Marx y las peri­fe­rias del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mundial

Las here­jías latinoamericanas

Cuan­do el prin­ci­pal fun­da­dor de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res (AIT) y autor de El Capi­tal falle­ció, José Mar­tí escri­bió: «Ved esta gran sala. Karl Marx ha muer­to. Como se puso del lado de los débi­les mere­ce honor». Así le ren­día home­na­je, sin ser mar­xis­ta, una de las máxi­mas plu­mas de Amé­ri­ca Lati­na al prin­ci­pal teó­ri­co del comu­nis­mo y el socia­lis­mo revo­lu­cio­na­rio a esca­la mundial.

No fue la úni­ca vez que el pen­sa­mien­to insu­mi­so de Nues­tra Amé­ri­ca se entre­mez­cló y fusio­nó, de modo heré­ti­co, con la lla­ma liber­ta­ria y rebel­de inau­gu­ra­da por Marx.

Emi­liano Zapa­ta, prin­ci­pal líder cam­pe­sino de la revo­lu­ción mexi­ca­na, le escri­bió a uno de sus com­pa­ñe­ros, el gene­ral Jena­ro Amez­cua, que la revo­lu­ción mar­xis­ta de Rusia y la revo­lu­ción mexi­ca­na tenían los mis­mos enemi­gos y las mis­mas deman­das. La car­ta de Zapa­ta defen­dien­do a los bol­che­vi­ques, fer­vien­tes admi­ra­do­res de Marx, se publi­có en el perió­di­co El Mun­do de la Haba­na, en mayo de 1918.

Un mes des­pués del escri­to de Emi­liano Zapa­ta, Deo­do­ro Roca, el prin­ci­pal ideó­lo­go de la Refor­ma Uni­ver­si­ta­ria de Cór­do­ba [Argen­ti­na], ini­cia­da en junio de 1918, cuyo cen­te­na­rio se con­me­mo­ra este año [2018], entre­cru­zó sus lec­tu­ras de Marx y su admi­ra­ción por la revo­lu­ción bol­che­vi­que de Lenin con la tra­di­ción cul­tu­ral y anti­im­pe­ria­lis­ta del moder­nis­mo lite­ra­rio inau­gu­ra­do por José Mar­tí y pro­lon­ga­do por Rubén DarÍo y otros poe­tas y escri­to­res lati­no­ame­ri­ca­nos de aquel enton­ces (entre otros, figu­ra en esta lis­ta José Inge­nie­ros en su veta moder­nis­ta, aje­na al cien­ti­fi­cis­mo posi­ti­vis­ta que tam­bién impreg­nó par­te de su obra, la más conocida).

Poco tiem­po des­pués de la Refor­ma Uni­ver­si­ta­ria de 1918, duran­te los años 20 el peruano José Car­los Mariá­te­gui se ani­mó heré­ti­ca­men­te a recu­pe­rar el «comu­nis­mo incai­co» y las comu­ni­da­des indí­ge­nas de diver­sos pue­blos ori­gi­na­rios como ante­ce­den­te obli­ga­to­rio e insos­la­ya­ble de las luchas socia­lis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas del futu­ro. Lo hizo en el plano orga­ni­za­ti­vo, fun­dan­do un par­ti­do socia­lis­ta adhe­ri­do a la Inter­na­cio­nal Comu­nis­ta, arti­cu­lan­do una cen­tral obre­ra e inau­gu­ran­do perió­di­cos sin­di­ca­les y cul­tu­ra­les. De todos ellos el empren­di­mien­to más impor­tan­te es sin duda la revis­ta Amau­ta que amal­ga­mó la tra­di­ción estric­ta­men­te mar­xis­ta con las van­guar­dias esté­ti­cas (como el surrea­lis­mo), el psi­co­aná­li­sis y la pers­pec­ti­va india­nis­ta. Algo simi­lar —aun­que qui­zás con menos eru­di­ción que el peruano— inten­tó rea­li­zar duran­te esa mis­ma épo­ca en su natal Cuba y en su exi­lio mexi­cano el joven diri­gen­te estu­dian­til Julio Anto­nio Mella, cuan­do defen­dió la uni­dad inse­pa­ra­ble de Marx y Martí.

Esos cru­ces, prés­ta­mos, afi­ni­da­des recí­pro­cas, entre­cru­za­mien­tos y fusio­nes heré­ti­cas fue­ron una cons­tan­te que resis­tió inclu­so los emba­tes del mar­xis­mo más dog­má­ti­co —pre­ten­di­da­men­te «orto­do­xo»— de la épo­ca de Stalin. 

Casi trein­ta años des­pués de Mariá­te­gui, Mella, Reca­ba­rren y Fara­bun­do Mar­tí, des­obe­de­cien­do esa pre­ten­di­da orto­do­xia que pro­ve­nía de la Unión Sovié­ti­ca ya sta­li­ni­za­da, en el jui­cio que el dic­ta­dor Batis­ta le hizo a Fidel Cas­tro éste iden­ti­fi­có sin titu­bear a José Mar­tí como «el autor inte­lec­tual» de la toma del cuar­tel Mon­ca­da. Asal­to al cie­lo (mili­tar­men­te falli­do) que en 1953 ini­cia la revo­lu­ción cuba­na y abre todo un hori­zon­te de rebel­días lati­no­ame­ri­ca­nas que per­du­ran has­ta el día de hoy. Su ami­go y com­pa­ñe­ro, Ernes­to Che Gue­va­ra, estu­dian­do con sus com­ba­tien­tes de Boli­via duran­te 1966, leyó a Lenin entre­mez­cla­do con las his­to­rias y leyen­das de Jua­na Azur­duy. Entre los escri­tos de la mochi­la insur­gen­te de Gue­va­ra (duran­te varias déca­das iné­di­tos) se encon­tró un poe­ma de Pablo Neru­da dedi­ca­do, nada menos, que a… Simón Bolívar. 

Sí, Bolí­var, a pesar de que Marx lo había cues­tio­na­do en un escri­to de 1858 redac­ta­do para una enci­clo­pe­dia esta­dou­ni­den­se por con­tar con fuen­tes de dudo­so sus­ten­to y esca­sa fia­bi­li­dad his­to­rio­grá­fi­ca. Marx escri­bió ese artícu­lo tan poco feliz sobre Simón Bolí­var por­que las úni­cas obras que había a mano en el Museo Bri­tá­ni­co, don­de estu­dia­ba Marx, inva­ria­ble­men­te insul­ta­ban al liber­ta­dor ame­ri­cano. Esos libros anti boli­va­ria­nos habían sido escri­tos por ex com­ba­tien­tes de las legio­nes extran­je­ras que, par­ti­ci­pan­do en las gue­rras de inde­pen­den­cia lati­no­ame­ri­ca­na, habían pre­ten­di­do diri­gir­las o, en su defec­to, cobrar sucu­len­tos suel­dos. Bolí­var se negó a ambos reque­ri­mien­tos, moti­van­do el encono, los repro­ches y el eno­jo que Marx encon­tró en aque­llos libros de «memo­rias» bri­tá­ni­cos y fran­ce­ses. Aún así, a pesar de la equi­vo­ca­ción que come­tió el maes­tro en con­fiar en una his­to­rio­gra­fía tan par­cial y de dudo­sa pro­ce­den­cia, el Che Gue­va­ra qui­so amal­ga­mar de todas for­mas a su que­ri­do Marx con su admi­ra­do Simón Bolí­var. No se equivocó.

¿Cómo com­pren­der enton­ces ese ico­no­clas­ta y heré­ti­co sin­cre­tis­mo lati­no­ame­ri­cano, don­de el pen­sa­dor judío ale­mán Karl Marx (hijo y nie­to de rabi­nos por ambas par­tes de su fami­lia) se vis­te y se impreg­na del per­fu­me de las cul­tu­ras de los pue­blos ori­gi­na­rios, las negri­tu­des, las rebel­días pro­fé­ti­cas de las comu­ni­da­des cris­tia­nas de base, los cam­pe­si­nos sin tie­rra y las luchas de las diver­sas cla­ses tra­ba­ja­do­ras de Nues­tra Amé­ri­ca? ¿Es el mar­xis­mo par­te cen­tral de la cul­tu­ra polí­ti­ca que man­tie­ne encen­di­do el fue­go sagra­do de la rebe­lión lati­no­ame­ri­ca­na o, por el con­tra­rio, cons­ti­tu­ye una «ideo­lo­gía forá­nea»… como acos­tum­bra­ban a repe­tir en sus pro­gra­mas tele­vi­si­vos los ideó­lo­gos ofi­cia­les de los geno­ci­das mili­ta­res en la Argen­ti­na de 1976 (algu­nos de cuyos hijos hoy ocu­pan luga­res cen­tra­les en la polí­ti­ca local)?

Naci­mien­to de la here­jía: ni cal­co ni copia

A dife­ren­cia de los pri­me­ros inmi­gran­tes euro­peos que a fines del siglo XIX tra­du­je­ron y divul­ga­ron con las mejo­res inten­cio­nes algu­nas obras de Marx y Engels, los pri­me­ros mar­xis­tas lati­no­ame­ri­ca­nos uti­li­za­ron sus cate­go­rías de un modo crea­dor. Tenía razón el inves­ti­ga­dor ita­liano Anto­nio Melis cuan­do carac­te­ri­zó a Mariá­te­gui como «el pri­mer mar­xis­ta de Amé­ri­ca», a pesar de que muchos antes que él ya habían leí­do por estas tie­rras a Marx. El revo­lu­cio­na­rio peruano no solo citó al autor de El Capi­tal. No solo memo­ri­zó su letra y repi­tió sus slo­gans. Tra­tó de apro­piar­se de su méto­do y su pen­sa­mien­to para dilu­ci­dar el pro­ble­ma indí­ge­na (en su ópti­ca, con­sis­ten­te en la fal­ta de tie­rras para las cla­ses popu­la­res y las comu­ni­da­des ori­gi­na­rias) y al mis­mo tiem­po resol­ver la cues­tión nacio­nal inaca­ba­da de un con­ti­nen­te que nació con cua­tro virrei­na­tos y, lue­go de la amar­ga inci­den­cia eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca, diplo­má­ti­ca y mili­tar de Ingla­te­rra y Esta­dos Uni­dos, ter­mi­nó divi­di­do y frag­men­ta­do en más de vein­te repu­bli­que­tas bana­ne­ras (o soje­ras y extrac­ti­vis­tas, da igual). Mariá­te­gui, más fiel al espí­ri­tu de la con­cep­ción mate­ria­lis­ta de la his­to­ria del autor de El Capi­tal que a su letra, abor­dó los pro­ble­mas de la revo­lu­ción social nues­tro-ame­ri­ca­na arti­cu­lan­do la lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta, el anti­im­pe­ria­lis­mo y el socia­lis­mo sin olvi­dar­se jamás de los nue­vos suje­tos que des­de enton­ces acom­pa­ña­rían las luchas obre­ras, las comu­ni­da­des ori­gi­na­rias, no solo ances­tra­les y arcai­cas sino tam­bién las comu­ni­da­des presentes.

Enfren­tan­do al mis­mo tiem­po el popu­lis­mo nacio­na­lis­ta de Víc­tor Raúl Haya de la Torre (abue­lo de muchas expe­rien­cias nacio­na­lis­tas y desa­rro­llis­tas falli­das que al día de hoy siguen espe­ran­do que lle­gue el mesías sal­va­dor de una supues­ta «bur­gue­sía nacio­nal» eter­na­men­te pos­ter­ga­da) y el por enton­ces inci­pien­te sta­li­nis­mo de Vic­to­rio Codo­vi­lla (que pre­ten­día, siguien­do esque­mas de su maes­tro Sta­lin, enten­der nues­tro con­ti­nen­te a par­tir de un supues­to «feu­da­lis­mo» solo váli­do en los piza­rro­nes y esque­mas de manual), Mariá­te­gui inau­gu­ra una nue­va corrien­te polí­ti­co-cul­tu­ral: el mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano. Una tra­di­ción que, has­ta nues­tros tiem­pos, abor­da la cul­tu­ra lati­no­ame­ri­ca­na cues­tio­nan­do los esque­mas euro­cén­tri­cos que inten­tan con­ven­cer a las cla­ses obre­ras y popu­la­res para que apo­yen a diver­sos empre­sa­rios y ban­que­ros, y a sus eco­no­mis­tas «bru­jos», posee­do­res de fór­mu­las mági­cas y eso­té­ri­cas que en un enig­má­ti­co «abra­ca­da­bras» ter­mi­na­rían, supues­ta­men­te, con cin­co siglos de explo­ta­ción, mise­ria y marginación.

Den­tro de los fun­da­do­res Mariá­te­gui es el más radi­cal, ori­gi­nal y audaz a la hora de des­ci­frar incóg­ni­tas que Marx no había cono­ci­do, aun­que sí había intui­do o comen­za­do a explo­rar, pen­san­do en la peri­fe­ria del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial. Pero Mariá­te­gui no estu­vo solo. En sus polé­mi­cas con­tra el popu­lis­mo de Haya de la Torre, el pen­sa­dor peruano estu­vo acom­pa­ña­do por el joven mar­xis­ta cubano Julio Anto­nio Mella. Al bri­llan­te bino­mio Mariá­te­gui-Mella podrían qui­zás agre­gar­se otros dos nom­bres: el argen­tino Aní­bal Nor­ber­to Pon­ce y el chi­leno Luis Emi­lio Reca­ba­rren. Aun­que el cubano fue el más mili­tan­te, el argen­tino el más eru­di­to y el chi­leno el más orga­ni­za­dor, nin­guno se com­pa­ra con la ori­gi­na­li­dad y el vue­lo ima­gi­na­ti­vo del peruano. 

A este elen­co des­co­llan­te, que bri­lló en los ’20, le suce­dió duran­te trein­ta años el eco de los esque­mas medio­cres implan­ta­dos por Sta­lin en la URSS don­de Marx no era más que una cari­ca­tu­ra o una esta­tua gigan­te y fría de cemen­to gris.

Recién con la emer­gen­cia de la revo­lu­ción cuba­na y la hege­mo­nía de Fidel Cas­tro y el Che Gue­va­ra el mar­xis­mo de este con­ti­nen­te podrá sacu­dir­se el pol­vo buro­crá­ti­co y dog­má­ti­co de las Aca­de­mias de Cien­cias de la Unión Sovié­ti­ca. No resul­ta casual que en los años 60 la revo­lu­ción cuba­na recu­pe­ra­ra el mar­xis­mo revo­lu­cio­na­rio de la déca­da de los años 20 (anti­im­pe­ria­lis­ta y anti­ca­pi­ta­lis­ta al mis­mo tiem­po) así como tam­bién los escri­tos menos tran­si­ta­dos y divul­ga­dos de Marx. Los mis­mos que hoy, en 2018, son reedi­ta­dos y difun­di­dos en la Boli­via de Evo Mora­les y Álva­ro Gar­cía Line­ra. Ese curio­so país, siem­pre des­pre­cia­do por las eli­tes uni­ver­si­ta­rias del con­ti­nen­te como supues­ta­men­te «incul­to», pero que actual­men­te atrae a lo más gra­na­do y pres­ti­gio­so de la inte­lec­tua­li­dad mar­xis­ta con­ti­nen­tal y, nos ani­ma­ría­mos a agre­gar, mun­dial (no es casual que has­ta el afa­ma­do y mun­dial­men­te con­sa­gra­do geó­gra­fo mar­xis­ta David Har­vey, espe­cia­lis­ta en El Capi­tal y best seller a esca­la glo­bal, haya dedi­ca­do gran aten­ción a la expe­rien­cial comu­nal y ori­gi­na­ria de Bolivia).

Nos refe­ri­mos par­ti­cu­lar­men­te a aque­llos artícu­los, car­tas y manus­cri­tos tar­díos don­de Karl Marx estu­dia el colo­nia­lis­mo y las socie­da­des peri­fé­ri­cas y depen­dien­tes, revi­san­do los res­tos o incrus­ta­cio­nes evo­lu­cio­nis­tas de sus pri­me­ros ensa­yos y superan­do sus limi­ta­cio­nes euro­cén­tri­cas de los artícu­los perio­dís­ti­cos de juventud.

Sobre este hori­zon­te, que había inau­gu­ra­do la revo­lu­ción cuba­na a par­tir de los años 60, se ins­cri­ben inves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res como: El mar­xis­mo en Amé­ri­ca lati­na (1980) de Michael Löwy; Marx y Amé­ri­ca lati­na (1980) de José Ari­có; Una lec­tu­ra lati­no­ame­ri­ca­na de «El Capi­tal» de Marx (1988) de Alber­to Pari­si; El últi­mo Marx y la libe­ra­ción lati­no­ame­ri­ca­na (1990) de Enri­que Dus­sel; De Marx al mar­xis­mo en Amé­ri­ca lati­na (1999) de Adol­fo Sán­chez Váz­quez, entre muchos otros. A todos ellos cabe agre­gar las innu­me­ra­bles obras, cen­tra­les en el mar­xis­mo lati­no­ame­ri­cano con­tem­po­rá­neo, de Bolí­var Eche­ve­rría (Ecua­dor-Méxi­co), Jor­ge Vera­za (Méxi­co), Álva­ro Gar­cía Line­ra (Boli­via), para el caso de Nues­tra Amé­ri­ca, así como los escri­tos sobre Marx o ins­pi­ra­dos en él de Kevin Ander­son (EEUU), Samir Amin (Egip­to), Imma­nuel Wallers­tein (EEUU), sin olvi­dar­nos del pobla­do acer­vo his­tó­ri­co de la teo­ría mar­xis­ta de la depen­den­cia (Ruy Mau­ro Mari­ni [Bra­sil], Theo­to­nio Dos San­tos [Bra­sil], Vania Bam­bi­rra [Bra­sil], Orlan­do Capu­to Lei­va [Chi­le], Jai­me Oso­rio [Chi­le-Méxi­co], Adrián Sote­lo Valen­cia [Méxi­co], etc.).

El giro coper­ni­cano de Marx

Más allá de sus res­pec­ti­vos mati­ces, esti­los de escri­tu­ra y fuen­tes diver­sas, la mayo­ría de estas obras coin­ci­den en que en su madu­rez Marx revi­sa sus pun­tos de vis­ta en lo que ata­ñe al pro­ble­ma del colo­nia­lis­mo, la explo­ta­ción del mun­do peri­fé­ri­co y los pue­blos some­ti­dos a la expan­sión de la domi­na­ción capitalista. 

En sus escri­tos tar­díos (des­de la segun­da mitad de los años 1850 en ade­lan­te) Marx lle­ga a dos con­clu­sio­nes con­tun­den­tes que reexa­mi­nan y refor­mu­lan su pro­pia teoría. 

En pri­mer lugar, no hay ni habrá «pro­gre­so» para los pue­blos, cla­ses y comu­ni­da­des sojuz­ga­das mien­tras per­ma­nez­can bajo la domi­na­ción de la bota impe­rial. El «pro­gre­so» no es lineal. Debe medir­se toman­do como cri­te­rio cen­tral el ángu­lo y la pers­pec­ti­va de los pue­blos some­ti­dos (no el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co ni el des­plie­gue de «las fuer­zas pro­duc­ti­vas»). La expan­sión de Ingla­te­rra no solo no hizo avan­zar a la India colo­nial —como inge­nua­men­te había espe­ra­do el joven Marx has­ta 1853— sino que la hizo retro­ce­der «hacia atrás». 

En segun­da ins­tan­cia, la his­to­ria no sigue un reco­rri­do evo­lu­ti­vo, ascen­den­te y eta­pis­ta. No exis­te y nun­ca exis­tió un cen­tro úni­co (Euro­pa occi­den­tal, supues­ta­men­te here­de­ra de la anti­gua Roma y a su vez de la Gre­cia hele­nis­ta), de don­de se des­ple­ga­rían e irra­dia­rían, como ondas con­cén­tri­cas y expan­si­vas, hacia todo el orbe, esca­lón por esca­lón, sin sal­tar­se nin­guno, las diver­sas eta­pas del desa­rro­llo his­tó­ri­co. La his­to­ria mun­dial (tam­po­co «el espí­ri­tu de la civi­li­za­ción»), jamás sigue un derro­te­ro de Orien­te hacia Occidente.

Estas dos con­clu­sio­nes del Marx tar­dío cons­ti­tu­yen un des­cu­bri­mien­to com­ple­ta­men­te dis­rup­ti­vo con el euro­cen­tris­mo y el occi­den­ta­lis­mo moder­ni­zan­te (tan caros para muchos admi­ra­do­res y sim­pa­ti­zan­tes de Marx como para enemi­gos decla­ra­dos del autor de El Capi­tal). En su con­jun­to, lo obli­ga­ron a repen­sar toda su con­cep­ción de la his­to­ria mun­dial, de la socie­dad capi­ta­lis­ta y de las tareas, moda­li­da­des y cur­so de desa­rro­llo polí­ti­co de los pro­yec­tos futu­ros de emancipación. 

Esa ines­pe­ra­da nove­dad teó­ri­ca y polí­ti­ca está pre­sen­te por ejem­plo en:

  1. sus nume­ro­sos escri­tos crí­ti­cos sobre el colo­nia­lis­mo europeo, 
  2. en sus aná­li­sis sobre la his­to­ria espa­ño­la y el papel que los dele­ga­dos ame­ri­ca­nos en las cor­tes de Cádiz juga­ron fren­te a la inva­sión napo­leó­ni­ca [prin­ci­pal­men­te el dele­ga­do de ori­gen incai­co Dio­ni­sio Yupan­qui, autor de la fra­se «un pue­blo que opri­me a otro pue­blo no pue­de ser libre» ori­gi­na­ria­men­te refe­ri­da a Espa­ña, gene­ra­li­za­da por Marx para todas las colo­nias del capi­ta­lis­mo mun­dial y más tar­de sis­te­ma­ti­za­da por Lenin en su obra El dere­cho de las nacio­nes a la auto­de­ter­mi­na­ción],
  3. en sus pri­me­ros borra­do­res de El Capi­tal de 1857 – 1858 (cono­ci­dos como los Grun­dris­se, pri­me­ra redac­ción de El Capi­tal),
  4. en su corres­pon­den­cia sobre el modo de pro­duc­ción asiático, 
  5. en su defen­sa de la inde­pen­den­cia de Polonia, 
  6. en sus tra­ba­jos de denun­cia de la domi­na­ción bri­tá­ni­ca sobre Irlanda, 
  7. en su crí­ti­ca de la inter­ven­ción colo­nial de Ingla­te­rra, Fran­cia y Espa­ña en el Méxi­co de Beni­to Juá­rez de 1861, 
  8. en El Capi­tal, par­ti­cu­lar­men­te en sus capí­tu­lo 24 y 25 del pri­mer tomo, sobre la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria y la colonización, 
  9. en su car­ta de 1877 al perió­di­co ruso Ana­les de la patria,
  10. en sus apun­tes etno­ló­gi­cos, redac­ta­dos des­de 1879 – 1880 en ade­lan­te, sobre la obra del antro­pó­lo­go ruso Kova­levs­ki (par­ti­cu­lar­men­te cuan­do éste habla de las comu­ni­da­des, cul­tu­ras y civi­li­za­cio­nes de América), 
  11. en su corres­pon­den­cia de 1881 con la revo­lu­cio­na­ria popu­lis­ta rusa Vera Zasu­lich (tan­to en su car­ta final­men­te envia­da por correo pos­tal como en un sus exten­sos borra­do­res pre­vios, nun­ca envia­dos), y en varios otros escri­tos esca­sa­men­te tran­si­ta­dos, no menos impor­tan­tes, que no figu­ran habi­tual­men­te en sus obras «esco­gi­das» (¿esco­gi­das por quién y des­de qué ángu­lo de selec­ción?) y a veces ni siquie­ra en sus obras «com­ple­tas».

¿Marx apo­lo­gis­ta del imperio?

Para los estu­dio­sos serios cons­ta­tar ese cam­bio de para­dig­ma y giro coper­ni­cano en los escri­tos de madu­rez ya cons­ti­tu­ye un lugar con­sen­sua­do. Exis­te sufi­cien­te docu­men­ta­ción empí­ri­ca, mate­ria­les de archi­vo y tra­duc­cio­nes al cas­te­llano que lo prueban. 

Sin embar­go, a la hora de dis­cu­tir a Marx, sue­le pasar­se por alto el estu­dio rigu­ro­so de los docu­men­tos que hoy están al alcan­ce de cual­quier per­so­na que inves­ti­ga sobre estos temas. Marx con­ti­núa des­per­tan­do pasio­nes aca­lo­ra­das y, muchas veces, dia­tri­bas encen­di­das. No es algo nega­ti­vo en sí mis­mo seme­jan­te pasión fren­te al pen­sa­mien­to de un autor con­si­de­ra­do «clá­si­co», siem­pre y cuan­do el ardor del cora­zón y el latir del torren­te san­guí­neo… no nuble la vis­ta ni obli­gue a ter­gi­ver­sar por­fia­da­men­te el sen­ti­do de una obra. Tal es el caso de algu­nos ensa­yis­tas, perio­dis­tas, aca­dé­mi­cos y polí­ti­cos que, toda­vía hoy, a 200 años de su naci­mien­to, se dejan arras­trar por su arre­ba­to polé­mi­co, el pre­jui­cio polí­ti­co y el tumul­to de sus vís­ce­ras, negán­do­se siquie­ra a leer o al menos reco­no­cer mate­ria­les que ya están dis­po­ni­bles para la lec­tu­ra de quien ten­ga simn­ple­men­te ganas de empren­der la tarea.

Por ejem­plo el ensa­yis­ta José Pablo Fein­mann, de gran pre­sen­cia mediá­ti­ca en Argen­ti­na, en su libro Filo­so­fía y Nación (escri­to en ple­na eufo­ria polí­ti­ca entre 1970 y 1975, publi­ca­do en 1982 y reedi­ta­do sin modi­fi­car una sola ora­ción en 1996) afir­ma con dis­cu­ti­ble seve­ri­dad que Marx es… «un pen­sa­dor del impe­rio bri­tá­ni­co» (sic), es decir, un desen­fre­na­do apo­lo­gis­ta de la domi­na­ción colo­nial sobre los pue­blos some­ti­dos. Una lógi­ca argu­men­ta­ti­va que com­par­te —a pesar de sus inten­cio­nes polí­ti­ca­men­te opues­tas— el hoy neo­li­be­ral Juan José Sebre­li, tam­bién argen­tino, quien en El ase­dio a la moder­ni­dad (1992) y en otros escri­tos e inter­ven­cio­nes carac­te­ri­za a Marx como un vul­gar entu­sias­ta de la moder­ni­dad occi­den­ta­lis­ta y un par­ti­da­rio inge­nuo de la expan­sión impe­rial. Una carac­te­ri­za­ción que a Sebre­li le ser­vía en los años 90 para bar­ni­zar con jer­ga «filo­só­fi­ca» y supues­ta eru­di­ción teó­ri­ca su apo­yo a la dere­cha argen­ti­na y a las pri­va­ti­za­cio­nes de la era neo­li­be­ral mene­mis­ta en nom­bre del… «avan­ce de las fuer­zas pro­duc­ti­vas» y otras expre­sio­nes des­con­tex­tua­li­za­das extraí­das de algu­nos escri­tos de Marx.
Mucho más exqui­si­to y refi­na­do que los dos argen­ti­nos, pero no menos super­fi­cial, el ensa­yis­ta ita­liano Toni Negri en su cele­bra­do Impe­rio (publi­ca­do en el año 2000, escri­to jun­to con su dis­cí­pu­lo esta­dou­ni­den­se, el crí­ti­co lite­ra­rio y filó­so­fo polí­ti­co Michael Hardt) ter­mi­na cele­bran­do y aplau­dien­do los escri­tos de Marx de 1853 sobre la domi­na­ción bri­tá­ni­ca en la India, negán­do­se a seguir leyen­do su obra des­pués de esa fecha (a pesar de que el pen­sa­dor ita­liano le había dedi­ca­do un libro com­ple­to al estu­dio de los Grun­dris­se de 1857 – 1858). A Negri le sir­ven esos cor­tos artícu­los perio­dís­ti­cos sobre la India (cuyos aná­li­sis el mis­mo Marx des­mien­te más tar­de) para legi­ti­mar su apo­lo­gía de la glo­ba­li­za­ción del capi­tal, su defen­sa de la cons­ti­tu­ción euro­pea, etc. Ni siquie­ra men­cio­na la abun­dan­te y con­tun­den­te revi­sión que el pro­pio Marx rea­li­za­ra al final de su vida sobre aque­llos pri­me­ros análisis.
Fue­ra del ámbi­to perio­dís­ti­co y ensa­yís­ti­co, en el terreno espe­cí­fi­co de la eco­no­mía polí­ti­ca, varios escri­to­res e inves­ti­ga­do­res anglo­sa­jo­nes han incu­rri­do en idén­ti­cos diag­nós­ti­cos equívocos.
Por ejem­plo, en el Dic­cio­na­rio del pen­sa­mien­to mar­xis­ta del pres­ti­gio­so soció­lo­go Tom Bot­to­mo­re, publi­ca­do en nues­tro idio­ma en 1984, John Weeks se des­li­za por la mis­ma pen­dien­te, esfor­zán­do­se por cons­truir una ima­gen de Marx en cla­ve cos­mo­po­li­ta, aje­na por com­ple­to a su crí­ti­ca del colo­nia­lis­mo occi­den­tal. Así lo hace en la voz del dic­cio­na­rio «Impe­ria­lis­mo y mer­ca­do mun­dial». ¿Su fina­li­dad? Ata­car a la teo­ría mar­xis­ta de la depen­den­cia, que se ins­pi­ra en el Marx anti­co­lo­nia­lis­ta, crí­ti­co de la moder­ni­dad. Las posi­cio­nes anti-depen­den­tis­tas de John Weeks, repro­du­cen lineal­men­te los escri­tos y libros de Bill Warren, quien en 1980 publi­có en Lon­dres su obra Impe­ria­lism, pion­ner of capi­ta­lism [Impe­ria­lis­mo: pio­ne­ro del capi­ta­lis­mo]. Siguien­do fiel­men­te este ángu­lo, faná­ti­ca­men­te anti-ter­cer­mun­dis­ta (que obli­ga­da­men­te debe hacer caso omi­so de estos abun­dan­tes escri­tos heré­ti­cos del pro­pio Marx, al que dicen defen­der), Nigel Harris publi­ca en 1987, en New York: The end of the Third World [El fin del Ter­cer Mun­do]. Ya más cer­ca nues­tro, en 2003, Nigel Harris ofre­ce des­de Lon­dres su obra: The return of Cos­mo­po­li­tan Capi­tal. Glo­ba­li­za­tion, the sta­te & war [El retorno del capi­tal cos­mo­po­li­ta. La glo­ba­li­za­ción, el esta­do y la gue­rra]. En el mis­mo regis­tro anti-depen­den­tis­ta (que pre­ten­de des­co­no­cer el vira­je del autor de El Capi­tal), pue­de con­sul­tar­se la revis­ta Latin Ame­ri­can Pers­pec­ti­ves nº 3 – 4, volu­men 8, publi­ca­da en julio de 1981. 

A su turno, en 1981, Marshall Ber­man, afa­ma­do crí­ti­co cul­tu­ral esta­dou­ni­den­se, supues­ta­men­te par­ti­da­rio de Marx, ter­mi­nó dibu­jan­do un Marx abso­lu­ta­men­te moder­nis­ta (al pun­to que rebau­ti­zó el Mani­fies­to comu­nis­ta lla­mán­do­lo Mani­fies­to moder­nis­ta), occi­den­ta­lis­ta y cos­mo­po­li­ta. Lo hizo al pre­cio de des­co­no­cer olím­pi­ca­men­te grue­sos tomos y abul­ta­dos volú­me­nes de escri­tos ela­bo­ra­dos por el autor de El Capi­tal. Su obra se titu­ló Todo lo sóli­do se des­va­ne­ce en el aire, fra­se de Sha­kes­pea­re emplea­da por Marx.

Ese espí­ri­tu de épo­ca, feroz­men­te mar­ca­do —des­de la eco­no­mía polí­ti­ca a la crí­ti­ca cul­tu­ral— por una defen­sa a toda prue­ba del occi­den­ta­lis­mo moder­ni­zan­te y glo­ba­li­zan­te «en nom­bre de Marx» (en reali­dad a con­tra­mano del pro­pio Marx), fue carac­te­ri­za­do por el escri­tor mar­xis­ta lati­no­ame­ri­cano Agus­tín Cue­va como una autén­ti­ca «furia anti ter­cer­mun­dis­ta». Así lo hizo en la segun­da mitad de los años 80 en uno de sus tra­ba­jos incor­po­ra­do a su obra anto­ló­gi­ca Entre la ira y la espe­ran­za que reco­ge pós­tu­ma­men­te (2008) escri­tos de dife­ren­tes décadas.
Sin la pasión mili­tan­te de Fein­mann, sin la iro­nía áci­da de Sebre­li, sin el pres­ti­gio mili­tan­te de Negri y sin la eru­di­ción aca­dé­mi­ca de los men­cio­na­dos eco­no­mis­tas anglo­sa­jo­nes o la exqui­si­tez lite­ra­ria de Marshall Ber­man, el pro­fe­sor Artu­ro Cha­vo­la, direc­tor del Ins­ti­tu­to de Esté­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Gua­da­la­ja­ra, publi­có en 2005 La ima­gen de Amé­ri­ca en el mar­xis­mo, su tesis ori­gi­na­ria­men­te defen­di­da en París.

Una vez más Cha­vo­la vuel­ve a insis­tir con que Marx sería sim­ple­men­te un euro­peo que aplau­de la domi­na­ción de las colo­nias y no enten­de­ría nada de los pue­blos opri­mi­dos. Pero mucha agua ha corri­do bajo el puen­te. Al menos este pro­fe­sor mexi­cano no des­co­no­ce algu­nos escri­tos tar­díos de Marx. Solo que en lugar de regis­trar el nota­ble cam­bio de mira­da del últi­mo Marx no ve en ellos más que la con­fir­ma­ción lineal de los tex­tos juve­ni­les. Des­co­no­cien­do el vira­je y la revi­sión que Marx empren­de a par­tir de la crea­ción de la Aso­cia­ción Inter­na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res (AIT), Cha­vo­la reci­cla, una vez más, el dibu­jo arti­fi­cial de un Marx ilu­mi­nis­ta, moderno, deter­mi­nis­ta, euro­cén­tri­co y apo­lo­gis­ta abso­lu­to de la bur­gue­sía euro­pea. Toda­vía más empe­ci­na­do que sus ante­ce­so­res, decre­ta para el fin de los tiem­pos la supues­ta inuti­li­dad del mar­xis­mo para Nues­tra América.

Sea para recha­zar­lo, sea para «defen­der­lo», sea para mani­pu­lar­lo y for­zar­lo a decir lo que cada uno dis­pon­ga o nece­si­te, según la oca­sión, en todos los casos men­cio­na­dos se toma como axio­ma auto­evi­den­te que Marx no sería más que un pen­sa­dor euro­cén­tri­co, moder­nis­ta, occi­den­ta­lis­ta, inge­nua­men­te evo­lu­cio­nis­ta e ilus­tra­do. Escan­do­lo­sa­men­te se dejan de lado sus inci­si­vos tex­tos tar­díos don­de esa pers­pec­ti­va resul­ta agu­da­men­te criticada.

Inte­rro­gan­tes abiertos

Que a dos­cien­tos años de su naci­mien­to el deba­te sobre la heren­cia de Marx no está sal­da­do en Amé­ri­ca Lati­na es incues­tio­na­ble. El inte­rés ha resur­gi­do con ímpe­tu en los últi­mos años (no casual­men­te se han rea­li­za­do nume­ro­sos even­tos inter­na­cio­na­les tan­to en Méxi­co y Bra­sil como en Boli­via y Vene­zue­la, entre muchos otros paí­ses de la región). En este nue­vo ani­ver­sa­rio han apa­re­ci­do, como era de espe­rar, pelí­cu­las, reedi­cio­nes, foros de dis­cu­sión y semi­na­rios por doquier. 

Lo cier­to es que este curio­so cadá­ver, varias veces ente­rra­do, ha vuel­to una vez más a salir de su tum­ba. Pasan los años y las déca­das, des­fi­lan sus detrac­to­res, se siguen labran­do actas de defun­ción, pero su son­ri­sa iró­ni­ca no se apaga.

Nés­tor Kohan

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *