Comu­nis­tas de Cas­ti­lla: «A la auto­de­ter­mi­na­ción de Cata­lun­ya le segui­rá un aumen­to de la con­cien­cia nacio­nal de otros pue­blos some­ti­dos por el Esta­do español»

Tuvi­mos opor­tu­ni­dad de cono­cer y com­par­tir espa­cios con las y los cama­ra­das de Comu­nis­tas de Cas­ti­lla en el mar­co de una mani­fes­ta­ción en Bil­bao por la amnis­tía. Pos­te­rior­men­te jun­to con otros colec­ti­vos Boltxe y Comu­nis­tas de Cas­ti­lla han for­ma­do par­te de los impul­so­res del Mani­fies­to Inter­na­cio­na­lis­ta de Com­pos­te­la. Hemos deci­di­do entre­vis­tar­les para que nues­tras lec­to­ras y lec­to­res les conoz­can mejor y pue­dan cono­cer su pro­yec­to político.

Boltxe: La pri­me­ra pre­gun­ta es obvia… ¿Cuán­do nace Comu­nis­tas de Cas­ti­lla, de don­de pro­ce­déis y cual es vues­tro pro­yec­to político?

Comu­nis­tas de Cas­ti­lla (COMCAS): Bueno, COMCAS nace como orga­ni­za­ción des­pués de un lar­go pro­ce­so ini­cia­do muchos años atrás que cul­mi­na en una asam­blea de mili­tan­tes cele­bra­da en Sego­via el 10 de diciem­bre de 2011. Ese día cons­ti­tui­mos lo que deno­mi­na­mos en nues­tra decla­ra­ción fun­da­cio­nal un pro­yec­to nacio­nal y de cla­se que va a tra­ba­jar por cons­truir una Cas­ti­lla libre, esto es uni­da, socia­lis­ta y anti patriar­cal. Dicho así pare­ce un obje­ti­vo fácil, pero somos cons­cien­tes de que es una tarea ardua y que el com­ba­te será lar­go. Pero en fin, nun­ca para las comu­nis­tas hubo una lucha fácil.

Res­pec­to a de dón­de veni­mos… bien, aun­que muchos de nues­tras mili­tan­tes, sobre todo los más jóve­nes que se han ido incor­po­ran­do con pos­te­rio­ri­dad no tie­nen esa pro­ce­den­cia, diga­mos que el núcleo fun­da­cio­nal de COMCAS vie­ne de una lar­ga mili­tan­cia en el PCPE, par­ti­do del que algu­nas de noso­tras tam­bién fui­mos fun­da­do­res en el 84 y del que fui­mos expul­sa­dos en 2011 bajo acu­sa­cio­nes de lo más diver­sas, des­de nacio­na­lis­tas, trots­kis­tas, femi­nis­tas radi­ca­les, etc. Has­ta ese momen­to, éra­mos mili­tan­tes de lo que fue el Par­ti­do Comu­nis­ta del Pue­blo Cas­te­llano, que duran­te un tiem­po for­mó par­te de IZCA y fue pre­cur­sor de Comu­nis­tas de Cas­ti­lla. En fin, que como veis veni­mos de lejos…

Boltxe: En este pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta para Cas­ti­lla… ¿Cuál es vues­tro mar­co terri­to­rial, dada la divi­sión en varias comu­ni­da­des autó­no­mas de vues­tro país?

COMCAS: Esa es una difi­cul­tad aña­di­da a nues­tra lucha y, en honor a la ver­dad, siem­pre fue un moti­vo de deba­te antes y des­pués de la fun­da­ción de COMCAS. Es muy fácil coger un mapa y tra­zar sobre el papel unos lími­tes terri­to­ria­les y decir: esto es Cas­ti­lla. Pero la reali­dad es más com­ple­ja. El Esta­do espa­ñol y la ideo­lo­gía espa­ño­lis­ta se han encar­ga­do duran­te déca­das de ali­men­tar nar­ci­sis­mos terri­to­ria­les para satis­fa­cer los intere­ses de cla­se de las peque­ñas y media­nas bur­gue­sías loca­les y evi­tar de paso cual­quier atis­bo de rei­vin­di­ca­ción de una nación cas­te­lla­na que rom­pie­ra los mol­des del auto­no­mis­mo. De ahí la divi­sión admi­nis­tra­ti­va en cin­co comu­ni­da­des autó­no­mas, algu­nas tan arti­fi­cial­men­te cons­ti­tui­das que tuvie­ron que inven­tar­se has­ta la ban­de­ra, como el caso de Madrid o La Rioja.

Dicho esto, COMCAS defien­de un pro­yec­to den­tro del terri­to­rio que hoy con­for­man las comu­ni­da­des autó­no­mas de Cas­ti­lla-La Man­cha, Can­ta­bria, La Rio­ja, Cas­ti­lla y León y Madrid, que son tie­rras castellanas.

Pero tam­bién somos cons­cien­tes de que la ampli­tud del terri­to­rio y la diver­si­dad cul­tu­ral y socio­eco­nó­mi­ca que lo pue­bla nece­si­ta de un perio­do de cons­truc­ción terri­to­rial que res­pe­te las idio­sin­cra­sias de comar­cas ente­ras, y de la arti­cu­la­ción de meca­nis­mos de inter­re­la­ción del cam­po con las gran­des ciu­da­des, pre­ci­sa­men­te en una tie­rra muy des­po­bla­da y enve­je­ci­da. Se tra­ta no de impo­ner la «cas­te­lla­ni­dad» a gol­pe de decre­to sino de con­ven­cer de que somos tie­rras que tie­nen una rica his­to­ria y cul­tu­ra común, ade­más de unas con­di­cio­nes socio­eco­nó­mi­cas que nos hacen peculiares.

Boltxe: Cas­ti­lla ha sido esce­na­rio de cono­ci­dos epi­so­dios de luchas socia­les y de cla­ses… ¿Cómo valo­ráis aho­ra el nivel de con­cien­cia del pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano en el plano social y nacional?

COMCAS: Efec­ti­va­men­te a lo lar­go de nues­tra his­to­ria, el pue­blo cas­te­llano ha pro­ta­go­ni­za­do impor­tan­tes luchas. Nece­sa­ria­men­te hemos de remon­tar­nos a la revo­lu­ción comu­ne­ra de 1520 – 1521 con­tra el impe­rio de Car­los I que fue aplas­ta­da a san­gre y fue­go por las tro­pas impe­ria­les el 23 de abril de 1521 en la bata­lla de Villa­lar, don­de fue­ron deca­pi­ta­dos los capi­ta­nes comu­ne­ros Juan Padi­lla, Juan Bra­vo y Fran­cis­co Maldonado.

Duran­te siglos esa par­te de nues­tra his­to­ria fue silen­cia­da y ter­gi­ver­sa­da por el impe­ria­lis­mo espa­ñol en bene­fi­cio de sus pro­pios intere­ses, pero es a par­tir de los últi­mos años del fran­quis­mo y el ini­cio de su recon­ver­sión en monar­quía bor­bó­ni­ca cuan­do se empie­za a con­me­mo­rar cada 23 de abril aque­lla derro­ta his­tó­ri­ca. Y no con­me­mo­ra­mos una derro­ta con la nos­tal­gia de los ven­ci­dos, sino con la espe­ran­za de un pue­blo que supo dar la bata­lla con­tra un pode­ro­so impe­rio que ha impues­to su domi­nio con el terror has­ta nues­tros días.

Dicho esto, hemos de reco­no­cer que a día de hoy la con­cien­cia de nación del pue­blo cas­te­llano es mino­ri­ta­ria, si tene­mos en cuen­ta la aplas­tan­te maqui­na­ria de una ideo­lo­gía espa­ño­lis­ta domi­nan­te que vie­ne impo­nién­do­se duran­te siglos.

Por otra par­te nun­ca dejó de haber en Cas­ti­lla rebe­lio­nes popu­la­res con­tra el poder esta­ble­ci­do, como los lla­ma­dos «moti­nes del pan» o moti­nes del ham­bre, entre 1854 y 1856, algu­nos de los cua­les fue­ron lide­ra­dos por com­ba­ti­vas muje­res que fue­ron ejecutadas.

Tam­bién hemos cono­ci­do impor­tan­tes luchas obre­ras en los núcleos indus­tria­les moder­nos, por no hablar de la resis­ten­cia al fas­cis­mo pro­ta­go­ni­za­da por el pue­blo de Madrid, etc.

Suce­de que esas luchas obre­ras y popu­la­res en Cas­ti­lla fue­ron ente­rra­das bajo un man­to de silen­cio por la pro­pia izquier­da espa­ño­lis­ta, quien como es obvio, y esta­mos vien­do estos días con el pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción en Cata­lun­ya, hace una inter­pre­ta­ción muy par­ti­cu­lar del mar­xis­mo para defen­der la uni­dad de Espa­ña por enci­ma de cual­quier dife­ren­cia de cla­se, sin lle­gar a enten­der o pre­ci­sa­men­te por ello, que esa cosa lla­ma­da Espa­ña no es más que el mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta que impo­ne su domi­nio por la fuer­za bru­ta, como siem­pre ocu­rrió. Creen en el cuen­to de hadas de que hay otra mane­ra de hacer Espa­ña y, si algu­na vez la hubo, fue derro­ta­da a san­gre y fuego.

En este con­tex­to la con­cien­cia de cla­se y la con­cien­cia nacio­nal del pue­blo tra­ba­ja­dor cas­te­llano es muy débil. Nues­tra tarea es tra­ba­jar, edu­car, con­ven­cer de que lo uno va de la mano de lo otro, y de que no habrá libe­ra­ción social sin libe­rar­nos de las cade­nas impe­ria­les de un esta­do opre­sor. En ello estamos…

Boltxe: Como comu­nis­tas que os rei­vin­di­cáis ¿Qué valo­ra­ción hacéis del refor­mis­mo y el ciu­da­da­nis­mo que aso­la prác­ti­ca­men­te todos los rin­co­nes del Esta­do y del planeta?

COMCAS: El sis­te­ma capi­ta­lis­ta y el Esta­do siem­pre han arti­cu­la­do meca­nis­mos para pre­ve­nir la apa­ri­ción o fre­nar la posi­bi­li­dad de que amplios sec­to­res de la cla­se obre­ra de nues­tros pue­blos toma­ran con­cien­cia hacia posi­cio­nes revo­lu­cio­na­rias, rup­tu­ris­tas con el mode­lo de esta­do impe­ran­te. El refor­mis­mo siem­pre estu­vo muy pre­sen­te en la his­to­ria del movi­mien­to obre­ro y popu­lar y se impu­so en el tar­do­fran­quis­mo entre las izquier­das para evi­tar una ver­da­de­ra rup­tu­ra demo­crá­ti­ca. Su hege­mo­nía entre las cla­ses popu­la­res se ha impues­to has­ta hoy y, ade­más, des­de el movi­mien­to 15M ha gana­do terreno el «refor­mis­mo del refor­mis­mo» que repre­sen­ta Pode­mos. Bajo un dis­cur­so rup­tu­ris­ta y de con­fron­ta­ción con el sis­te­ma se escon­de una polí­ti­ca ver­gon­zan­te de con­ci­lia­ción de cla­ses y de sumi­sión a los intere­ses del esta­do y por tan­to de las oli­gar­quías espa­ño­las. Lo hemos podi­do ver estos días res­pec­to al pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo de Cata­lun­ya, don­de los líde­res de Pode­mos han hecho gala de un espa­ño­lis­mo igual de nau­sea­bun­do que los del PP. Pablo Igle­sias nos quie­re con­tar la milon­ga de que cuan­do gobier­nen ellos (jun­to al PSOE, se entien­de) en Espa­ña, se le «otor­ga­rá» a Cata­lun­ya el dere­cho a deci­dir su futu­ro. Eso es como creer en los reyes magos, que­dan muy bien, pero los reyes son los padres, como todas sabemos.

Por otra par­te da la mis­ma ver­güen­za, aun­que no nos ha sor­pren­di­do, la posi­ción que otra gen­te de izquier­da, como IU o inclu­so sec­to­res que se auto­pro­cla­man comu­nis­tas espa­ño­les cla­man­do con­tra el refe­rén­dum del 1 de octu­bre y anun­cian­do que un futu­ro pro­me­te­dor de toma de con­cien­cia de la cla­se obre­ra «espa­ño­la» y el adve­ni­mien­to del socia­lis­mo garan­ti­za­ría el dere­cho de auto­de­ter­mi­na­ción de Cata­lun­ya. Pero nos dicen que ya para enton­ces los cata­la­nes y cata­la­nas cae­rán sedu­ci­dos por las bon­da­des de la repú­bli­ca espa­ño­la… Una vez más defor­man el mar­xis­mo, lo redu­cen y mani­pu­lan cla­man­do que socia­lis­mo y cues­tión nacio­nal son antagónicos.

Así las cosas, el ciu­da­da­nis­mo y el refor­mis­mo de nue­vo cuño fra­ca­sa­rán de nue­vo, por­que las oli­gar­quías espa­ño­las se des­ha­rán de ellos cuan­do dejen de ser­vir a sus intere­ses de clase.

Boltxe: ¿Qué visión tenéis del mar­xis­mo? ¿Cómo pen­sáis que se apli­ca en la lucha con­cre­ta del pue­blo tra­ba­jo castellano?

COMCAS: El mar­xis­mo es una teo­ría revo­lu­cio­na­ria en movi­mien­to y como tal se ha ido enri­que­cien­do no sólo con las apor­ta­cio­nes de gran­des teó­ri­cos mar­xis­tas des­pués de la des­apa­ri­ción físi­ca de sus fun­da­do­res, sino tam­bién en el terreno de la prác­ti­ca, en la apli­ca­ción de la teo­ría mar­xis­ta en los pro­ce­sos revo­lu­cio­na­rios de cons­truc­ción del socia­lis­mo a lo lar­go y ancho del pla­ne­ta. Se desa­rro­lló en Chi­na, en la URSS, en Cuba, en los MLN de Amé­ri­ca, Áfri­ca, en Eus­kal Herria… y en cada lugar, con las espe­ci­fi­ci­da­des pro­pias del desa­rro­llo de la lucha de cla­ses se apli­có con mayor o menor rigor, si es que se pue­de decir así. Lenin, Mao, Trotsky, Fidel, Maru­lan­da, Ho Chi Minh, Rosa Luxem­burg, el Che, Tho­mas San­ka­ra, Arga­la, Ale­jan­dra Kollon­tai, y tan­tas otras y otros han ido enri­que­cien­do el mar­xis­mo, hacién­do­lo más gran­de y demos­tran­do que no es un tótem ente­rra­do en el siglo XIX como nos quie­ren hacer creer, sino una herra­mien­ta de lucha que goza de bue­na salud.

Cuan­do en Cas­ti­lla nos opo­ne­mos a las minas de ura­nio o los cemen­te­rios nuclea­res que quie­ren des­tro­zar nues­tro entorno, cuan­do esta­mos enfren­tan­do la des­lo­ca­li­za­ción de empre­sas, cuan­do esta­mos rei­vin­di­can­do nues­tro pro­pio pro­ce­so de cons­truc­ción nacio­nal no esta­mos hacien­do otra cosa que apli­car el mar­xis­mo en las con­di­cio­nes espe­cí­fi­cas de nues­tra tie­rra y de nues­tro pue­blo, al menos eso inten­ta­mos.. Como decía Roque Dal­ton en su poe­ma «“sobre dolo­res de cabe­za” el comu­nis­mo será una aspi­ri­na del tama­ño del sol». Mien­tras tan­to la lucha por el socia­lis­mo nos dará muchos dolo­res de cabeza.

Boltxe: ¿Cómo veis la situa­ción de la mujer y sus luchas en Castilla?

COMCAS: COMCAS se defi­ne como una orga­ni­za­ción cas­te­lla­nis­ta, comu­nis­ta y femi­nis­ta, para noso­tras la lucha con­tra el patriar­ca­do for­ma par­te indi­so­lu­ble de nues­tra iden­ti­dad, el com­ba­te con­tra el esta­do, con­tra el capi­tal y el patriar­ca­do es para noso­tras la mis­ma lucha, no se pude par­ce­lar nin­gu­na de ellas.

La mujer cas­te­lla­na sufre una tri­ple explo­ta­ción, por ser mujer, por for­mar par­te de una nación opri­mi­da y por ser cla­se obre­ra. Esa tri­ple explo­ta­ción que las comu­nis­tas cas­te­lla­nas vemos muy cla­ra no lo es tan­to en otros sec­to­res del movi­mien­to femi­nis­ta, en eso que­da mucho tra­ba­jo por hacer. En pri­mer lugar lla­mar a las cosas por su nom­bre, cuan­do los medios hablan de vio­len­cia de géne­ro noso­tras lo lla­ma­mos terro­ris­mo machis­ta, los femi­ni­ci­dios no son casos ais­la­dos sino con­se­cuen­cia de una socie­dad capi­ta­lis­ta y patriar­cal opre­so­ra que suel­ta la lagri­mi­ta fácil cuan­do se come­te un ase­si­na­to machis­ta pero que per­mi­te y alien­ta la uti­li­za­ción de la mujer como mera mercancía.

Pero hay razo­nes para decir que en gene­ral, en Cas­ti­lla, el movi­mien­to femi­nis­ta de cla­se está avan­zan­do y en algu­nos luga­res con­cre­tos con expe­rien­cias muy posi­ti­vas como la de la Pla­ta­for­ma por una sexua­li­dad y abor­to libres de Valla­do­lid. Pero bien, hemos de reco­no­cer que en esta lucha que­da mucho camino por recorrer…

Boltxe: Hemos habla­do de Com­pos­te­la y del Mani­fies­to que allí fir­ma­mos con­jun­ta­men­te con otros colec­ti­vos gale­gos, anda­lu­ces, cata­la­nes… ¿Qué valo­ra­ción hacéis de dicho Mani­fies­to Inter­na­cio­na­lis­ta y que pen­sáis que pue­de apor­tar a las luchas de nues­tros pueblos?

COMCAS: Nues­tra valo­ra­ción es muy posi­ti­va. Hay que decir que has­ta ese momen­to COMCAS era una orga­ni­za­ción casi invi­si­ble para otros colec­ti­vos y orga­ni­za­cio­nes de libe­ra­ción nacio­nal y que a par­tir del encuen­tro de Com­pos­te­la el cas­te­lla­nis­mo ha des­per­ta­do mucho inte­rés, den­tro y fue­ra de nues­tra tie­rra. Espe­cial­men­te agra­de­ce­mos a las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de Ago­ra Gali­za su invi­ta­ción a par­ti­ci­par en el día de la patria gale­ga, pero tam­bién a Boltxe, que siem­pre nos apoyó.

Cree­mos que la fir­ma del Mani­fies­to de Com­pos­te­la visi­bi­li­za la exis­ten­cia de un nacio­na­lis­mo anti­ca­pi­ta­lis­ta, socia­lis­ta y anti patriar­cal que tie­ne voz pro­pia y que hace de la soli­da­ri­dad y el inter­na­cio­na­lis­mo uno de sus prin­ci­pa­les pila­res. Ese Mani­fies­to tie­ne espe­cial impor­tan­cia por­que se fir­ma en pleno pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo cata­lán, y la fir­ma de las CUP en el mis­mo ha gene­ra­do una soli­da­ri­dad de ida y vuel­ta que se está vien­do refor­za­da día a día.

Tam­bién somos cons­cien­tes de que ese Mani­fies­to y el mis­mo hecho de que orga­ni­za­cio­nes que no somos mayo­ri­ta­rias den­tro de los movi­mien­tos nacio­na­les haya­mos ini­cia­do un camino jun­tas, ha levan­ta­do cier­tas ampo­llas entre algu­nos sec­to­res y segu­ra­men­te pon­drá en guar­dia tam­bién a los apa­ra­tos del Esta­do que lógi­ca­men­te no les intere­sa nues­tra unión.

Pero avan­za­re­mos jun­tas y des­pués del día de la patria gale­ga, la Dia­da y la fir­ma de comu­ni­ca­dos con­jun­tos de apo­yo a la auto­de­ter­mi­na­ción de Cata­lun­ya, ven­drán más ini­cia­ti­vas, y ahí esta­re­mos las comu­nis­tas cas­te­lla­nas jun­to a las demás orga­ni­za­cio­nes que lo suscribieron.

Boltxe: La Dia­da, el Refe­rén­dum de Cata­lun­ya… fechas muy impor­tan­tes que afec­tan no solo a Cata­lun­ya… ¿Pen­sáis que hay posi­bi­li­da­des de dar la vuel­ta a esta situa­ción de opre­sión y explo­ta­ción que sufri­mos y que pue­da abrir­se paso el dere­cho de autodeterminación?

COMCAS: Como nos ense­ñó el Che Gue­va­ra, la soli­da­ri­dad es la ter­nu­ra de los pue­blos, y cuan­do esa soli­da­ri­dad se con­vier­ta en una ola impa­ra­ble el esta­do espa­ñol ten­drá los días con­ta­dos. De momen­to aho­ra todas y todos esta­mos al lado del pue­blo de Cata­lun­ya, su lucha es la nues­tra, y viceversa.

No nos cabe la menor duda de que el impa­ra­ble pro­ce­so de auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo cata­lán es un torpe­do a la línea de flo­ta­ción del Esta­do espa­ñol, que vie­ne hacien­do aguas des­de hace tiem­po. Espa­ña es un Esta­do que se ha ido fra­guan­do a base de la impo­si­ción de su domi­nio por la fuer­za bru­ta, pero su deca­den­cia no tie­ne vuel­ta atrás y a la auto­de­ter­mi­na­ción de Cata­lun­ya le segui­rá un aumen­to de la con­cien­cia nacio­nal de otros pue­blos some­ti­dos por el Esta­do. Eso sí, somos cons­cien­tes de que será una lucha difí­cil no exen­ta de sacri­fi­cios, y el Esta­do no repa­ra­rá en uti­li­zar la bru­ta­li­dad que le carac­te­ri­za para fre­nar­nos, pero los pue­blos sabre­mos salir adelante.

Boltxe: Ya para ter­mi­nar…. ¿Cómo veis des­de Cas­ti­lla las luchas del pue­blo tra­ba­ja­dor vasco?

COMCAS: Siem­pre vimos la lucha del pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co con un pro­fun­do cari­ño y admi­ra­ción por su capa­ci­dad de entre­ga y de com­ba­te. Nun­ca, ni en los momen­tos más difí­ci­les ocul­ta­mos ese cari­ño y soli­da­ri­dad, aho­ra como COMCAS y antes des­de las orga­ni­za­cio­nes en las que mili­tá­ra­mos, lo que a decir ver­dad nos gran­jeó no poca hos­ti­li­dad por par­te de algu­nos gurús del comu­nis­mo español.

Fui­mos bien reci­bi­das en el Inter­na­cio­na­lis­ta Egu­na en las oca­sio­nes que fui­mos invi­ta­das, hace ya años, en las mani­fes­ta­cio­nes pro amnis­tía a las que acudimos… 

Es cier­to que vemos con cier­ta preo­cu­pa­ción el camino que han toma­do algu­nas orga­ni­za­cio­nes emble­má­ti­cas de la izquier­da aber­tza­le, pero cada cual debe tener su pro­ce­so y no sere­mos noso­tras quie­nes diga­mos cómo han de hacer las cosas.

Recien­te­men­te estu­vo en Bil­bao una dele­ga­ción de nues­tra orga­ni­za­ción en una mani­fes­ta­ción pro amnis­tía orga­ni­za­da por el Movi­mien­to por la Ami­nis­tçia y con­tra la Repre­sión, y res­pal­da­mos sin fisu­ras sus rei­vin­di­ca­cio­nes, que por otra par­te son las rei­vin­di­ca­cio­nes his­tó­ri­cas de la izquier­da abertzale.

Sen­ti­mos un pro­fun­do res­pe­to por la lucha del pue­blo vas­co y esta­mos con­ven­ci­das de que Eus­kal Herria con­se­gui­rá su inde­pen­den­cia y cons­trui­rá el socia­lis­mo, hacien­do honor a tan­tas muje­res y tan­tos hom­bres que lo han dado todo por esa causa.

Pues nada más, com­pa­ñe­ras es segu­ro que segui­re­mos en con­tac­to y median­te esa joya que es el inter­na­cio­na­lis­mo, ten­dre­mos opor­tu­ni­da­des de com­par­tir espa­cios de lucha y compromiso.

17 de sep­tiem­bre de 2017

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.