¿Dón­de está San­tia­go Mal­do­na­do?


¿Quién es San­tia­go Mal­do­na­do?

San­tia­go Mal­do­na­do tie­ne 28 años y nació en 25 de Mayo, una peque­ña loca­li­dad de 30 000 habi­tan­tes en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires. Des­de hace años dedi­ca bue­na par­te de su tiem­po y sus recur­sos a via­jar como mochi­le­ro. Rea­li­za arte­sa­nías y tatua­jes para vivir en la ruta. A comien­zos de este año, via­jó a la Pata­go­nia, don­de vive su her­mano Ser­gio.

En El Bol­són cono­ció la lucha de dis­tin­tas comu­ni­da­des loca­les por terri­to­rios en manos de gran­des lati­fun­dios que los mapu­ches recla­man para sí. En los últi­mos meses, San­tia­go par­ti­ci­pó en varias mani­fes­ta­cio­nes con­vo­ca­das por estos gru­pos. Diver­sos tes­ti­gos y regis­tros tele­fó­ni­cos y audio­vi­sua­les coin­ci­den en que el 1º de agos­to se encon­tra­ba en el Pu Lof, cer­ca de la loca­li­dad chu­bu­ten­se de Cusha­men, don­de pro­tes­ta­ba por la liber­tad de Facun­do Jones Hua­la, un refe­ren­te de esa comu­ni­dad que se encuen­tra apre­sa­do. El cor­te de ruta fue repri­mi­do por Gen­dar­me­ría, con orden judi­cial. Lue­go de des­pe­ja­da la vía, las fuer­zas de segu­ri­dad irrum­pie­ron, sin orden judi­cial, en los terre­nos de la comu­ni­dad mapu­che.

San­tia­go está des­apa­re­ci­do des­de esa madru­ga­da.

¿Qué es una des­apa­ri­ción for­za­da?

Según el Códi­go Penal, una des­apa­ri­ción for­za­da ocu­rre cuan­do una per­so­na o un gru­po de per­so­nas, «actuan­do con la auto­ri­za­ción, el apo­yo o la aquies­cen­cia del Esta­do, de cual­quier for­ma, pri­va­re de la liber­tad a una o más per­so­nas», siem­pre y cuan­do «este accio­nar fue­ra segui­do de la fal­ta de infor­ma­ción o de la nega­ti­va a reco­no­cer dicha pri­va­ción de la liber­tad o de infor­mar sobre el para­de­ro» de la víc­ti­ma. Ade­más, la Con­ven­ción Inter­ame­ri­ca­na sobre Des­apa­ri­ción For­za­da de Per­so­nas, que tie­ne para la ley argen­ti­na esta­tus cons­ti­tu­cio­nal y en el que se basa ese artícu­lo del Códi­go Penal, agre­ga que la des­apa­ri­ción for­za­da es un deli­to «con­ti­nua­do y per­ma­nen­te», es decir, que se sigue come­tien­do has­ta que no se conoz­ca el para­de­ro de la per­so­na des­apa­re­ci­da y debe con­ti­nuar inves­ti­gán­do­se has­ta tan­to. Asi­mis­mo, la juris­pru­den­cia de la Cor­te Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos indi­ca que por tra­tar­se de un deli­to de Esta­do, la car­ga de la prue­ba se invier­te. Es decir, el Esta­do debe demos­trar que tal hipó­te­sis es fal­sa antes de avan­zar en otras líneas de inves­ti­ga­ción.

En los últi­mos días, algu­nos comu­ni­ca­do­res sos­tu­vie­ron que el deli­to de des­apa­ri­ción for­za­da supo­ne que debe exis­tir un plan sis­te­má­ti­co, que en este caso no se obser­va; pero esa sal­ve­dad es inco­rrec­ta ya que no se des­pren­de de la legis­la­ción nacio­nal ni inter­na­cio­nal.

¿Es San­tia­go Mal­do­na­do víc­ti­ma de una des­apa­ri­ción for­za­da?

Así lo inter­pre­ta, al día de la fecha, la fis­cal Sil­vi­na Ávi­la, que el 24 de agos­to deci­dió reca­ra­tu­lar de esta for­ma la cau­sa por la bús­que­da de Mal­do­na­do. Pre­via­men­te, el 7 de agos­to, el Comi­té con­tra la Des­apa­ri­ción For­za­da de Per­so­nas le exi­gió al Esta­do argen­tino una «acción urgen­te» para «bus­car­lo y loca­li­zar­lo» y para iden­ti­fi­car a los res­pon­sa­bles de su des­apa­ri­ción. Ade­más, dice que deben tener­se en cuen­ta los datos pro­por­cio­na­dos por «los miem­bros de la comu­ni­dad mapu­che Pu Lof pre­sen­tes duran­te la acción repre­si­va» y que la Gen­dar­me­ría Nacio­nal Argen­ti­na debe abs­te­ner­se «de par­ti­ci­par en la bús­que­da e inves­ti­ga­ción de la des­apa­ri­ción».

El últi­mo infor­me pre­sen­ta­do por la fis­cal indi­ca que los tes­ti­mo­nios que vin­cu­lan la des­apa­ri­ción de Mal­do­na­do con el accio­nar de esta fuer­za de segu­ri­dad, has­ta el momen­to, «son débi­les». Pero aún res­tan rea­li­zar­se varios peri­ta­jes y la cará­tu­la de «des­apa­ri­ción for­za­da» se man­tie­ne en la cau­sa como la hipó­te­sis de inves­ti­ga­ción. La Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos dic­tó el 22 de agos­to una medi­da cau­te­lar en la que orde­na al Gobierno argen­tino que «adop­te las medi­das nece­sa­rias para deter­mi­nar la situa­ción y el para­de­ro del señor San­tia­go Mal­do­na­do» y que «infor­me sobre las medi­das adop­ta­das a fin de inves­ti­gar los pre­sun­tos hechos». Orga­nis­mos de dere­chos huma­nos del país y del exte­rior, refe­ren­tes de varios par­ti­dos de todo el arco polí­ti­co y la fami­lia de San­tia­go Mal­do­na­do tam­bién ase­gu­ran que se tra­ta de una des­apa­ri­ción for­za­da.

La minis­tra de Segu­ri­dad, Patri­cia Bull­rich, en cam­bio, dijo en varias oca­sio­nes que Gen­dar­me­ría no detu­vo a Mal­do­na­do y, la sema­na pasa­da, en una audien­cia con dipu­tados de la Comi­sión de Dere­chos Huma­nos de la Cáma­ra baja, ase­gu­ró que la des­apa­ri­ción for­za­da no es una hipó­te­sis sobre la que estu­vie­ra tra­ba­jan­do el Gobierno nacio­nal. Este mar­tes, el Minis­te­rio de Jus­ti­cia y Dere­chos Huma­nos de la Nación anun­ció que pedi­rá super­vi­sión de la ONU en la inves­ti­ga­ción y que, a su vez, se pre­sen­ta­rá como «cola­bo­ra­dor» ante la Jus­ti­cia. Pero no como que­re­llan­te.

¿Qué hay de las otras hipó­te­sis?

Des­de que comen­zó la bús­que­da de San­tia­go Mal­do­na­do se bara­ja­ron otras posi­bi­li­da­des. En Entre Ríos, un camio­ne­ro dijo haber­lo vis­to; los medios difun­die­ron supues­tas imá­ge­nes suyas en una cáma­ra de segu­ri­dad. Al día siguien­te, un joven de aspec­to simi­lar, lla­ma­do Fran­cis­co Mes­tre, salió a des­men­tir: «El del video soy yo». Otro joven bar­bu­do fue con­fun­di­do con Mal­do­na­do en un con­ven­to de Men­do­za, pero los reli­gio­sos nega­ron que se tra­ta­ra de él. Un ter­cer hip­pie fue foto­gra­fia­do en la ter­mi­nal de ómni­bus de Tar­ta­gal, Sal­ta. Tam­po­co era él. Algu­nas ver­sio­nes lo ubi­ca­ban en Chi­le pero no hay regis­tro en los pasos fron­te­ri­zos, y en esta épo­ca del año, con más de un metro de nie­ve en la cor­di­lle­ra, los cru­ces ile­ga­les son intran­si­ta­bles. Tam­po­co cons­ta en la cau­sa que su celu­lar se haya acti­va­do en ese país, como se publi­có.

La últi­ma alter­na­ti­va, has­ta hoy, plan­tea­ba que fue heri­do el 21 de julio duran­te un asal­to a un sereno que cus­to­dia terre­nos de Benet­ton y que fue ata­ca­do por la RAM, un gru­po de resis­ten­cia mapu­che que uti­li­za méto­dos vio­len­tos en su rei­vin­di­ca­ción terri­to­rial. En ese epi­so­dio, el pues­te­ro, al defen­der­se, hirió a uno de los ata­can­tes con un cuchi­llo y la hipó­te­sis sos­te­nía que Mal­do­na­do podría haber resul­ta­do fatal­men­te heri­do. Sin embar­go, no hay evi­den­cia de que haya esta­do en ese lugar para esa fecha ni de que hubie­ra par­ti­ci­pa­do pre­via­men­te en acti­vi­da­des de la RAM. El 25 de julio, día de su cum­plea­ños, se comu­ni­có por men­sa­je de tex­to con su fami­lia en Bue­nos Aires, según cons­ta en el expe­dien­te. Hay tes­ti­gos que lo ubi­can entre el 27 y el 29 de julio en El Bol­són, y fotos y videos que lo mues­tran el 31 de julio en el cor­te de la Ruta 40, que están sien­do peri­ta­dos por la Jus­ti­cia. En las últi­mas horas se supo que una pre­sen­ta­ción de la fis­cal Ávi­la seña­la al 1º de agos­to como la fecha en la que el joven des­apa­re­ci­do fue vis­to por últi­ma vez con vida.

¿Qué pasó el 1º de agos­to en Pu Lof?

El día ante­rior, la Gen­dar­me­ría Nacio­nal, con orden judi­cial, des­pe­jó el pique­te. En la madru­ga­da del 1º, una can­ti­dad inde­ter­mi­na­da de efec­ti­vos rom­pió la tran­que­ra e ingre­só al Pu Lof sin orden judi­cial. Según los tes­ti­gos y las peri­cias que se darán a cono­cer cuan­do se levan­te el secre­to de suma­rio, dis­pa­ra­ron pos­tas de goma y balas regla­men­ta­rias de 9 mm. Incen­dia­ron vivien­das y bie­nes.

Los habi­tan­tes, con niños entre ellos, huye­ron de la repre­sión cru­zan­do el río Chu­but. A par­tir de aquí todo se vuel­ve incier­to. Se pre­su­me que San­tia­go Mal­do­na­do no pudo o no se ani­mó a cru­zar y, según varios tes­ti­gos que pudie­ron esca­par, se escon­dió detrás de un arbus­to. Minu­tos más tar­de, otro tes­ti­go ase­gu­ra haber escu­cha­do a un gen­dar­me gri­tar: «Acá tene­mos a uno». Otro dice que vio cómo un gru­po de agen­tes subían un bul­to a un camión y que en la Ruta 40 lo pasa­ban a una camio­ne­ta. Es el últi­mo tes­ti­mo­nio que se tie­ne de San­tia­go Mal­do­na­do.

¿Cuál es la res­pon­sa­bi­li­dad del Esta­do en la des­apa­ri­ción de San­tia­go Mal­do­na­do?

Gen­dar­me­ría es res­pon­sa­ble de haber ingre­sa­do sin orden judi­cial al Pu Lof, tam­bién de haber uti­li­za­do armas de goma y de plo­mo duran­te la repre­sión. Ade­más, debe expli­car qué pasó con San­tia­go Mal­do­na­do des­de que lo encon­tra­ron a ori­llas del Río Chu­but. Tam­bién por qué se negó a pre­sen­tar un infor­me sobre el ope­ra­ti­vo del 1º de agos­to cuan­do lo soli­ci­tó el juez fede­ral de Esquel, Gui­do Otran­to.

El magis­tra­do, por su par­te, es res­pon­sa­ble por haber demo­ra­do más de una sema­na en alla­nar los escua­dro­nes de Gen­dar­me­ría en Esquel y El Bol­són. Cuan­do final­men­te se lle­va­ron a cabo las requi­sas, los vehícu­los habían sido lava­dos, y los pre­cin­tos de segu­ri­dad, vio­len­ta­dos, según reco­no­ció el defen­sor públi­co ofi­cial. Ade­más, Otran­to acep­tó a Gen­dar­me­ría como par­te de la cau­sa, lo que les da a los abo­ga­dos de esa fuer­za acce­so al expe­dien­te.

Por últi­mo, la minis­tra Patri­cia Bull­rich es res­pon­sa­ble polí­ti­ca de todo lo que haya rea­li­za­do la fuer­za a su car­go. Eso inclu­ye des­de el des­alo­jo de la ruta has­ta el even­tual encu­bri­mien­to del deli­to por par­te de agen­tes que no fue­ron apar­ta­dos opor­tu­na­men­te.

Al negar­se a tomar la des­apa­ri­ción for­za­da como hipó­te­sis prin­ci­pal, incum­ple los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les que tie­nen en Argen­ti­na esta­tus cons­ti­tu­cio­nal. Y aún no dio cuen­ta acer­ca de qué hacía su jefe de Gabi­ne­te, Pablo Nocet­ti, en el lugar de los hechos. «Nocet­ti pasó por el lugar, se bajó del auto por­que iba a Esquel, salu­dó a Gen­dar­me­ría y siguió», expli­có la fun­cio­na­ria ante el Sena­do.

¿Dón­de está San­tia­go Mal­do­na­do?

Nico­lás Lan­tos

Fuen­te: http://​www​.noti​cia​sur​ba​nas​.com​.ar/​n​o​t​i​c​i​a​s​/​s​i​n​-​r​a​s​t​r​o​s​-​d​e​-​s​a​n​t​i​a​g​o​-​m​a​l​d​o​n​a​do/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *