«El 61% del terri­to­rio mili­tar ita­liano se con­cen­tra en Cerdeña»

Entre­vis­ta a Pier Fran­co Devias, secre­ta­rio gene­ral de la for­ma­ción de izquier­da inde­pen­den­tis­ta sar­da Libe.R.U. (Libres, Res­pe­ta­dos e Igua­les), que nos habla de la cri­mi­na­li­za­ción que ha sufri­do su for­ma­ción y de su soli­da­ri­dad con el inde­pen­den­tis­mo catalán.

En los bal­co­nes de la solea­da isla de Cer­de­ña se ven más ban­de­ras sar­das que ita­lia­nas. Tam­bién se sigue oyen­do la melo­dio­sa len­gua sar­da en ciu­da­des y pue­blos, ade­más del cata­lán anti­guo, que aquí lla­man algue­rés, en la ciu­dad de Alguer. Pero lejos de ser la idí­li­ca isla retra­ta­da a menu­do en los catá­lo­gos de la indus­tria turís­ti­ca, Cer­de­ña es la región más mili­ta­ri­za­da de Euro­pa occi­den­tal. Una tie­rra rica y fér­til en la que el nego­cio arma­men­tís­ti­co y los avio­nes de la OTAN lan­zan bom­bas en prác­ti­cas que dejan lue­go res­tos de ura­nio empobrecido.

Deci­di­dos a ofre­cer una alter­na­ti­va a estos y otros retos impues­tos por el cen­tra­lis­mo romano, un gru­po de jóve­nes enca­be­za­dos por Pier Fran­co Devias fun­dó Libe.R.U. (Libres, Res­pe­ta­dos e Igua­les), un par­ti­do pro­gre­sis­ta e inde­pen­den­tis­ta que cuen­ta con la par­ti­ci­pa­ción de mili­tan­tes que ya han sido víc­ti­mas de la per­se­cu­ción polí­ti­ca. Sen­ta­do en un café de Caglia­ri, su secre­ta­rio gene­ral, Pier Fran­co Devias, nos habla de su pro­yec­to polí­ti­co, de la cri­mi­na­li­za­ción que sufre su for­ma­ción y de su soli­da­ri­dad con el inde­pen­den­tis­mo catalán.

¿Por qué te encar­ce­la­ron y cómo aca­bó ese episodio?

Las deten­cio­nes de 2006 for­ma­ban par­te de la Ope­ra­ción Arca­dia, lle­va­da a cabo por la DDAT (Direc­ción Anti­te­rro­ris­ta de Dis­tri­to) de Caglia­ri. El juez Pao­lo de Ange­lis acu­só A man­ca pro s’in­di­pen­den­tzia (que sig­ni­fi­ca «la izquier­da por la inde­pen­den­cia») de ser una vitri­na legal de las accio­nes con bom­bas y aten­ta­dos que hubo en la isla, pero está cla­ro que aque­llo solo fue un inten­to de cri­mi­na­li­zar a nues­tra izquier­da inde­pen­den­tis­ta. Detu­vie­ron a diez diri­gen­tes y mili­tan­tes de A man­ca pro s’in­di­pen­den­tzia, aun­que algu­nos solo eran sim­pa­ti­zan­tes. Estu­vi­mos ocho meses en la cár­cel, cin­co más en arres­to domi­ci­lia­rio y otros tres en los que debía­mos ir a fir­mar cada 48 horas a la comi­sa­ría. Por fin, ocho años des­pués de esas deten­cio­nes (aten­ta­dos de 2002 con peque­ñas bom­bas y pro­yec­ti­les envia­dos por correo y algu­nas accio­nes más), el pro­ce­so empe­zó en 2014 y está aho­ra en sus pri­me­ras fases. Cree­mos que la magis­tra­tu­ra enten­dió que care­ce de prue­bas para incri­mi­nar a los impu­tados. Por eso cree­mos que su inten­ción es dila­tar inde­fi­ni­da­men­te el tiem­po del pro­ce­so para garan­ti­zar que no pue­da acla­rar­se su ino­cen­cia y para man­te­ner duran­te el mayor tiem­po posi­ble la duda de si eran terro­ris­tas o no. Para noso­tros es una ope­ra­ción de terro­ris­mo poli­cial. Cuan­do no pue­des defi­nir tu situa­ción duran­te tan­tos años, el per­jui­cio es gran­de, y tam­bién quie­ren evi­tar reco­no­cer sus erro­res judiciales.

Se dice que la con­cen­tra­ción de fuer­zas mili­ta­res ita­lia­nas e inter­na­cio­na­les es de las más altas de Euro­pa. ¿Es cierto?

El 61% del terri­to­rio mili­tar ita­liano, bases inclui­das, se con­cen­tra en Cer­de­ña. Ade­más, allí se entre­nan de for­ma pri­va­da ejér­ci­tos del mun­do ente­ro, inclu­yen­do al de Israel y otros, como los del Gol­fo. Dos ter­cios de la muni­ción que uti­li­za la OTAN en sus prác­ti­cas de adies­tra­mien­to mili­tar se dis­pa­ran en Cer­de­ña. Vivi­mos en un terri­to­rio don­de está pre­sen­te el ura­nio empo­bre­ci­do, lo que ha afec­ta­do a la pobla­ción civil y ha pro­vo­ca­do muchos otros pro­ble­mas eco­ló­gi­cos y sociales.

¿Cuá­les son las raí­ces del inde­pen­den­tis­mo sardo?

Las raí­ces de la lucha por la inde­pen­den­cia sar­da son tan vie­jas como el pue­blo sar­do, que siem­pre luchó por ella con­tra car­ta­gi­ne­ses, roma­nos, geno­ve­ses, espa­ño­les, cata­lano-ara­go­ne­ses o pia­mon­te­ses, entre otros. El inde­pen­den­tis­mo sar­do se ha com­ba­ti­do por la impor­tan­te posi­ción estra­té­gi­ca de Cer­de­ña, a la que se une el inte­rés por sus rique­zas mine­ra­les y su tie­rra fér­til. Por ejem­plo, tenía­mos una de las mayo­res pro­duc­cio­nes de tri­go del impe­rio romano, lo que hizo que todas las fuer­zas impe­ria­lis­tas del Medi­te­rrá­neo siem­pre qui­sie­ron apo­de­rar­se de Cer­de­ña, de mane­ra que en nues­tro pue­blo siem­pre ha sur­gi­do algún tipo de resistencia.

¿Cuán­do ha esta­do Cer­de­ña más cer­ca de ser un pue­blo soberano?

Cer­de­ña fue inde­pen­dien­te duran­te 400 años, en la edad media. Aquí no había feu­da­lis­mo cuan­do este rei­na­ba en toda Euro­pa; aquí no hubo escla­vi­tud cuan­do la había en toda Euro­pa: solo de for­ma tem­po­ral has­ta el pago de una suma, que daba a la per­so­na la posi­bi­li­dad de ser libre. El feu­da­lis­mo lle­gó lue­go, con la domi­na­ción espa­ño­la, y se man­tu­vo has­ta el siglo XIX, lo que pro­vo­có gue­rras y revuel­tas, así como luchas para adqui­rir derechos.

¿Por qué moti­vos exis­ten divi­sio­nes en el inde­pen­den­tis­mo sardo?

Las divi­sio­nes se deben en par­te a una posi­ción polí­ti­ca dife­ren­te, con par­ti­dos de izquier­da y otros que se pre­ten­den «ni de dere­chas ni de izquier­das», sino bási­ca­men­te demó­cra­tas libe­ra­les. Últi­ma­men­te, algu­nas for­ma­cio­nes auto­no­mis­tas bus­quen un con­sen­so polí­ti­co ali­men­tan­do el mie­do a la emi­gra­ción del nor­te de Áfri­ca. Otras divi­sio­nes pue­den deber­se a los enfren­ta­mien­tos y las divi­sio­nes que han exis­ti­do en el pasa­do en algu­nos movi­mien­tos. En la eta­pa actual exis­te una recom­po­si­ción y sur­gen alian­zas entre algu­nos gru­pos independentistas.

¿Cómo está la situa­ción en mate­ria lingüística?

Des­de un pun­to de vis­ta cul­tu­ral, en Cer­de­ña hay 377 pue­blos y 377 mane­ras dis­tin­tas de hablar el sar­do. Todas son dia­lec­tos de la mis­ma len­gua. Inclu­so exis­ten otras len­guas mino­ri­ta­rias, como el algue­rés, que es cata­lán anti­guo, y el tabar­quino, que se habla en la isla de Car­lo­for­te, que es un dia­lec­to geno­vés, y exis­te un sar­do-cor­so en el nor­te, muy pare­ci­do al corso.

¿Y cómo nace la actual pro­pues­ta polí­ti­ca de Libe.R.U.?

Como un inten­to de reor­ga­ni­zar la izquier­da sobe­ra­nis­ta sar­da. Y con el obje­ti­vo de relan­zar los idea­les de la izquier­da en el seno del inde­pen­den­tis­mo sar­do y enri­que­cer el inde­pen­den­tis­mo con nue­vas ideas, como la defen­sa del medio ambien­te o las luchas de las muje­res, bus­can­do no solo la libe­ra­ción nacio­nal sino tam­bién la social. Es impor­tan­te con­tem­plar­nos como ciu­da­da­nos que quie­ren vivir libres en su tie­rra des­de una posi­ción anti­rra­cis­ta. Por una repú­bli­ca sin homo­fo­bia, sin machis­mo, con un medio ambien­te sano, que no esté al ser­vi­cio de unos pocos, sino con un desa­rro­llo com­pa­ti­ble con los equi­li­brios y las nece­si­da­des de toda la cade­na natu­ral. Nues­tro desa­rro­llo es hoy un sub­de­sa­rro­llo colo­nial, por lo que que­re­mos bus­car un desa­rro­llo armó­ni­co con la natu­ra­le­za y con los increí­bles ves­ti­gios arqueo­ló­gi­cos que aún están bajo el mar y la tie­rra. Y no bus­ca­mos una indus­tria­li­za­ción a la ita­lia­na, con la indus­tria quí­mi­ca pesa­da, que es cor­to­pla­cis­ta. Así, Libe.R.U. es una orga­ni­za­ción que rein­ter­pre­ta el inde­pen­den­tis­mo con arre­glo a estas ideas. Por la igual­dad en el seno de la socie­dad. El con­cep­to racial no nos gus­ta. No bus­ca­mos un esta­do nue­vo, sino una nue­va socie­dad for­mu­la­da en un esta­do nuevo.

¿Cuál es vues­tra estra­te­gia para cre­cer políticamente?

Tene­mos dos líneas de tra­ba­jo. Una pre­ten­de crear un pun­to de refe­ren­cia para la izquier­da y, al mis­mo tiem­po, ser un refe­ren­te den­tro del inde­pen­den­tis­mo. El segun­do pun­to es crear espa­cios de diá­lo­go con otras fuer­zas sobe­ra­nis­tas, para lo que hemos lan­za­do una pro­pues­ta de con­vo­ca­to­ria de diá­lo­go nacio­nal para con­cre­tar los pun­tos de unión y de divi­sión, y estu­diar si en este inter­cam­bio podría for­mar­se un blo­que inde­pen­den­tis­ta sar­do para acu­dir a las pró­xi­mas elec­cio­nes. Un míni­mo común. Fuer­zas que no son de izquier­das, o que no son ple­na­men­te inde­pen­den­tis­tas, pero sí auto­no­mis­tas. Un pro­gra­ma míni­mo común, pero sin comer­ciar con los idea­les polí­ti­cos fun­da­men­ta­les, abrién­do­nos a las peque­ñas cosas que nos unan.

¿Cómo está vivien­do el inde­pen­den­tis­mo sar­do todo el pro­ce­so abier­to aho­ra en Catalunya?

El inde­pen­den­tis­mo sar­do se ha entu­sias­ma­do mucho con el pro­ce­so cata­lán. Inclu­so el Con­se­jo Regio­nal, com­pues­to por diver­sos par­ti­dos ita­lia­nos con­tra­rios a la inde­pen­den­cia de Cer­de­ña, votó a favor de una reso­lu­ción que apo­ya­ba el refe­rén­dum del 1 de octu­bre. Ade­más, una dele­ga­ción de Libe.R.U. estu­vo pre­sen­te en Cata­lu­ña el día del refe­rén­dum y ayu­dó a los ciu­da­da­nos a pre­si­dir y defen­der las mesas elec­to­ra­les de los ata­ques de la poli­cía espa­ño­la. Man­te­ne­mos una estre­cha rela­ción con la CUP.

Unai Aran­za­di, Cagliari

13 de diciem­bre de 2017

Fuen­te: https://​direc​ta​.cat/​6​1​-​d​e​l​-​t​e​r​r​i​t​o​r​i​-​m​i​l​i​t​a​r​-​i​t​a​l​i​a​-​e​s​-​t​r​o​b​a​-​c​o​n​c​e​n​t​r​a​t​-​s​a​r​d​e​nya

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *