Mal­di­tos carceleros

Car­ce­le­ros son los Esta­dos espa­ñol y fran­cés por­que tie­nen secues­tra­dos a más de 300 pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Car­ce­le­ro es el PNV, res­pon­sa­ble de dise­ñar la repre­sión. Car­ce­le­ro es el PSOE res­pon­sa­ble de poner en mar­cha la dis­per­sión y crear el GAL para ase­si­nar a mili­tan­tes vascos.

Car­ce­le­ros son los polí­ti­cos que apo­yan y jus­ti­fi­can las tor­tu­ras y agre­sio­nes a pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Car­ce­le­ros son los que aban­do­nan a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos. Los que acu­den a los fune­ra­les y ani­ver­sa­rios de los torturadores.

Car­ce­le­ros son los que acep­tan la «ley de par­ti­dos». Los que acep­tan la cons­ti­tu­ción espa­ño­la. Los que fir­man decla­ra­cio­nes ins­ti­tu­cio­na­les til­dan­do de guar­dia­nes de la demo­cra­cia a las fuer­zas repre­si­vas y de ocu­pa­ción. En defi­ni­ti­va los que aban­do­nan y trai­cio­nan a su pueblo.

Car­ce­le­ros son los que apo­yan y jus­ti­fi­can el arre­pen­ti­mien­to con todo lo que ello con­lle­va. Es decir, pér­di­da de su dig­ni­dad huma­na y mili­tan­te, ade­más de ser inso­li­da­rios con los que recha­zan some­ter­se a su enemigo.

Sin todos estos car­ce­le­ros no serían posi­bles las ame­na­zas, las agre­sio­nes y el tra­to inhu­mano hacia los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vascas.

Una vez más sabe­mos del esta­do crí­ti­co del pre­so polí­ti­co vas­co Ibon Ipa­rra­gi­rre que jun­to con el res­to de sus com­pa­ñe­ros enfer­mos son los pri­me­ros que debie­ran estar en sus casas. Y no están en sus casas por­que el Esta­do espa­ñol pre­ten­de que antes se arre­pien­tan. Y ase­gu­ra, como enemi­go fas­cis­ta que es, que los pre­sos polí­ti­cos vas­cos no sal­drán a la calle has­ta que les que­den dos meses de vida.

¡Bas­ta ya! ¿Has­ta cuán­do lo vamos a con­sen­tir? Hay que ter­mi­nar con esta situa­ción. Debe­mos orga­ni­zar­nos en torno a la amnis­tía como úni­co garan­te de dig­ni­dad huma­na y polí­ti­ca. Tene­mos que crear comi­tés en todos los pue­blos y barrios así como en nues­tros luga­res de tra­ba­jo, cen­tros de edu­ca­ción… y luchar has­ta con­se­guir la amnistía.

La amnis­tía es el úni­co ins­tru­men­to váli­do para con­se­guir la excar­ce­la­ción de todos los pre­sos y pre­sas polí­ti­cas vas­cas y la vuel­ta a casa de los hui­dos, depor­ta­dos y confinados.

Los Esta­dos espa­ñol y fran­cés serán los úni­cos res­pon­sa­bles de lo que les pue­da suce­der a los pre­sos polí­ti­cos vas­cos gra­ve­men­te enfer­mos. Pero, sin duda, tam­bién depen­de­rá de lo que haga­mos en la calle.

No que­re­mos más cadá­ve­res enci­ma de la mesa. En lo que a noso­tros con­cier­ne solo nos que­da luchar y luchar has­ta con­se­guir la amnis­tía. Y todo ello sin per­der el rum­bo y sin per­der el áni­mo cara a cons­truir una Eus­kal Herria inde­pen­dien­te y socia­lis­ta. Ese es el camino. Nues­tra lucha. La que será nues­tra victoria.

Amnis­tia lor­tu arte!

Jose­fo Ribe­ro Mar­cos, mili­tan­te pro amnistía

17 de octu­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *