Treinta y tres tesis sobre el fascismo

Nota: Tex­to base para el deba­te sobre fas­cis­mo a cele­brar en Erre­ka­leor el pró­xi­mo 6 de abril de 2018. Esta ponen­cia actua­li­za entre otras la rea­li­za­da el 4 de abril de 2004 con el títu­lo deCon­tra el neo­fas­cis­mo y tam­bién el peque­ño tex­to del 27 de noviem­bre de 2014Intro­duc­ción a la «Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo» de W. Reich. Ambos están a libre dis­po­si­ción en la Red. Reco­mien­do su lec­tu­ra crí­ti­ca para pro­fun­di­zar en el deba­te de esta ponen­cia.

  1. Los cator­ce años trans­cu­rri­dos des­deCon­tra el neo­fas­cis­mo están mar­ca­dos por cua­tro diná­mi­cas que agu­di­zan las fuer­zas impul­so­ras de lo que gené­ri­ca­men­te lla­ma­mos «fas­cis­mo». Una, la por aho­ra impa­ra­ble «deca­den­cia de Occi­den­te», ame­na­za­do por las y los parias de la tie­rra, una de las jus­ti­fi­ca­cio­nes más pode­ro­sas de los fas­cis­mos. Dos, la ter­ce­ra Gran Depre­sión ini­cia­da en 2007: recor­de­mos que la pri­me­ra Gran Depre­sión de 1873 impul­só como sali­da la mili­ta­ri­za­ción indus­trial e impe­ria­lis­ta, y la gue­rra mun­dial de 1914–1918; y que la segun­da Gran Depre­sión ini­cia­da en 1929 impul­só el nazis­mo, el fran­quis­mo, la gue­rra mun­dial de 1940–1945. Tres, la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca y de recur­sos vita­les con sus efec­tos en las pug­nas inter­im­pe­ria­lis­tas y en las agre­sio­nes a la huma­ni­dad. Y cua­tro, la extre­ma pola­ri­za­ción anta­gó­ni­ca entre la incon­men­su­ra­ble rique­za de una ínfi­ma gran bur­gue­sía y la sobre­ex­plo­ta­ción de una gigan­tes­ca fuer­za social de tra­ba­jo empo­bre­ci­da has­ta lo inhu­mano y en medio de esta tena­za las mal lla­ma­das cla­ses medias y peque­ñas bur­gue­sías casi tan des­con­cer­ta­das e ira­cun­das como en los cata­clis­mo ante­rio­res.
  2. Estos y otros cam­bios capi­ta­lis­tas como la ren­ta­bi­li­dad cre­cien­te de la indus­tria del turis­mo y del depor­te alie­na­dor de masas, la nece­si­dad de mover ingen­tes sumas de capi­tal corrup­to que exi­ge ser blan­quea­do a cual­quier pre­cio, la pre­sen­cia en tiem­po real de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca y cul­tu­ral bur­gue­sa, la mul­ti­pli­ca­ción expo­nen­cial de las fuer­zas irra­cio­na­les inhe­ren­tes al feti­chis­mo de la mer­can­cía en un capi­ta­lis­mo que bus­ca gene­ra­li­zar nue­vos con­su­mos para reac­ti­var la tasa media de bene­fi­cio, etcé­te­ra, expli­can la faci­li­dad con la que gru­pos fas­cis­tas rusos reco­rrie­ron dis­tan­cias impo­si­bles de cubrir en 1940–1945 para pro­vo­car vio­len­ta­men­te al pue­blo bil­baíno con la excu­sa de un par­ti­do de fút­bol. Por­que para el fas­cis­mo, la indus­tria del fút­bol es solo un medio de engor­de y de difu­sión mun­dial de sus obje­ti­vos.
  3. Así com­pren­de­mos que sec­to­res cons­cien­tes del pue­blo ejer­ci­ta­ran el sagra­do dere­cho de auto­de­fen­sa el pasa­do 22 de febre­ro en Bil­bo. La vio­len­cia fas­cis­ta pro­vo­có momen­tos de ten­sión extre­ma a raíz de los cua­les murió de un ata­que al cora­zón Inocen­cio Alon­so Gar­cía, poli­cía auto­nó­mi­co espa­ñol. Las reac­cio­nes de las fuer­zas polí­ti­cas ofi­cia­les y de las refor­mis­tas res­pon­sa­bi­li­zan­do casi por igual a los ata­can­tes y a quie­nes prac­ti­can el dere­cho de auto­de­fen­sa demues­tra cuan­do menos una igno­ran­cia supi­na de lo que es el fas­cis­mo, o lo que es peor su asun­ción de la nefas­ta creen­cia de que la úni­ca for­ma de com­ba­tir­lo es la par­la­men­ta­ria, sin nin­gu­na movi­li­za­ción popu­lar.
  4. ¿Ha vuel­to el fas­cis­mo, enton­ces? Lo que enten­de­mos gene­ral­men­te por fas­cis­mo nun­ca se ha ido del todo. Siem­pre ha esta­do y está más o menos pre­sen­te de algún modo, por lo que no nece­si­ta «vol­ver» sino en todo caso hacer­se noto­ria­men­te pre­sen­te, salir abier­ta­men­te a la luz como fuer­za polí­ti­ca con mayor o menor apo­yo social. Inclu­so en los momen­tos de más apa­ren­te «paz social» y supues­ta «nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca», el fas­cis­mo en su acep­ción más amplia zum­ba como una avis­pa para recor­dar­nos que es la reser­va de fuer­za con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria de masas. En con­tex­tos de cri­sis social lar­ga y pro­fun­da, cuan­do el poder del capi­tal pue­de estar en peli­gro, frac­cio­nes de la bur­gue­sía y sec­to­res de su Esta­do reac­ti­van o impul­san el fas­cis­mo, con­tan­do con la pasi­vi­dad del refor­mis­mo que se nie­ga a movi­li­zar a la cla­se obre­ra y al pue­blo tra­ba­ja­dor. En la mayo­ría de los casos el triun­fo del fas­cis­mo se ha pro­du­ci­do des­pués de derro­tas del movi­mien­to obre­ro y popu­lar, apro­ve­chan­do su des­mo­ra­li­za­ción, sus dudas y divi­sio­nes inter­nas.
  5. El fas­cis­mo es una fuer­za con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria que en deter­mi­na­das con­di­cio­nes pue­de lle­gar a ser de masas y pue­de con­quis­tar el poder esta­tal, pero que ha cam­bia­do mucho en sus for­mas y algo en sus con­te­ni­dos des­de 1923. Aquí, como en todos los pro­ble­mas a los que se enfren­ta la pra­xis huma­na, es impres­cin­di­ble recu­rrir a la cate­go­ría de lo uni­ver­sal, lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar en la polié­dri­ca corrien­te fas­cis­ta, sobre todo cuan­do las vague­da­des refor­mis­tas del popu­lis­mo laclau­siano y pode­mi­ta, entur­bian el deba­te y anu­lan la radi­ca­li­dad crí­ti­ca.
  6. Lo bási­co, lo uni­ver­sal del fas­cis­mo apa­re­ce al des­nu­do en la mate­ria­li­za­ción de sus cons­tan­tes: des­truc­ción de las orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y sin­di­ca­les; des­truc­ción de los dere­chos con­cre­tos y de las liber­ta­des crí­ti­cas no asi­mi­la­bles por la bur­gue­sía; con­trol estric­to o inclu­so anu­la­ción de los dere­chos y liber­ta­des for­ma­les; liber­tad de explo­ta­ción sala­rial, patriar­cal y racis­ta; Esta­do, par­ti­do y sin­di­ca­to úni­cos, rami­fi­ca­dos ver­ti­cal­men­te en la vida social; omni­po­ten­cia y omni­pre­sen­cia poli­cía­co-mili­tar; cul­tu­ra y len­gua úni­ca como eje del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta; base de masas obe­dien­tes; enfer­vo­re­ci­mien­to de la peque­ña bur­gue­sía…
  7. Lo uni­ver­sal del fas­cis­mo sur­gió con la fase indus­trial del capi­ta­lis­mo, cuan­do la peque­ña bur­gue­sía y el cam­pe­si­na­do entra­ron en una irre­ver­si­ble épo­ca his­tó­ri­ca de mayor incer­ti­dum­bre que la que tenían en la fase arte­sa­nal y manu­fac­tu­re­ra pre­ce­den­te. La masi­va pro­duc­ción indus­trial des­tro­za­ba a la peque­ña bur­gue­sía y al cam­pe­si­na­do, a su mun­do de tran­qui­la quie­tud, y refor­za­ba a la cla­se obre­ra y a la alta bur­gue­sía. Des­de 1830 y 1848 estos sec­to­res empe­za­ron a mos­trar ten­den­cias irra­cio­na­lis­tas, cobar­des, obe­dien­tes a un jefe bona­par­tis­ta que abría el camino al cesa­ris­mo y se con­cre­ta­ría al poco tiem­po en el duce, el füh­rer, el cau­di­llo.
  8. La indus­tria­li­za­ción impe­ria­lis­ta, su vio­len­cia extre­ma, ace­le­ró esta cri­sis de iden­ti­dad peque­ño bur­gue­sa en los Esta­dos euro­peos que no habían rea­li­za­do la pri­me­ra olea­da de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas. El fas­cis­mo, el nazis­mo, el sala­za­ris­mo, el fran­quis­mo… sur­gie­ron allí don­de la bur­gue­sía no había cul­mi­na­do su revo­lu­ción anti­feu­dal y no había crea­do un sis­te­ma par­la­men­ta­rio capaz, con sus pro­ble­mas, de alie­nar a sec­to­res impor­tan­tes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra, tras haber­los derro­ta­do pre­via­men­te. Ade­más, esas peque­ñas bur­gue­sías, sec­to­res cam­pe­si­nos medios, capas de fun­cio­na­rios, etc., pade­cían unas for­mas con­cre­tas de feti­chi­za­ción mer­can­til de su exis­ten­cia y de cri­sis de su estruc­tu­ra psí­qui­ca colec­ti­va coti­dia­na, fami­liar, sexual y nacio­nal que no tenían ya nada que ver con las for­mas de la peque­ña pro­duc­ción arte­sa­nal.
  9. Sus valo­res de orden y auto­ri­dad se hun­die­ron bajo los gol­pes de cri­sis múl­ti­ples. La inte­lec­tua­li­dad peque­ño bur­gue­sa no tenía la capa­ci­dad de su her­ma­na mayor para crear una «cul­tu­ra fas­cis­ta» supe­rior a la bur­gue­sa, sino solo en su cul­to a la vio­len­cia, a la repre­sión sal­va­je e inme­dia­ta del comu­nis­mo, al racis­mo zafio y bru­tal, al nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio, al líder o «macho alfa» y a las fan­ta­sías de un «nue­vo orden de mil años». Pero esta debi­li­dad real fue una baza a su favor por­que la bru­ta sim­pli­ci­dad irra­cio­nal de su pro­pa­gan­da lle­ga­ba direc­ta­men­te a lo más pro­fun­do del incons­cien­te del pue­blo tra­ba­ja­dor con­ta­mi­na­do con la ideo­lo­gía peque­ño bur­gue­sa.
  10. El pri­mer momen­to crí­ti­co de la for­ma­ción del fas­cis­mo fue 1917–1923 duran­te el cual fra­ca­só la revo­lu­ción bur­gue­sa rusa de febre­ro de 1917, triun­fó la bol­che­vi­que en octu­bre, se hun­dió la ofen­si­va ale­ma­na en 1918 y esta­lló la revo­lu­ción en Ale­ma­nia que solo sería derro­ta­da en 1923. Ade­más, en 1922 Mus­so­li­ni lle­gó a Roma, la URSS ven­ció defi­ni­ti­va­men­te al impe­ria­lis­mo en 1923. El segun­do momen­to crí­ti­co de la for­ma­ción del nazi­fas­cis­mo fue entre 1929 con el ini­cio de la Segun­da Depre­sión del capi­ta­lis­mo mun­dial y 1933 con la vic­to­ria de Hitler. La for­ma­ción del nazi­fas­cis­mo es por tan­to incom­pren­si­ble sin la exis­ten­cia de la URSS.
  11. Las expre­sio­nes par­ti­cu­la­res del fas­cis­mo vie­nen deter­mi­na­das por la lucha de cla­ses como sín­te­sis de múl­ti­ples con­tra­dic­cio­nes. Los Cami­sas Negras ita­lia­nas, la NSPD ale­ma­na, la Guar­dia de Hie­rro ruma­na, la Cruz Fle­cha­da hún­ga­ra, la Acción Fran­ce­sa, el Rexis­mo bel­ga, la Unión Bri­tá­ni­ca de Fas­cis­tas, la Unión Nacio­nal norue­ga, el Esta­do Nue­vo por­tu­gués, las FET y las JONS espa­ño­las, etcé­te­ra, mues­tran las abun­dan­tes for­mas par­ti­cu­la­res del fas­cis­mo has­ta 1945. Con la mal lla­ma­da «gue­rra fría» el grue­so del fas­cis­mo enten­di­do en su gene­ra­li­dad debe ser estu­dia­do sobre todo tenien­do en cuen­ta la estra­te­gia de la OTAN y de los ser­vi­cios secre­tos occi­den­ta­les, sobre todo en Esta­dos deci­si­vos para Esta­dos Uni­dos como Ita­lia, la penín­su­la ibé­ri­ca, Ale­ma­nia Fede­ral, Tur­quía, Gre­cia, etcé­te­ra.
  12. Con la devas­ta­ción social del neo­li­be­ra­lis­mo des­de media­dos de los años 80, la implo­sión de la URSS y la expan­sión al Este de la OTAN des­de los 90, la ace­le­ra­ción del auto­ri­ta­ris­mo en la Unión Euro­epa, la cri­sis de 2007 y el Tra­ta­do de Lis­boa de 2010 con las nue­vas tareas enco­men­da­das a la OTAN, el deba­te sobre el fas­cis­mo ha entra­do en otra dimen­sión. La dere­chi­za­ción inquie­tan­te de la «libe­ral Holan­da» a comien­zos de 2017, la fas­cis­ti­za­ción de Ucra­nia des­de 2014, o los 60.000 neo­na­zis des­fi­lan­do en Var­so­via en noviem­bre de 2017 con la com­pla­cen­cia del PiS ofi­cial­men­te en el gobierno pola­co, el arrai­go del FPÖ aus­tria­co, la fuer­za de Ama­ne­cer Dora­do en Gre­cia y de la Dere­cha Alter­na­ti­va o alt-right en Sue­cia, el «fas­cis­mo reno­va­do» de Casa­Pound en Ita­lia… estas y otras reali­da­des nos exi­gen pro­fun­di­zar y exten­der el con­cep­to de fas­cis­mo ante la inne­ga­ble peli­gro­si­dad que este movi­mien­to está adqui­rien­do.
  13. Pero no solo para Euro­pa: el ascen­so pro­gra­ma­do del fas­cis­mo en Nues­tra Amé­ri­ca, por ejem­plo, tam­bién nos lo exi­ge. Las trans­for­ma­cio­nes habi­das en el capi­ta­lis­mo occi­den­tal des­de 1945 acon­se­ja­ban que el nazi­fas­cis­mo solo actua­se a pecho des­cu­bier­to en otros con­ti­nen­tes como en Nues­tra Amé­ri­ca median­te el Plan Cón­dor y otras dic­ta­du­ras, en don­de se inven­tó en tér­mino de «fas­cis­mo crio­llo» para acla­rar las par­ti­cu­la­ri­da­des del nazi­fas­cis­mo en aquel con­ti­nen­te. Aho­ra, se pro­po­ne avan­zar del tér­mino «sub­fas­cis­mo» para defi­nir los gol­pes blan­dos, los muy duros y el terro­ris­mo de las gua­rim­bas, al de «fas­cis­mo amistoso/​hostil» para com­pren­der su recur­so a diver­sos méto­dos según los casos.
  14. En Esta­dos Uni­dos los gru­pos neo­na­zis han cre­ci­do un 22%, según esta­dís­ti­cas ofi­cia­les, solo duran­te el pri­mer año de Trump. Y no olvi­de­mos el duro giro a la dere­cha que impri­mió Har­per en Cana­dá y que Tru­deau no ha reorien­ta­do del todo. ¿Qué decir de los movi­mien­tos ultra­de­re­chis­tas y mili­ta­ris­tas en India, Japón y otros paí­ses cla­ves en la deci­si­va Asia? ¿Qué decir de la vigi­lan­cia masi­va y la repre­sión en el mili­ta­ri­za­do Egip­to? ¿En qué medi­da son «fas­cis­tas» al esti­lo euro­peo estos regí­me­nes? Cada uno de ellos debe ser ana­li­za­do en su con­cre­ción sin­gu­lar para des­cu­brir su inser­ción par­ti­cu­lar en la uni­ver­sa­li­dad fas­cis­ta, o tal vez decir que esa uni­ver­sa­li­dad debe ser defi­ni­da como «fas­cis­mo tar­dío» sur­gi­do de las res­pues­tas a las con­tra­dic­cio­nes y luchas de cla­ses del «capi­ta­lis­mo tar­dío».
  15. El estu­dio de su con­cre­ción sin­gu­lar debe tener muy en cuen­ta según los casos la baja o alta auto­no­mía rela­ti­va de la sub­je­ti­vi­dad his­tó­ri­ca con sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas, de la cul­tu­ra y de la len­gua, de la tra­di­ción, de los valo­res… es decir de eso que se deno­mi­na «fac­tor sub­je­ti­vo» que se con­vier­te en fuer­za mate­rial socio­po­lí­ti­ca que inci­de obje­ti­va­men­te en la lucha de cla­ses. Muchas de las fric­cio­nes y has­ta cho­ques entre los diver­sos fas­cis­mos res­pon­den ade­más de a los dife­ren­tes intere­ses socio­eco­nó­mi­cos de sus bur­gue­sías tam­bién a las diver­gen­cias exis­ten­tes en sus iden­ti­da­des cul­tu­ra­les y sub­je­ti­vi­da­des his­tó­ri­cas que pudie­ron ser muy duras en el pasa­do y que siem­pre dejan mar­cas en el pre­sen­te.
  16. El anti­co­mu­nis­mo, el con­trol estric­to o la per­se­cu­ción del sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo, del femi­nis­mo socia­lis­ta, del inter­na­cio­na­lis­mo obre­ro y popu­lar, etc., están más o menos acti­vos en el Japón sin­toís­ta, la India hin­dú, el Egip­to musul­mán, la cató­li­ca Espa­ña: por un lado, sus enor­mes dife­ren­cias reli­gio­sas, cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cas no anu­lan que, en lo bási­co del poder del capi­tal, «coin­ci­dan» con par­te de la iden­ti­dad fas­cis­ta; pero, por otro lado, sus res­pec­ti­vas sub­je­ti­vi­da­des his­tó­ri­cas expli­can las dife­ren­cias en el desa­rro­llo de esas res­tric­cio­nes o repre­sio­nes. Estos y otros paí­ses no son aho­ra mis­mo dic­ta­du­ras nazi­fas­cis­tas, des­de lue­go, pero en su inte­rior exis­ten prác­ti­cas repre­si­vas típi­cas de ese régi­men. Los nazis no tuvie­ron pro­ble­mas ideo­ló­gi­cos en inte­grar en su máqui­na de terror a sec­to­res judíos, hin­dúes, musul­ma­nes, budis­tas, sin­toís­tas, orto­do­xos… que no tenían nada que ver con la «raza aria» pero sí que­rían arra­sar la URSS y todo lo que sig­ni­fi­ca­ba.
  17. La URSS ya no exis­te y por aho­ra la bur­gue­sía man­tie­ne su poder en las socie­da­des impe­ria­lis­tas sin recu­rrir al nazi­fas­cis­mo sal­va­je por­que, entre otras cosas, aún no apa­re­ce por la esqui­na izquier­da del futu­ro inme­dia­to una olea­da pre­rre­vo­lu­cio­na­ria. Es cier­to que, como hemos dicho en el pun­to 1 hay al menos cua­tro diná­mi­cas que entur­bian cada vez más el maña­na, inclu­so com­pa­ra­do 2018 con 2004, pero aun así la bur­gue­sía se sien­te sóli­da en su poder, pre­ci­sa­men­te por­que el auge del neo­fas­cis­mo y del popu­lis­mo orien­ta el males­tar irra­cio­nal de sus votan­tes por la sen­da del par­la­men­ta­ris­mo, del elec­to­ra­lis­mo. Hitler, Mus­so­li­ni, Fran­co… ani­qui­la­ron el elec­to­ra­lis­mo par­la­men­ta­ris­ta.
  18. Muchas dere­chas extre­mas actua­les inclu­so se dis­tan­cian for­mal y pro­pa­gan­dís­ti­ca­men­te del neo­fas­cis­mo para ganar más votos: saben que la bur­gue­sía con­tro­la los medios de alie­na­ción de masas impres­cin­di­bles para ganar elec­cio­nes deci­si­vas en situa­cio­nes no pre­rre­vo­lu­cio­na­rias, como la pre­sen­te, y nece­si­ta dar bue­na ima­gen. Se habla de «pos­fas­cis­mo» para refe­rir­se a los extre­mis­mos dere­chis­tas que, a fal­ta de la URSS, vuel­can sus odios con­tra el Islam, la emi­gra­ción, la nue­va pobre­za y el mes­ti­za­je, pero se olvi­da que este «pos­fas­cis­mo» es enemi­go mor­tal de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, del sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo, del femi­nis­mo socia­lis­ta, de la cul­tu­ra crí­ti­ca y que no com­ba­te al capi­tal sino a la izquier­da nue­va y joven que está for­mán­do­se.
  19. Por ejem­plo, Alter­na­ti­va para Ale­ma­nia tie­ne ya 297 per­so­nas cobran­do del Par­la­men­to ale­mán. Una inves­ti­ga­ción del Die Zeit ha demos­tra­do la fuer­te pre­sen­cia de nazis en su inte­rior y su arrai­go en sec­to­res del ejér­ci­to. Pero el par­ti­do evi­ta en lo posi­ble dar una ima­gen que recuer­de al nazis­mo mien­tras que las cifras de ultra­de­re­chis­tas son las mayo­res de su his­to­ria recien­te. Está cla­ro que la dilu­ci­da­ción de lo que es este par­ti­do no se pue­de hacer apli­cán­do­le mecá­ni­ca­men­te todas las carac­te­rís­ti­cas hitle­ria­nas, pero sí debe­mos tener en cuen­ta algu­nas de ellas en sus for­mas actua­les: el racis­mo extre­mo, el anti­co­mu­nis­mo, la dic­ta­du­ra irra­cio­nal del líder y de la «figu­ra del Amo», los valo­res reac­cio­na­rios de la peque­ña bur­gue­sía, la miso­gi­nia y la exal­ta­ción de la «madre», la cul­tu­ra del cuer­po como auto­dis­ci­pli­na obe­dien­te, la año­ran­za de un pasa­do mejor que debe vol­ver… todo ello bus­can­do la ani­qui­la­ción del comu­nis­mo por­que su fan­tas­ma empie­za a ulu­lar.
  20. La impu­ni­dad de la que gozan los fran­quis­tas con alre­de­dor de 4.000 ata­ques anua­les no solo es expli­ca­ble por el «fran­quis­mo socio­ló­gi­co», que tien­de a aumen­tar, sino sobre todo por el arrai­go mate­rial de las ideas fas­cis­tas orga­ni­za­das den­tro del «Esta­do pro­fun­do» y en muchas ins­ti­tu­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas, como la Igle­sia. El PP mane­ja per­fec­ta­men­te a estos gru­pos como un padre al hijo dís­co­lo. La ayu­da de Ciu­da­da­nos y la pasi­vi­dad del PSOE y Pode­mos, ase­gu­ra el res­to. La «nue­va piel» de algu­nos gru­pos les lle­va a limi­tar el uso de emble­mas nazis pero les per­mi­te reac­ti­var tác­ti­cas como la «ayu­da nacio­nal» nega­da a los emi­gran­tes que rea­li­za Hogar Social y otras. Lo mis­mo ocu­rre con el Esta­do fran­cés pero a otra esca­la por las deci­si­vas lec­cio­nes his­tó­ri­cas deja­das por la revo­lu­ción bur­gue­sa, por la ocu­pa­ción nazi y por la vic­to­ria del popu­lis­mo de Macron, que le han obli­ga­do al Fren­te Nacio­nal a deno­mi­nar­se Reagru­pa­ción Nacio­nal, casi idén­ti­co al del par­ti­do Reagru­pa­ción Nacio­nal Popu­lar cola­bo­ra­cio­nis­ta con los nazis.
  21. El fas­cis­mo en Eus­kal Herria res­pon­de a la sin­gu­la­ri­dad del mar­co autó­no­mo vas­co de lucha de cla­ses. Hemos reco­rri­do lo uni­ver­sal del fas­cis­mo y lo par­ti­cu­lar de los fas­cis­mos, has­ta lle­gar aho­ra a la sin­gu­la­ri­dad vas­ca. La lucha de cla­ses es mun­dial, las libe­ra­cio­nes de los pue­blos son sin­gu­la­res y lo que les conec­ta median­te la dia­léc­ti­ca del cono­ci­mien­to es el estu­dio de lo par­ti­cu­lar. En Eus­kal Herria lo par­ti­cu­lar es la base mate­rial nazi­fas­cis­ta que sub­sis­te en lo pro­fun­do del impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol, aun­que con dife­ren­te fuer­za en cada uno de sus dos com­po­nen­tes por obvias razo­nes his­tó­ri­cas. El fas­cis­mo tuvo cier­ta implan­ta­ción en Eus­kal Herria entre 1933 y 1945, y lue­go supo camu­flar­se hábil­men­te dejan­do posos que son «reser­vas de irra­cio­na­li­dad» movi­li­za­bles cuan­do el poder fran­co-espa­ñol lo esti­me con­ve­nien­te.
  22. Sin entrar en la extre­ma dere­cha fran­ce­sa en Eus­kal Herria por fal­ta de espa­cio: recor­de­mos el por­cen­ta­je de media de votos lepe­nis­tas en Ipa­rral­de, en Hegoal­de exis­te un sig­ni­fi­ca­ti­vo con­glo­me­ra­do impe­ria­lis­ta espa­ñol en el que los com­po­nen­tes fas­cis­tas –noto­rios en la dere­cha en Nafa­rroa y nun­ca com­ba­ti­dos por el PSOE de este herrial­de– son reac­ti­va­dos por el Esta­do según sus nece­si­da­des como, por ejem­plo, la olea­da de irra­cio­na­li­dad repre­si­va lan­za­da por el PP de Aznar entre 1996 y 2004. Pero la social­de­mo­cra­cia no está libre de cul­pa en la per­vi­ven­cia del con­glo­me­ra­do fas­cis­ta y neo­fas­cis­ta. Nun­ca ha movi­li­za­do a sus bases con­tra él, siem­pre ha ocul­ta­do sus crí­me­nes, jamás ha exi­gi­do depu­ra­cio­nes ni cas­ti­gos por las atro­ci­da­des fas­cis­tas, duran­te dece­nios ha tor­pe­dea­do y obs­trui­do la ver­dad his­tó­ri­ca y ha deja­do que varios miles de ase­si­na­dos se pudran en las cune­tas y cam­pos vas­cos, por no hablar de su direc­ta res­pon­sa­bi­li­dad en la «gue­rra sucia», en las tor­tu­ras, etc., prác­ti­cas típi­cas del nazi­fas­cis­mo. Peor aún, se alió con las fuer­zas más reac­cio­na­rias y neo­fas­cis­tas camu­fla­das en el PP para con­tro­lar el gobier­ni­llo vas­con­ga­do entre 2009 y 2011.
  23. La expe­rien­cia de la nada sor­pre­si­va reapa­ri­ción del fas­cis­mo acti­vo, que no laten­te o dor­mi­do, en Cata­lun­ya des­de que esta nación inten­si­fi­có la lucha por su inde­pen­den­cia y por otros dere­chos ele­men­ta­les, con­fir­ma lo que esta­mos ana­li­zan­do. Por aho­ra, sus ata­ques son una adver­ten­cia de lo que será capaz de hacer el impe­ria­lis­mo espa­ñol fue­ra de su pro­pia lega­li­dad, la que ella dic­ta e impo­ne, si Cata­lun­ya insis­te en poner­se en pie. Lo que Espa­ña es capaz de hacer en base a su pro­pia lega­li­dad se está vien­do día a día y des­bor­da los pode­res de con­trol del artícu­lo 155 para avan­zar en el ata­que a la iden­ti­dad nacio­nal cata­la­na. Los ata­ques fas­cis­tas advier­ten de lo que hará Espa­ña sal­tán­do­se su pro­pia lega­li­dad, o sea, recu­rrien­do en caso nece­sa­rio a la «dia­léc­ti­ca de los puños y las pis­to­las» como decía el fun­da­dor de la Falan­ge.
  24. Es aquí cuan­do lle­ga­mos al pro­ble­ma de las res­pues­tas del refor­mis­mo fren­te a los ata­ques fas­cis­tas tras el ejer­ci­cio del dere­cho de auto­de­fen­sa popu­lar en Bil­bo el pasa­do 22 de mar­zo, al que nos hemos refe­ri­do en el pun­to 3. Tan­to en 1922 fren­te al fas­cis­mo, como en 1933 fren­te al nazis­mo, los socia­lis­tas y social­de­mó­cra­tas renun­cia­ron a la lucha popu­lar deci­di­da basa­da en la amplia movi­li­za­ción de la cla­se obre­ra y del pue­blo tra­ba­ja­dor que, sin supe­di­tar­se a la peque­ña bur­gue­sía, sí bus­ca­ba inte­grar­la como alia­da pero siem­pre bajo la direc­ción estra­té­gi­ca del pro­le­ta­ria­do revo­lu­cio­na­rio. Una lec­ción enton­ces apren­di­da a gol­pe y con san­gre, y que se reite­ra­ría des­pués infi­ni­dad de veces, es que la cla­se tra­ba­ja­do­ra ter­mi­na des­mo­ra­li­zán­do­se cuan­do sus direc­cio­nes le impo­nen el paci­fis­mo pasi­vo, man­so y gand­hiano fren­te a las agre­sio­nes nazi­fas­cis­tas.
  25. Gran­des mani­fes­ta­cio­nes de miles de obre­ros y obre­ras eran rápi­da­men­te disuel­tas a gol­pes por peque­ños gru­pos nazi­fas­cis­tas for­ma­dos mili­tar­men­te, que gene­ral­men­te actua­ban de acuer­do con la poli­cía esta­tal. Loca­les, cen­tros socia­les, perió­di­cos, bares popu­la­res, tea­tros… eran asal­ta­dos por esas ban­das pro­te­gi­das por el Esta­do. La fe cré­du­la en el par­la­men­ta­ris­mo y en el elec­to­ra­lis­mo ponía a la defen­si­va al pue­blo, daba tiem­po a la bur­gue­sía y enva­len­to­na­ba al nazi­fas­cis­mo. Aho­ra el refor­mis­mo dice que 2018 es muy dife­ren­te a 1933 y que ya no es nece­sa­ria la auto­de­fen­sa ni la auto­or­ga­ni­za­ción del pue­blo obre­ro para aplas­tar los bro­tes fas­cis­tas, pero el refor­mis­mo igno­ra o quie­re ocul­tar que el capi­ta­lis­mo actual ha exa­cer­ba­do los medios de alie­na­ción fren­te a los cua­les solo cabe la pra­xis y, den­tro de ella, la movi­li­za­ción con­tra cual­quier ata­que a las liber­ta­des sigue tenien­do tan­ta o más impor­tan­cia que enton­ces.
  26. El refor­mis­mo olvi­da u ocul­ta las lec­cio­nes posi­ti­vas de la his­to­ria: por ejem­plo, las izquier­das del Esta­do espa­ñol apren­die­ron que la impu­ni­dad nazi­fas­cis­ta de 1922–1933 había des­mo­ra­li­za­do a las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das, faci­li­tan­do la vic­to­ria del capi­tal, por lo que refor­za­ron su sana cos­tum­bre de resis­tir­se al fas­cis­mo allí don­de aso­ma­ra el hoci­co, lo que les pre­pa­ró para derro­tar­lo en su pri­me­ra arre­me­ti­da. La expe­rien­cia mun­dial con­fir­ma esta lec­ción posi­ti­va, mien­tras que el refor­mis­mo se que­da con las nega­ti­vas: la pasi­vi­dad del Fren­te Popu­lar chi­leno alla­nó la vía al terror de Pino­chet en 1973, el Par­ti­do Comu­nis­ta Espa­ñol para­li­zó cual­quier movi­li­za­ción hacia el socia­lis­mo en ple­na cri­sis de la dic­ta­du­ra para ase­gu­rar la «tran­si­ción pací­fi­ca» a la monar­quía impues­ta por el dic­ta­dor. Espe­cial impac­to des­mo­vi­li­za­dor tuvo la orden de no res­pues­ta a la matan­za de abo­ga­dos en Ato­cha en enero de 1977.
  27. Pero en el capi­ta­lis­mo actual el pro­ble­ma en reali­dad es más gra­ve aun­que parez­ca que la «soli­dez demo­crá­ti­ca» con­ju­ra el peli­gro fas­cis­ta vis­to solo en su for­ma más bru­tal. Otras veces son gru­pi­tos con men­sa­jes «sua­ves» pero muy reac­cio­na­rios como las deno­mi­na­das «cons­te­la­cio­nes fami­lia­res», etc. Lo que suce­de es que las for­mas de explo­ta­ción con­tem­po­rá­neas exi­gen de la viru­len­cia coti­dia­na de los micro­fas­cis­mos invi­si­bi­li­za­dos con­sus­tan­cia­les a los micro­po­de­res capi­la­res que fle­xi­bi­li­zan las redes de domi­na­ción, opre­sión y explo­ta­ción exten­dién­do­las a la tota­li­dad de la vida social. No hace fal­ta decir que el Esta­do es el cen­tra­li­za­dor estra­té­gi­co de estos micro­po­de­res y micro­fas­cis­mos, tele­di­ri­gién­do­los según los intere­ses del capi­tal pero man­te­nien­do su auto­no­mía rela­ti­va en lo coti­diano e ínti­mo, en lo fal­sa­men­te «pri­va­do», por­que esa rela­ti­va auto­no­mía mul­ti­pli­ca su efec­ti­vi­dad.
  28. Estas dis­ci­pli­nas y micro­vio­len­cias –algu­nas de las cua­les lle­gan al ase­si­na­to de muje­res, a las vio­la­cio­nes, a las pali­zas a migran­tes, etc.– están más desa­rro­lla­das aho­ra que en 1922–1933 por­que aho­ra son mucho mayo­res las tra­bas que obtu­ran la rapi­dez del pro­ce­so ente­ro de rea­li­za­ción del bene­fi­cio capi­ta­lis­ta. Es por esto que los micro­fas­cis­mos tien­den a coor­di­nar­se sinér­gi­ca­men­te con cre­cien­te faci­li­dad irrum­pien­do con bru­tal vio­len­cia en deter­mi­na­dos momen­tos. El fút­bol es una indus­tria alie­na­do­ra espe­cial­men­te efec­ti­va en la cana­li­za­ción de las frus­tra­cio­nes y ten­sio­nes dia­rias. Hay otras muchas face­tas de la vida social en las que, como sus mati­ces, se acti­van com­por­ta­mien­tos seme­jan­tes como la impa­ra­ble dro­ga­dic­ción lega­li­za­da o tole­ra­da, el auge del irra­cio­na­lis­mo en una socie­dad en la que la cien­cia ofi­cial es una sim­ple fuer­za pro­duc­ti­va asa­la­ria­da sub­su­mi­da en el capi­tal cons­tan­te, y así una inaca­ba­ble lis­ta.
  29. La ente­ra estruc­tu­ra psi­co­fí­si­ca del actual sis­te­ma par­la­men­ta­rio está idea­da para inte­grar fun­cio­nal­men­te estas ten­sio­nes y para con­de­nar las ini­cia­ti­vas popu­la­res cuan­do estas ejer­cen el dere­cho de auto­de­fen­sa. Esto segun­do es lo que ha suce­di­do tras los acon­te­ci­mien­tos del 22 de febre­ro en Bil­bo. El refor­mis­mo se ha enfren­ta­do de nue­vo a toda la evi­den­cia que mues­tra que la movi­li­za­ción obre­ra y popu­lar es el méto­do deci­si­vo de lucha con­tra el fas­cis­mo y con­tra los micro­fas­cis­mos, sien­do el par­la­men­ta­ris­mo de izquier­da –cuan­do se prac­ti­ca– solo un medio de ayu­da tác­ti­ca supe­di­ta­da a la estra­te­gia de movi­li­za­ción de masas, y nun­ca a la inver­sa. Las vio­len­cias de los micro­po­de­res patriar­ca­les, racis­tas, empre­sa­ria­les, de poder adul­to, etc., y su fácil sal­to casi imper­cep­ti­ble a prác­ti­cas micro­fas­cis­tas solo se com­ba­ten en su radi­ca­li­dad median­te las corres­pon­dien­tes movi­li­za­cio­nes de auto­de­fen­sa colec­ti­va, que es la mejor peda­go­gía posi­ble.
  30. Uno de los erro­res del refor­mis­mo, y de sus lími­tes, es que recha­za abso­lu­ta­men­te la filo­so­fía de la pra­xis, la dia­léc­ti­ca entre la teo­ría y la prác­ti­ca. Tal cerra­zón le impo­si­bi­li­ta enfren­tar­se a las con­tra­dic­cio­nes y le pre­ci­pi­ta en el abis­mo sin fon­do de la lega­li­dad bur­gue­sa, hacién­do­le retro­ce­der a los mitos del socia­lis­mo utó­pi­co según los cua­les solo la meta­fí­si­ca cul­tu­ra­lis­ta –las «neu­ro­nas»– pue­de eman­ci­par a la huma­ni­dad, mien­tras que la acción enten­di­da machis­ta y bio­ló­gi­ca­men­te –la «tes­tos­te­ro­na» (sic)– es inser­vi­ble. Nos esta­mos refi­rien­do a la estric­ta fra­se «Con­tra el fas­cis­mo más neu­ro­nas y menos tes­tos­te­ro­na» de Iker Casa­no­va, cri­ti­ca­da por alguien que fir­ma con el pseu­dó­ni­mo de Fer­min Bori­sov­na –véa­seSobre anti­fas­cis­mo, neu­ro­nas y tes­tos­te­ro­na del 2 de mar­zo de 2018, dis­po­ni­ble en la Red.
  31. Quien fir­ma con el pseu­dó­ni­mo de Fer­min Bori­sov­na tie­ne razón en su crí­ti­ca, pero no la lle­va a la tota­li­dad de la lucha con­tra el peli­gro fas­cis­ta. Se cen­tra en la lucha con­tra el fas­cis­mo en su for­ma más des­ca­ra­da pero no se extien­de, segu­ra­men­te por espa­cio, en la muy nece­sa­ria auto­de­fen­sa públi­ca y abier­ta con­tra los micro­fas­cis­mos. En reali­dad no son dos luchas cua­li­ta­ti­va­men­te dife­ren­tes, sino momen­tos inter­re­la­cio­na­dos de una estra­te­gia úni­ca de auto­de­fen­sa en la que los nive­les más «bajos» y has­ta nimios según la mio­pía refor­mis­ta se entre­la­zan y coor­di­nan en una siner­gia que pue­de avan­zar hacia pra­xis más amplias y pro­fun­das. Des­de esta visión pro­ce­sual, es impo­si­ble recha­zar las for­mas más cohe­ren­tes de auto­de­fen­sa fren­te a la vio­len­cia fas­cis­ta sin recha­zar a la vez, o al menos sin cues­tio­nar seria­men­te, otras for­mas «meno­res» de auto­de­fen­sa: con­cen­tra­cio­nes y escra­ches fren­te a loca­les empre­sa­ria­les, escar­nio de machis­tas y racis­tas, paro­dias con­tra obis­pos reac­cio­na­rios, pin­ta­das en ban­cos que desahu­cian, etc.
  32. En los últi­mos días hemos goza­do en Eus­kal Herria de con­fluen­cias varias –femi­nis­mo, pen­sio­nes, uni­ver­si­dad, mar­xis­mo, sin­di­ca­tos, amnis­tía y dere­chos huma­nos, eus­ka­ra…– que al mar­gen aho­ra de otras con­si­de­ra­cio­nes, se entien­den des­de la ten­den­cia a la coor­di­na­ción de las luchas y des­de la visión teó­ri­co-polí­ti­ca del papel cen­tral que tie­ne el movi­mien­to obre­ro y popu­lar en el ejer­ci­cio de su dere­cho a la auto­de­fen­sa. Solo cin­co fechas: En 1936–1937 el nazi­fas­cis­mo bom­bar­deó pobla­cio­nes vas­cas, en 1975 el fas­cis­mo fusi­ló a mili­tan­tes vas­cos y espa­ño­les, en 1981 el fas­cis­mo ase­si­nó por tor­tu­ra en Madrid un mili­tan­te vas­co, en 2014 el FMI se paseó por Bil­bo y lo mis­mo hicie­ron los fas­cis­tas rusos en 2018. En los cin­co casos, el pue­blo se defen­dió como pudo. De la mis­ma for­ma en que la cate­go­ría de lo uni­ver­sal, lo par­ti­cu­lar y lo sin­gu­lar nos sir­ve para com­pren­der el fas­cis­mo, los neo­fas­cis­mos y otras for­mas de su bru­ta­li­dad des­ti­na­das a liqui­dar el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio, tam­bién nos expli­ca qué une la auto­de­fen­sa vas­ca ante esas cin­co agre­sio­nes, y ante todas.
  33. En las nacio­nes opri­mi­das la pre­sen­cia del fas­cis­mo es más poli­fa­cé­ti­ca y múl­ti­ple en sus diver­sas for­mas e inten­si­da­des que la que sufren los pue­blos no opri­mi­dos nacio­nal­men­te por la sim­ple razón de que la resis­ten­cia de los pri­me­ros obli­ga al Esta­do a inter­ve­nir más des­ca­ra­da­men­te y obli­ga tam­bién a la bur­gue­sía cola­bo­ra­cio­nis­ta a ayu­dar al Esta­do. Así, en las nacio­nes opri­mi­das sue­le ser más débil la fic­ción demo­crá­ti­ca y más visi­bles las for­mas de domi­na­ción. En este con­tex­to, esos fas­cis­mos varios pero cen­tra­li­za­dos por el Esta­do se ocul­tan y has­ta «des­apa­re­cen» bajo los deba­te bizan­ti­nos sobre el popu­lis­mo, la demo­cra­cia, la acción pací­fi­ca, etc. Se crea una den­sa nie­bla ideo­ló­gi­ca que impi­de ver las con­tra­dic­cio­nes, orien­tan­do la cegue­ra refor­mis­ta hacia nebu­lo­sas como ciu­da­da­nía, par­la­men­to, trans­ver­sa­li­dad, con­sen­so de la socie­dad civil, agen­tes polí­ti­cos y socia­les, el 1% fren­te al 99%… Pero el Esta­do nun­ca duer­me.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Leave a comment

2 Responses

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: