Entre­vis­ta a la CUP: «La úni­ca mane­ra de mate­ria­li­zar la Repú­bli­ca es median­te la des­obe­dien­cia masi­va»

Sir­vent es lo que en Lati­noa­mé­ri­ca defi­ni­mos como «un cua­dro polí­ti­co», for­ja­da en la lucha en Terras­sa, un pue­blo en el inte­rior de Cata­lun­ya, alli ejer­ció como con­ce­jal, has­ta que sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras la cata­pul­ta­ron al Par­la­ment. Ella seña­la que la lucha que se está empren­dien­do es com­ple­ja pero que hay una fir­me volun­tad del pue­blo en doblar­le el bra­zo al impe­rio espa­ñol, y para ello la CUP sigue con­vo­can­do a lo que ya dio resul­ta­do en el refe­rén­dum his­tó­ri­co del pasa­do 1 de octu­bre: la des­obe­dien­cia masi­va acom­pa­ña­da de un pro­gra­ma de gobierno para hacer posi­ble la Repú­bli­ca Cata­la­na.

Qué es y qué repre­sen­ta la CUP en el mar­co de la lucha de Cata­lun­ya por su inde­pen­den­cia?

La Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Popu­lar es un espa­cio polí­ti­co en el que bus­ca­mos una alter­na­ti­va al sis­te­ma capi­ta­lis­ta con la fina­li­dad de que sea­mos sobe­ra­nos a la hora de deci­dir res­pec­to a todo aque­llo que nos afec­ta. Cree­mos que en el mar­co auto­nó­mi­co actual, el de las ins­ti­tu­cio­nes tal cual las cono­ce­mos, el mar­gen de actua­ción polí­ti­ca es limi­ta­do y nos encon­tra­mos que cuan­do se quie­re avan­zar en dere­chos socia­les y polí­ti­cos, se nos coar­ta cual­quier posi­bi­li­dad para tener capa­ci­dad de deci­sión. Noso­tros defen­de­mos la inde­pen­den­cia, el dere­cho a la auto­de­ter­mi­na­ción para con­se­guir la Repú­bli­ca Cata­la­na, dado que en el actual esce­na­rio en que nos encon­tra­mos hay deter­mi­na­dos dere­chos que no están garan­ti­za­dos.

Por otra par­te, para la CUP los ejes bási­cos de nues­tro pro­yec­to polí­ti­co son la libe­ra­ción nacio­nal y social y de géne­ro.

¿Cuá­les son esos dere­chos?

En pri­mer lugar el de la auto­de­ter­mi­na­ción y lue­go siguen el dere­cho a la libre expre­sión, a mani­fes­tar­nos, a la vivien­da, a una salud públi­ca que fun­cio­ne real­men­te, al acce­so a sumi­nis­tros bási­cos. Enten­de­mos que para lle­gar a ese pun­to debe­mos rom­per con el mar­co actual y bus­car alter­na­ti­vas que vayan más allá de los lími­tes esta­tu­ta­rios y cons­ti­tu­cio­na­les. En las actua­les cir­cuns­tan­cias todo está pen­sa­do des­de el poder para favo­re­cer intere­ses corrup­tos, de mul­ti­na­cio­na­les, de enti­da­des ban­ca­rias, etc., y para noso­tros es impor­tan­te avan­zar con un pro­yec­to que pon­ga ade­lan­te a la comu­ni­dad por sobre los indi­ví­duos y que poda­mos ir ges­tan­do esa alter­na­ti­va que bus­ca­mos.

¿Qué orga­ni­za­cio­nes com­po­nen la CUP?

Lucha Inter­na­cio­na­lis­ta, Enda­vant, la Cri­da Cons­ti­tuent, Poble Liu­re y muchí­si­mas asam­bleas loca­les que se ven repre­sen­ta­das a tra­vés de asam­bleas terri­to­ria­les que aca­ban toman­do deci­sio­nes en el mar­co del Con­se­jo Polí­ti­co. Ade­más tene­mos un Secre­ta­ria­do Nacio­nal que ges­tio­na las deci­sio­nes que se toman en el Con­se­jo Polí­ti­co.

La CUP en esta últi­ma par­te del pro­ce­so cata­lán ha teni­do una actua­ción impor­tan­te y sin­gu­lar ya que han pro­vo­ca­do cier­ta radi­ca­li­za­ción de lo que se venía dan­do has­ta aho­ra, pro­vo­can­do que un sec­tor de la bur­gue­sía repre­sen­ta­da por Artur Mas die­ra un paso al cos­ta­do y en su lugar sur­gie­ra la figu­ra de Car­les Puig­de­mont. Cuan­do ocu­rrió esto se die­ron dis­cu­sio­nes en vues­tra orga­ni­za­ción sobre las tác­ti­cas a seguir y final­men­te se impu­so la actual que está ponien­do en jaque al gobierno espa­ñol. ¿Esta situa­ción les ha pro­du­ci­do des­gas­te interno o al con­tra­rio, han cre­ci­do como nuclea­mien­to polí­ti­co?

Noso­tros siem­pre toma­mos deci­sio­nes en base a deba­tes y refle­xio­nes polí­ti­cas bus­can­do resul­ta­dos posi­ti­vos para nues­tros ejes estra­té­gi­cos. En lo que hace al pro­ce­so actual, si bien hubo algu­nas diver­gen­cias, estas son muy sanas y como tal las afron­ta­mos. El 27 de sep­tiem­bre de 2015 cuan­do se rea­li­za­ron las elec­cio­nes, se plan­tea­ron casi como ples­bi­ci­ta­rias, «si o no» al pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta. Allí no se con­si­guió todo el sopor­te que creía­mos que era nece­sa­rio y enton­ces pone­mos sobre la mesa un ins­tru­men­to de radi­ca­li­dad demo­crá­ti­ca que es el refe­ren­dum para poder ejer­cer el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. El Esta­do espa­ñol negó esa pro­pues­ta y la pro­pia gen­te se lo tuvo que auto­tu­te­lar. Para lide­rar este pro­yec­to, nos pro­pu­si­mos que sea alguien que no tuvie­ra rela­ción con nin­gún caso de corrup­ción polí­ti­ca, que ade­más fue­ra alguien que en los gobier­nos ante­rio­res no hubie­ra pro­pi­cia­do recor­tes en mate­ria de dere­chos socia­les. Por últi­mo inten­ta­mos des­li­gar el pro­ce­so sobe­ra­nis­ta de un nom­bre y una per­so­na con­cre­ta, con la fina­li­dad que res­pon­da a la volun­tad popu­lar. En ese caso logra­mos des­pe­gar de la figu­ra de Artur Mas, cuyo par­ti­do esta­ba sien­do finan­cia­do de mane­ra ile­gal y con dine­ro «negro» y pro­pu­si­mos a Junts per Cata­lun­ya que reco­noz­can estos hechos, que repa­ren el daño cau­sa­do y que pon­ga­mos sobre la mesa garan­tías de no repe­ti­ción ya que enten­de­mos que la corrup­ción es algo endé­mi­co del pro­pio sis­te­ma.

Así se lle­gó al 1 de octu­bre pasa­do don­de el pue­blo en la calle rei­vin­di­có su dere­cho a votar por la inde­pen­den­cia, pro­ta­go­ni­zan­do una jor­na­da his­tó­ri­ca. ¿Según vues­tro pun­to de mira ese dia sig­ni­fi­ca un pun­to de infle­xión, tie­ne fuer­za fun­da­cio­nal?

Por supues­to, en este caso noso­tros inten­ta­mos ejer­cer un dere­cho tan fun­da­men­tal como es el de la auto­de­ter­mi­na­ción, y nos encon­tra­mos con una nega­ti­va sis­te­má­ti­ca por par­te del Esta­do espa­ñol. Ese día, fue la pro­pia gen­te que a tra­vés de la orga­ni­za­ción popu­lar con­si­guió hacer efec­ti­vo el ins­tru­men­to del refe­rén­dum. Este ejer­ci­cio de des­obe­dien­cia masi­va que se pro­du­jo el 1 de octu­bre es una herra­mien­ta polí­ti­ca muy nece­sa­ria para garan­ti­zar­nos como pue­blo estos dere­chos que se nos están negan­do. Por lo tan­to, enten­de­mos que esta vía uni­la­te­ral ejer­ci­da por las gran­des mayo­rías del pue­blo de Cata­lun­ya fue el que puso en jaque al Esta­do espa­ñol, al régi­men del 78 (la con­ti­nua­ción de la dic­ta­du­ra a tra­vés del pac­to de la Mon­cloa) y estos 40 años en los que nun­ca hemos teni­do la posi­bi­li­dad de deci­dir sobre cues­tio­nes esen­cia­les. Lamen­ta­ble­men­te, la coa­li­ción Junts pel Sí (for­ma­da por Esque­rra Repu­bli­ca­na de Cata­lun­ya y el Pde­Cat) no con­fia­ron en el poder de movi­li­za­ción popu­lar y se pro­du­je­ron algu­nos hechos des­mo­vi­li­za­do­res. Nos encon­tra­mos por ejem­plo, que el 10 de octu­bre, cuan­do se tenía que pro­cla­mar la inde­pen­den­cia, se dio un paso atrás, pero no solo eso, cuan­do el 3 de octu­bre se hizo una huel­ga gene­ral con­vo­ca­da por el sin­di­ca­lis­mo com­ba­ti­vo, deter­mi­na­das fuer­zas polí­ti­cas jun­to con el sin­di­ca­lis­mo ama­ri­llo des­vir­túa­ron esa medi­da de fuer­za y la con­vier­tie­ron en una «para­da del país». La dife­ren­cia es que una es con el con­sen­ti­mien­to de la patro­nal y la otra es una medi­da de lucha com­ba­ti­va que se hace sin pedir per­mi­so a nadie.

¿Por qué crees que ocu­rre esto en un momen­to tan deci­si­vo como el actual?

Por­que pare­ce que hay fac­to­res que inten­tan aca­llar este con­flic­to social o bajar la movi­li­za­ción al ver que se está per­dien­do el poder de con­trol des­de la poli­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal y que es el pue­blo el que está empu­jan­do a las ins­ti­tu­cio­nes a ren­dir­se a esta volun­tad popu­lar. Esos días se con­si­guió en las calles dar­le cre­di­bi­li­dad a la con­sig­na «el pue­blo man­da, el gobierno obe­de­ce».

¿El pue­blo está des­gas­ta­do en esta pelea por estas idas y vuel­tas de los diri­gen­tes, o hay deci­sión de seguir bata­llan­do?

Noso­tros esta­mos ponien­do de mani­fies­to que hay que ser muy fir­mes y tener en cla­ro que la polí­ti­ca no solo se hace des­de las ins­ti­tu­cio­nes, y esa no es la línea que algu­nos diri­gen­tes están siguien­do. Al final se pue­de pro­du­cir can­san­cio de pro­po­ner y que no te res­pon­dan, pero eso es tam­bién intere­san­te por­que de esta mane­ra se des­di­bu­ja el mito de la demo­cra­cia dele­ga­ti­va. Lo que uno quie­ra lograr se lo tie­ne que tra­ba­jar des­de dife­ren­tes ámbi­tos polí­ti­cos y nun­ca aban­do­nar la calle. Pue­de haber cier­to des­gas­te pero a la vez tene­mos que enten­der que somos noso­tros mis­mos los que vamos a con­se­guir los dere­chos que nos nie­gan.

¿Cómo ven la figu­ra de Car­les Puig­de­mont y el futu­ro pró­xi­mo en el que debe inves­tir­se al pre­si­den­te de Gobierno, sobre todo tenien­do en cuen­ta las ame­na­zas ver­ti­das por el gobierno espa­ñol?

Para noso­tros hay que seguir avan­zan­do en cons­truir la Repú­bli­ca, ampliar los dere­chos socia­les e impul­sar el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que nos tie­ne que lle­var a ela­bo­rar la Cons­ti­tu­ción del nue­vo país. Tie­ne que ser un pro­ce­so vin­cu­lan­te. Debe­mos tra­zar entre todos y todas qué mar­co de rela­cio­nes polí­ti­cas y socia­les que­re­mos cons­truir. ¿Qué ha suce­di­do? La hoja de ruta que lle­va­ba la coa­li­ción Junts pel Sí, plan­tea­ba que en 18 meses se con­se­gui­ría la inde­pen­den­cia «de la ley a la ley», espe­ran­do que el Esta­do espa­ñol estu­vie­ra dis­pues­to a dia­lo­gar y ade­más se tenía gran con­fian­za en la Unión Euro­pea en su actua­ción como árbi­tro, pero todo esto que­dó en nada. Por eso deci­mos que hemos lle­ga­do a un pun­to de infle­xión y que la úni­ca mane­ra sin­ce­ra de mate­ria­li­zar la Repú­bli­ca es median­te la des­obe­dien­cia al mar­co cons­ti­tu­cio­nal y esta­tu­ta­rio actual.

Pero el gobierno espa­ñol res­pon­de en todo momen­to con repre­sión y leyes coer­ci­ti­vas…

Así es, el gobierno espa­ñol apli­ca el articu­lo 155 y sus­pen­de el míni­mo auto­go­bierno que poseía Cata­lun­ya, y lo hace en el mis­mo momen­to en que se esta­ba avan­zan­do en demo­cra­cia. Ade­más man­dó a pri­sión a los miem­bros de la mesa del Par­la­ment y a varios diri­gen­tes. Ade­más, nos encon­tra­mos con par­te del Gobierno en el exi­lio y tam­bién se pri­va de la liber­tad a dos miem­bros de ins­ti­tu­cio­nes socia­les cata­la­nas de mucho peso, como son la Asam­blea Nacio­nal Cata­la­na y Omni­um Cul­tu­ral. Coin­ci­den­te­men­te con esos hechos repre­si­vos, Rajoy con­vo­ca a elec­cio­nes en base a las pre­rro­ga­ti­vas que le ofre­ce el artícu­lo 155 que le otor­ga al gobierno espa­ñol la capa­ci­dad de deci­dir en todos los ámbi­tos de Cata­lun­ya. En ese momen­to hubo quie­nes plan­tea­ban la res­ti­tu­ción de las ins­ti­tu­cio­nes y al mar­co auto­nó­mi­co. Noso­tros, por el con­tra­rio, diji­mos que no había­mos veni­do al Par­la­ment a pasar de una auto­no­mía sus­pen­di­da a una auto­no­mía subor­di­na­da. Pare­ce ser que las otras dos fuer­zas polí­ti­cas están inten­tan­do ata­car al artícu­lo 155 para vol­ver a lo ante­rior, en vez de apli­car polí­ti­cas que vayan más allá del mar­co esta­tu­ta­rio. Como CUP hace­mos una pro­pues­ta polí­ti­ca de gobierno, en base a lo que lla­ma­mos «Decre­tos de la dig­ni­dad» y lan­za­mos unas medi­das muy con­cre­tas que son las nece­sa­rias para recu­pe­rar esta capa­ci­dad de deci­sión.

¿Cuá­les son esas medi­das?

En pri­mer lugar cree­mos que es muy impor­tan­te recu­pe­rar para el sec­tor públi­co deter­mi­na­dos sec­to­res estra­té­gi­cos, como infra­es­truc­tu­ra, la ener­gía, el agua, el gas, la red de comu­ni­ca­cio­nes, un mode­lo de sani­dad 100% públi­co en el que no pue­dan entrar los intere­ses pri­va­dos, que la edu­ca­ción sea en base a una red úni­ca y que no exis­ta el sos­te­ni­mien­to de la escue­la pri­va­da en base a fon­dos públi­cos. Tam­bién esta­mos hablan­do que des­pués de las bar­ba­ri­da­des come­ti­das como la com­pra de enti­da­des ban­ca­rias por 12 mil millo­nes de euros (como Cata­lun­ya Cai­xa) y la ven­dió a 1.200 millo­nes de euros, es fun­da­men­tal expro­piar todos aque­llos pisos que están vacíos y en manos de enti­da­des ban­ca­rias y garan­ti­zar un dere­cho tan bási­co como es el de la vivien­da. Tam­bién tene­mos enci­ma de la mesa tres pla­nes de cho­que, uno, res­pec­to a la pobre­za y sus efec­tos, y como rever­tir esa situa­ción. Habla­mos de un sala­rio míni­mo inter­pro­fe­sio­nal, una ren­ta garan­ti­da y otras medi­das simi­la­res. Por otra par­te, un plan res­pec­to a la vio­len­cia de géne­ro, y pro­po­ne­mos la crea­ción de un obser­va­to­rio que otor­gue ayu­das a las muje­res que están sufrien­do estos abu­sos. Y por últi­mo pro­pug­na­mos un plan de medi­das con­tra la corrup­ción. En base a estas medi­das, avan­zar y enfren­tar el sta­tus quo actual con más des­obe­dien­cia masi­va si inten­tan inter­po­ner­se a lo que el pue­blo desea. De allí que empla­za­mos a las otras fuer­zas que dicen que­rer la Repú­bli­ca, que deba­ta­mos si tie­nen otra alter­na­ti­va a la que noso­tros esta­mos pre­sen­tan­do.

¿Real­men­te, ven ese mar­co posi­ble?

No, no lo vemos. No hay posi­bi­li­dad de diá­lo­go con el gobierno espa­ñol, tam­po­co es real hablar de inde­pen­den­cia «de la ley a la ley». El úni­co mar­co posi­ble es que todos los acto­res socia­les nos pon­ga­mos de acuer­do en ir más allá de estos lími­tes cons­ti­tu­cio­na­les y para ello debe­mos cons­truir una Repú­bli­ca. Esta ins­tan­cia no va ser edi­fi­ca­da sola­men­te des­de el Par­la­ment o la Gene­ra­li­tat. Por eso que­re­mos que nos expli­quen nues­tros alia­dos cómo pien­san enca­rar esta legis­la­tu­ra, si va a ser sola­men­te vol­ver al mar­co en que está­ba­mos antes o si entre todos y todas vamos a impul­sar polí­ti­cas socia­les valien­tes. Actual­men­te el deba­te polí­ti­co debe­ría ser de fon­do, pero está cen­tra­do más en el hecho de si el pre­si­den­te pue­de venir o no, o si pue­den o no votar quie­nes están en pri­sión, que en impul­sar una acción polí­ti­ca con­cre­ta. Por­que ya sabe­mos que la espi­ral repre­si­va con­di­cio­na a esta últi­ma, y lo que esta­mos inten­tan­do es que no que­de pos­ter­ga­da por este pro­ce­der del esta­do.

¿Qué ocu­rre con la otra mitad de Cata­lun­ya que vota al unio­nis­mo espa­ñol?

Para noso­tros no se tra­ta de una u otra mitad, todas las medi­das que esta­mos impul­san­do están pen­sa­das para la mayo­ría popu­lar tra­ba­ja­do­ra. Actual­men­te, el sis­te­ma capi­ta­lis­ta va enca­mi­na­do a pro­te­ger los intere­ses de una eli­te muy peque­ña que se está enri­que­cien­do a cos­ta de la mise­ria de todos noso­tros. Es impor­tan­te expli­car muy bien que este pro­yec­to de cons­truc­ción de la Repú­bli­ca Cata­la­na va aso­cia­do a la eman­ci­pa­ción social y que­re­mos garan­ti­zar dere­chos fun­da­men­ta­les para todo el pue­blo. Sin embar­go, hay deter­mi­na­dos par­ti­dos polí­ti­cos de dere­cha, como el PP y Ciu­da­da­nos, que se han empe­ña­do en ven­der un rela­to mediá­ti­co para fomen­tar esta frac­tu­ra social y para poner en evi­den­cia que el pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta olvi­da a la mitad de la pobla­ción. Es total­men­te al revés, ya que la frac­tu­ra social es la refor­ma labo­ral que impul­sa­ron ellos en su momen­to y que per­mi­te al empre­sa­rio, de for­ma uni­la­te­ral, cam­biar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de sus asa­la­ria­dos. Esta­mos hablan­do de par­ti­dos que no se han pose­sio­na­do con­tra los abu­sos ban­ca­rios, o los des­hau­cios. Nos refe­ri­mos tam­bién a casos de corrup­ción y de clien­te­lis­mo a la hora de exter­na­li­zar deter­mi­na­dos ser­vi­cios públi­cos. Si esta socie­dad está frac­tu­ra­da es por­que está par­ti­da por una situa­ción de pobre­za extre­ma que el capi­ta­lis­mo y sus segui­do­res en el gobierno espa­ñol vie­nen fomen­tan­do des­de hace déca­das. Para enfren­tar ese mode­lo es que el pue­blo gri­ta en las calles: «Somos Repú­bli­ca» y noso­tros nos esfor­za­re­mos que el camino avan­za­do no se frus­tre.

Entre­vis­ta rea­li­za­da por Car­los Azná­rez.

24 de enero de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *