En el prin­ci­pio de todo está el dine­ro, la rique­za y el poder

Los indi­vi­duos de todos los pue­blos vemos nues­tro por­ve­nir en la pro­pia liber­tad de exis­tir y gozar de una vida pla­cen­te­ra. Nun­ca nos plan­tea­mos, por regla gene­ral, nues­tro futu­ro en la cons­truc­ción colec­ti­va de una socie­dad soli­da­ri­dad y equi­ta­ti­va de la que for­ma­mos parte.

Nues­tros ante­pa­sa­dos, no tan leja­nos, lucha­ron con­tra los pode­res auto­ri­ta­rios dic­ta­to­ria­les ‑fas­cis­tas por qué no decir­lo- y tras años de sufri­mien­tos pero de enco­na­da y per­ti­naz lucha con­si­guie­ron, mejor aún con­quis­ta­ron, unos míni­mos dere­chos tan­to indi­vi­dua­les como colec­ti­vos que les per­mi­tió trans­mi­tir a sus hijos y des­cen­dien­tes un rit­mo, un esti­lo de vida, lige­ra­men­te más humano; no sólo eco­nó­mi­ca­men­te sino en sani­dad, ense­ñan­za, edu­ca­ción, cul­tu­ra, par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y solidaridad.

Pero hoy, influi­dos por unos pre­ten­di­dos líde­res natu­ra­les, pre­sun­tuo­sos diri­gen­tes «inte­lec­tual­men­te abier­tos», «rela­cio­nal­men­te socia­les», cons­ti­tui­dos a sí mis­mos como pre­sun­tos cabe­ci­llas de movi­mien­tos popu­la­res, noso­tros, tam­bién supues­tos mili­tan­tes, des­cen­dien­tes de nues­tros ante­pa­sa­dos com­ba­tien­tes, hemos cam­bia­do de ter­cio o más bien nos están hacien­do cam­biar de ter­cio, para des­gra­cia nuestra.

Sus­traí­dos de la mise­ria abso­lu­ta, uno se plan­tea y pone como obje­ti­vo úni­co, no vol­ver a caer en ella. Y para no regre­sar a las anda­das, des­pre­cia­da y olvi­da­da la lucha, pare­ce que solo se ve como solu­ción vital el obe­de­cer y some­ter­se a jefes y cabe­ci­llas, a todos los que man­dan lo mis­mo en la empre­sa a tra­vés de los sin­di­ca­tos, que en el pue­blo, la calle, y los gru­pos polí­ti­cos a tra­vés de enti­da­des, la mayo­ría de ellas some­ti­dos al poder polí­ti­co, supues­ta­men­te ele­gi­do en libertad.

Sí, los indi­vi­duos de todos los pue­blos auto­de­no­mi­na­dos demo­crá­ti­cos solo ven su por­ve­nir en la sim­ple liber­tad de exis­tir y gozar per­so­nal e indi­vi­dual­men­te. Nun­ca vemos el futu­ro en la cons­truc­ción colec­ti­va de una socie­dad solidaria.

El éxi­to de la dere­cha entre el pue­blo, ni se expli­ca ni se jus­ti­fi­ca por el talen­to de sus repre­sen­tan­tes, sino más bien por el mie­do y debi­li­ta­mien­to de los colec­ti­vos obre­ros y mili­tan­tes que ha con­du­ci­do a los elec­to­res, de ingre­sos insu­fi­cien­tes, a vivir tam­bién la polí­ti­ca de un modo más cal­cu­la­dor, sin crí­ti­cas, al menos públi­cas, y en total sumi­sión y obe­dien­cia a los que mandan.

A los súper ricos les cono­ce­mos y vemos en la tele­vi­sión y la pren­sa, como un espec­tácu­lo cine­ma­to­grá­fi­co; pero a la mise­ria impo­ten­te, degra­da­da no sólo eco­nó­mi­ca sino inclu­so físi­ca­men­te, la tene­mos a nues­tro lado. Pero no la vemos… no que­re­mos hacer­lo… siem­pre bajo el pre­tex­to de que nos dan pena. Has­ta la expre­sión, «peón», peo­na­je, es cada vez menos uti­li­za­da como si no existieran.

Ser de izquier­das hoy es obe­de­cer a unos líde­res cuyo fun­da­men­tal obje­ti­vo no es des­truir la dere­cha opre­so­ra, sino ocu­par su pues­to de poder.

«Hay que luchar para tomar el poder y así, lue­go podre­mos cam­biar la legislación.»

Y yo me pre­gun­to ¿cómo vas a poder tomar el poder si ni siquie­ra eres capaz de enfren­tar­te a los pode­ro­sos polí­ti­cos para con­se­guir de ellos el míni­mo valor de jus­ti­cia, equi­dad, de supre­sión de la mise­ria, de la eli­mi­na­ción del robo, del latro­ci­nio de todos aque­llos confabulados?

¿Yo? ¿Con la izquier­da en el con­gre­so, sub­ven­cio­na­da por el pode­ro­so, para que cie­rre mi boca?

¿Yo? ¿Jefe sin­di­ca­lis­ta, tam­bién sub­ven­cio­na­do y que tam­bién, eso sí, inclu­so he con­se­gui­do que mis adhe­ren­tes pue­dan en la decla­ra­ción de la ren­ta, des­con­tar lo que a mí me pagan? 

«En el prin­ci­pio de todo está el dine­ro, la rique­za y el poder. Y jun­to al dine­ro, el ímpe­tu de domi­nar, some­ter y ava­sa­llar, pro­vo­can­do mie­do.» Lo escri­bió Kar­butz tras leer a Daniel Cohen, en su libro La pros­pe­ri­dad el vicio.

Des­de el siglo XIV y en la mayo­ría de los paí­ses euro­peos se ven apa­re­cer asam­bleas con dis­tin­tos nom­bres: «Esta­dos Gene­ra­les», «Cor­tes», «Par­la­men­to»… Estas asam­bleas tie­nen carac­te­rís­ti­cas comu­nes y res­pon­den a la mis­ma nece­si­dad, la de hacer fren­te a las supues­tas nece­si­da­des pre­su­pues­ta­rias de los Estados.

Fue en Ingla­te­rra don­de mejor se pre­sen­tó la ori­gi­na­li­dad del pro­ce­so empren­di­do: Los baro­nes que avan­zan sobre Lon­dres, aquel 16 de mayo de 1214, con­si­guie­ron que Juan sin Tie­rra renun­cia­ra a su deci­sión de hacer­se con una tasa excep­cio­nal para los varo­nes que no le acom­pa­ña­ran en com­pa­ña, el camu­fla­je. Juan se ve obli­ga­do a recu­lar y acor­dar la Car­ta Mag­na, docu­men­to que anti­ci­pa en varios siglos la decla­ra­ción de los dere­chos del hom­bre. Los baro­nes obtie­nen así el com­pro­mi­so del rey de ase­gu­rar una jus­ti­cia impar­cial y de garan­ti­zar las liber­ta­des indi­vi­dua­les. Nace la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va. Pero lo que se halla en el cora­zón del tex­to es la cues­tión fis­cal. Los impuestos.

Como diría Mar­cel Gau­chet, los polí­ti­cos viven como si tuvie­ran enor­mes dere­chos suple­men­ta­rios sobre el res­to de la población.

En el ori­gen esta­ba y está el dine­ro. Así fue­ron nacien­do las pre­ten­di­das demo­cra­cias, que no son sino pre­sun­tas «con­ce­sio­nes» de quie­nes pre­ci­san enri­que­cer­se cada día más, sin lími­te, fren­te a una ple­be, humi­lla­da y empobrecida.

Los pode­ro­sos lo lla­man dere­chos que con­ce­den para no fre­nar su enri­que­ci­mien­to, y empo­bre­cer aún más a los ciu­da­da­nos de «a pie»

Fer­min Gongeta

13 de enero de 2018

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *