El Esta­do espa­ñol fir­ma las car­tas auto­nó­mi­cas de Cuba y de Puer­to Rico

Tal día como hoy del año 1897, hace 120 años, el gobierno espa­ñol, pre­si­di­do por el libe­ral Prá­xe­des Mateo Sagas­ta des­de el 4 de octu­bre inme­dia­ta­men­te ante­rior, entre­ga­ba las Car­tas Auto­nó­mi­cas de Cuba y de Puer­to Rico —colo­nias que des­de la divi­sión admi­nis­tra­ti­va de 1833 osten­ta­ban la pin­to­res­ca deno­mi­na­ción de «pro­vin­cias de ultra­mar»— fir­ma­das por la rei­na regen­te María Cris­ti­na en nom­bre de su hijo Alfon­so XIII. Las Car­tas Auto­nó­mi­cas de Cuba y de Puer­to Rico serían la pri­me­ra des­cen­tra­li­za­ción que cedía el Esta­do espa­ñol des­de el final de la Gue­rra de Suce­sión (1715), que había entro­ni­za­do a la dinas­tía bor­bó­ni­ca y que había com­por­ta­do la des­truc­ción del sis­te­ma foral.

Las Car­tas Auto­nó­mi­cas de Cuba y de Puer­to Rico eran una ope­ra­ción polí­ti­ca que pre­ten­día reba­jar el cli­ma de ten­sión en las islas entre inde­pen­den­tis­tas y colo­nia­lis­tas. El gobierno Sagas­ta optó por una solu­ción inter­me­dia que se demos­tra­ría insu­fi­cien­te. En Cuba y en Puer­to Rico se cons­ti­tu­ye­ron sen­dos Par­la­men­tos Insu­la­res divi­di­dos en Cáma­ras de Repre­sen­tan­tes elec­tos y Con­se­jos de Admi­nis­tra­ción de car­gos elec­tos y vita­li­cios, que legis­la­rían en mate­ria de gober­na­ción, jus­ti­cia, hacien­da y fomen­to; siem­pre fis­ca­li­za­dos por la figu­ra de un gober­na­dor gene­ral nom­bra­do des­de la metró­po­li, que se le había con­ce­di­do la facul­tad de vetar ini­cia­ti­vas par­la­men­ta­rias.

La estra­te­gia Sagas­ta que­da­ría des­en­mas­ca­ra­da cuan­do la demo­cra­ti­za­ción de la vida polí­ti­ca colo­nial pon­dría de relie­ve que el inde­pen­den­tis­mo se había con­ver­ti­do en la opción polí­ti­ca mayo­ri­ta­ria de aque­llas socie­da­des. Los inde­pen­den­tis­mos cuba­nos y puer­to­rri­que­ños, for­ma­dos por las cla­ses medias crio­llas y euro­peas y diri­gi­dos por sus res­pec­ti­vas cla­ses inte­lec­tua­les, aca­ba­ría mar­can­do la agen­da polí­ti­ca de las colo­nias. Y sólo un año más tar­de (1898) el Esta­do espa­ñol se vería inmer­so en una gue­rra colo­nial que cos­ta­ría la vida a miles de sol­da­dos de leva, muchos de ellos cata­la­nes de fami­lias humil­des, y que cer­ti­fi­ca­ría la inde­pen­den­cia de las colo­nias autó­no­mas de Cuba y de Puer­to Rico.

Marc Pons

Bar­ce­lo­na, 25 de noviem­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *