La cri­sis de Espa­ña y la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra de 1883. La inde­pen­den­cia de Anda­lu­cía como acto revo­lu­cio­na­rio

[alert]Ponencia pre­sen­ta­da a las III Jor­na­das por la Cons­ti­tu­ción Anda­lu­za orga­ni­za­das por Nación Anda­lu­za, sobre la actua­li­dad de la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra de 1883, cele­bra­das en la ciu­dad de Gra­na­da el 28 y 29 de octu­bre de 2017.[/alert]

Pre­sen­ta­ción

El pasa­do 25 de julio, día nacio­nal de Gali­za, se cono­ció el Mani­fies­to Inter­na­cio­nal de Com­pos­te­la. Hemos dicho en otro tex­to –, 31 de agos­to de 2017– que el Mani­fies­to era tan­to la cul­mi­na­ción de un pro­ce­so deLa cri­sis de Espa­ña como mar­co de acu­mu­la­ción del capi­tal acer­ca­mien­to y deba­te inter­na­cio­na­lis­ta como la aper­tu­ra de otro pro­ce­so que se con­si­de­ra impres­cin­di­ble ante la cri­sis de Espa­ña como mar­co de acu­mu­la­ción de capi­tal. Decía­mos en esa ponen­cia que no esta­mos ante la lla­ma­da «cri­sis del régi­men del 78» sino ante una nue­va cri­sis estruc­tu­ral del capi­ta­lis­mo espa­ñol, es decir, de nue­vo se están agu­di­zan­do rápi­da­men­te los anta­go­nis­mos inter­nos a las con­tra­dic­cio­nes que minan al Esta­do des­de sus ini­cios pro­to bur­gue­ses.

La tesis de que nos enfren­ta­mos solo a una «cri­sis del régi­men del 78» úni­ca­men­te apre­cia par­te –que no todas– de las expre­sio­nes socio­po­lí­ti­cas exter­nas de la cri­sis estruc­tu­ral, dejan­do fue­ra de su visión otras reali­da­des; pero sobre todo, no bucea has­ta el fon­do, has­ta las raí­ces his­tó­ri­cas que hacen que, inevi­ta­ble­men­te, el Esta­do espa­ñol sea siem­pre feroz­men­te anti­obre­ro y anti­po­pu­lar, sea una cár­cel de pue­blos, sea inca­paz de inte­grar a las bur­gue­sías «regio­na­les», sea inca­paz de man­te­ner la carre­ra impe­ria­lis­ta por la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, sea inca­paz de redu­cir su corrup­ción has­ta las tasas «nor­ma­les» en otros capi­ta­lis­mos, etcé­te­ra.

Es cier­to que unas fac­cio­nes de la bur­gue­sía inten­ta­ron moder­ni­zar su Esta­do, y tal vez fue­ra posi­ble que lo inten­ta­sen de nue­vo con la cacarea­da «segun­da tran­si­ción» que fra­ca­sa­ría por­que deja­ría sin tocar esas con­tra­dic­cio­nes estruc­tu­ra­les. La tesis de la «cri­sis del régi­men del 78» rei­vin­di­ca con razón refor­mas o cam­bios, según las ver­sio­nes, demo­crá­ti­cos urgen­tes en estos momen­tos, pero debe ser inte­gra­da en una pers­pec­ti­va estra­té­gi­ca más amplia que a la fuer­za pasa por el deba­te de si es posi­ble lle­gar al socia­lis­mo –que no úni­ca­men­te a la III Repú­bli­ca– sin aca­bar con los pila­res de la «nación espa­ño­la» en su sen­ti­do actual, bur­gués, es decir, como el mar­co mate­rial y sim­bó­li­co de pro­duc­ción de valor, repro­duc­ción de la fuer­za de tra­ba­jo y de acu­mu­la­ción amplia­da del capi­tal en ese tro­zo de la penín­su­la ibé­ri­ca que el nacio­na­lis­mo espa­ñol lla­ma Espa­ña.

Tene­mos dos ejem­plos pal­ma­rios que mues­tran la impo­si­bi­li­dad de cam­bios cua­li­ta­ti­vos hacia el socia­lis­mo como tram­po­lín al comu­nis­mo des­de el Esta­do-nación espa­ñol actual. Uno es el de la sobre­ex­plo­ta­ción y mar­gi­na­li­dad peri­fé­ri­ca de Anda­lu­cía, nación en la que el 32,3% de la pobla­ción es pobre y el 41,7% se encuen­tran al bor­de de la lla­ma­da «exclu­sión social»: todas y todos sabe­mos que el Par­ti­do Socia­lis­ta de Anda­lu­cía es una fuer­za cla­ve en el PSOE, en el Esta­do y en el nacio­na­lis­mo espa­ñol. Según datos muy recien­tes, aho­ra mis­mo hay no menos de 2.600.000 anda­lu­zas y anda­lu­ces que nece­si­ta­dos de reci­bir la ren­ta bási­ca de lucha con­tra el empo­bre­ci­mien­to. Pues bien, el PSOE en el gobierno solo pres­ta ayu­da a 45.000 fami­lias, o sea no lle­gan a 200.000 per­so­nas si supo­ne­mos que cada uni­dad fami­liar tie­ne cua­tro per­so­nas.

El empo­bre­ci­mien­to, la pre­ca­ri­za­ción, la mar­gi­na­li­dad del pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz des­pués de tan­tos años de gobierno del PSOE no res­pon­de solo a razo­nes estric­ta­men­te eco­nó­mi­cas sino tam­bién al lugar peri­fé­ri­co de sobre­ex­plo­ta­ción que el Esta­do espa­ñol impu­so a Anda­lu­cía, como vere­mos. El nacio­na­lis­mo espa­ñol se vol­có a la deses­pe­ra­da para borrar el poten­te sen­ti­mien­to anda­lu­cis­ta que mos­tró su arrai­go en aque­lla gigan­tes­ca mani­fes­ta­ción del 4 de diciem­bre de 1977 exi­gien­do dere­chos bur­gue­ses idén­ti­cos a los de Cata­lun­ya, Gali­za y Eus­kal Herria.

Hoy la reali­dad anda­lu­za sería muy otra si el nacio­na­lis­mo espa­ñol no hubie­ra logra­do silen­ciar aquel gran sen­ti­mien­to de iden­ti­dad. ¿Cómo lo hizo? Antes que nadie, deben ser las fuer­zas anda­lu­cis­tas las que lo expli­quen. Con todos los res­pe­tos en esta ponen­cia solo pode­mos suge­rir algu­nas hipó­te­sis: la situa­ción del inde­pen­den­tis­mo popu­lar por las repre­sio­nes per­ma­nen­tes en el fran­quis­mo y en ple­na «tran­si­ción» como el ase­si­na­to de Gar­cía Capa­rrós en Mála­ga en 1977; el papel de la izquier­da espa­ño­la con su tesis de que al socia­lis­mo solo podía lle­gar­se den­tro de una repú­bli­ca espa­ño­la fuer­te y uni­da, redu­cien­do la rei­vin­di­ca­ción nacio­nal anda­lu­za a una sim­ple auto­no­mía regio­na­lis­ta de segun­da cate­go­ría; la nefas­ta acción de amne­sia his­tó­ri­ca y poten­cia­ción del espa­ño­lis­mo del PSOE; el opor­tu­nis­mo cobar­de de la media­na y peque­ña bur­gue­sía ante la pers­pec­ti­va de un inde­pen­den­tis­mo popu­lar que podría for­ta­le­cer­se peli­gro­sa­men­te si logra­ba con­quis­tas impor­tan­tes; la per­ma­nen­te inter­ven­ción del Esta­do y del blo­que de cla­ses domi­nan­te en Anda­lu­cía ace­le­ran­do la peri­fe­ri­za­ción en medio de una seve­ra cri­sis eco­nó­mi­ca con sus efec­tos des­es­truc­tu­ra­do­res como la emi­gra­ción, etcé­te­ra.

Sea como fue­re, aque­lla iden­ti­dad fue sumer­gi­da en agua hela­da. Se pre­ten­dió liqui­dar hitos fun­da­men­ta­les como la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra, el regio­na­lis­mo anda­luz y la Asam­blea de Ron­da de 1918, el «trie­nio bol­che­vi­que», la figu­ra de Blas Infan­te, la Asam­blea de Muni­ci­pios en Sevi­lla en 1931, la masa­cre de Casas Vie­jas, los deba­tes entre las «dos Anda­lu­cías» geo­grá­fi­ca­men­te dife­ren­cia­das, la Asam­blea en la Dipu­tación de Sevi­lla pocos días antes de la suble­va­ción fas­cis­ta para deba­tir sobre un Esta­tu­to, la sis­te­má­ti­ca repre­sión fran­quis­ta del anda­lu­cis­mo popu­lar y la fabri­ca­ción de una fal­sa Anda­lu­cía de cas­ta­ñue­las, toros y sol como uno de los sos­te­nes de la «nación espa­ño­la» y como recla­mo turís­ti­co, el resur­gir de las luchas cam­pe­si­nas, popu­la­res y obre­ras y la recu­pe­ra­ción de tie­rras.

Dado que el PSOE es una pie­za cla­ve del capi­ta­lis­mo en Anda­lu­cía y en el Esta­do espa­ñol, es impo­si­ble creer que la Anda­lu­cía popu­lar, no la de los seño­ri­tos, pue­da avan­zar hacia su liber­tad den­tro del Esta­do espa­ñol y es impo­si­ble creer que esa mis­ma liber­tad pue­da ser dis­fru­ta­da por todas las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos si con­ti­núa exis­tien­do el Esta­do-nación espa­ñol.

Es cono­ci­da la pro­fun­da iden­ti­dad nacio­nal espa­ño­lis­ta del PSOE en Anda­lu­cía, como del PS de la CAV y de Nafa­rroa, o de Gali­za, etcé­te­ra, y su apo­yo abso­lu­to al nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del PSOE, que impul­sa la apli­ca­ción del artícu­lo 155 con­tra Cata­lun­ya. El PSOE de Anda­lu­cía y las res­tan­tes sucur­sa­les auto­nó­mi­ca, regio­na­les y pro­vin­cia­les del PSOE es una máqui­na buro­crá­ti­ca de fabri­car alie­na­ción para for­ta­le­cer la «uni­dad nacio­nal espa­ño­la» y con ella la tasa de ganan­cia del capi­tal y su acu­mu­la­ción amplia­da en y gra­cias al Esta­do. El PSOE con­jun­ta­men­te con el PS de Cata­lun­ya asu­men que se apli­que el artícu­lo 155 a Cata­lun­ya, la par­te aho­ra más cons­cien­te de su iden­ti­dad nacio­nal pro­pia de los Paï­sos Cata­lans en su con­jun­to.

Por tan­to, cuan­do habla­mos del PSOE habla­mos de la nación espa­ño­la, de su Esta­do y de su bur­gue­sía. Y una de las pre­gun­tas es: ¿pue­de pen­sar­se que las cla­ses y nacio­nes opri­mi­das avan­za­re­mos al socia­lis­mo en su sen­ti­do ver­da­de­ro, el comu­nis­ta, que por tan­to supo­ne la pre­via inde­pen­den­cia de las nacio­nes opri­mi­das para que, en con­di­cio­nes de demo­cra­cia socia­lis­ta, pue­da deci­dir qué alian­zas esta­ble­cen con otros pue­blos, sin ven­cer pre­via­men­te el poder repre­sor del PSOE, de la nación espa­ño­la, de su Esta­do y de su bur­gue­sía? Hay más pre­gun­tas. Una de ellas que res­pon­de­re­mos en otra ponen­cia pró­xi­ma es: ¿pode­mos avan­zar al socia­lis­mo en el sen­ti­do que lo enten­de­mos siguien­do la sen­da de Pode­mos, del grue­so de Izquier­da Uni­da y del Par­ti­do Comu­nis­ta de Espa­ña, y de otros sec­to­res que se dicen mar­xis­tas y que nie­gan en la prác­ti­ca en dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción?

Lle­ga­mos así al otro ejem­plo, el del hacha­zo ases­ta­do a los dere­chos del pue­blos cata­lán con el artícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción monár­qui­ca espa­ño­la –y la ame­na­za de apli­car­lo tam­bién a Eus­kal Herria y Cas­ti­lla-La Macha, por aho­ra– supo­ne una tris­te con­fir­ma­ción de la pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca y de las tareas que esta­mos deba­tien­do entre las fuer­zas polí­ti­cas que fir­ma­mos el Mani­fies­to de Com­pos­te­la.

La bur­gue­sía espa­ño­la no pue­de tole­rar que Cata­lun­ya se inde­pen­di­ce y no solo por la pér­di­da eco­nó­mi­ca que ello impli­ca sino tam­bién por el efec­to domi­nó que ten­dría –ya lo está tenien­do– sobre la con­cien­cia­ción de otras nacio­nes opri­mi­das, en los sec­to­res más orga­ni­za­dos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra del Esta­do y sobre la mis­ma legi­ti­mi­dad del mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción amplia­da del capi­tal que lla­man “Espa­ña”. La cri­sis estruc­tu­ral del Esta­do expli­ca por qué se ha adver­ti­do a la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca que tie­ne todos los «ingre­dien­tes» para que se le cas­ti­gue con el artícu­lo 155, y por qué tam­bién se ha ame­na­za­do a Cas­ti­lla-La Man­cha pese a enor­mes dife­ren­cias con el pue­blo vas­co.

En una ponen­cia ante­rior –Espa­ña con­tra Cata­lun­ya, del 20 de sep­tiem­bre de 2017– repe­tía­mos los cua­tro gran­des blo­que de abis­mos insal­va­bles que impi­den que lo que se lla­ma «Espa­ña», o sea el mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal, pue­da cons­ti­tuir­se en Esta­do-nación capi­ta­lis­ta al esti­lo de los Esta­do-nación de la pri­me­ra olea­da de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas triun­fan­tes:

Una, recha­zo a inte­grar demo­crá­ti­ca­men­te a las bur­gue­sías «regio­na­les» y, aho­ra mis­mo, con el artícu­lo 155 gol­pean­do a Cata­lun­ya y ame­na­zan­do a la CAV, tene­mos otro ejem­plo irre­ba­ti­ble.

Dos, atra­so cre­cien­te en la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo con­fir­ma­do por muchos más datos nue­vos: a pesar de la espu­ria recu­pe­ra­ción fugaz, el Esta­do se enfren­ta a cre­cien­tes fuer­zas que mer­man su «inde­pen­den­cia nacio­nal», como la deci­sión del BCE para dejar de com­prar acti­vos y las exi­gen­cias ale­ma­nas de más rigor en el cobro de deu­das, o el dato de que Espa­ña ha baja­do dos pues­tos más en el ran­king de la com­pe­ti­ti­vi­dad mun­dial, y por no exten­der­nos sobre la depen­den­cia cre­cien­te de Espa­ña bas­ta saber que el capi­tal extran­je­ro ya con­tro­la el 43,1% de las accio­nes de la Bol­sa espa­ño­la.

Tres, la gigan­tes­ca corrup­ción estruc­tu­ral e his­tó­ri­ca del blo­que de cla­ses domi­nan­te es ya inocul­ta­ble tam­bién a esca­la mun­dial: un infor­me euro­peo mues­tra que Espa­ña es el Esta­do de la Unión Euro­pea que menos medi­das apli­ca con­tra la corrup­ción judi­cial, de modo que al aumen­tar el recha­zo públi­co a la corrup­ción se debi­li­ta uno de los sis­te­mas más efec­ti­vos para faci­li­tar la acu­mu­la­ción amplia­da del capi­tal en un rei­no carac­te­ri­za­do por su orgu­llo­so anal­fa­be­tis­mo cien­tí­fi­co y tec­no­ló­gi­co: Espa­ña ocu­pa el ter­cer lugar del mun­do en eco­no­mía sumer­gi­da por detrás de Gre­cia e Ita­lia. Aun­que la pro­pa­gan­da masi­va y la gue­rra psi­co­ló­gi­ca con­tra el inde­pen­den­tis­mo cata­lán han logra­do des­pla­zar a la corrup­ción de las pri­me­ras noti­cias, sin embar­go el cre­cien­te har­taz­go popu­lar va minan­do la legi­ti­mi­dad del sis­te­ma.

Y cua­tro, la «cos­tum­bre» de recu­rrir a las solu­cio­nes repre­si­vas, vio­len­tas, al palo, antes que a los méto­dos de inte­gra­ción, coop­ta­ción, nego­cia­ción, a la zanaho­ria, que hemos vis­to se está con­fir­man­do con el artícu­lo 155, y que se refuer­za des­de hace tiem­po con­tra la lucha de cla­ses en su gene­ra­li­dad. La esca­la­da repre­si­va venía de antes, pero se endu­re­ce­rá por la exi­gen­cia de la CEOE de parar en seco el recru­de­ci­mien­to de la lucha de cla­ses que se está pro­du­cien­do des­de comien­zos de 2017 e inten­si­fi­can­do en los últi­mos meses, según demues­tra su recien­te infor­me que siem­pre la valo­ra a la baja por intere­ses obvios; den­tro de esta radi­ca­li­za­ción inclui­mos el aumen­to de las luchas de las muje­res tra­ba­ja­do­ras, el des­cen­so del poder de la Igle­sia, etc.

Como sín­te­sis de esta cuá­dru­ple quie­bra en sus bases, abis­mos que no nos can­sa­mos de ana­li­zar en nues­tras ponen­cias, es lógi­ca la mul­ti­pli­ca­ción en los últi­mos tiem­pos del van­da­lis­mo fas­cis­ta abier­ta­men­te con­sen­ti­do por el Esta­do con­tra las izquier­das y con­tra el refor­mis­mo duro. Un fas­cis­mo bru­tal y tos­co, extre­ma­da­men­te vio­len­to en muchas de sus expre­sio­nes pero que sir­ve para ocul­tar dos pro­ce­sos de fon­do más ame­na­za­do­res: uno, el fas­cis­mo invi­si­ble y has­ta edu­ca­do que pene­tra en los inters­ti­cios de la coti­dia­nei­dad refor­zan­do la irra­cio­na­li­dad más dic­ta­to­rial en los micro­po­de­res con los que el capi­tal ase­gu­ra en bue­na medi­da su repro­duc­ción amplia­da. Y otro, rela­cio­na­do con el ante­rior en deter­mi­na­dos con­te­ni­dos, el refor­za­mien­to de las tres expre­sio­nes del nacio­na­lis­mo espa­ñol que vere­mos lue­go cuan­do recu­rra­mos a Lenin para enten­der qué suce­de.

Lo que lla­man «Espa­ña» es el cons­truc­to ideo­ló­gi­co sub­je­ti­vo que cohe­sio­na y legi­ti­ma, jun­to a otros, la lógi­ca bur­gue­sa inma­nen­te a la valo­ra­ción amplia­da del capi­tal en ese espa­cio pro­duc­ti­vo y repro­duc­ti­vo. En cuan­to cons­truc­to ideo­ló­gi­co, «Espa­ña» y su nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta es una fuer­za mate­rial obje­ti­va impres­cin­di­ble para lubri­car la explo­ta­ción de cla­se, patriar­cal y nacio­nal que sus­ten­ta la pro­duc­ción de plus­va­lor.

La inter­ac­ción entre lo sub­je­ti­vo y lo obje­ti­vo se mate­ria­li­za por ejem­plo no solo en la polí­ti­ca del PP, PSOE, Uni­dos-Pode­mos, Ciu­da­da­nos, Izquier­da Uni­da, etc., en la nega­ción sus­tan­cial de los dere­chos nacio­na­les de los pue­blos opri­mi­dos sino tam­bién y sobre todo en las mani­fes­ta­cio­nes en defen­sa de la «uni­dad nacio­nal espa­ño­la» ya sea en su núcleo más reac­cio­na­rio y fas­cis­ta como en su for­ma supues­ta­men­te «demo­crá­ti­ca».

Lenin nos ayu­da un poco

«Espa­ña» como acei­te ideo­ló­gi­co que lubri­ca el pro­ce­so de acu­mu­la­ción, la han ido for­man­do des­de arri­ba, ver­ti­cal­men­te y de mane­ra des­igual pero com­bi­na­da a medio pla­zo las cla­ses domi­nan­tes de pue­blos y nacio­nes de la penín­su­la con gue­rras, pac­tos y acuer­dos entre ellas. Estas vio­len­cias, fre­cuen­te­men­te atro­ces, y nego­cia­cio­nes más o menos clau­di­can­tes o ven­ta­jo­sas según los casos, eran la base para coop­tar y atraer, o mar­gi­nar e inclu­so aplas­tar a las frac­cio­nes débi­les o resis­ten­tes de las cla­ses pro­pie­ta­rias en esos pue­blos que por las razo­nes que fue­ren se resis­tían a ser absor­bi­das por las fuer­zas cen­trí­pe­tas del Esta­do domi­nan­te cada vez más cen­tra­li­za­do y más fuer­te.

No hace fal­ta decir que la pri­me­ras y últi­mas víc­ti­mas, las vic­ti­mas per­ma­nen­tes y más gol­pea­das fue­ron y son las muje­res tra­ba­ja­do­ras, las cla­ses explo­ta­das, los pue­blos ya opri­mi­dos para enton­ces o que sufrie­ron y sufren enor­mes tajos en sus liber­ta­des nacio­na­les has­ta per­der­las inclu­so.

Des­de fina­les del siglo XV la cen­tra­li­za­ción esta­tal que empe­za­ría a lla­mar­se Espa­ña en los tex­tos ofi­cia­les de la buro­cra­cia del Esta­do en menos de un siglo, se sus­ten­ta­ba mate­rial, cul­tu­ral e ideo­ló­gi­ca­men­te en dos gran­des sopor­tes carac­te­ri­za­dos por su esen­cia vio­len­ta físi­ca y moral, como eran la Igle­sia y la Inqui­si­ción, y el Ejér­ci­to. Ambos apa­ra­tos de fuer­za pro­du­cían una ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta fun­cio­nal a la cen­tra­li­za­ción del Esta­do.

La edu­ca­ción cató­li­ca y la repre­sión cul­tu­ral y cien­tí­fi­ca de la Inqui­si­ción sir­vie­ron mien­tras las fuer­zas pro­duc­ti­vas no nece­si­ta­ban muchos cono­ci­mien­tos tec­no­cien­tí­fi­cos cada día más sofis­ti­ca­dos y com­ple­jos. La edu­ca­ción moder­na y lai­ca, el libre­pen­sa­mien­to crí­ti­co, fue repri­mi­da duran­te siglos, man­te­nién­do­se el dog­ma­tis­mo cerril y auto­ri­ta­rio bas­tan­tes dece­nios des­pués de haber­se aca­ba­do legal­men­te con la igno­mi­nia de la escla­vi­tud entre las déca­das de 1870 y 1890. Recor­de­mos la dura his­to­ria de la Ins­ti­tu­ción Libre de Ense­ñan­za crea­da en 1876.

Espa­ña es un ente que tien­de a empe­que­ñe­cer con el tiem­po una vez que el blo­que de cla­ses domi­nan­te en el mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción no supo ni qui­so diri­gir la tran­si­ción al capi­ta­lis­mo des­de las rui­nas de un impe­rio saquea­dor y geno­ci­da, putre­fac­to en sus con­tra­dic­cio­nes inter­nas, y supe­ra­do defi­ni­ti­va­men­te por las bur­gue­sías en ascen­so. La frac­ción más pode­ro­sa del blo­que de cla­ses domi­nan­te, apo­ya­da por otros gran­des sec­to­res de este blo­que en el poder, ante­po­nía pri­me­ro sus pro­pios intere­ses y lue­go los del con­jun­to de ese blo­que de poder, sacri­fi­can­do todo desa­rro­llo pro­gre­sis­ta y masa­cran­do pre­ven­ti­va­men­te inclu­so cual­quier ger­men revo­lu­cio­na­rio. Una y otra vez eran liqui­da­dos o des­ac­ti­va­dos los inten­tos moder­ni­za­do­res y refor­mis­tas que sur­gían de vez en cuan­do, antes de que pudie­ran arrai­gar entre los pue­blos y trans­for­mar­se, tal vez, en fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, como vere­mos en el resu­men de la his­to­ria de Anda­lu­cía entre comien­zos del siglo XIX y 1883, año de la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra.

La his­to­ria del pue­blo anda­luz está sur­ca­da ade­más de por una deci­si­va pre­sen­cia sub­te­rrá­nea o públi­ca de esta­lli­dos de heroi­ca resis­ten­cia a las explo­ta­cio­nes múl­ti­ples, tam­bién y en el inte­rior de esta admi­ra­ble cons­tan­cia de una ten­den­cia a la radi­ca­li­za­ción de la con­cien­cia y cul­tu­ra popu­lar bási­cas hacia una con­cien­cia y cul­tu­ra nacio­nal en pro­ce­so de plas­ma­ción polí­ti­ca, es decir, que tie­ne como obje­ti­vo la con­quis­ta de la inde­pen­den­cia esta­tal.

El nacio­na­lis­mo espa­ñol es muy cons­cien­te de esta ten­den­cia de fon­do, de esta laten­cia inne­ga­ble que resur­ge cuan­do con­flu­yen deter­mi­na­das cri­sis par­cia­les en una gran cri­sis del sis­te­ma explo­ta­dor. Y siem­pre la ha per­se­gui­do a muer­te des­de el momen­to, más o menos cor­to, en el que el nacio­na­lis­mo espa­ñol enten­día que esa rei­vin­di­ca­ción había supe­ra­dos los muy estre­chos lími­tes de la tole­ran­cia de Madrid.

La inte­lec­tua­li­dad pro­gre­sis­ta espa­ño­la intuía borro­sa­men­te algu­nos de los cua­tro blo­ques de quie­bras que veni­mos ana­li­zan­do, como se vio en el fugaz esfuer­zo rege­ne­ra­cio­nis­ta pro­vo­ca­do por las derro­tas de 1898, e inten­ta­ba bus­car solu­cio­nes des­de su ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta. No es este el lugar para exten­der­nos en la his­to­ria terri­ble de cómo la cas­ta inte­lec­tual demo­cra­ti­cis­ta y pro­gre­sis­ta espa­ño­la ha com­ba­ti­do los dere­chos de las nacio­nes opri­mi­das por su Esta­do, y en con­cre­to los de Anda­lu­cía. Pero el pro­ble­ma es más gra­ve y sus raí­ces son más pro­fun­das que las del sim­ple nacio­na­lis­mo «pro­gre­sis­ta» espa­ñol.

Lle­ga­dos a este pun­to tene­mos que bus­car refe­ren­tes his­tó­ri­cos simi­la­res en aque­lla épo­ca a la situa­ción de Anda­lu­cía y del Esta­do espa­ñol. Tie­nen que ser refe­ren­tes apren­di­dos de gran­des impe­rios en des­com­po­si­ción por los impac­tos ases­ta­dos por el capi­ta­lis­mo mun­dial con­tra ellos, por ejem­plo el impe­rio zaris­ta, el chino, el aus­tro-hún­ga­ro, el tur­co… Por pro­xi­mi­dad, los más alec­cio­na­do­res son el aus­tro-hún­ga­ro y el zaris­ta. Las pro­pues­tas del aus­tro-mar­xis­mo en lo refe­ren­te a la auto­no­mía nacio­nal-cul­tu­ral y al papel de la inte­lec­tua­li­dad sobre todo, en estas cues­tio­nes des­bor­dan el lími­te de esta ponen­cia y ade­más care­cen de la radi­ca­li­dad polí­ti­co-cog­nos­ci­ti­va de las tesis de Lenin en la mis­ma épo­ca, por lo que recu­rri­mos a este revo­lu­cio­na­rio:

En diciem­bre de 1913 Lenin estu­dió la com­ple­ji­dad de las corrien­tes inte­lec­tua­les del nacio­na­lis­mo gran-ruso, zaris­ta aún en esos momen­tos, y lle­gó a la con­clu­sión total­men­te váli­da para el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol inclu­so en la actua­li­dad, de la exis­ten­cia de, al menos, tres gran­des corrien­tes polí­ti­co-ideo­ló­gi­cas den­tro del nacio­na­lis­mo opre­sor: una era el de los nacio­nal-reac­cio­na­rios, cono­ci­dos de sobra por los muchos dece­nios de sus bar­ba­ri­da­des; otro era el de los nacio­nal-libe­ra­les, cono­ci­dos más recien­te­men­te y denun­cia­dos por las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, y el más moderno has­ta enton­ces, el que esta­ba apa­re­cien­do en aque­llos momen­tos de cri­sis: lo que Lenin defi­ne como nacio­nal­de­mo­cra­cia (Lenin, Los demó­cra­tas cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y el «dere­cho de los pue­blos a la auto­de­ter­mi­na­ción», Obras com­ple­tas, Pro­gre­so, Mos­cú 1984, tomo 24, pp. 222 – 224).

Como en otros muchos pro­ble­mas, Lenin supo cap­tar mejor que nadie las con­tra­dic­cio­nes en su esta­do vivo: la lucha de las cla­ses y de los pue­blos en el impe­rio zaris­ta había crea­do una inte­lec­tua­li­dad revo­lu­cio­na­ria que para media­dos del siglo XIX defen­día con vigor los dere­chos de las y los opri­mi­dos. Her­zen, Oga­rev, Baku­nin, Belinsky, Cherny­chevs­ki y otros expli­ca­ban que los pue­blos no rusos, las y los cam­pe­si­nos, etc., tenían dere­chos que cho­ca­ban con la dic­ta­du­ra zaris­ta. Las leyes de libe­ra­li­za­ción de la ser­vi­dum­bre en 1861 y el poten­te desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co des­de 1880 for­ta­le­cie­ron estas deman­das. La revo­lu­ción de 1905 demos­tró que, en su raíz, eran incom­pa­ti­bles con el zaris­mo.

Para dete­ner la cre­cien­te legi­ti­mi­dad de la rebe­lión, la cas­ta inte­lec­tual impe­rial tuvo que afi­lar y mejo­rar los bru­tos argu­men­tos del nacio­na­lis­mo gran-ruso reac­cio­na­rio, dan­do paso al nacio­na­lis­mo gran-ruso libe­ral que tam­bién que­dó des­bor­da­do con el tiem­po. Para 1913 el nacio­na­lis­mo gran-ruso demo­cra­ti­cis­ta, o «nacio­nal­de­mo­cra­cia» era ya cri­ti­ca­do por la izquier­da como la ver­sión más recien­te del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta del zaris­mo. La gue­rra de 1914 ten­sio­nó todas las con­tra­dic­cio­nes de la opre­sión nacio­nal, que lle­ga­ron al nivel de lo inso­por­ta­ble a par­tir de verano 1916, esta­llan­do entre oto­ño e invierno de 1917.

Lenin seguía aten­ta­men­te el rugir del vol­cán advir­tien­do tan tem­prano como 1913 que ni la demo­cra­cia cons­ti­tu­cio­na­lis­ta ni la ver­sión nacio­nal­de­mo­crá­ti­ca del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta gran-ruso podían resol­ver la opre­sión nacio­nal. solo la revo­lu­ción podría hacer­lo. Su agu­de­za y su exqui­si­to méto­do dia­léc­ti­co, enri­que­ci­do en aque­llos años por la rigu­ro­sa relec­tu­ra de Hegel, por los estu­dios sis­te­má­ti­cos del impe­ria­lis­mo y del Esta­do, le per­mi­tie­ron iden­ti­fi­car las tres fun­da­men­ta­les ver­sio­nes inte­lec­tua­les del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta gran-ruso, que a su vez eran par­te de la mis­ma evo­lu­ción ideo­ló­gi­ca del nacio­na­lis­mo reac­cio­na­rio de otras bur­gue­sías, por ejem­plo de la espa­ño­la como vere­mos en el quin­to capí­tu­lo.

Aho­ra mis­mo, en 2017, no solo los Paï­sos Cata­lans, Eus­kal Herria y Gali­za somos obje­to de las pre­sio­nes repre­si­vas del nacio­na­lis­mo más reac­cio­na­rio espa­ñol, del nacio­na­lis­mo libe­ral y de su ver­sión nacio­nal­de­mo­crá­ti­ca, sino tam­bién lo están sien­do ya otros pue­blos que el anda­luz que se enfren­ta a la pug­na entre su corrien­te inde­pen­den­tis­ta y las pro­me­sas de la ver­sión nacio­nal­de­mo­crá­ti­ca del nacio­na­lis­mo espa­ñol, que ana­li­za­re­mos en el capí­tu­lo quin­to. Esta ter­ce­ra corrien­te del mis­mo nacio­na­lis­mo espa­ñol se pre­sen­ta como la úni­ca que pue­de garan­ti­zar por su «alma izquier­dis­ta» la defi­ni­ti­va «trans­for­ma­ción demo­crá­ti­ca» del Esta­do espa­ñol para resol­ver la «cri­sis del régi­men del 78» median­te el logro, por fin, de la «nación de nacio­nes» que debe ser Espa­ña.

De esta for­ma se esca­mo­tea el deba­te deci­si­vo sobre la via­bi­li­dad his­tó­ri­ca de Espa­ña como mar­co de acu­mu­la­ción de capi­tal, con todos los hori­zon­tes teó­ri­cos y polí­ti­cos que cie­rra y que abre, para disol­ver la reali­dad obje­ti­va –las fuer­zas repre­si­vas en Cata­lun­ya, las bases yan­quis en Anda­lu­cía, la OTAN en Eus­kal Herria, la escua­dra espa­ño­la en Gali­za, por ejem­plo– en diva­ga­cio­nes abs­tru­sas sobre el «patrio­tis­mo cons­ti­tu­cio­nal», la «mul­ti-iden­ti­dad» den­tro de la «ciu­da­da­nía demo­crá­ti­ca», sobre la «mul­ti-cul­tu­ra­li­dad» en un «gober­nan­za» que ha supe­ra­do las «iden­ti­da­des pre-polí­ti­cas», etcé­te­ra.

El con­tex­to de Ante­que­ra

Antes de expo­ner los logros fun­da­men­ta­les de la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra, debe­mos resu­mir rápi­da­men­te sus raí­ces socia­les por­que no sur­gió de la nada, sino que fue el resul­ta­do cua­li­ta­ti­vo de una inten­sa acu­mu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va de duras expe­rien­cias de masas, de derro­tas y masa­cres des­ata­das por las fuer­zas repre­si­vas. Estas luchas res­pon­dían a los cam­bios socio­eco­nó­mi­cos de fon­do que Anda­lu­cía esta­ba sufrien­do como efec­to de los cam­bios de los flu­jos eco­nó­mi­cos tras la inde­pen­den­cia de Nues­tra Amé­ri­ca den­tro a su vez de la indus­tria­li­za­ción euro­pea, a lo que hay que unir los efec­tos de la opre­sión nacio­nal impues­ta por el Esta­do espa­ñol que, obli­ga­to­ria­men­te, le con­de­na­ba a ser zona peri­fé­ri­ca del cen­tra­lis­mo.

Inclu­so en el ini­cio de este pro­ce­so uni­for­ma­dor, que se mos­tra­ba por ejem­plo en las nue­vas leyes de 1833 y 1835 que con­tro­la­ban aún más a la Dipu­tacio­nes en detri­men­to de los pue­blos y en bene­fi­cio del Esta­do cen­tral, ya resur­gió la vie­ja tra­di­ción jun­te­ra anda­lu­za. Fue la pro­fun­da cri­sis de suce­sión de ese 1835 entre isa­be­li­nos y car­lis­tas la que sir­vió de chis­pa para que se crea­ra la Jun­ta Supre­ma de Andú­jar en ese año en defen­sa de Isa­bel II pero des­de un fede­ra­lis­mo anda­luz muy arrai­ga­do.

La Jun­ta Supre­ma de Anda­lu­cía en Andú­jar demos­tró gran capa­ci­dad de auto­or­ga­ni­za­ción en for­ma de Esta­do de fac­to, que no de iure, ya que movi­li­zó con sus pro­pios recur­sos un impor­tan­te ejér­ci­to que se resis­tió a disol­ver­se cuan­do se lo orde­nó el gobierno espa­ñol. Ante la nega­ti­va de la Jun­ta a des­ar­mar­se, Espa­ña, que veía con inquie­tud el pro­gre­sis­mo de Andú­jar, envió un ejér­ci­to para des­truir­la pero el ejér­ci­to se amo­ti­nó y no inva­dió Anda­lu­cía. El gobierno espa­ñol cam­bió enton­ces de tác­ti­ca: con­si­guió rom­per la uni­dad anda­lu­za atra­yen­do a sus pro­yec­tos esta­ta­lis­tas a Cór­do­ba, Sevi­lla y Cádiz, lo que ori­gi­nó una peque­ña gue­rra civil entre anda­lu­ces.

El paso de Mála­ga a las posi­cio­nes espa­ño­las supu­so la muer­te de la Jun­ta, cuyo mayor logro fue demos­trar que se podía actuar como un Esta­do de fac­to con un pro­yec­to pro­gre­sis­ta bur­gués para la épo­ca si se man­te­nía la uni­dad anda­lu­za. Pero el blo­que de cla­ses domi­nan­te for­ma­do por la gran bur­gue­sía terra­te­nien­te optó por Espa­ña a cos­ta de empo­bre­cer y explo­tar su país. De entre las varias razo­nes que le impul­sa­ban a ven­der su nación al ocu­pan­te des­ta­can tres: el temor al pro­gre­sis­mo del sec­tor bur­gués que impul­sa­ba a la Jun­ta Supre­ma, el temor a los des­tro­zos que en sus pro­pie­da­des cau­sa­ría una defi­ni­ti­va inva­sión espa­ño­la, y sobre todo, el mie­do a la revo­lu­ción popu­lar que latía en el inte­rior de Anda­lu­cía.

Los tres gran­des mie­dos y otros temo­res de cla­se no eran infun­da­dos por­que el pue­blo tra­ba­ja­dor anda­luz mal­vi­vía en con­di­cio­nes insu­fri­bles. Como suce­de siem­pre en la lucha de cla­ses, cuan­do el pue­blo y los sec­to­res pro­gre­sis­tas son derro­ta­dos, la gran bur­gue­sía pro­ce­de a ven­gar­se. En Anda­lu­cía el blo­que de cla­ses domi­nan­te, la alta bur­gue­sía y los gran­des terra­te­nien­tes más la Igle­sia en cuan­to poder socio­eco­nó­mi­co, se ven­ga­ron nada más hun­dir­se la Jun­ta Supre­ma de Andú­jar: recor­de­mos que el inhu­mano «decre­to de seño­río» de 1837 per­mi­tía a los terra­te­nien­tes apro­piar­se de las tie­rras comu­na­les pre­sen­tan­do como «prue­ba» unos papa­les fácil­men­te fal­si­fi­ca­bles. La crea­ción de la Guar­dia Civil en 1844, si bien res­pon­de a una deci­sión toma­da para repri­mir el males­tar social en todo el Esta­do, tam­bién tenía mucho que ver con la espe­cial inten­si­dad de las for­mas de resis­ten­cia del cam­pe­si­na­do anda­luz.

Des­trui­da así toda posi­bi­li­dad de auto­go­bierno, se ace­le­ró la peri­fe­ri­za­ción impues­ta por Madrid y agu­di­za­da des­de 1845, asfi­xian­do el inci­pien­te desa­rro­llo capi­ta­lis­ta endó­geno de Anda­lu­cía. Tene­mos el ejem­plo del pri­mer y falli­do des­pe­gue indus­trial de Mála­ga que no resis­tió mucho por varias razo­nes que nos remi­ten a la estra­te­gia del Esta­do espa­ñol con res­pec­to a su «mer­ca­do nacio­nal»: no mejo­rar las comu­ni­ca­cio­nes con Mála­ga y Anda­lu­cía, no poten­ciar otras indus­trias cer­ca­nas ni la cua­li­fi­ca­ción de la fuer­za de tra­ba­jo del país, man­te­ner los altos cos­tos del car­bón astu­riano por la depen­den­cia espa­ño­la hacia Gran Bre­ta­ña, etcé­te­ra. Sin embar­go, el poten­cial pro­duc­ti­vo anda­luz era tan gran­de que en otros luga­res empe­za­ron des­pe­gues simi­la­res sobre todo en agri­cul­tu­ra que hicie­ron de Anda­lu­cía una eco­no­mía impor­tan­te pero depen­dien­te de Espa­ña.

Las con­tra­dic­cio­nes entre el blo­que pro­gre­sis­ta, con com­po­nen­tes revo­lu­cio­na­rios, y el con­ser­va­dor y reac­cio­na­rio se agu­di­za­ron al extre­mo debi­do a las pro­fun­das quie­bras del desa­rro­llo anda­luz: fue sur­gien­do una bur­gue­sía fede­ra­lis­ta que des­bor­da­ba los estre­chos lími­tes del Esta­do, lo que pro­pi­ció que su natu­ral sen­ti­mien­to can­to­na­lis­ta empe­za­ra a con­cre­tar­se en un embrio­na­rio sen­ti­mien­to nacio­nal que se enfren­ta­ba a la monar­quía bor­bó­ni­ca como expre­sión del cen­tra­lis­mo espa­ñol.

Pero en el sub­sue­lo cre­cía el males­tar popu­lar por las duras con­di­cio­nes de mal­vi­ven­cia: la segun­da des­amor­ti­za­ción, la de 1855, fue otro tre­men­do gol­pe con­tra el cam­pe­si­na­do que veía cómo «el amo» era cada vez más rico y pode­ro­so mien­tras las y los cam­pe­si­nos cada vez más pobres y aplas­ta­dos; de rebo­te tam­bién era gol­pea­do el arte­sa­na­do, las y los tra­ba­ja­do­res urba­nos y la vie­ja peque­ña bur­gue­sía, por­que todos estos sec­to­res, fran­jas y frac­cio­nes de cla­ses sufrían los efec­tos de la cen­tra­li­za­ción y con­cen­tra­ción de tie­rras y de capi­ta­les en la muy redu­ci­da cla­se domi­nan­te, ben­de­ci­da por la Igle­sia y pro­te­gi­da por el ejér­ci­to espa­ñol y sus gru­pos arma­dos pri­va­dos.

Sin embar­go y debi­do a la pro­pia lógi­ca con­tra­dic­to­ria del capi­ta­lis­mo, en medio de la mise­ria y de la sobre­ex­plo­ta­ción sur­gían los gran­des nego­cios de la bur­gue­sía anda­lu­za: en 1846 se creó el Ban­co de San Fer­nan­do en Cádiz y en 1856 el Ban­co de Mála­ga. Las des­igual­da­des eran tan terri­bles que era com­pren­si­ble y lógi­co, por tan­to, que esta­lla­se la insu­rrec­ción popu­lar de 1857 y que pren­die­ra en amplias zonas de la pro­vin­cia de Sevi­lla fue una res­pues­ta a la impa­ra­ble mar­gi­na­ción y explo­ta­ción: el pue­blo que­mó el cuar­tel de la Guar­dia Civil en Utre­ra, recu­pe­ró fin­cas, des­tru­yó archi­vos y regis­tros de pro­pie­dad.

La repre­sión sal­va­je: más de un cen­te­nar de ase­si­na­dos y tres­cien­tos pri­sio­ne­ros. La masa­cre no aplas­tó la con­fluen­cia entre un sec­tor bur­gués y peque­ño bur­gués pro­gre­sis­ta y amplias fran­jas popu­la­res, jor­na­le­ros, arte­sa­nos… En junio de 1861 seis mil cam­pe­si­nos arma­dos ocu­pan duran­te una sema­na el pue­blo de Loja. En Izna­jar los alza­dos ocu­pa­ron el cuar­tel de la Guar­dia Civil.

La repre­sión sos­te­ni­da logró man­te­ner mal que bien el orden de la explo­ta­ción duran­te unos pocos años, has­ta que a fina­les de 1868 y tras la demos­tra­da inca­pa­ci­dad de la bur­gue­sía refor­mis­ta de lle­var ade­lan­te la su rebe­lión de sep­tiem­bre en Cádiz, se reini­ció una olea­da de revuel­tas popu­la­res que se sos­tie­ne duran­te 1869 en las que se va per­ci­bien­do la for­ma­ción de una iden­ti­dad popu­lar anda­lu­za que sur­gi­rá a los pocos años en amplio movi­mien­to fede­ra­lis­ta y can­to­na­lis­ta. Sur­gió el deni­gra­do «ban­do­le­ris­mo social» que libe­ró pue­blos, admi­nis­tró jus­ti­cia popu­lar, recu­pe­ró bie­nes y fue exter­mi­na­do con cer­ca de tres mil muer­tos y miles de repre­sa­lia­dos.

Sin embar­go, la pro­cla­ma­ción de la I Repú­bli­ca en febre­ro de 1873 azu­zó de nue­vo la eter­na rei­vin­di­ca­ción del pue­blo anda­luz de una radi­cal refor­ma agra­ria y la devo­lu­ción de los comu­na­les pri­va­ti­za­dos en bene­fi­cio de los terra­te­nien­tes. La nega­ti­va de la Repú­bli­ca a avan­zar en estas y otras medi­das impres­cin­di­bles defrau­dó a las fuer­zas pro­gre­sis­tas. En jus­ta res­pues­tas, las diver­sas inten­si­da­des y mati­ces de los sen­ti­mien­tos de iden­ti­dad can­to­nal, regio­nal-fuer­te y has­ta nacio­nal, sin mayo­res pre­ci­sio­nes aho­ra, vol­vie­ron a mos­trar su fuer­za entre verano de 1873 y comien­zos de 1874, sobre todo en Car­ta­ge­na y en Anda­lu­cía.

Todas y todos cono­ce­mos las repre­sio­nes pos­te­rio­res y el gol­pe de Esta­do del gene­ral Pavía en enero de ese 1874, un mili­tar que había aho­ga­do en san­gre la revo­lu­ción can­to­nal anda­lu­za, que pre­pa­ra­ría con sus armas las con­di­cio­nes para la reins­tau­ra­ción de la monar­quía en 1876, cerran­do toda expec­ta­ti­va de pro­gre­so demo­crá­ti­co den­tro del sis­te­ma esta­tal.

Entre 1881 y 1882 una sequía arra­sa­do­ra aho­gó en ham­bre al cam­pe­si­na­do anda­luz lo que pro­pi­ció nue­vas luchas y accio­nes clan­des­ti­nas de recu­pe­ra­ción de ali­men­tos y otros bie­nes vita­les en tien­das y alma­ce­nes de la cla­se domi­nan­te: la jus­ti­cia popu­lar prac­ti­ca­ba el dere­cho a vivir recu­pe­ran­do lo que le había qui­ta­do la cla­se domi­nan­te. Si el ham­bre azo­ta­ba al cam­pe­si­na­do tam­bién se debi­li­ta­ba la eco­no­mía del arte­sa­na­do y de las y los tra­ba­ja­do­res urba­nos, de los peque­ños ten­de­ros e inclu­so de la vie­ja peque­ña bur­gue­sía. La auto­or­ga­ni­za­ción cam­pe­si­na lle­gó a pen­sar en hacer una huel­ga gene­ral a fina­les de 1882 antes de la tem­po­ra­da de llu­vias que se pre­veían para invierno de 1882 – 1883.

Fue en este con­tex­to extre­mo cuan­do fuer­zas fede­ra­lis­tas, demo­crá­ti­cas y pro­gre­sis­tas deci­die­ron con­vo­car un deba­te nacio­nal para ela­bo­rar una Cons­ti­tu­ción que sir­vie­ra no solo como revul­si­vo, como aci­ca­te de la con­cien­cia nacio­nal del pue­blo anda­luz, sino a la vez como guía pre­sen­te y como obje­ti­vo irre­nun­cia­ble que había que con­quis­tar lo antes posi­ble. Entre 1882 y 1883 en las jun­tas y asam­bleas fede­ra­les fue lle­nán­do­se de con­te­ni­do una ansia cre­cien­te entre el pue­blo de Anda­lu­cía: lue­go ese con­te­ni­do reco­gi­do de entre el pue­blo adqui­rió en octu­bre de 1883 la for­ma de Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra, muy pro­gre­sis­ta para su épo­ca, como vamos a ver.

Pero el poten­cial de futu­ro de la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra depen­día en bue­na medi­da de la dia­léc­ti­ca entre la fuer­za popu­lar y la deci­sión de la bur­gue­sía pro­gre­sis­ta, que era muy débil cuan­ti­ta­ti­va­men­te. Ade­más, el desa­rro­llo indus­trial fue apa­gán­do­se des­de ese final del siglo XIX: la bur­gue­sía anda­lu­za en sí era redu­ci­da en com­pa­ra­ción a la toda­vía poten­te cla­se lati­fun­dis­ta estre­cha­men­te uni­da a la Igle­sia y su poder estre­me­ce­dor.

Esta bur­gue­sía débil no pudo crear un capi­ta­lis­mo auto­cen­tra­do en Anda­lu­cía, endó­geno al menos en los aspec­tos cen­tra­les, como hemos vis­to en el caso mala­gue­ño. Por el con­tra­rio, muchos capi­ta­les autóc­to­nos aban­do­na­ban Anda­lu­cía para esta­ble­cer­se en mer­ca­dos extran­je­ros fue­ran del Esta­do espa­ñol o de otros luga­res euro­peos. Por si fue­ra poco y debi­do a las leyes espa­ño­las que cedían amplios dere­chos al capi­tal forá­neo, Anda­lu­cía era dre­na­da en sus recur­sos mine­ros, agra­rios, indus­tria­les, etc., por las fir­mas exte­rio­res que no inver­tían prác­ti­ca­men­te nada en el país saquea­do, empo­bre­cién­do­lo aún más. Y para rema­tar el hun­di­mien­to, como Anda­lu­cía no moder­ni­za­ba su tec­no­lo­gía, no inver­tía en capi­tal cons­tan­te, iba reza­gán­do­se cada vez más de modo que cuan­do baja­ron los pre­cios de las mer­can­cías sim­ples en el mer­ca­do inter­na­cio­nal, la eco­no­mía del país se des­plo­mó.

Una de las excu­sas que ponía el blo­que de cla­ses domi­nan­te anda­luz era que la eco­no­mía no se recu­pe­ra­ba por­que las con­ti­nuas resis­ten­cias mul­ti­fa­cé­ti­cas del pue­blo, inclui­dos los esta­lli­dos socia­les, etc., asus­ta­ban a los inver­so­res, ahu­yen­ta­ban a los capi­ta­les forá­neos, redu­cían los bene­fi­cios, obli­ga­ban a mayo­res gas­tos en vigi­lan­cia y con­trol para man­te­ner el orden y la pro­duc­ti­vi­dad…

Por estas cir­cuns­tan­cias, la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra fue vis­ta des­de el prin­ci­pio como un peli­gro por­que podía dotar de un obje­ti­vo pre­ci­so y una estra­te­gia ade­cua­da al males­tar social inne­ga­ble. La des­apa­ri­ción del impe­rio en 1898, los inten­tos rege­ne­ra­cio­nis­tas, las exi­gen­cias de algu­nos capi­ta­lis­tas para que el Esta­do ini­cia­ra por fin un pro­tec­cio­nis­mo aran­ce­la­rio, eco­nó­mi­co e inver­sor, estas y otras pre­sio­nes que faci­li­ta­ron un lige­ro repun­te indus­trial en el nor­te del Esta­do, no ayu­da­ron a Anda­lu­cía. La polí­ti­ca de Cáno­vas y de Mau­ra, con su «revo­lu­ción des­de arri­ba», bus­ca­ban aplas­tar toda resis­ten­cia obre­ra y popu­lar, refor­zar el nacio­na­lis­mo espa­ñol y su cen­tra­li­dad esta­tal, y moder­ni­zar en lo posi­ble la eco­no­mía.

El deses­pe­ra­do subim­pe­ria­lis­mo que pre­ten­día recu­pe­rar el Esta­do espa­ñol des­de 1902 – 1904 reme­mo­ran­do los deli­rios impe­ria­les del siglo XVI con­tra el nor­te de Áfri­ca, para com­pen­sar derro­ta de 1898, exi­gía una mayor supe­di­ta­ción de Anda­lu­cía como base mili­tar de ope­ra­cio­nes subim­pe­ria­lis­tas, pro­yec­to que a su vez exi­gía la lla­ma­da «paz social» en la reta­guar­dia, el apo­yo abso­lu­to de la bur­gue­sía anda­lu­za al subim­pe­ria­lis­mo espa­ñol, y la supe­di­ta­ción estra­té­gi­ca y estruc­tu­ral de Anda­lu­cía a los pro­yec­tos de Madrid. En este con­tex­to era obvio que la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra era un peli­gro para el inten­to de crear la muy cen­tra­li­za­da y subim­pe­ria­lis­ta nación bur­gue­sa espa­ño­la, inten­to falli­do como se apre­cia.

La Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra

Aquí vamos a hacer un rápi­do comen­ta­rio de los artícu­los de la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra que nos pare­cen más actua­les des­de la pers­pec­ti­va de la cri­sis del mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción y de la eman­ci­pa­ción de los pue­blos explo­ta­dos.

El artícu­lo 1 del Títu­lo Pri­me­ro sobre «Con­di­cio­nes y obje­ti­vos de la Fede­ra­ción» dice que son las auto­no­mías can­to­na­les las bases del poder anda­luz que se esta­ble­ce como Fede­ra­ción anda­lu­za según el artícu­lo 4. Este mode­lo cho­ca­ba fron­tal­men­te con el ultra­cen­tra­lis­mo esta­tal que Madrid esta­ba impo­nien­do a la fuer­za, pro­vo­can­do fuer­tes con­flic­tos y ten­sio­nes por ejem­plo en la par­te de Eus­kal Herria que aca­ba­ba de ocu­par el ejér­ci­to espa­ñol con el apo­yo de la bur­gue­sía autóc­to­na con la gue­rra entre 1873 y 1876, lla­ma­da «car­lis­ta». El mode­lo can­to­nal de Ante­que­ra tenía ade­más sor­pren­den­tes simi­li­tu­des con la expe­rien­cia auto­or­ga­ni­za­ti­va de la Comu­na de París de 1871, que sir­vió como base defi­ni­ti­va para que Marx y Engels asen­ta­ran lo esen­cial de la teo­ría del Esta­do, o mejor decir de la Comu­na, según rec­ti­fi­có auto­crí­ti­ca­men­te Engels en 1875.

En todo el Títu­lo Pri­me­ro no se cita el dere­cho bur­gués de pro­pie­dad, lo que es deci­si­vo. Esta ausen­cia podría ser inter­pre­ta­da en el sen­ti­do de que los redac­to­res enten­dían como obvio este dere­cho que por su arrai­go social no nece­si­ta­ba ser defen­di­do en la Cons­ti­tu­ción. Se pude adu­cir tam­bién que la actual Cons­ti­tu­ción espa­ño­la espe­ra has­ta el artícu­lo 33 para esta­ble­cer el dere­cho de pro­pie­dad pri­va­da y de heren­cia, y que en el arti­cu­la­do pre­ce­den­te se defien­den los dere­chos indi­vi­dua­les y colec­ti­vos, lo que podría suge­rir que ten­drían un ran­go supe­rior al dere­cho bur­gués de pro­pie­dad.

Sin embar­go, el dere­cho a la pro­pie­dad bur­gue­sa está pre­sen­te des­de el prin­ci­pio mis­mo de la actual Cons­ti­tu­ción monár­qui­ca espa­ño­la sin espe­rar al artícu­lo 33, pre­ci­sa­men­te en su for­ma sibi­li­na de impo­ner por la fuer­za la «pro­pie­dad nacio­nal espa­ño­la» sobre las nacio­nes opri­mi­das, que que­dan sub­su­mi­das, o mejor decir, desin­te­gra­das en la «nación espa­ño­la». Es decir, a dife­ren­cia de la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra, repu­bli­ca­na, fede­ra­lis­ta, can­to­na­lis­ta y anda­lu­za, la actual monár­qui­ca, cen­tra­lis­ta y espa­ño­la impo­ne la pro­pie­dad pri­va­da bur­gue­sa en el pilar del mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción del capi­tal: la explo­ta­ción de las nacio­nes opri­mi­das que son espa­ño­li­za­das a la fuer­za.

En la letra d) del artícu­lo 4 se dice: «Estu­diar en prin­ci­pio la igual­dad social y pre­pa­rar su adve­ni­mien­to defi­ni­ti­vo, con­sis­ten­te en la inde­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de todos». En el léxi­co del repu­bli­ca­nis­mo fede­ral y demo­crá­ti­co de la épo­ca el prin­ci­pio de «igual­dad social» era muy pare­ci­do al del refor­mis­mo pro­hu­do­niano y socia­lis­ta utó­pi­co que se cen­tra­ba en la igual­dad for­mal en el área de la cir­cu­la­ción sin ata­car la des­igual­dad real en la esfe­ra de la pro­duc­ción de plus­va­lor. Aun así, tenien­do en cuen­ta el con­tex­to socio­po­lí­ti­co del idea­rio fede­ra­lis­ta anda­luz, es muy impor­tan­te esta direc­ta refe­ren­cia a la «igual­dad social» en un Títu­lo Pri­me­ro que no reco­ge nada sobre el dere­cho bur­gués de pro­pie­dad.

En el Títu­lo Segun­do «De los habi­tan­tes de Anda­lu­cía», se espe­ci­fi­can qué requi­si­tos deben cum­plir las per­so­nas para ser ciu­da­da­nas de Anda­lu­cía y por tan­to para ser bene­fi­cia­das por una Cons­ti­tu­ción tan pro­gre­sis­ta como la de Ante­que­ra: el artícu­lo 5 se esta­ble­ce que solo hacen fal­ta dos años de resi­den­cia en Anda­lu­cía para adqui­rir la ciu­da­da­nía anda­lu­za. En la letra c) del artícu­lo 6 se dice que se per­de­rá la ciu­da­da­nía «por embria­guez habi­tual». En la letra d) del artícu­lo 6 se dice que se per­de­rá la ciu­da­da­nía «por reci­bir suel­do de Gobierno extran­je­ro», y en la letra e) del artícu­lo 6 se dice que se per­de­rá la ciu­da­da­nía «por asis­ten­cia habi­tual de la Bene­fi­cen­cia públi­ca».

Tiem­po míni­mo en Espa­ña para reci­bir la ciu­da­da­nía. Pue­de creer­se que aten­ta con­tra la liber­tad indi­vi­dual y que es auto­ri­ta­ris­mo exi­gir bue­na con­duc­ta social en lo rela­cio­na­do con el alcohol y la vagan­cia para ser ciu­da­dano. Sin embar­go, vis­to des­de la pers­pec­ti­va socia­lis­ta his­tó­ri­ca hay que saber que en el socia­lis­mo utó­pi­co se valo­ra­ba mucho el buen com­por­ta­mien­to social y éti­co como un valor eman­ci­pa­dor en una socie­dad podri­da por todos los vicios bur­gue­ses. Recuér­den­se las muy actua­les crí­ti­cas del joven Engels de 1845 al papel del alcohol como arma con­tra la cla­se tra­ba­ja­do­ra, y en las muy cohe­ren­tes crí­ti­cas de la izquier­da del momen­to con­tra los des­truc­to­res efec­tos de los «vicios bur­gue­ses» sobre la con­cien­cia y for­ma de vida de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras.

Estos cri­te­rios son cohe­ren­tes con la máxi­ma del socia­lis­mo «de cada cual según capa­ci­dad, a cada cual según su tra­ba­jo», o «quien no tra­ba­ja no come», etc., que siguen sien­do váli­das en el pre­sen­te: debe prohi­bir­se enri­que­cer­se explo­tan­do el tra­ba­jo del pue­blo u hol­ga­za­near a su cos­ta; tam­bién debe prohi­bi­ré ser un agen­te a suel­do de poten­cias extran­je­ras. La Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra conec­ta así como prin­ci­pios ele­men­ta­les del socia­lis­mo.

Pro­fun­di­zan­do un poco más en la deci­si­va cues­tión del dere­cho de pro­pie­dad, el Titu­lo Ter­ce­ro sobre «Dere­chos y garan­tía: debe­res», sería total­men­te recha­za­do hoy en día por el neo­li­be­ra­lis­mo ram­pan­te. Hay tres artícu­los que pre­ci­san las limi­ta­cio­nes del dere­cho bur­gués de pro­pie­dad que sí es nom­bra­do muy bre­ve­men­te: artícu­lo 9, letra q): «El dere­cho de pro­pie­dad limi­ta­do por los dere­chos socia­les sin vin­cu­la­ción ni amor­ti­za­ción per­pe­tua»; artícu­lo 21: «Nadie será pri­va­do del goce de sus bie­nes, habe­res y dere­chos, a no ser por sen­ten­cia judi­cial; tam­po­co se encar­ce­la­rá por deu­das de carác­ter civil»; y artícu­lo 22: «Toda expro­pia­ción por cau­sa de uti­li­dad, irá pre­ce­di­da de la corres­pon­dien­te indem­ni­za­ción».

O sea, los dere­chos socia­les –ante­sa­la del dere­cho socia­lis­ta– limi­tan el dere­cho de pro­pie­dad. En con­tra del indi­vi­dua­lis­mo bur­gués y en espe­cial en su for­ma mal­tu­sia­na y neo­li­be­ral, que ante­po­nen el dere­cho indi­vi­dual al dere­cho, el dere­cho bur­gués en con­tra del dere­cho social, colec­ti­vo. La Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra bor­dea el dere­cho socia­lis­ta al ante­po­ner la igual­dad y el dere­cho social al dere­cho bur­gués. Des­de esta posi­ción se com­pren­de fácil­men­te el con­te­ni­do de los artícu­los 21 y 22 arri­ba cita­dos: en las con­di­cio­nes anda­lu­zas era vital garan­ti­zar esos dere­chos dada la gran impu­ni­dad de la gran bur­gue­sía ban­ca­ria, indus­trial y lati­fun­dis­ta para gol­pear los dere­chos y las muy redu­ci­das pro­pie­da­des de los sec­to­res resis­ten­tes, y para apro­piar­se de los comu­na­les.

Otros artícu­los del Títu­lo Ter­ce­ro esti­pu­lan por ejem­plo: «El dere­cho a la asis­ten­cia públi­ca para los inú­ti­les para el tra­ba­jo que carez­can de medios», dere­cho que hoy se está liqui­dan­do sin escrú­pu­los. Tam­bién se prohí­ben por ejem­plo: «Dedi­car fon­dos direc­ta o indi­rec­ta­men­te al sos­te­ni­mien­to de los minis­tros o del cul­to de cual­quie­ra reli­gión»; «Aban­do­nar la ins­truc­ción públi­ca, dejan­do de sos­te­ner escue­las los Muni­ci­pios, ins­ti­tu­tos los Can­to­nes, esta­ble­ci­mien­tos de ense­ñan­za supe­rior la Región»; «Des­cui­dar la salu­bri­dad públi­ca, dejan­do de cos­tear el per­so­nal facul­ta­ti­vo nece­sa­rio»; «Per­mi­tir que la bene­fi­cen­cia la ense­ñan­za, los cemen­te­rios o cual­quier otro ser­vi­cio públi­co que­de en poder de una cla­se, por lo que se secu­la­ri­zan»; «Man­te­ner géne­ro alguno de rela­cio­nes entre la Igle­sia y el Esta­do»; o se obli­ga a «Se esta­ble­ce la ins­truc­ción gra­tui­ta y obli­ga­to­ria has­ta los doce años para ambos sexos».

Según el artícu­lo 14: «Se reco­no­ce la inde­pen­den­cia civil y social de la mujer. Toda subor­di­na­ción que para ella esta­blez­can las leyes que­da dero­ga­da des­de la mayo­ría de edad». Según el artícu­lo 15: «Todo ciu­da­dano anda­luz, es elec­tor. Tam­bién lo serán las muje­res que, pose­yen­do las con­di­cio­nes de ciu­da­da­nía, cur­sen o hayan cur­sa­do en esta­ble­ci­mien­tos de ense­ñan­za secun­da­ria o pro­fe­sio­nal, nacio­na­les o extran­je­ros». Como vemos, las tra­bas lega­les que se ponen en el artícu­lo 15 a las muje­res sin ense­ñan­za secun­da­ria o pro­fe­sio­nal refle­ja toda­vía la fuer­za de la opre­sión patriar­cal pero tam­bién la fuer­za en ascen­so de las rei­vin­di­ca­cio­nes femi­nis­tas.

El artícu­lo 33 es de un valor incues­tio­na­ble sobre todo aho­ra que la bur­gue­sía pre­sio­na para res­trin­gir lo más posi­ble o en su tota­li­dad dere­chos ele­men­ta­les con­quis­ta­dos por la cla­se obre­ra y el pue­blo gra­cias a enor­mes y heroi­cas luchas: «Se reco­no­ce a los obre­ros, el dere­cho de huel­ga pací­fi­ca y la prác­ti­ca de la resis­ten­cia soli­da­ria». ¿Cuán­do y por qué una huel­ga pací­fi­ca se trans­for­ma en resis­ten­cia soli­da­ria? ¿Qué es la resis­ten­cia soli­da­ria? La pra­xis obre­ra res­pon­de estas y otras dudas con sus hechos, y fren­te a esta prue­ba his­tó­ri­ca del algo­dón no sir­ven de nada las leta­nías y sal­mo­dias del refor­mis­mo paci­fis­ta. Tam­po­co pue­de ocul­tar­se la lógi­ca que conec­ta el artícu­lo 33 de la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra de 1883 con el reco­no­ci­mien­to del dere­cho a la rebe­lión que se hace en el Preám­bu­lo de la Decla­ra­ción Uni­ver­sal de los Dere­chos Huma­nos de 1948.

El Títu­lo Cuar­to «Del Poder fede­ral y sus facul­ta­des» vuel­ve a ten­sar las rela­cio­nes con los dere­chos bur­gue­ses lle­gan­do a la incom­pa­ti­bi­li­dad en algu­nos de ellos, como en la letra r) del artícu­lo 37: «Legis­lar res­pec­to a los pun­tos siguien­tes: 1º Horas de tra­ba­jo. 2º Ins­ti­tu­ción de Jura­dos mix­tos de obre­ros y capi­ta­lis­tas. 3º Garan­tías para la vida, higie­ne y segu­ri­dad de los obre­ros. 4º Orga­ni­za­ción y exis­ten­cia de los Gre­mios pro­fe­sio­na­les des­ti­na­dos a garan­tir los intere­ses colec­ti­vos de los ope­ra­rios en sus rela­cio­nes con el capi­tal, pero sin inter­ven­ción en los asun­tos inte­rio­res de dichos gre­mios». En el pun­to 6 de la letra r) del artícu­lo 37 se esta­ble­ce el «Cré­di­to en favor de las socie­da­des obre­ras, ya agrí­co­las, ya indus­tria­les». Y en el pun­to 9: «Sos­te­ni­mien­to de los ancia­nos, huér­fa­nos, viu­das e inu­ti­li­za­dos del tra­ba­jo, y crea­ción de Cajas de asis­ten­cia».

Para esas fechas del siglo XIX sec­to­res de la bur­gue­sía euro­pea deba­tían mucho sobre la nece­si­dad de esta­ble­cer des­de el Esta­do for­mas de ayu­da social que palia­sen las duras con­di­cio­nes de vida y tra­ba­jo de las cla­ses explo­ta­das. No lo hacían por huma­nis­mo altruis­ta, desin­te­re­sa­do, sino por­que la expe­rien­cia empe­za­ba a ense­ñar­les que, a la lar­ga, era más ren­ta­ble com­pa­gi­nar la zanaho­ria con el palo que emplear sola­men­te la fuer­za y el mie­do, el palo. Bis­marck sabía mucho de eso, pero no era el úni­co. Aho­ra bien, la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra no plan­tea nada pare­ci­do a una espe­cie de «pro­to Esta­do del bien­es­tar», sino que pro­yec­ta un mode­lo de Esta­do demo­crá­ti­co popu­lar cer­cano al con­cep­to de Comu­na de Engels y Marx de 1875.

En efec­to, en el Titu­lo Quin­to «Del poder legis­la­ti­vo» hay tres artícu­los que mere­cen ser rese­ña­dos por su con­te­ni­do de demo­cra­cia radi­cal: artícu­lo 48: «Las sesio­nes deben ser públi­cas, así como las de las sec­cio­nes y comi­sio­nes, sal­vo cuan­do los intere­ses del País exi­jan otra cosa, pero jamás podrá votar­se leyes ni dis­cu­tir­se los pre­su­pues­tos y las cuen­tas en sesión secre­ta.». Secre­tis­mo y buro­cra­cia son el cemen­to del Esta­do opre­sor, según el joven Marx. Des­de esta visión radi­cal­men­te demo­crá­ti­ca y hori­zon­tal, comu­na, soviet, con­se­jo, asam­blea, jun­ta, can­tón… son for­mas dife­ren­tes de deno­mi­nar a la auto­or­ga­ni­za­ción del pue­blo en sus pro­pias bases de pro­duc­ción y repro­duc­ción.

Según el artícu­lo 49: «Cada sema­na habrá seña­la­do un día en el cual exis­ti­rá la barra. Todo ciu­da­dano anda­luz, toda socie­dad o cor­po­ra­ción lai­ca, podrá pre­sen­tar y defen­der cuan­tas mocio­nes o pro­yec­tos esti­men de inte­rés gene­ral, siem­pre que no ven­gan a modi­fi­car la Cons­ti­tu­ción y estén auto­ri­za­dos por cin­cuen­ta fir­mas autén­ti­cas de ciu­da­da­nos anda­lu­ces. Los pro­yec­tos serán pre­sen­ta­dos en la Secre­ta­ría del Con­gre­so, que los hará publi­car en el Dia­rio de Sesio­nes, seña­lan­do con ocho días de ante­la­ción aquel en que debe comen­zar­se a dis­cu­tir­se. La Secre­ta­ría podrá, de acuer­do con la Pre­si­den­cia, negar la dis­cu­sión al pro­yec­to. Todo pro­yec­to no toma­do en con­si­de­ra­ción y que alte­re el tex­to cons­ti­tu­cio­nal, será nece­sa­ria­men­te dis­cu­ti­do, si lo piden diez mil ciu­da­da­nos o tres dipu­tados».

Varian­do en inten­si­dad demo­crá­ti­ca y en las for­mas orga­ni­za­ti­vas, lo expues­to en artícu­lo 49 tie­ne algu­na rela­ción con las expe­rien­cias demo­crá­ti­cas hori­zon­ta­les y direc­tas de la Comu­na de París y de otras muchas expe­rien­cias auto­or­ga­ni­za­ti­vas de las cla­ses y de los pue­blos explo­ta­dos. En el artícu­lo 51 se asu­me con un len­gua­je pro­pio una exi­gen­cia lógi­ca des­de la demo­cra­cia socia­lis­ta, como es la des­ti­tu­ción de las per­so­nas ele­gi­das a cual­quier car­go: «Los dipu­tados son invio­la­bles en sus votos y opi­nio­nes, pero sus elec­to­res podrán impo­ner­les el man­da­to impe­ra­ti­vo y reti­rar­les sus pode­res para los efec­tos del sufra­gio per­ma­nen­te».

Los Títu­los Sex­to y Sép­ti­mo sobre el poder eje­cu­ti­vo y el judi­cial res­pec­ti­va­men­te, mues­tran la deci­sión de las fuer­zas demo­crá­ti­co-bur­gue­sas y popu­la­res de avan­zar hacia unos pode­res que ema­nen del «pue­blo» y no de los pri­vi­le­gios secu­la­res de los terra­te­nien­tes, de la Igle­sia, de las fuer­zas monár­qui­cas y de sus ejér­ci­tos.

En el deci­si­vo Títu­lo Octa­vo «De La Hacien­da Regio­nal» se lee en el artícu­lo 78: «La con­tri­bu­ción es sobre el capi­tal fijo, nun­ca sobre el cir­cu­lan­te, ni sobre la ren­ta; será úni­ca y se apli­ca­rá a los capi­ta­les supe­rio­res a cin­cuen­ta pese­tas». En el artícu­lo 79: «La con­tri­bu­ción cre­ce pro­gre­si­va­men­te con el capi­tal. La ley deter­mi­na­rá la razón pro­gre­si­va de este cre­ci­mien­to y la que corres­pon­de a los incre­men­tos suce­si­vos del capi­tal impo­ni­ble, los tipos míni­mos y máxi­mo de dicha razón y la índo­le y natu­ra­le­za de los valo­res que se esti­ma­rán como capi­tal fijo». En el artícu­lo 81: «Nun­ca podrán esta­ble­cer­se con­tri­bu­cio­nes indi­rec­tas y menos crear­las sobre los ser­vi­cios públi­cos».

El refor­mis­mo blan­do, el que llo­ri­quea infan­til­men­te por todo pero se arro­di­lla cuan­do reci­be la orden del Esta­do, ve este arti­cu­la­do de la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra como peli­gro­sa­men­te dema­gó­gi­co y popu­lis­ta por­que pue­de exci­tar las ilu­sio­nes impo­si­bles de la «gen­te», de los de «aba­jo». El refor­mis­mo duro, el que pre­ten­de avan­zar has­ta el bor­de, has­ta el lími­te de la tole­ran­cia del capi­tal, dete­nién­do­se ahí solo cuan­do cons­ta­ta que el Esta­do ya no va a per­mi­tir más rei­vin­di­ca­cio­nes por jus­tas que sean, retro­ce­dien­do de inme­dia­to cuan­do sien­te en peli­gro su apa­ci­ble como­di­dad par­la­men­ta­ria, tie­ne estos artícu­los como el sue­ño utó­pi­co que nun­ca inten­ta­rá alcan­zar ni menos aún supe­rar.

Para la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, la con­quis­ta de este arti­cu­la­do es un nece­sa­rio e impor­tan­te avan­ce tác­ti­co que mul­ti­pli­ca las fuer­zas cons­cien­tes de la cla­se tra­ba­ja­do­ra para ace­le­rar el trán­si­to al comu­nis­mo. Habla­mos de la siem­pre deba­ti­da dia­léc­ti­ca entre refor­ma y/​o revo­lu­ción, entre el papel de la refor­ma como impul­so­ra de fuer­zas socia­les den­tro de la estra­te­gia revo­lu­cio­na­ria.

En el tam­bién fun­da­men­tal Títu­lo Noveno «Del ejér­ci­to regio­nal» el artícu­lo 85 dice: «La desig­na­ción de los jefes, ofi­cia­les y cla­ses corres­pon­de a los subor­di­na­dos res­pec­ti­vos, tan­to para el ejér­ci­to per­ma­nen­te como para la reser­va. Así, los indi­vi­duos eli­gen a los cabos y sar­gen­tos, éstos a los ofi­cia­les has­ta el gra­do de capi­tán inclu­si­vo, y los ofi­cia­les a los jefes».

En su ori­gen, las tri­bus nóma­das y algu­nos ejér­ci­tos pre­ca­pi­ta­lis­tas ele­gían demo­crá­ti­ca­men­te a sus diri­gen­tes; otro tan­to hacían algu­nos ejér­ci­tos cam­pe­si­nos y de las comu­nas revo­lu­cio­na­rias bur­gue­sas en el medie­vo. Los ejér­ci­tos abso­lu­tis­tas tenían man­dos de la alta noble­za y una dis­ci­pli­na bru­tal. Los «ejér­ci­tos nacio­na­les» de la bur­gue­sía tenían y tie­nen man­dos pro­fe­sio­na­les, pero los ejér­ci­tos revo­lu­cio­na­rios cam­pe­si­nos, arte­sa­nos y tra­ba­ja­do­res des­de el siglo XVII has­ta aho­ra han simul­ta­nea­do la elec­ción direc­ta de los man­dos bajo con la selec­ción de los mejo­res man­dos altos. La Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra reto­ma par­te de estas efi­ca­ces cos­tum­bres.

Los Títu­los Déci­mo, Undé­ci­mo y Duo­dé­ci­mo sobre el lla­ma­mien­to al pue­blo, varia­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les y amplia­ción fede­ra­ti­va, res­pec­ti­va­men­te, tam­bién refle­jan las diná­mi­cas de fon­do vis­tas en los Títu­los pre­ce­den­tes y en toda la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra.

Los nacio­nal­de­mó­cra­tas

Lle­ga­dos a este pun­to es nece­sa­rio vol­ver a la ayu­da que nos pro­por­cio­na Lenin cuan­do, en diciem­bre de 1913, habla­ba de las tres ver­sio­nes del nacio­na­lis­mo gran-ruso: los nacio­nal-reac­cio­na­rios que en el Esta­do espa­ñol actual son los nacio­na­lis­tas más dere­chis­tas y des­ca­ra­da­men­te impe­ria­lis­tas, des­de el PP has­ta Ciu­da­da­nos; los nacio­nal-libe­ra­les, entre los que sin mayo­res pro­ble­mas inclui­mos al PSOE y a un buen reba­ño de ter­tu­lia­nos e inte­lec­tua­les pese­bre­ros, así como otros gru­pos; y los nacio­nal­de­mó­cra­tas, cuyo almi­ran­te es Pode­mos y los gru­me­tes el sec­tor de IU y otras «izquier­das» que le obe­de­cen, pero hay que hacer la hon­ro­sa sal­ve­dad de que en su inte­rior sobre­vi­ve una peque­ña corrien­te que defien­de el socia­lis­mo y el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción.

Excep­tuan­do Fin­lan­dia y algu­nos pocos pue­blos más, las luchas nacio­na­les no tuvie­ron tan­ta fuer­za en la revo­lu­ción rusa de 1905 y sus cole­ta­zos de 1906 como la lucha de cla­ses en su acep­ción nor­mal. La repre­sión y las tenues refor­mas de Sto­li­pin logra­ron cier­ta «nor­ma­li­za­ción social», pero en 1911 se reini­ció la lucha de cla­ses y la lucha nacio­nal inter­na al impe­rio zaris­ta y fue­ra de él se agu­di­zó des­de 1912. La inte­lec­tua­li­dad rusa esta­ba uni­da en la defen­sa de la uni­dad del impe­rio zaris­ta, aun­que varian­do en sus solu­cio­nes reac­cio­na­rias, libe­ra­les o demo­crá­ti­cas. Por esto Lenin habla de los demó­cra­tas cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, es decir, que supe­di­tan su fer­vor demo­crá­ti­co a la limi­ta­da cons­ti­tu­ción bur­gue­sa de enton­ces.

Sin entrar aquí en la evo­lu­ción del pen­sa­mien­to de Lenin sobre la opre­sión nacio­nal, sí es cier­to que des­de el perio­do de 1911 – 1914 Lenin y algu­nos bol­che­vi­ques com­pren­die­ron la impor­tan­cia cla­ve de estu­diar el pasa­do de las luchas nacio­na­les, sus con­tra­dic­cio­nes cla­sis­tas, los pro­gra­mas y los obje­ti­vos por los que lucha­ban.

La izquier­da espa­ño­la no hizo nada de eso des­con­tan­do excep­cio­nes muy hono­ra­bles de muy con­ta­das per­so­nas como José Díaz en un tiem­po muy limi­ta­do. Los mar­xis­tas de las nacio­nes opri­mi­das por el Esta­do espa­ñol sí pres­ta­ron mucha más aten­ción a las lec­cio­nes de la his­to­ria por razo­nes estra­té­gi­cas obvias, aun­que siem­pre den­tro del encua­dre teó­ri­co esta­ble­ci­do en la épo­ca. Un ejem­plo inquie­tan­te por sus efec­tos amné­si­cos en las gene­ra­cio­nes pos­te­rio­res lo tene­mos en la casi nula aten­ción pres­ta­da a la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra y a su poten­cial de futu­ro.

Cien­to trein­ta y cua­tro años des­pués de su redac­ción, la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra nos recuer­da que en deter­mi­na­das con­di­cio­nes los pue­blos opri­mi­dos pue­den man­te­ner una línea roja inter­na a su his­to­ria que les conec­ta entre ellos, en espe­cial cuan­do las cri­sis par­cia­les con­flu­yen en una cri­sis estruc­tu­ral que les gol­pea a todos ellos de mane­ra des­igual pero com­bi­na­da­men­te.

Aho­ra pade­ce­mos una cri­sis de esas, de las que afec­tan a los pila­res del mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción que no úni­ca­men­te a la super­es­truc­tu­ra polí­ti­ca de domi­na­ción impues­ta en la mitad de los años 70 con la excu­sa de que, al fin, se había con­se­gui­do cua­drar el círcu­lo de la irra­cio­na­li­dad: fusio­nar monar­quía y demo­cra­cia. La Cons­ti­tu­ción monár­qui­ca de 1978 expre­sa esa gran men­ti­ra de un impo­si­ble meta­fí­si­co que ocul­ta a los ojos de las cla­ses explo­ta­das y pue­blos opri­mi­dos el enma­ra­ña­mien­to de pro­fun­das diná­mi­cas de vio­len­cia e injus­ti­cia que se empe­za­ron a entre­te­jer des­de fina­les del siglo XV, y que en lo que con­cier­ne a par­te de las raí­ces popu­la­res de la actual Anda­lu­cía, des­de comien­zos del siglo XIII, como míni­mo.

La Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra es cua­li­ta­ti­va­men­te supe­rior en su con­te­ni­do demo­crá­ti­co y en su poten­cial eman­ci­pa­dor, a los orde­na­mien­tos jurí­di­cos de las dos Repú­bli­cas espa­ño­las y de la Cons­ti­tu­ción monár­qui­ca vigen­te. Esta es la razón por la que sobre ella cae un plo­mi­zo silen­cio que impi­de que sea cono­ci­da y deba­ti­da para ver cómo pue­de ilu­mi­nar no solo a la nación tra­ba­ja­do­ra anda­lu­za sino tam­bién a cual­quier refle­xión sobre la lógi­ca de las con­tra­dic­cio­nes que hier­ven en el inte­rior de la reali­dad, en esos espa­cios sal­va­jes de la sobre­ex­plo­ta­ción coti­dia­na en don­de se pro­du­ce el valor, se repro­du­ce la fuer­za de tra­ba­jo explo­ta­ble y se ase­gu­ra lo deci­si­vo de la acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal, es decir, esos espa­cios en los que se sus­ten­ta el mar­co esta­tal capi­ta­lis­ta lla­ma­do «Espa­ña» por el nacio­na­lis­mo del blo­que de cla­ses domi­nan­te en ese tro­zo de la penín­su­la.

Los nacio­nal­de­mó­cra­tas y el sec­tor pro­gre del nacio­nal-libe­ra­lis­mo espa­ñol sos­tie­nen que debe­ría ini­ciar­se la «segun­da tran­si­ción» apren­dien­do de los erro­res de la «pri­me­ra» que ha fra­ca­sa­do crean­do la «cri­sis del régi­men del 78». Muchos hablan de refor­mar en pro­fun­di­dad la Cons­ti­tu­ción monár­qui­ca de ese año, otros de demo­cra­ti­zar­la en cues­tio­nes como es el lla­ma­do «orde­na­mien­to terri­to­rial» –(¿x?) – , pero muy pocos plan­tean en la prác­ti­ca dia­ria la nece­si­dad peren­to­ria de avan­zar a la III Repú­bli­ca y de reco­no­cer el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción. Peor aún, fue­ra del inde­pen­den­tis­mo anda­luz y de la izquier­da inter­na­cio­na­lis­ta aquí repre­sen­ta­da, nadie cita a Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra fun­da­men­tal­men­te por igno­ran­cia.

No cai­ga­mos en el ilu­sio­nis­mo idea­lis­ta: los nacio­nal­de­mó­cra­tas hui­rían espan­ta­dos si estu­dia­sen sin las gafas de plo­mo de su ideo­lo­gía nacio­na­lis­ta lo apro­ba­do en Ante­que­ra en 1883 por­que con­tra­di­ce en todo su ideal de Espa­ña a pesar de las lógi­cas limi­ta­cio­nes socia­les que tie­ne el docu­men­to por el con­tex­to que hemos ana­li­za­do ante­rior­men­te. Del mis­mo modo que Marx y Engels apren­die­ron de Irlan­da, Polo­nia, Arge­lia, Chi­na, India…; del mis­mo modo que Lenin apren­dió de Chi­na, Fin­lan­dia, Irlan­da, del impe­ria­lis­mo, etcé­te­ra…; de la mis­ma for­ma en que Trotsky, Mao, Fidel, Ho, etcé­te­ra apren­die­ron del anti­im­pe­ria­lis­mo de los pue­blos, extra­yen­do por des­ti­la­ción teó­ri­ca sus lec­cio­nes posi­ti­vas, aho­ra la izquier­da nacio­na­lis­ta espa­ño­la y los nacio­nal­de­mó­cra­tas deben estu­diar auto­crí­ti­ca­men­te las expe­rien­cias de las nacio­nes que su Esta­do opri­me, empe­zan­do por la Cons­ti­tu­ción de Ante­que­ra.

Cuan­do lo haga, per­dón, si lo hicie­ra con rigor y méto­do des­cu­bri­ría con pesa­dum­bre que ha esta­do per­dien­do el tiem­po…

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 25 de octu­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *