Víc­ti­mas del terro­ris­mo de Estado

Los nega­cio­nis­tas de la tor­tu­ra ensal­zan el dis­cur­so sobre las víc­ti­mas de ETA del cate­drá­ti­co Emé­ri­to de Éti­ca de la Uni­ver­si­dad de Deus­to Xabier Etxe­be­rria, pero ocul­tan que este reco­no­ce la exis­ten­cia de víc­ti­mas del terro­ris­mo «tan­to por par­te de ETA como por par­te del Esta­do» y que con­si­de­ra a las víc­ti­mas de la tor­tu­ra a las que el Esta­do nie­ga su con­di­ción de tales como víc­ti­mas del peor de los terro­ris­mos de Estado.

En efec­to, ocul­tan que Etxe­be­rria dis­tin­gue dos tipos de víc­ti­mas del terro­ris­mo. Por una par­te, las víc­ti­mas de una vio­len­cia ile­gí­ti­ma prac­ti­ca­da por «gru­pos con moti­va­ción polí­ti­ca arma­dos fren­te al Esta­do». Por otra, las cau­sa­das por «el pro­pio Esta­do a tra­vés de una vio­len­cia que que­bran­ta gra­ve­men­te los dere­chos huma­nos y que tie­ne en la tor­tu­ra su expre­sión máxi­ma, terro­ris­mo de Estado».

Los nega­cio­nis­tas de la tor­tu­ra tam­bién ocul­tan que, segùn Etxe­be­rria, «la tor­tu­ra no se ha des­te­rra­do, se ha hecho secre­ta», y que «este secre­tis­mo, por un lado, garan­ti­za la impu­ni­dad del tor­tu­ra­dor y, por otro, deja sumi­da a la víc­ti­ma en el mayor des­am­pa­ro no solo en el momen­to de ser tor­tu­ra­da, sino en el momen­to de recla­mar la jus­ti­cia y la repa­ra­ción debi­da por lo que se le ha hecho».

Valién­do­se de ese secre­tis­mo, tan cer­te­ra­men­te denun­cia­do por Xabier Etxe­be­rria, las auto­ri­da­des espa­ño­las han nega­do duran­te déca­das su con­di­ción de víc­ti­mas a miles de per­so­nas que han ale­ga­do haber sufri­do tor­tu­ras, exi­gién­do­les prue­bas que el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción hace casi siem­pre impo­si­bles. Y lo que es aún mucho peor, han tra­ta­do y siguen tra­tan­do a esas víc­ti­mas del terro­ris­mo de Esta­do de men­ti­ro­sas y de seguir con­sig­nas para denun­ciar tor­tu­ras inexistentes.

Ade­más, dichas auto­ri­da­des no solo se opo­nen fron­tal­men­te a cali­fi­car de terro­ris­tas algu­nas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos come­ti­das por el Esta­do espa­ñol tras la entra­da en vigor de la Cons­ti­tu­ción, a fina­les de 1978, sino tam­bién a que se cali­fi­quen como tales gra­ví­si­mas vio­la­cio­nes come­ti­das duran­te el franquismo.

Los fran­quis­tas y sus here­de­ros del PP siem­pre han pro­cu­ra­do que las cen­te­na­res de miles de víc­ti­mas del fran­quis­mo, ade­más de bajo tie­rra, se pudran en el olvi­do. No es de extra­ñar que así actúen, pero sí lo es que el PSOE deja­ra pasar más de trein­ta lar­gos años des­de la muer­te del dic­ta­dor para pro­mo­ver la Ley de Memo­ria His­tó­ri­ca. Una ley que, enci­ma, siguió dejan­do apar­ca­da toda jus­ti­cia para las víc­ti­mas del fran­quis­mo y que se nie­ga a reco­no­cer que estas fue­ron víc­ti­mas del terro­ris­mo de Estado.

Ni una sola de las víc­ti­mas del fran­quis­mo es con­si­de­ra­da como víc­ti­ma del terro­ris­mo de Esta­do en dicha ley y tam­po­co se les reco­no­ció como tales en el decre­to sobre víc­ti­mas de moti­va­ción polí­ti­ca que el PSOE pro­mo­vió en el Par­la­men­to Vas­co aun­que en su infor­me pre­li­mi­nar se dije­ra lite­ral­men­te que la repre­sión fran­quis­ta «se ejer­cía des­de el apa­ra­to del Esta­do» y bus­ca­ba «la gene­ra­li­za­ción de un esta­do de terror en la pobla­ción que impi­die­ra la exten­sión de la rei­vin­di­ca­ción democrática».

Así, por una par­te, afir­ma­ron que, duran­te el fran­quis­mo, «el apa­ra­to del Esta­do» bus­ca­ba, median­te la repre­sión, «la gene­ra­li­za­ción de un esta­do de terror». Por otra, sin embar­go, nega­ron rotun­da­men­te que se pudie­ra cali­fi­car a las víc­ti­mas de esa repre­sión como víc­ti­mas del terro­ris­mo de Estado.

Y si actúan así con res­pec­to al fran­quis­mo, ni qué decir tie­ne cómo lo hacen res­pec­to a la eta­pa pos­te­rior. Aun­que el PP cul­pe al PSOE de la orga­ni­za­ción de los aten­ta­dos terro­ris­tas rei­vin­di­ca­dos usan­do las siglas GAL, la tesis ofi­cial de ambos par­ti­dos es que al Esta­do espa­ñol no se le pue­de acha­car ni en el pasa­do fran­quis­ta, ni mucho menos pos­te­rior­men­te, terro­ris­mo de Esta­do alguno.

Por eso se empe­ñan en cali­fi­car como «abu­sos poli­cia­les» gra­ví­si­mas vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos como el ase­si­na­to de cin­co tra­ba­ja­do­res en Gas­teiz el 3 de mar­zo de 1976. O las terri­bles tor­tu­ras que pro­vo­ca­ron la muer­te de Joxe Arre­gi, el 13 de febre­ro de 1981.

En el caso de Arre­gi, tras escu­dar­se una y otra vez en ver­sio­nes inve­ro­sí­mi­les, al final no tuvie­ron otro reme­dio que reco­no­cer que fue tor­tu­ra­do, debi­do a las que­ma­du­ras de ciga­rri­llos que pre­sen­ta­ba en la plan­ta de los pies, pero en el de otros tor­tu­ra­dos has­ta la muer­te, como Mikel Zabal­za, siguen negándolo.

Ade­más, cuan­do no tie­nen otro reme­dio que reco­no­cer los crí­me­nes, tra­tan de ocul­tar la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do, des­car­gán­do­la sobre unos sim­ples agen­tes de la auto­ri­dad que habrían come­ti­do exce­sos. De ahí el empe­ño en impo­ner esa ter­mi­no­lo­gía de «abu­sos o exce­sos poli­cia­les» y el recha­zo fron­tal a que se hable de terro­ris­mo de Estado.

Cabe remar­car al res­pec­to que, según Igor Pri­mo­ratz, cate­drá­ti­co Emé­ri­to de Filo­so­fía de la Uni­ver­si­dad Hebrea de Jeru­sa­lén, el terro­ris­mo de Esta­do es, con dife­ren­cia, el peor de los terro­ris­mos. Sobre todo, por­que «no pue­de sino estar agra­va­do por el secre­to, el enga­ño y la hipo­cre­sía», ya que «cuan­do un Esta­do está impli­ca­do en el terro­ris­mo, ya sea per­pe­tra­do por sus pro­pios agen­tes o por inter­me­dia­rios, lo hace clan­des­ti­na­men­te, negan­do cual­quier impli­ca­ción, y decla­ran­do su adhe­sión a los valo­res y prin­ci­pios que lo prohíben».

Eso es lo que han hecho y siguen hacien­do las auto­ri­da­des espa­ño­las a las que el lehen­da­ka­ri Urku­llu no ha teni­do nada que repro­char en el acto de home­na­je a las vic­ti­mas del terro­ris­mo. Un home­na­je del que ha exclui­do a miles de víc­ti­mas del terro­ris­mo de Esta­do y en el que ni siquie­ra se ha dig­na­do a mos­trar su pesar por la muer­te en pri­sión de Xabier Rey, tor­tu­ra­do en su día y some­ti­do des­pués, duran­te diez lar­gos años, a unas durí­si­mas con­di­cio­nes car­ce­la­rias a mil kiló­me­tros de su familia.

¿Actua­rá igual el año que viene?

Xabier Maka­za­ga, inves­ti­ga­dor del terro­ris­mo de Estado

13 de mar­zo de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *