Lenin y la cues­tión nacio­nal. Con la vis­ta pues­ta en el 4‑D

Acu­sar a los par­ti­da­rios de la liber­tad de auto­de­ter­mi­na­ción, es decir, de la liber­tad de sepa­ra­ción, de que fomen­tan el sepa­ra­tis­mo, es tan necio e hipó­cri­ta como acu­sar a los par­ti­da­rios de la liber­tad de divor­cio de fomen­tar el des­mo­ro­na­mien­to de los víncu­los fami­lia­res. Del mis­mo modo que en la socie­dad bur­gue­sa inter­vie­nen con­tra la liber­tad de divor­cio […]