«El dere­cho a la defen­sa no es exclu­si­vo de los paí­ses ricos o poderosos»

El 22 de octu­bre de 1962, a la sie­te de la tar­de, el Pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, John F. Ken­nedy anun­ció al mun­do, que los sovié­ti­cos, de mane­ra secre­ta, súbi­ta y clan­des­ti­na, esta­ban ins­ta­lan­do ba­ses de misi­les ofen­si­vos en Cuba, cuyo obje­ti­vo afir­mó: «[…] no pue­de ser otro que mon­tar una fuer­za de ata­que nuclear con­tra el he­misferio occiden­tal», lo que «[…] cons­tituye una evi­den­te ame­naza a la paz y a la se­guridad de todos los ame­rica­nos…»1.

Con estas pala­bras de Ken­nedy se ini­cia­ba la más gra­ve cri­sis de la épo­ca de la gue­rra fría, que presa­gió el fin de la huma­ni­dad ante el uso de las armas nuclea­res. Fue un dis­cur­so meticu­losa­men­te pre­pa­ra­do para jus­ti­fi­car ante la opi­nión públi­ca esta­dou­ni­den­se y del mun­do, las ile­ga­les medi­das mili­ta­res que había ordenado,

¿Qué jus­ti­fi­ca­ción había para impo­ner a Cuba un blo­queo naval? ¿Aca­so Esta­dos Uni­dos había sido agre­di­do? No ¿Cuba había hecho algo ile­gal que vio­la­ra el dere­cho inter­na­cio­nal? No. ¿Aca­so, la ins­ta­la­ción de los cohe­tes sovié­ti­cos pro­du­jo un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en el balan­ce estra­té­gi­co? No. ¿Por qué Esta­dos Uni­dos se sen­tía ame­na­za­do por los cohe­tes ins­ta­la­dos en Cuba? ¿Aca­so la situa­ción de la URSS con res­pec­to a los cohe­tes esta­dou­ni­den­ses ins­ta­la­dos en Tur­quía y de todas las bases esta­dou­ni­den­ses que la rodea­ban no era simi­lar o peor? Una res­pues­ta lógi­ca y rea­lis­ta diría que sí.

Enton­ces, ¿por qué esta­lló una cri­sis que estu­vo a pun­to de con­ver­tir­se en una gue­rra nuclear de con­se­cuen­cias impre­de­ci­bles para toda la humanidad?

Una cohe­ren­te expli­ca­ción de las cau­sas de este peli­gro­so con­flic­to no pue­de ser los sovié­ti­cos des­ple­ga­dos en la Isla; hay que bus­car­la en la derro­ta sufri­da por el gobierno de Esta­dos Uni­dos en las are­nas de Pla­ya Girón. Este­fra­ca­so no sig­ni­fi­có el aban­dono del derro­te­ro polí­ti­co de con­fron­ta­ción segui­do has­ta enton​ces​.La idea de des­truir la Revo­lu­ción Cuba­na por cual­quier medio se con­vir­tió en una obse­sión de muchos polí­ti­cos y fun­cio­na­rios de alto nivel del gobierno de Esta­dos Uni­dos, y en espe­cial del pre­si­den­te John F. Ken­nedy y de su her­mano Robert. La gue­rra sucia con­tra Cuba con­ti­nuó y con ese pro­pó­si­to se ela­bo­ra­ron nue­vos pla­nes agre­si­vos y se inten­si­fi­ca­ron las accio­nes encu­bier­tas y subversivas.

En noviem­bre de 1961, la Admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se apro­bó un nue­vo pro­yec­to anti­cu­bano deno­mi­na­do Ope­ra­ción Man­gos­ta, su eje­cu­ción se exten­de­ría a lo lar­go de todo el año 1962, que inclu­yó todas las for­mas posi­bles de agre­sión: blo­queo eco­nó­mi­co, ais­la­mien­to polí­ti­co-diplo­má­ti­co, subver­sión inter­na, inten­tos de ase­si­na­tos de líde­res cuba­nos –en espe­cial de Fidel – , gue­rra psico­lógica y, final­men­te, inva­sión militar.

Los efec­tos de su apli­ca­ción des­de tem­prano comen­za­ron a sen­tir­se: el 31 de enero de 1962, el gobierno revo­lu­cio­na­rio cubano fue expul­sa­do de la OEA y el 3 de febre­ro de 1962, el pre­si­den­te John F. Ken­nedy fir­mó el Decre­to nº 3447 que puso en vigor la 27 Reso­lu­ción Fede­ral nº 1085 que ofi­cia­li­zó el blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro, denomina­do eufe­mís­ti­ca­men­te «Embar­go sobre el Comer­cio con Cuba», el cual se ha man­te­ni­do a lo lar­go de 55 años.

En ese con­tex­to de Man­gos­ta, en 1962 se regis­tra­ron 45 infil­tra­cio­nes de carác­ter rele­van­te en el terri­to­rio cubano con el pro­pó­si­to de abas­te­cer de armas y explo­si­vos a las ban­das arma­das y las orga­ni­za­cio­nes con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias; rea­li­zar sabo­ta­jes; bús­que­da de infor­ma­ción de inte­li­gen­cia sobre posi­bles zonas para futu­ros alza­mien­tos y datos de las ins­ta­la­cio­nes de las FAR y de la pre­sen­cia mili­tar sovié­ti­ca; tra­tar de uni­fi­car el movi­mien­to con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio en el inte­rior del país; intro­du­cir medios de comu­ni­ca­ción; fomen­tar nue­vas redes de espio­na­je; entre­nar e ins­truir agen­tes en gue­rra de gue­rri­lla, comu­ni­ca­cio­nes, inte­li­gen­cia, sabo­ta­je y gue­rra psicológica.

Des­de el ini­cio de la Ope­ra­ción Man­gos­ta intensifica­ron notable­mente las acti­vi­da­des de los gru­pos y de las ban­das arma­das con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias en todo el país. Sólo en El Escam­bray, estas ban­das crecie­ron de 42, en el mes de mar­zo, a 79 en sep­tiem­bre. De enero a agos­to de 1962 los actos de sabo­ta­je alcan­za­ron la ci­fra de 5 780; de ellos, 716 daña­ron gran­des obje­ti­vos eco­nó­mi­cos y sociales.

Acor­de con la Ope­ra­ción Man­gos­ta, el Pen­tá­gono pre­pa­ró los pla­nes de con­tin­gen­cia para la inva­sión a Cuba. A par­tir de abril de 1962, se efec­tua­ron un con­jun­to de ejer­ci­cios y entre­na­mien­tos mili­ta­res para el adies­tra­mien­to de las posi­bles fuer­zas par­ti­ci­pan­tes. Entre estos se des­ta­có el ejer­ci­cio mili­tar denomi­nado Landphi­bex 162 [Ejer­ci­cio Anfi­bio del Atlán­ti­co 162], efec­tua­do a fina­les de abril de 1962. La manio­bra dis­pu­so de un pode­ro­so dis­po­si­ti­vo mili­tar, inte­grado principalmen­te por cua­tro por­ta­avio­nes, más 50 buques de com­bate, inclui­dos sub­ma­ri­nos. Tam­bién par­ti­ci­pa­ron unos 40 000 in­fantes de mari­na, quie­nes desem­barcaron en una «isla enemi­ga» y to­maron una cabe­za de pla­ya. La región esco­gi­da fue­ron las Islas de Vie­ques, al este de Puer­to Rico.

A media­dos de mayo, algu­nas de esas uni­dades mili­ta­res eje­cu­ta­ron en Ons­low­Beach, en el Esta­do de Caro­li­na del Nor­te, otro ejer­ci­cio con simi­la­res carac­terísticas que deno­mi­na­ron conven­cionalmente Demo­li­tion [Ejer­ci­cio de Demoli­ción].

En agos­to de 1962, la fuer­za aérea par­ti­ci­pó en el ejer­ci­cio SwiftS­tri­ke II [Gol­pe Rápi­do], desa­rro­lla­do en Caro­lina del Nor­te y del Sur, con el obje­ti­vo de entre­nar a las uni­da­des en el apo­yo aéreo a las tro­pas. Toma­ron par­te cua­tro divi­sio­nes del ejér­cito, seis escua­dro­nes de cazas tác­ti­cos; dos escua­dro­nes de reco­no­ci­mien­to aéreo tác­ti­co y un total de más de 70 000 efectivos.

En sep­tiem­bre se desa­rro­lló otro gran ejer­ci­cio mili­tar deno­mi­nado Jupi­ter Spring [pri­ma­ve­ra de Júpi­ter], que con­sis­tía en desem­barcos aéreos con efec­ti­vos de tres divi­sio­nes del 18 Cuer­po Aerotranspor­tado, prin­ci­pal uni­dad eli­te de los Esta­dos Uni­dos para ese tipo de operaciones.

En ese mis­mo perío­do nue­vas tro­pas te­rrestres, nava­les y aéreas refor­za­ron las fuer­zas que inte­gra­ban el Coman­do del Atlántico.

Fue­ron tan cla­ras las evi­den­cias que Esta­dos Uni­dos pre­pa­ra­ba la agre­sión mili­tar direc­ta a Cuba, que el exse­cre­ta­rio de Defen­sa Robert McNa­ma­ra, en enero de 1989, duran­te la Con­fe­ren­cia Tri­par­ti­ta de Mos­cú sobre la cri­sis de octu­bre, dijo: «Si yo fue­ra un diri­gen­te cubano hubie­ra pen­sa­do que Esta­dos Uni­dos esta­ba pre­pa­ran­do la inva­sión», y agre­gó, de mane­ra jus­ti­fi­ca­ti­va, «[…] pero no tenía­mos la inten­ción, solo eran pla­nes de contingencia…»

Pre­ci­sa­men­te a esa con­clu­sión lle­gó el gobierno cubano y tomó medi­das para ele­var la capa­ci­dad defen­si­va del país y crear un sis­te­ma de segu­ri­dad nacio­nal que disua­die­ra a Esta­dos Uni­dos de sus inten­cio­nes agre­si­vas. A esa mis­ma apre­cia­ción lle­gó la direc­ción sovié­ti­ca, lo cual le sir­vió de argu­men­to a la pro­pues­ta sovié­ti­ca de des­ple­gar en Cuba cohe­tes de alcan­ce medio e inter­me­dio con sus corres­pon­dien­tes car­gas nuclea­res; así como otros medios nuclea­res tác­ti­cos de com­ba­te. Por estas razo­nes se hace impo­si­ble ana­li­zar las cau­sas de la Cri­sis de Octu­bre de 1962, sin tener en cuen­ta la Ope­ra­ción Man­gos­ta. No obs­tan­te, para muchos —en par­ti­cu­lar en Esta­dos Uni­dos— la cau­sa de esa cri­sis radi­ca­ba fun­da­men­tal­men­te en los cohe­tes sovié­ti­cos des­ple­ga­dos en la Isla y no se pre­gun­tan las razo­nes del por qué esta­ban ins­ta­la­dos allí y al dere­cho de Cuba a poseer el arma­men­to que esti­ma­ra con­ve­nien­te para su defen­sa fren­te a las ame­na­zas a que esta­ba sometida.

Qui­zás un tema para el estu­dio de la psi­co­lo­gía o las men­ta­li­da­des de los esta­dis­tas esta­dou­ni­den­ses que con­du­je­ron la cri­sis, fue que para ellos esta­ba per­fec­ta­men­te esta­ble­ci­do y se asu­mía sin con­flic­to éti­co, el cri­te­rio de que la Ope­ra­ción Man­gos­ta era un dere­cho, y la no inva­sión a Cuba era una con­ce­sión que se hacía a la URSS.

¿A qué se debe esto? La res­pues­ta está en el irres­pe­to o el no reco­no­ci­mien­to de las gran­des poten­cias de los prin­ci­pios de la igual­dad jurí­di­ca, de auto­de­ter­mi­na­ción y sobe­ra­nía de los todos los esta­dos. El dere­cho a la defen­sa ante las ame­na­zas de agre­sión exte­rior no es un dere­cho úni­co y exclu­si­vo de los paí­ses ricos o pode­ro­sos, sino de todos los pue­blos del pla­ne­ta, reco­gi­do en la Car­ta de las Nacio­nes Unidas.

Sin embar­go, estos dere­chos son vio­la­dos cons­tan­te­men­te por las gran­des poten­cias, que se sien­ten por enci­ma de los demás Esta­dos, sola­men­te léa­se con dete­ni­mien­to, des­pués de 55 años, el dis­cur­so pro­nun­cia­do por el pre­si­den­te Donald Trump, recien­te­men­te en las Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Unidas.

Si se revi­sa la inmen­sa can­ti­dad de docu­men­tos des­cla­si­fi­ca­dos de la admi­nis­tra­ción esta­dou­ni­den­se sobre la Cri­sis de los misi­les, no se encon­tra­rá una sola refe­ren­cia a los dere­chos del pue­blo cubano, no apa­re­ce la menor inten­ción por ana­li­zar las razo­nes de la par­te cuba­na y jamás se ana­li­za la mora­li­dad de la polí­ti­ca que siguió Esta­dos Uni­dos sobre Cuba antes y duran­te el trans­cur­so de la cri­sis. Da la impre­sión de que Cuba es con­ce­bi­da como un peda­zo de tie­rra sobre el cual esta­ban empla­za­dos unos cuan­tos cohe­tes soviéticos.

En algu­nos de los libros escri­tos sobre el tema por auto­res esta­dou­ni­den­ses hablan sobre los «pro­ble­mas de comu­ni­ca­ción» entre las dos gran­des poten­cias, pero pasan por alto y no ana­li­zan que Esta­dos Uni­dos no hizo un solo inten­to por comu­ni­car­se direc­ta­men­te con Cuba, aun a ries­go de que un cálcu­lo equi­vo­ca­do des­en­ca­de­na­ra la gue­rra, tam­po­co per­mi­tió que par­ti­ci­pa­ra en nin­gu­na for­ma de nego­cia­ción, has­ta el pun­to que el gobierno cubano tuvo que hacer una decla­ra­ción por sepa­ra­do ante el Con­se­jo de Segu­ri­dad de Nacio­nes Uni­das, por­que se negó a tra­ba­jar en un docu­men­to tri­par­ti­ta que refle­ja­ra el fin de la Crisis.

Igual­men­te hubo pro­ble­mas de comu­ni­ca­ción entre la URSS y Cuba. ¿Por qué no se con­sul­tó a la direc­ción sovié­ti­ca a la cuba­na los men­sa­jes de Jrus­chov a Ken­nedy de los días 26, 27 y 28 de octu­bre? ¿Por qué la URSS no pro­pi­ció un espa­cio a los diplo­má­ti­cos de la Isla para par­ti­ci­par de for­ma direc­ta en las nego­cia­cio­nes? ¿Por qué no res­pe­tó el dere­cho sobe­rano de Cuba al dar garan­tía de veri­fi­ca­ción en sito de la sali­da de las lla­ma­das armas ofensivas?

Este tra­ta­mien­to de las dos super­po­ten­cias de la épo­ca duran­te la cri­sis no fue un caso ais­la­do, ha sido una prác­ti­ca habi­tual de los pode­ro­sos a lo lar­go de la his­to­ria, es refle­jo de una ideo­lo­gía de colo­ni­za­dor que no está supe­ra­da y que tie­ne sus bases glo­ba­les en un orden social y eco­nó­mi­co injus­to, expre­sa­da con tonos des­car­na­dos a nivel polí­ti­co, espe­cial­men­te en los con­flic­tos, cuyos pro­pó­si­tos polí­ti­cos están diri­gi­dos a man­te­ner la domi­na­ción y el poder hege­mó­ni­co de las gran­des poten­cias sobre el res­to del planeta.

El «caso cubano» es un ejem­plo de que los pro­ble­mas glo­ba­les que afec­tan a los paí­ses pobres y depen­dien­tes no pue­den ver­se redu­ci­dos a las rela­cio­nes entre las gran­des poten­cias. Esto sin duda fue el refle­jo de una acti­tud que ten­dió a des­co­no­cer los dere­chos de par­ti­ci­pa­ción de los estos esta­dos en la solu­ción de con­flic­tos internacionales.

Pero más repre­sen­ta­ti­vo aún de esa men­ta­li­dad fue la for­ma en que Esta­dos Uni­dos asu­mió la par­ti­ci­pa­ción de Cuba en el conflicto.Por suer­te para la huma­ni­dad, la cri­sis no devino en una gue­rra nuclear, las dos super­po­ten­cias lle­ga­ron a hacer arre­glos entre ellas. Pero estos arre­glos, al no tener en cuen­ta los «cin­co pun­tos» pro­pues­tos por Fidel2, no brin­da­ron una solu­ción que pro­pi­cia­ra una paz ver­da­de­ra en el Cari­be, ya que las agre­sio­nes de Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba con­ti­núan has­ta el pre­sen­te y aún se man­tie­nen laten­tes las posi­bi­li­da­des reales de una agre­sión mili­tar directa.

Hace un cuar­to de siglo que la gue­rra fría fina­li­zó. ¿Hoy el pla­ne­ta es más segu­ro que 25 años atrás? No. Las cri­sis y los con­flic­tos arma­dos en el mun­do tien­den aumen­tar, con sus gra­ves con­se­cuen­cias huma­nas y eco­ló­gi­cas. No ha cesa­do la polí­ti­ca de las gran­des poten­cias, espe­cial­men­te de Esta­dos Uni­dos, ten­den­tes de impo­ner por la fuer­za a los paí­ses del lla­ma­do ter­cer mun­do sus esque­mas polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos, lo cual ha crea­do como nun­ca antes gran­des des­igual­da­des. La estra­te­gia esta­dou­ni­den­se de la gue­rra glo­bal con­tra el terro­ris­mo, no es más que la más­ca­ra, como his­tó­ri­ca­men­te ha hecho esa superpoten­cia, para cubrir sus obje­ti­vos geo­po­lí­ti­cos de domi­na­ción mun­dial y poner bajo su con­trol los cada vez menos recur­sos ener­gé­ti­cos e hidráu­li­cos del planeta.

Hoy en día se pre­sen­tan nue­vas varia­bles: el pre­do­mi­nio mili­tar de una super­po­ten­cia que tie­ne en la pro­duc­ción de arma­men­tos una de sus prin­ci­pa­les fuen­tes de rique­zas. Bas­te decir que el Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos aca­ba de apro­bar el pre­su­pues­to de defen­sa más gran­de en la his­to­ria de esa nación. ¿Qué jus­ti­fi­ca este monu­men­tal empe­ño? ¿Aca­so Esta­dos Uni­dos está en guerra?

Hoy son fre­cuen­tes las gue­rras de inter­ven­ción y cre­ce el peli­gro de un con­flic­to nuclear que pue­de poner en ries­go la sobre­vi­ven­cia huma­na. El pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, Donald Trump, tra­ta de modi­fi­car el acuer­do nuclear con Irán, logra­do des­pués de un lar­go pro­ce­so nego­cia­dor en el 2015. Igual­men­te, es alar­man­te, la gue­rra de pala­bras entre el man­da­ta­rio esta­dou­ni­den­se y el líder de la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea, Kim Jong Un. Pero más preo­cu­pan­te lo es el des­plie­gue de tro­pas y arma­men­to esta­dou­ni­den­se en la penín­su­la Corea­na y la reac­ción nor­co­rea­na. Un peque­ño error de cálcu­lo o de cual­quier tipo pue­de lle­var al esta­lli­do de un arte­fac­to atómico.

El orden eco­nó­mi­co mun­dial es cada vez más injus­to y exclu­yen­te. La cons­ti­tu­ción de gran­des blo­ques eco­nó­mi­cos que tien­de a difi­cul­tar aún más la par­ti­ci­pa­ción de los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos en el mer­ca­do internacional.Los gra­ves pro­ble­mas del medio ambien­te —el cam­bio cli­má­ti­co, el calen­ta­mien­to de la tie­rra y de los mares— que afec­tan por igual a ricos y a pobres.

Las gran­des poten­cias, como Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos de la OTAN, acu­den cada vez más a la des­es­ta­bi­li­za­ción y a las polí­ti­cas de cam­bio de régi­men con­tra los gobier­nos pro­gre­sis­tas legí­ti­ma­men­te cons­ti­tui­dos —que tra­tan de modi­fi­car el des­igual orden inter­na­cio­nal pre­va­le­cien­tes y desa­rro­llar pro­gra­mas de jus­ti­cia social para sus pue­blos — , vio­lan­do los prin­ci­pios de con­vi­ven­cia entre los esta­dos esta­ble­ci­dos en la Ley Internacional.

Mien­tras, los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, regu­la­dos por meca­nis­mos antidemo­crá­ti­cos y obso­le­tos, han deve­ni­do en oca­sio­nes ins­tru­men­tos intervencionistas.

Los pro­ce­sos que acon­te­cen en Amé­ri­ca Lati­na son evi­den­te expre­sión de estos pla­nes colo­ni­za­do­res. En la actua­li­dad, en la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, intere­ses polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y pro impe­ria­lis­tas inter­nos en ese país —en con­cor­dan­cia a los pla­nes inter­ven­cio­nis­tas de Esta­dos Uni­dos— tra­tan de para­li­zar el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y popu­lar ini­cia­do por Chá­vez y con­ti­nua­do por Madu­ro en favor de la libre deter­mi­na­ción del pue­blo vene­zo­lano. El gobierno esta­dou­ni­den­se lan­za cons­tan­tes ame­na­zas y apli­ca injus­tas sanciones.

Esto que está suce­dien­do en Vene­zue­la no nos sor­pren­de, hemos vivi­do cer­ca de seis déca­das enfren­tan­do las men­ti­ras, mani­pu­la­cio­nes y, más que eso, las agre­sio­nes de todo tipo de las doce admi­nis­tra­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas que han acon­te­ci­dos. Hoy nue­va­men­te acu­den a nue­vas, bur­das y men­ti­ro­sos patra­ñas para hacer retro­ce­der los pocos avan­ces alcan­za­dos en la nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes con la ante­rior admi­nis­tra­ción de Barak Oba­ma. El cuen­to aho­ra son los supues­tos «ata­ques acús­ti­cos». No hay prue­ba de nada, no apa­re­cen los equi­pos que oca­sio­nan tales ata­ques, ni los nom­bres de los enfer­mos, ni el daño espe­cí­fi­co que han sufri­do, ni el diag­nos­ti­co de los médi­cos que los han atendido.

Según algu­nos medios de pren­sa, entre ellos El Nue­vo Herald, seña­lan que los exper­tos que exa­mi­na­ron a los diplo­má­ti­cos esta­dou­ni­den­ses per­te­ne­cen a la Uni­ver­si­dad de Mia­mi. ¡Qué casua­li­dad! En esta uni­ver­si­dad fun­cio­na el deno­mi­na­do Ins­ti­tu­to de Estu­dios Cuba­nos y Cuba­no­ame­ri­ca­nos, dedi­ca­do a fabri­car pro­fe­sio­nal­men­te men­ti­ras, noti­cias fal­sas o matri­ces de opi­nión con­tra Cuba.

Hoy vivi­mos en un pla­ne­ta car­ga­do de con­tra­dic­cio­nes e inseguri­dades.Los efec­tos del cam­bio cli­má­ti­co son cada vez más desbastadores.Pero estas reali­da­des no deben con­ver­tir­se en una acti­tud pesi­mis­ta ante el futu­ro. La his­to­ria demues­tra que las cau­sas nobles y jus­tas han triun­fa­do, no impor­ta cuán pode­ro­sas han sido las fuer­zas que se opon­gan. El ejem­plo del pue­blo cubano duran­te los días «lumi­no­sos y tris­tes» de la cri­sis de los misi­les, como la cali­fi­ca­ra el Che así lo demues­tra, pues enfren­tó el peli­gro del exter­mino nuclear, no se dejó ame­dren­tar y defen­dió con fir­me­za y valor sus prin­ci­pios de igual­dad jurí­di­ca, auto­de­ter­mi­na­ción y soberanía.

Muchas gra­cias

Dr. C. Tomás Diez Acosta

27 de octu­bre de 2017

Fuen­te: https://​dia​lo​gar​dia​lo​gar​.word​press​.com/​2​0​1​7​/​1​0​/​2​7​/​e​l​-​d​e​r​e​c​h​o​-​a​-​l​a​-​d​e​f​e​n​s​a​-​n​o​-​e​s​-​e​x​c​l​u​s​i​v​o​-​d​e​-​l​o​s​-​p​a​i​s​e​s​-​r​i​c​o​s​-​o​-​p​o​d​e​r​o​s​o​s​/​#​m​o​r​e​-​2​608

  1. Robert F. Ken­nedy: Tre­ce Días (La Cri­sis en Cuba), Edi­to­res Pla­za y Janes S.A., Bar­ce­lo­na, Bue­nos Aires, Méxi­co DF, Bogo­tá, 1968. Ane­xos: «Tex­to del Dis­cur­so del pre­si­den­te Ken­nedy el 22 de octu­bre de 1962», pp. 129 – 136.
  2. No está de más recor­dar­los: PRIMERO. Cese del blo­queo eco­nó­mi­co y de todas las medi­das de pre­sión comer­cial y eco­nó­mi­ca que ejer­cen los Esta­dos Uni­dos en todas las par­tes del mun­do con­tra Cuba. SEGUNDO. Cese de todas las acti­vi­da­des sub­ver­si­vas, lanza­mientos y des­em­bar­cos de armas y explo­si­vos por aire y mar, organiza­ción de inva­sio­nes mercena­rias, filtra­ción de espías y saboteado­res, accio­nes todas que se lle­van a cabo des­de el terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos y de algu­nos paí­ses cóm­pli­ces. TERCERO. Cese de los ata­ques pira­tas que se lle­van a cabo des­de bases exis­ten­tes en Esta­dos Uni­dos y en Puer­to Rico. CUARTO. Cese de todas las vio­la­cio­nes del espa­cio aéreo y naval por avio­nes y navíos de gue­rra norteamerica­nos. QUINTO. Reti­ra­da de la Base Naval de Guan­tá­na­mo y devolu­ción del terri­to­rio cubano ocu­pa­do por Esta­dos Unidos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *