Mal­di­tos carceleros

Car­ce­le­ros son los Esta­dos espa­ñol y fran­cés por­que tie­nen secues­tra­dos a más de 300 pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Car­ce­le­ro es el PNV, res­pon­sa­ble de dise­ñar la repre­sión. Car­ce­le­ro es el PSOE res­pon­sa­ble de poner en mar­cha la dis­per­sión y crear el GAL para ase­si­nar a mili­tan­tes vascos.

Car­ce­le­ros son los polí­ti­cos que apo­yan y jus­ti­fi­can las tor­tu­ras y agre­sio­nes a pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Car­ce­le­ros son los que aban­do­nan a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Los que acu­den a los fune­ra­les y ani­ver­sa­rios de los torturadores.

Car­ce­le­ros son los que acep­tan la «ley de par­ti­dos». Los que acep­tan la cons­ti­tu­ción espa­ño­la. Los que fir­man decla­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les til­dan­do de guar­dia­nes de la demo­cra­cia a las fuer­zas repre­si­vas y de ocu­pa­ción. En defi­ni­ti­va los que aban­do­nan y trai­cio­nan a su pueblo.

Car­ce­le­ros son los que apo­yan y jus­ti­fi­can el arre­pen­ti­mien­to con todo lo que ello con­lle­va. Es decir, pér­di­da de su dig­ni­dad huma­na y mili­tan­te, ade­más de ser inso­li­da­rios con los que recha­zan some­ter­se a su enemigo.

Sin todos estos car­ce­le­ros no serían posi­bles las ame­na­zas, las agre­sio­nes y el tra­to inhu­mano hacia los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vascas.

Una vez más sabe­mos del esta­do crí­ti­co del pre­so polí­ti­co vas­co Ibon Ipa­rra­gi­rre que jun­to con el res­to de sus com­pa­ñe­ros enfer­mos son los pri­me­ros que debie­ran estar en sus casas. Y no están en sus casas por­que el Esta­do espa­ñol pre­ten­de que antes se arre­pien­tan. Y ase­gu­ra, como enemi­go fas­cis­ta que es, que los pre­sos polí­ti­cos vas­cos no sal­drán a la calle has­ta que les que­den dos meses de vida.

¡Bas­ta ya! ¿Has­ta cuán­do lo vamos a con­sen­tir? Hay que ter­mi­nar con esta situa­ción. Debe­mos orga­ni­zar­nos en torno a la amnis­tía como úni­co garan­te de dig­ni­dad huma­na y polí­ti­ca. Tene­mos que crear comi­tés en todos los pue­blos y barrios así como en nues­tros luga­res de tra­ba­jo, cen­tros de edu­ca­ción… y luchar has­ta con­se­guir la amnistía.

La amnis­tía es el úni­co ins­tru­men­to váli­do para con­se­guir la excar­ce­la­ción de todos los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas y la vuel­ta a casa de los hui­dos, depor­ta­dos y confinados.

Los Esta­dos espa­ñol y fran­cés serán los úni­cos res­pon­sa­bles de lo que les pue­da suce­der a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos gra­ve­men­te enfer­mos. Pero, sin duda, tam­bién depen­de­rá de lo que haga­mos en la calle.

No que­re­mos más cadá­ve­res enci­ma de la mesa. En lo que a noso­tros con­cier­ne solo nos que­da luchar y luchar has­ta con­se­guir la amnis­tía. Y todo ello sin per­der el rum­bo y sin per­der el áni­mo cara a cons­truir una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta. Ese es el camino. Nues­tra lucha. La que será nues­tra victoria.

Amnis­tia lor­tu arte!

Jose­fo Ribe­ro Mar­cos, mili­tan­te pro amnistía

17 de octu­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Responder a Gorka Monasterio Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *