El femi­nis­mo será inter­sec­cio­nal

Mien­tras escri­bo estas líneas, en los cam­pos de fre­sa de Huel­va con­ti­núan exis­tien­do abu­sos sexua­les y labo­ra­les a muje­res inmi­gran­tes. Racis­mo, cla­sis­mo o machis­mo. Hay muchas for­mas de enfo­car este tema y en nin­gu­na pode­mos obviar la otra. Si no hubie­ra cono­ci­do la pos­tu­ra de Ange­la Davis y muchas otras femi­nis­tas que nos han abier­to el camino de la inter­sec­cio­na­li­dad, mira­ría la reali­dad pre­gun­tán­do­me por qué el femi­nis­mo hege­mó­ni­co o femi­nis­mo blan­co no se ha posi­cio­na­do con más dure­za con­tra los abu­sos en los cam­pos de fre­sa de huel­va.

Víc­ti­mas de una tri­ple dis­cri­mi­na­ción, las tra­ba­ja­do­ras de Huel­va que­dan inde­fen­sas en espa­cios de todos y de nadie. No sólo son víc­ti­mas por ser muje­res, sino que ade­más son muje­res pobres y con una situa­ción jurí­di­ca que favo­re­ce su vul­ne­ra­bi­li­dad. Han teni­do que medir cada pala­bra, cada denun­cia, cada pro­tes­ta para no per­der el «pri­vi­le­gio» de poder estar en Espa­ña tra­ba­jan­do unos meses.

Se nos dice que en sus paí­ses no tie­nen voz, que son silen­cia­das. Sin embar­go, cuan­do denun­cian en Huel­va abu­sos sexua­les por par­te de sus supe­rio­res, son mon­ta­das en un auto­bús para man­dar­las a Marrue­cos antes de que pue­dan seguir con las denun­cias. No sólo se ven en esta situa­ción por ser muje­res, es que ade­más son migran­tes y son pobres. Es decir, no tie­nen alter­na­ti­va, sólo una serie de cir­cuns­tan­cias que las colo­can en el ojo del hura­cán al inten­tar sobre­vi­vir con dig­ni­dad.

Se nos dice que el úni­co papel de la mujer en Marrue­cos es el de tener hijos y estar por su casa. Como cuen­ta Pas­to­ri Fili­gra­na, las empre­sas en Huel­va pre­fie­ren con­tra­tar a muje­res con hijos para ase­gu­rar­se que al aca­bar la tem­po­ra­da vuel­ven a su »habi­tat natu­ral», su Marrue­cos domés­ti­co, espe­ran­do que el año que vie­ne lle­gue la siguien­te tem­po­ra­da y vuel­van a ser la mano de obra que nece­si­ta­mos para nues­tros cam­pos.

Se nos dice que ahí son sumi­sas. Aquí escu­cha­mos que este año han traí­do a las «putas»: Las que denun­cian, las malas inmi­gran­tes, las malas pobres. No debe­rían hablar por­que de la gen­te como ellas no se espe­ran denun­cias, se espe­ra silen­cio. «Y si no te gus­ta, coges y te vas».

El patriar­ca­do es un virus pre­sen­te en todo el mun­do, en todas las esfe­ras y del que nin­gu­na socie­dad a día de hoy ha con­se­gui­do des­pren­der­se. Tene­mos que seguir sien­do mana­da. Her­ma­nas, os creo.

Las voces que gri­tan para denun­ciar la situa­ción de la mujer en paí­ses de mayo­ría musul­ma­na, pare­cen haber calla­do cuan­do la mujer que vie­ne de esos paí­ses denun­cia su situa­ción en nues­tro igua­li­ta­rio occi­den­te. Que las calles se lle­nen exi­gien­do jus­ti­cia en vues­tros tra­ba­jos y sobre todo en vues­tras vidas.

Míriam Hati­bi

8 de junio de 2018

Fuen­te: http://​www​.fotli​pou​.com/​h​i​-​h​a​-​v​i​d​a​-​m​e​s​-​e​n​l​l​a​-​d​e​l​-​b​a​r​c​a​/​3​4​1​2​-​e​l​-​f​e​m​i​n​i​s​m​o​-​s​e​r​a​-​i​n​t​e​r​s​e​c​c​i​o​n​a​l​.​h​tml

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *