­tra­mos aná­li­sis más his­tó­ri­cos y dia­léc­ti­cos que no se dejan enga­ñar por la pro­pa­gan­da mediá­ti­ca, ni por la sim­pli­ci­dad de las expli­ca­cio­nes y cau­sas que están ocu­rrien­do en Nica­ra­gua. Y es que los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos en la región son bási­cos para enten­der quie­nes son los enemi­gos de los pue­blos de Lati­noa­mé­ri­ca. Los gol­pes de esta­do y des­es­ta­bi­li­za­cio­nes en Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na o Gua­te­ma­la [o Gra­na­da] en la segun­da mitad del siglo XX, en el mar­co del inter­ven­cio­nis­mo mili­tar de la Doc­tri­na Mon­roe. Esto es, la polí­ti­ca impe­ria­lis­ta de Esta­dos Uni­dos para el con­trol de los recur­sos y mate­rias pri­mas de Áme­ri­ca Lati­na. No era solo una domi­na­ción por la fuer­za y por el cam­bio de régi­men a tra­vés del envío de tro­pas, sino tam­bién una domi­na­ción cul­tu­ral bajo la lla­ma­da «ayu­da al desa­rro­llo»5. Los san­grien­tos gol­pes mili­ta­res de Chi­le, Uru­guay y Argen­ti­na en los años 70 del siglo XX. Y más recien­te­men­te los baños de san­gre que sopor­tó Hon­du­ras tras la des­ti­tu­ción de Zela­ya; los que sufrió Para­guay tras el derro­ca­mien­to «expres» de Fer­nan­do Lugo en 2012. Los cen­te­na­res de miles de ase­si­na­tos que hizo la dere­cha duran­te sus dos gobier­nos alter­nan­tes en Méxi­co, o los nue­vos gol­pes judi­cia­les de Bra­sil, por nom­brar solo los casos más cono­ci­dos.

En Nica­ra­gua, la gue­rra de gue­rri­llas de San­dino resis­tió heroi­ca­men­te la inter­ven­ción esta­dou­ni­den­se de 1927 a 1933. Pos­te­rior­men­te, el Fren­te San­di­nis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (FSLN) derro­ca, tras una lar­ga y dolo­ro­sa lucha, a la dic­ta­du­ra somo­cis­ta, el 19 de Julio de 1979. Tras esta gran vic­to­ria, el FSLN comien­za una nue­va eta­pa de avan­ces socia­les en el país, pero el enton­ces pre­si­den­te Ronald Reagan orga­ni­za una ope­ra­ción mafio­sa de trá­fi­co ile­gal de dro­gas y armas para finan­ciar, sal­tán­do­se las auto­ri­za­cio­nes del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos, a la «con­tra» nica­ra­guën­se6. Una nue­va eta­pa de lucha fren­te a la «con­tra» y una nue­va lec­ción de resis­ten­cia y dig­ni­dad del pue­blo nica­ra­güen­se duran­te la déca­da de los 80. Con este pano­ra­ma his­tó­ri­co el tex­to de Ati­lio Borón se pre­gun­ta: ¿Alguien en su sano jui­cio pue­de supo­ner que la des­ti­tu­ción del gobierno de Daniel Orte­ga ins­tau­ra­ría en Nica­ra­gua una demo­cra­cia escan­di­na­va?7 A lo que noso­tras aña­di­mos, ¿real­men­te se pue­de obviar la his­to­ria de resis­ten­cia de todo un pue­blo, su poten­cial hege­mó­ni­co fren­te a su enemi­go prin­ci­pal?

Hay que resal­tar que Méxi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, no solo son el patio tra­se­ro del impe­rio, por el cual adquie­ren recur­sos natu­ra­les y mano de obra muy bara­ta para sus empre­sas tras­na­cio­na­les, es una zona de suma impor­tan­cia estra­té­gi­ca, es su fron­te­ra sur natu­ral, lo cual hace que sean con­ti­nuos los ata­ques a esta región para que sean apén­di­ces de sus intere­ses impe­ria­les. Nica­ra­gua, ade­más, ha pla­nea­do cons­truir un canal inter­oceá­ni­co con finan­cia­ción chi­na que com­pe­ti­ría con el de Pana­má, con­tro­la­do de hecho por Esta­dos Uni­dos. Tam­bién ha esta­ble­ci­do acuer­dos con Rusia en mate­ria de segu­ri­dad. Ade­más de estas cir­cuns­tan­cias geo­po­lí­ti­cas, hay que resal­tar como comen­tá­ba­mos antes que la caí­da del san­di­nis­mo faci­li­ta­ría un entorno geo­po­lí­ti­co para una agre­sión de mayo­res con­se­cuen­cias para Vene­zue­la.

Por eso lo que está ocu­rrien­do en Nica­ra­gua debe ser ana­li­za­do en su glo­ba­li­dad his­tó­ri­ca, y hay que decir­lo cla­ro y fuer­te, el ata­que vio­len­to y cri­mi­nal vie­ne de la dere­cha y otras fuer­zas exter­nas del vecino del Nor­te. En momen­tos de cri­sis, como la situa­ción actual de Nica­ra­gua, las gen­tes más humil­des del pue­blo abren los ojos y su memo­ria colec­ti­va intu­ye lo que se pue­de ave­ci­nar. Pero el apren­di­za­je debe­ría ser, sobre todo, del gobierno de Daniel Orte­ga, de auto­crí­ti­ca y refle­xión de las con­tra­dic­cio­nes inter­nas ya men­cio­na­das. Con todo el res­pe­to de quie­nes están en el pro­ble­ma, de la sabi­du­ría que impli­ca ajus­tar los tiem­pos y rit­mos de las accio­nes que se deben rea­li­zar, pero sabien­do que el futu­ro es seguir avan­zan­do en la revo­lu­ción, siem­pre con el pue­blo, escu­chan­do sus nece­si­da­des.

Solo pode­mos desear­le lo mejor al pue­blo nica­ra­güen­se y a su gobierno. Tie­nen de ejem­plo y apo­yo a sus nacio­nes ami­gas, espe­cial­men­te Cuba y Vene­zue­la, que mues­tran la impor­tan­cia de agu­di­zar la vis­ta y el oído fren­te a los gru­pos o movi­mien­tos que aten­ten con­tra sus intere­ses inter­nos y pro­fun­di­zan­do en la sobe­ra­nía e inde­pen­den­cia fren­te a la inje­ren­cia impe­ria­lis­ta. Lo bueno de las cri­sis es que nos hacen ver los pro­ble­mas con más cla­ri­dad, son los momen­tos más difí­ci­les los que nos mues­tran quie­nes son nues­tros ver­da­de­ros ami­gos y enemi­gos, que gana­mos o per­de­mos según que cosas hace­mos. Se pue­de apro­ve­char esos perio­dos de cri­sis como un toque de aten­ción para seguir mejo­ran­do en una socie­dad más demo­crá­ti­ca, más anti­pa­triar­cal, más socia­lis­ta; y por lo mis­mo, más pre­pa­ra­da y enfren­ta­da a sus poten­cia­les enemi­gos.

Con­cep­ción Cruz Rojo, mili­tan­te del Sin­di­ca­to Anda­luz de Trabajadoras/​es

Cádiz, 3 de agos­to de 2018

  1. Truc­chi, G.: Nica­ra­gua: Cuan­do las men­ti­ras ganan y se con­vier­ten en reali­dad «acep­ta­da». Cró­ni­ca de una masa­cre on-line, 31 de mayo de 2018 (https://​www​.alai​net​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​1​9​3​219).
  2. Repor­te­ro Max Blum­menthal des­ta­pa el finan­cia­mien­to del NED-USAID para eje­cu­tar el gol­pe en Nica­ra­gua, 28 de junio de 2018 (http://​www​.rebe​lion​.org/​n​o​t​i​c​i​a​.​p​h​p​?​i​d​=​2​4​3​429).
  3. Ema­nuels­son, D.: Nica­ra­gua: Las y los tra­ba­ja­do­res se orga­ni­zan y expul­san a los gol­pis­tas de sus fábri­cas, 10 de junio de 2018 (https://​dia​rio​-octu​bre​.com/​2​0​1​8​/​0​6​/​1​0​/​n​i​c​a​r​a​g​u​a​-​l​o​s​-​t​r​a​b​a​j​a​d​o​r​e​s​-​s​e​-​o​r​g​a​n​i​z​a​n​-​y​-​e​x​p​u​l​s​a​n​-​l​o​s​-​g​o​l​p​i​s​t​a​s​-​d​e​-​s​u​s​-​f​a​b​r​i​c​a​s​-​a​n​t​e​-​e​l​-​t​e​r​r​o​r​-​f​a​s​c​i​s​ta/).
  4. Borón, A.: Nica­ra­gua, la revo­lu­ción y la niña en el bote, 17 de julio de 2018 (https://​www​.tele​surtv​.net/​b​l​o​g​g​e​r​s​/​N​i​c​a​r​a​g​u​a​-​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​y​-​l​a​-​n​i​n​a​-​e​n​-​e​l​-​b​o​t​e​-​2​0​1​8​0​717 – 0002.html).
  5. Anfruns, A.: Nica­ra­gua: ¿La ope­ra­ción «Con­tra bis» está fra­ca­san­do?, 16 de julio de 2018 (https://​www​.alai​net​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​u​l​o​/​1​9​4​144).
  6. Borón, A.: Nica­ra­gua, la revo­lu­ción y la niña en el bote, 17 de julio de 2018 (https://​www​.tele​surtv​.net/​b​l​o​g​g​e​r​s​/​N​i​c​a​r​a​g​u​a​-​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​y​-​l​a​-​n​i​n​a​-​e​n​-​e​l​-​b​o​t​e​-​2​0​1​8​0​717 – 0002.html).
  7. Borón, A.: Nica­ra­gua, la revo­lu­ción y la niña en el bote, 17 de julio de 2018 (https://​www​.tele​surtv​.net/​b​l​o​g​g​e​r​s​/​N​i​c​a​r​a​g​u​a​-​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​y​-​l​a​-​n​i​n​a​-​e​n​-​e​l​-​b​o​t​e​-​2​0​1​8​0​717 – 0002.html).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *