Gue­rra social y repre­sión político-cultural

«Esta estruc­tu­ra social es ideal para la domes­ti­ca­ción, por­que en reali­dad los huma­nos asu­men la jerar­quía de domi­na­ción. Los caba­llos domés­ti­cos de una recua siguen al líder humano como segui­rían nor­mal­men­te a la yegua que ocu­pa el pri­mer lugar. Las mana­das o reba­ños de ove­jas, cabras, vacas y perros ances­tra­les (lobos) tie­nen una jerar­quía seme­jan­te […] estos ani­ma­les socia­les se pres­tan a ir en mana­da. Dado que son tole­ran­tes con los otros miem­bros del gru­po, pue­den ir agru­pa­dos; dado que ins­tin­ti­va­men­te siguen a un líder domi­nan­te y toman a los huma­nos por líde­res, pue­den ser con­du­ci­dos fácil­men­te por un pas­tor o un perro pas­tor. Los ani­ma­les gre­ga­rios se com­por­tan bien cuan­do están ence­rra­dos en con­di­cio­nes de haci­na­mien­to, por­que están acos­tum­bra­dos a vivir en gru­pos den­sa­men­te ates­ta­dos en la naturaleza.»

Jara Dia­mond: Armas, gér­me­nes y ace­ro, Edit. Cien­tí­fi­co-Téc­ni­ca, Cuba, La Haba­na 2005, pp. 168 – 169.

«La psi­co­lo­gía bur­gue­sa tie­ne por cos­tum­bre en estos casos que­rer expli­car median­te la psi­co­lo­gía por qué moti­vos, lla­ma­dos irra­cio­na­les, se ha ido a la huel­ga o se ha roba­do, lo que con­du­ce siem­pre a expli­ca­cio­nes reac­cio­na­rias. Para la psi­co­lo­gía mate­ria­lis­ta dia­léc­ti­ca la cues­tión es exac­ta­men­te lo con­tra­rio: lo que es nece­sa­rio expli­car no es que el ham­brien­to robe o el explo­ta­do se decla­re en huel­ga, sino por qué la mayo­ría de los ham­brien­tos no roban y por qué la mayo­ría de los explo­ta­dos no van a la huelga.»

Wilhelm Reich: Psi­co­lo­gía de masas del fas­cis­mo, Edi­to­rial Ayu­so, Madrid 1972, p. 32.

«En la déca­da de los ochen­ta, todas estas téc­ni­cas de gue­rra psi­co­ló­gi­ca fue­ron reu­ni­das en un volu­men de la CIA bajo el nom­bre de Coun­ter Inte­lli­gen­ce Study Manual, uti­li­za­do prin­ci­pal­men­te en los con­flic­tos de Amé­ri­ca Cen­tral […] Para reu­nir infor­ma­ción sobre una deter­mi­na­da pobla­ción, los agen­tes se mez­clan entre la gen­te y asis­ten a “acti­vi­da­des pas­to­ra­les, fies­tas, cum­plea­ños e inclu­so vela­to­rios y entie­rros” con el fin de estu­diar sus creen­cias y aspi­ra­cio­nes. Tam­bién orga­ni­zan gru­pos de dis­cu­sión para medir el apo­yo local a las accio­nes pla­nea­das. El pro­ce­so de mani­pu­la­ción se pone en mar­cha y los agen­tes iden­ti­fi­can y reclu­tan a “ciu­da­da­nos bien situa­dos” para que sir­van como mode­lo de coope­ra­ción, ofre­cién­do­les tra­ba­jos ino­cuos apa­ren­te­men­te impor­tan­tes. A con­ti­nua­ción, trans­mi­ten con­cep­tos difí­ci­les o irra­cio­na­les a tra­vés de esló­ga­nes sim­ples […] En los casos en que los intere­ses de la CIA se opo­nen de modo irre­con­ci­lia­ble a los de la pobla­ción, el manual sugie­re la crea­ción de una orga­ni­za­ción que actúe como tapa­de­ra, con una serie de obje­ti­vos muy dife­ren­tes a sus ver­da­de­ras inten­cio­nes. Final­men­te, todos los esfuer­zos por garan­ti­zar la con­ver­sión deben adap­tar­se a las ten­den­cias pre­exis­ten­tes de la pobla­ción selec­cio­na­da: “Debe­mos incul­car a la gen­te toda esta infor­ma­ción de for­ma sutil, para que esos sen­ti­mien­tos parez­can haber naci­do por sí mis­mos, espontáneamente”.»

Dou­glas Rush­koff: Coer­ción. Por qué hace­mos caso a lo que nos dicen, La Lie­bre de Mar­zo, Bar­ce­lo­na 2001, pp. 164 – 165.

A comien­zos de noviem­bre de 2017 escri­bí el articu­lo La arti­lle­ría como esen­cia de Espa­ña ana­li­zan­do el con­tex­to en el que se inten­si­fi­ca­ba la repre­sión con­tra per­so­nas y colec­ti­vos por su defen­sa de los dere­chos ele­men­ta­les, con­cre­tos, prac­ti­ca­bles. Los jóve­nes de Altsa­su –cua­tro en la calle y tres encar­ce­la­dos aún – , el com­pa­ñe­ro Boro que tenía enton­ces dos jui­cios pen­dien­tes, y una lis­ta estre­me­ce­do­ra e irri­tan­te­men­te lar­ga de per­so­nas de bien, encau­sa­dos o encar­ce­la­das. La refe­ren­cia a la arti­lle­ría mate­rial y moral del Car­de­nal Cis­ne­ros per­mi­tía visua­li­zar de inme­dia­to la estre­cha inter­ac­ción entre polí­ti­ca, eco­no­mía, vio­len­cia y cul­tu­ra en la his­to­ria del nacio­na­lis­mo espa­ñol des­de sus bal­bu­ceos. Enton­ces me cen­tré en el con­tex­to polí­ti­co y eco­nó­mi­co del Esta­do para, des­de ahí, com­pren­der mejor las razo­nes de tan­ta per­se­cu­ción, ame­na­zas y cas­ti­gos a cre­cien­tes fran­jas socia­les, devas­ta­ción que se ha inten­si­fi­ca­do en estos meses. Esta­ban ausen­tes, como míni­mo, otros tres enfo­ques más que debían com­ple­tar mal que bien la crí­ti­ca del endu­re­ci­mien­to repre­si­vo pade­ce­mos: la repre­sión polí­ti­co-cul­tu­ral, otros medios de con­trol y domi­nio más invi­si­bi­li­za­dos e imper­cep­ti­bles, y el con­tex­to internacional.

Las tres citas que enca­be­zan este tex­to corres­pon­den a un tra­ba­jo que escri­bí para un deba­te en julio de 2008 –La des­obe­dien­cia como nece­si­dad– a libre dis­po­si­ción en inter­net que, con sus limi­ta­cio­nes espe­cí­fi­cas, por ejem­plo no se pro­fun­di­za en la deci­si­va teo­ría del feti­chis­mo, al menos sir­ve aho­ra para ofre­cer algu­nas ideas sobre otros medios de opre­sión que sufri­mos y de lo que ape­nas o en abso­lu­to somos cons­cien­tes. Los colec­ti­vos y per­so­nas a los que dedi­co este tex­to son per­se­gui­dos pre­ci­sa­men­te por su des­obe­dien­cia prác­ti­ca por cuan­to la des­obe­dien­cia es nece­si­dad prio­ri­ta­ria para la humanización.

¿Por qué hablar de repre­sión polí­ti­co-cul­tu­ral? Antes de res­pon­der vea­mos algu­nas cosas sin exten­der­nos por obvia a la repre­sión polí­ti­co-cul­tu­ral que gol­pea a Cata­lun­ya: la tele­vi­sión auto­nó­mi­ca vas­ca cen­su­ra una noti­cia sobre el libro El desar­me. La vía vas­ca, de Iña­ki Ega­ña; la Dipu­tación de Ara­ba cen­su­ra una expo­si­ción sobre los jóve­nes de Altsa­su; en Bil­bo la poli­cía entra en Ipar Hai­zea, local de la juven­tud dig­na; un sin­di­ca­tos poli­cial pide que se vuel­van a usar las pelo­tas de goma y la con­sul­to­ría empre­sa­rial PwC pro­po­ne aca­bar con el sin­di­ca­lis­mo vas­co para mul­ti­pli­car los bene­fi­cios patro­na­les. La Ley Mor­da­za gol­pea con dece­nas de mul­tas que ascien­den ya a 30.000 euros a la Mur­cia rebel­de que defien­de la inte­gri­dad de un barrio popu­lar. En Valla­do­lid se detie­ne a tres muje­res por pegar car­te­les sobre la huel­ga del 8 de mar­zo. El bún­ker insis­te en poner letra cris­tia­na al himno mili­tar espa­ñol, se reac­ti­va la fas­cis­ta «for­ma­ción del espí­ri­tu nacio­nal» y median­te el ata­que a la len­gua cata­la­na se pre­pa­ra el ata­ca al eus­ka­ra, gale­go… Jue­ces, fis­ca­les, inte­lec­tua­les y comi­sa­rios de arte pier­den los ner­vios cuan­do se les recuer­da que exis­ten pre­sos y pre­sas polí­ti­cas cen­su­ran­do la obra Pre­sos polí­ti­cos en la Espa­ña con­tem­po­rá­nea de San­tia­go Sie­rra. Se enjui­cia a músi­cos y tui­te­ros, con las con­de­nas a Val­tonyc y Pablo Hasel, por aho­ra… En abril Boro ten­drá su segun­do jui­cio: en el pri­me­ro ha sido con­de­na­do a año y medio, y en mayo se ini­cia­rá el jui­cio con­tra Indar Gorri, gru­po de segui­do­res de un club de fútbol.

Las prác­ti­cas per­se­gui­das tie­nen inne­ga­bles con­te­ni­dos polí­ti­cos, como toda cul­tu­ra en sí mis­ma. Pero, ¿de qué cul­tu­ra habla­mos?, ¿es la mis­ma cul­tu­ra la loa­da en Babe­lia que es una ofi­ci­na de ven­tas de la indus­tria cul­tu­ral del Gru­po Pri­sa o la desa­rro­lla­da en La Hai­ne, lugar de la pra­xis de Boro?, ¿es la mis­ma cul­tu­ra la del sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo que pien­sa y habla en len­gua vas­ca que la cul­tu­ra inter­na­cio­nal bur­gue­sa de PwC que pro­po­ne liqui­dar ese sin­di­ca­lis­mo? Samir Amin dijo que «la cul­tu­ra es el modo como se orga­ni­za la uti­li­za­ción de los valo­res de uso». Si la socie­dad orga­ni­za hori­zon­tal­men­te la uti­li­za­ción colec­ti­va de los valo­res de uso por­que se basa en rela­cio­nes de pro­pie­dad comu­nal, etc., enton­ces la cul­tu­ra crea­da pri­ma­rá esos valo­res socia­les; pero si es la ver­ti­ca­li­dad auto­ri­ta­ria basa­da en la pro­pie­dad pri­va­da la que lo hace, enton­ces la cul­tu­ra refor­za­rá el auto­ri­ta­ris­mo ver­ti­cal, una de las carac­te­rís­ti­cas de la indus­tria de la cul­tu­ra que fabri­ca mer­can­cías ideo­ló­gi­cas. Natu­ral­men­te, entre ambos extre­mos exis­ten casi infi­ni­tas com­bi­na­cio­nes depen­dien­do de múl­ti­ples situa­cio­nes y momen­tos históricos.

La pri­va­ti­za­ción del cono­ci­mien­to social empe­zó con la pro­pie­dad patriar­cal al expro­piar el hom­bre el saber pro­du­ci­do por las muje­res; se desa­rro­lló con la opre­sión étno-nacio­nal al expo­liar el cono­ci­mien­to de los pue­blos opri­mi­dos y no solo sus rique­za, sien­do emble­má­ti­ca la falli­da orden roma­na de man­te­ner con vida a Arquí­me­des en la Sira­cu­sa del siglo ‑III para expri­mir­le su saber; se refor­zó en las socie­da­des tri­bu­ta­rias en las que los encar­gos reales, reli­gio­sos y de las cas­tas comer­cian­tes ador­na­ban pare­des y fére­tros, y escri­bían loas mara­vi­llo­sas; se impu­so en la Gre­cia de Tales de Mile­to en el siglo ‑VII cuan­do se enri­que­cía con sus cono­ci­mien­tos y, más tar­de, cuan­do Pla­tón denun­cia­ba la ven­ta del cono­ci­mien­to. En el siglo ‑I Cice­rón expli­ca­ba que el saber es pro­pie­dad pri­va­da. Con el retro­ce­so del dine­ro y del valor de cam­bio en la Alta Edad Media euro­pea casi se para­li­za la mer­can­ti­li­za­ción del pen­sa­mien­to, inclu­so en el siglo XIV Petrar­ca cri­ti­ca­ba a quie­nes usa­ban los libros como mer­can­cía, pero a comien­zos del siglo XV ya se paten­ta­ba la tec­no­lo­gía de la cons­truc­ción naval. Des­de enton­ces y has­ta aho­ra el capi­ta­lis­mo hace lo impo­si­ble por aplas­tar todas las resis­ten­cias popu­la­res con­tra la mer­can­ti­li­za­ción de la vida y del conocimiento.

En el tras­fon­do de esta expro­pia­ción pri­va­ti­za­do­ra del poten­cial crea­ti­vo del valor de uso cuan­do es admi­nis­tra­do colec­ti­va­men­te está la explo­ta­ción de la fuer­za glo­bal de tra­ba­jo de la mujer en cuan­to muy espe­cial y úni­co «ins­tru­men­to de pro­duc­ción». La cre­cien­te opo­si­ción glo­bal del sis­te­ma patriar­ca­do-bur­gués –Trump quie­re liqui­dar el dere­cho de abor­to– a la eman­ci­pa­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra y a la huel­ga del pró­xi­mo 8 de mar­zo ejem­pla­ri­zan la lucha de cla­ses en su for­ma más bási­ca para man­te­ner la muy alta tasa media de bene­fi­cio que obtie­ne el capi­ta­lis­mo con esta explo­ta­ción. Face­book ha cen­su­ra­do la ima­gen de una venus paleo­lí­ti­ca, de hace 30.000 años, con la excu­sa de com­ba­tir la por­no­gra­fía. Ade­más de un ata­que a la cien­cia y al arte, es un ata­que a la eman­ci­pa­ción de la mujer por cuan­to las venus paleo­lí­ti­cas refuer­zan la cer­ti­dum­bre de que el poder patriar­cal ni es eterno ni es «natu­ral» y no está «gené­ti­ca­men­te» ancla­do en la huma­ni­dad, sino que es resul­ta­do de adver­sas y desas­tro­sas derro­tas. Por otro lado, la obs­ti­na­ción del nacio­na­lis­mo espa­ñol den­tro de la pro­gre­sía e izquier­da esta­tal ha que­da­do tam­bién al des­cu­bier­to en las divi­sio­nes entre gru­pos femi­nis­tas para orga­ni­zar la huel­ga del 8 de mar­zo, muje­res de las nacio­nes opri­mi­das con con­cien­cia de ser­lo han sido acu­sa­das de que­rer «poli­ti­zar el femi­nis­mo» al defen­der ele­men­ta­les dere­chos repri­mi­dos por el nacio­na­lis­mo español.

Se tra­ta de una lucha de cla­ses mul­ti­fa­cé­ti­ca en sus for­mas pero que nos remi­te a la con­tra­dic­ción bási­ca: ¿Cómo dis­cer­nir el poten­cial eman­ci­pa­dor de la cul­tu­ra como valor de uso o de la cul­tu­ra como valor de cam­bio? Muy en sín­te­sis: es la pra­xis polí­ti­ca que una u otra pue­de impul­sar. Por ejem­plo y sin más pre­ci­sio­nes aho­ra: el valor de uso del libro Fari­ña de Nacho Carre­te­ro sobre la nar­co­po­lí­ti­ca, secues­tra­do por una denun­cia per­so­nal siguien­do una prác­ti­ca inqui­si­to­rial pro­fun­da­men­te ancla­da en la cul­tu­ra domi­nan­te espa­ño­la, o del libro Patria de Fer­nan­do Aram­bu­ru, aplau­di­do a rabiar por el nacio­na­lis­mo espa­ñol y ben­de­ci­do por todos sus pode­res. Ambos tie­nen un valor de uso polí­ti­co-cul­tu­ral inne­ga­ble que, si se inves­ti­ga bien, pue­de des­cu­brir una cone­xión sus­tan­ti­va en el uso de la dro­ga ile­gal como arma de des­truc­ción psi­co­fí­si­ca de la mili­tan­cia polí­ti­ca no solo en Eus­kal Herria, aun­que cada libro pue­de tra­tar esta pro­ble­má­ti­ca des­de y para visio­nes con­tra­rias, o inclu­so ocultarla.

A nada que nos des­in­to­xi­que­mos de la ideo­lo­gía bur­gue­sa y de su con­cep­to de cul­tu­ra como mer­can­cía con un valor de cam­bio y efi­ca­cia alie­nan­te y feti­chis­ta, des­cu­bri­mos que estos y otros ata­ques tie­nen como obje­ti­vo impe­dir, cada uno en su área de influen­cia, que desa­rro­llen el poten­cial eman­ci­pa­dor inhe­ren­te a la cul­tu­ra como el modo que tie­nen las muje­res tra­ba­ja­do­ras, los pue­blos y las cla­ses explo­ta­das para orga­ni­zar la uti­li­za­ción de los valo­res de uso. Una de sus expre­sio­nes más bri­llan­tes y poten­tes es la crea­ción de redes de loca­les, espa­cios de auto­or­ga­ni­za­ción, medios de deba­te e inves­ti­ga­ción crí­ti­ca, recu­pe­ra­ción de las asam­bleas y con­se­jos… Uno de los obje­ti­vos de la repre­sión polí­ti­co-cul­tu­ral es el de impe­dir que vuel­va a gene­rar­se una situa­ción de cri­sis de legi­ti­mi­dad del poder espa­ñol como la vivi­da en 2001 des­ac­ti­va­da con la vic­to­ria elec­to­ral de Zapa­te­ro en 2004; como la reac­ti­va­da de nue­vo entre 2010 y 2012 con huel­gas, movi­li­za­cio­nes, mareas, etc., des­ac­ti­va­da con las pro­me­sas ins­ti­tu­cio­na­lis­tas de Pode­mos y el cola­bo­ra­cio­nis­mo de CCOO y UGT; como la nue­va reac­ti­va­ción en ascen­so des­de verano de 2014 y que tuvo una de las pri­me­ras mues­tras de su gra­ve­dad en la abdi­ca­ción del rey impues­to por la dic­ta­du­ra franquista.

La Ley Mor­da­za de 2015 tenía la fina­li­dad de derro­tar este nue­vo ascen­so de las luchas, pero no lo logró por­que des­de fina­les de 2016 y sobre todo des­de verano de 2017 las movi­li­za­cio­nes obre­ras, popu­la­res y socia­les han vuel­to a la calle, como lo reco­no­ce la CEOE. Las pro­tes­tas para lograr un aumen­to de las pen­sio­nes, que en Eus­kal Herria movi­li­zan a miles de per­so­nas, son otra mues­tra de la nue­va olea­da movi­li­za­do­ra. Aho­ra Ciu­da­da­nos pro­po­ne que la poli­cía pue­da entrar en los cen­tros socia­les libe­ra­dos sin orden judi­cial y el gobierno espa­ñol afir­ma que nece­si­ta 20.800 poli­cías y guar­dia civi­les más, sobre todo en las nacio­nes cata­la­na y vas­ca, con un aumen­to sus­tan­cial de sus salarios.

El des­in­fle teó­ri­co y éti­co de la izquier­da occi­den­tal en los últi­mos dece­nios se con­fir­ma tam­bién en el aban­dono de un con­cep­to cla­ve: el de «gue­rra social», que en la actua­li­dad tie­ne en la gue­rra polí­ti­co-cul­tu­ral uno de sus fren­tes deci­si­vos. Aho­ra a lo máxi­mo que lle­gan las que­jas de la izquier­da es al «défi­cit demo­crá­ti­co». Pero la «gue­rra social» exis­te: sola­men­te en su fren­te labo­ral, el de la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo, cada sema­na de 2017 el terro­ris­mo patro­nal ha mata­do a doce tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res en el Esta­do. El tra­ba­jo ha sufri­do 618 bajas mor­ta­les en 2017 sin con­tar los miles de heri­dos y enfer­mos físi­ca y psí­qui­ca­men­te en la explo­ta­ción domés­ti­ca, la pre­ca­rie­dad labo­ral, la eco­no­mía sumer­gi­da…. Una expre­sión fun­da­men­tal de la «gue­rra social» en su base his­tó­ri­ca es la sobre­ex­plo­ta­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra y sus ase­si­na­tos y violaciones.

La estra­te­gia del PP, apo­ya­da en sus obje­ti­vos cen­tra­les por Ciu­da­da­nos y el PSOE, y no com­ba­ti­da con radi­ca­li­dad por Pode­mos, es una estra­te­gia de «gue­rra social» clá­si­ca y des­ca­ra­da en lo rela­ti­vo a la liqui­da­ción de liber­ta­des y dere­chos públi­cos, socia­les y nacio­na­les, y encu­bier­ta en lo rela­ti­vo a minar pau­la­ti­na­men­te la con­cien­cia de las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das, y al des­gas­te de la vida, cuan­do no a su muer­te. Una moda inte­lec­tual recu­rre a la expre­sión de «necro­po­lí­ti­ca» como la fase más des­truc­to­ra de la «bio­po­lí­ti­ca» con lo que se dilu­ye las con­tra­dic­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des del capi­ta­lis­mo: lo que exis­te en reali­dad es una vio­len­cia repre­si­va polí­ti­co-cul­tu­ral que for­ma par­te de la gue­rra social. La izquier­da revo­lu­cio­na­ria debe recu­pe­rar los con­cep­tos radi­ca­les que son los úni­cos que expli­can cómo rom­per las cade­nas radicales.

En el artícu­lo La arti­lle­ría como esen­cia de Espa­ña, del 5 de noviem­bre de 2017, expu­se algu­nos pocos datos sobre la situa­ción inter­na del Esta­do que, en su con­jun­to, ser­vían para expli­car el por­qué del endu­re­ci­mien­to repre­si­vo que enton­ces se agu­di­za­ba. Aho­ra con­vie­ne que vea­mos cómo el con­tex­to mun­dial pre­sio­na al Esta­do en, al menos, cin­co pro­ble­mas per­ma­nen­tes, que le obli­gan a exten­der e inten­si­fi­car la gue­rra social y polí­ti­co-cul­tu­ral en defen­sa de Espa­ña como mar­co de acu­mu­la­ción de capi­tal. Los resumimos:

Uno, la per­sis­ten­cia de sen­ti­mien­tos y cul­tu­ras nacio­na­les no espa­ño­las cuya expre­sión más pal­pa­ble aho­ra mis­mo es el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya pero que en caso de la len­gua y cul­tu­ra se extien­de con más o menos fuer­za por los Paï­sos Cata­lans, por mucho que el nacio­na­lis­mo espa­ñol lle­ve años inten­tan­do negar lo evi­den­te y des­truir las memo­rias colec­ti­vas de estos terri­to­rios. Pero tam­bién están acti­vos los vol­ca­nes lin­güís­ti­co-cul­tu­ra­les vas­co y gale­go, esa iden­ti­dad anda­lu­za que da sig­nos de des­per­tar­se, la per­sis­ten­cia a pesar de siglos de alie­na­ción de otras iden­ti­da­des des­pres­ti­gia­das como «dia­lec­tos regionales»…

Fren­te a este pro­ble­ma irre­so­lu­ble el Esta­do solo tie­ne tres alter­na­ti­vas: una, el palo, como el que aho­ra sufre Cata­lun­ya y a otra esca­la en el res­to de la «nación espa­ño­la»; otra, la zanaho­ria, una refor­ma tími­da y tram­po­sa que bene­fi­cie a los de siem­pre: por ejem­plo, la rápi­da for­tu­na de la Monar­quía; y, por últi­mo, el palo y la zanaho­ria, al esti­lo de los pac­tos con la bur­gue­sía vas­ca, en los esta se que­da la zanaho­ria y los palos los sufre el pue­blo tra­ba­ja­dor. Las tres exi­gen que se refuer­ce el nacio­na­lis­mo espa­ñol como cemen­to ideo­ló­gi­co que cohe­sio­ne la acu­mu­la­ción de capi­tal bajo la figu­ra de la Monarquía.

Dos, el atra­so cien­tí­fi­co, edu­ca­ti­vo, en la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, etcé­te­ra, que, jun­to a otras debi­li­da­des per­ma­nen­tes, hacen que sea muy inse­gu­ra la recu­pe­ra­ción actual basa­da en la sobre­ex­plo­ta­ción, en la rela­ti­va bara­tu­ra del cru­do, en las ayu­das de Bru­se­las, en el turis­mo y, resu­mien­do, en la mis­ma lógi­ca endó­ge­na de las fases de sie­te o diez años de cri­sis perió­di­cas que tien­den a la reac­ti­va­ción por la sim­ple des­truc­ción pre­via de fuer­zas pro­duc­ti­vas obso­le­tas, defi­ci­ta­rias. El Infor­me sobre la cien­cia y la tec­no­lo­gía en Espa­ña de fina­les de enero de este año es demo­le­dor: la inver­sión no finan­cie­ra en I+D ha retro­ce­di­do al nivel de 1999, mien­tras que se agran­da la dis­tan­cia con res­pec­to a las gran­des eco­no­mías inter­na­cio­na­les: aho­ra se invier­te el 1,19%, pero la media de la Unión Euro­pea en I+D+i es del 2%. Des­de 2008 se ha redu­ci­do a la mitad el núme­ro de empre­sas espa­ño­las que decla­ran inver­tir en I+D y la media de inver­sión esta­tal en tec­no­cien­cia es la mitad que la de la Unión Euro­pea. Para alcan­zar la media de la OCDE en inver­sión tec­no­cien­tí­fi­ca la eco­no­mía espa­ño­la debe­ría tri­pli­car su inver­sión actual y dupli­car­la para alcan­zar a la Unión Europea.

La desidia por la cien­cia que ha teni­do siem­pre el blo­que de cla­ses domi­nan­te es la cau­sa de que solo el 6% del estu­dian­ta­do adquie­ra la sufi­cien­te com­pren­sión lec­to­ra, fren­te al 11% de la Unión Euro­pea y el 12% de la OCDE. El drás­ti­co recor­te en las becas estu­dian­ti­les impues­to por el PP en el últi­mo lus­tro y el impul­so a la edu­ca­ción pri­va­da, gene­ral­men­te cató­li­ca, empeo­ra la cri­sis edu­ca­ti­va. Tal hán­di­cap se entien­de tam­bién por la opción del capi­tal espa­ñol hacia el cemen­to, el turis­mo, los ser­vi­cios y la ener­gía, en detri­men­to de la indus­tria des­de, al menos, el desa­rro­llis­mo fran­quis­ta: Más del 70% de la rique­za acu­mu­la­da en el Esta­do espa­ñol des­de la mitad del siglo XX es debi­da a la «eco­no­mía del ladrillo».

El retro­ce­so del capi­ta­lis­mo espa­ñol en la pro­duc­ción tec­no­cien­tí­fi­ca mun­dial exi­ge, ade­más de inver­sio­nes masi­vas sos­te­ni­das duran­te años, el desa­rro­llo de otro sis­te­ma edu­ca­ti­vo capaz de crear una fuer­za de tra­ba­jo en reci­cla­je per­ma­nen­te. El peso muer­to pero polí­ti­ca­men­te ren­ta­ble de la indus­tria edu­ca­ti­va cató­li­ca, uno de los ancla­jes cen­tra­les del nacio­na­lis­mo espa­ñol, difi­cul­ta sobre­ma­ne­ra que la débil bur­gue­sía lai­ca se atre­va a impul­sar una edu­ca­ción tec­no­cien­tí­fi­ca que más tem­prano que tar­de gene­ra dudas crí­ti­cas. Por tan­to, al Esta­do le es peren­to­rio el con­trol ideo­ló­gi­co de la edu­ca­ción cen­tra­li­za­do des­de el nacio­na­lis­mo español.

Tres, sin embar­go la omni­pre­sen­cia de la indus­tria cul­tu­ral inter­na­cio­na­li­za­da y su poder de pene­tra­ción entre la pobla­ción joven tien­de a debi­li­tar el cada vez más des­pres­ti­gia­do nacio­nal-cato­li­cis­mo y sus valo­res tra­di­cio­na­les. La indus­tria cul­tu­ral tie­ne para la juven­tud ofer­tas espe­cia­les de con­su­mo ideo­ló­gi­co y nor­ma­ti­vo alie­nan­tes, machis­tas y vio­len­tos, pero difí­ci­les de reba­tir para el auto­ri­ta­ris­mo dog­má­ti­co. La impo­ten­cia de la Igle­sia es paten­te: sus ten­sio­nes en la buro­cra­cia, los escán­da­los por su men­ti­ro­sa doble moral de cas­ti­dad dog­má­ti­ca y abu­sos y vio­la­cio­nes sexua­les, su des­pre­cio hacia el empo­bre­ci­mien­to social impa­ra­ble y su egoís­mo por apro­piar­se de bie­nes comu­nes y acu­mu­lar rique­za, su cru­za­da per­ma­nen­te en defen­sa de Espa­ña y de la Monar­quía… seme­jan­te medie­va­lis­mo solo pue­de defen­der sus intere­ses apre­tan­do las cla­vi­jas auto­ri­ta­rias, o pac­tan­do un aggior­na­men­to con la débil bur­gue­sía lai­ca muy inquie­ta tam­bién por la «degra­da­ción moral» gene­ra­da por las pau­tas hiper­vio­len­tas de las mer­can­cías cul­tu­ra­les fabri­ca­das para la juventud.

Otra cues­tión total­men­te opues­ta es qué deben hacer las izquier­das del Esta­do fren­te al poder alie­na­dor de la indus­tria cul­tu­ral, pro­ble­ma mucho más gra­ve para las izquier­das de las nacio­nes opri­mi­das por el sim­ple hecho de care­cer de Esta­do y ade­más y sobre todo sufrir la repre­sión polí­ti­co-cul­tu­ral española.

Cua­tro, la nece­si­dad de for­ta­le­cer el ejér­ci­to tal como están hacien­do las gran­des poten­cias impe­ria­lis­tas, con un com­pro­mi­so de aumen­tar un 80% el gas­to mili­tar para 2024. Esta­dos Uni­dos, Gran Bre­ta­ña, Ale­ma­nia, Japón, el Esta­do fran­cés… el rear­me, que es inten­so y gene­ra­li­za­do, res­pon­de a la agu­di­za­ción de las con­tra­dic­cio­nes mun­dia­les: las dos gran­des depre­sio­nes del capi­ta­lis­mo pro­vo­ca­ron dos gue­rras mun­dia­les, las cri­sis gra­ves entre esas depre­sio­nes han pro­vo­ca­do gue­rras loca­les e inclu­so han roza­do situa­cio­nes al bor­de de los con­flic­tos ató­mi­cos que Esta­dos Uni­dos estu­vo a pun­to de des­en­ca­de­nar en Corea de 1950 – 1953, en Cuba en 1962, la gue­rra de Viet­nam en 1972, la gue­rra del Yon Kipur 1973… evi­ta­dos por la inter­ven­ción de la URSS.

Las dife­ren­cias y opo­si­cio­nes inter­im­pe­ria­lis­tas encres­pa­das des­de la Gran Cri­sis de 2007 obli­gan al euro­im­pe­ria­lis­mo a incre­men­tar sus fuer­zas mili­ta­res, tam­bién bajo las nue­vas pre­sio­nes de la Alian­za Euro­asiá­ti­ca. La gue­rra comer­cial ini­cia­da por Oba­ma y que Trump ha exa­cer­ba­do se ins­cri­be en esta con­fron­ta­ción al alza. El Esta­do espa­ñol nece­si­ta por tan­to mili­ta­ri­zar­se más aún para res­pon­der a las exi­gen­cias euro­peas y nor­te­ame­ri­ca­nas, apar­te de su mili­ta­ri­za­ción poli­cial inter­na, como hemos vis­to. De nue­vo, la bur­gue­sía espa­ño­la debe adoc­tri­nar en su nacio­na­lis­mo a la joven car­ne de cañón des­de su pri­me­ra infan­cia para que aumen­te el núme­ro de «pro­fe­sio­na­les de las armas», o corre el ries­go de enfren­tar­se a otro recha­zo juve­nil del ser­vi­cio mili­tar si es que quie­re res­ta­ble­ces su obligatoriedad.

Y, cin­co, el poten­cial crí­ti­co de los nue­vos medios de comu­ni­ca­ción que se mani­fes­tó ya en 2001, 2010 – 2012 y cla­ra­men­te des­de 2016 en ade­lan­te a pesar de la tri­tu­ra­do­ra repre­si­va que es la Ley Mor­da­za de 2015, aumen­ta la desa­zón del capi­tal. Por suer­te para el Esta­do espa­ñol, encuen­tra una efi­caz ayu­da legi­ti­ma­do­ra en la invo­lu­ción auto­ri­ta­ria que reco­rre al impe­ria­lis­mo: los ata­ques a la liber­tad de inter­net se endu­re­ce­rán con­for­me se mul­ti­pli­quen las ten­sio­nes mun­dia­les. El capi­tal sabe que ese poten­cial crí­ti­co no radi­ca en los medios en sí, sino en las orga­ni­za­cio­nes, gru­pos, asam­bleas, sin­di­ca­tos, par­ti­dos… que les dan vida, sos­tie­nen e impul­san. La repre­sión polí­ti­co-cul­tu­ral ata­ca a la uni­dad prác­ti­ca for­ma­da por las mili­tan­cias y los medios: es esta dia­léc­ti­ca la que asus­ta al Esta­do y el capi­ta­lis­mo en su con­jun­to y por eso endu­re­ce su gue­rra social.

Las cin­co diná­mi­cas muy resu­mi­da­men­te ana­li­za­das sir­ven para expli­car por qué la repre­sión polí­ti­co-cul­tu­ral, en con­cre­to, y la gue­rra social, en gene­ral, inten­si­fi­ca­das en los últi­mos tiem­pos no res­pon­den solo a cau­sas endó­ge­nas al Esta­do espa­ñol, sino tam­bién a las pre­sio­nes mun­dia­les. Es impor­tan­te com­pren­der­lo así por­que si nos limi­tá­se­mos exclu­si­va­men­te al Esta­do cae­ría­mos muy fácil­men­te en la creen­cia de que podría aca­bar­se con la repre­sión median­te refor­mas par­la­men­ta­rias dejan­do intac­tas las con­tra­dic­cio­nes del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta. Esta creen­cia irra­cio­nal sur­gió en el socia­lis­mo utó­pi­co refor­mis­ta y reapa­re­ce una y otra vez con nue­vos ropa­jes, y no con­du­ce sino a fra­ca­sos reiterados.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 2 de mar­zo de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *