De Trump a Deneu­ve, la liber­tad a prue­ba

En el momen­to en el que, en Fran­cia y como con­se­cuen­cia del affai­re Weins­tein, las muje­res debe­rían tole­rar la «liber­tad de moles­tar» de los hom­bres, los mexi­ca­nos, hai­tia­nos y afri­ca­nos en su con­jun­to, debe­rían acep­tar la de Trump. En efec­to, el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, en total acuer­do con aque­llos que le apo­yan –los supre­ma­cis­tas blan­cos y neo-nazis– nie­ga el racis­mo expre­sa­do en sus últi­mas decla­ra­cio­nes –Hai­tí, el Sal­va­dor y los paí­ses de Áfri­ca son unos «paí­ses de mier­da» – , por lo que con­ti­núa todas sus inter­ven­cio­nes públi­cas uti­li­zan­do un arse­nal retó­ri­co con­ser­va­dor, retró­gra­do, véa­se fas­cis­ta. Este arse­nal con­sis­te en inver­tir los pape­les, los agre­so­res (racis­tas) se con­vier­ten en las víc­ti­mas, des­po­ja­dos de sus dere­chos a vivir ple­na­men­te sus con­vic­cio­nes, como «los hom­bres» en la tri­bu­na deno­mi­na­da «Deneu­ve» fir­ma­da por cien muje­res en Fran­cia. Por un lado, los extran­je­ros serían infe­rio­res, sucios, pobres, vio­la­do­res, corrom­pi­dos, repre­sen­ta­rían una ame­na­za para el terri­to­rio, ven­drían a con­ta­mi­nar la «salud men­tal» cris­tia­na ame­ri­ca­na; del otro, las femi­nis­tas nega­rían la difi­cul­tad de los hom­bres a cal­mar sus pul­sio­nes sexua­les, se cons­ti­tui­rían en un movi­mien­to de cen­su­ra o de dela­ción, en base a un pro­ce­so tota­li­ta­rio. Los extran­je­ros como las femi­nis­tas repre­sen­ta­rían de esta mane­ra obs­tácu­los para la «liber­tad».

El inte­rés de estos dos movi­mien­tos reac­cio­na­rios, que toman una for­ma defen­si­va, resi­de para­dó­ji­ca­men­te en el reco­no­ci­mien­to implí­ci­to de la exis­ten­cia de la ofen­si­va: racis­mo y des­truc­ción del muro de con­ten­ción con­tra la toma de pos­tu­ra de las muje­res sobre las vio­len­cias sexua­les (#MeToo, #Balan­ce­Ton­Porc). Asis­ti­mos, a tra­vés de un libe­ra­lis­mo desen­fre­na­do inter­pues­to, a una ver­da­de­ra dia­léc­ti­ca de la vio­len­cia, plan­tean­do en los dos casos un mas­cu­li­nis­mo polí­ti­co en ple­na expan­sión: en el con­tex­to neo­li­be­ral y post­co­lo­nial occi­den­ta­li­za­do, los diri­gen­tes o por­ta­vo­ces (ins­ti­tu­cio­na­les o auto­pro­cla­ma­dos) de los Esta­dos nego­cian­do las rela­cio­nes socia­les de sexo, cla­se y de raza en per­ma­nen­cia y muchos esco­gen, para ello, el terreno osten­si­ble de la sexua­li­dad. En el núcleo de su dis­cur­so, el sexis­mo y el racis­mo ordi­na­rios se con­ju­gan con el recur­so regu­lar al regis­tro del mas­cu­li­nis­mo, es decir la vic­ti­mi­za­ción de los hom­bres y su bana­li­za­ción, a esca­la nacio­nal y no indi­vi­dual. Lo que está en jue­go es impor­tan­te: aumen­to y legi­ti­ma­ción de las vio­len­cias, agra­va­ción de las dife­ren­cias entre dere­chos y reali­dad coti­dia­na, empo­bre­ci­mien­to epis­té­mi­co por amal­ga­mas inter­pues­tas. Los «inci­den­tes» esta­dou­ni­den­ses y fran­ce­ses recien­tes son muy bue­nos ejem­plos.

Joe­lle Pal­mie­ri

19 de enero de 2018

Fuen­te: https://​joe​lle​pal​mie​ri​.word​press​.com/​2​0​1​8​/​0​1​/​1​9​/​d​e​-​t​r​u​m​p​-​a​-​d​e​n​e​u​v​e​-​l​a​-​l​i​b​e​r​t​e​-​a​-​l​e​p​r​e​u​ve/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *