Pales­ti­na; pue­blo que resis­te día a día a la ocu­pa­ción y el cri­men

La política sionista en su diaria y crónica conducta criminal contra los palestinos, persigue que tal conducta sea vista como parte de un proceso de ocupación.

Una política de segregación, llevada a cabo desde el mismo momento, que la entidad sionista nace artificiosamente el año 1948, con la complicidad de las superpotencias surgidas tras el fin de la Segunda Guerra Mundial y que confía en que el paso de los años, unido al silencio, la ceguera y la mudez de gobiernos, organismos internacionales y la alianza entre el imperialismo y el sionismo invisibilicen cualquier intento de oponerse al colonialismo, racismo y crímenes que lleva a cabo el régimen sionista.

La expresión máxima del objetivo de exterminio del sionismo contra el pueblo palestino se vive con los habitantes de la Franja de Gaza. Una tierra sometida a un brutal y perverso programa de aniquilación, al estilo de los más sanguinarios regímenes totalitarios que ha tenido la humanidad. Un programa develado, no sólo a través de un plan miserable, denominado mediáticamente como el «Acuerdo del Siglo» formulado en las oficinas de Washington y Tel Aviv y que pretende, bajo mandato del lobby sionista y los sectores más reaccionarios de la sociedad estadounidense, dotar a Israel de un programa destinado a obstaculizar el objetivo de concretar un Estado Palestino, con plena autodeterminación.

La Franja de Gaza: 

El cam­po de con­cen­tra­ción más gran­de del mun­do» está some­ti­da a un blo­queo cri­mi­nal, des­de el año 2006 a la fecha. Un encla­ve que sufre perió­di­cas ope­ra­cio­nes mili­ta­res y una per­ma­nen­te polí­ti­ca de exter­mi­nio. Un terri­to­rio, que es esce­na­rio de una polí­ti­ca colo­nial, dis­cri­mi­na­to­ria y per­ver­sa, lle­va­da a cabo por el régi­men israe­lí, que no sólo ocu­pa la Pales­ti­na his­tó­ri­ca des­de el año 1948, sino que pre­ten­de usur­par todo el terri­to­rio pales­tino de la Ribe­ra occi­den­tal y al mis­mo tiem­po estran­gu­lar a esta Fran­ja de Gaza, que con sus dos millo­nes de habi­tan­tes en 360 kiló­me­tros cua­dra­dos, vive en con­di­cio­nes defi­ni­das, por la pro­pia Orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das (ONU), como una tie­rra que está al «bor­de de un hun­di­mien­to total.

La Resis­ten­cia Como Arma Inven­ci­ble

Con esta afir­ma­ción, dada a cono­cer por el Envia­do Espe­cial de la ONU ante Orien­te Medio, el diplo­má­ti­co búl­ga­ro Niko­lay Mla­de­nov, el orga­nis­mo inter­na­cio­nal da cuen­ta de la gra­ve cri­sis ali­men­ta­ria, sani­ta­ria y de infra­es­truc­tu­ras bási­cas que vive este encla­ve cos­te­ro, que cami­na «hacia el colap­so total de su eco­no­mía» y que des­de el 30 de mar­zo pasa­do, en el mar­co de las deno­mi­na­das Mar­chas por el Retorno, han sufri­do el ase­si­na­to de 144 de sus habi­tan­tes a manos de fran­co­ti­ra­do­res sio­nis­tas, que dis­pa­ran des­de la valla que sepa­ra la Pales­ti­na ocu­pa­da de la Fran­ja, bajo la excu­sa que las pie­dras, las come­tas y el humo que sale des­de neu­má­ti­cos encen­di­dos en terri­to­rio gaze­tí repre­sen­ta un peli­gro para su segu­ri­dad. Argu­men­tos tan pue­ri­les como irra­cio­na­les, con­si­de­ran­do la nula equi­dad de fuer­zas entre el pue­blo pales­tino y el Ejér­ci­to Inva­sor Sio­nis­ta.

Resul­ta evi­den­te, que la situa­ción deses­pe­ra­da que viven los casi dos millo­nes de pales­ti­nos en la Fran­ja de Gaza, gene­ra des­es­pe­ran­za y un sen­tir , que fren­te a un futu­ro poco pro­mi­so­rio, con una reali­dad bru­tal. Some­ti­dos al ase­dio, la muer­te y un blo­queo, que impi­de un míni­mo desa­rro­llo del pue­blo gaze­tí, ori­gi­na la cer­te­za que fren­te a esa reali­dad «no hay nada que per­der». Y esto ha sido reco­no­ci­do por ins­ti­tu­cio­nes depen­dien­tes de las Nacio­nes Uni­das, que están en el terreno, que cono­cen los pade­ci­mien­tos del pue­blo pales­tino y que ade­más están igual­men­te some­ti­das a las crí­ti­cas y los ata­ques del sio­nis­mo y el impe­ria­lis­mo, como es el caso de la Agen­cia de Nacio­nes Uni­das para los Refu­gia­dos en Orien­te Pró­xi­mo (UNRWA).

Efec­ti­va­men­te, la UNRWA, a tra­vés del ase­sor de pren­sa Adnan Abu Has­na seña­ló que «Para Gaza no hay futu­ro, es una gran cár­cel, don­de no hay sue­ños, no hay esta­bi­li­dad. Dos millo­nes de per­so­nas, un 50 % de des­em­pleo, el sec­tor pri­va­do no fun­cio­na. Los daños cau­sa­dos por la gue­rra de agre­sión israe­lí del año 2014 aún no han sido supe­ra­dos. Aquí el gran pro­ble­ma es que la gen­te no tie­ne nada que per­der». Afir­ma­ción que ade­más enca­mi­na los temo­res ante una posi­ble esca­la­da mili­tar israe­lí en las pró­xi­mas sema­nas y que se vis­lum­bra a tra­vés de ejer­ci­cios mili­ta­res lle­va­dos a cabo por el Ejér­ci­to Inva­sor Sio­nis­ta.

Según infor­ma­cio­nes entre­ga­das por medios de pren­sa israe­líes –el dia­rio The Times Of Israel y la agen­cia Walla– par­te de esos ejer­ci­cios estu­vie­ron cen­tra­dos en simu­lar la irrup­ción en loca­li­da­des de la Fran­ja de Gaza. En espe­cí­fi­co a tra­vés de la 162 Divi­sión Blin­da­da israe­lí. Divi­sión que tiene,como últi­mo ante­ce­den­te béli­co, la derro­ta sufri­da a manos de Hez­bo­llá en la inva­sión a El Líbano en la Gue­rra de los 33 días del año 2006. Ello expli­ca el que las fuer­zas mili­ta­res de ocu­pa­ción simu­len ejer­ci­cios con­tra un rival, que bien sabe el alto man­do sio­nis­ta, ha estu­dia­do la estra­te­gia que per­mi­tió a Hez­bo­llá derro­tar a los tan­ques Mer­ka­va que eran uti­li­za­dos por Israel como mues­tra de su apa­ren­te supe­rio­ri­dad tec­no­ló­gi­ca y mili­tar. Orgu­llo mili­tar que ter­mi­nó con­ver­ti­do en cha­tarrra inser­vi­ble en tie­rras del sur del Líbano. Bien sabe el régi­men israe­lí, que des­pués del 2006 nada es igual. Como se afir­ma con orgu­llo en las fuer­zas anti­sio­nis­tas «la his­to­ria se escri­be sobre las rocas sobre las cua­les vues­tra ola se estre­lló»

La men­cio­na­da opi­nión, res­pec­to a que el pue­blo pales­tino no tie­ne nada que per­der, da cuen­ta de una terri­ble pero evi­den­te reali­dad. ¿Per­der la vida fren­te al ejér­ci­to sio­nis­ta y los colo­nos ocu­pan­tes? Acon­te­ce dia­ria­men­te, en las for­mas más diver­sas y san­gui­na­rias lle­va­das a cabo por elna­cio­nal­sio­nis­mo, que da vía libre a este con­tu­ber­nio, para come­ter crí­me­nes de lesa huma­ni­dad. ¿Per­der sus tie­rras y cul­ti­vos? Cada día el pue­blo pales­tino sufre el expo­lio, la usur­pa­ción y des­truc­ción de sus tie­rras de labran­za y sus oli­vos cen­te­na­rios. Ade­más de la demo­li­ción de sus vivien­das

¿Per­der la rela­ción entre sus pue­blos y ciu­da­des? Cada día son cons­trui­dos más y más asen­ta­mien­tos a poblar con colo­nos extre­mis­tas y se eri­gen­ki­ló­me­tros de un muro que segre­ga y divi­de al pue­blo pales­tino a pesar de todas las reso­lu­cio­nes de la ONU en con­tra­rio. Cada día nue­vas carre­te­ras exclu­si­vas para uso de israe­líes atra­vie­san el terri­to­rio del West Bank. ¿Per­der el dere­cho a visi­tar sus cen­tros sagra­dos? Cada día las fuer­zas ocu­pan­tes ponen nue­vas tra­bas para que los pales­ti­nos visi­ten la Expla­na­da de las Mez­qui­tas en Al Quds –Noble San­tua­rio de Jeru­sa­lén– cono­ci­do en ára­be como al-Ḥaram al-Qud­sī al-Šarīf. Como tam­bién inva­dir con colo­nos terro­ris­ta­sAl-Haram Al-Ibrahi­mi (la Mez­qui­ta de Ibrahi­mi) en la ciu­dad de Al Jalil. Todo ello bajo la polí­ti­ca de judai­za­ción de Pales­ti­na.

Pero, a pesar de esa dolo­ro­sa reali­dad, exis­te algo que los fun­cio­na­rios de la ONU y los líde­res polí­ti­cos y mili­ta­res sio­nis­tas tie­nen muy pre­sen­te. Saben, que el pue­blo pales­tino, ya sea en la Ribe­ra Occi­den­tal o la Fran­ja de Gaza, en el com­ba­te dia­rio con­tra las fuer­zas inva­so­ras, poseen una joya inva­lua­ble. Un teso­ro que no van a per­der nun­ca y dan mues­tra de ello en for­ma vale­ro­sa: El Dere­cho a la Resis­ten­cia con­tra el sio­nis­mo. La Resis­ten­cia fren­te a mili­ta­res y colo­nos usur­pa­do­res. La fir­me­za, aguan­te y ente­re­za en la lucha con­tra quie­nes eje­cu­tan ope­ra­cio­nes de exterminio.Resistencia noble y admi­ra­ble, fren­te a una ideo­lo­gía cri­mi­nal. La resis­ten­cia es el mayor orgu­llo que nos mues­tra el pue­blo pales­tino y que en la Fran­ja de Gaza impli­ca, admi­rar el valor de este pue­blo y su resis­ten­cia, al cual es impo­si­ble doble­gar a pesar de crí­me­nes y blo­queos.

Una con­duc­ta gaze­tí que le gri­ta al mun­do que no hay liber­tad sin lucha, no exis­te dig­ni­dad sin el pleno retorno de los refu­gia­dos y una ple­na auto­de­ter­mi­na­ción. Idea com­par­ti­da por sus líde­res polí­ti­cos. El Movi­mien­to de Resis­ten­cia islá­mi­ca Pales­ti­na, Hamas, a tra­vés de su líder, Ismael Hani­ya, ha decla­ra­do que las pro­tes­ta­si­ni­cia­das el 30 de mar­zo y que mues­tran al mun­do la deter­mi­na­ción pales­ti­na de resis­tir a pesar de fran­co­ti­ra­do­res, dro­nes, tan­ques y el uso de diver­sas armas que lle­van la muer­te a la pobla­ción pales­ti­na, son pro­tes­tas que con­ti­nua­rán «has­ta que los refu­gia­dos pales­ti­nos ten­gan el dere­cho a regre­sar a sus hoga­res». Es cla­ro, en esta deci­sión, que el lla­ma­do «acuer­do del siglo- afir­ma Hani­ya – cuya meta es obli­gar a los pales­ti­nos a reco­no­cer el régi­men israe­lí y abro­gar sus dere­chos en los terri­to­rios ocu­pa­dos, nun­ca podrá eli­mi­nar este dere­cho».

Hoy, más que nun­ca, Pales­ti­na nece­si­ta la soli­da­ri­dad, el apo­yo efec­ti­vo y con­cre­to de los pue­blos del mun­do. Hoy, cuan­do el bino­mio cri­mi­nal com­pues­to por Washing­ton y el sio­nis­mo pre­ten­de impo­ner un «Acuer­do del Siglo» que exuda san­gre pales­ti­na. Hoy, que la Resis­ten­cia pales­ti­na mues­tra el camino de la dig­ni­dad como eje de la acción con­tra el régi­men nacio­nal­sio­nis­ta, se requie­re inten­si­fi­car los esfuer­zos de la socie­dad civil por apo­yar a pales­ti­na. La cam­pa­ña de Boi­cot, Des­in­ver­sión y San­cio­nes – BDS ‑debe­ser una línea cen­tral de lucha. El apo­yo que el Eje de la Resis­ten­cia debe dar a las fuer­zas pales­ti­nas, tal como lo ha dado al pue­blo sirio, es otra línea de acción nece­sa­ria y vital.

La lucha por la liber­tad de los pue­blos de Orien­te Medio, con­tra los gru­pos extre­mis­tas crea­dos por occi­den­te y el apo­yo sio­nis­ta y waha­bi­ta es par­te de la lucha final por la auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo pales­tino. El com­ba­te sos­te­ni­do por recu­pe­rar los terri­to­rios usur­pa­dos por el sio­nis­mo, sean en la Ribe­ra occi­den­tal, los Altos del Golán y el fin del blo­queo con­tra la Fran­ja de Gaza van en la mis­ma direc­ción.

No habrá paz en el Levan­te Medi­te­rrá­neo sin la derro­ta total del sio­nis­mo, sin que los polí­ti­cos y mili­ta­res de esa fal­sa «mayor demo­cra­cia de Orien­te medio» con que sue­len ves­tir­se en for­ma hipó­cri­ta, res­pon­sa­bles de crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, sean lle­va­dos a tri­bu­na­les inter­na­cio­na­les y se juz­gue su papel en el exter­mi­nio del pue­blo pales­tino. Hoy, debe­mos avan­zar por la nece­sa­ria liber­tad de pales­ti­na y deje de estar some­ti­da al cri­men y la ocu­pa­ción de uno de los regí­me­nes más bru­ta­les que ha dado el mun­do. Y en ese obje­ti­vo, la resis­ten­cia fren­te a la ocu­pa­ción y su polí­ti­ca de colo­nia­lis­mo y cri­men, osten­ta un lugar cen­tral.

Pablo Jofre Leal

20 de julio de 2018

Fuen­te: https://​www​.pales​ti​na​li​be​ra​tion​.com/​2​0​1​8​/​0​7​/​p​a​l​e​s​t​i​n​a​-​p​u​e​b​l​o​-​q​u​e​-​r​e​s​i​s​t​e​-​d​i​a​-​d​i​a​-​l​a​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *