Hacia un nue­vo comien­zo pales­tino

Aho­ra que la más­ca­ra esta­dou­ni­den­se ha caí­do por com­ple­to, los pales­ti­nos nece­si­tan replan­tear­se urgen­te sus pro­pias prio­ri­da­des polí­ti­cas, alian­zas y estra­te­gia de libe­ra­ción nacio­nal.

Las cosas no pue­den con­ti­nuar como siem­pre des­pués de que el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos Donald Trump haya acep­ta­do la posi­ción de Israel de que Jeru­sa­lén es su capi­tal, vio­lan­do de esta mane­ra el abru­ma­dor con­sen­so inter­na­cio­nal sobre la mate­ria.

El movi­mien­to Fatah, que ha con­tro­la­do la Auto­ri­dad Pales­ti­na (AP) des­de su crea­ción en 1994 se ha ade­lan­ta­do al esta­lli­do de indig­na­ción de los pales­ti­nos tras la deci­sión de Esta­dos Uni­dos, decla­ran­do un «día de ira». Varios pales­ti­nos han resul­ta­do muer­tos y otros muchos heri­dos en enfren­ta­mien­tos a lo lar­go de los Terri­to­rios Ocu­pa­dos en un jus­ti­fi­ca­do esta­lli­do de indig­na­ción por la injus­ti­fi­ca­da deci­sión esta­dou­ni­den­se.

Sin embar­go, la mani­pu­la­ción de las emo­cio­nes pales­ti­nas por su direc­ción es recha­za­ble, por decir­lo sua­ve­men­te. La «polí­ti­ca de la indig­na­ción», que ha sido uti­li­za­da por la direc­ción pales­ti­na en el pasa­do ha ser­vi­do a menu­do para des­viar el des­con­ten­to y la crí­ti­ca popu­lar.

Israel y los EEUU mere­cen sin duda la más com­ple­ta con­de­na por su papel en el man­te­ni­mien­to, finan­cia­ción y defen­sa de la ocu­pa­ción mili­tar y el some­ti­mien­to del pue­blo pales­tino. Sin embar­go, la direc­ción pales­ti­na tam­bién mere­ce en bue­na par­te esa con­de­na. Los que han par­ti­ci­pa­do volun­ta­ria­men­te en el jue­go inú­til del «pro­ce­so de paz», agi­tan­do la débil pers­pec­ti­va de una «solu­ción de dos Esta­dos» ante los deses­pe­ra­dos pales­ti­nos no deben salir de esta tan fácil­men­te.

Los líde­res pales­ti­nos y un ejér­ci­to de fun­cio­na­rios, polí­ti­cos, exper­tos y con­tra­tis­tas han obte­ni­do miles de millo­nes de dóla­res de fon­dos del exte­rior para man­te­ner la far­sa de un «pro­ce­so de paz» que dura más de 25 años, mien­tras que la pobla­ción en gene­ral es más pobre y está peor que nun­ca.

Quie­nes resis­tie­ron, fue­ra del mar­co polí­ti­co acep­ta­ble repre­sen­ta­do por la direc­ción pales­ti­na fue­ron aco­sa­dos, encar­ce­la­dos y cas­ti­ga­dos seve­ra­men­te. No sólo en Gaza, tam­bién en Cis­jor­da­nia. Muchos perio­dis­tas, aca­dé­mi­cos, artis­tas y acti­vis­tas fue­ron tra­ta­dos dura­men­te por cues­tio­nar los méto­dos de la AP a lo lar­go de los años.

Sin embar­go, aquí esta­mos; la AP ha pedi­do a esos mis­mos pales­ti­nos que des­aten su indig­na­ción. Hamas tam­bién está lla­man­do a una nue­va Inti­fa­da. Des­gra­cia­da­men­te, las fac­cio­nes pales­ti­nas nun­ca apren­die­ron de la his­to­ria. Los levan­ta­mien­tos popu­la­res autén­ti­cos nun­ca res­pon­den al lla­ma­mien­to de un par­ti­do o un diri­gen­te. Son un gri­to genuino espon­tá­neo por la liber­tad que nace de las masas, no de las eli­tes polí­ti­cas.

Aun­que algu­nos gru­pos pales­ti­nos espe­ran que la indig­na­ción popu­lar diri­gi­da con­tra la ocu­pa­ción israe­lí crea­rá un col­chón de pro­tec­ción que les per­mi­ta sobre­vi­vir, otros gru­pos cabal­gan la ola en razón de sus pro­pios intere­ses polí­ti­cos.

Pero esto no es una estra­te­gia. Enviar a per­so­nas con las manos vacías a luchar con­tra sol­da­dos arma­dos sólo para comu­ni­car un men­sa­je mul­ti­me­dia no pre­sio­na a Israel ni a los EEUU. De hecho, la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción esta­dou­ni­den­ses están cen­tran­do el deba­te en la «vio­len­cia pales­ti­na», como si la vio­len­cia de la ocu­pa­ción israe­lí no exis­tie­se, y como si la segu­ri­dad de los israe­líes fue­se la preo­cu­pa­ción prio­ri­ta­ria del momen­to.

Los lla­ma­mien­tos diplo­má­ti­cos a los EEUU para que recon­si­de­ren su deci­sión y pre­sio­nen a Trump para que can­ce­le el tras­la­do de su emba­ja­da tam­po­co sir­ven de mucho.

La decla­ra­ción final de los minis­tros de Exte­rio­res de la Liga Ára­be en El Cai­ro fue un ejem­plo de la medio­cre retó­ri­ca que resul­ta inefi­caz.

Pedir a Trump que revier­ta su deci­sión no ser­vi­rá, por sí solo, para nada. Los pales­ti­nos nece­si­tan que sus her­ma­nos ára­bes arti­cu­len una posi­ción fuer­te y uni­fi­ca­da sobre el tema, que se atre­va a explo­rar nue­vas vías polí­ti­cas y ejer­za pre­sión real y tan­gi­ble en los EEUU e Israel.

La direc­ción pales­ti­na que ha agua­do la lucha pales­ti­na, y ha per­di­do años pre­cio­sos per­si­guien­do un espe­jis­mo esta­dou­ni­den­se, debe ren­dir cuen­tas.

¿Por qué los líde­res pales­ti­nos siguen aga­rrán­do­se con tan­ta fuer­za a sus sillas tenien­do en cuen­ta el mucho daño que han cau­sa­do a la cau­sa pales­ti­na?

Si la direc­ción pales­ti­na tuvie­se un míni­mo de res­pon­sa­bi­li­dad y auto-res­pe­to ofre­ce­ría una dis­cul­pa sin­ce­ra a su gen­te por todo el tiem­po, la ener­gía y la san­gre des­per­di­cia­dos. Movi­li­za­ría inme­dia­ta­men­te a sus filas, acti­va­ría todas las ins­ti­tu­cio­nes pales­ti­nas de la OLP; reu­ni­ría a todas las fac­cio­nes, bajo el para­guas de la OLP, para for­mu­lar una nue­va estra­te­gia con res­pec­to a un futu­ro cada vez más som­brío.

Nada de esto ha suce­di­do aún. Unas decla­ra­cio­nes aira­das y lla­ma­mien­tos a la movi­li­za­ción pales­ti­na sin una estra­te­gia común no sólo sir­ven exclu­si­va­men­te a los intere­ses de las fac­cio­nes, sino que, a la lar­ga, no ayu­da­rán al pue­blo pales­tino y a sus aspi­ra­cio­nes nacio­na­les.

En reali­dad, los pales­ti­nos no nece­si­tan ni a Fatah ni a Hamas para con­vo­car un ‘día de ira’ o una nue­va Inti­fa­da. Su odio a la ocu­pa­ción y el amor por su ciu­dad de Jeru­sa­lén no requie­ren nin­gu­na decla­ra­ción ofi­cial. Es su lucha. Siem­pre ha sido su lucha, la que han lucha­do coti­dia­na­men­te los últi­mos 50 años.

Lo que Trump ha hecho ten­drá con­se­cuen­cias terri­bles en la región en los pró­xi­mos años. Pero uno de los pri­me­ros resul­ta­dos es que mues­tra el pro­ce­so de paz como una far­sa com­ple­ta y el papel de Esta­dos Uni­dos como lo que es, ni hones­to ni jus­to. Pero tam­bién debe expo­ner a la direc­ción pales­ti­na, por sus defec­tos y corrup­ción.

Si los pales­ti­nos tie­nen que empe­zar de nue­vo, tie­nen que ini­ciar su via­je con un nue­vo dis­cur­so polí­ti­co, con nue­vos diri­gen­tes, y una nue­va pers­pec­ti­va del futu­ro que se base en la uni­dad, la cre­di­bi­li­dad y la com­pe­ten­cia. Nada de ello es posi­ble con las mis­mas caras de siem­pre, el mis­mo dis­cur­so can­sa­do y la mis­ma polí­ti­ca de calle­jón sin sali­da.

Es hora de un nue­vo comien­zo.

Ramzy Baroud

16 de diciem­bre de 2017

Fuen­te: http://​www​.sin​per​mi​so​.info/​t​e​x​t​o​s​/​h​a​c​i​a​-​u​n​-​n​u​e​v​o​-​c​o​m​i​e​n​z​o​-​p​a​l​e​s​t​ino

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *