Colom­bia. La cla­se polí­ti­ca está contenta

Par­te la cla­se polí­ti­ca mafio­sa colom­bia­na que se man­tie­ne en un país don­de la mitad del pue­blo no vota, por­que no se iden­ti­fi­ca con la demo­cra­cía de la oligarquia.

La gran pren­sa y los diri­gen­tes de la dere­cha del país están muy con­ten­tos con los resul­ta­dos elec­to­ra­les del 11 de mar­zo de 2018, los tie­ne sin cui­da­do que hayan sido ele­gi­dos, para­mi­li­ta­res o fami­lia­res de estos, como tam­bién per­so­na­jes corrup­tos o sus espo­sas e hijos, inves­ti­ga­dos y algu­nos con con­de­nas por para­mi­li­ta­ris­mo y corrup­ción. La impor­tan­cia de la jus­ta elec­to­ral fue la derro­ta de las FARC, ya estas no son un peli­gro, el cas­tro-cha­vis­mo dejó de ser una amenaza.

Ase­gu­ran que a las FARC no la quie­re el pue­blo, no tie­ne nin­gún res­pal­do y por ende San­tos fue un imbé­cil que les rega­ló 10 curu­les en el par­la­men­to. 5 en el Sena­do y 5 en la Cáma­ra de Representantes.

Le ocul­tan al pue­blo colom­biano y a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, que en los 15 meses de fir­ma­do el acuer­do de la Haba­na han sido ase­si­na­dos 50 excom­ba­tien­tes y 150 diri­gen­tes socia­les, la polí­ti­ca de la ultra­de­re­cha es matar, ani­qui­lar a las per­so­nas que mue­ven opi­nión públi­ca, quie­nes son diri­gen­tes de masas están con­de­na­dos a muer­te, es decir qui­tar­le el agua al pez. Con esta polí­ti­ca nadie se acer­ca­rá a un diri­gen­te del Común por­que su vida corre peligro.

«En los últi­mos cua­tro años se regis­tran 18 des­apa­ri­cio­nes for­za­das, 126 ase­si­na­tos de defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos, 560 agre­sio­nes indi­vi­dua­les, 532 ase­si­na­tos y 2.374 ame­na­zas, 305 aten­ta­dos, 171 deten­cio­nes arbi­tra­rias. En el año 2017 se regis­tran: 126 ase­si­na­tos de defen­so­res y defen­so­ras de dere­chos huma­nos, 560 agre­sio­nes indi­vi­dua­les. En los 64 días del año 2018 han sido ase­si­na­dos 14 diri­gen­tes socia­les y lle­gan a dece­nas las ame­na­zas.» (Toma­do de Rebe­lión, mar­zo 13 de 2018, De qué pos­con­flic­to hablan seño­res del Estado.)

El para­mi­li­ta­ris­mo sigue hacien­do su tra­ba­jo de terror, matan­do, ame­na­zan­do, des­pla­zan­do y ocu­pan­do los terri­to­rios en los cua­les las FARC tie­nen influen­cia, miles de cam­pe­si­nos no pudie­ron votar, o por­que sus cedu­las no apa­re­cie­ron o por­que fue­ron ame­na­za­dos de muer­te si salían a votar. El pre­si­den­te Juan Manuel San­tos se empe­ña en decir en los medios de comu­ni­ca­ción y en reunio­nes pri­va­das que en Colom­bia no hay para­mi­li­ta­res, y el nefas­to Minis­tro de la defen­sa se atre­vió a decir que muchos de los ase­si­na­tos eran por pro­ble­mas de fal­das, que irres­pe­to para las víctimas.

A 15 meses de fir­ma­do el acuer­do de la Haba­na, se ha cum­pli­do en un 18,5 %, no se ha com­pra­do un milí­me­tro de tie­rra para los cam­pe­si­nos que no la tie­nen; la refor­ma polí­ti­ca que se apro­bó en la Haba­na fue tan des­fi­gu­ra­da que tuvo que ser hun­di­da en el con­gre­so; la JEP Jus­ti­cia Espe­cial para la Paz fue muti­la­da y deja­da úni­ca­men­te para los gue­rri­lle­ros; las sus­ti­tu­ción de Cul­ti­vos Ilí­ci­tos no se han lle­va­do a cabo; la finan­cia­ción a la que tie­ne dere­cho todo par­ti­do polí­ti­co fue rete­ni­da has­ta una sema­na antes de las elec­cio­nes; el sabo­teo a la cam­pa­ña elec­to­ral fue orga­ni­za­da por la ultra­de­re­cha, con­tra­tan­do buses y esqui­ro­les para que le tira­ran todo lo que fue­ra posi­ble a los can­di­da­tos, inclu­si­ve inten­tan­do agre­dir­los físi­ca­men­te, fue una cam­pa­ña con­tra todas las adver­si­da­des que la cla­se polí­ti­ca impu­so, ¡Y por eso están contentos!

¿Con­ten­tos por­que con meses de ante­rio­ri­dad se com­pra­ron a diri­gen­tes de los barrios de las vere­das, de los pue­blos para que les lle­va­ran a los votan­tes, con­ten­tos por que com­pra­ron miles votos el día de las elec­cio­nes, con­ten­tos por­que el día de las elec­cio­nes «rega­la­ron» miles de tama­les, miles de bote­llas de ron? Sí, tie­nen por­qué estar con­ten­tos la corrup­ción sigue su cur­so impu­ne­men­te. Sin embar­go a pesar de todo al Sena­do ha lle­ga­do una ban­ca­da de 23 Sena­do­res, que el pue­blo anhe­la que se con­vier­tan en fus­ti­ga­do­res con­tra la corrup­ción, la injus­ti­cia, que pre­do­mi­na en la cla­se política.

Juan Leo­nel Pérez

13 de mar­zo de 2018

Fuen­te: Resu­men Latinoamericano

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *