Ertzain­tza y tortura

El lehen­da­ka­ri Urku­llu ha mani­fes­ta­do estar orgu­llo­so de la Ertzain­tza por­que ni un solo ertzai­na ha sido nun­ca con­de­na­do por tor­tu­ras lo cual no es en abso­lu­to cier­to. Juan Loyo­la Esnao­la, ins­pec­tor-jefe de la Ertzain­tza en Deba, fue con­de­na­do por tor­tu­rar en 1988 a Jai­me Gon­zá­lez Pache­co. Una con­de­na rati­fi­ca­da por el Supre­mo en 1992 y a la que hizo men­ción el enton­ces Con­se­je­ro del inte­rior Juan Mari Atutxa en sede parlamentaria.

Urku­llu tam­bién ha mos­tra­do su orgu­llo por­que «lo defi­ni­to­rio y estruc­tu­ral en la Ertzain­tza ha sido la pre­ven­ción de la tor­tu­ra», pero bas­ta con hacer un repa­so cro­no­ló­gi­co de lo suce­di­do con la prin­ci­pal medi­da pre­ven­ti­va adop­ta­da por la Ertzain­tza, la gra­ba­ción de los dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos, para des­mon­tar por com­ple­to lo mani­fes­ta­do por Urkullu.

En su infor­me al Par­la­men­to Vas­co de 1999, el enton­ces Arar­te­ko Xabier Mar­kie­gi reco­men­dó que se gra­ba­ran y con­ser­va­ran las imá­ge­nes que cap­ta­ban las cáma­ras dis­pues­tas, por moti­vos de segu­ri­dad, en los pasi­llos de la zona de cala­bo­zos de las comi­sa­rías de la Ertzain­tza. Era una medi­da de lo más sen­ci­lla, y en su infor­me de 2000 la nue­va Arar­te­ko, Mertxe Agún­dez, seña­ló que el Depar­ta­men­to de Inte­rior había acep­ta­do dicha recomendación.

Sin embar­go, cuan­do empe­za­ron a gra­bar, hicie­ron una muy sig­ni­fi­ca­ti­va excep­ción. No gra­ba­ron las deten­cio­nes inco­mu­ni­ca­das, pese a ser pre­ci­sa­men­te estas las que ori­gi­na­ron la reco­men­da­ción del Arar­te­ko que siguió insis­tien­do año tras año en sus infor­mes para que se gra­ba­ra muy en espe­cial todo lo rela­cio­na­do con dichas detenciones.

El nue­vo Arar­te­ko, Iñi­go Lamar­ca, lo denun­ció bien cla­ro en su infor­me del 2004 en el que des­cri­bió una visi­ta rea­li­za­da el 16 de diciem­bre a las ins­ta­la­cio­nes de Arkau­te don­de se cus­to­dia­ba a los dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos. Allí les dije­ron que exis­tía «un con­trol visual de las imá­ge­nes, de carác­ter per­ma­nen­te, mien­tras dure la deten­ción», pero que, «aun­que el sis­te­ma infor­má­ti­co per­mi­ti­ría la gra­ba­ción de las imá­ge­nes, esta posi­bi­li­dad no ha sido acti­va­da». Es decir que, más de cua­tro años des­pués de que el Depar­ta­men­to de Inte­rior mos­tra­ra su acuer­do con lo reco­men­da­do por el Arar­te­ko, seguían sin hacer algo téc­ni­ca­men­te tan sen­ci­llo como gra­bar y con­ser­var las imá­ge­nes de unas cáma­ras ya instaladas.

Cuan­do por fin deci­die­ron hacer lo reco­men­da­do por el Arar­te­ko, en mar­zo del 2006, el enton­ces Con­se­je­ro de Inte­rior Javier Bal­za se expli­có así en el Par­la­men­to Vas­co: «Como en el 95% de los cala­bo­zos de la Ertzain­tza esta­ba ya ins­ta­la­do el sis­te­ma de gra­ba­ción, pues, en el momen­to en que asu­mi­mos el com­pro­mi­so polí­ti­co se dio la orden de que los dete­ni­dos inco­mu­ni­ca­dos fue­ran cus­to­dia­dos en cala­bo­zos pro­vis­tos de sis­te­ma de gra­ba­ción». Y tam­bién reco­no­ció que, has­ta enton­ces, en los casos de deten­cio­nes inco­mu­ni­ca­das, habían deci­di­do prio­ri­zar «la efi­ca­cia de las investigaciones».

Más cla­ro no podía haber habla­do. Si era tan sen­ci­llo gra­bar, ¿por qué no lo hicie­ron antes? ¿Por qué, en lugar de adop­tar cuan­to antes la sen­ci­lla reco­men­da­ción del Arar­te­ko, hicie­ron todo lo posi­ble, duran­te tan­tos años, por retar­dar y obs­ta­cu­li­zar su pues­ta en práctica?

Ade­más, la Ertzain­tza nun­ca ha adop­ta­do las garan­tías míni­mas que el Arar­te­ko ha deman­dan­do des­de 1999 para que dicha medi­da pre­ven­ti­va sea efi­caz. Unas garan­tías entre la que resal­ta «la con­ser­va­ción del mate­rial gra­ba­do duran­te el lími­te máxi­mo de pres­crip­ción de las posi­bles res­pon­sa­bi­li­da­des admi­nis­tra­ti­vas y pena­les que pudie­ran deri­var­se de las actua­cio­nes grabadas».

Al acce­der el Con­se­je­ro del Inte­rior Rodol­fo Ares a su car­go, fue inter­pe­la­do al res­pec­to y adu­jo que si no se habían adop­ta­do dichas garan­tías era por­que con ante­rio­ri­dad, sien­do con­se­je­ro Javier Bal­za, no se con­si­de­ró nece­sa­rio hacer­lo, y él era del mis­mo cri­te­rio. Y tras acce­der de nue­vo el PNV a la Con­se­je­ría de Inte­rior, se siguie­ron negan­do a adoptarlas.

Así lo ha com­pro­ba­do el Arar­te­ko en las visi­tas de ins­pec­ción que ha rea­li­za­do has­ta nues­tros días a depen­den­cias de la Ertzain­tza. Año tras año, el Arar­te­ko ha repe­ti­do en sus infor­mes la mis­ma denun­cia de que no se garan­ti­za la con­ser­va­ción del mate­rial gra­ba­do, «lo que se apar­ta de los cri­te­rios que pro­pug­na­mos y limi­ta el carác­ter garan­tis­ta de este mecanismo».

Y ello, pese a que en 2010 se pro­du­jo un caso en el que el Arar­te­ko dic­tó una dura reso­lu­ción denun­cian­do que, sin razón váli­da algu­na, la Ertzain­tza le había impe­di­do visio­nar las gra­ba­cio­nes que ase­gu­ra­ron haber hecho duran­te los días en que estu­vie­ron inco­mu­ni­ca­dos nue­ve jóve­nes dete­ni­dos en Onda­rroa y sus alre­de­do­res que denun­cia­ron haber sido tor­tu­ra­dos. Unas gra­ba­cio­nes que la Ertzain­tza tam­po­co entre­gó a una juez de Duran­go y a la Audien­cia Nacio­nal que las soli­ci­ta­ron, adu­cien­do que las imá­ge­nes se con­ser­va­ban solo duran­te tres meses.

Aho­ra bien, en su Infor­me 2006, el Arar­te­ko reco­gió una res­pues­ta del Depar­ta­men­to de Inte­rior según la cual, «cuan­do exis­te sos­pe­cha, que­ja o denun­cia», los ertzai­nas rea­li­zan una copia de las gra­ba­cio­nes, «que se con­ser­va mien­tras dura la inves­ti­ga­ción corres­pon­dien­te». En ese caso, había moti­vos más que sobra­dos para con­ser­var las imá­ge­nes todo el tiem­po nece­sa­rio, pero no lo hicieron.

Por eso, el Arar­te­ko sub­ra­yó en su infor­me de 2010 que lo suce­di­do «hace que cobre todo su sen­ti­do la reco­men­da­ción que veni­mos hacien­do año tras año» res­pec­to a la con­ser­va­ción del mate­rial gra­ba­do, pero el Depar­ta­men­to de Inte­rior ha segui­do negán­do­se a adop­tar esa garan­tía tan sen­ci­lla de implementar.

Como se ve, los infor­mes del Arar­te­ko no mues­tran en abso­lu­to que «lo defi­ni­to­rio y estruc­tu­ral en la Ertzain­tza ha sido la pre­ven­ción de la tor­tu­ra», como afir­ma Urku­llu. Lo que mues­tran es lo reti­cen­tes que han sido las auto­ri­da­des del PNV a adop­tar medi­das real­men­te efi­ca­ces para pre­ve­nir dicha lacra.

¿Aca­ba­rán por reco­no­cer­lo algún día?

Xabier Maka­za­ga

9 de febre­ro de 2018

>

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *