Dere­cho a la Salud: La vigen­cia del aná­li­sis crí­ti­co de Marx ante las desigualdades

La for­mi­da­ble pelí­cu­la de Raoul Peck, El joven Marx, reavi­va el inte­rés por el pen­sa­mien­to de Marx e invi­ta a su (re)lectura.

Des­de la cri­sis de 2008, con los peli­gros que hizo correr al pla­ne­ta, el capi­ta­lis­mo ya no es vis­to como el fin de la His­to­ria. Ese inte­rés por el mar­xis­mo se extien­de tam­bién a terre­nos como el de la medi­ci­na y de la salud inclu­so en quie­nes están lejos de los círcu­los mili­tan­tes. La revis­ta The Lan­cet, anti­gua y pres­ti­gio­sa revis­ta de medi­ci­na bri­tá­ni­ca, publi­có en un recien­te núme­ro, una con­tri­bu­ción de su direc­tor de redac­ción, Richard Hor­ton, bajo el títu­lo «Medi­ci­ne and Marx» (vol. 390, 4 de noviem­bre de 2017).

El autor seña­la que, pese al des­cré­di­to pro­vo­ca­do por la caí­da de la Unión Sovié­ti­ca, el pen­sa­mien­to de Marx es de una actua­li­dad irre­fu­ta­ble. El ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Marx, que será con­me­mo­ra­do el 5 de mayo de 2018, será un momen­to pro­pi­cio para eva­luar de nue­vo sus apor­ta­cio­nes. Las ideas mar­xis­tas vuel­ven a impreg­nar el deba­te polí­ti­co, en par­ti­cu­lar sobre los pro­ble­mas de salud, a los cua­les el capi­ta­lis­mo y los mer­ca­dos son inca­pa­ces de responder.

Las pri­va­ti­za­cio­nes, el poder de las eli­tes médi­cas, la creen­cia eufó­ri­ca en los pro­gre­sos téc­ni­cos, el capi­ta­lis­mo filan­tró­pi­co, las ten­den­cias neo-impe­ria­lis­tas de la polí­ti­ca sani­ta­ria mun­dial, las enfer­me­da­des inven­ta­das por labo­ra­to­rios o la exclu­sión y estig­ma­ti­za­ción de pobla­cio­nes ente­ras son algu­nos de los pro­ble­mas a los cua­les el mar­xis­mo pue­de apor­tar un aná­li­sis crítico.

El mar­xis­mo cons­ti­tu­ye tam­bién un lla­ma­do a luchar por valo­res como el de la igual­dad social, el fin de la explo­ta­ción y para luchar con­tra la salud con­si­de­ra­da como una mer­can­cía más. La agra­va­ción de las des­igual­da­des a esca­la pla­ne­ta­ria con­fie­re su ver­da­de­ra actua­li­dad al deba­te sobre los pun­tos men­cio­na­dos. Tal como lo demues­tra el epi­de­mió­lo­go inglés Richard Wil­kin­son, no es para nada nece­sa­rio ser mar­xis­ta para apre­ciar lo que la medi­ci­na pue­de aún apren­der de Marx.

Recuer­da tam­bién que las preo­cu­pa­cio­nes por la salud públi­ca son con­tem­po­rá­neas al naci­mien­to del mar­xis­mo con el libro de Engels, La situa­ción de la cla­se obre­ra en Ingla­te­rra, (1845). Marx hará a menu­do refe­ren­cia a este libro de su amigo.

En el libro I de El Capi­tal, en par­ti­cu­lar en el capí­tu­lo sobre la jor­na­da de tra­ba­jo, Marx denun­cia con vehe­men­cia las con­se­cuen­cias de las vio­len­cias de la explo­ta­ción sobre la salud de los obre­ros. El pro­ble­ma del tra­ba­jo infan­til es el ejem­plo más sig­ni­fi­ca­ti­vo de esas vio­len­cias. Hay en Marx un inte­rés real tan­to por los pro­ble­mas de salud como por la pro­tec­ción de la infan­cia. El filó­so­fo ale­mán cita nume­ro­sos tes­ti­mo­nios de médi­cos que denun­cian en sus infor­mes el esta­do sani­ta­rio de los obre­ros y la explo­ta­ción de los niños. Según el doc­tor inglés Arled­ge, por ejem­plo, los alfa­re­ros tie­nen «una altu­ra atro­fia­da, son ané­mi­cos, están suje­tos a dis­pep­sia, pro­ble­mas hepá­ti­cos, rena­les y a reu­ma­tis­mos». Habría inclu­so un asma y una tisis (tubercu­losis) pro­pia de los alfareros.

En las fábri­cas de ceri­llas quí­mi­cas tra­ba­jan a menu­do niños de 5 o 6 años, en una atmós­fe­ra satu­ra­da de fós­fo­ro. Es el infierno de Dan­te, dice Marx. El médi­co jefe del hos­pi­tal de Wor­ces­ter escri­be que «con­tra­ria­men­te a las afir­ma­cio­nes intere­sa­das de algu­nos patro­nes, yo decla­ro y cer­ti­fi­co que la salud de los niños sufre mucho de esas con­di­cio­nes». Eso no es obs­tácu­lo para que los que Marx lla­ma iró­ni­ca­men­te «los ami­gos del comer­cio» jus­ti­fi­quen el tra­ba­jo infan­til invo­can­do a menu­do la moral y la educación.

Marx sub­ra­ya lo siguien­te: «El capi­tal usur­pa el tiem­po exi­gi­do por el cre­ci­mien­to, el desa­rro­llo así como el nece­sa­rio para man­te­ner el cuer­po con bue­na salud… Roba el tiem­po que debe­ría ser uti­li­za­do para res­pi­rar el aire libre y gozar de la luz del sol».

«La antro­po­lo­gía capi­ta­lis­ta (agre­ga Marx), decre­ta que la infan­cia debe­ría durar has­ta los diez años, a lo sumo, once». Hoy, en el siglo XXI, «la antro­po­lo­gía capi­ta­lis­ta» decre­ta la edad a la que pode­mos jubilarnos.

A Marx le gus­ta­ba otor­gar al capi­tal la ima­gen de un vam­pi­ro. «El capi­tal es tra­ba­jo muer­to que, como un vam­pi­ro, sólo cobra vida chu­pan­do el tra­ba­jo vivo».

La salud es la san­gre de la fuer­za de tra­ba­jo con la que se ali­men­ta el capi­tal. Pero si la salud de los tra­ba­ja­do­res es la fuen­te de la rique­za, el capi­ta­lis­ta no nece­si­ta cui­dar­la, ocu­par­se de ella. Cuen­ta con «el ejér­ci­to indus­trial de reser­va» que apor­ta­rá siem­pre mano de obra gra­cias, ayer, a la sobre­po­bla­ción obre­ra, al des­em­pleo, hoy. El dere­cho a la salud ha sido siem­pre una con­quis­ta de la cla­se obre­ra con­tra el capital.

Es nece­sa­rio, hoy más que nun­ca, recor­dar que los sis­te­mas de Segu­ri­dad Social se finan­cian con esa par­te de los sala­rios arran­ca­da al capi­tal para garan­ti­zar la salud de los tra­ba­ja­do­res a lar­go pla­zo y no sola­men­te para una salud útil en lo inme­dia­to para la pro­duc­ción. No debe enton­ces sor­pren­der a nadie que esa par­te dife­ri­da del sala­rio que per­mi­te «res­pi­rar el aire libre y gozar de la luz del sol» sea rebau­ti­za­da «car­ga social» y acu­sa­da ver­gon­zo­sa­men­te de aumen­tar «el cos­to del tra­ba­jo», de pro­vo­car la his­te­ria de «los ami­gos del comer­cio». Para estos últi­mos, sus bene­fi­cios serán siem­pre mucho más valio­sos que la salud de los hom­bres y mujeres.

La rique­za pro­pia a la fuer­za de tra­ba­jo no se expli­ca a tra­vés de la fisio­lo­gía ni de algún mis­te­rio­so prin­ci­pio vital secre­ta­men­te guar­da­do por la medi­ci­na sino a tra­vés de las rela­cio­nes sociales.

La medi­ci­na, por su lado, per­mi­ti­rá tomar mucho más en cuen­ta al hom­bre social en lo que deter­mi­na la salud.

5 de enero de 2018

Stépha­ne Barbas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *