Cata­lun­ya: Fran­co ha vuelto

Las peo­res pesa­di­llas del fran­quis­mo que duran­te 80 años se ins­ta­la­ron en Eus­kal Herria para com­ba­tir a san­gre, tor­tu­ra y cár­cel las ansias inde­pen­den­tis­tas de vas­cos y vas­cas, aho­ra sobre­vue­lan el esce­na­rio cata­lán. Se pudo ver como el pasa­do 1 de octu­bre sus «cru­za­dos» de la Guar­dia Civil y la Poli­cía espa­ño­la fuer­te­men­te arma­dos, ope­ra­ban con vio­len­cia con­tra ciu­da­da­nos pací­fi­cos que solo desea­ban poner un voto en las urnas. Se los vol­vió a vis­lum­brar cuan­do ape­nas pro­cla­ma­da la Inde­pen­den­cia y pues­ta en mar­cha la Repú­bli­ca Cata­la­na, el hijo putati­vo de Fran­cis­co Fran­co, Mariano Rajoy, jun­to con sus alia­dos del PSOE, y algu­nos pseu­do izquier­dis­tas aman­tes de la «uni­dad terri­to­rial» pusie­ron en mar­cha (o no se opu­sie­ron debi­da­men­te) el artícu­lo 155 de inter­ven­ción direc­ta con­tra el nue­vo gobierno cata­lán inde­pen­dien­te. Pero fal­ta­ba algo más para demos­trar de qué se tra­ta cuan­do se habla de con­ti­nuis­mo fran­quis­ta, monár­qui­co y cada vez más cer­cano al fas­cis­mo, y lle­ga­ron las deten­cio­nes para que el círcu­lo repre­si­vo cerra­ra con per­fec­ción. Una jue­za de ultra dere­cha, aman­te de los toros y admi­ra­do­ra de sus ante­ce­so­res en ese tri­bu­nal de excep­ción que es la Audien­cia Nacio­nal, ha envia­do a la cár­cel a todos los inte­gran­tes del gobierno cata­lán que habían sido cita­dos ante su Juz­ga­do y ha lan­za­do una orden de cap­tu­ra inter­na­cio­nal para el pre­si­den­te legí­ti­mo de Cata­lun­ya, Car­les Puig­de­mont y otros con­se­je­ros que per­ma­ne­cen con él en Bru­se­las. No con­ten­tos con esta afren­ta, el minis­te­rio del Inte­rior ha sepa­ra­do a los encar­ce­la­dos en dis­tin­tos esta­ble­ci­mien­tos, algo que des­de que gober­na­ra Feli­pe Gon­zá­lez se vie­ne prac­ti­can­do con los pri­sio­ne­ros vas­cos. No solo pre­sos sino tam­bién dis­per­sos por todo el mapa español.

«Fran­co ha vuel­to» escri­ben manos juve­ni­les en las pare­des de Bar­ce­lo­na, mien­tras miles de per­so­nas rodean el Pala­cio de Gobierno pro­cla­man­do que no están dis­pues­tos a dar ni un paso atrás. Tie­nen la razón de su lado prác­ti­ca­men­te des­de 1714 cuan­do otros con­quis­ta­do­res como los actua­les, inva­dían el terri­to­rio cata­lán y le hacían pagar caro su resis­ten­cia. Por­que esta es una lucha que no comen­zó ni con Pui­ge­mont ni con la vale­ro­sa CUP ni siquie­ra con un par­ti­do que luchó dura­men­te con­tra el fran­quis­mo como es Esque­rra Cata­la­na, y que hoy sigue bre­gan­do por lo mis­mo que todos, la Inde­pen­den­cia. Estos vien­tos de rebe­lión ani­dan en cada madre o padre cata­lán que crían a sus hijos e hijas en su pro­pia cul­tu­ra y no en la de los inva­so­res. Les hablan la len­gua que pro­vie­ne de sus ances­tros y los edu­can en sen­ti­mien­tos de paz y amor, pero sin dejar de resis­tir a los que des­de siem­pre les han inten­ta­do impo­ner la cul­tu­ra colo­nial, con humi­lla­cio­nes y gol­pes de fusil cuan­do cua­dra­ra. Estas heroi­cas gen­tes se pro­cla­man ante el mun­do como cata­la­nes, y no quie­ren ser ni espa­ño­les ni fran­ce­ses (por­que exis­te una par­te peque­ña de su terri­to­rio en manos de los «gaba­chos»), y al igual que los vas­cos y vas­cas, están dis­pues­tos has­ta lo inima­gi­na­ble para que Madrid no les siga arre­ba­tan­do el terri­to­rio y sus costumbres.

Esto es lo que no entien­de el gobierno fran­quis­ta y cree que la rece­ta de la mano dura, que tan bien apli­ca­ran Fran­co y sus legio­nes de cami­sas azu­les, valen para esta oca­sión. Los nos­tál­gi­cos de la matan­za de Guer­ni­ca, los encu­bri­do­res de los crí­me­nes come­ti­dos con­tra todo aquel que se rebe­la­ra con­tra el fas­cis­mo, no van a poder que­bran­tar la moral de lucha de esta par­te cons­cien­te del pue­blo cata­lán que resis­ti­rá a la Virrei­na nom­bra­da por Rajoy, la seño­ra Saenz de San­ta María, hija de un gene­ral gol­pis­ta, y tam­bién se opon­drán a los inter­ven­to­res nom­bra­dos en cada una de las áreas de gobierno. «Des­obe­dien­cia civil es la con­sig­na», can­tan los muros en Tarra­go­na, mien­tras que Valen­cia (tam­bién per­te­ne­cien­te a los Paí­ses Cata­la­nes) pro­cla­ma en sus calles que «Cata­lun­ya somos todos y todas». Habrá sin duda dos pode­res, uno el de los defen­so­res del Rei­no y otros el de quie­nes, aun­que estén en pri­sión o defen­dien­do sus ideas en las calles, segui­rán sien­do libres y orgu­llo­sa­men­te independentistas.

De hecho, las encues­tas de cara a las elec­cio­nes impues­tas por el gobierno espa­ñol para el 21 de diciem­bre, seña­lan que cada vez cre­ce más el voto por el SI a la Repú­bli­ca Cata­la­na. Es evi­den­te que cuan­to mas cer­ca­dos estén por el poder colo­nial, los hom­bres y muje­res que pro­ta­go­ni­za­ron el 1/​O más se cre­cen en su volun­tad eman­ci­pa­do­ra. Mien­tras tan­to, la calle como res­pues­ta. La calle y la orgu­llo­sa «sen­ye­ra» cata­la­na, ban­de­ra de mil com­ba­tes que el Impe­rio espa­ñol no ha podi­do jamás arriar. Ni podrá.

Car­los Aznárez


2 de noviem­bre de 2017 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *