La Revo­lu­ción Bol­che­vi­que en su cen­te­na­rio: lo que no debe­mos olvidar

Mucho tie­ne que ver la Revo­lu­ción de Octu­bre de 1917 en Rusia con las actua­les bús­que­das de un mun­do mejor al que millo­nes de seres huma­nos aspi­ran por haber pro­vo­ca­do una trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de lar­go alcan­ce, más allá de las fron­te­ras rusas – más tar­de soviéticas‑, y por ser la pri­me­ra expe­rien­cia de des­co­ne­xión del domi­nio capi­ta­lis­ta e imperialista.

Los méri­tos de ese impor­tan­te acon­te­ci­mien­to se mul­ti­pli­can si se tie­nen en cuen­ta las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas de la Rusia de prin­ci­pios del siglo XX, país inmen­so semi­feu­dal, con millo­nes de anal­fa­be­tos y solo con algu­nos bol­so­nes de desa­rro­llo indus­trial. A ello se une que al derro­car la reac­cio­na­ria monar­quía zaris­ta y empren­der el cam­bio revo­lu­cio­na­rio debió enfren­tar la agre­sión eco­nó­mi­ca y mili­tar de prác­ti­ca­men­te todas las poten­cias capi­ta­lis­tas de la época.

En aque­llas difí­ci­les con­di­cio­nes la revo­lu­ción pro­vo­có una colo­sal trans­for­ma­ción socio­eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral a favor de los intere­ses de las mayo­rías des­po­seí­das y exclui­das de rique­zas y derechos.

Fue una expe­rien­cia de bús­que­da y des­cu­bri­mien­to de un cam­bio cul­tu­ral y civi­li­za­to­rio y, como muchos reco­no­cen, fue un hura­cán de espe­ran­zas, no solo para Rusia y para las repú­bli­cas sovié­ti­cas que más tar­de fue­ron con­for­mán­do­se, sino para los tra­ba­ja­do­res del mun­do empe­ña­dos en lograr una mejor dis­tri­bu­ción de la rique­za y el cese de la explo­ta­ción, jun­to con la dig­ni­fi­ca­ción del trabajo.

La Gran Revo­lu­ción Socia­lis­ta de Octu­bre revo­lu­cio­nó el mun­do, moti­vó la imple­men­ta­ción de fór­mu­las orga­ni­za­ti­vas para enfren­tar al capi­tal y como una olea­da se fue­ron mul­ti­pli­can­do par­ti­dos comu­nis­tas, sin­di­ca­tos, movi­mien­tos obre­ros y cam­pe­si­nos, jun­to con orga­ni­za­cio­nes de muje­res en defen­sa de sus dere­chos, a la vez que cre­ció el enfren­ta­mien­to al colo­nia­lis­mo y al neocolonialismo.

Aque­lla revo­lu­ción impreg­nó de nue­vos bríos la lucha popu­lar en nues­tro con­ti­nen­te, ges­ta­da des­de fines del siglo XIX cuan­do el impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano –como había avi­zo­ra­do José Mar­tí – , se expan­día con botas inje­ren­cis­tas y usur­pa­do­ras de rique­zas natu­ra­les. En ese con­tex­to la cla­se obre­ra cre­cía en algu­nos paí­ses de mayor desa­rro­llo indus­trial bajo el influ­jo de ideas revo­lu­cio­na­rias, mar­xis­tas en muchos casos, anar­quis­tas en otros, que traían los inmi­gran­tes euro­peos que lle­ga­ban a tie­rra lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ña. Fue­ron ideas y accio­nes revo­lu­cio­na­rias que des­pués de 1917 se multiplicaron.

Mucho tuvo que ver la revo­lu­ción de 1917 en Rusia con las con­quis­tas socia­les obte­ni­das por amplias masas popu­la­res a lo lar­go del siglo XX y con las capa­ci­da­des patrió­ti­cas e inter­na­cio­na­lis­tas desa­rro­lla­das en los pue­blos de las repú­bli­cas sovié­ti­cas que, jun­to con el Ejér­ci­to Rojo, fue­ron deci­si­vos en el enfren­ta­mien­to y derro­ta del fas­cis­mo. Tam­bién tuvo mucho que ver con las razo­nes que lle­va­ron a que la URSS se con­vir­tie­ra en la segun­da poten­cia mun­dial, a deve­nir fac­tor de equi­li­brio que posi­bi­li­tó mejo­res con­di­cio­nes para el logro de la inde­pen­den­cia de muchos paí­ses colo­nia­les. Aquel inmen­so país fue el que envío el pri­mer hom­bre, la pri­me­ra mujer y el pri­mer lati­no­ame­ri­cano al espa­cio, lo que no es sim­ple sim­bo­lis­mo, sino mues­tra de desa­rro­llo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co a favor de la paz.

El pro­pio capi­ta­lis­mo no pudo elu­dir los impac­tos de la revo­lu­ción y se vio obli­ga­do a adap­tar­se a un nue­vo con­tex­to en el que le apa­re­cía un fuer­te rival que más tar­de con­du­jo a la bipo­la­ri­dad. Las tesis y accio­nes refor­mis­tas a favor del lla­ma­do «Esta­do de Bien­es­tar» en las for­ma­cio­nes del capi­ta­lis­mo euro­peo fue uno de esos impac­tos, al igual que la polí­ti­ca del lla­ma­do New Deal (1933−1938) adop­ta­da por el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos Fran­klin Delano Roosevelt.

Fue una revo­lu­ción genui­na con incal­cu­la­ble valor his­tó­ri­co y polí­ti­co, que no pue­de sub­es­ti­mar­se por las des­via­cio­nes que en algún momen­to ale­ja­ron a diri­gen­tes y sec­to­res de la socie­dad sovié­ti­ca de las bases con­cep­tua­les y polí­ti­cas de la revo­lu­ción y de las hones­tas raí­ces mar­xis­tas de los idea­les y accio­nes de Vla­di­mir I. Lenin y de otros líde­res de aque­lla gesta.

No es en esta opor­tu­ni­dad que vamos a juz­gar las ter­gi­ver­sa­cio­nes acer­ca del ideal socia­lis­ta, ni la per­ver­sión de prác­ti­cas demo­crá­ti­cas que más tar­de per­mea­ron a la URSS, tam­po­co nos deten­dre­mos con pun­tos de vis­ta acer­ca del des­mon­ta­je de la cons­truc­ción del socia­lis­mo que con­du­jo al des­plo­me de una socie­dad que se levan­tó con nota­bles éxi­tos como alter­na­ti­va al capi­ta­lis­mo. Pero mucho menos vamos a deme­ri­tar lo que sig­ni­fi­có la Revo­lu­ción de Octu­bre y la exis­ten­cia de la URSS y el cam­po socia­lis­ta euro­peo para el mun­do sub­de­sa­rro­lla­do y para el avan­ce de la Revo­lu­ción Cubana.

Lo cier­to es que lo ocu­rri­do fue una extra­or­di­na­ria expe­rien­cia cuyos logros y erro­res requie­ren de pro­fun­di­za­ción y aná­li­sis. Los pri­me­ros como mues­tra de lo que es posi­ble alcan­zar por los pue­blos a favor de sus intere­ses, y los segun­dos para refle­xio­nar acer­ca de fac­to­res endó­ge­nos en un pro­ce­so de tran­si­ción socia­lis­ta que pue­den lle­var a su des­mon­ta­je, inclu­so en muy poco tiem­po, si no se solu­cio­nan ade­cua­da­men­te las con­tra­dic­cio­nes pro­pias de ese tipo de proceso.

Son temas en los que hay que pro­fun­di­zar jun­to con inte­rro­gan­tes alre­de­dor de enfo­ques con­cep­tua­les, socio­eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos que se fue­ron ins­ta­lan­do en la URSS sobre pro­ble­má­ti­cas muy sen­si­bles, sobre todo para el pueblo.

Es el caso de la corre­la­ción entre desa­rro­llo y cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sin que se des­plie­gue una con­cien­cia indi­vi­dual y social per­mea­da de valo­res socia­lis­tas y comu­nis­tas; el dis­tan­cia­mien­to de las estruc­tu­ras par­ti­dis­tas, esta­ta­les y de gobierno de las masas y del Esta­do con la socie­dad civil, jun­to con la sub­va­lo­ra­ción del fac­tor sub­je­ti­vo en un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y de su rol en la nece­sa­ria reno­va­ción de la hege­mo­nía socia­lis­ta. Tam­bién el impac­to social de dis­tor­sio­nes en el cam­po de la cul­tu­ra, el dog­ma­tis­mo, el buro­cra­tis­mo y la corrup­ción mere­cen serias refle­xio­nes si se tie­nen en cuen­ta los aler­tas plan­tea­dos por Lenin des­de antes del triun­fo de la revo­lu­ción, pero sobre todo entre 1918 y 1923.

De muchos tra­ba­jos, notas y refle­xio­nes expues­tos duran­te poco más del pri­mer lus­tro de la revo­lu­ción en el poder des­ta­ca­mos sus aná­li­sis en Las tareas inme­dia­tas del poder sovié­ti­co y ¿Se sos­ten­drán los bol­che­vi­ques en el poder? don­de pro­fun­di­zó sobre las com­ple­ji­da­des aso­cia­das a la tarea de gober­nar repre­sen­tan­do los intere­ses de obre­ros y cam­pe­si­nos. Tam­bién resal­ta­mos las pro­yec­cio­nes sobre temas de orga­ni­za­ción y polí­ti­ca par­ti­dis­ta expues­tos en su car­ta de diciem­bre de 1922 al con­gre­so del par­ti­do que para muchos cons­ti­tu­ye su tes­ta­men­to polí­ti­co con cla­ras refe­ren­cias al impor­tan­te rol de los obre­ros y cam­pe­si­nos, de las masas popu­la­res, en un pro­ce­so hacia el socialismo.

Lo cier­to es que lo que lo que con­du­jo al derrum­be de la URSS no pue­de acha­car­se ni a Lenin, ni al mar­xis­mo, ni pue­de uti­li­zar­se para des­ca­li­fi­car el valor his­tó­ri­co y polí­ti­co de la Revo­lu­ción Bol­che­vi­que de 2017, acon­te­ci­mien­to que revis­te gran actua­li­dad más allá de la cele­bra­ción de su cen­te­na­rio. No se tra­ta de envol­ver­nos en nos­tal­gia, sino de ana­li­zar equi­li­bra­da­men­te los hechos his­tó­ri­cos, los logros, los erro­res, las con­tra­dic­cio­nes que exis­tie­ron, pero tam­bién la incon­sis­ten­cia de mitos y tram­pas que se levan­tan, sobre todo des­de 1989, con vis­tas a «fun­da­men­tar» la supues­ta invia­bi­li­dad del socia­lis­mo y la inevi­ta­bi­li­dad del capi­ta­lis­mo, lo que cons­ti­tu­ye un fata­lis­mo his­tó­ri­co inaceptable.

Pero sobre todo el aná­li­sis de la Revo­lu­ción de Octu­bre demues­tra que las lec­cio­nes de la his­to­ria son un lega­do irre­nun­cia­ble que nutre el movi­mien­to anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­im­pe­ria­lis­ta en la actua­li­dad, son recur­sos que ali­men­tan el accio­nar para enfren­tar el pre­sen­te y pro­yec­tar el futu­ro de los que aspi­ran a un mun­do mejor. Son lec­cio­nes para el des­plie­gue de los pro­ce­sos de tran­si­ción socia­lis­ta que siem­pre se desa­rro­lla­rán con muchas con­di­cio­nes iné­di­tas por­que no hay dos paí­ses igua­les, pero que a la vez requie­ren de brú­ju­las que per­mi­tan encau­sar el rum­bo hacia una estra­te­gia de orden socia­lis­ta. Por tan­to no solo apor­ta a la eva­lua­ción del pasa­do, sino a la pro­yec­ción del pre­sen­te y el futu­ro de la humanidad.

Olga Fer­nán­dez Ríos

4 de noviem­bre de 2017

Fuen­te: https://​dia​lo​gar​dia​lo​gar​.word​press​.com/​2​0​1​7​/​1​1​/​0​4​/​l​a​-​r​e​v​o​l​u​c​i​o​n​-​b​o​l​c​h​e​v​i​q​u​e​-​e​n​-​s​u​-​c​e​n​t​e​n​a​r​i​o​-​l​o​-​q​u​e​-​n​o​-​d​e​b​e​m​o​s​-​o​l​v​i​d​a​r​/​#​m​o​r​e​-​2​619

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *