Naiz, la socio­lo­gía y el apo­li­ti­cis­mo

La socio­lo­gía, en su acep­ción ofi­cial y clá­si­ca, es decir, en cuan­to «cien­cia de la socie­dad» es un muy sofis­ti­ca­do medio de domi­na­ción impe­ria­lis­ta. La socio­lo­gía sur­gió como la varian­te posi­ti­vis­ta y meca­ni­cis­ta del socia­lis­mo utó­pi­co una vez que este demos­tró su inca­pa­ci­dad para diri­gir la lucha de cla­ses duran­te la pri­me­ra mitad del siglo XIX según los intere­ses de la bur­gue­sía indus­trial. Al poco, la evo­lu­ción del comu­nis­mo utó­pi­co daría paso al comu­nis­mo mar­xis­ta fron­tal­men­te enfren­ta­do a la socio­lo­gía en sus fines y en sus méto­dos, aun­que coin­ci­die­ran en téc­ni­cas de inves­ti­ga­ción debi­do a la obje­ti­vi­dad mis­ma de las con­tra­dic­cio­nes que estu­dian. Des­de muy pron­to, ha habi­do un inte­rés per­ma­nen­te en redu­cir el mar­xis­mo a una escue­la socio­ló­gi­ca más, como otra cual­quie­ra pero con muchos más «erro­res» defi­ni­ti­va­men­te insu­pe­ra­bles, anu­lan­do así su incom­pa­ti­bi­li­dad con la socio­lo­gía.

Digo esto por­que he leí­do con bochorno inte­lec­tual ajeno la ver­sión resu­mi­da que ofre­ce Naiz el 8 de diciem­bre de 2017 del últi­mo Soció­me­tro en Vas­con­ga­das, que depen­de de la Lehen­da­ka­ritza. Des­de su ori­gen, y en espe­cial des­de Durkheim, la ins­ti­tu­ción socio­ló­gi­ca ha bus­ca­do con ahín­co ser reco­no­ci­da por la bur­gue­sía, por sus uni­ver­si­da­des, por sus empre­sas, par­ti­dos y apa­ra­tos de Esta­do, como «cien­cia neu­tral» impres­cin­di­ble para el buen fun­cio­na­mien­to de lo que aho­ra unos lla­man gober­nan­za –tér­mino inven­ta­do por la dere­cha neo­li­be­ral– y otros «nor­ma­li­dad social», y en tiem­pos de Com­te «físi­ca social».

Naiz dice que la encues­ta ofre­ce unos resul­ta­dos «muy com­pla­cien­tes» con la situa­ción eco­nó­mi­ca de la CAV –el 64% dice que hay una situa­ción bue­na o muy bue­na– lo que podría ser inter­pre­ta­do como una vela­da crí­ti­ca a la par­cia­li­dad del Soció­me­tro. Pero apar­te de esta muy blan­da e indi­rec­ta duda, Naiz no va al núcleo del pro­ble­ma, a saber: se tra­ta de dilu­ci­dar la vali­dez o la tram­pa del con­cep­to de «polí­ti­ca» que uti­li­za el Soció­me­tro y que asu­me Naiz: «A dos de cada tres encues­ta­dos en el Soció­me­tro no les intere­sa la polí­ti­ca –el 67% tie­ne «desin­te­rés por la polí­ti­ca»– […] La sen­sa­ción gene­ral de des­po­li­ti­za­ción en Eus­kal Herria sobre la que vie­nen aler­tan­do voces como la de Arnal­do Ote­gi tie­ne una rotun­da con­fir­ma­ción en el Soció­me­tro difun­di­do ayer por el Ser­vi­cio de Pros­pec­ción Socio­ló­gi­ca depen­dien­te de Lehen­da­ka­ritza». Pre­gun­ta­mos: ¿Y si los con­cep­tos de «polí­ti­ca» y «des­po­li­ti­za­ción» que emplea la encues­ta fue­ran los de la ideo­lo­gía bur­gue­sa en la ver­sión PNV?

La corrien­te de eco­no­mía polí­ti­ca abru­ma­do­ra­men­te domi­nan­te en la socio­lo­gía des­de su ini­cio fue el libe­ra­lis­mo de la eco­no­mía clá­si­ca de Smith y de Ricar­do; pero des­de el últi­mo ter­cio del siglo XIX se impu­so en la socio­lo­gía una mez­cla de escue­las neo­clá­si­cas, mar­gi­na­lis­tas y neo­li­be­ra­les –es decir, «eco­no­mía vul­gar» según Marx – , con una mino­ría key­ne­sia­na y neo­key­ne­sia­na. La eco­no­mía vul­gar de la escue­la aus­tría­ca, por ejem­plo, supo­ne un retro­ce­so cog­ni­ti­vo inne­ga­ble con res­pec­to a la eco­no­mía clá­si­ca de Smith y de Ricar­do, por no hablar de Sis­mon­di y de otros auto­res. La eco­no­mía vul­gar des­pre­cia el deci­si­vo pro­ce­so de pro­duc­ción de valor, con su inevi­ta­ble explo­ta­ción asa­la­ria­da para obte­ner la mayor plus­va­lía posi­ble, y se cen­tra solo en el pro­ce­so de cir­cu­la­ción de las mer­can­cías, esfe­ra en la que la explo­ta­ción que­da ocul­ta pero no des­apa­re­ce, sien­do así el momen­to idó­neo para la apa­ri­ción de todos los refor­mis­mos y de todas las alter­na­ti­vas reac­cio­na­rias.

La socio­lo­gía no quie­re en modo alguno salir del nivel de la cir­cu­la­ción, en el que la explo­ta­ción y sus opre­sio­nes se difu­mi­nan, para empe­zar a estu­diar qué suce­de en los hor­nos atro­ces de la pro­duc­ción de plus­va­lía, en la esen­cia del capi­ta­lis­mo. La socio­lo­gía sien­te páni­co cuan­do ha de res­pon­der a la teo­ría de la plus­va­lía. Huye de este deba­te por­que le obli­ga a pisar sue­lo, a mover­se en la lucha de cla­ses, en las luchas de libe­ra­ción nacio­nal anti­im­pe­ria­lis­ta, en las movi­li­za­cio­nes con­tra la tri­ple explo­ta­ción de la mujer tra­ba­ja­do­ra. La socio­lo­gía, como ins­ti­tu­ción, sabe que su sala­rio, su nivel de vida, su esta­tus de pres­ti­gio como cas­ta de «sabios» depen­de de su defen­sa del capi­tal.

No sor­pren­de por tan­to el que el Soció­me­tro sepa­re abso­lu­ta­men­te la «preo­cu­pa­ción polí­ti­ca» de la preo­cu­pa­ción por «los pro­ble­mas liga­dos al mer­ca­do de tra­ba­jo», que es, sin embar­go, la que más inquie­ta al 67% de la pobla­ción. Sin embar­go no hay nada más polí­ti­co que la dic­ta­du­ra del sala­rio. La lucha de cla­ses es la reali­dad siem­pre nega­da por la socio­lo­gía, y por tan­to no sor­pren­de que, según el Soció­me­tro, solo el 3% se preo­cu­pe por las «des­igual­da­des socia­les». Mal­thus, que murió jus­to cuan­do el naci­mien­to de la socio­lo­gía, feli­ci­ta­ría al Soció­me­tro por dar­le la razón. Sin embar­go no hay nada más polí­ti­co que la injus­ti­cia y el empo­bre­ci­mien­to.

La socio­lo­gía y la antro­po­lo­gía fue­ron y son dos pila­res del impe­ria­lis­mo occi­den­tal, del euro­cen­tris­mo. Tam­po­co debe sor­pren­der que la lla­ma­da «inmi­gra­ción» –¿no exis­te racis­mo en Eus­kal Herria?– «preo­cu­pe» solo al 6% cuan­do la explo­ta­ción de la fuer­za de tra­ba­jo migran­te es un ver­da­de­ro cho­llo inclu­so para las lla­ma­das «cla­ses medias». Explo­ta­ción glo­bal que res­pon­de a una estra­te­gia eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca de la Unión Euro­pea. La socio­lo­gía pres­tó des­de su ini­cio una aten­ción máxi­ma a la edu­ca­ción para pro­du­cir fuer­za de tra­ba­jo sumi­sa, des­na­cio­na­li­zar a los pue­blos opri­mi­dos –eus­ka­ra, LOMCE, reli­gión, baja com­pren­sión en la lec­tu­ra, etc. – , y for­mar «bue­nas madres». Son todas ellas nece­si­da­des bási­cas para agi­li­zar la pro­duc­ción y repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo.

No debe sor­pren­der­nos, por tan­to, que el Soció­me­tro coci­ne los resul­ta­dos has­ta redu­cir esa preo­cu­pa­ción a un 6%. Y lo mis­mo hay que decir sobre el angus­tio­so pro­ble­ma de la vivien­da, que ata­ñe a la esen­cia de la pro­pie­dad pri­va­da de la tie­rra, del poder del capi­tal finan­cie­ro-inmo­bi­lia­rio, de la eco­no­mía sumer­gi­da y a la corrup­ción estruc­tu­ral, poder que vam­pi­ri­za duran­te déca­das a fami­lias ente­ras y res­trin­ge al máxi­mo la liber­tad de la juven­tud tra­ba­ja­do­ra: según el Soció­me­tro solo el 10% está preo­cu­pa­do por la vivien­da.

Tan­to el «mer­ca­do de tra­ba­jo», las «des­igual­da­des socia­les», la inmi­gra­ción, la vivien­da y la edu­ca­ción gol­pean con espe­cial saña a la mujer tra­ba­ja­do­ra. Has­ta que con sus luchas con­tra la tri­ple opre­sión que pade­cen logra­ron ridi­cu­li­zar el pro­fun­do machis­mo de la socio­lo­gía, has­ta hace muy poco esta «cien­cia social» jus­to se había limi­ta­do a la «pro­ble­má­ti­ca de géne­ro» des­de el femi­nis­mo refor­mis­ta en la Aca­de­mia e ins­ti­tu­cio­nes públi­cas. Según el Soció­me­tro un escue­to 1% de las per­so­nas encues­ta­das seña­la­ron la casi­lla de la vio­len­cia machis­ta, y has­ta el mis­mo Naiz reco­no­ce que esta nimie­dad «pue­de sor­pren­der», sin decir más. La socio­lo­gía, como apa­ra­to legi­ti­ma­dor, a lo máxi­mo que lle­ga muy recien­te­men­te es a cuan­ti­fi­car –la «cuan­to­fre­nia»– algu­nas de las opre­sio­nes del sis­te­ma patriar­ca­co-bur­gués, pero no pue­de impug­nar­lo radi­cal­men­te.

La ins­ti­tu­ción socio­ló­gi­ca está muy divi­di­da sobre qué par­tes del freu­do-mar­xis­mo, de la psi­co­lo­gía polí­ti­ca, de la Escue­la de Frank­furt, de las inter­pre­ta­cio­nes de la ano­mia –Durkheim, Fromm, fun­cio­nal-estruc­tu­ra­lis­mo, etcé­te­ra… – , es decir de la crí­ti­ca de la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas des­de la teo­ría de la alie­na­ción y sobre todo del feti­chis­mo, pue­de o no inte­grar en su dog­ma. Para la mayo­ría nada de esta crí­ti­ca radi­cal es váli­do por­que cho­ca fron­tal­men­te con el posi­ti­vis­mo que le ver­te­bra. Así es como se entien­de que se empleen con­cep­tos tan mani­pu­la­bles como incer­ti­dum­bre, abu­rri­mien­to, inte­rés, mie­do, irri­ta­ción, ilu­sión e indi­fe­ren­cia para inten­tar expli­car la reac­ción popu­lar ante la lucha nacio­nal cata­la­na. Des­de la crí­ti­ca de la estruc­tu­ra psí­qui­ca de masas, esos con­cep­tos-goma, que nos recuer­dan a la fra­seo­lo­gía par­so­nia­na, sir­ven para defen­der los intere­ses del patrón que paga el sala­rio socio­ló­gi­co: el PNV. Es obvio que la media y el grue­so de la peque­ña bur­gue­sía de la CAV nece­si­ta mini­mi­zar el efec­to con­cien­cia­dor de la Repú­bli­ca cata­la­na en el pue­blo vas­co. El con­te­ni­do polí­ti­co sub­ya­cen­te a esos con­cep­tos-goma es inne­ga­ble, menos para Naiz y para el Soció­me­tro.

Todas las per­so­nas tene­mos una ideo­lo­gía socio­po­lí­ti­ca, que­rá­mos­lo o no. El gran logro del capi­ta­lis­mo es hacer­nos creer que pue­de vivir­se sin ideo­lo­gía polí­ti­ca, en la des­po­li­ti­za­ción, que es la for­ma más efec­ti­va de la alie­na­ción bur­gue­sa como fuer­za mate­rial con­tra­dic­to­ria. De la mis­ma mane­ra en que la socio­lo­gía escri­be biblio­te­cas ente­ras sobre la mar­gi­na­ción y exclu­sión social, tam­bién lo hace sobre la des­po­li­ti­za­ción. En reali­dad, la lógi­ca de la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal impi­de por sí mis­ma que exis­ta la exclu­sión y la mar­gi­na­ción social: en reali­dad nadie, ni siquie­ra un vaga­bun­do, un ham­pón o una per­so­na des­trui­da por las dro­gas, ni siquie­ra el lum­pem­pro­le­ta­ria­do, o la lla­ma­da «infra­cla­se», o los «chavs» se que­dan fue­ra de la repro­duc­ción del capi­tal por­que son fuer­zas cie­gas en la diná­mi­ca de ace­le­ra­ción del cir­cui­to de la rea­li­za­ción del bene­fi­cio, aun­que no lo sepan. Lo mis­mo suce­de con las per­so­nas supues­ta­men­te «des­po­li­ti­za­das»: su invi­si­bi­li­za­da ideo­lo­gía polí­ti­ca prác­ti­ca crea un vacío fic­ti­cio, irreal, algo pare­ci­do a la inexis­ten­te «mayo­ría silen­cio­sa», que legi­ti­ma el que la bur­gue­sía y el refor­mis­mo desa­rro­llen su polí­ti­ca con la excu­sa de lle­nar ese fal­so vacío.

El Soció­me­tro no tie­ne más reme­dio que, sin reco­no­cer­lo, acep­tar el con­te­ni­do polí­ti­co de la ideo­lo­gía al sos­te­ner que un 76% de la pobla­ción ve poco o nada pro­ba­ble que se logre una nego­cia­ción entre Madrid y Gas­teiz; que el 3% quie­re menos auto­go­bierno, que el 17% quie­re la inde­pen­den­cia, que el 30% quie­re más auto­go­bierno, y que el 36% se con­for­ma con el actual. Supo­nien­do que estos por­cen­ta­jes sean cier­tos y no estén coci­na­dos al gus­to del patrón: ¿no refle­jan de algún modo opcio­nes cla­ra­men­te polí­ti­cas que se mate­ria­li­zan día a día en un sin fin de prác­ti­cas coti­dia­nas enfren­ta­das entre sí? Lo mis­mo hay que decir de los por­cen­ta­jes sobre la inde­pen­den­cia como pri­me­ra opción según si el refe­rén­dum fue­ra acep­ta­do o recha­za­do por el Esta­do: ¿No refle­ja la apre­cia­ble varia­ción en el resul­ta­do en uno u otro caso el hecho de que la gen­te tie­ne sus pro­pios cri­te­rios polí­ti­cos varia­bles según las difi­cul­ta­des, cri­te­rios que cho­can fron­tal­men­te en su sen­ti­do estra­té­gi­co?

La lla­ma­da «teo­ría de los jue­gos» des­vir­túa esta con­tra­dic­to­ria com­ple­ji­dad psi­co­po­lí­ti­ca a la hora de tomar deci­sio­nes impor­tan­tes recu­rrien­do al indi­vi­dua­lis­mo meto­do­ló­gi­co bur­gués como for­ma astu­ta de colar el egoís­mo mar­gi­na­lis­ta y neo­li­be­ral de la «pre­fe­ren­cia sub­je­ti­va» del buen con­su­mi­dor que, fría y cons­cien­te­men­te, con­su­me mer­can­cías mate­ria­les median­te pago en dine­ro, y mer­can­cías elec­to­ra­les median­te el valor de cam­bio del voto. Pero el már­que­tin polí­ti­co-comer­cial sabe muy bien que la reali­dad es más com­ple­ja y poten­cial­men­te peli­gro­sa para el capi­tal, por lo que nece­si­ta de la mani­pu­la­ción sub­cons­cien­te e incons­cien­te de los con­te­ni­dos irra­cio­na­les de la ideo­lo­gía polí­ti­ca con el fin de for­ta­le­cer al poder. De hecho, este es el obje­ti­vo esen­cial del Soció­me­tro.

No exis­te des­po­li­ti­za­ción algu­na en la socie­dad vas­ca. Exis­ten ideas polí­ti­cas diver­sas y has­ta muy con­tra­rias en sí, muchas de ellas invi­si­bi­li­za­das, que res­pon­den a los cam­bios pro­fun­dos impues­tos en los últi­mos lus­tros. El PNV nece­si­ta mani­pu­lar la reali­dad y negar las ideas polí­ti­cas que pue­den girar hacia la izquier­da en un futu­ro, según inci­da en su inte­rior el inde­pen­den­tis­mo socia­lis­ta. A la vez nece­si­ta aumen­tar las que refuer­zan su poder. La socio­lo­gía, EITB y otros medios de alie­na­ción de masas, la buro­cra­cia auto­no­mis­ta, etc., actúan en esa tarea, del mis­mo modo en que el impe­ria­lis­mo fran­co-espa­ñol tam­bién dis­po­ne de sus pro­pios ins­tru­men­tos: ¿alguien cree que el Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes Socio­ló­gi­cas es neu­tral?

La ideo­lo­gía bur­gue­sa nie­ga el con­te­ni­do polí­ti­co a todas aque­llas ideas poten­cial­men­te no con­tro­la­bles, no mani­pu­la­bles, echán­do­las al basu­re­ro de la des­po­li­ti­za­ción o del radi­ca­lis­mo nihi­lis­ta, vio­len­to e inclu­so «terro­ris­ta», tam­bién de la lla­ma­da «pre-polí­ti­ca» o del «popu­lis­mo». De este modo, la polí­ti­ca que­da redu­ci­da a lo que el poder desig­na como tal, que es todo com­por­ta­mien­to que asu­ma como exclu­si­va­men­te váli­dos los cau­ces de la lega­li­dad y del par­la­men­ta­ris­mo capi­ta­lis­ta. Las luchas con­tra los desahu­cios, por otra edu­ca­ción, con­tra el racis­mo, con­tra el paro, con­tra el terro­ris­mo patriar­cal, etcé­te­ra, y las pre­fe­ren­cias polí­ti­cas sobre qué gra­do de auto­no­mía, domi­na­ción espa­ño­la o inde­pen­den­cia vas­ca, así como la afi­ni­dad o recha­zo de la defen­sa cata­la­na de sus dere­chos nacio­na­les, por citar un núme­ro limi­ta­do de actos e ideas socia­les, todo esto es exclui­do de la «polí­ti­ca».

Uno sien­te bochorno inte­lec­tual ajeno cuan­do ve cómo Naiz se hace eco de la metó­di­ca mani­pu­la­ción del PNV sin nin­gún apun­te crí­ti­co, con solo una o dos insi­nua­cio­nes muy tibias, repi­tien­do la pasi­vi­dad que le carac­te­ri­zó duran­te la ofen­si­va de la cul­tu­ra euro­im­pe­ria­lis­ta sufri­da por la cul­tu­ra vas­ca con espe­cial inten­si­dad duran­te 2016. Sin embar­go, es nece­sa­rio y urgen­te ampliar la lucha teó­ri­ca que demues­tre que las múl­ti­ples ideas polí­ti­cas invi­si­bi­li­za­das por la socio­lo­gía del PNV tie­nen una cohe­sión inter­na que nos remi­te en últi­mo aná­li­sis a la lucha entre el capi­ta­lis­mo fran­co-espa­ñol y sus agen­tes regio­na­lis­tas y auto­no­mis­tas, y el pue­blo tra­ba­ja­dor.

Iña­ki Gil de Ssan Vicen­te

Eus­kal Herria, 9 de diciem­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *