Che Gue­va­ra en el Congo

[column size=1/2]

[/column][column size=1/2]

[/column][clear h=50]

Intro­duc­ción

La recien­te muer­te de Fidel Cas­tro el 25 de noviem­bre de 2016 me lle­vó a revi­sar la extra­or­di­na­ria his­to­ria de la Revo­lu­ción cuba­na y en par­ti­cu­lar el papel del gobierno cubano bajo Cas­tro apo­yan­do lo que con­si­de­ra­ban movi­mien­tos pro­gre­sis­tas y gobier­nos radi­ca­les de todo el mun­do, inclui­da Áfri­ca, a lo lar­go de tres déca­das, des­de la de 1960 a la de 1980. Cuba pro­por­cio­nó reco­no­ci­mien­to diplo­má­ti­co, apo­yo polí­ti­co y asis­ten­cia mili­tar a luchas de libe­ra­ción nacio­nal y a Esta­dos inde­pen­dien­tes en Arge­lia, Sáha­ra Occi­den­tal, Eri­trea y Etio­pía, Zan­zi­bar y a las colo­nias por­tu­gue­sas de Gui­nea-Bis­sau, Ango­la y Mozam­bi­que. Las vic­to­rias mili­ta­res de los sol­da­dos cuba­nos en Ango­la en 1975 – 1976 y de nue­vo en 1987 – 1988 con­tra el ejér­ci­to suda­fri­cano fue­ron, en mi opi­nión, una par­te fun­da­men­tal de la final­men­te vic­to­rio­sa lucha con­tra el domi­nio blan­co en Nami­bia y en la pro­pia Sudáfrica.

Cuba con­tri­bu­yó a la lucha de libe­ra­ción de Arge­lia por pri­me­ra vez en 1961 envian­do una gran can­ti­dad de armas esta­dou­ni­den­ses cap­tu­ra­das duran­te la fra­ca­sa­da inva­sión de la Bahía de Cochi­nos y una vez que Arge­lia obtu­vo la inde­pen­den­cia en julio de 1962 los arge­li­nos corres­pon­die­ron ayu­dan­do a adies­trar a un gru­po de gue­rri­lle­ros argen­ti­nos e inclu­so envia­ron a dos agen­tes con las gue­rri­llas des­de Argel a Boli­via en junio de 1963. Pero el inten­to más tem­prano de pro­por­cio­nar apo­yo sis­te­má­ti­co a un movi­mien­to poten­cial­men­te revo­lu­cio­na­rio en Áfri­ca con­sis­tió en el envío de un gru­po de éli­te de gue­rri­lle­ros cuba­nos (todos ellos volun­ta­rios y en su mayo­ría negros) al este del Con­go en 1965. Uno de los pocos gue­rri­lle­ros cuba­nos blan­cos era Ernes­to «Che» Guevara.

Ante­ce­den­tes del Congo

Tras la inde­pen­den­cia del Con­go res­pec­to a Bél­gi­ca en 1960 fue ele­gi­do un pri­mer minis­tro de izquier­da, Patri­ce Lumum­ba, tras lo cual se pro­du­jo en rápi­da suce­sión un motín del ejér­ci­to, la sece­sión de la pro­vin­cia rica en mine­ral de Katan­ga bajo Moi­se Tshom­be, la vuel­ta de los sol­da­dos bel­gas y la lle­ga­da de las fuer­zas de paz de la ONU a peti­ción de Lumum­ba para pro­te­ger la inte­gri­dad terri­to­rial del país y su nue­vo régi­men. Cuan­do Lumum­ba tam­bién soli­ci­tó a los sovié­ti­cos ayu­da mili­tar fue derro­ca­do por el pre­si­den­te Kasa­vu­bu, cuya deci­sión apo­yó el coman­dan­te en jefe Joseph Mobu­tu. El sub­si­guien­te ase­si­na­to de Lumum­ba y la muer­te en un acci­den­te de avia­ción del Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, Dag Ham­marsk­jold, sumió al Con­go en una situa­ción caótica.

A prin­ci­pios de 1964 el país que­dó en manos de un pri­mer minis­tro débil e impo­pu­lar, Cyri­lle Adou­la, que había cerra­do el par­la­men­to con­go­le­ño; la ONU pla­nea­ba su reti­ra­da y habían esta­lla­do cua­tro rebe­lio­nes dife­ren­tes, la mayo­ría de las cua­les ope­ra­ba bajo el para­guas de un gru­po de opo­si­ción de izquier­da lla­ma­do Con­se­jo de Libe­ra­ción Nacio­nal, que había sus­ti­tui­do de hecho al par­la­men­to. Uno de los movi­mien­tos rebel­des, que ope­ra­ba en el nores­te del país, esta­ba diri­gi­do por un polí­ti­co local, Gas­ton Sou­ma­liot, cuyo lugar­te­nien­te, Lau­rent Kabi­la, diri­gía un movi­mien­to afín más al sur. Duran­te unas pocas sema­nas a media­dos de 1964 estas fuer­zas rebel­des con­tro­la­ron gran par­te de la región orien­tal del Con­go. Mien­tras tan­to, un excom­pa­ñe­ro de Lumum­ba, Chris­tophe Gben­ye, al que apo­ya­ban Chi­na y la Unión Sovié­ti­ca, con­tro­la­ba la mayor par­te del res­to del país.

En mar­zo de 1964 el pre­si­den­te [esta­dou­ni­den­se] Lyn­don John­son envió a Ave­rell Harri­man a Leo­pold­vi­lle (Kinsha­sa) para valo­rar la situa­ción. Jun­to con Cyrus Van­ce, vice­se­cre­ta­rio de defen­sa esta­dou­ni­den­se, Harri­man pla­neó esta­ble­cer un puen­te aéreo al Con­go y en mayo empe­za­ron a lle­gar avio­nes y heli­cóp­te­ros. En julio Moi­se Tshom­be se hizo con el poder en sus­ti­tu­ción del incom­pe­ten­te Adou­la y pidió ayu­da a Esta­dos Uni­dos, Bél­gi­ca y Sudá­fri­ca para apo­yar su régi­men. Se escu­chó su peti­ción y el ejér­ci­to del Con­go se vio refor­za­do con ofi­cia­les bel­gas y mer­ce­na­rios blan­cos de Rho­de­sia y Sudá­fri­ca. Su prin­ci­pal tarea inme­dia­ta fue aplas­tar la rebe­lión de Gben­ye, que había esta­ble­ci­do su cuar­tel gene­ral y su gobierno en Stan­ley­vi­lle (Kisan­ga­ni). En noviem­bre varios para­cai­dis­tas bel­gas vola­ron des­de la base bri­tá­ni­ca del Atlán­ti­co sur en la isla Ascen­sión con per­mi­so del recién ele­gi­do gobierno labo­ris­ta de Harold Wil­son y sal­ta­ron sobre Stan­ley­vi­lle al mis­mo tiem­po que lle­ga­ban los mercenarios.

Gue­va­ra mira a África

En res­pues­ta a estos movi­mien­tos un gru­po de Esta­dos afri­ca­nos radi­ca­les «de pri­me­ra línea» enca­be­za­dos por Arge­lia y Egip­to anun­ció que iban a sumi­nis­trar armas y sol­da­dos a los rebel­des con­go­le­ños, y pidió ayu­da a otros Esta­dos. El gobierno cubano anun­ció que esta­ba dis­pues­to a res­pon­der a la peti­ción. En diciem­bre Gue­va­ra, que ya era uno de los diri­gen­tes cuba­nos más inter­na­cio­na­lis­tas, hizo un dis­cur­so vehe­men­te en su con­di­ción de dele­ga­do cubano ante la Asam­blea Gene­ral de la ONU en el que habló del «trá­gi­co caso del Con­go» y denun­ció «la inacep­ta­ble inter­ven­ción» de las poten­cias occi­den­ta­les, refi­rién­do­se a los «para­cai­dis­tas bel­gas, trans­por­ta­dos por avio­nes nor­te­ame­ri­ca­nos que par­tie­ron de bases inglesas».

Tras salir de Nue­va York Gue­va­ra empren­dió una gira por dife­ren­tes Esta­dos afri­ca­nos: pri­me­ro visi­tó Arge­lia y a con­ti­nua­ción Mali, Con­go-Braz­za­vi­lle, Sene­gal, Gha­na, Daho­mey, Egip­to y Tan­za­nia. En Dar es Salaam se reu­nió con Lau­rent Kabi­la, que bus­ca­ba ayu­da para man­te­ner lo que que­da­ba de la zona libe­ra­da en el este y sudes­te del Con­go; en El Cai­ro se reu­nió con Gas­ton Sou­ma­liot, que pedía hom­bres y dine­ro para el fren­te de Stan­ley­vi­lle en el Con­go, y en Braz­za­vi­lle se reu­nió con Agos­tinho Neto, que pidió a los cuba­nos que apo­ya­ran al ejér­ci­to de libe­ra­ción de Ango­la, el MPLA. Gue­va­ra esta­ba entu­sias­ma­do por lo que estos hom­bres le con­ta­ron acer­ca del poten­cial de una lucha de libe­ra­ción efec­ti­va en estos tres casos y por el papel de Cuba a la hora de pro­por­cio­nar apoyo.

En febre­ro de 1965 Gue­va­ra voló a Bei­jing para ver qué ayu­da podía pro­por­cio­nar la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na a las rebe­lio­nes en el Con­go. Allí se reu­nió, entre otras per­so­nas, con Chou en Lai (que entre diciem­bre de 1963 y febre­ro de 1964 había visi­ta­do algu­nos paí­ses afri­ca­nos con el fin de valo­rar cómo podría inter­ve­nir mejor Chi­na). Inme­dia­ta­men­te des­pués de su reu­nión con el Che en Bei­jing Chou iba a visi­tar por segun­da vez Argel y El Cai­ro en mar­zo de 1965, posi­ble­men­te para reu­nir­se con los diri­gen­tes rebel­des con­go­le­ños acer­ca de los cua­les le había infor­ma­do el Che. Des­pués, en junio, voló a Tan­za­nia don­de segu­ra­men­te se reu­nió con Kabi­la y Soumaliot.

Mien­tras tan­to, el pro­pio Gue­va­ra vol­vió a El Cai­ro, don­de habló con el coro­nel Nas­ser acer­ca de su plan de lide­rar él mis­mo un gru­po de gue­rri­lle­ros. Según un infor­me de la reu­nión ela­bo­ra­do por el yerno de Nas­ser, el edi­tor y perio­dis­ta Moham­med Hei­kal, Nas­ser no se mos­tró dema­sia­do entu­sias­ma­do, advir­tió a Gue­va­ra acer­ca de los peli­gros del roman­ti­cis­mo y le advir­tió que «no se con­vir­tie­ra en otro Tar­zán». «No se pue­de hacer», afir­mó. Es evi­den­te que esta escép­ti­ca res­pues­ta no impre­sio­nó a Gue­va­ra. Sos­pe­cho que ya era un hom­bre con una misión, que era lle­var su pro­pia expe­rien­cia per­so­nal de con­tri­buir a cons­truir un movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio (que, en su opi­nión, tan­to éxi­to había teni­do en Cuba y había sido la obra de unos pocos gue­rri­lle­ros com­pro­me­ti­dos) para influir en otras situa­cio­nes en el mundo.

Gue­va­ra vol­vió a Cuba y fue reci­bi­do por Fidel Cas­tro en el aero­puer­to. Esta sería la últi­ma vez que se iban a ver en públi­co antes de la muer­te de Gue­va­ra dos años des­pués, en octu­bre de 1967, en Valle­gran­de, Boli­via. Antes de aban­do­nar Cuba escri­bió una car­ta de des­pe­di­da a Fidel, que sería leí­da en públi­co en La Haba­na seis meses des­pués, en octu­bre de 1965. En efec­to, en la car­ta Gue­va­ra decla­ra­ba que ya no se sen­tía obli­ga­do con la Revo­lu­ción cuba­na sino con el pro­yec­to de exten­der la influen­cia y el impac­to de esta a todas par­tes: «Otras tie­rras del mun­do recla­man el con­cur­so de mis modes­tos esfuer­zos. […] he esta­do iden­ti­fi­ca­do siem­pre con la polí­ti­ca exte­rior de nues­tra Revo­lu­ción y lo sigo estan­do». Eran las pala­bras de un hom­bre que con­si­de­ra­ba que su des­tino era en ese momen­to «expor­tar» la revo­lu­ción diri­gien­do un movi­mien­to de gue­rri­lla en Áfri­ca. Si él, que era una per­so­na aje­na, un argen­tino, había sido capaz de inte­grar­se con los revo­lu­cio­na­rios cuba­nos , ¿por qué no con los revo­lu­cio­na­rios afri­ca­nos, ya fue­ra en Ango­la o en el Congo?

Tres sema­nas des­pués salió en secre­to de La Haba­na con un peque­ño gru­po de sol­da­dos cuba­nos. Pri­me­ro fue a El Cai­ro y des­pués a Dar es Salaam, en Tan­za­nia. En aquel momen­to Tan­za­nia un impor­tan­te Esta­do radi­cal bajo la pre­si­den­cia de Julius Nye­re­re, que aca­ba­ba de crear una unión con la revo­lu­cio­na­ria Zan­zi­bar. Mien­tras una «colum­na» for­ma­da por 120 cuba­nos iba a ir poco a poco por bar­co a Tan­za­nia y a tra­vés del lago Tan­ga­ni­ca has­ta el nor­te de Katan­ga, una segun­da «colum­na» for­ma­da por 200 hom­bres (el «bata­llón Patri­ce Lumum­ba») iba a volar a una base situa­da al otro extre­mo del país, cer­ca de Braz­za­vi­lle, al otro lado del río Con­go, des­de Leo­pold­vi­lle (Kinsha­sa), la capi­tal del Con­go. La «colum­na» orien­tal iba a ser diri­gi­da ofi­cial­men­te por el capi­tán Vic­tor Dre­ke, un cubano de ascen­den­cia afri­ca­na acer­ca del cual el Che escri­bió des­pués a Fidel: «Fue […] uno de los pila­res en los que me apo­yé. La úni­ca razón por la que no reco­mien­do que sea ascen­di­do es por­que ya osten­ta el ran­go más alto». Gue­va­ra for­ma­ba par­te de esa «colum­na». La «colum­na» occi­den­tal iba a ser diri­gi­da por Jor­ge Ris­quet Val­dés San­ta­na, miem­bro del Comi­té Cen­tral del Par­ti­do Comu­nis­ta Cubano.

El nue­vo emba­ja­dor cubano, Pablo Rival­ta, reci­bió al gru­po de Gue­va­ra en el aero­puer­to a las afue­ras de Dar es Salaam. Hacía solo unos meses que se había esta­ble­ci­do la emba­ja­da. Gue­va­ra temía que la CIA tuvie­ra noti­cias de su lle­ga­da, aun­que los esta­dou­ni­den­ses aca­ba­ban de reti­rar a su emba­ja­dor de Dar es Salaam y esta­ban ocu­pa­dos en otros luga­res. Pero los con­go­le­ños que había en Dar es Salaam tam­bién le pres­ta­ron poca aten­ción. Los líde­res rebel­des, inclui­dos Kabi­la y Sou­ma­liot, se encon­tra­ban en El Cai­ro, supues­ta­men­te tra­tan­do de redu­cir las divi­sio­nes polí­ti­cas den­tro de su movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio y solo esta­ba dis­po­ni­ble un per­so­nal rela­ti­va­men­te joven. Pare­ce ser que la pla­ni­fi­ca­ción de la inter­ven­ción cuba­na en la lucha arma­da afri­ca­na fue algo defi­cien­te des­de el prin­ci­pio y la coor­di­na­ción con los líde­res afri­ca­nos un tan­to limitada.

No obs­tan­te, el 22 de abril de 1965 Gue­va­ra y su peque­ño gru­po de cuba­nos via­ja­ron a la ciu­dad ribe­re­ña de Kigo­ma, don­de esta­ble­cie­ron una base de sumi­nis­tro. Cer­ca de Kigo­ma está el pue­blo de Uji­ji, don­de un siglo antes, en 1871, se habían reu­ni­do el dr. David Livings­to­ne y Henry Stan­ley. Se des­co­no­ce si Gue­va­ra era cons­cien­te de este cono­ci­do epi­so­dio de la his­to­ria del impe­ria­lis­mo en Áfri­ca o de la pro­xi­mi­dad de Uji­ji a su base anti­im­pe­ria­lis­ta en Kigo­ma, pero tuvo el acier­to de dar a cada uno de los líde­res cuba­nos un núme­ro en len­gua sua­ji­li: Dre­ke era Moja (uno), Tama­yo, un cola­bo­ra­dor cer­cano de Gue­va­ra duran­te varios años y una de las figu­ras más sig­ni­fi­ca­ti­vas de las acti­vi­da­des mili­ta­res inter­na­cio­na­lis­tas de Cuba, era Mbi­li (dos) y el pro­pio Gue­va­ra, de for­ma con­fu­sa y enga­ño­sa, era Tatu (tres).

Los cuba­nos cru­za­ron el lago y fue­ron reci­bi­dos en el pobla­do de Kibam­ba por un gru­po bien arma­do del Ejér­ci­to de Libe­ra­ción Popu­lar ata­via­do con tra­jes de fae­na color caqui sumi­nis­tra­dos por los chi­nos. Se comu­ni­ca­ron en fran­cés con los cuba­nos, que esta­ble­cie­ron su cam­pa­men­to a las afue­ras del pobla­do. Aque­llo fue el ini­cio de lo que iba a ser una cam­pa­ña de sie­te meses en lo que el líder mer­ce­na­rio, el coro­nel Mike Hoa­re1, deno­mi­nó «el bol­si­llo de resis­ten­cia de Fizi Bara­ka» al régi­men de Tshom­be, de una exten­sión el doble de gran­de que Gales. En los meses siguien­tes, entre abril y octu­bre de 1965, fue­ron lle­gan­do poco a poco más cuba­nos des­de el otro lado del lago Tan­ga­ni­ca para unir­se a sus com­pa­trio­tas. Los cuba­nos y con­go­le­ños ela­bo­ra­ron jun­tos un plan para explo­rar el terreno que «ocu­pa­ban» y los cuba­nos empe­za­ron a valo­rar los pun­tos fuer­tes y débi­les de sus alia­dos y de sus enemigos.

Res­pec­to a estos últi­mos, en sus explo­ra­cio­nes cons­ta­ta­ron que las bases de van­guar­dia de sus enemi­gos esta­ban bien defen­di­das, con el apo­yo de avio­nes peque­ños y de mer­ce­na­rios blan­cos; por lo que se refie­re a los cuba­nos, con­si­de­ra­ban que la moral y com­pe­ten­cia de los rebel­des con­go­le­ños eran bajas, y que sus líde­res, inclui­do Kabi­la, eran con­si­de­ra­dos extra­ños o inclu­so más peyo­ra­ti­va­men­te, «turis­tas». Los coman­dan­tes del cam­pa­men­to «pasa­ban los días bebien­do y hacien­do comi­das enor­mes sin ocul­tar sus pla­nes a la gen­te que había alre­de­dor. Gas­ta­ban gaso­li­na en expe­di­cio­nes sin sen­ti­do». El 7 de junio el líder rebel­de más anti­guo pre­sen­te en el cam­pa­men­to (Kabi­la con­ti­nua­ba en Dar es Salaam) se aho­gó en el lago Tan­ga­ni­ca en un acci­den­te inexplicable.

Poco tiem­po des­pués lle­ga­ron órde­nes de Kabi­la de que los cuba­nos tenían que orga­ni­zar un ata­que a una guar­ni­ción en Ben­de­ra, en la carre­te­ra inte­rior que pro­te­gía una cen­tral hidro­eléc­tri­ca. A Gue­va­ra no le gus­ta­ba el plan, pese a lo cual se deci­dió seguir ade­lan­te. El 20 de junio de 1965 salió una fuer­za com­bi­na­da de cuba­nos, con­go­le­ños y tutsis (algu­nos de los cua­les eran ori­gi­na­rios de Ruan­da) con la idea de ata­car la cen­tral y las barra­cas. A los cuba­nos les pare­ció que la ope­ra­ción fue un desas­tre: muchos de los tutsis huye­ron, los con­go­le­ños se nega­ron a par­ti­ci­par y falle­cie­ron cua­tro cuba­nos, lo que reve­ló al enemi­go que Cuba esta­ba invo­lu­cra­da en la rebe­lión. Por otra par­te, al pare­cer el coro­nel Mike Hoa­re esta­ba impre­sio­na­do y seña­ló en sus memo­rias que «los obser­va­do­res habían nota­do un cam­bio sutil en el tipo de resis­ten­cia que ofre­cían los rebel­des al gobierno de Leo­pold­vi­lle […]. Ese cam­bio coin­ci­día con la lle­ga­da a la zona de un con­tin­gen­te de ase­so­res cuba­nos espe­cial­men­te adies­tra­dos en el arte de la gue­rra de guerrilla».

Los cuba­nos, sin embar­go, esta­ban muy depri­mi­dos y des­ilu­sio­na­dos. Todos los cuba­nos habían enfer­ma­do en un momen­to u otro des­de que habían lle­ga­do. El pro­pio Gue­va­ra había teni­do ata­ques de asma y mala­ria. A pesar de que hubo peque­ños éxi­tos mili­ta­res, como la embos­ca­da a un gru­po de mer­ce­na­rios en agos­to, los pro­gre­sos pare­cían insig­ni­fi­can­tes y el cli­ma polí­ti­co se esta­ba dete­rio­ran­do a todas luces. Las dife­ren­cias entre las dis­tin­tas fac­cio­nes rebel­des y sus líde­res pere­cían haber lle­ga­do a su cul­men y un gol­pe de Esta­do en Arge­lia que había sus­ti­tui­do a Ben Bella –uno de los prin­ci­pa­les apo­yos de Gue­va­ra– por el coman­dan­te del ejér­ci­to Houa­ri Bou­me­dien­ne lle­vó a que los Esta­dos radi­ca­les redu­je­ran su com­pro­mi­so con la rebe­lión con­go­le­ña. Pero Gue­va­ra se reser­vó para sí mis­mo sus preo­cu­pa­cio­nes y cuan­do a prin­ci­pios de sep­tiem­bre de 1965 Sou­ma­liot fue a La Haba­na pudo con­ven­cer a Cas­tro de que la revo­lu­ción iba bien, con lo que no se detu­vo el flu­jo regu­lar men­sual de gue­rri­lle­ros recién adies­tra­dos que lle­ga­ban a Tan­za­nia des­de Cuba.

Los mer­ce­na­rios blan­cos y las tro­pas con­go­le­ñas de Tshom­be empren­die­ron enton­ces un con­tra­ata­que, que ame­na­zó a toda la posi­ción cuba­na. Sin embar­go, el adies­tra­mien­to cubano debió de ser­vir de algo por­que, como recor­dó más tar­de Hoa­re, «el enemi­go era muy dife­ren­te de cuan­to había­mos cono­ci­do antes. Lle­va­ba equi­pa­mien­to, emplea­ba tác­ti­cas de cam­po nor­ma­les y res­pon­día a las seña­les del sil­ba­to. Era obvio que esta­ba diri­gi­do por ofi­cia­les adies­tra­dos. Inter­cep­ta­mos men­sa­jes inalám­bri­cos en cas­te­llano […] y pare­cía cla­ro que […] los cuba­nos esta­ban orga­ni­zan­do la defen­sa». Pero para octu­bre, cuan­do los cuba­nos lle­va­ban en el Con­go solo seis meses, tan­to ellos como sus alia­dos con­go­le­ños esta­ban en des­ven­ta­ja. Gue­va­ra se vio obli­ga­do a reti­rar­se a su cam­pa­men­to base de Lulua­bourg y pre­vió una lar­ga y últi­ma resistencia.

No obs­tan­te, los acon­te­ci­mien­tos demos­tra­ron ser tan impre­de­ci­bles como siem­pre. El pre­si­den­te Kasa­vu­bu final­men­te se con­ven­ció de que nun­ca con­se­gui­ría la apro­ba­ción de la mayo­ría de los Esta­dos afri­ca­nos en la Orga­ni­za­ción de la Uni­dad Afri­ca­na (OUA) si Tshom­be seguía como pri­mer minis­tro y era de hecho el señor de Katan­ga, así que Tshom­be fue des­ti­tui­do y sus­ti­tui­do por Eva­ris­te Kim­ba. Por un momen­to pare­cía que la rebe­lión se había sal­va­do, pero en reali­dad el «derro­ca­mien­to» del gobierno de Tshom­be fue la veri­fi­ca­ción del pre­lu­dio de una recon­ci­lia­ción polí­ti­ca que mina­ría la rebe­lión y aca­ba­ría con el apo­yo reci­bi­do de los Esta­dos africanos.

El 23 de octu­bre de 1965 Kasa­vu­bu asis­tió a un encuen­tro de jefes de Esta­do afri­ca­nos en Accra pre­si­di­do por Kwa­me Nkru­mah. Kasa­vu­bu anun­ció que la rebe­lión en el Con­go esta­ba prác­ti­ca­men­te ter­mi­na­da y que, por con­si­guien­te, era posi­ble pres­cin­dir de los ser­vi­cios de los mer­ce­na­rios blan­cos y enviar­los a casa.

Aque­llo bas­tó para con­ven­cer a muchos diri­gen­tes afri­ca­nos. Fue una señal de derro­ta para los Esta­dos afri­ca­nos radi­ca­les, per­mi­tió que sur­gie­ra una alian­za más con­ser­va­do­ra en el seno de la OUA y mar­có un pun­to de infle­xión en los últi­mos años de la his­to­ria colo­nial de Áfri­ca. Al con­si­de­rar que el cli­ma era enton­ces favo­ra­ble, el 11 de noviem­bre de 1965 el líder blan­co de Rho­de­sia, Ian Smith, decla­ró uni­la­te­ral­men­te la inde­pen­den­cia res­pec­to a Rei­no Uni­do. En Sudá­fri­ca se pro­du­jo un nue­vo ata­que con­tra el Con­gre­so Nacio­nal Afri­cano (ANC, por sus siglas en inglés) que de hecho aplas­tó al movi­mien­to de masas con­tra el apartheid duran­te media déca­da y se ani­mó a los por­tu­gue­ses a man­te­ner su domi­nio en Ango­la, Mozam­bi­que y Gui­nea-Bis­sau duran­te otra déca­da, has­ta 1975. Como indi­ca­mos antes, Ben Bella había sido derro­ca­do. A prin­ci­pios de 1966 Nkru­mah fue des­ti­tui­do mien­tras se encon­tra­ba de visi­ta en Chi­na y «Meh­di’» Ben Bar­ka, el líder radi­cal marro­quí que había esta­do orga­ni­zan­do la Con­fe­ren­cia Tri­con­ti­nen­tal (una reu­nión de los movi­mien­tos revo­lu­cio­na­rios de todo el mun­do que se cele­bró en La Haba­na en enero de 1966) fue secues­tra­do en París y asesinado.

Mien­tras tan­to, en el Con­go, cuan­do Mike Hoa­re oyó el dis­cur­so de Kasa­vu­bu y su pro­me­sa de enviar a los mer­ce­na­rios a casa, acu­dió a Leo­pold­vi­lle a ver a Mobu­tu en per­so­na. «El gene­ral esta­ba furio­so», recuer­da, «no se le había con­sul­ta­do […] y se amar­gó por ello». Se per­sua­dió al nue­vo pri­mer minis­tro, Kim­ba, de que hicie­ra una decla­ra­ción afir­man­do que no había inten­ción de enviar a los mer­ce­na­rios a casa has­ta que el Con­go estu­vie­ra total­men­te paci­fi­ca­do. Gue­va­ra tam­bién lucha­ba con­tra el cam­bio de la ten­den­cia polí­ti­ca en Áfri­ca. El 1 de noviem­bre de 1965 reci­bió un men­sa­je urgen­te de Dar es Salaam advir­tién­do­le de que a con­se­cuen­cia del encuen­tro de Accra el gobierno tan­zano había deci­di­do can­ce­lar la fuer­za expe­di­cio­na­ria cuba­na. Dema­sia­do cons­cien­te de las luchas inter­nas den­tro de la diri­gen­cia con­go­le­ña y preo­cu­pa­do por las impli­ca­cio­nes que esto pudie­ra tener, el pre­si­den­te tan­zano Nye­re­re con­si­de­ró que no tenía dema­sia­das opciones.

Pero Gue­va­ra ya había con­si­de­ra­do la opción de per­ma­ne­cer en la reta­guar­dia, pasa­ra lo que pasa­ra, «con vein­te hom­bre bien esco­gi­dos». Enton­ces habría segui­do luchan­do has­ta que se desa­rro­lla­ra el movi­mien­to o has­ta ago­tar las posi­bi­li­da­des de este y en ese caso habría deci­di­do bus­car otro fren­te o pedir asi­lo en algu­na par­te. Daba la impre­sión de que Gue­va­ra con­si­de­ra­ba que toda­vía tenía una misión fue­ra de Cuba. Pidió ayu­da a Chi­na y Chou en Lai le acon­se­jó per­ma­ne­cer en el Con­go for­man­do gru­pos de resis­ten­cia, pero sin entrar en com­ba­te. Sin embar­go, el 20 de noviem­bre tocó a reti­ra­da y orga­ni­zó el paso del lago Tan­ga­ni­ca de vuel­ta a Tan­za­nia. «Todos los líde­res con­go­le­ños esta­ban en ple­na reti­ra­da, los cam­pe­si­nos se habían vuel­to cada vez más hos­ti­les», escribió.

El pro­pio Fidel Cas­tro afir­ma­ría años más tar­de que «en defi­ni­ti­va, fue­ron los líde­res del Con­go los que toma­ron la deci­sión de inte­rrum­pir la lucha y los hom­bres se reti­ra­ron. En la prác­ti­ca aque­lla deci­sión fue correc­ta; había­mos com­pro­ba­do que las con­di­cio­nes para el desa­rro­llo de aque­lla lucha, en aquel momen­to par­ti­cu­lar, no exis­tían». Es dis­cu­ti­ble si, en efec­to, era el caso o sim­ple­men­te fru­to de un hecho con­su­ma­do. Pero, de cual­quier modo, al cabo de unos días en Dar es Salaam la mayo­ría de los cuba­nos vol­vió vía Mos­cú a casa, a La Haba­na, don­de infor­ma­ron de su misión. Vic­tor Dre­ke vol­vió a Cuba para diri­gir una uni­dad mili­tar que pre­pa­ra­ba a volun­ta­rios inter­na­cio­na­lis­tas y en 1966 enca­be­zó la misión mili­tar cuba­na a Gui­nea-Bis­sau/­Ca­bo Ver­de, don­de sir­vió jun­to Amíl­car Cabral. A con­ti­nua­ción desem­pe­ñó una fun­ción simi­lar en la Repú­bli­ca de Gui­nea. Vol­vió a Gui­nea-Bis­sau en 1986 enca­be­zan­do la misión mili­tar cuba­na has­ta 19892. Jor­ge Ris­quet se con­vir­tió en el jefe de la Misión Inter­na­cio­na­lis­ta Civil Cuba­na en la Repú­bli­ca Popu­lar de Ango­la entre 1975 y 1979, en apo­yo de Agos­tino Neto y al MPLA3. Otros miem­bros de la fuer­za de gue­rri­lle­ros de Gue­va­ra vol­ve­rían a impli­car­se más tar­de en África.

Des­pués de la misión mili­tar cuba­na Che Gue­va­ra per­ma­ne­ció en la emba­ja­da cuba­na de Dar es Salaam para escri­bir su rela­to de la «cam­pa­ña con­go­le­ña». A prin­ci­pios de 1966 via­jó a Pra­ga y vol­vió final­men­te a Cuba, don­de ayu­dó a pre­pa­rar la fue­ra expe­di­cio­na­ria que en noviem­bre de 1966 se iba a esta­ble­cer al este de Boli­via. A dife­ren­cia de la situa­ción en el Con­go don­de acep­tó ser el núme­ro tres (como Tatu), por el moti­vo que fue­ra en Boli­via insis­tió en diri­gir abier­ta­men­te la fuer­za. Eso hizo que no le apo­ya­ra el Par­ti­do Comu­nis­ta Boli­viano, lo que en la prác­ti­ca dejó ais­la­dos a los gue­rri­lle­ros cubanos.

En mar­zo de 1967, solo tres meses des­pués de lle­gar a la zona, los cuba­nos y sus alia­dos boli­via­nos fue­ron des­cu­bier­tos por los boli­via­nos y en abril se vie­ron obli­ga­dos a entrar en acción con­tra el ejér­ci­to boli­viano. Sin ayu­da exter­na los miem­bros del gru­po de gue­rri­lle­ros fue­ron cayen­do poco a poco y su moral fue dis­mi­nu­yen­do. En octu­bre de 1967 Gue­va­ra fue cap­tu­ra­do y fusi­la­do al día siguiente.

En un sen­ti­do se podría afir­mar que cuan­do deci­dió seguir luchan­do en unas con­di­cio­nes deses­pe­ra­das no había apren­di­do nada de su expe­rien­cia en el Con­go; en otro, se podría decir que ya había con­tem­pla­do esa situa­ción en Con­go cuan­do con­si­de­ró seria­men­te la posi­bi­li­dad de que­dar­se a seguir luchan­do con «vein­te hom­bres bien ele­gi­dos» y pro­ba­ble­men­te inclu­so des­de abril de 1965 cuan­do escri­bió su car­ta a Cas­tro renun­cian­do a sus pues­tos en la jefa­tu­ra del par­ti­do, al de minis­tro, a su ran­go de coman­dan­te y a la ciu­da­da­nía cuba­na. Recor­de­mos que, a fin de cuen­tas, era argen­tino y no cubano. Has­ta cier­to pun­to siem­pre había sido una per­so­na aje­na. Tam­bién era un idea­lis­ta que había via­ja­do por toda Amé­ri­ca Lati­na en moto cuan­do era un médi­co joven, había cono­ci­do de cer­ca la vida de las per­so­nas pobres y se había con­ven­ci­do de que se podía hacer algo para cam­biar esas vidas por medio de la revo­lu­ción. Había par­ti­ci­pa­do en el extra­or­di­na­rio éxi­to de la revo­lu­ción cuba­na y había vis­to lo que se podía hacer con unos pocos hom­bres decididos.

Resul­ta reve­la­dor que ya en 1965, cuan­do se mar­chó al Con­go, escri­bie­ra lo siguien­te a sus padres, que vivían en Argen­ti­na: «Otra vez más sien­to bajo mis talo­nes el cos­ti­llar de Roci­nan­te». La idea de Gue­va­ra como un Don Qui­jo­te actual, que empren­de aven­tu­ras en su vie­jo caba­llo para revi­vir la caba­lle­ría, enmen­dar entuer­tos, traer la jus­ti­cia al mun­do, y, a pesar de una serie de encuen­tros desas­tro­sos, lograr sobre­vi­vir con la moral intac­ta has­ta el final ape­la a lo román­ti­co en todas aque­llas per­so­nas que se con­si­de­ran revo­lu­cio­na­rias. Sin embar­go, siem­pre fue un sue­ño, algo que Gue­va­ra reco­no­ce en sus dia­rios de «la gue­rra revo­lu­cio­na­ria en el Congo».

Véa­se Ernes­to «Che» Gue­va­ra: The Afri­can Dream: the Dia­ries of the Revo­lu­tio­nary War in the Con­go, Gro­ve Press, Nue­va York, 1999, tra­du­ci­do del cas­te­llano por Patrick Cami­ller; pri­me­ra edi­ción en Gran Bre­ta­ña de The Har­vill Press, Lon­dres, 2000. Pró­lo­go de Richard Gott, intro­duc­ción de Alei­da Gue­va­ra March, pp. 244. [Obra ori­gi­nal en cas­te­llano, Pasa­jes de la Gue­rra Revo­lu­cio­na­ria. El Con­go, Ocean Sur, 2009.

NB. Este artícu­lo se ins­pi­ra en gran medi­da en la intro­duc­ción de Richard Gott al rela­to de Ernes­to Che Gue­va­ra pro­ce­den­te de sus dia­rios acer­ca de la par­ti­ci­pa­ción de los cuba­nos en las rebe­lio­nes o gue­rras revo­lu­cio­na­rias en el Con­go a media­dos de la déca­da de 1960. Pero algu­nos de los comen­ta­rios son míos y de ello Gott no es, por supues­to, responsable.

David Sed­don

15 de diciem­bre de 2017

Fuen­te: http://​www​.pam​ba​zu​ka​.org/​p​a​n​-​a​f​r​i​c​a​n​i​s​m​/​c​h​e​-​g​u​e​v​a​r​a​-​c​o​ngo

[Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Bea­triz Mora­les Bastos.] 

  1. Mike Hoa­re fue un líder mer­ce­na­rio irlan­dés al que en 1964 con­tra­tó el pri­mer minis­tro con­go­le­ño Moi­se Tshom­be para diri­gir una uni­dad mili­tar. Pos­te­rior­men­te se vana­glo­rió de que él y sus hom­bres habían ase­si­na­do a «entre 5.000 y 10.000 rebel­des con­go­le­ños en los 20 que pasé en Con­go. Pero no es sufi­cien­te. Hay 20 millo­nes de con­go­le­ños y creo que apro­xi­ma­da­men­te la mitad de ellos fue­ron rebel­des en uno u otro momen­to mien­tras estu­ve ahí». (N. de la t.)
  2. En 1990 el gene­ral Dre­ke se reti­ró del ser­vi­cio mili­tar acti­vo tras una exi­to­sa carre­ra mili­tar. Ejer­ció enton­ces como repre­sen­tan­te en Áfri­ca de las cor­po­ra­cio­nes cuba­nas ANTEX y UNECA en pro­yec­tos de comer­cio y cons­truc­ción, y fue vice­pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de Amis­tad Cuba-África.
  3. A pesar de que la cam­pa­ña de Con­go enca­be­za­da por Che Gue­va­ra no logró derro­tar a la con­tra­rre­vo­lu­ción en 1965, una déca­da des­pués el gobierno cubano res­pon­dió a una peti­ción del líder del Movi­mien­to Popu­lar para la Libe­ra­ción de Ango­la (MPLA), Agos­tino Neto, de ayu­dar al movi­mien­to de inde­pen­den­cia a derro­tar una inva­sión de las Fuer­zas de Defen­sa de Sudá­fri­ca (SADF, por sus siglas en inglés), apo­ya­das por la CIA esta­dou­ni­den­se, cuyo obje­ti­vo era ins­ta­lar en Luan­da un régi­men títe­re apo­ya­do por occi­den­te. Entre noviem­bre de 1975 y prin­ci­pios de 1976 se des­ple­ga­ron unos 55.000 sol­da­dos cuba­nos que ayu­da­ron al ala mili­tar del MPLA (FAPLA) a derro­tar la inter­ven­ción de las SADF y a con­so­li­dar la inde­pen­den­cia nacio­nal de Ango­la. Las uni­da­des mili­ta­res cuba­nas per­ma­ne­cie­ron en Ango­la 16 años luchan­do tan­to con las fuer­zas del FAPLA como con los cua­dros mili­ta­res de la Orga­ni­za­ción Popu­lar de Áfri­ca Suroc­ci­den­tal (SWAPO, por sus siglas en inglés) del Ejer­ci­to popu­lar de Libe­ra­ción de Nami­bia (PLAN, por sus siglas en inglés) y el ala arma­da del ANC, Um Khon­to We Siz­we (MK). Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos en Pre­to­ria arma­ron, finan­cia­ron y pro­por­cio­na­ron cober­tu­ra diplo­má­ti­ca tan­to a Jonas Savim­bi de UNITA como a Hol­den Rober­to del FNLA esta­ble­ci­do en el enton­ces Zai­re, que adop­tó otro nom­bre tras el triun­fo de la con­tra­rre­vo­lu­ción en Con­go-Kinshasha. UNITA demos­tró ser el más impo­nen­te de los enemi­gos ya que reci­bía asis­ten­cia direc­ta de la CIA y de las SADF que enton­ces ope­ra­ban en Áfri­ca del Sudoes­te (Nami­bia) antes de su inde­pen­den­cia en 1990. Esta bata­lla lle­gó a su pun­to cul­mi­nan­te en 1987 – 1988 con las bata­llas cen­tra­das en torno a Cui­to Cua­na­va­le don­de las SADF fue­ron derro­tas de for­ma aplas­tan­te en Ango­la. Estas bata­llas con­ven­cie­ron al régi­men racis­ta de Pre­to­ria y a quie­nes lo apo­ya­ban en los gobier­nos de Reagan y Bush de que no era posi­ble derro­tar mili­tar­men­te a los movi­mien­tos de libe­ra­ción suda­fri­ca­nos. En 1988 se decla­ró un alto el fue­go y se enta­bla­ron nego­cia­cio­nes entre el gobierno del MPLA en Ango­la y el régi­men de apartheid. Esta­dos Uni­dos y Sudá­fri­ca no que­rían que el gobierno cubano par­ti­ci­pa­ra en las nego­cia­cio­nes orien­ta­das a la reti­ra­da de las SADF del sur de Ango­la y el pro­ce­so de inde­cen­cia en Nami­bia. No obs­tan­te, debi­do al apo­yo abru­ma­dor de la Orga­ni­za­ción de la Uni­dad Afri­ca­na (OUA) y de las fuer­zas pro­gre­si­vas del mun­do, no solo se per­mi­tió a los cuba­nos par­ti­ci­par en las nego­cia­cio­nes sino que desem­pe­ña­ron un papel fun­da­men­tal. El papel cla­ve de Jor­ge Ris­quet en las nego­cia­cio­nes aumen­tó su talla inter­na­cio­nal, que ponía de mani­fies­to la tras­cen­den­cia de Cuba en el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio afri­cano. Ris­quet enca­be­zó la dele­ga­ción cuba­na en las nego­cia­cio­nes que die­ron como resul­ta­do la reti­ra­da del ejér­ci­to del apartheid del sur de Ango­la y la libe­ra­ción de la veci­na Nami­bia de una ocu­pa­ción de asen­ta­mien­to colo­nial que había dura­do un siglo. A fina­les de 1989 se cele­bra­ron unas elec­cio­nes bajo super­vi­sión inter­na­cio­nal en Nami­bia que lle­va­ron a la decla­ra­ción de inde­pen­den­cia el 21 de mar­zo de 1990 bajo el lide­raz­go del pre­si­den­te Sam Nujo­ma del SWAPO, ven­ce­dor en las elec­cio­nes por una abru­ma­do­ra mayo­ría. La inde­pen­den­cia de Nami­bia y las con­ti­nuas luchas de masas y arma­das en Sudá­fri­ca diri­gi­das por el ANC for­za­ron la caí­da de P.W. Botha, enton­ces pre­si­den­te del régi­men apartheid, y el ascen­so de F.W. DeKlerk. El nue­vo régi­men empe­zó a mos­trar su volun­tad de nego­ciar el fin de la cri­sis polí­ti­ca en Sudá­fri­ca: el 2 de febre­ro de 1990 fue­ron lega­li­za­dos el ANC, el Par­ti­do Comu­nis­ta de Sudá­fri­ca (SACP) y otras orga­ni­za­cio­nes que habían esta­do prohi­bi­das. Nue­ve días des­pués, el 11 de febre­ro Nel­son Man­de­la que­dó en liber­tad tras 27 años de cár­cel en las pri­sio­nes del racis­ta sis­te­ma de apartheid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *