Espa­ña con­tra Cata­lun­ya ¿qué debe­mos hacer?

[alert]Transcripción amplia­da de la inter­ven­ción rea­li­za­da el 17 de sep­tiem­bre en Sant Feliu del Baix Llo­bre­gat, orga­ni­za­da por la Can­di­da­tu­ra d’Unitat Popu­lar (CUP), en la que tam­bién inter­vino Mireia Vehí, dipu­tada en el Par­la­ment por la CUP-CC. Ter­mi­nan­do la trans­crip­ción se han pro­du­ci­do 14 deten­cio­nes de per­so­nas acu­sa­das de ser demó­cra­tas, dece­nas de regis­tros e incau­ta­cio­nes de docu­men­tos y propaganda.[/alert]

Com­pa­ñe­ras, com­pa­ñe­ros, un dilu­vio de ame­na­zas, prohi­bi­cio­nes, regis­tros y anu­la­cio­nes de dere­chos y liber­ta­des está cayen­do sobre el pue­blo de Cata­lun­ya. El pasa­do 11 de sep­tiem­bre, en la Dia­da cele­bra­da en el aba­rro­ta­do Fos­sar de les More­res, ya diji­mos que debía­mos pre­pa­rar­nos para resis­tir la repre­sión que se endu­re­ce­ría con­tra el pue­blo cata­lán. Aho­ra, una sema­na des­pués, en esta pla­za públi­ca tam­bién aba­rro­ta­da, reite­ra­mos nues­tro incon­di­cio­nal apo­yo, nues­tra soli­da­ri­dad y nues­tro com­pro­mi­so con la liber­tad del Prin­ci­pat y de los Paï­sos Cata­lans.

Has­ta este día 17 de sep­tiem­bre el Esta­do ha uti­li­za­do a baja pre­sión el lan­za­lla­mas del artícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción monár­qui­ca, pero ha duda­do en meter­le máxi­ma pre­sión por­que no os arro­di­lláis con el docu­men­to nacio­nal de iden­ti­dad espa­ñol en la boca. Tam­bién ha des­per­ta­do de su plá­ci­da som­no­len­cia al reba­ño inte­lec­tual que pace en el pese­bre de las sub­ven­cio­nes y de la indus­tria polí­ti­co-cul­tu­ral, para que, a coro, arre­me­ta con­tra vues­tros dere­chos, que son los de todos. Como diji­mos en la Dia­da, la api­so­na­do­ra y la tri­tu­ra­do­ra esta­tal de las que hablá­ba­mos en el Fos­sar se están acti­van­do al máxi­mo.

Sin embar­go, por razo­nes que sería lar­go expo­ner aho­ra, muchas per­so­nas de bue­na fe creían que el avan­ce a la demo­cra­cia, a la sobe­ra­nía y tal vez a la inde­pen­den­cia, sería bas­tan­te tran­qui­lo, sin pro­ble­mas, por­que al final el Esta­do espa­ñol acep­ta­ría la volun­tad cata­la­na pací­fi­ca­men­te expre­sa­da. Y tened en cuen­ta que aho­ra mis­mo hablo de «demo­cra­cia» y «sobe­ra­nía» en abs­trac­to, sin decir nada de su con­te­ni­do y esen­cia de pue­blo tra­ba­ja­dor opri­mi­do nacio­nal­men­te, de muje­res some­ti­das a la tri­ple explo­ta­ción, de juven­tud popu­lar empo­bre­ci­da y pre­ca­ri­za­da, etc., por­que esta­ros segu­ros que las vio­len­cias del Esta­do gol­pea­rán has­ta los rin­co­nes más ocul­tos de esta Cata­lun­ya tra­ba­ja­do­ra según el inde­pen­den­tis­mo desa­rro­lle su con­te­ni­do socia­lis­ta, y gol­pea­rán con el apo­yo deci­di­do de la bur­gue­sía autóc­to­na anti inde­pen­den­tis­ta y reac­cio­na­ria has­ta la médu­la.

Tenien­do todo esto en cuen­ta, no pode­mos dejar pasar este gran acto de masas para refle­xio­nar públi­ca­men­te sobre las lec­cio­nes de la his­to­ria espe­cial­men­te váli­das para el pre­sen­te cata­lán. Vere­mos dos pro­ce­sos vas­cos dife­ren­tes, pero idén­ti­cos, y que por ello mis­mo pue­den ilu­mi­nar cada uno a su modo el pre­sen­te cata­lán. Vere­mos la repre­sión del pro­ce­so pací­fi­co de masas que se auto­or­ga­ni­zó para recu­pe­rar las liber­ta­des vas­cas en el verano de 1934 bajo la repre­sión de la II Repú­bli­ca y lue­go vere­mos el cono­ci­do como Plan Iba­rretxe de comien­zos del siglo XXI que se ins­cri­be como una manio­bra sec­ta­ria y opor­tu­nis­ta para sacar taja­da par­ti­dis­ta en el hura­cán repre­si­vo lan­za­do por el PP con­tra Eus­kal Herria des­de 1997.

La II Repú­bli­ca no hizo nada por faci­li­tar el diá­lo­go con los par­ti­dos e ins­ti­tu­cio­nes vas­cas para reins­tau­rar los dere­chos del país, al con­tra­rio: por ejem­plo, en 1932 un joven donos­tia­rra fue con­de­na­do a 21 años de cár­cel por hablar en eus­ka­ra en un jui­cio. Peor aún, en 1934 el Minis­te­rio de Hacien­da inten­tó apli­car impues­tos al país con­tra­rios a la lega­li­dad del Con­cier­to Eco­nó­mi­co. Ade­más, la II Repú­bli­ca seguía man­te­nien­do la inte­ri­ni­dad de las Dipu­tacio­nes pese a las ron­das elec­to­ra­les que se habían cele­bra­do. Las fuer­zas, orga­ni­za­cio­nes y par­ti­dos vas­cos habían com­pro­ba­do de nue­vo que tres años de demo­cra­cia repu­bli­ca­na esta­ban endu­re­cien­do las repre­sio­nes. Exis­te una inquie­tan­te seme­jan­za de fon­do entre los con­tro­les coer­ci­ti­vos de la II Repu­bli­ca sobre las Dipu­tacio­nes y el Con­cier­to Eco­nó­mi­co y el actual artícu­lo 155 apli­ca­do con­tra Cata­lun­ya.

Ante esas agre­sio­nes cada vez más gra­ves, 200 muni­ci­pios de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa, que repre­sen­ta­ban a 823.216 de los 881.000 habi­tan­tes de los tres terri­to­rios, se auto­or­ga­ni­za­ron en Comi­sión Inte­ri­na y el 5 de julio de 1934 deci­die­ron cele­brar elec­cio­nes el 12 de agos­to para resol­ver los dos pro­ble­mas enton­ces cru­cia­les: la inte­ri­ni­dad impues­ta por el Esta­do que anu­la­ba de fac­to la sobe­ra­nía de las Dipu­tacio­nes vas­cas y mos­trar la defen­sa del Con­cier­to Eco­nó­mi­co. La II Repú­bli­ca decla­ró ile­gal las elec­cio­nes del 12 de agos­to y puso en mar­cha todas sus fuer­zas repre­si­vas mate­ria­les y cul­tu­ra­les. El 6 de agos­to, la Comi­sión Inte­ri­na se reafir­mó en cele­brar las elec­cio­nes del día 12 a pesar de la ocu­pa­ción mili­tar del país.

Las fuer­zas arma­das espa­ño­las entra­ron en los Ayun­ta­mien­to, detu­vie­ron a más de sesen­ta alcal­des y gran núme­ro de con­ce­ja­les. La res­pues­ta popu­lar fue orga­ni­zar las elec­cio­nes en la calle, en loca­les o en otros sitios. En Biz­kaia había 115 Ayun­ta­mien­tos y se levan­ta­ron 100 actas elec­to­ra­les ya rea­li­za­das, de modo que el alcal­de de Bil­bao ridi­cu­li­zó en un comu­ni­ca­do la ver­sión del Gober­na­dor Civil de Biz­kaia que ase­gu­ra­ba que las elec­cio­nes habían sido un fra­ca­so. El 21 de agos­to la Comi­sión Inte­ri­na publi­có todos los resul­ta­dos, demos­tran­do la rotun­da vic­to­ria pese a la impla­ca­ble ocu­pa­ción mili­tar. La Comi­sión de Alcal­des de Nafa­rroa no pudo reu­nir­se en el Ayun­ta­mien­to de Liza­rra por estar ocu­pa­do por la Guar­dia Civil, escon­dién­do­se en el mon­te para lan­zar un Mani­fies­to de pro­tes­ta y de apo­yo a los dere­chos popu­la­res.

La Comi­sión Inte­ri­na se trans­for­mó en Comi­sión Muni­ci­pal Per­ma­nen­te del País Vas­co, para avan­zar en el doble obje­ti­vo arri­ba vis­to. La repre­sión espa­ño­la se obse­sio­nó con dete­ner a la Comi­sión Per­ma­nen­te que tuvo que actuar en la clan­des­ti­ni­dad por­que miem­bros suyos eran dete­ni­dos y tras­la­da­dos a cár­ce­les, inclui­da la de Bur­gos. La II Repú­bli­ca no podía tole­rar la demo­cra­cia muni­ci­pal vas­ca. La Comi­sión Per­ma­nen­te demos­tró la efi­ca­cia de sus méto­dos de segu­ri­dad y su poder de masas cuan­do con­vo­có una Asam­blea para el 2 de sep­tiem­bre en Zumá­rra­ga en la que se ofi­cia­li­za­rían las Comi­sio­nes ele­gi­das el pasa­do 12 de agos­to.

La Asam­blea de Zumá­rra­ga fue prohi­bi­da, pero la Comi­sión Per­ma­nen­te ase­gu­ró que se rea­li­za­ría de cual­quier mane­ra. Hubo algún inten­to de nego­ciar con las fuer­zas repre­si­vas para evi­tar males mayo­res, e inclu­so una aña­ga­za de con­ce­sio­nes del Esta­do a cam­bio de su sus­pen­sión. Pero mien­tras tan­to se había endu­re­ci­do el ata­que al Con­cier­to Eco­nó­mi­co con doce leyes y decre­tos vigen­tes con­tra­rios al Con­cier­to, lo que demos­tra­ba que Espa­ña seguía ata­can­do las liber­ta­des. La II Repú­bli­ca esta­ba apli­can­do en silen­cio el artícu­lo 155 avant la let­tre, lo que irri­tó aún más al pue­blo que no hubie­ra acep­ta­do una mar­cha atrás de Comi­sión Per­ma­nen­te, des­con­vo­can­do la Asam­blea de Zumá­rra­ga.

La ciu­dad fue cer­ca­da, carre­te­ras, vías férreas y cami­nos que lle­va­ban a Zumá­rra­ga fue­ron cor­ta­dos por las fuer­zas arma­das. Se dete­nía a gen­te en esta­cio­nes tan leja­nas como la de Bil­bao. Pero muchas per­so­nas sor­tea­ron los con­tro­les y se reali­zó la Asam­blea en medio de un cli­ma de ten­sión por la ame­na­zan­te pre­sen­cia de fuer­zas repre­si­vas que, sin embar­go, no ata­ca­ron. Cata­lun­ya estu­vo pre­sen­te en Zumá­rra­ga median­te una dele­ga­ción de soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal que asu­mió los mis­mos ries­gos que los vas­cos y vas­cas. La repre­sión no se detu­vo des­pués de la Asam­blea, sino que se endu­re­ció en cua­tro aspec­tos: uno, múl­ti­ples prohi­bi­cio­nes de actos; dos, adver­ten­cia del Gobierno de que «si el pue­blo se levan­ta la Fuer­za tie­ne órde­nes de dis­pa­rar con­tra los par­la­men­ta­rios, no con­tra el pue­blo»; tres, deten­cio­nes de diri­gen­tes, alcal­des y con­ce­ja­les que fue­ron tras­la­da­dos en cua­tro camio­ne­tas a la cár­cel de Bur­gos; y, cua­tro, el ase­si­na­to de otro diri­gen­te del PNV, Manuel de Andrés, por terro­ris­tas de la Falan­ge.

En verano de 1934 la II Repú­bli­ca apre­tó las cla­vi­jas de su doc­tri­na y del sis­te­ma repre­si­vo con­tra Eus­kal Herria, inte­gran­do tác­ti­cas, méto­dos y recur­sos, inclu­so cam­bian­do de estra­te­gia cuan­do fue­ra nece­sa­rio para obte­ner los mis­mos obje­ti­vos. Fal­ta­ba menos de dos años para la suble­va­ción fran­quis­ta. Mien­tras los con­ju­ra­dos orga­ni­za­ban la inmi­nen­te masa­cre sin ape­nas ser moles­ta­dos por el Gobierno que empe­za­ba a dis­po­ner de sufi­cien­te infor­ma­ción, este arre­me­tía con­tra las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos: aplas­tó a caño­na­zos la Revo­lu­ción de Octu­bre de 1934. Poco antes, en 1933, la II Repú­bli­ca había masa­cra­do al pue­blo gadi­tano de Casas Vie­jas.

Des­de 1997 la repre­sión dio otro sal­to en el pro­ce­so de ile­ga­li­za­cio­nes de la izquier­da aber­tza­le, arre­me­tien­do des­de 2003 con­tra sus orga­ni­za­cio­nes elec­to­ra­les, con­tra lo que siem­pre se deno­mi­na­ba como Herri Bata­su­na y que lue­go debió bus­car otras «fran­qui­cias lega­les» para seguir hacien­do polí­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal. Fue en ese con­tex­to de des­truc­ción de dere­chos ini­cia­do mani­fies­ta­men­te con el cie­rre del dia­rio Egin en 1998 y en 2003 del dia­rio Eus­kal­du­non Egun­ka­ria, cum­plien­do el plan de «Todo es ETA» dise­ña­do por Bal­ta­sar Gar­zón, cuan­do la fac­ción enton­ces domi­nan­te en el PNV y el lehen­da­ka­ri Iba­rretxe pre­ten­die­ron cul­mi­nar un plan de refor­ma del Esta­tu­to de Auto­no­mía de la CAV con tres obje­ti­vos:

Uno, el PNV creía que la izquier­da aber­tza­le se esta­ba dilu­yen­do tras tan­tos años de per­se­cu­cio­nes y que podría que­dar­se con muchos de sus votos ago­ta­dos o des­ilu­sio­na­dos si les pro­me­tía como señue­lo un nue­vo Esta­tu­to, más lleno de con­te­ni­do. Dos, ade­cuar el Esta­tu­to a las nue­vas nece­si­da­des de una eco­no­mía rela­ti­va­men­te indus­tria­li­za­da con media­na tec­no­lo­gía y media­na pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, en un capi­ta­lis­mo esta­tal que había opta­do por supe­di­tar la indus­tria crea­do­ra de valor al turis­mo, al ladri­llo y los ser­vi­cios, a la eco­no­mía sumer­gi­da, la corrup­ción, etcé­te­ra. Y tres, cerrar para siem­pre la espe­ran­za y la con­cien­cia de amplios sec­to­res popu­la­res de que la inde­pen­den­cia era la úni­ca sali­da, era una nece­si­dad, aban­do­nan­do esa rei­vin­di­ca­ción «supe­ra­da» y recha­zan­do toda posi­bi­li­dad de refe­rén­dum hacien­do del Esta­tu­to y de un «nue­vo fora­lis­mo» la solu­ción per­ma­nen­te.

En las elec­cio­nes de mayo de 2001 la alian­za PNV-EA logró 604.222 votos, la alian­za espa­ño­lis­ta 580.128, y la izquier­da aber­tza­le solo 143.139. La bur­gue­sía creía que for­zan­do las pro­me­sas esta­tu­ta­rias ter­mi­na­ría por desan­grar a la izquier­da aber­tza­le y podría atraer­se a sec­to­res de la juven­tud que duda­ban entre el Esta­tu­to vas­co y la Cons­ti­tu­ción monár­qui­ca. Los resul­ta­dos elec­to­ra­les así lo suge­rían. El PNV no per­dió el tiem­po y el Plan Iba­rretxe fue anun­cia­do en el Par­la­men­to en sep­tiem­bre de ese año, pre­sen­tán­do­se en octu­bre de 2003 y sien­do apro­ba­do con mayo­ría abso­lu­ta en diciem­bre de 2004. Una espe­cie de fru­ta del paraí­so len­ta­men­te estru­ja­da para extraer­le más jugo.

En enero de 2005 el Plan fue lle­va­do al Par­la­men­to espa­ñol que lo recha­zó con 313 votos en con­tra, inclui­dos los de Izquier­da Uni­da, 29 a favor y 2 abs­ten­cio­nes, las de ICV. El argu­men­ta­rio de quie­nes se «cepi­lla­ron» en Madrid el pro­yec­to del Par­la­men­to vas­co ade­lan­ta­ba las mis­mas tesis que de quie­nes aho­ra nie­gan la legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca de refe­rén­dum cata­lán del 1 de octu­bre: arrui­nar la eco­no­mía, «rom­per Espa­ña», impul­sar al inde­pen­den­tis­mo más radi­cal, ser uni­la­te­ral por­que no res­pe­ta la demo­cra­cia espa­ño­la que es de ran­go supe­rior, escin­dir en dos a la socie­dad anu­lan­do los dere­chos de la mayo­ría que no es inde­pen­den­tis­ta, rom­per con la Unión Euro­pea, etcé­te­ra.

El Plan Iba­rretxe fue aban­do­na­do sin con­tem­pla­cio­nes al poco tiem­po por la bur­gue­sía auto­no­mis­ta al ver su doble fra­ca­so y su rela­ti­va vic­to­ria: pese a todo, la izquier­da aber­tza­le no se des­plo­mó, pero el Esta­do espa­ñol no solo hun­dió el Plan, sino que advir­tió de que impon­dría fuer­tes cas­ti­gos eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos si el PNV no se echa­ba para atrás. La intran­si­gen­cia del Esta­do lle­gó al nivel de ame­na­zar con el pro­ce­sa­mien­to en 2006 de Iba­rretxe y dos diri­gen­tes del PSOE, López y Ares, por sus reunio­nes con miem­bros de la izquier­da aber­tza­le. La vic­to­ria rela­ti­va con­sis­tió en que la rei­vin­di­ca­ción inde­pen­den­tis­ta fue defi­ni­ti­va­men­te borra­da de la con­cien­cia de la mayor par­te de la base del par­ti­do, aun­que no de las bases de la izquier­da aber­tza­le.

Hubo una áspe­ra lucha inter­na en el PNV que refle­ja­ba los cam­bios en la bur­gue­sía vas­ca que a su vez refle­ja­ban la finan­cia­ri­za­ción del capi­ta­lis­mo mun­dial y la per­ma­nen­te dure­za del nacio­na­lis­mo espa­ñol. Des­de hacía unos años y como par­te del auge del capi­tal finan­cie­ro, den­tro de la cúpu­la del PNV había ido ascen­dien­do la fac­ción más opor­tu­nis­ta y cíni­ca, más acor­de con el neo­li­be­ra­lis­mo, repre­sen­ta­da por Imaz que lle­gó a la pre­si­den­cia del par­ti­do en enero de 2004, que depu­ró a Iba­rretxe y envió a Arza­llus al altar de los ído­los inser­vi­bles. Para enton­ces, más y más sec­to­res de la media­na y peque­ña bur­gue­sía que habían opta­do por EA se plan­tea­ban ya vol­ver de nue­vo al PNV, como se demos­tra­ba en cada pro­ce­so elec­to­ral.

La bur­gue­sía dio la pata­da al Plan Iba­rretxe implo­ran­do la pro­tec­ción espa­ño­la ade­más de por los ser­vi­cios eco­nó­mi­cos que le otor­ga el Esta­do, tam­bién por­que le pro­te­gía de la fuer­za del sin­di­ca­lis­mo vas­co, por su ancla­je cre­cien­te en el pue­blo tra­ba­ja­dor, por el debi­li­ta­mien­to impa­ra­ble del sin­di­ca­lis­mo refor­mis­ta y espa­ño­lis­ta. Al mar­gen de los alti­ba­jos elec­to­ra­les y superan­do una a una todas las repre­sio­nes sal­va­jes, el pue­blo tra­ba­ja­dor, es decir, el inde­pen­den­tis­mo con con­cien­cia nacio­nal de cla­se pro­le­ta­ria, resis­tía a la estra­te­gia de des­in­dus­tria­li­za­ción, de liqui­da­ción de la «cul­tu­ra del hie­rro» que había sido su oxí­geno des­de fina­les del siglo XIX.

No deta­lla­mos aho­ra la pla­ni­fi­ca­da des­truc­ción de las bases obje­ti­vas y sub­je­ti­vas del pue­blo tra­ba­ja­dor de la fase de la segun­da y ter­ce­ra revo­lu­ción indus­trial, y sus efec­tos en la lucha nacio­nal de cla­se, entre ellos el giro estra­té­gi­co de una par­te de la izquier­da aber­tza­le. El des­man­te­la­mien­to indus­trial apli­ca­do des­de fina­les de los años 70 obe­de­cien­do órde­nes del impe­ria­lis­mo no con­se­guía a ini­cios del siglo XXI liqui­dar defi­ni­ti­va­men­te la con­cien­cia obre­ra y popu­lar. La gran bur­gue­sía hacía más de un siglo que se sen­tía espa­ño­la, y la media­na y el grue­so de la peque­ña bur­gue­sía com­pren­die­ron que el aban­dono del Plan Iba­rretxe era bene­fi­cio­so para ellas.

Voso­tras y voso­tros cono­céis mejor que yo cómo va la lucha de cla­ses en Cata­lun­ya, la lucha de las muje­res, del pre­ca­ria­do, de las y los asa­la­ria­dos toda­vía fijos, de la fuer­za de tra­ba­jo sumer­gi­da y emi­gran­te, de la juven­tud sin futu­ro, de las y los para­dos, de la «ter­ce­ra edad», etcé­te­ra. Cómo y por qué se ha roto la extin­ta CiU, por qué el sec­tor auto­no­mis­ta y de orden del CiU no ha podi­do suje­tar en cor­to al sec­tor del Puig­de­mont. Por qué este sec­tor for­ma­do más por la media­na y sobre todo peque­ña bur­gue­sía no se ha ple­ga­do a Espa­ña como sí lo hizo la mayo­ría de esas mis­mas frac­cio­nes de cla­se en Eus­kal Herria, que han ido aban­do­nan­do EA para vol­ver al PNV. O dicho de otro modo, por qué Puig­de­mont diri­ge una fuer­za que man­tie­ne su dig­ni­dad y su con­cien­cia y por qué el PNV sigue pro­te­gién­do­se detrás del Esta­do, del que inclu­so for­ma par­te en algu­na de sus estruc­tu­ras buro­crá­ti­cas.

La res­pues­ta pasa por cono­cer las dife­ren­cias entre los capi­ta­lis­mos vas­co y cata­lán, sus res­pec­ti­vas his­to­rias de luchas de cla­ses y con­si­guien­te­men­te las manio­bras y tác­ti­cas dife­ren­tes que apli­ca el Esta­do con­tra cada una de nues­tras nacio­nes. Recor­de­mos por ejem­plo, que el Esta­do aireó una par­te peque­ña de la corrup­ción de CiU, limi­tán­do­se al clan Pujol, y que por aho­ra calla casi todo lo que sabe sobre la corrupci��n en la par­te que domi­na de Eus­kal Herria, sobre el PP y UPN en Nafa­rroa, y sobre el PNV y el PSOE en la CAV. ¿A qué espe­ra? Guar­da esas y otras bazas para cuan­do las nece­si­te.

Sin embar­go, las dife­ren­cias des­apa­re­cen cuan­do lle­ga­mos al fon­do del pro­ble­ma: los bene­fi­cios que extrae con la opre­sión nacio­nal de los pue­blos expli­can que, como hemos vis­to en 1934, 2005 y 2017, se apli­ca­sen esen­cial­men­te las mis­mas medi­das repre­si­vas que van más allá del artícu­lo 155 como quie­ren hacer­nos creer los refor­mis­tas para lavar su ima­gen. Una de ellas es la nega­ción de Cata­lun­ya y Eus­kal Herria como suje­tos polí­ti­cos dota­dos del dere­cho inalie­na­ble de regir­se por sí mis­mos, negar que somos nacio­nes capa­ces de gober­nar­nos a noso­tras mis­mas. Negar­nos nues­tra iden­ti­dad es infan­ti­li­zar­nos, hacer­nos depen­dien­tes de un poder supe­rior, extran­je­ro, inac­ce­si­ble, que con­tro­la nues­tro pre­sen­te y futu­ro, que dic­ta nues­tra his­to­ria, que nos pro­te­ge y nos cas­ti­ga con «amor de padre». Los dis­cur­sos de Feli­pe VI son un ejem­plo de ello.

Hemos vis­to muy rápi­da­men­te una de las cri­sis irre­so­lu­bles que pudren a Espa­ña: la debi­li­dad estruc­tu­ral de su Esta­do-nación como espa­cio mate­rial y sim­bó­li­co de acu­mu­la­ción amplia­da capaz de inte­grar a los pue­blos opri­mi­dos. No nos exten­de­mos en otras for­mas de esa quie­bra inter­na, como el des­pre­cio abier­to o sote­rra­do hacia las cul­tu­ras y len­guas de los pue­blos opri­mi­dos, el incum­pli­mien­to sis­te­má­ti­co de los acuer­dos fir­ma­dos con las bur­gue­sías «regio­na­les», el refor­za­mien­to del nacio­nal-cato­li­cis­mo y el poder de la Igle­sia más tri­den­ti­na, la esen­cia nacio­na­lis­ta de la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca espa­ño­la…

Hay otra tres cri­sis más. Una y fun­da­men­tal es el atra­so tec­no­cien­tí­fi­co y en la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo. A medio y lar­go pla­zo la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo es la cla­ve para el desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co y cul­tu­ral. En Euro­pa, solo Gre­cia, Mol­da­via y Ser­bia van más atra­sa­das que Espa­ña en la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y en la for­ma­ción tec­no­cien­tí­fi­ca de las empre­sas. Lo peor es que la dis­tan­cia se agran­da con el tiem­po y la úni­ca for­ma que cono­ce el blo­que de cla­ses domi­nan­te en el Esta­do es la de aumen­tar la explo­ta­ción labo­ral, redu­cir los sala­rios, liqui­dar el gas­to públi­co y social, incum­plir los acuer­dos inter­na­cio­na­les que obli­gan a inver­sio­nes no pro­duc­ti­vas, etc., para com­pen­sar así el agu­do y per­ma­nen­te retro­ce­so en I+D+i, en cien­cia y en edu­ca­ción.

Otra y muy rela­cio­na­da con la ante­rior es el peso plo­mi­zo de la corrup­ción, de la eco­no­mía sumer­gi­da, del dine­ro ile­gal, sucia are­na grue­sa que obtu­ra el engra­na­je socio­eco­nó­mi­co por­que es con­sus­tan­cial a la abu­lia buro­crá­ti­ca, a la inope­ran­cia admi­nis­tra­ti­va y al con­cha­beo clien­te­lar. Las empre­sas del Ibex-35 han tri­pli­ca­do el des­vío de capi­tal a paraí­sos fis­ca­les duran­te la cri­sis, tenien­do aho­ra 1.285 filia­les. Tene­mos la masa de dine­ro sucio, de eco­no­mía corrup­ta, de frau­de fis­cal en todas sus for­mas, que se mue­ve fue­ra de cual­quier con­trol. Un infor­me recien­te cifra esta masa en el 17,2% del PIB aun­que otros lo amplían algu­nos pun­tos más según qué cri­te­rios se uti­li­cen. Otro estu­dio indi­ca que muy pocas gran­des fami­lias espa­ño­lí­si­mas y patrio­te­ras de «San­tia­go y cie­rra Espa­ña» eva­den el 12% del PIB. Tene­mos la inefi­ca­cia esta­tal a la hora de supe­rar la cri­sis finan­cie­ra, que ha supues­to una pér­di­da de al menos 40.000 millo­nes de euros, mien­tras que Ale­ma­nia, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia han sido mucho más rápi­das, efi­ca­ces y aho­rra­do­ras, entre otras razo­nes por­que la ban­ca espa­ño­la es putre­fac­ta pero todo­po­de­ro­sa, es into­ca­ble para el blo­que de cla­ses domi­nan­te.

Por últi­mo, tene­mos la «cos­tum­bre» espa­ño­la de pre­fe­rir la repre­sión a la refor­ma, el palo a la zanaho­ria para la reso­lu­ción de cual­quier pro­ble­ma serio. La Asam­blea de Zumá­rra­ga y el Plan Iba­rretxe vuel­ven a con­fir­mar­lo: inclu­so cuan­do se tra­ta de aplas­tar movi­li­za­cio­nes pací­fi­cas, que sólo actúan en las áreas ins­ti­tu­cio­na­les y que supe­di­tan las movi­li­za­cio­nes de masas a ese ins­ti­tu­cio­na­lis­mo paci­fis­ta. Aho­ra suce­de lo mis­mo con la repre­sión con­tra Cata­lun­ya que está bajo un esta­do de excep­ción, anu­la­dos sus dere­chos y espe­ran­do nue­vos gol­pes repre­si­vos.

Debe­mos ser cons­cien­tes que, lle­ga­dos a este nivel irre­ver­si­ble, a par­tir del 2 de octu­bre empe­za­re­mos una eta­pa nue­va en esta lar­ga lucha. Si has­ta aho­ra hemos lucha­do codo con codo, lo segui­re­mos hacien­do des­de el 2 de octu­bre en ade­lan­te. Y con­clu­yo con lo que diji­mos en el Fos­sar: aquí no se arro­di­lla nadie.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 20 de sep­tiem­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *