El Esta­do espa­ñol fir­ma las car­tas auto­nó­mi­cas de Cuba y de Puer­to Rico

Tal día como hoy del año 1897, hace 120 años, el gobierno espa­ñol, pre­si­di­do por el libe­ral Prá­xe­des Mateo Sagas­ta des­de el 4 de octu­bre inme­dia­ta­men­te ante­rior, entre­ga­ba las Car­tas Auto­nó­mi­cas de Cuba y de Puer­to Rico —colo­nias que des­de la divi­sión admi­nis­tra­ti­va de 1833 osten­ta­ban la pin­to­res­ca deno­mi­na­ción de «pro­vin­cias de ultra­mar»— fir­ma­das por la rei­na regen­te María Cris­ti­na en nom­bre de su hijo Alfon­so XIII. Las Car­tas Auto­nó­mi­cas de Cuba y de Puer­to Rico serían la pri­me­ra des­cen­tra­li­za­ción que cedía el Esta­do espa­ñol des­de el final de la Gue­rra de Suce­sión (1715), que había entro­ni­za­do a la dinas­tía bor­bó­ni­ca y que había com­por­ta­do la des­truc­ción del sis­te­ma foral.

Las Car­tas Auto­nó­mi­cas de Cuba y de Puer­to Rico eran una ope­ra­ción polí­ti­ca que pre­ten­día reba­jar el cli­ma de ten­sión en las islas entre inde­pen­den­tis­tas y colo­nia­lis­tas. El gobierno Sagas­ta optó por una solu­ción inter­me­dia que se demos­tra­ría insu­fi­cien­te. En Cuba y en Puer­to Rico se cons­ti­tu­ye­ron sen­dos Par­la­men­tos Insu­la­res divi­di­dos en Cáma­ras de Repre­sen­tan­tes elec­tos y Con­se­jos de Admi­nis­tra­ción de car­gos elec­tos y vita­li­cios, que legis­la­rían en mate­ria de gober­na­ción, jus­ti­cia, hacien­da y fomen­to; siem­pre fis­ca­li­za­dos por la figu­ra de un gober­na­dor gene­ral nom­bra­do des­de la metró­po­li, que se le había con­ce­di­do la facul­tad de vetar ini­cia­ti­vas parlamentarias.

La estra­te­gia Sagas­ta que­da­ría des­en­mas­ca­ra­da cuan­do la demo­cra­ti­za­ción de la vida polí­ti­ca colo­nial pon­dría de relie­ve que el inde­pen­den­tis­mo se había con­ver­ti­do en la opción polí­ti­ca mayo­ri­ta­ria de aque­llas socie­da­des. Los inde­pen­den­tis­mos cuba­nos y puer­to­rri­que­ños, for­ma­dos por las cla­ses medias crio­llas y euro­peas y diri­gi­dos por sus res­pec­ti­vas cla­ses inte­lec­tua­les, aca­ba­ría mar­can­do la agen­da polí­ti­ca de las colo­nias. Y sólo un año más tar­de (1898) el Esta­do espa­ñol se vería inmer­so en una gue­rra colo­nial que cos­ta­ría la vida a miles de sol­da­dos de leva, muchos de ellos cata­la­nes de fami­lias humil­des, y que cer­ti­fi­ca­ría la inde­pen­den­cia de las colo­nias autó­no­mas de Cuba y de Puer­to Rico.

Marc Pons

Bar­ce­lo­na, 25 de noviem­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.