Colom­bia: Acuer­dos de paz en sin­fo­nía lúgubre

Qué más si no qui­sié­ra­mos la paz. Sobre todo, quie­nes naci­mos y cre­ci­mos y hemos lle­ga­do a la cum­bre de los años en cir­cuns­tan­cias de una nación carac­te­ri­za­da por el más alto índi­ce de cri­mi­na­li­dad del Esta­do, agen­cia­da por los faci­ne­ro­sos par­ti­dos polí­ti­cos de una oli­gar­quía lum­pen, geno­ci­da, socia laca­ya de los intere­ses impe­ria­lis­tas de los Esta­dos Uni­dos de Nor­te Amé­ri­ca, de Cana­dá y de Euro­pa. Nos que­da­mos sin Patria. Como me dije­ra en el exte­rior un ilus­tre colom­biano, pro­fe­sor y defen­sor de los Dere­chos Huma­nos: Eduar­do Uma­ña Luna, ya falle­ci­do y del que tuve el alto pri­vi­le­gio de ser com­pa­ñe­ro suyo en la Facul­tad de Dere­cho y Cien­cias Polí­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal, como pro­fe­sor, don­de él desem­pe­ña­ba la Deca­na­tu­ra, y en la defen­sa de pre­sos polí­ti­cos y socia­les: «Con­vén­ce­te, no tene­mos Patria, nos han roba­do la Patria»

De Colom­bia se ha apo­de­ra­do aho­ra un fre­ne­sí de paz a toda cos­ta, de retorno a las vías polí­ti­cas «demo­crá­ti­cas» que se habían tor­na­do y reco­no­ci­do ante­rior­men­te impo­ten­tes para dete­ner el enor­me cau­dal de san­gre, la terri­ble san­gría de las cla­ses popu­la­res, par­ti­cu­lar­men­te en el cam­po y que por eso mis­mo levan­tó en armas, en gue­rra jus­ta, a miles de com­pa­trio­tas para defen­der la dig­ni­dad, la vida, los bie­nes, la liber­tad … y «recu­pe­rar la Patria». For­ma par­te de lo mejor de la his­to­ria del Pue­blo colom­biano. De su dig­ni­dad y su vale­ro­sa dis­po­si­ción a entre­gar la vida por los altos valo­res de la Humanidad.

El día de la fir­ma solem­ne de los acuer­dos de Paz, ves­ti­do de blan­co rigu­ro­so, impe­ca­ble, el car­ni­ce­ro Pre­si­den­te de Colom­bia, ges­tor de los «fal­sos posi­ti­vos», excla­mó, ten­dien­do cíni­ca­men­te los bra­zos a sus anti­guos enemi­gos: «bien­ve­ni­dos a la democracia»

Mien­tras tan­to, desa­fian­tes avio­nes bom­bar­de­ros, sin res­pe­to a la solem­ni­dad de com­pro­mi­sos de tal mag­ni­tud, sobre­vo­lan­do el espa­cio don­de se cele­bra­ba el acto-fes­te­jo de los Acuer­dos, súbi­ta­men­te y por fue­ra de las inter­ven­cio­nes pro­gra­ma­das irrum­pie­ron, en un ejer­ci­cio y demos­tra­ción de fuer­za, que­rien­do adver­tir con sus rui­dos infer­na­les de gue­rra su voca­ción inal­te­ra­ble de con­ti­nuar repri­mien­do con san­gre cual­quier alte­ra­ción de su fal­so orden demo­crá­ti­co-bur­gués. Con esa su mane­ra pecu­liar, venían a sumar­se al :» bien veni­dos a la demo­cra­cia», des­ve­lan­do , desa­fian­tes, el sen­ti­do cíni­co e hipó­cri­ta de la invi­ta­ción del sinies­tro Pre­si­den­te envuel­to en su dis­fraz de blan­ca palo­ma. Es que, acu­rru­ca­do, en un tro­ci­to de su cora­zón ocu­pa espa­cio su otro Yo: el cana­lla expre­si­den­te Uri­be Vélez.

No son con­je­tu­ras. En la vida y con mayor razón en la polí­ti­ca cuen­tan los hechos. Las pala­bras, se ha dicho siem­pre, se las lle­va el vien­to. Por sus fru­tos los cono­ce­réis, decía el pro­fe­ta; y siem­pre: «obras son amo­res y no bue­nas razo­nes». El papel pue­de con todo dice un ada­gio popu­lar. Ese mis­mo día del acto solem­ne de la refren­da­ción de los acuer­dos el ejér­ci­to repri­mía con fuer­za bru­tal una pro­tes­ta de cam­pe­si­nos. Esa era la noti­cia que nos lle­ga­ba. Lue­go ha segui­do lo que todos cono­ce­mos por la vía débil de la infor­ma­ción alter­na­ti­va: tras los Acuer­dos: ase­si­na­dos diri­gen­tes cam­pe­si­nos, indí­ge­nas, afro­des­cen­dien­tes, defen­so­res de los dere­chos huma­nos, hom­bres aca­ba­dos de salir de la cár­cel favo­re­ci­dos por la amnis­tía, gue­rri­lle­ros de las Farc y has­ta fami­lia­res suyos.

Peor aún, siguen avan­zan­do sin con­ten­ción algu­na y con la com­pli­ci­dad del Esta­do y de las Fuer­zas Arma­das del Régi­men las hor­das mer­ce­na­rias nar­co-para­mi­li­ta­res en las zonas que han sido aban­do­na­das mili­tar­men­te por las Farc-EP en cum­pli­mien­to de esos Acuer­dos, y en don­de con­ti­núan tomán­do­se vio­len­ta­men­te los pobla­dos, ame­dren­tan­do y ase­si­nan­do selec­ti­va­men­te a sus habi­tan­tes , des­po­ján­do­los de la tie­rra y de sus recur­sos vita­les; expul­sán­do­los, en la estra­te­gia cri­mi­nal de expan­dir el lati­fun­dio, con­so­li­dar la usur­pa­ción terri­to­rial el poder y el terror de los terra­te­nien­tes, así como la de ten­der puen­tes para el ate­rri­za­je depre­da­dor de las gigan­tes­cas com­pa­ñías eco­nó­mi­cas capi­ta­lis­tas mul­ti­na­cio­na­les en esas zonas de un a rique­za mine­ra, hídri­ca y agrí­co­la incalculables.

Tam­bién, a la par, esas mis­mas regio­nes con­ti­núan sien­do sacu­di­das por la repre­sión vio­len­ta del ejér­ci­to con­tra el campesinado.

Solo para mues­tra un botón: la Defen­so­ría del Pue­blo da cuen­ta del ase­si­na­to de 187 líde­res y lide­re­zas ase­si­na­das des­de mar­zo de 2016 has­ta mar­zo de 2017. Ade­más de 6 miem­bros de las Farc y 9 de sus fami­lia­res. A media­dos del mes de agos­to de este año, el Esta­do Mayor de las Farc denun­ció que «en los últi­mos días habían sido ase­si­na­dos por lo menos 32 de sus miem­bros y fami­lia­res de éstos». Des­de mayo pasa­do más de 320 fami­lias han sali­do huyen­do de sus terri­to­rios en el Bajo Atra­to Cho­coano «cuan­do la toma del poder por los gru­pos para­mi­li­ta­res». En las cár­ce­les se sigue repri­mien­do y mal­tra­tan­do a los pre­sos polí­ti­cos, negán­do­se­les inclu­si­ve sus dere­chos a los tra­ta­mien­tos médi­co- sani­ta­rios y pro­lon­gan­do su encar­ce­la­mien­to injus­ti­fi­ca­da­men­te, con­tra­vi­nién­do­se así los acuer­dos esta­ble­ci­dos de amnis­tía. Los pre­sos polí­ti­cos han debi­do acu­dir a la Huel­ga de Ham­bre para que se dé cum­pli­mien­to a los com­pro­mi­sos acor­da­dos en la Habana.

Ante este espan­to­so pano­ra­ma de cri­mi­na­li­dad, cuya res­pon­sa­bi­li­dad recae prin­ci­pal­men­te por acción u omi­sión en el Esta­do colom­biano, la Unión Euro­pea , Espa­ña por supues­to, sus ins­ti­tu­cio­nes, par­ti­dos polí­ti­cos y pren­sa callan y lo ocul­tan ver­gon­zo­sa­men­te a sus con­ciu­da­da­nos, evi­tan­do una con­fron­ta­ción publi­ca, en la medi­da en que tam­bién a ellos les cabe res­pon­sa­bi­li­dad por la sucia mane­ra como mane­jan sus intere­ses polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos con los gobier­nos oli­gár­qui­cos de turno colombianos.

No exis­te la paz en Colom­bia. Su ins­tau­ra­ción por la vía de la jus­ti­cia social que pro­cla­man las cla­ses popu­la­res en Colom­bia, encuen­tra pode­ro­sas fuer­zas plu­to­crá­ti­cas inter­na­cio­na­les y nacio­na­les adver­sas, dado los cos­tos eco­nó­mi­cos ele­va­dos que para ellas com­por­ta­ría, Estas fuer­zas impe­ria­lis­tas y sus socias crio­llas esta­rían y están dis­pues­tas a arras­trar al país a una heca­tom­be de mise­ria e inse­gu­ri­dad toda­vía mayor con tal de sal­va­guar­dar y acre­cen­tar sus bene­fi­cios. Y, sin embar­go, ese pos­tu­la­do de paz con jus­ti­cia social, ungi­do con la san­gre de heroi­cos com­pa­trio­tas a lo lar­go de déca­das, es irre­nun­cia­ble para noso­tros. Sin jus­ti­cia social no con­ce­bi­mos la paz, que es dig­ni­dad, liber­tad, techo, pan, edu­ca­ción, salud, cul­tu­ra, libre auto­de­ter­mi­na­ción , dere­chos que le han sido nega­dos con las más inve­ro­sí­mi­les vio­len­cias, inme­mo­rial­men­te, al Pue­blo colombiano.

La jus­ti­cia social que nos nie­gan los pode­ro­sos, tar­de o tem­prano la impon­drá el Pue­blo. Y siem­pre por las vías que le dic­ta su sabi­du­ría, su expe­rien­cia his­tó­ri­ca y su dig­ni­dad mancillada.

Hugo Gómez

13 de sep­tiem­bre de 2017

Fuen­te: http://​insur​gen​te​.org/​h​u​g​o​-​g​o​m​e​z​-​c​o​l​o​m​b​i​a​-​a​c​u​e​r​d​o​s​-​d​e​-​p​a​z​-​e​n​-​s​i​n​f​o​n​i​a​-​l​u​g​u​b​re/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *