La arti­lle­ría como esen­cia de España

Noti­ce this: Para Boro, Alfre­do Ramos y para todas las per­so­nas per­se­gui­das por su pra­xis democrática. 

Aco­rra­la­do en el deba­te, el Car­de­nal Cis­ne­ros no tenía res­pues­tas con­vin­cen­tes a los argu­men­tos de un sec­tor de la noble­za y de la bur­gue­sía cas­te­lla­na que se opo­nía en 1516 a que Car­los V de Ale­ma­nia fue­ra pro­cla­ma­do rey por­que bus­ca­ban solu­cio­nes jus­tas a la agu­da cri­sis suce­so­ria, así que el enve­je­ci­do regen­te abrió una ven­ta­na mos­trán­do­les la uni­dad de arti­lle­ría des­ple­ga­da en el patio: «Esto son mis pode­res», les dijo. La razón de la fuer­za con­tra la fuer­za de la razón. Cin­co años des­pués aque­lla bru­tal ame­na­za fue mate­ria­li­za­da a caño­na­zos con la masa­cre de la revo­lu­ción comu­ne­ra en 1521.

El Car­de­nal Cis­ne­ros no des­cu­bría nada nue­vo: la repre­sión ha sido siem­pre el recur­so últi­mo de los sis­te­mas explo­ta­do­res, mien­tras que Maquia­ve­lo tam­po­co inven­ta­ba algo des­co­no­ci­do has­ta enton­ces al decir que «los sui­zos son muy libres por­que tie­nen muchas armas». Es un tópi­co perió­di­ca­men­te reac­ti­va­do el cri­ti­car al mar­xis­mo dicien­do que care­ce de una «teo­ría del poder» –que no solo del Esta­do – , por­que, según se afir­ma con doc­ta igno­ran­cia y bur­da mala fe, olvi­da, des­cui­da, igno­ra, etcé­te­ra, otras muchas for­mas de poder que no sean las que se basan en la vio­len­cia direc­ta. No tie­ne sen­ti­do demos­trar aho­ra lo insos­te­ni­ble de estos man­tras que tan­to ayu­da­ron a des­ac­ti­var la lucha de cla­ses des­de los años seten­ta con las obvie­da­des fau­caul­tia­nas de los micro­po­de­res, por ejem­plo, entre otras mer­can­cías ideo­ló­gi­cas. Sola­men­te deci­mos que la teo­ría mar­xis­ta del poder en el capi­ta­lis­mo gira sobre la dia­léc­ti­ca entre el feti­chis­mo de la mer­can­cía y las vio­len­cias, que son apli­ca­das en la medi­da en que el feti­chis­mo va per­dien­do efi­ca­cia inte­gra­do­ra. Esta teo­ría ha sido vacia­da de poten­cial revo­lu­cio­na­rio por la ver­sión refor­mis­ta del grams­cis­mo con su engru­do insí­pi­do sobre el con­sen­so y la coerción. 

Maquia­ve­lo y Cis­ne­ros escri­bie­ron en el momen­to en que la bur­gue­sía mer­can­til endu­re­cía su lucha con­tra el feu­da­lis­mo, cuan­do el valor de cam­bio y el dine­ro empe­za­ban ya a disol­ver con su áci­do inhu­mano las vie­jas rela­cio­nes socia­les domi­nan­tes a la vez que mos­tra­ban ya los pri­me­ros indi­cios del feti­chis­mo de la mer­can­cía, pro­ce­so que solo se desa­rro­lla­ría en toda su des­truc­ti­vi­dad con la revo­lu­ción indus­trial de fina­les del siglo XVIII. Sin embar­go, la mun­dia­li­za­ción del feti­chis­mo no anu­la la valía de las tesis de ambos polí­ti­cos, por­que, en el caso de Cis­ne­ros, la repre­sión vuel­ve a des­cu­brir­se como la esen­cia de Espa­ña cuan­do pier­den efec­ti­vi­dad los medios de «con­sen­so», o dicho con rigor mar­xis­ta, cuan­do el feti­chis­mo empie­za a debi­li­tar­se y debe ser urgen­te­men­te ayu­da­do por las vio­len­cias, o sim­ple­men­te debe dejar el espa­cio a la artillería. 

Maquia­ve­lo es tan vigen­te como el beli­co­so car­de­nal pero jus­to por lo con­tra­rio, por la vera­ci­dad incues­tio­na­ble de la otra par­te de la uni­dad y lucha de con­tra­rios aho­ra en el plano teó­ri­co: Cata­lun­ya y otras nacio­nes opri­mi­das solo han sido inde­pen­dien­tes de fac­to cuan­do han dis­pues­to de arti­lle­ría pro­pia, como los sui­zos, pasan­do a sufrir la opre­sión cuan­do fue­ron ven­ci­das o rin­die­ron sus armas al inva­sor. Lo mis­mo debe­mos decir con res­pec­to a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras explo­ta­das por la bur­gue­sía: solo median­te su lucha, solo median­te lo que Rosa Luxem­burg defi­nía en 1906 como la «vio­len­cia obre­ra» que es más pode­ro­sa y efec­ti­va que el par­la­men­ta­ris­mo, úni­ca­men­te así el pue­blo tra­ba­ja­dor pue­de con­quis­tar y defen­der su liber­tad. Para­fra­sean­do a Sen­doa Jura­do: la paz se pier­de, se recu­pe­ra y se defien­de «a hostias».

Por lo tan­to no debe sor­pren­der que recu­rra­mos a la teo­ría mar­xis­ta del poder, a sus pri­me­ros ade­lan­tos par­cia­les pre­sen­tes en Cis­ne­ros y Maquia­ve­lo, por citar algu­nos casos, y a la bri­llan­tez sin­té­ti­ca de Rosa y Sen­doa, para com­pren­der la lógi­ca inter­na que conec­ta el posi­ble des­tino de com­pa­ñe­ro Boro y la cár­cel para Alfre­do Ramos, con los jui­cios pen­dien­tes, con el de los com­pa­ñe­ros del gru­po musi­cal Insur­gen­tes, los gaz­tes de Altsa­su, las cua­ren­ta y ocho per­so­nas lle­va­das a jui­cio por su soli­da­ri­dad con pri­sio­ne­ras y pri­sio­ne­ros vas­cos y los varios jui­cios pen­dien­tes con­tra inde­pen­den­tis­tas, la per­se­cu­ción de lucha­do­ras y lucha­do­res anda­lu­ces, los cien­tos de per­so­nas gol­pea­das por la ley Mor­da­za, las dece­nas de sin­di­ca­lis­tas que están en el filo de jui­cios y de expul­sio­nes de sus empleos por defen­der dere­chos ele­men­ta­les por­que la arti­lle­ría legal ya trian­gu­la su tiro con­tra el dere­cho de huel­ga, la apli­ca­ción del 155 con­tra Cata­lun­ya y las ame­na­zas de apli­car­lo de nue­vo no solo si el inde­pen­den­tis­mo vuel­ve a ganar las elec­cio­nes cata­la­nas sino tam­bién con­tra Eus­kal Herria y Cas­ti­lla-La Mancha… 

Como veni­mos insis­tien­do, la cohe­ren­cia inter­na de estas repre­sio­nes no es otra que la nece­si­dad bur­gue­sa de ase­gu­rar el orden explo­ta­dor en el mar­co de acu­mu­la­ción de capi­tal que es Espa­ña. Sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, el Esta­do con­tu­vo el males­tar cre­cien­te que esta­lló par­cial­men­te en las famo­sas «mareas» y en el 15‑M de 2011 gra­cias a los bom­be­ros de Pode­mos y de otros refor­mis­mos polí­ti­co-sin­di­ca­les, entre otras razo­nes. Pero las diver­sas sub­cri­sis que con­flu­yen en la estruc­tu­ral que mina las bases de Espa­ña y que el Car­de­nal Cis­ne­ros qui­so resol­ver a caño­na­zos, siguie­ron agu­di­zán­do­se con­fir­man­do la dia­léc­ti­ca del desa­rro­llo des­igual y com­bi­na­do. En esta dife­ren­cia de rit­mos e inten­si­da­des, la lucha nacio­nal cata­la­na sur­gió como una de las expre­sio­nes fun­da­men­ta­les de la cri­sis sis­té­mi­ca de Espa­ña por­que jus­to en esos años la izquier­da aber­tza­le se des­com­pu­so por el volan­ta­zo brus­co dado por una par­te de su dirección. 

En Cata­lun­ya la bur­gue­sía siem­pre había com­ba­ti­do las rei­vin­di­ca­cio­nes nacio­na­les de for­ma bas­tan­te disi­mu­la­da gra­cias al cola­bo­ra­cio­nis­mo de los gobier­nos auto­nó­mi­cos, pero empe­zó a opo­ner­se fron­tal­men­te a ellos des­de el momen­to en que vio que podían radi­ca­li­zar­se hacia el núcleo de su poder: la pro­pie­dad pri­va­da. Otra vez más, la cal­de­ra sub­te­rrá­nea de las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma lle­gó a nive­les de pre­sión que encen­die­ron todas las alar­mas y des­bor­da­ron las vál­vu­las de segu­ri­dad. El tras­la­do de sedes socia­les y fis­ca­les de muchas gran­des empre­sas des­de Cata­lun­ya a Espa­ña es una de las armas terro­ris­tas más efec­ti­vas del capi­tal, pero tie­ne muchas más, sobre todo la últi­ma, la arti­lle­ría espa­ño­la. Por aho­ra la patro­nal ha pedi­do a la jus­ti­cia espa­ño­la que ile­ga­li­ce el ejer­ci­cio del dere­cho de huel­ga nacio­nal cata­la­na con­vo­ca­do para este 8 de noviem­bre y ayer se supo que ya está acti­va­da la que­re­lla para ile­ga­li­zar a la CUP. Para com­pren­der el cala­do pro­fun­do de la estra­te­gia repre­si­va de la bur­gue­sía en Cata­lun­ya debe­mos ana­li­zar su uni­dad de intere­ses esen­cia­les con el capi­ta­lis­mo espa­ñol del que for­ma par­te insustituible. 

En otro tex­to ante­rior –La cri­sis de Espa­ña y la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra de 1883. La inde­pen­den­cia de Anda­lu­cía como acto revo­lu­cio­na­rio– hacía­mos refe­ren­cia al últi­mo infor­me del club de explo­ta­do­res, la CEOE, que reco­no­cía un aumen­to espec­ta­cu­lar de las resis­ten­cias, paros y huel­gas obre­ras des­de comien­zos de 2017 y sobre todo des­de este verano. El empeo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo, la des­truc­ción de dere­chos socia­les y de liber­ta­des, la inten­si­fi­ca­ción de la opre­sión nacio­nal, el enva­len­to­na­mien­to del terro­ris­mo patriar­cal, seme­jan­te invo­lu­ción acom­pa­ña­da del resur­gir del fas­cis­mo coti­diano tam­bién impul­sa la auto­or­ga­ni­za­ción obre­ra y popu­lar, aun­que a paso len­to por aho­ra a cau­sa de la debi­li­dad de la izquier­da revolucionaria. 

Los más recien­tes datos del CIS mues­tran que el 41% de la pobla­ción del Esta­do tie­ne difi­cul­ta­des eco­nó­mi­cas para lle­gar a final del mes, que el 35,4% aho­rra poco al mes, que el 12,3% tie­ne que recu­rrir a sus aho­rros para lle­gar a final de mes. Otro infor­me del INE dice que el 58% de la pobla­ción se endeu­da para lle­gar a final de mes, mien­tras que solo el 40% pue­de aho­rrar algo al año. En Madrid, la com­pra de un piso se come los pri­me­ros seis años y medio de suel­do, 78 suel­dos ínte­gros men­sua­les, lo que expli­ca muchas de las difi­cul­ta­des coti­dia­nas tenien­do en cuen­ta que están des­cen­dien­do las pen­sio­nes de las per­so­nas jubi­la­das cuya apor­ta­ción a la eco­no­mía fami­liar es cada vez más impor­tan­te. El pano­ra­ma es tan­to más inquie­tan­te cuan­to que un estu­dio del BBVA que lle­ga has­ta 2013 mues­tra que la mal lla­ma­da «cla­se media» –asa­la­ria­dos con suel­do alto y otras pre­ben­das, lo que les hacía creer que ya habían «ascen­di­do social­men­te»– se ha con­traí­do en alre­de­dor de 3 millo­nes de per­so­nas des­de el comien­zos de la cri­sis por las duras reduc­cio­nes sala­ria­les direc­tas e indi­rec­tas, en ser­vi­cios socia­les, sala­rios dife­ri­dos, etc. 

Por si fue­ra poco, el FMI ha adver­ti­do que los pues­tos de tra­ba­jo crea­dos en los últi­mos tiem­pos «son de mala cali­dad», es decir, pre­ca­rios, incier­tos, con muy poca o con nula pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo. Por ejem­plo, la pre­ca­rie­dad labo­ral ha subi­do cua­tro pun­tos des­de 2013, un pun­to al año, sien­do aho­ra del 27,38% según esta­dís­ti­cas ofi­cia­les, lo que sig­ni­fi­ca que, ade­más de otras razo­nes que sería lar­go enu­me­rar, ha aumen­ta­do la debi­li­dad del capi­ta­lis­mo espa­ñol para hacer fren­te a una agu­di­za­ción de la cri­sis, y ello a pesar de que entre 1970 y 2014 los pue­blos tra­ba­ja­do­res del Esta­do han per­di­do nada menos que 15 pun­tos del PIB en lo que se lla­ma «el repar­to de la tar­ta» que han ido a manos de la burguesía. 

Son estas ten­den­cias fuer­tes las que hacen que el Car­de­nal Cis­ne­ros, el gene­ral Fran­co y el rey Feli­pe VI ense­ñen su arti­lle­ría en los momen­tos crí­ti­cos, como en 1516, 1936 y 2017, por citar algu­nas fechas. Nos encon­tra­mos ante la esen­cia de Espa­ña: la razón de la fuer­za con­tra la fuer­za de la razón. La arti­lle­ría mate­rial e ideo­ló­gi­ca se jus­ti­fi­ca así mis­ma con el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol que, en reali­dad ocul­ta el egoís­mo de la bur­gue­sía: el últi­mo infor­me de Oxfam Inter­món des­cu­bre que entre 2015 y 2016, o sea en un año, las fugas de capi­tal espa­ñol a los paraí­sos fis­ca­les se han mul­ti­pli­ca­do por cua­tro. Peor aún, la gran per­mi­si­bi­li­dad fis­cal per­mi­te que des­de 2007 Hacien­da haya deja­do de ingre­sar no menos de 27.000 millo­nes de euros, una can­ti­dad muy nece­sa­ria para recu­pe­rar el sala­rio indi­rec­to y públi­co ya que con solo 12.000 millo­nes de euros se cubri­rían las ren­tas míni­mas para todas las fami­lias sin ingresos. 

Pues bien, el terri­ble aumen­to de las per­so­nas encar­ce­la­das por su mili­tan­cia polí­ti­ca y demo­crá­ti­ca y sobre todo el incre­men­to espec­ta­cu­lar de la «lis­ta de espe­ra», no es sino otra for­ma de actuar de la arti­lle­ría, for­ma que pue­de endu­re­cer­se si pres­ta­mos aten­ción a las reite­ra­das decla­ra­cio­nes de la minis­tra de Defensa. 

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 5 de noviem­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

  1. Pingback: Guerra social y represión político-cultural – Boltxe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *