La cri­sis de Espa­ña como mar­co de acu­mu­la­ción del capi­tal. El dere­cho de Espa­ña con­tra los dere­chos de los pueblos

Intro­duc­ción

Este tex­to tie­ne dos obje­ti­vos que en reali­dad son uno solo. El más inme­dia­to es con­tex­tua­li­zar el deba­te sobre Sobi­na­ries, drets i auto­de­ter­mi­na­ció que está a la orden del día en todas par­tes aun­que de for­ma inme­dia­ta en el Prin­ci­pat de Cata­lun­ya; y el media­to, el de ayu­dar a la ela­bo­ra­ción colec­ti­va de una alter­na­ti­va inter­na­cio­na­lis­ta de las nacio­nes opri­mi­das por los Esta­dos espa­ñol y francés.

Al menos des­de 2014 exis­tía la pro­pues­ta algo borro­sa enton­ces para que diver­sas fuer­zas revo­lu­cio­na­rias avan­zá­se­mos en la crí­ti­ca radi­cal del impe­ria­lis­mo en su con­jun­to pero sobre todo en la for­ma con­cre­ta que más nos des­tro­za, la de los Esta­dos espa­ñol y fran­cés. Den­tro de esta diná­mi­ca el 24 de julio de 2017 se fir­mó el Mani­fies­to inter­na­cio­na­lis­ta de Com­pos­te­la y el pasa­do 22 de agos­to del mis­mo año el docu­men­to Con Cata­lun­ya y su dere­cho inalie­na­ble a la inde­pen­den­cia nacio­nal. Ni terro­ris­mo yiha­dis­ta ni terro­ris­mo impe­ria­lis­ta, ambos a libre dis­po­si­ción en la red.

Hace unos días se pro­pu­so un deba­te tam­bién en Cata­lun­ya sobre el suges­ti­vo y cru­cial tema de Sobi­na­ries, drets i auto­de­ter­mi­na­ció. Bien mira­do, el deba­te pro­fun­di­za has­ta las raí­ces de la cri­sis actual del Esta­do espa­ñol, la más gra­ve de todas las que his­tó­ri­ca­men­te han afec­ta­do al mar­co geo­es­tra­té­gi­co mate­rial y sim­bó­li­co de acu­mu­la­ción de capi­tal que deno­mi­nan Espa­ña. No es cier­to que la cri­sis actual sea la del lla­ma­do «régi­men del 78», esta es la for­ma polí­ti­co-ins­ti­tu­cio­nal exter­na de las débi­les bases del Esta­do espa­ñol des­de el fin del Medievo.

Lo que vuel­ve a estar en cues­tión, o si se quie­re en el pun­to de mira de la dia­léc­ti­ca como nega­ción radi­cal de lo exis­ten­te, al menos para la mino­ría comu­nis­ta, es la via­bi­li­dad his­tó­ri­ca de Espa­ña como espa­cio geo­es­tra­té­gi­co de acu­mu­la­ción amplia­da de capi­tal. Esta cri­sis estruc­tu­ral ha emer­gi­do de nue­vo –nun­ca ha des­apa­re­ci­do del todo– por­que el capi­ta­lis­mo mun­dial ace­le­ra la peri­fe­ri­za­ción del Esta­do mul­ti­pli­can­do su depen­den­cia. Seme­jan­te retro­ce­so con­ti­nua­do des­de el siglo XVII, que se inten­si­fi­ca como tenen­cia obje­ti­va en la actua­li­dad, gene­ra nue­vas y más gra­ves dife­ren­cias y opo­si­cio­nes en su blo­que de cla­ses domi­nan­te y en los par­ti­dos polí­ti­cos que le repre­sen­ta, pero espe­cial­men­te agu­di­za las con­tra­dic­cio­nes entre el mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción o Espa­ña, supe­ra­do obje­ti­va­men­te, y las nacio­nes tra­ba­ja­do­ras opri­mi­das, con­tra­dic­ción que for­ma par­te a su vez de la con­tra­dic­ción irre­con­ci­lia­ble entre el capi­tal y el tra­ba­jo que tam­bién se libra den­tro de los pue­blos oprimidos.

Sim­pli­fi­car tan sim­plo­na­men­te la ace­le­ra­ción de la obso­les­cen­cia del mar­co esta­tal de acu­mu­la­ción, redu­cién­do­la a sim­ple cri­sis de «legi­ti­mi­dad demo­crá­ti­ca» del «régi­men del 78», decir que hay que abrir una nue­vo «pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te» y avan­zar en el «des­ti­tu­yen­te», etcé­te­ra, sin bajar a la sala de cal­de­ras que pier­den pre­sión por sus jun­tu­ras, esta super­fi­cia­li­dad solo bene­fi­cia al poder esta­ble­ci­do ya que sua­vi­za la hon­du­ra del pro­ble­ma, gene­ra expec­ta­ti­vas refor­mis­tas, ocul­ta ela­bo­rar una estra­te­gia de lar­go alcan­ce basa­da en el inter­na­cio­na­lis­mo y en la cer­ti­dum­bre de que nin­gu­na opre­sión será supe­ra­da mien­tras per­du­re la pro­pie­dad pri­va­da de las fuer­zas pro­duc­ti­vas, mien­tras que el blo­que de cla­ses domi­nan­te se crea pro­pie­ta­rio de las cla­ses y nacio­nes explotadas.

Des­de el siglo XV, por poner una fecha en la que ya se vis­lum­bran algu­nas pro­ble­má­ti­cas que ire­mos vien­do, fue­ron desa­rro­llán­do­se con­tra­dic­cio­nes que, en siner­gia y res­pon­dien­do al ago­ta­mien­to del impe­rio espa­ñol, die­ron cuer­po a la cri­sis estruc­tu­ral des­de media­dos del siglo XVII a comien­zos del siglo XVIII. La des­truc­ción de la Coro­na de Ara­gón y sobre todo Cata­lun­ya, más en con­cre­to Bar­ce­lo­na, fue­ron el pun­to álgi­do de aque­lla cri­sis: no es casua­li­dad que aho­ra sea Bar­ce­lo­na el pun­to álgi­do de su vuel­ta a esce­na en el capi­ta­lis­mo del siglo XXI.

Enton­ces cho­ca­ron dos dere­chos anta­gó­ni­cos, por un lado el de la Casa de Bor­bón como repre­sen­tan­te del abso­lu­tis­mo que bus­ca­ba com­pa­gi­nar los pri­vi­le­gios seño­ria­les con los intere­ses de una bur­gue­sía cobar­de y timo­ra­ta, com­pa­ra­da con la holan­de­sa e ingle­sa, por otro lado el de la Casa de los Habs­bur­go que mal que bien se había gran­jea­do el apo­yo de las fuer­zas nacio­na­les pre­bur­gue­sas de los Paï­sos Cata­lans y de Ara­gón, que defen­dían sus dere­chos his­tó­ri­cos des­de una pers­pec­ti­va muni­ci­pa­lis­ta y de deba­tes en cor­tes mucho más cer­ca­na a la expe­rien­cia ingle­sa que al ver­ti­ca­lis­mo versallesco.

El deba­te sobre Sobi­na­ries, drets i auto­de­ter­mi­na­ció mues­tra cuán­ta razón tenía Marx al decir que cuan­do dos dere­chos cho­can, deci­de la fuer­za, y cuán­ta razón tenía Trotsky al decir aque­llo de que el Esta­do es el mono­po­lio de la vio­len­cia, idea de la que se apro­pió Weber para des­na­tu­ra­li­zar­la, y, por no reite­rar­nos, cuán­ta razón tenía Mao al decir que el poder nace del fusil. Natu­ral­men­te, nos refe­ri­mos a las con­tra­dic­cio­nes his­tó­ri­cas, no a las diva­ga­cio­nes idea­lis­tas de la sopa ecléc­ti­ca y del engru­do refor­mis­ta del fou­caul­tis­mo, laclau­sis­mo, negris­mo, etc., de la «leal opo­si­ción de su Majestad».

Es la fuer­za, el poder, la que deci­de el resul­ta­do de la incom­pa­ti­bi­li­dad entre el dere­cho de Espa­ña y el dere­cho del pue­blo cata­lán y de todos los pue­blos. La trá­gi­ca expe­rien­cia del Impe­rio cató­li­co así lo había demos­tra­do con mucha ante­rio­ri­dad. En el vio­len­to con­flic­to man­te­ni­do en sus dos fases, del siglo XIII al XV, y del XV al XVIII, la poten­cia ven­ce­do­ra, la que aho­ra se lla­ma Espa­ña, impu­so sus dere­chos por­que tenía más armas, muchas de ellas fabri­ca­das por la bur­gue­sía vas­ca, tal como lo rei­vin­di­có con sin­ce­ri­dad inhu­ma­na el Car­de­nal Cis­ne­ros. Aho­ra suce­de lo mis­mo, no nos enga­ñe­mos, pero con la dife­ren­cia de que ade­más de las armas de gue­rra, el Esta­do tie­ne las armas eco­nó­mi­cas, de pro­pa­gan­da y de mani­pu­la­ción, de cer­co eco­nó­mi­co y financiero…

Cual­quier deba­te sobre Sobi­na­ries, drets i auto­de­ter­mi­na­ció tie­ne que enfren­tar­se a esta reali­dad y ayu­dar a res­pon­der a esta pre­gun­ta: ¿cuá­les son nues­tras armas, nues­tros pode­res? Uno muy impor­tan­te es el de la teo­ría, el cono­ci­mien­to crí­ti­co de la reali­dad: el arma de la teo­ría y el poder de la pra­xis. Es su uni­dad la que cimen­ta el deba­te inme­dia­to sobre Sobi­na­ries, drets i auto­de­ter­mi­na­ció y el deba­te media­to sobre los obje­ti­vos del inter­na­cio­na­lis­mo, sus estra­te­gias y sus tácticas.

Naci­mien­to, esplen­dor y deca­den­cia histórica

La segun­da ofen­si­va cris­tia­na con­tra al-Ánda­lus comen­zó alre­de­dor de 1227 y con­clu­yó en 1262 con la des­truc­ción de casi la tota­li­dad de la muy supe­rior cul­tu­ra musul­ma­na, el expo­lio de sus rique­zas, la escla­vi­za­ción direc­ta o indi­rec­ta de sus habi­tan­tes. Las mez­qui­tas fue­ron derrui­das o con­ver­ti­das en igle­sias, las len­guas ára­bes y judías mar­gi­na­das o prohi­bi­das. Ingen­tes lati­fun­dios fue­ron entre­ga­dos como pre­mio por los reyes a una redu­ci­dí­si­ma cla­se de incul­tos y sucios gue­rre­ros enno­ble­ci­dos. Como vere­mos, ya des­de enton­ces las coro­nas de Cas­ti­lla y Por­tu­gal eran «Esta­dos depredadores».

De todos los rei­nos exis­ten­tes en la penín­su­la entre los siglos XIII y comien­zos del XV, el mejor posi­cio­na­do geo­es­tra­té­gi­ca­men­te a medio pla­zo era el de Cas­ti­lla y León for­ma­do en 1230, siguién­do­le Por­tu­gal. Entre ambos se libra una áspe­ra pug­na inter impe­ria­lis­ta por el con­trol de Gra­na­da y la zona noroc­ci­den­tal de Áfri­ca, inclui­das las islas Cana­rias, Azo­res y otras. Les seguía la Coro­na de Ara­gón, que se había for­ma­do en 1137, pero de mane­ra tan des­cen­tra­li­za­da entre las tres cor­tes, Ara­gón, Valèn­cia y Cata­lun­ya, que lle­ga­do el momen­to deci­si­vo a comien­zos del siglo XVIII no podría res­pon­der con la mis­ma cen­tra­li­dad de man­do que la logra­da por Feli­pe V.

Des­de media­dos del siglo XIV, sobre todo en el nor­te de Ita­lia, en Flo­ren­cia, etc., se exten­dían los cho­ques entre nue­vas fuer­zas socia­les y vie­jas estruc­tu­ras de domi­na­ción que cons­tre­ñían el cre­ci­mien­to de las fuer­zas pro­duc­ti­vas. Tam­bién des­de media­dos del siglo XIV Cata­lun­ya va entran­do en una cri­sis múl­ti­ple: demo­grá­fi­ca, pes­tes, pro­duc­ción agra­ria, gran debi­li­dad de la lucha cam­pe­si­na com­pa­ra­da con su fuer­za en el siglo XIII y for­ta­le­ci­mien­to del poder seño­rial, retro­ce­so del comer­cio, caí­da de pre­cios y defla­ción, y, por no exten­der­nos, agu­di­za­ción de todas las con­tra­dic­cio­nes de mane­ra que para la mitad del siglo XV se había recu­pe­ra­do la lucha cam­pe­si­na –las remen­sas– y esta­lla la gue­rra civil en 1462 y 1472 entre los ban­dos par­ti­da­rio del rey de Ara­gón en defen­sa de la noble­za y gran­des comer­cian­tes, o Biga, y el ban­do de Bus­ca, los intere­ses popu­la­res, cam­pe­si­nos, bur­gue­sía urba­na de Bar­ce­lo­na para man­te­ner sus dere­chos muni­ci­pa­les en un momen­to de expec­ta­ti­vas de cre­ci­mien­to económico.

La gue­rra civil cata­la­na fue par­te del cho­que que se ini­cia de mane­ra irre­ver­si­ble a fina­les del siglo XV entras las fuer­zas expan­si­vas del joven capi­ta­lis­mo, a las que les fal­ta­ba aún el poder polí­ti­co-esta­tal, y los cada vez más estre­chos már­ge­nes de tole­ran­cia del Medie­vo, como que­dó cla­ro en la rebe­lión de los Irman­di­ños de 1467 – 1469 en Gali­za, una de las más fuer­tes de la penín­su­la, que no con­si­guió derro­tar del todo el nacio­na­lis­mo medie­val de los Irman­di­ños, de mane­ra que pocos años des­pués los reyes lla­ma­dos Cató­li­cos con­si­guió el terri­ble some­ti­mien­to del pue­blo gale­go cono­ci­do con el nom­bre de Doma y cas­tra­ción de Gali­za, que lo dice todo. Cas­ti­lla no podía dejar que exis­tie­ra una fac­ción de la noble­za con apo­yo popu­lar y bur­gués dis­pues­ta a unir­se con Por­tu­gal, así que la deca­pi­tó. Y anu­ló la ofi­cia­li­dad de la len­gua gale­ga, que ade­más era la len­gua cul­ta en bue­na par­te de la penín­su­la, lo que ace­le­ró la vic­to­ria del cas­te­llano sobre todas las demás.

Por esos mis­mos años, los lími­tes del feu­da­lis­mo ante la ascen­den­te bur­gue­sía urba­na cau­sa­ron la Gue­rra de Ban­do en Vas­con­ga­das, que fue una espe­cie de «peque­ña revo­lu­ción bur­gue­sa» sin la cual no se entien­den los Fue­ros Vas­cos. En este con­tex­to la pujan­te indus­tria del hie­rro, armas, bar­cos, pes­ca y comer­cio recha­zó en 1481 la pro­pues­ta de Cas­ti­lla para que par­ti­ci­pa­ra en la gue­rra con­tra el tur­co. Los infor­mes nega­ti­vos de los dos envia­dos cas­te­lla­nos sobre los vas­cos decía que «los mora­do­res de aque­lla tie­rra son gen­te sos­pe­cho­sa» por­que defien­den sus liber­ta­des colec­ti­vas. Las nego­cia­cio­nes fue­ron arduas y al final se lle­gó a un acuer­do: Cas­ti­lla obtu­vo bar­cos de gue­rra y la indus­tria vas­ca siguió cre­cien­do poten­te sin mer­ma para los dere­chos del país.

La expan­sión cas­te­lla­na nece­si­ta­ba armas, bar­cos, téc­ni­cos en nave­ga­ción, etc., tam­bién para apo­de­rar­se de las islas Cana­rias, antes de que lo hicie­ra Por­tu­gal, y para asfi­xiar por mar al rei­no de Gra­na­da. La con­quis­ta de las islas fue dura y sal­va­je entre 1478 y 1496, exter­mi­nan­do a su pobla­ción. A la vez, en lo que que­da­ba de al-Ánda­lus el peque­ño rei­no inde­pen­dien­te de Gra­na­da debía pagar exor­bi­tan­tes tri­bu­tos a Cas­ti­lla dedi­can­do casi la tota­li­dad del res­to de sus recur­sos al ejér­ci­to para retra­sar en lo posi­ble la segu­ra inva­sión cas­te­lla­na que se pro­du­ci­ría entre 1482 y 1492. Pero casi de inme­dia­to con­ti­nuó la resis­ten­cia con for­mas de «ban­do­le­ris­mo social», de prác­ti­cas reli­gio­sas y cul­tu­ra­les clan­des­ti­nas, etc.

En estos siglos: «Por­tu­gal y Cas­ti­lla eran, pre­do­mi­nan­te­men­te, Esta­dos depre­da­do­res que vivían de los recur­sos de la Espa­ña musul­ma­na»: para fines del siglo XV el 2 o el 3% de la pobla­ción poseía el 97% de la tie­rra. Fue en 1492 cuan­do Nebri­ja expli­có que len­gua cas­te­lla­na e Impe­rio cató­li­co iban uni­dos. La per­se­cu­ción con­tra los moris­cos, muchos de los cua­les fue­ron escla­vi­za­dos, y con­tra judíos e indios, se legi­ti­ma­ba median­te el racis­mo de la «pure­za de sangre».

Muy pro­ba­ble­men­te la bur­gue­sía arme­ra vas­ca estu­vie­ra al tan­to de las nece­si­da­des que tenía Cas­ti­lla de bar­cos, las apro­ve­chó para subir­le los pre­cios y man­te­ner las liber­ta­des de los terri­to­rios de Ara­ba, Biz­kaia y Gipuz­koa, que habían man­te­ni­do un esta­tus fluc­tuan­te entre el rei­no de León y el de Nafa­rroa, crea­do en 824. Cas­ti­lla y Ara­gón tenían pac­ta­do des­de el siglo XI el repar­to de Nafa­rroa. En 1200 logra­ron arran­car­le gran­des terri­to­rios median­te la gue­rra y la nego­cia­ción con las noble­zas, apro­ve­chan­do una situa­ción de debi­li­dad nava­rra. La noble­za con­ser­vó sus dere­chos inclui­do el de per­na­da, que dos siglos más tar­de sería una de las cau­sas de una fuer­te rebe­lión popu­lar. No fue has­ta 1512 cuan­do comen­zó la inva­sión defi­ni­ti­va rea­li­za­da con una supe­rio­ri­dad aplas­tan­te de medios y con una polí­ti­ca cer­ca­na a la liqui­da­ción. A pesar de ellos, con alti­ba­jos e inten­tos falli­dos de recon­quis­ta, la gue­rra se pro­lon­gó has­ta la derro­ta últi­ma en Amaiur en 1521. La con­quis­ta fue faci­li­ta­da por la trai­ción inter­na de un sec­tor de la noble­za de Nafa­rroa ven­di­da al inva­sor por­que así aumen­ta­ba mucho sus pro­pie­da­des, tam­bién fue faci­li­ta­da por el apo­yo prác­ti­cos de tro­pas de las cla­ses domi­nan­tes sobre todo de Gipuz­koa, que actua­ban alia­das con el impe­ria­lis­mo por­que este le supo­nía un inaca­ba­ble mer­ca­do en el que ven­der sus pro­duc­tos, mien­tras que el Esta­do vas­co de Nafa­rroa era peque­ño y pobre. Igna­cio de Loio­la, fun­da­dor de la Com­pa­ñía de Jesús, a la que vol­ve­re­mos por su papel en el man­te­ni­mien­to del Impe­rio, fue uno de los invasores.

Comu­ne­ros, villa­nos, fora­ji­dos, homi­cia­nos, ban­do­le­ros, peray­les, bone­te­ros, fre­ne­ros, cele­mi­ne­ros… estos son algu­nos de los cali­fi­ca­ti­vos que daban los cro­nis­tas ofi­cia­les a las masas urba­nas y cam­pe­si­nas que impul­sa­ban la revo­lu­ción de las Comu­ni­da­des en Cas­ti­lla y algu­nas otras zonas del rei­no en 1520 – 1521. Sus rei­vin­di­ca­cio­nes e ideas difu­sas, pero mol­dea­das y lle­nas de con­te­ni­do por los valo­res de una bur­gue­sía enfu­re­ci­da, die­ron a las accio­nes del pue­blo comu­ne­ro un con­te­ni­do «radi­cal­men­te ame­na­za­dor» para el orden esta­ble­ci­do, y de aquí la extre­ma dure­za de su exter­mi­nio por­que, por ejem­plo, la alta noble­za, la Igle­sia y la Inqui­si­ción, el mis­mo Car­los I, no podían acep­tar las tesis sobre el bien común, la liber­tad, el dere­cho a la rebe­lión, el prin­ci­pio del con­sen­ti­mien­to popu­lar, etcétera.

Des­de hacía algu­nos años se oían que­jas con­tra la corrup­ción y desidia del Con­se­jo Real, con­tra el sub­de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co como efec­to del enri­que­ci­mien­to de unos pocos y de las empre­sas extran­je­ras, con­tra la pre­po­ten­cia de los con­se­je­ros fla­men­cos del rey Car­los I, que al prin­ci­pio no sabía cas­te­llano, con­tra las tra­bas para crear nego­cios… Este movi­mien­to auna­ba al pue­blo, des­pre­cia­do por los cro­nis­tas, con la media­na noble­za y con la nue­va bur­gue­sía comer­cial. La alta noble­za, la buro­cra­cia ecle­sial y la Inqui­si­ción se pasa­ron al ban­do de Car­los I, deci­dien­do la suer­te de la revo­lu­ción que fue aplas­ta­da en Villa­lar en 1521.

La depre­da­ción social fue una carac­te­rís­ti­ca de todos los impe­ria­lis­mos des­de Sume­ria, pero con el trán­si­to del feu­da­lis­mo al capi­ta­lis­mo adqui­rió carac­te­rís­ti­cas nue­vas que se expre­sa­ban en la acu­mu­la­ción por des­po­se­sión, com­po­nen­te bási­co de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria de capi­tal. Los rei­nos de Cas­ti­lla y Por­tu­gal esta­ban esquil­man­do al-Ánda­lus, zonas de Áfri­ca, las Indias y zonas de Euro­pa: una de ellas fue Roma, la supues­ta Ciu­dad San­ta o tam­bién lla­ma­da por los albi­gen­ses «la puta de Babi­lo­nia», saquea­da por el impe­rial ejér­ci­to de los cató­li­cos Habs­bur­go en 1527.

Des­de la déca­da de 1480 la bur­gue­sía de Cas­ti­lla man­te­nía un esfuer­zo expan­si­vo, cho­can­do fre­cuen­te­men­te con los reac­cio­na­rios pode­res medie­va­les. La derro­ta comu­ne­ra de 1521 fue un gol­pe demo­le­dor que enva­len­to­nó a la reac­ción medie­val y arra­só las ideas pro­gre­sis­tas para las con­di­cio­nes de los siglos XVI y XVII que había cre­ci­do al ampa­ro de la movi­li­za­ción gene­ral, todo lo cual pre­ci­pi­tó el ago­ta­mien­to bur­gués para la mitad de ese siglo XVI. A par­tir de ahí y con­for­me se suce­den las ban­ca­rro­tas, la bur­gue­sía va que­dan­do arrin­co­na­da por el poder de la alta noble­za y de la Igle­sia y la cre­cien­te influen­cia de la Inqui­si­ción que obtu­ran cual­quier inten­to de avan­ce socio­eco­nó­mi­co y cul­tu­ral. Hay que tener en cuen­ta que, como ha dicho Pie­rre Vilar: «El impe­ria­lis­mo es tam­bién un hecho polí­ti­co […] en Cas­ti­lla, hacia 1600, el feu­da­lis­mo entra en ago­nía sin que exis­ta nada a pun­to para reem­pla­zar­le».

En esta cita apa­re­ce la razón de la deca­den­cia his­tó­ri­ca del Impe­rio y lue­go de la Monar­quía bor­bó­ni­ca has­ta el pre­sen­te, con los muy cor­tos tiem­pos de las dos repú­bli­cas. No inclui­mos a una hipo­té­ti­ca «cons­ti­tu­ción demo­crá­ti­ca» des­de 1978 como fase espe­cí­fi­ca des­de los siglos XIII y XV por­que allí don­de hay demo­cra­cia no hay monar­quía y, aho­ra, des­de hace más de ocho cen­tu­rias las cla­ses y pue­blos explo­ta­dos segui­mos bajo una monar­quía. Los débi­les inten­tos de crear un capi­ta­lis­mo esta­tal libre de las ata­du­ras feu­da­les, que son mucho más que intere­sa­das super­vi­ven­cias monár­qui­cas, han fra­ca­sa­do una y otra vez por la sim­ple razón de que los suce­si­vos blo­ques de cla­se domi­nan­te han com­pren­di­do siem­pre que su super­vi­ven­cia depen­de de esa san­ta alian­za entre pri­mi­ti­vis­mo feu­dal y cobar­día bur­gue­sa pro­te­gi­da por el Esta­do y su nacionalismo.

Escue­la de Sala­man­ca y con­tro­ver­sia de Valladolid

Antes de que la ago­nía fue­ra irre­ver­si­ble, se hicie­ron notar los efec­tos ideo­ló­gi­cos de tan­ta efer­ves­cen­cia socio­eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca, tan­to con­tras­te cul­tu­ral y filo­só­fi­co entre tres gran­des corrien­tes reli­gio­sas y la arro­lla­do­ra entra­da de la filo­so­fía aris­to­té­li­ca, tan­tas inno­va­cio­nes coti­dia­nas pro­vo­ca­das por las noti­cias del res­to del mun­do y por los efec­tos sís­mi­cos del dine­ro y del valor de cam­bio en socie­da­des en las que toda­vía el valor de uso y for­mas de inter­cam­bio sim­ple regían muchas áreas de la coti­dia­nei­dad: acor­dé­mo­nos de Que­ve­do y su crí­ti­ca del «pode­ro­so caba­lle­ro don dinero».

Recor­de­mos que en 1499 el Car­de­nal Cis­ne­ros, arri­ba cita­do, creó la uni­ver­si­dad de Alca­lá de Hena­res y que el igual­men­te cita­do Nebri­ja, ideó­lo­go del impe­ria­lis­mo cul­tu­ral, era y es teni­do como filó­so­fo huma­nis­ta. Estos dos ejem­plos son sufi­cien­tes para mos­trar cómo la for­ma­ción de la cul­tu­ra ofi­cial era inse­pa­ra­ble de los intere­ses del poder, de la cen­tra­li­za­ción esta­tal. La fun­da­ción de la Com­pa­ñía de Jesús –«La ara­ña negra» según Blas­co Ibá­ñez– fue crea­da en 1534 como el ins­tru­men­to por exce­len­cia de la Con­tra­rre­for­ma tri­den­ti­na: de este modo la Inqui­si­ción y los jesui­tas se com­ple­men­ta­ban en la apli­ca­ción del terror mate­rial y moral.

La Escue­la de Sala­man­ca irrum­pe en esta situa­ción, lo que expli­ca tan­to su méri­to como su lími­te y pron­ta cadu­ci­dad. Sus logros ini­cia­les fue­ron tre­men­dos dadas las barre­ras insal­va­bles de la épo­ca: ela­bo­ró los rudi­men­tos de la ideo­lo­gía bur­gue­sa del dere­cho natu­ral, de ori­gen del poder del rey y de sus rela­cio­nes con el poder del pue­blo, de la sobe­ra­nía de los Esta­dos y de su capa­ci­dad para decla­rar la gue­rra jus­ta o injus­ta, de los pri­me­ros impac­tos de la eco­no­mía mer­can­til y de la nece­si­dad del «arbi­trio» para con­tro­lar sus efec­tos nega­ti­vos y para guiar­la en la medi­da de lo posi­ble, etc. La Escue­la de Sala­man­ca escri­bía acer­ca de la sobe­ra­nía y el dere­cho sen­ta­da sobre los cadá­ve­res de las luchas, masa­cres y tor­tu­ras arri­ba vistas.

La Escue­la de Sala­man­ca, que se atre­vió a decir que el poder del rey no venía direc­ta­men­te de dios sino que de algu­na for­ma depen­día de la volun­tad del pue­blo, había lle­ga­do al lími­te de la crí­ti­ca posi­ble en la épo­ca del tomis­mo ante­rior a la revo­lu­ción cien­tí­fi­ca del siglo XVII, adap­tán­do­lo a las nece­si­da­des de una eli­te cul­ta y huma­nis­ta que debía jus­ti­fi­car su pri­vi­le­gia­da for­ma de vida sin retro­ce­der al feroz dere­cho medie­val que, por ejem­plo, fue com­ba­ti­do por moti­nes popu­la­res y pro­to­bur­gue­ses en tie­rras vas­cas, galle­gas, anda­lu­zas, etc., en el siglo XV si no antes, pero sin man­char­se con las atro­ci­da­des espa­ño­las en Nues­tra Amé­ri­ca y en otros luga­res. Lo mis­mo suce­dió en el inten­to de sua­vi­zar la explo­ta­ción de las Indias en la famo­sa Con­tro­ver­sia de Valla­do­lid de 1550 – 1551 en la que cho­ca­ron dos visio­nes opues­tas: la utó­pi­ca que pedía el res­pe­to de las nacio­nes indias por­que eran capa­ces de gober­nar­se a sí mis­mas y la impe­ria­lis­ta que sos­te­nía que debían ser gober­na­das des­de Espa­ña por­que eran inca­pa­ces de hacer­lo por ellas mismas.

La figu­ra del «pro­tec­tor de Indias» y algu­nas deci­sio­nes impe­ria­les para dete­ner el geno­ci­dio que esta­ba en mar­cha, así como las tesis de la Escue­la de Sala­man­ca, pue­den uti­li­zar­se pro­pa­gan­dís­ti­ca­men­te para inten­tar ava­lar la idea del ori­gen cató­li­co-espa­ñol de los «dere­chos huma­nos». Pero una vez con­quis­ta­do Méxi­co, los inva­so­res se lan­za­ron por toda Meso­amé­ri­ca «como los godos tras el saqueo de Roma». La cris­tia­ni­za­ción obli­ga­to­ria bajo pena de tor­tu­ra y muer­te empe­zó de for­ma sis­te­má­ti­ca en 1525. Mien­tras que las reli­gio­nes de Meso­amé­ri­ca eran muy tole­ran­tes, admi­tien­do que cada colec­ti­vo y per­so­na ado­ra­se las dio­sas y dio­ses que qui­sie­ra, el cris­tia­nis­mo era auto­ri­ta­ria­men­te mono­teís­ta, bajo pena de exco­mu­nión con lo que esa con­de­na aca­rrea­ba. Muchas de las expe­di­cio­nes lle­va­ban por delan­te pia­ras de cer­dos para que avi­sa­ran de posi­bles embos­ca­das y para que se comie­ran has­ta las raí­ces de los sem­bra­dos para some­ter por ham­bre a los pue­blos. En 1550 Car­los I obli­gó a los habi­tan­tes de las Indias a que se his­pa­ni­za­ran y apren­die­sen cas­te­llano, y en la déca­da de 1570 la Inqui­si­ción prohi­bió obras en len­guas nativas.

Dejan­do de lado los deli­rios fan­ta­sio­sos sobre el mila­gro­so ori­gen his­pano de los «dere­chos huma­nos», lo que sí es cier­to es que no pudie­ron fre­nar el endu­re­ci­mien­to de la explo­ta­ción, la ten­den­cia impa­ra­ble a la cen­tra­li­za­ción admi­nis­tra­ti­va en con­tra de los dere­chos de los pue­blos, el for­ta­le­ci­mien­to del poder del terror mate­rial y sim­bó­li­co de la Inqui­si­ción, y sobre todo el des­li­za­mien­to de la eco­no­mía impe­rial hacia las crisis.

Las bue­nas inten­cio­nes de la Escue­la y de la Con­tro­ver­sia de Valla­do­lid tam­bién fue­ron barri­das por el cre­cien­te poder de la Inqui­si­ción, mima­da por Feli­pe II que la con­si­de­ra­ba como un ins­tru­men­to deci­si­vo para el for­ta­le­ci­mien­to del Impe­rio cató­li­co en el mun­do: des­de 1558 se agu­di­za­ron las ten­sio­nes entre Ara­gón y Cas­ti­lla por­que la pri­me­ra se opo­nía al poder inqui­si­to­rial, ten­sio­nes que pasa­ron a ser con­flic­tos gra­ves en Cata­lun­ya. Los intere­ses cen­tra­li­za­do­res de Cas­ti­lla iban uni­dos al poder de la Inqui­si­ción, no solo para luchar con­tra las here­jías y el libre­pen­sa­mien­to, sino tam­bién para impo­ner la len­gua espa­ño­la. Hubo vio­len­tos ata­ques con­tra la Inqui­si­ción en Valen­cia en 1567, en Mur­cia y Mallor­ca en 1568 y en Cata­lun­ya en 1569. Este mis­mo año, Feli­pe II afir­mó que sin la labor de la Inqui­si­ción en el impe­rio abun­da­rían los here­jes y el Esta­do espa­ñol se encon­tra­ría más «dam­ni­fi­ca­do».

La repre­sión del libre­pen­sa­mien­to, la cen­su­ra edi­to­rial y los con­tro­les en la impor­ta­ción de libros, endu­re­ci­da des­de 1558 – 1559, afec­ta­ban a las len­guas cata­la­na, ara­go­ne­sa y vas­ca por su con­ti­nui­dad fron­te­ri­za con el rei­no de Fran­cia. Cuan­do Feli­pe II supo en 1565 que había estu­dian­tes nava­rros, ara­go­ne­ses y cata­la­nes en la ciu­dad fran­ce­sa de Tou­lou­se, man­dó que los expa­tria­ran al impe­rio, y en 1568 prohi­bió for­mal­men­te a los ara­go­ne­ses que salie­ran a estu­diar fue­ra. Pero la Inqui­si­ción se siguió que­jan­do de que libros impre­sos en cas­te­llano y eus­ka­ra cru­za­ban las poro­sas fron­te­ras vas­cas pro­ve­nien­tes de la cal­vi­nis­ta Gine­bra y los inqui­si­do­res en Cata­lun­ya tam­bién adver­tían de la faci­li­dad del con­tra­ban­do de libros prohi­bi­dos. La repre­sión del pen­sa­mien­to, que con­tra­de­cía la esen­cia de la Escue­la de Sala­man­ca, empo­bre­cía la pro­duc­ción cul­tu­ral y redu­cía la can­ti­dad y cali­dad de las impren­tas. Feli­pe II sufrió este cre­cien­te atra­so cuan­do en 1575 qui­so mon­tar la biblio­te­ca de El Esco­rial tenien­do que recu­rrir, para­dó­ji­ca­men­te, al extranjero.

Feli­pe II y el nacio­na­lis­mo espa­ñol «pru­den­te»

Las apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas de la Escue­la de Sala­man­ca no evi­ta­ron las ban­ca­rro­tas de 1557 y 1575 que solo fue­ron el anun­cio de la cri­sis eco­nó­mi­ca que esta­lló en 1580 cuan­do el impe­rio pare­cía más fuer­te que nun­ca. La derro­ta de la inva­sión de Ingla­te­rra en 1588 ace­le­ró el decli­ve y la ban­ca­rro­ta de 1596, y este retro­ce­so expli­ca el tra­ta­do de paz de Ver­vins de 1598 por el cual Feli­pe II reco­no­ce tan­to su inca­pa­ci­dad para domi­nar al rei­no de Fran­cia, como la reali­dad del inde­pen­den­tis­mo de los Paí­ses Bajos y de la supe­rio­ri­dad naval inglesa.

Con­for­me se hun­día la eco­no­mía, Feli­pe II cen­tra­li­za­ba más el poder impe­rial: en 1552 y 1567 orde­nó ubi­car en Siman­cas los archi­vos nacio­na­les de Ara­gón e Ita­lia jun­to a los de Cas­ti­lla. Otra medi­da de Feli­pe II fue crear un ser­vi­cio de inte­li­gen­cia uni­fi­ca­do que le per­mi­tía cono­cer los pla­nes de sus enemi­gos para ade­lan­tar­se y abor­tar­los. Las tabli­llas meso­po­tá­mi­cas ya hablan de los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia. Feli­pe II tenía a su dis­po­si­ción el exten­so sis­te­ma infor­ma­ti­vo de la Igle­sia cató­li­ca que se per­fec­cio­na­ría aún más en el Con­ci­lio de Tren­to, pero le era insu­fi­cien­te. Por la lógi­ca mis­ma del poder basa­do en la pro­pie­dad pri­va­da, infor­ma­ción y pla­ni­fi­ca­ción actúan de la mano. Los masi­vos y efec­ti­vos sis­te­mas de infor­ma­ción de la Igle­sia y del Esta­do actuan­do con­jun­ta­men­te en lo ideo­ló­gi­co y con mucha fre­cuen­cia en lo prác­ti­co han sido y son una pie­za cla­ve en la for­ma­ción del nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta espa­ñol y en el debi­li­ta­mien­to de las iden­ti­da­des de los pue­blos opri­mi­dos, excep­ción hecha de redu­ci­das mino­rías de cristianos.

Feli­pe II esta­ba al tan­to del insu­fri­ble males­tar del pue­blo moris­co pro­vo­ca­do por las repre­sio­nes cre­cien­tes que sufría, como la ley de 1567 que fue un ver­da­de­ro hacha­zo que gene­ró la suble­va­ción de las Alpu­ja­rras de 1568 como jus­ta vio­len­cia defen­si­va. El lla­ma­do «rey pru­den­te» per­si­guió sin pie­dad a cada uno de los moris­cos suble­va­dos. Tras expul­sar de sus tie­rras a miles de ellos, las repo­bló con alre­de­dor de 50.000 cam­pe­si­nos del anti­guo rei­no de León con lo que logra­ba dos cosas: des­na­cio­na­li­zar esas zonas rebel­des de al-Ánda­lus, supri­mien­do todo res­to de cul­tu­ra musul­ma­na, y aca­bar con toda posi­bi­li­dad de ten­sio­nes cam­pe­si­nas en la zona noroes­te de la penín­su­la al dar tra­ba­jo como colo­nos ocu­pan­tes a miles de cam­pe­si­nos poten­cial­men­te peli­gro­sos en su país de origen.

En 1580 entró a caño­na­zos en Por­tu­gal para ase­gu­rar el domi­nio espa­ñol, aplas­tó con extre­ma bru­ta­li­dad la resis­ten­cia calle a calle y casa a casa del pue­blo lis­boe­ta duran­te días, y des­de el Por­tu­gal ocu­pa­do Feli­pe II redac­tó un decre­to en el que por pri­me­ra vez se uti­li­za­ba el tér­mino «Hes­pa­ña» en sin­gu­lar, cosa que nadie había hecho antes. En reali­dad des­de ese siglo XVI muchos auto­res cas­te­lla­nos empe­za­ron a iden­ti­fi­car Cas­ti­lla con «Espa­ña». De hecho, entre 1430 a 1580 Cas­ti­lla domi­na­ba «por la fuer­za expan­si­va del núme­ro», por­que su pobla­ción era dos veces y media supe­rior a la de Anda­lu­cía orien­tal o Cata­lun­ya. Con res­pec­to a la Coro­na de Ara­gón, a media­dos del siglo XVI la supe­rio­ri­dad de Cas­ti­lla era enor­me: le cua­dru­pli­ca­ba en exten­sión y le quin­tu­pli­ca­ba en pobla­ción, más con­cen­tra­da ade­más; tenía una úni­ca ley y un úni­co gobierno, mien­tras que la Coro­na de Ara­gón tenía tres Cor­tes y era mucho más des­cen­tra­li­za­da; y Cas­ti­lla con­tro­la­ba la tota­li­dad del saqueo de las Indias, del comer­cio y de la repre­sen­ta­ción internacional.

El con­tras­te entre la apa­rien­cia de poder impe­rial y la reali­dad de empo­bre­ci­mien­to y retro­ce­so esta­lló a par­tir de 1589 cuan­do se suce­die­ron gra­ves moti­nes en los ejér­ci­tos impe­ria­les por impa­go de suel­dos. En Cata­lun­ya varias de las con­tra­dic­cio­nes socia­les adqui­rían la for­ma del lla­ma­do «ban­do­le­ris­mo social», gru­pos de super­vi­ven­cia fue­ra de la ley, per­se­gui­dos como «cri­mi­na­les», pero que con­ta­ban con redes de apo­yo popu­lar. Ante la exten­sión de esta resis­ten­cia popu­lar, ade­más de otros pro­ble­mas, un cono­ci­do frai­le pidió en 1589 a Feli­pe II que anu­la­ra los fue­ros e impu­sie­ra las leyes cas­te­lla­nas. Se deba­te sobre has­ta qué pun­to aque­lla per­so­na repre­sen­ta­ba a un sec­tor sig­ni­fi­ca­ti­vo de la cla­se domi­nan­te, dis­pues­ta a ceder en su sobe­ra­nía cata­la­na para ase­gu­rar sus pro­pie­da­des bajo la pro­tec­ción del ejér­ci­to cas­te­llano. El rey no res­pon­dió a la peti­ción por­que toda­vía era fuer­te el «aus­tra­cis­mo», es decir la for­ma de gobierno cen­tral que res­pe­ta­ba aun a rega­ña­dien­tes un míni­mo sufi­cien­te de dere­chos nacio­na­les de los pue­blos para así admi­nis­trar mejor el impe­rio que, según se creía, esta­ba lla­ma­do a cato­li­zar el mundo.

Des­de 1590 esta­lla­ron una serie de revuel­tas y repre­sio­nes que gol­pea­ron con mayor fuer­za a la Coro­na de Ara­gón con tor­tu­ras y eje­cu­cio­nes públi­cas en Zara­go­za y recor­tes en sus liber­ta­des. Hay que decir que en ese año Feli­pe II había pro­vo­ca­do deli­be­ra­da­men­te a los ara­go­ne­ses al nom­brar un cas­te­llano como virrey, en con­tra del fue­ro que decía que el virrey debía ser ara­go­nés. Las pro­tes­tas más cono­ci­das se die­ron en Sici­lia entre 1590 – 1591, en Mes­si­na y Nápo­les en 1592 y has­ta en Qui­to, capi­tal de Perú, en ese mis­mo año. La situa­ción por­tu­gue­sa empeo­ró has­ta lle­gar a un gra­do en el que para 1596 los cho­ques vio­len­tos entre los ocu­pan­tes cas­te­lla­nos y el pue­blo por­tu­gués se pro­du­cían casi a dia­rio, según un tes­ti­go de la época.

Dos años más tar­de, en 1598, moría Feli­pe II que no era un «hom­bre de gran­des ideas», sien­do coro­na­do Feli­pe III, pri­me­ro los «Aus­trias meno­res». Feli­pe III, Feli­pe IV y Car­los II han sido defi­ni­dos como «pobres hom­bres» que dele­ga­ban sus deci­sio­nes en nobles, sien­do la mayo­ría de ellos «medio­cres intri­gan­tes». El cam­bio de coro­na no supu­so mejo­ra algu­na en el tra­to de los pue­blos explo­ta­dos. La rique­za increí­ble acu­mu­la­da en al-Ánda­lus duran­te varios siglos de esplen­dor, prác­ti­ca­men­te había sido trans­fe­ri­da en su tota­li­dad a la cla­se domi­nan­te cas­te­lla­na y a la Igle­sia, pero ni la repre­sión bru­tal de las Alpu­ja­rras, ni el repo­bla­mien­to, garan­ti­za­ban la paz del opre­sor. Temien­do que los moris­cos estre­cha­sen lazos con los tur­cos para refor­zar su dere­cho incues­tio­na­ble a la auto­de­fen­sa fren­te a la opre­sión, la Coro­na expul­só de la penín­su­la entre 1609 y 1614 a un millón de musul­ma­nes. Las ganan­cias para la alta noble­za y la Igle­sia fue­ron gran­des en un pri­mer momen­to, pero al poco tiem­po empe­za­ron las con­se­cuen­cias quie­nes con­tra­ta­ban la muy for­ma­da mano de obra cam­pe­si­na y arte­sa­na moris­ca al caer la cali­dad de la producción.

El pusi­lá­ni­me Feli­pe III deja­ba pudrir­se la corrup­ta polí­ti­ca impe­rial y su decli­nan­te eco­no­mía cedien­do el poder a vali­dos como el Duque de Ler­ma que inten­tó evi­tar gue­rras rui­no­sas, limi­tar algu­nos dere­chos de la noble­za, redu­cir el empo­bre­ci­mien­to social cre­cien­te, etc., pero que no dudó en uti­li­zar sus car­gos para enri­que­cer­se al máxi­mo en un con­tex­to de trai­ción e intri­ga, corrup­ción, nepo­tis­mo y simo­nía ins­ti­tu­cio­na­li­za­das, des­ta­can­do espe­cial­men­te sus des­fal­cos inmo­bi­lia­rios duran­te el tras­la­do de la capi­tal del rei­no de Madrid a Valla­do­lid en 1601 y que le con­vir­tie­ron en el hom­bre más rico del impe­rio espa­ñol. El impe­rio esta­ba ofi­cial­men­te regi­do por un rey que dele­ga­ba su gobierno en un duque que, para enri­que­cer­se ile­gal­men­te, dele­ga­ba gran par­te de su poder en un vali­do de confianza.

La situa­ción eco­nó­mi­ca a comien­zos del siglo XVII era rela­ti­va­men­te bue­na pero depen­día de la regu­lar lle­ga­da de la pla­ta expo­lia­da en Nues­tra Amé­ri­ca. Si las reme­sas se retra­sa­ban y se mul­ti­pli­ca­ban los gas­tos, podía sobre­ve­nir una cri­sis ade­más, según estu­dios del cli­ma, entre 1600 y 1715 hubo una mini gla­cia­ción por la dis­mi­nu­ción de las man­chas sola­res con efec­tos devas­ta­do­res sobre la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria pro­vo­can­do suce­si­vas ham­bru­nas con las ten­sio­nes socia­les corres­pon­dien­tes. Luis XIV se ganó la con­fian­za de París al ser coro­na­do en 1638 por­que man­dó repar­tir pan para com­ba­tir el ham­bre. Se dis­cu­te tam­bién si la pro­to indus­tria­li­za­ción en esta épo­ca fue un inten­to de supe­rar la depen­den­cia agro­pe­cua­ria de los capri­chos del clima.

En el caso espa­ñol, la depre­da­ción de al-Ánda­lus y de los judíos fue­ron dos méto­dos muy ren­ta­bles de enri­que­ci­mien­to has­ta fina­les del siglo XV, lue­go ase­gu­ra­da a lo lar­go del siglo XVI por el vacia­mien­to de los recur­sos de las Indias. Y des­de ini­cios del siglo XVII se con­ti­nuó pre­sio­nan­do a los judíos para que paga­sen sumas inmen­sas, como fue el caso de los 410 judíos por­tu­gue­ses que entre 1602 – 1604 nego­cia­ron el per­dón median­te el pago de 1.860.000 duca­dos más el gran valor de los rega­los hechos a los minis­tros. La expul­sión de los moris­cos en 1609 tam­bién fue ren­ta­ble en un pri­mer momen­to para las arcas del rei­no. Todos los méto­dos eran váli­dos con tal de sacar ducados.

Pero la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Feli­pe III era rui­no­sa a medio pla­zo por­que ni las reme­sas de Indias, ni el expo­lio de los judíos, ni los impues­tos y otras medi­das como la defla­ción y la mani­pu­la­ción de la pla­ta, etc., ren­dían lo sufi­cien­te para man­te­ner un sobre­gas­to cre­cien­te y dila­pi­da­dor. Al morir en 1621 el impe­rio nece­si­ta­ría alre­de­dor de cua­tro años, has­ta 1625, para pagar su deu­da, y la gue­rra ini­cia­da con­tra Holan­da en ese año exi­gía más y más sacri­fi­cios e impues­tos, tarea a la que se lan­zó el Con­de Duque de Oli­va­res quien en una car­ta al nue­vo rey Feli­pe IV en 1624 le expli­có que su obje­ti­vo era con­ver­tir­le en el rey de «Espa­ña». El vali­do, emplea­ba ya el sin­gu­lar de «Espa­ña» según había empe­za­do a hacer cua­ren­ta y cua­tro años antes Feli­pe II des­de la bom­bar­dea­da Lis­boa, como hemos visto.

Ade­más de otras medi­das, Oli­va­res ideó tres gran­des vías para salir de la cri­sis y uni­fi­car «Espa­ña» según el cri­te­rio aus­tra­cis­ta toda­vía vigen­te aun­que cada vez más recor­ta­do: uno era for­zar a los rei­nos y terri­to­rios a que paga­sen más a la Hacien­da real, otro era que paga­sen y dedi­ca­sen más tro­pas autóc­to­nas al for­ta­le­ci­mien­to mili­tar y, el ter­ce­ro, toma­do en 1628 era refor­zar el méto­do de la «ven­ta de gra­cia», que per­mi­tía que fue­ran las eli­tes domi­nan­tes de cada zona las que se que­da­ran con par­te de los impues­tos recau­da­dos por ellas en nom­bre de la Coro­na. Era un méto­do que faci­li­ta­ba la corrup­ción y el des­pil­fa­rro, pero que así mis­mo faci­li­ta­ba que al menos una par­te de la recau­da­ción lle­ga­se a la Coro­na; era un méto­do común, tam­bién apli­ca­do por Riche­lieu, inclu­so en sus ejér­ci­tos, y expre­sa­ba la fase de trán­si­to de la des­cen­tra­li­za­ción de la noble­za a la cen­tra­li­za­ción del abso­lu­tis­mo. Pero un efec­to direc­to de este méto­do era que faci­li­ta­ba la apa­ri­ción del ban­do­le­ris­mo social, for­ma de auto­de­fen­sa de sec­to­res popu­la­res sobreexplotados.

Pese a las limi­ta­cio­nes de las leyes de Oli­va­res, ya para enton­ces era cla­ro que Hacien­da, Ejér­ci­to, Cul­tu­ra y Esta­do for­ma­ban una uni­dad, y en los noven­ta años siguien­tes que­da­ría defi­ni­ti­va­men­te demos­tra­da su efec­ti­vi­dad con la con­quis­ta de Bar­ce­lo­na en 1714, la des­truc­ción de los dere­chos cata­la­nes y el sal­to cua­li­ta­ti­vo en la inci­pien­te uni­fi­ca­ción nacio­nal-bur­gue­sa de «Espa­ña» como posi­ble espa­cio mate­rial y sim­bó­li­co de acu­mu­la­ción de capi­tal. Que la posi­bi­li­dad no fra­ca­sa­se y se con­vir­tie­ra en pro­ba­bi­li­dad, y lue­go esta en reali­dad pre­sen­te, este pro­ce­so inse­gu­ro depen­día de la dia­léc­ti­ca de las luchas de cla­ses y nacio­na­les, tam­bién internacionales.

Los Aus­trias meno­res y la rup­tu­ra en la cla­se dominante

Cuan­do la uni­fi­ca­ción mili­tar-esta­tal se inten­tó apli­car en 1625 sur­gie­ron resis­ten­cias en casi todas par­tes, pero sobre todo en Cata­lun­ya, Valen­cia, las Illes y Ara­gón, den­tro de la penín­su­la. La opo­si­ción se siguió expre­san­do en 1626 y 1632. Fue en este pro­ce­so de ten­sio­na­mien­to cre­cien­te que esta­lló la gue­rra con Fran­cia en 1635 que, en lo que aho­ra nos ata­ñe, ten­dría al menos tres gran­des con­se­cuen­cias: la pri­me­ra fue con­di­cio­nar nega­ti­va­men­te a medio pla­zo la capa­ci­dad eco­nó­mi­ca y mili­tar el impe­rio al per­der­se el dere­cho de trán­si­to por Val­te­li­na, derro­ta acep­ta­da en el tra­ta­do de Milán de 1637 que rom­pía el vital corre­dor que comu­ni­ca­ba la rica y pro­duc­ti­va Flan­des con la penín­su­la cru­zan­do los Alpes, el deno­mi­na­do «Camino espa­ñol». Recor­de­mos que el puer­to de Ambe­res toda­vía seguía sien­do el prin­ci­pal nudo comer­cial de Euro­pa noroc­ci­den­tal en el que con­fluían redes des­de las Amé­ri­cas, Euro­pa del nor­des­te y sur­es­te, Áfri­ca y el Índico.

La segun­da fue la expan­sión del nacio­na­lis­mo cató­li­co cas­te­llano que, tras la liqui­da­ción del ideal comu­ne­ro, tuvo espa­cio para cre­cer ya sin obs­tácu­los. Era un nacio­na­lis­mo vie­jo que se plas­ma­ría en la tri­ni­dad de: «evan­ge­li­zar, civi­li­zar, espa­ño­li­zar». Su base social era, en pri­mer lugar, la noble­za gue­rre­ra que duran­te la «recon­quis­ta» se apro­pia­ba de inmen­sos terrenos.

No nos alar­ga­re­mos en citas sobre la iden­ti­fi­ca­ción entre len­gua cas­te­lla­na y dios, que de algún modo tam­bién se argu­men­tó en otras len­guas y cul­tu­ras. Nos cen­tra­re­mos en el siglo XVII: en 1619 se sos­tu­vo que era el pue­blo ele­gi­do por dios, e inclu­so en 1625 el Con­de Duque de Oli­va­res decla­ró que «Dios es espa­ñol» agra­de­cién­do­le vic­to­rias mili­ta­res, etcé­te­ra. Con una visión mucho menos faná­ti­ca en lo reli­gio­so, Que­ve­do decía en base al mate­ria­lis­mo geo­grá­fi­co de la épo­ca que el cli­ma hacía a los espa­ño­les tener bue­nos usos y cos­tum­bres, y ser lea­les y obe­dien­tes hacia el rey, mien­tras que negros e indios eran pere­zo­sos por el calor y fle­má­ti­cos por el frío los alemanes.

Pero una de las razo­nes de la obe­dien­cia hacia el rey espa­ñol hay que bus­car­la en «el alto gra­do de mili­ta­ri­za­ción de la pobla­ción des­de la recon­quis­ta». Otro his­to­ria­dor no ha duda­do en afir­mar que: «Los extran­je­ros son así fun­da­men­tal­men­te los enemi­gos, que con sus taras y defec­tos per­mi­ten ensal­zar, por opo­si­ción, las vir­tu­des y supe­rio­res cua­li­da­des de los espa­ño­les». Mili­ta­ri­za­ción social con las leyes de leva mili­tar de 1496 en Cas­ti­lla, inqui­si­ción cul­tu­ral y tras­fon­do esta­tal depre­da­dor… eran las bases del nacio­na­lis­mo pre­bur­gués del Impe­rio. Hay que admi­rar, vien­do este pano­ra­ma, a quie­nes pese a todo defen­die­ron valo­res y cul­tu­ras pro­gre­sis­tas en esta Cas­ti­lla en la que nun­ca se apa­gó el res­col­do comunero.

Es cier­to que todos los pode­res cris­tia­nos, en mayor o menor medi­da se apro­pia­ban de dios, enfren­tán­do­lo a los demás gobier­nos. Pero des­de 1635 esto se plas­mó abier­ta­men­te con­tra la pobla­ción fran­ce­sa en la penín­su­la no solo en la xeno­fo­bia cul­tu­ral, sino tam­bién con per­se­cu­cio­nes físi­cas. Feli­pe IV azu­zó la xeno­fo­bia prác­ti­ca anti­fran­ce­sa ape­lan­do a la iden­ti­dad cató­li­ca, defen­so­ra de la jus­ti­cia, con­tra­ria a los pac­tos de los fran­ce­ses ateos, cri­mi­na­les e impíos con cual­quier enemi­go de Espa­ña. Des­de fina­les del siglo XV Fran­cia había bus­ca­do expan­dir­se por Ita­lia cho­can­do con las pose­sio­nes e intere­ses de Cas­ti­lla, esta­ble­cién­do­se des­de enton­ces una pug­na abier­ta o sote­rra­da por la hege­mo­nía euro­pea, pero estas ten­sio­nes his­tó­ri­cas así como el recha­zo a lo fran­cés en el pue­blo pro­vo­ca­do por la Coro­na no debi­li­ta­ban las rela­cio­nes de toda índo­le entre las éli­tes de ambos Esta­dos, de mane­ra que debe hablar­se de una mani­pu­la­ción des­ca­ra­da para movi­li­zar al pue­blo para que murie­ra en la gue­rra ocul­tán­do­le las bue­nas rela­cio­nes entre las cla­ses dominantes.

Una mues­tra de que dios empe­za­ba a dudar sobre si era espa­ñol y en qué gra­do, fue que per­mi­tió que Oli­va­res fue­ra depues­to en 1643 por las intri­gas de la noble­za no tan­to por la mar­cha de la gue­rra sino por­que las tibias refor­mas de Oli­va­res que­rían regu­lar sus pri­vi­le­gios. Aun­que la derro­ta final en la gue­rra y el humi­llan­te Tra­ta­do de Wets­fa­lia de 1648 demos­tra­ron que dios no era espa­ñol, o que lo era muy poco por­que una de las esca­sas vic­to­rias que con­ce­dió al Impe­rio fue la derro­ta de la suble­va­ción cata­la­na de 1640, sí es cier­to que el nacio­nal-cato­li­cis­mo espa­ñol insis­te en su ori­gen divino. Sin duda, la Inqui­si­ción tuvo mucho que ver en el arrai­go de tan­ta irra­cio­na­li­dad en el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta español.

Y la ter­ce­ra fue el con­jun­to de revuel­tas y suble­va­cio­nes que esta­lla­ron o se endu­re­cie­ron más a raíz del empeo­ra­mien­to de la explo­ta­ción impe­rial nece­sa­ria para sufra­gar una gue­rra masi­va­men­te recha­za­da. Fren­te a un poder putre­fac­to, esta­lla­ron movi­mien­tos sece­sio­nis­tas y bata­llas socia­les en casi todo el impe­rio en las déca­das cen­tra­les del siglo XVII: Por­tu­gal –ya en 1638 se suble­vó la ciu­dad de Évo­ra sien­do masa­cra­da – , y los Paí­ses Bajos logra­ron la inde­pen­den­cia des­pués de duras gue­rras de libe­ra­ción que no pode­mos deta­llar aquí, en las que las muje­res arca­bu­ce­ras tuvie­ron un papel deci­si­vo en algu­nos momen­tos. Pero fra­ca­sa­ron la Revuel­ta de la sal en Biz­kaia en 1634, Cata­lun­ya en 1640, Anda­lu­cía en 1641, Nápo­les y Sici­lia en 1647, Nafa­rroa y Ara­gón en 1648, por citar las más cono­ci­das. De todas ellas, la cata­la­na es la que aho­ra nos interesa.

La gue­rra dels sega­dors de 1640 es el nom­bre que se da a la suble­va­ción que resis­tió en Bar­ce­lo­na has­ta 1652. Como hemos vis­to, des­de 1625 Cata­lun­ya retra­só todo lo que pudo sus obli­ga­cio­nes mili­ta­res con Cas­ti­lla: en 1638 se negó a enviar tro­pas autóc­to­nas a Gipuz­koa con­tra los fran­ce­ses. Sin embar­go, el ejér­ci­to cata­lán sí tuvo que defen­der­se cuan­do los fran­ce­ses inva­die­ron el Prin­ci­pat, sufrien­do la derro­ta de Sal­ses en 1639 con un cos­to de 7.000 muer­tos y la liqui­da­ción del 25% de la noble­za del país. Fue una entra­da obli­ga­da en la gue­rra defen­si­va, pero con un fuer­te recha­zo a los abu­sos, atro­pe­llos y des­truc­cio­nes que come­tía el ejér­ci­to impe­rial ofi­cial­men­te «alia­do» sobre la pobla­ción cata­la­na que, ade­más, paga­ba los cos­tos de su man­te­ni­mien­to y ponía muchos de los muertos.

La suble­va­ción esta­lló en abril de 1640 en un ini­cio con­tra el ejér­ci­to impe­rial pero se exten­dió pron­to con­tra las cla­ses ricas cata­la­nas a las que acu­sa­ban de trai­do­ras. El pue­blo eje­cu­tó al virrey espa­ñol y asal­tó edi­fi­cios rela­cio­na­dos con la admi­nis­tra­ción del poder y de la pro­pie­dad. Hay que des­ta­car la par­ti­ci­pa­ción de las muje­res en estas luchas. Para el verano de 1640 la suble­va­ción se había con­ver­ti­do en revo­lu­ción social. Madrid pre­pa­ró otro ejér­ci­to para entrar el Cata­lun­ya. Cogi­do entre dos fue­gos: el ata­que del Impe­rio y la revo­lu­ción inter­na, la Dipu­tació pidió ayu­da a Fran­cia en enero de 1641, depo­nien­do a Feli­pe IV como Con­de de Bar­ce­lo­na para dar­le el títu­lo a Luis XIII. Las tro­pas cata­la­nas y fran­ce­sas, aho­ra alia­das, derro­ta­ron el ata­que del Imperio,

La suer­te del con­flic­to cam­bió brus­ca­men­te al sumer­gir­se Fran­cia en la gue­rra inter­na de la Fron­da, des­de 1648, entre gran­des fami­lias nobles y la Casa de Bor­bón que tuvo que dejar de ayu­dar a Bar­ce­lo­na en un momen­to en el que sur­gían ten­sio­nes coti­dia­nas entre fran­ce­ses y cata­la­nes, debi­li­tan­do mucho la defen­sa. En 1650 la peor epi­de­mia de pes­te del siglo cau­só 36.000 muer­tos solo en Bar­ce­lo­na. En 1651 Feli­pe IV, al tan­to de esa tri­ple debi­li­dad, sitia Bar­ce­lo­na y la con­quis­ta des­pués de un año de resis­ten­cia, en 1652. Sabe­dor del poder eco­nó­mi­co de Cata­lun­ya, de la con­cien­cia social y nacio­nal de su pue­blo tra­ba­ja­dor y de la con­cien­cia nacio­nal bur­gue­sa de su cla­se domi­nan­te, deci­dió res­pe­tar en 1653 sus fue­ros aun­que lige­ra­men­te reducidos.

Pero el incre­men­to de las arcas reales gra­cias a la mayor explo­ta­ción de los Paï­sos Cata­lans y Ara­gón no logró dete­ner la cri­sis del impe­rio espa­ñol: en lo eco­nó­mi­co las ban­ca­rro­tas de 1647, 1652 y 1666; en lo mili­tar, la derro­ta de Rocroi de 1643 y la derro­ta ante Por­tu­gal en 1656 que son la par­te exter­na del «des­mo­ro­na­mien­to interno»; y en lo polí­ti­co la derro­ta total en el Tra­ta­do de Wets­fa­lia de 1648 y en el Tra­ta­do de los Piri­neos de 1659 median­te el cual la Coro­na espa­ño­la cedió al rei­no de Fran­cia una quin­ta par­te del terri­to­rio y de la pobla­ción de los Paï­sos Cata­lans. La cri­sis laten­te del sis­te­ma apa­re­cía como cri­sis real, mani­fies­ta, cuan­do esta­lla­ban moti­nes popu­la­res que entre 1647 y 1652 se suce­die­ron en Anda­lu­cía, espe­cial­men­te en Cór­do­ba y Granada.

La inca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca, mili­tar y polí­ti­ca era tal que el impe­rio espa­ñol no pudo rom­per el blo­queo marí­ti­mo inglés entre 1656 y 1659, año en el que por fin arri­bó la flo­ta de Amé­ri­ca con gran can­ti­dad de pla­ta que, empe­ro, se dila­pi­dó impro­duc­ti­va­men­te como siem­pre. La ban­ca­rro­ta de 1666 mos­tró la gra­ve­dad del «cán­cer mone­ta­rio» que asfi­xia­ba al Impe­rio. La alta noble­za y la Igle­sia –un poder terra­te­nien­te enor­me– hacían y des­ha­cían a su gus­to: no debe extra­ñar­nos, por tan­to, que en 1677 se pro­pu­sie­ra en las Cor­tes de Ara­gón la supre­sión de la «potes­tad abso­lu­ta de la noble­za», una pro­pues­ta revo­lu­cio­na­ria por las pers­pec­ti­vas que podría abrir, que tam­bién mos­tra­ba el anta­go­nis­mo cre­cien­te entre los dere­chos par­la­men­ta­rios aun sobre­vi­vien­tes en algu­nas nacio­nes y el poder fác­ti­co espa­ñol que nece­si­ta­ba inten­si­fi­car su centralismo.

La vida polí­ti­ca del Con­de de Oro­pe­sa es un ejem­plo de la estul­ti­cia y corrup­ción polí­ti­ca: sus refor­mas des­de 1680 podrían haber insu­fla­do nue­va vida a la Coro­na, pero las envi­dias y egoís­mo de la noble­za las hicie­ron fra­ca­sar y le obli­ga­ron a dimi­tir de sus car­gos tenien­do que ir al des­tie­rro, murien­do en 1708, cuan­do la Gue­rra de Suce­sión ini­cia­da en 1701 aso­la­ba Euro­pa, sien­do una ver­da­de­ra gue­rra mun­dial por la hege­mo­nía en Euro­pa y, sobre todo, por el con­trol de los inmen­sos recur­sos de Amé­ri­ca median­te el con­trol de la Coro­na española.

La casa de Bor­bón y la gue­rra con­tra los pueblos

La muer­te de Car­los II en 1700 sin dejar des­cen­den­cia dio paso al rei­na­do de Feli­pe V, que fue el deto­nan­te de una cri­sis total del blo­que de cla­ses domi­nan­te en el Esta­do que venía agra­ván­do­se des­de la catás­tro­fe de Wets­fa­lia de 1648; cri­sis que a su vez refle­ja­ba un cho­que fron­tal en Euro­pa entre dos mode­los impe­ria­les opues­tos: el de Casa de Bor­bón y el de la Casa de los Habs­bur­go. Duran­te este medio siglo, la cla­se bur­gue­sa había incre­men­ta­do su poder en Euro­pa. Para enton­ces la Escue­la de Sala­man­ca era ya un lega­jo de papa­les olvi­da­dos en un arma­rio. La cul­tu­ra espa­ño­la, cas­tra­da por la Inqui­si­ción y el atra­so, no podía dar a luz men­tes como las de Hob­bes, Spi­no­za, Loc­ke y otros que sobre la base de Bodin fue­ron capa­ces de desa­rro­llar la filo­so­fía de la resis­ten­cia y la ideo­lo­gía del dere­cho y la sobe­ra­nía, del lími­te del poder del Esta­do, de la pro­pie­dad bur­gue­sa, etc., en sus inter­pre­ta­cio­nes par­ti­cu­la­res por­que vivían la lucha entre bur­gue­sías en ascen­so, dis­pues­tas a muchos sacri­fi­cios, y el feu­da­lis­mo en retro­ce­so dis­pues­to a todos los crí­me­nes para man­te­ner su poder.

La Casa de Bor­bón ter­mi­nó impo­nien­do un Esta­do con un úni­co ejér­ci­to, una úni­ca len­gua, un úni­co sis­te­ma fis­cal, una úni­ca polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, un úni­co sis­te­ma repre­si­vo, etc., tal como se desa­rro­lla­ban en Fran­cia obte­nien­do el esplen­dor y poder del abso­lu­tis­mo ver­sa­lles­co. A gran­des ras­gos, Cas­ti­lla se hizo bor­bó­ni­ca no sin dudas al prin­ci­pio por­que, ade­más de otros fac­to­res como la repre­sión del ideal comu­ne­ro des­de 1521 por ejem­plo, tam­bién se había desa­rro­lla­do el nacio­na­lis­mo impe­rial que desea­ba reapa­re­cer como gran poten­cia tras el hun­di­mien­to de 1648; ade­más, la ideo­lo­gía de obe­dien­cia al Rey y la influen­cia auto­ri­ta­ria de la Inqui­si­ción faci­li­ta­ron el apo­yo a la Casa de Bor­bón; por otra par­te, el des­pres­ti­gio de los «Aus­trias meno­res» por su corrup­ción e inuti­li­dad, res­pon­sa­bles de las con­ti­nuas ban­ca­rro­tas y caos eco­nó­mi­co no podía con­tra­rres­tar la fama de efi­ca­cia borbónica.

Se ha dicho con cier­ta base que la Casa de Bor­bón con­si­guió el apo­yo de las lla­ma­das cla­ses medias y de la peque­ña noble­za en el cen­tro penin­su­lar para fre­nar el poder de la Igle­sia, de la alta noble­za y de la Inqui­si­ción. El atra­so tec­no­cien­tí­fi­co «difí­cil de supe­rar» del Impe­rio era inne­ga­ble y las cla­ses medias paga­ban sus con­se­cuen­cias cuan­do que­rían abrir nue­vos nego­cios. El ejem­plo de la deci­si­va pro­duc­ción de armas es aplas­tan­te: muchas y las mejo­res debían com­prar­se en el extran­je­ro y aun­que el famo­so «secre­to sue­co» de la fun­di­ción de cali­dad fue uti­li­za­do en Can­ta­bria, el atra­so seguía sin supe­rar­se. La indus­tria arma­men­tis­ta vas­ca sufría el estran­gu­la­mien­to de tener que adqui­rir las lla­ves de per­cu­sión y otras pie­zas de cali­dad en Fran­cia. El apo­yo de la bur­gue­sía vas­ca a la Casa de Bor­bón tenía algo o bas­tan­te que ver con sus nego­cios indus­trial-arma­men­tís­ti­cos, el papel de los puer­tos de mar, en la nece­si­dad de adqui­rir tec­no­lo­gía fran­ce­sa. Los bor­bo­nes res­pe­ta­ron las leyes vas­cas duran­te unos años por­que tam­bién depen­dían de su indus­tria. Sea como fue­re, París obtu­vo enor­mes con­ce­sio­nes de Madrid.

Por su his­to­ria y estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca, los Paï­sos Cata­lans resul­ta­ron rela­ti­va­men­te bene­fi­cia­dos en la segun­da mitad del siglo XVII, a pesar del cen­tra­lis­mo en ascen­so de Car­los II que reinó en 1665 – 1700. Más que en Ara­gón, en los Paï­sos Cata­lans se había desa­rro­lla­do una bur­gue­sía comer­cial muy acti­va gra­cias, entre otras cosas, a los avan­ces en la téc­ni­ca tex­til. Las rela­cio­nes mer­can­ti­les con el Medi­te­rrá­neo y con las anti­guas pose­sio­nes del Rei­no de Ara­gón faci­li­ta­ron el cre­ci­mien­to. Esta bur­gue­sía iba rom­pien­do sus lazos ideo­ló­gi­cos con el impe­rio espa­ñol en la medi­da en que este le seguía negan­do el acce­so al comer­cio de las Indias. Ade­más, el nacio­na­lis­mo espa­ñol no olvi­da­ba que el pue­blo cata­lán se había suble­va­do en 1640, por lo que vigi­la­ba aten­ta­men­te el auge del idea­rio cata­la­nis­ta en su bur­gue­sía y en su pue­blo tra­ba­ja­dor. Bajo estas pre­sio­nes los Paï­sos Cata­lans desa­rro­lla­ron efec­ti­vas for­mas casi para­le­las de auto­go­bierno fáctico.

Por ejem­plo, en los 35 años de su rei­na­do Car­los II nun­ca con­vo­có las Cor­tes cata­la­nas, tor­pe­dean­do su accio­nar con el «dere­cho real» de prohi­bir a deter­mi­na­das per­so­nas que no eran de su agra­do a que par­ti­ci­pa­ran en los lis­ta­dos de insa­cu­la­ción de car­gos cata­la­nes, limi­tan­do así mucho la efec­ti­vi­dad del Par­la­ment. Fue esta polí­ti­ca la que ace­le­ró en Valèn­cia el esta­lli­do de la Sego­na Ger­ma­nia en 1693 con­tra el empo­bre­ci­mien­to y la explo­ta­ción, y con­tra los abu­sos del cen­tra­lis­mo de Madrid, y que en 1702 en las Cor­tes de Ara­gón deba­tie­ran de nue­vo con­tra los pri­vi­le­gios de la noble­za. Por su par­te, la res­pues­ta cata­la­na fue crear la Con­fe­rèn­cia del Comuns de 1703 para admi­nis­trar ágil­men­te los intere­ses de las cla­ses y capas pro­pie­ta­rias –los «ciu­da­da­nos hon­ra­dos» – , y de otras ins­ti­tu­cio­nes muy efec­ti­vas. La reac­ción del nue­vo rey Feli­pe V des­de Madrid fue apli­ca­da por el virrey Velas­co en 1704 – 1705 ense­ñan­do lo que ya empe­za­ba a ser el cen­tra­lis­mo bor­bó­ni­co, entre otros obje­ti­vos para repri­mir la pre­ci­pi­ta­da rebe­lión de 1704.

Por fin, en 1705 la mayo­ría de ara­go­ne­ses y cata­la­nes se posi­cio­na­ron con­tra el Bor­bón y a favor de la Casa de Aus­tria por­que esta no ata­ca­ba tan­to sus dere­chos nacio­na­les. La pro­pa­gan­da nacio­na­lis­ta espa­ño­la fal­sea y ridi­cu­li­za la efi­ca­cia admi­nis­tra­ti­va y las garan­tías civi­les de los sis­te­mas fora­les que, en líneas gene­ra­les, limi­ta­ban el poder real, los pri­vi­le­gios de la noble­za y el terror moral y físi­co de la Inqui­si­ción; tam­bién redu­cían los impues­tos, regu­la­ban las tasas de sali­da y entra­da de mer­can­cías, y garan­ti­za­ban al pue­blo una influen­cia más cer­ca­na y casi direc­ta al poder foral sobre todo en las ham­bru­nas y cri­sis de abas­te­ci­mien­tos por aca­pa­ra­ción pri­va­da del grano y otros ali­men­tos y pro­duc­tos nece­sa­rios, obli­gan­do al poder bajo pre­sión de masas a prohi­bir el aca­pa­ra­mien­to e impo­ner pre­cios bara­tos; ade­más las «cons­ti­tu­cio­nes», los fue­ros, las «leyes vie­jas», etc., con­tro­la­ban sus pro­pias uni­da­des mili­ta­res y podían negar­se y se nega­ban a par­ti­ci­par en gue­rras extranjeras.

Estas carac­te­rís­ti­cas expli­can por qué las nacio­nes peri­fé­ri­cas del Esta­do espa­ñol defen­die­ran tan deses­pe­ra­da­men­te sus leyes pro­pias: por­que sabían por expe­rien­cia que eran mejo­res, más jus­tas y más demo­crá­ti­cas –en el sen­ti­do pre­bur­gués de la épo­ca de entre las dos olea­das revo­lu­cio­na­rias bur­gue­sas triun­fan­tes– que las que impo­nía la Casa de Bor­bón por dere­cho de con­quis­ta. Tam­bién expli­can el impor­tan­te papel desem­pe­ña­do por las muje­res en esa defen­sa, tan­to que solo muy tar­de, en verano de 1715, Feli­pe V empe­zó a per­do­nar a las muje­res aus­tra­cis­tas por su «des­afec­ción o disidencia».

Tras la vic­to­ria del bor­bón en la bata­lla de Alman­sa de 1707 el cen­tra­lis­mo des­tro­zó los dere­chos de Valen­cia. Ara­gón toda­vía resis­tió has­ta la derro­ta de Villa­vi­cio­sa en 1710. El arzo­bis­po de Zara­go­za pidió a Feli­pe V que impu­sie­ra direc­ta­men­te la ley cas­te­lla­na, liqui­dan­do la ara­go­ne­sa. Los pue­blos con­quis­ta­dos sufrie­ron una polí­ti­ca que tenía «un fuer­te con­te­ni­do puni­ti­vo». La gue­rra fue incli­nán­do­se a favor del cen­tra­lis­mo bor­bó­ni­co, en bue­na medi­da gra­cias al ejér­ci­to fran­cés, y a pesar de los inten­tos cata­la­nes de recon­quis­tar Valen­cia con un des­em­bar­co coor­di­na­do con una suble­va­ción cam­pe­si­na. Hubo un flu­jo de refu­gia­dos valen­cia­nos y ara­go­ne­ses hacia el Prin­ci­pat para seguir luchan­do por sus dere­chos nacio­na­les, socia­les, culturales.

Feli­pe V dejo cla­ro en el artícu­lo XIII del Tra­ta­do de Utrecht de 1713 que una cosa era la amnis­tía que pen­sa­ba con­ce­der pre­sio­na­do por las poten­cias extran­je­ras, pero que Bar­ce­lo­na y los terri­to­rios aún libres de los Paï­sos Cata­lans esta­rían bajo la ley cas­te­lla­na, como ya lo esta­ba el res­to. Los defen­so­res de Bar­ce­lo­na se ente­ra­ron por algún veri­cue­to de este artícu­lo XIII y deci­die­ron resis­tir has­ta el final.

La casa de Bor­bón y la repre­sión de los pueblos

En la Bar­ce­lo­na resis­ten­te de 1713 – 1714 se publi­ca­ron tex­tos en los que se pedía al pue­blo cas­te­llano que recor­da­ra los dere­chos que le habían arran­ca­do bru­tal­men­te al per­der la gue­rra de los Comu­ne­ros en Villa­lar en 1521, hun­dién­do­le en la explo­ta­ción, mien­tras que Cata­lun­ya aún con­ser­va­ba esos mis­mos dere­chos que se habían prac­ti­ca­do en 1701 y 1705 en las Cor­tes, la Dipu­tació y los muni­ci­pios «que daban voz al “hom­bre común”». Las y los bar­ce­lo­ne­ses eran cons­cien­tes de esa espe­cie de con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca por­que, en las con­di­cio­nes de 1713 – 1714, revi­vían en su con­tex­to los mis­mos pro­ble­mas esen­cia­les del pue­blo comu­ne­ro cas­te­llano de dos siglos antes: dere­chos, auto­de­ter­mi­na­ción des­de la base y sobe­ra­nía colec­ti­va den­tro del con­tex­to socio­his­tó­ri­co obje­ti­vo, es decir, en el caso cas­te­llano la socie­dad esta­men­tal mina­da por una inci­pien­te bur­gue­sía y en el caso cata­lán la deca­den­te socie­dad esta­men­tal des­bor­da­da por una bur­gue­sía fuerte.

El anda­mia­je admi­nis­tra­ti­vo-ins­ti­tu­cio­nal cons­trui­do en los Paï­sos Cata­lans y en Ara­gón, demos­tró su soli­dez demo­crá­ti­ca en los muy duros momen­tos de deci­dir con vota­cio­nes suce­si­vas si se resis­tía al inva­sor o se clau­di­ca­ba ante él. No fue una direc­ción polí­ti­ca ver­ti­cal, impues­ta des­de arri­ba a un pue­blo obe­dien­te, sino un pro­ce­so muy hori­zon­tal para las con­di­cio­nes de su épo­ca, des­de lue­go cua­li­ta­ti­va­men­te mejor que el auto­ri­ta­ris­mo abso­lu­tis­ta domi­nan­te entre las dos olea­das de revo­lu­cio­nes bur­gue­sas triun­fan­tes, la de media­dos del siglo XVII y la de fina­les del siglo XVIII. Del mis­mo modo, la direc­ción de la gue­rra defen­si­va y la exce­len­te pre­pa­ra­ción de la ofi­cia­li­dad del ejér­ci­to de Cata­lun­ya eran inse­pa­ra­bles de esos méto­dos de auto­go­bierno sobe­rano que el pue­blo cata­lán se había dado a sí mis­mo en base a su dere­cho a la libre deter­mi­na­ción en la fase his­tó­ri­ca ante­rior a la segun­da olea­da de las revo­lu­cio­nes bur­gue­sas. Sin esta base de par­ti­ci­pa­ción es incom­pren­si­ble enten­der la exis­ten­cia de entre 20.000 y 30.000 sol­da­dos pro­fe­sio­na­les en 1705 – 1713, es decir, el 6% de la pobla­ción cata­la­na, una pro­por­ción com­pa­ra­ble a la mili­ta­ri­za­da Sue­cia de Gus­ta­vo Adolfo.

Los inva­so­res que­da­ron sor­pren­di­dos por la deci­sión de lucha del pue­blo cata­lán. Creían que la apa­bu­llan­te demos­tra­ción de fuer­za rea­li­za­da el 25 de julio de 1713 fren­te a las mura­llas de Bar­ce­lo­na por un ejér­ci­to bor­bón de 20.000 sol­da­dos sería sufi­cien­te para que, ate­rra­do, se rin­die­ra. Pero Bar­ce­lo­na resis­tió más de un año. La dura fis­ca­li­dad y las atro­ci­da­des y crí­me­nes del ocu­pan­te bor­bón con­tra la pobla­ción que vivía fue­ra de Bar­ce­lo­na, fue­ron tales que des­de fina­les de ese año y enero de 1714 esta­lla­ron moti­nes y apa­re­cie­ron gue­rri­llas que para pri­ma­ve­ra de 1714 for­ma­ban una espe­cie de ejér­ci­to de extra­mu­ros de 4.000 sol­da­dos. La efi­cien­cia de la sobe­ra­nía pre­bur­gue­sa cata­la­na se demos­tró en estos momen­tos crí­ti­cos no sola­men­te arman­do un ejér­ci­to, sino tam­bién una flo­ta que garan­ti­za­ba los sumi­nis­tros des­de Mallor­ca y otros puertos.

Pero las lla­ma­das «Dos Coro­nas» de la Casa de Bor­bón, suma­ban dema­sia­dos recur­sos fren­te a la heroi­ci­dad cata­la­na, sobre todo en arti­lle­ría, poli­or­cé­ti­ca e inge­nie­ría mili­tar lo que per­mi­tió a los inva­so­res acer­car­se mucho a las mura­llas sufrien­do muy pocas bajas. La suer­te esta­ba echa­da. Una mues­tra de la rai­gam­bre del sen­ti­mien­to nacio­nal pre­bur­gués del pue­blo lo encon­tra­mos en la mitad de la bata­lla deses­pe­ra­da del 11 de sep­tiem­bre de 1714: en una bre­cha crí­ti­ca abier­ta por la arti­lle­ría fran­co-espa­ño­la los defen­so­res se reor­ga­ni­za­ron alre­de­dor de la ban­de­ra de San­ta Eula­lia, patro­na de Bar­ce­lo­na, con­tu­vie­ron el ata­que y con­tra­ata­ca­ron has­ta tapo­nar la bre­cha. Las ense­ñas y ban­de­ras que sim­bo­li­za­ban el sen­ti­mien­to nacio­nal pre­bur­gués estu­vie­ron al fren­te de los deses­pe­ra­dos con­tra­ata­ques de una masa de gue­rra for­ma­da por sol­da­dos y por civi­les arma­dos de cual­quier modo.

Ese últi­mo día el monas­te­rio de San Pedro fue recon­quis­ta­do once veces por los cata­la­nes que al medio­día vola­ron una par­te y se atrin­che­ra­ron en ella por últi­ma vez. Los defen­so­res sabían que Llei­da y Xàti­va habían sido masa­cra­das por el bor­bón, con esce­nas espan­to­sas, y apro­ve­cha­ron la ofer­ta de ren­di­ción sin saqueos ni muer­tes hecha por el man­do ata­can­te, para sal­var las vidas y las casas de la pobla­ción civil, o de lo con­tra­rio la pobla­ción sería pasa­da a cuchi­llo. La nego­cia­ción fue rea­li­za­da por Ber­wick que con­tra­vino las órde­nes del rey no se sabe si para evi­tar una posi­ble des­ban­da­da de su ejér­ci­to ago­ta­do por la resis­ten­cia popu­lar, o para faci­li­tar la entra­da de la caba­lle­ría inva­so­ra por las estre­chas calles de la ciudad.

Pero la caí­da de Bar­ce­lo­na y de la for­ta­le­za de Car­do­na una sema­na más tar­de no supu­so el fin auto­má­ti­co de la gue­rra por­que Pal­ma de Mallor­ca resis­tió has­ta julio de 1715 y, a otra esca­la, se orga­ni­za­ron gue­rri­llas cata­la­nis­tas en los Piri­neos duran­te al menos una déca­da. Duran­te la gue­rra, dece­nas de miles de per­so­nas tuvie­ron que esca­par­se de los Paï­sos Cata­lans y de Ara­gón para no ser encar­ce­la­das o ase­si­na­das. El rey bor­bón aca­bó con sus dere­chos apli­can­do el más fuer­te dere­cho de con­quis­ta del Impe­rio, empe­zan­do en el acto un pro­ce­so de des­na­cio­na­li­za­ción gra­dual. Cata­lun­ya fue sobre­car­ga­da de impues­tos en com­pa­ra­ción a los que paga­ba Cas­ti­lla, pero en reali­dad fue la Coro­na de Ara­gón –Valen­cia, las Illes, Ara­gón y Cata­lun­ya– la que, des­de su derro­ta y ocu­pa­ción mili­tar des­de 1707 – 1714, lle­nó el agu­je­ro fis­cal espa­ñol con la sobre­ex­plo­ta­ción eco­nó­mi­ca. El Impe­rio nece­si­ta­ba urgen­te­men­te cual­quier apor­te de fon­dos para tapo­nar dos bre­chas mor­ta­les: el orden interno y la segu­ri­dad marí­ti­ma. Ambas nece­si­ta­ban dine­ro, mucho dine­ro, que fue saca­do de la derro­ta­da Coro­na de Ara­gón, ade­más de otras for­mas y méto­dos. El preám­bu­lo del decre­to de Nue­va Plan­ta de enero de 1716 deja­ba cla­ro que la ley espa­ño­la impues­ta se basa­ba en el dere­cho de con­quis­ta, lo mis­mo que dejó bien cla­ro el ejér­ci­to fas­cis­ta espa­ñol cuan­do logró con­quis­tar Bil­bao en 1937.

En orden interno se ase­gu­ró aumen­tan­do la movi­li­dad del ejér­ci­to para que pudie­ra tras­la­dar­se rápi­da­men­te por el Esta­do repri­mien­do cual­quier pro­tes­ta: nada menos que 14.000 hom­bres a caba­llo y 59.000 a pie, una pro­por­ción de caba­lle­ría muy alta para la épo­ca. En cuan­to a la mari­na, la cri­sis era tal que tras la Gue­rra de Sece­sión depen­día de la flo­ta fran­ce­sa para garan­ti­zar la lle­ga­da de la pla­ta de Nues­tra Amé­ri­ca. Debía, por tan­to, cons­truir una arma­da nue­va o todo se hun­di­ría. La expe­rien­cia buro­crá­ti­ca del Bor­bón, su cen­tra­li­za­ción extre­ma, fue apli­ca­da en el Esta­do des­de 1717 para crear la Mari­na de Gue­rra. Sin la san­gría eco­nó­mi­ca del aplas­ta­do Rei­no de Ara­gón, seme­jan­te recu­pe­ra­ción impe­ria­lis­ta hubie­ra sido mucho más difícil.

Para con­cluir, hemos dicho ante­rior­men­te que Hacien­da, Ejér­ci­to, Cul­tu­ra y Esta­do for­ma­ban ya una uni­dad en el siglo XVII que se refor­za­ría en el XVIII. Hemos habla­do del expo­lio fis­cal de los Paï­sos Cata­lans y de Ara­gón para for­ta­le­cer el Esta­do y el Ejér­ci­to espa­ñol. Nos fal­ta la Cul­tu­ra: de la mis­ma for­ma en que la aris­to­cra­cia y la joven bur­gue­sía valen­cia­na empe­zó a aban­do­nar el uso del cata­lán al ser derro­ta­da la rebe­lión de la Ger­ma­nia en 1520 – 1522 con­tra la noble­za, rebe­lión popu­lar que se exten­dió a Mallor­ca, des­pués de 1714 la bur­gue­sía cata­la­na tam­bién giró hacia la len­gua espa­ño­la. En ambos casos se tra­ta de la nece­si­dad de las cla­ses domi­nan­tes de dis­tan­ciar­se del pue­blo tra­ba­ja­dor, de su cul­tu­ra y len­gua, para acer­car­se a las del ocu­pan­te. Deci­di­do a exten­der no solo la len­gua y la cul­tu­ra espa­ño­la, Feli­pe V fun­dó en 1738 la Real Aca­de­mia de la His­to­ria para fijar la visión polí­ti­ca­men­te correc­ta de la his­to­ria espa­ño­la pero «con bas­tan­te inefi­ca­cia, por cier­to». Y el rey Car­los III prohi­bió impri­mir libros en eus­ke­ra en 1766 y en 1768 orde­nó que en Ara­gón se actua­se y se ense­ña­se en castellano.

La diná­mi­ca de las con­tra­dic­cio­nes y sus formas

Los esca­sos inten­tos habi­dos en el Esta­do para impul­sar un capi­ta­lis­mo con alta pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo, con una polí­ti­ca cla­ra de sub­sun­ción real de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras median­te una per­ma­nen­te moder­ni­za­ción tec­no­cien­tí­fi­ca, de modo que la inevi­ta­ble resis­ten­cia obre­ra nun­ca die­ra el sal­to a la lucha polí­ti­ca por la toma del poder, y con una deli­be­ra­da inte­gra­ción de las bur­gue­sías de los pue­blos opri­mi­dos en un sis­te­ma demo­crá­ti­co-bur­gués fle­xi­ble e inte­gra­dor, den­tro de lo rela­ti­vo de estos tér­mi­nos, tales inten­tos, ade­más de haber sido muy pocos siem­pre han sido rápi­da­men­te cor­to­cir­cui­ta­dos por la fie­re­za reac­cio­na­ria y la estul­ti­cia con­ser­va­do­ra que ver­te­bra el espi­na­zo del blo­que de cla­ses domi­nan­te en el Estado.

Des­de ese siglo XVIII en el que la cri­sis del feu­da­lis­mo no encon­tró como sali­da el desa­rro­llo de una for­ma «moder­na» del modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta, sino a un engen­dro corrup­to, vio­len­to y orgu­llo­so de su igno­ran­cia, des­de enton­ces se han repe­ti­do una y mil veces deter­mi­na­das cri­sis que ape­nas varían en su esen­cia aun­que sí en sus for­mas. Pese a los pun­tua­les y fuga­ces esfuer­zos de ace­le­rar y racio­na­li­zar el sis­te­ma pro­duc­ti­vo, social, cul­tu­ral y polí­ti­co espa­ñol para recor­tar dis­tan­cias y rein­te­grar­lo en la cada vez más dis­tan­te cabe­za hege­mó­ni­ca del capi­ta­lis­mo, aho­ra mis­mo nos gol­pea el tor­be­llino de con­tra­dic­cio­nes que esta­lla­ron des­de la mitad del siglo XVII has­ta su defi­ni­ti­vo triun­fo reac­cio­na­rio a comien­zos del siglo XVIII.

Unos inte­lec­tua­les que flo­ta­ban en las nebu­lo­sas de sus abs­trac­cio­nes, cre­ye­ron que la cri­sis de fina­les del siglo XIX era la defi­ni­ti­va por­que, de rebo­te, insu­fla­ría vida en el «alma espa­ño­la». El reac­cio­na­rio Maez­tu llo­ri­queó dicien­do: «Me due­le Espa­ña», y ese sufri­mien­to dere­chis­ta des­en­ca­de­nó una cade­na de bru­ta­li­da­des fas­cis­tas que siguen ator­men­tan­do la con­cien­cia de los vivos y pudrien­do el inte­rior del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Tal vez deses­pe­ra­do, Orte­ga y Gas­set dijo aque­llo de que «Espa­ña es el pro­ble­ma, Euro­pa es la solu­ción». Pero Euro­pa no ha sido la solu­ción pese a las pro­me­sas de ayu­da, sino uno de los verdugos.

El atra­so his­tó­ri­co en la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y la indi­fe­ren­cia enso­ber­be­ci­da hacia la cien­cia y la téc­ni­ca; la corrup­ción estruc­tu­ral, el ami­guis­mo y el orgu­llo medie­val por el cor­po­ra­ti­vis­mo clien­te­lar; el des­pre­cio racis­ta del nacio­na­lis­mo gran-espa­ñol y cató­li­co hacia las len­guas y cul­tu­ras de los pue­blos que opri­me y el incum­pli­mien­to sis­te­má­ti­co de los acuer­dos pac­ta­dos con las bur­gue­sías «regio­na­les»; y la ten­den­cia con­gé­ni­ta, casi inqui­si­to­rial, hacia el recur­so fácil a las solu­cio­nes repre­si­vas y vio­len­tas cuan­do las cla­ses y nacio­nes explo­ta­das des­bor­dan la fla­ca tole­ran­cia del poder.

Las cua­tro carac­te­rís­ti­cas des­cri­tas, que inter­ac­túan entre sus múl­ti­ples mati­ces has­ta for­mar una tota­li­dad con­cre­ta vigen­te en cada cri­sis his­tó­ri­ca, nos remi­ten en sus diver­sos ini­cios y con sus velo­ci­da­des y auto­no­mías rela­ti­vas a fina­les del siglo XV. Esa tota­li­dad con­cre­ta des­cri­ta nos con­du­ce defi­ni­ti­va e irre­ver­si­ble­men­te a la mitad del siglo XVI en ade­lan­te. En ese deve­nir, pro­vo­ca­ban suce­si­vos esta­lli­dos de vio­len­cias varias, sien­do las deci­si­vas las que se expre­sa­ban en for­ma de gue­rras con­ven­cio­na­les. Eran vio­len­cias deci­si­vas por­que, según sus resul­ta­dos, for­ta­le­cían ten­den­cias evo­lu­ti­vas reac­cio­na­rias o pro­gre­sis­tas, espe­cial­men­te las primeras.

A nivel esta­tal ven­cie­ron las reac­cio­na­rias y por eso el capi­ta­lis­mo resul­tan­te se carac­te­ri­za por las con­tra­dic­cio­nes arri­ba resu­mi­das que, por ser estruc­tu­ra­les, o mejor decir gené­ti­co-estruc­tu­ra­les, impi­den ya defi­ni­ti­va­men­te la «moder­ni­za­ción» del capi­ta­lis­mo espa­ñol. Las fuer­zas reac­cio­na­rias domi­nan­tes en el blo­que de cla­ses en el poder sien­ten no solo como un ata­que a su pro­pie­dad ese inten­to de «moder­ni­za­ción», que tam­bién lo es, sino que enci­ma se sien­ten ofen­di­das e insul­ta­das en su cíni­ca moral nacio­nal-cató­li­ca y de esta mez­cla de orgu­llo heri­do y bol­sa ame­na­za­da resur­ge siem­pre su año­ran­te nece­si­dad infan­til de un padre pro­tec­tor, sea un rey o un dic­ta­dor, o ambas cosas.

Pero el refor­mis­mo, sea blan­do o duro, no pue­de ima­gi­nar otra alter­na­ti­va que no sea la de man­te­ner lo esen­cial de la nación espa­ño­la, aun­que sea recu­rrien­do al impo­si­ble meta­fí­si­co de la «nación de nacio­nes» den­tro del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Y no pue­de hacer­lo por­que su sis­te­ma cog­ni­ti­vo está cimen­ta­do en el nacio­na­lis­mo español.

Iña­ki Gil de San Vicente

Eus­kal Herria, 31 de agos­to de 2017

Biblio­gra­fía bási­ca consultada

AA.VV.: «Los cam­bios en la Edad Moder­na», His­to­ria Uni­ver­sal, Sal­vat-El País, Madrid, tomo 15, 2004.

AA.VV.: Pie­rre Vilar i la his­tò­ria de Cata­lun­ya, Base, Bar­ce­lo­na 2006.

Alba­re­da, Joa­quín: «El pro­yec­to aus­tra­cis­ta de la Coro­na de Ara­gón», Des­per­ta Ferro, His­to­ria Moder­na, nº 3, Madrid 2012, pp. 20 – 23.

Alba­re­da, J., y Escu­lies. J.: La Gue­rra de 1714, Labutxa­ca, Bar­ce­lo­na 2016.

Alco­be­rro, Agus­tí: «Cata­lu­ña aban­do­na­da», Des­per­ta Ferro. 1714. El fin de la Gue­rra de Suce­sión Espa­ño­la, His­to­ria Moder­na, nº 10, 2012.

Ara­na, Alber­to: El pro­ble­ma espa­ñol, Hiru, Hon­da­rri­bia 1997.

Azur­men­di, Joxe: Los espa­ño­les y los eus­kal­du­nes, Hiru, Hon­da­rri­bia 1995.

Bal­cells, Albert: El nacio­na­lis­mo cata­lán, His­to­ria 16, Madrid 1999.

Balles­ter Rodrí­guez, Mateo: «Iden­ti­dad nacio­nal y reli­gión en Espa­ña duran­te la Gue­rra de los Trein­ta Años», Des­per­ta Ferro. La Gue­rra de los Trein­ta Años, núme­ro espe­cial 1, Madrid.

Balles­ter Rodrí­guez, Mateo: «Here­jes, trai­do­res y rebel­des. Los enemi­gos de la Monar­quía vis­tos des­de Espa­ña», Des­per­ta Ferro. Los Ter­cios (II) 1600 – 1660, núme­ro espe­cial VII, Madrid 2015.

Bel­trán Moya, J. L. y Doris Moreno Mar­tí­nez: Barro­co, Arlan­za Edi­cio­nes, Madrid 2000.

Bély, Lucien: «La gue­rra de los bor­bo­nes», Des­per­ta Ferro, His­to­ria Moder­na, nº 3. Madrid 2012, pp. 6 – 11.

Brau­del, Fer­nand: El Medi­te­rrá­neo y el mun­do medi­te­rrá­neo en la épo­ca de Feli­pe II, FCE, Méxi­co 2005, tomos I y 2.

Cal­vo Poya­to, José: De los Aus­trias a los Bor­bo­nes, Albor, Madrid 2005.

Caro Baro­ja, Julio: El Señor Inqui­si­dor, Alta­ya, Madrid 1996.

Carrie­re, Jean-Clau­de: La con­tro­ver­sia de Valla­do­lid, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 1998.

Colón, Ger­mán: «Cata­lán fren­te a cas­te­llano». J. J. de Bus­tos y Sil­via Igle­sias (coords.): Iden­ti­da­des socia­les e iden­ti­da­des lin­güís­ti­cas, Edit. Com­plu­ten­se, Madrid 2009.

Cre­ma­des Gri­ñon, Car­men María: «Los Esta­dos euro­peos de la pri­me­ra mitad del siglo XVII» y «La gue­rra de suce­sión: un enfren­ta­mien­to mun­dial», GHU, CIL, Madrid 1986, tomo 16.

Cum­pli­do Muñoz, José Ramón: «Un ejér­ci­to para Feli­pe V», Des­per­ta Ferro. La Gue­rra de Suce­sión Espa­ño­la, His­to­ria Moder­na, nº 3, Madrid 2012.

De Mesa Galle­go, Eduar­do: «A fue­go y a san­gre», Des­per­ta Ferro. La Gue­rra de las Alpu­ja­rras, His­to­ria Moder­na, nº 25, Madrid 2017.

Fon­ta­na, Josep: La His­to­ria de los Hom­bres, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 2001.

Frie­drich, Edel­ma­yer : «¿Una “gran estra­te­gia” de los Habs­bur­go?», Des­per­ta Ferro. La Gue­rra de los Trein­ta Años, núme­ro espe­cial 1, Madrid.

Gar­cía de Cor­tá­zar, F. y Gon­zá­lez Ves­ga, J. M.: Bre­ve his­to­ria de Espa­ña, Alta­ya, Bar­ce­lo­na 1996, 2 tomos.

Helliot, J. H.: «Revuel­tas en la Monar­quía Espa­ño­la». AA.VV.: Revo­lu­cio­nes y rebe­lio­nes en la Euro­pa moder­na, Alian­za, Madrid 1986.

Her­nán­dez, F. X. y Riart, F.: «Los últi­mos aus­tra­cis­tas. El ejér­ci­to de Cata­lu­ña, 1713−1714», Des­per­ta Ferro. 1714. El fin de la Gue­rra de Suce­sión Espa­ño­la, His­to­ria Moder­na, nº 10, 2012.

Her­nán­dez, F. X. y Riart, F.: «Popu­li y el desa­fío de Bar­ce­lo­na», Des­per­ta Ferro. 1714. El fin de la Gue­rra de Suce­sión Espa­ño­la, His­to­ria Moder­na, nº 10, 2012.

Jurío, Jimeno: Nava­rra. His­to­ria del eus­ke­ra II. Retro­ce­so y recu­pe­ra­ción, Uda-Bide, Pamie­la, Liza­rra 2008.

Kamen, Henry: La Inqui­si­ción espa­ño­la, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1979.

Kamen, Henry: Feli­pe de Espa­ña. Siglo XXI. Madrid 1998.

Kamen, Henry: Espa­ña y Cata­lu­ña, La esfe­ra de los libros, Madrid 2014.

León Sanz. Vir­gi­nia: «Un capí­tu­lo olvi­da­do. El exi­lio aus­tra­cis­ta», Des­per­ta Ferro. 1714. El fin de la Gue­rra de Suce­sión Espa­ño­la, His­to­ria Moder­na, nº 10, 2012.

Mara­vall, José Anto­nio: Las comu­ni­da­des de Cas­ti­lla, Alta­ya, Madrid 1997.

Mont­cher, Fabien: «Riche­lieu, Oli­va­res y la secu­lar riva­li­dad his­pano-fran­ce­sa», Des­per­ta Ferro. Riche­lieu con­tra Oli­va­res, His­to­ria Moder­na, nº 9, Madrid 2012.

Par­ker, Geof­frey: Feli­pe II, Alta­ya, Madrid 1996. 

Pérez, Joseph: La revo­lu­ción de las Comu­ni­da­des de Cas­ti­lla. (1520−1521), Siglo XXI, Madrid 1998.

Pérez Sam­per, María Ánge­les: «1640: la Gue­rra dels sega­dors», Des­per­ta Ferro. La Gue­rra de los Trein­ta Años, núme­ro espe­cial 1, Madrid.

Pon­ce­la Gon­zá­lez, Ángel: La escue­la de Sala­man­ca, Ver­bum, Madrid 2015.

Rie­ra Foria­na, Enric: Las cla­ves de la Hege­mo­nía Espa­ño­la 1556 – 1600, Pla­ne­ta, Bar­ce­lo­na 1991. 

Rubio, Xabier: «Once de Sep­tiem­bre de 1714. El asal­to de Bar­ce­lo­na», Des­per­ta Ferro. 1714. El fin de la Gue­rra de Suce­sión Espa­ño­la, His­to­ria Moder­na, nº 10, 2012.

Ruíz Ibá­ñez, José Javier: «Gue­rra, impues­tos y moti­nes», Des­per­ta Ferro. Riche­lieu con­tra Oli­va­res, His­to­ria Moder­na, nº 9, Madrid 2012. 

Schul­ze, Hagen: Esta­do y nación en Euro­pa, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1997. 

Tai­bo, Car­los (Dir.): Nacio­na­lis­mo espa­ñol, Cata­ra­ta, Madrid 2007. 

Vilar, Pie­rre: Cre­ci­mien­to y desa­rro­llo, Ariel, Madrid 1974. 

Vilar, Pie­rre: His­to­ria de Espa­ña, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1980. 

Vilar, Pie­rre: Hidal­gos, amo­ti­na­dos y gue­rri­lle­ros, Crí­ti­ca, Bar­ce­lo­na 1999. 

Wallers­tein, Imma­nuel: El moderno sis­te­ma mun­dial II, Siglo XXI, Madrid 1984. 

Wolf, Eric R.: Euro­pa y la gen­te sin his­to­ria, FEC, Méxi­co 1994. 

Wright, Ronald: Con­ti­nen­tes roba­dos. Amé­ri­ca vis­ta por los indios des­de 1492, Ana­ya & Much­nik, Madrid 1994. 

Zago­rin, Pérez: Revuel­tas y revo­lu­cio­nes en la Edad Moder­na, Cáte­dra, Madrid 1985, tomos I y II.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *