Delphy y Romi­to: La vio­len­cia mas­cu­li­na con­tra las muje­res en Occi­den­te

En Esta­dos Uni­dos duran­te el año 1999, unas 1.200 muje­res murie­ron a manos de la pare­ja o de un ex; entre 60 y 100 murie­ron en Espa­ña, en Ita­lia, en Fran­cia, en el Rei­no Uni­do y en Sue­cia. En los paí­ses indus­tria­li­za­dos, entre el 20 y el 30% de las muje­res han sufri­do, a lo lar­go de su vida, vio­len­cias físi­cas y sexua­les de la par­te de una pare­ja o mari­do; y entre el 5 y el 15% lo sufren en el mis­mo momen­to de la encues­ta. Los abu­sos psi­co­ló­gi­cos –insul­tos, deni­gra­ción, con­trol de la vida coti­dia­na– son mucho más fre­cuen­tes. Según nume­ro­sos estu­dios lle­va­dos a cabo en Amé­ri­ca del Nor­te, de 15 a 25% de las muje­res han sufri­do una vio­la­ción o una ten­ta­ti­va de vio­la­ción duran­te su edad adul­ta. Pero si se tie­ne en cuen­ta la vida ente­ra de una mujer, hay que tener pre­sen­te que la mitad de las vio­la­cio­nes sufri­das lo han sido duran­te le niñez o la ado­les­cen­cia. Uno de los des­cu­bri­mien­tos más intere­san­tes de estos diez últi­mos años –dado que la cues­tión ya no se con­si­de­ra sin impor­tan­cia– es que los agre­so­res son en su mayor par­te per­so­nas cono­ci­das de las víc­ti­mas. Se sabe actual­men­te que su pro­pia casa es el lugar más peli­gro­so para una mujer o un/​una niña. Pero a este des­cu­bri­mien­to de la fre­cuen­cia de la vio­len­cia en la «vida pri­va­da» se aña­de la toma de con­cien­cia de que, como las femi­nis­tas lo habían dicho siem­pre, la noción de una fron­te­ra estan­ca entre espa­cio –y por lo tan­to acto– pri­va­do y espa­cio –y por lo tan­to acto– públi­co es arti­fi­cial: ¿en dón­de cla­si­fi­car las agre­sio­nes come­ti­das en los coches o en la calle (ámbi­to públi­co) por los ligues o novios, véa­se los mari­dos recha­za­dos (ámbi­to pri­va­do)? En un estu­dio sui­zo, el 20% de las ado­les­cen­tes entre­vis­ta­das habían sufri­do agre­sio­nes sexua­les, de las cua­les un cuar­to eran vio­la­cio­nes. Según diver­sos estu­dios ame­ri­ca­nos, alre­de­dor del 10% de las niñas han sido agre­di­das sexual­men­te por un hom­bre de la fami­lia, esta tasa se sitúa en un 5% en una inves­ti­ga­ción sui­za. En Fran­cia, la Enquê­te natio­na­le sur la vio­len­ce envers les fem­mes en Fran­ce (ENVEFF), plan­tea una ten­den­cia pare­ci­da.

No se pue­de poner las vio­len­cias con­tra las muje­res en sec­cio­nes sepa­ra­das y her­mé­ti­cas: muy a menu­do una vio­len­cia lle­va a otra. Así, lo que se lla­ma «vio­len­cia con­yu­gal» no se limi­ta a gol­pes, sino que inclu­ye muchas veces la vio­la­ción de la mujer. En Esta­dos Uni­dos, y se sabe por­que las inves­ti­ga­cio­nes se están rea­li­zan­do des­de hace más de vein­te años, son cer­ca del 80% de los casos, las muje­res ase­si­na­das por su pare­ja han sido al cabo de años de vio­len­cia con­yu­gal ordi­na­ria y gene­ral­men­te en el momen­to en el que ellas han deci­di­do dejar este hom­bre. Estos ase­si­na­tos no son resul­ta­do de un «rap­tus», toda­vía menos de un «exce­so de amor», como a los medios de comu­ni­ca­ción les gus­ta repre­sen­tar el «cri­men pasio­nal»; el ase­si­na­to es más bien la últi­ma expre­sión de la volun­tad de con­trol de un hom­bre que ve que la mujer se le esca­pa. Exis­ten tam­bién víncu­los entre vio­len­cia con­tra las muje­res y vio­len­cia con­tra los/​las niñas; la mitad de los mari­dos que pegan a su mujer pegan tam­bién a sus hijos e hijas; más pre­ci­sa­men­te, la vio­len­cia con­yu­gal ejer­ci­da sobre la madre es rela­cio­na­da con –y por lo tan­to pre­dic­ti­va de– el inces­to padre-hija.

Ante el espec­tácu­lo de las vio­len­cias mas­cu­li­nas, el sufri­mien­to y los estra­gos que cau­san en las víc­ti­mas, pero tam­bién en la socie­dad en su con­jun­to, las orga­ni­za­cio­nes inter­na­cio­na­les las han con­de­na­do con fuer­za en los últi­mos años. Según las con­clu­sio­nes de la Con­fe­ren­cia Mun­dial de las Muje­res de las Nacio­nes Undias en Bejing, en 1995, «la vio­len­cia con­tra las muje­res repre­sen­ta un obs­tácu­lo para alcan­zar la igual­dad, el desa­rro­llo y la paz. Vio­la, debi­li­ta o anu­la el ejer­ci­cio por par­te de las muje­res de sus dere­chos huma­nos y liber­ta­des fun­da­men­ta­les». En 1997, la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud defi­nió la vio­len­cia con­tra las muje­res como un medio para man­te­ner o refor­zar su subor­di­na­ción, cuyas con­se­cuen­cias cons­ti­tu­yen por aña­di­du­ra un gran pro­ble­ma de salud y por lo tan­to es una prio­ri­dad de salud públi­ca. En 2004, Amnis­tía Inter­na­cio­nal se ins­pi­ró en la Con­ven­ción con­tra las Tor­tu­ras de las Nacio­nes Uni­das para pro­po­ner que la vio­len­cia domés­ti­ca y la vio­la­ción, inclu­so rea­li­za­da por una pareja/​marido, sean con­si­de­ra­das como una for­ma de tor­tu­ra. En efec­to, todos los ele­men­tos de la tor­tu­ra están pre­sen­tes en estas vio­len­cias deno­mi­na­das «pri­va­das», inclu­so un ele­men­to esen­cial, a saber «el con­sen­ti­mien­to o la acep­ta­ción de un repre­sen­tan­te de la auto­ri­dad públi­ca o de otra per­so­na inter­vi­nien­do en nom­bre de ella». Según Amnis­tía, pues­to que el Esta­do es cóm­pli­ce de la vio­len­cia domés­ti­ca: no toma las medi­das de pro­tec­ción nece­sa­rias, no ase­gu­ra la igual­dad ante la ley de las muje­res y no san­cio­na los hechos, tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad pro­por­cio­nal a estos incum­pli­mien­tos en este caso en estas vio­len­cias.

El aná­li­sis de Amnis­tía toca un pun­to cru­cial. Pre­ci­sa­men­te por­que el Esta­do ha legi­ti­ma­do tra­di­cio­nal­men­te la vio­len­cia mas­cu­li­na con­tra muje­res y los niños y las niñas, que esta vio­len­cia ha per­ma­ne­ci­do tan invi­si­ble duran­te tan­to tiem­po. Fue solo por los movi­mien­tos de muje­res, pri­me­ro en Amé­ri­ca del Nor­te y en el Rei­no Uni­do, lue­go en otros paí­ses, que pri­me­ro se hizo visi­ble y lue­go cada vez menos acep­ta­ble. Des­de la déca­da de 1970, las prác­ti­cas femi­nis­tas, como los gru­pos de muje­res no-mix­tos de auto­con­cien­cia y auto­ayu­da, per­mi­tie­ron a muchas de ellas rom­per el silen­cio y hablar sobre la vio­len­cia sufri­da, y así des­cu­bran que su situa­ción no era excep­cio­nal. Fue a par­tir de estas expe­rien­cias que se crea­ron las pri­me­ra líneas tele­fó­ni­cas para víc­ti­mas de vio­la­ción, cen­tros con­tra la vio­len­cia, alber­gues para muje­res mal­tra­ta­das. Mucho antes de obte­ner el per­mi­so para lle­var a cabo inves­ti­ga­cio­nes uni­ver­si­ta­rias, fue a par­tir de la prác­ti­ca de estas ins­ti­tu­cio­nes alter­na­ti­vas que las femi­nis­tas pudie­ron dar las pri­me­ras cifras sobre la fre­cuen­cia de la vio­len­cia y per­mi­tie­ron cap­tar la esca­la del fenó­meno. Hoy en día, estas cifras siguen sien­do impre­sio­nan­tes: solo en el Rei­no Uni­do, en un año, no menos de 32.017 muje­res acom­pa­ña­das por 22.500 niños tuvie­ron que bus­car su segu­ri­dad en uno de estos refu­gios. En Ita­lia, en un solo año y en la región de Emi­lia-Romag­na, 1.422 muje­res se diri­gie­ron por las mis­mas razo­nes a un cen­tro con­tra la vio­len­cia.

Par­te de lo que aho­ra se con­si­de­ra, y con razón, como vio­len­cia, antes se con­si­de­ra­ba como algo legí­ti­mo o inclu­so legal. De este modo, el cri­men de honor –la posi­bi­li­dad de que los hom­bres mata­ran a una espo­sa, hija, her­ma­na, para ser absuel­tos por con­si­de­rar que esta­ban defen­dien­do su honor– toda­vía exis­te en el códi­go penal de muchos paí­ses (entre ellos los de Orien­te Medio, Tur­quía y Koso­vo). Según UNICEF, duran­te 1997, cer­ca de 300 muje­res fue­ron ase­si­na­das en una pro­vin­cia de Pakis­tán por «cau­sa de honor», 400 en Yemen y 100 en Egip­to. Que estas muje­res y niñas a veces fue­ron ase­si­na­das por­que fue­ron vio­la­das pre­via­men­te hace que su ase­si­na­to sea aún más cruel. Si la iden­ti­fi­ca­ción entre la «cas­ti­dad» de las muje­res y el honor de los hom­bres (« de la fami­lia») tie­ne sus raí­ces en muchas cul­tu­ras tra­di­cio­na­les, es al Códi­go de Napo­león al que le debe­mos el haber­lo intro­du­ci­do en un Códi­go euro­peo. En Fran­cia, el cri­men de honor solo fue dero­ga­do en 1975 (en Ita­lia en 1981). La redac­ción del Códi­go Penal ita­liano es casi idén­ti­ca a la que toda­vía exis­te en el Códi­go Penal sirio. Otro ejem­plo de la legi­ti­ma­ción de la vio­len­cia mas­cu­li­na se refie­re a «la excep­ción con­yu­gal»: la vio­la­ción por par­te de un mari­do de su espo­sa no se con­si­de­ra un deli­to, siguien­do el prin­ci­pio de que la espo­sa no tie­ne dere­cho a «recha­zar» –ya no se per­te­ne­ce a ella mis­ma. La excep­ción del cón­yu­ge estu­vo en vigor en el Códi­go Penal en Fran­cia has­ta 1980, en los Paí­ses Bajos has­ta 1991, en el Rei­no Uni­do has­ta 1994, Ale­ma­nia has­ta 1997 y toda­vía exis­te en 33 esta­dos de los 50 de Esta­dos Uni­dos.

Otra pode­ro­sa estra­te­gia para hacer que la vio­len­cia sea invi­si­ble es la de la nega­ción: cuan­do la vio­len­cia mas­cu­li­na ya no pue­de con­si­de­rar­se legí­ti­ma, se la nie­ga, por ejem­plo, acu­san­do a las víc­ti­mas de men­tir. Esto siem­pre ha suce­di­do con muje­res y niños/​niñas vio­la­das. En paí­ses de tra­di­ción anglo­sa­jo­na, la regla legal de corro­bo­ra­tion war­ning reque­ría que los jue­ces en jui­cios por vio­la­ción recuer­den a los jura­dos el ries­go de con­de­nar a un hom­bre por «la mera pala­bra de una mujer». Dero­ga­do en los años 90, toda­vía se prac­ti­ca común­men­te. La psi­quia­tría y el psi­co­aná­li­sis tam­bién han pro­por­cio­na­do ins­tru­men­tos efec­ti­vos para negar la vio­len­cia. Así, a los niños y niñas que denun­cian la vio­la­ción pater­na a menu­do no se les cree, inclu­so hoy: no han sido vio­la­dos, pero han fan­ta­sea­do, por­que es, según la doxa psi­co­ana­lí­ti­ca, su deseo incons­cien­te. Este «deseo del niño/​niña» está en el cora­zón de la cons­truc­ción teó­ri­ca cono­ci­da como el «com­ple­jo de Edi­po», que Freud desa­rro­lló des­pués de aban­do­nar su teo­ría ori­gi­nal, o más bien su cons­ta­ta­ción de que sus pacien­tes habían sido muy a menu­do some­ti­dos a trau­ma sexual, a menu­do inces­tuo­so. Este des­cu­bri­mien­to, que fue reci­bi­do con frial­dad por sus cole­gas, hizo que lo aban­do­na­ra y que lo reem­pla­za­ra por la fan­ta­sía infan­til. Más recien­te­men­te, la teo­ría de que las denun­cias de abu­so sexual paterno se defi­ni­rían erró­nea­men­te cuan­do es una madre sepa­ra­da quien las emi­te, aun­que no esté res­pal­da­da por nin­gu­na evi­den­cia, con­tri­bu­ye a con­de­nar a los niños y las niñas a silen­ciar y ocul­tar la vio­len­cia y sus auto­res.

Reve­lar y denun­ciar la vio­len­cia mas­cu­li­na no solo sig­ni­fi­ca iden­ti­fi­car a los hom­bres que la infli­gen, sino tam­bién cues­tio­nar el sis­te­ma patriar­cal del que esta vio­len­cia es un medio. Des­de el pun­to de vis­ta de la inves­ti­ga­ción, este es un cam­po rela­ti­va­men­te nue­vo, espe­cial­men­te en paí­ses del sur como Fran­cia e Ita­lia. Por lo tan­to, no es sor­pren­den­te que este cam­po esté atra­ve­sa­do por con­tro­ver­sias a menu­do apa­sio­na­das, que inevi­ta­ble­men­te son a la vez cien­tí­fi­cas y polí­ti­cas. Una de estas con­tro­ver­sias se refie­re a la fre­cuen­cia de la vio­len­cia, par­ti­cu­lar­men­te la vio­la­ción, que los crí­ti­cos dicen que está «infla­da» por defi­ni­cio­nes dema­sia­do amplias o por el lla­ma­do «vic­ti­mis­mo» de las muje­res. De hecho, el ver­da­de­ro pro­ble­ma es más bien la sub­es­ti­ma­ción y no la sobre­es­ti­ma­ción de la vio­len­cia. Todos los estu­dios mues­tran que algu­nas de las muje­res que res­pon­die­ron afir­ma­ti­va­men­te a las pre­gun­tas que des­cri­ben obje­ti­va­men­te una situa­ción vio­len­ta (defi­ni­do por el Códi­go Penal) con­tes­tan nega­ti­va­men­te cuan­do los actos se des­cri­ben explí­ci­ta­men­te como vio­len­cia sexual. Están aver­gon­za­dos o tra­tan de con­cep­tua­li­zar lo que les suce­dió de una mane­ra menos peli­gro­sa para su ima­gen de sí mis­mas. Ade­más, en Esta­dos Uni­dos, los hom­bres jóve­nes entre­vis­ta­dos admi­ten haber come­ti­do agre­sio­nes sexua­les con una fre­cuen­cia que corres­pon­de a las altas tasas encon­tra­das en los estu­dios sobre las muje­res. Lo que nos lle­va a otra pre­gun­ta: ¿Pode­mos gene­ra­li­zar en «nues­tro país» los datos reco­pi­la­dos en otros paí­ses? Mien­tras que en Amé­ri­ca y el nor­te de Euro­pa la inves­ti­ga­ción sobre la vio­len­cia comen­zó en la déca­da de 1970 y hoy repre­sen­ta un cam­po muy rico y diver­so, en Fran­cia e Ita­lia, este tra­ba­jo se empe­zó a rea­li­zar solo trein­ta años más tar­de. Este retra­so requie­re el uso de datos de estos paí­ses. Sin embar­go, los resul­ta­dos de las dos encues­tas nacio­na­les fran­ce­sas e ita­lia­nas mues­tran que las tasas de vio­len­cia son más bajas que las encon­tra­das en Amé­ri­ca del Nor­te. Por ejem­plo, según datos de Enveff, el 11% de las muje­res han sufri­do al menos una agre­sión sexual en su vida, mien­tras que en la encues­ta nacio­nal cana­dien­se el 24% de las cana­dien­ses habían sido víc­ti­mas des­de los 16 años. ¿Cómo expli­car esta dife­ren­cia? Podría deber­se a dife­ren­cias meto­do­ló­gi­cas (for­mu­la­ción de pre­gun­tas, estruc­tu­ra del cues­tio­na­rio, moda­li­da­des de admi­nis­tra­ción), o plan­tear las dife­ren­cias reales en las tasas de vio­len­cia de los dos paí­ses; o inclu­so la mayor reti­cen­cia de las muje­res fran­ce­sas a admi­tir haber sido víc­ti­mas de la vio­len­cia; nin­gu­na de estas expli­ca­cio­nes es exclu­si­va de las otras dos.

Cuan­tas más inves­ti­ga­cio­nes en el cam­po de la vio­len­cia se desa­rro­llen en nues­tros paí­ses, mejor sabre­mos si exis­ten o no dife­ren­cias reales de un país a otro. De todos modos, estos estu­dios ya han resal­ta­do dos con­clu­sio­nes: la vio­len­cia con­tra las muje­res y los niños y niñas, tan­to físi­ca como sexual, desa­fía los lími­tes entre lo pri­va­do y lo públi­co; y cons­ti­tu­ye una de las for­mas de vio­len­cia más fre­cuen­tes y menos visi­bles, así como la menos denun­cia­da y la menos san­cio­na­da por la jus­ti­cia; que las muje­res y los niños y niñas son los menos pro­te­gi­dos de las víc­ti­mas de la vio­len­cia y los más nume­ro­sos (uno expli­ca pro­ba­ble­men­te al otro) en nues­tros paí­ses, que sin embar­go se enor­gu­lle­cen de poner el res­pe­to de los dere­chos huma­nos al fren­te de sus prio­ri­da­des.

Patri­zia Romi­toChris­ti­ne Delphy

13 de diciem­bre de 2015

Fuen­te: https://​lado​mi​na​tion​mas​cu​li​ne​.word​press​.com/​2​0​1​5​/​1​2​/​1​3​/​d​e​l​p​h​y​-​e​t​-​r​o​m​i​t​o​-​l​a​-​v​i​o​l​e​n​c​e​-​m​a​s​c​u​l​i​n​e​-​c​o​n​t​r​e​-​l​e​s​-​f​e​m​m​e​s​-​e​n​-​o​c​c​i​d​e​nt/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *