Gran­des ejer­ci­cios mili­ta­res alre­de­dor de Vene­zue­la

Los pro­yec­to­res polí­ti­co-mediá­ti­cos, enfo­ca­dos sobre los des­ór­de­nes en Vene­zue­la, dejan sin embar­go en la som­bra lo que suce­de alre­de­dor de ese país.

En la geo­gra­fía del Pen­tá­gono, Vene­zue­la está en el área del US Southern Com­mand (South­Com), uno de los 6 «man­dos com­ba­tien­tes uni­fi­ca­dos» entre los que Esta­dos Uni­dos divi­de el mun­do.

El South­Com [lo que los lati­no­ame­ri­ca­nos lla­man el «Coman­do Sur»], que abar­ca 31 paí­ses y 16 terri­to­rios de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, dis­po­ne de fuer­zas terres­tres, nava­les y aéreas, ade­más de tro­pas per­te­ne­cien­tes al US Mari­ne Corps [Cuer­po de Mari­nes de Esta­dos Uni­dos], a las fuer­zas espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses y de 3 uni­da­des espe­cí­fi­cas: la Joint Task For­ce Bra­vo, acan­to­na­da en la base aérea de Soto Cano (Hon­du­ras), que orga­ni­za ejer­ci­cios mul­ti­la­te­ra­les y otras ope­ra­cio­nes; la Joint Task For­ce Guan­ta­na­mo, acan­to­na­da en la base esta­dou­ni­den­se de Guan­tá­na­mo (Cuba), que efec­túa «ope­ra­cio­nes de deten­ción e inte­rro­ga­to­rios en el mar­co de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo»; y la Joint Inter­agency Task For­ce South, acan­to­na­da en Key West (Flo­ri­da, Esta­dos Uni­dos), cuya misión ofi­cial es coor­di­nar las «ope­ra­cio­nes anti­dro­gas» en toda la región.

La cre­cien­te acti­vi­dad del South­Com indi­ca que lo que decla­ró el pre­si­den­te Trump el 11 de agos­to –«Tene­mos nume­ro­sas opcio­nes para Vene­zue­la, inclu­yen­do una posi­ble acción mili­tar»– no es una sim­ple ame­na­za ver­bal.

  • Una fuer­za espe­cial del Cuer­po de Mari­nes, dota­da de heli­cóp­te­ros de gue­rra, fue des­ple­ga­da en Hon­du­ras en junio pasa­do con vis­ta a varias ope­ra­cio­nes regio­na­les, con una dura­ción pre­vis­ta para 6 meses.

  • Tam­bién en el mar­co del South­Com se desa­rro­lló en junio, en Tri­ni­dad Toba­go, el ejer­ci­cio Tra­de­winds, con la par­ti­ci­pa­ción de tro­pas de 20 paí­ses de Amé­ri­ca y del Cari­be.

  • En julio, se desa­rro­lló en Perú el ejer­ci­cio naval Uni­tas, con la par­ti­ci­pa­ción de 18 paí­ses, y, en Para­guay, se reali­zó una com­pe­ten­cia-ejer­ci­cio de fuer­zas espe­cia­les de 20 paí­ses.

  • Del 25 de julio al 4 de agos­to, cien­tos de ofi­cia­les de 20 paí­ses par­ti­ci­pa­ron en Pana­max, ejer­ci­cio ofi­cial­men­te des­ti­na­do a la «defen­sa del Canal de Pana­má».

  • Del 31 de julio al 12 de agos­to se desa­rro­lló en la Joint Base Lewis-McChord (en Washing­ton) «el mayor y más rea­lis­ta ejer­ci­cio de movi­li­dad aérea», con la par­ti­ci­pa­ción de 3 000 hom­bres y de 25 socios inter­na­cio­na­les, en par­ti­cu­lar de las fuer­zas aéreas de Colom­bia y Bra­sil, que se ejer­ci­ta­ron en la rea­li­za­ción de misio­nes diur­nas y noc­tur­nas con fuer­zas de Esta­dos Uni­dos, Fran­cia y Rei­no Uni­do. El «esce­na­rio rea­lis­ta» es el de una gran ope­ra­ción aérea para el trans­por­te rápi­do de tro­pas y arma­men­to a la zona de inter­ven­ción. En otras pala­bras, el ensa­yo de la inter­ven­ción mili­tar en Vene­zue­la, el país que Trump ame­na­zó.

La base prin­ci­pal sería la veci­na Colom­bia, vin­cu­la­da a la OTAN por un acuer­do de aso­cia­ción des­de 2013. Según la OTAN, «per­so­nal mili­tar colom­biano par­ti­ci­pó en nume­ro­sos cur­sos en la Aca­de­mia de Obe­ram­mer­gau (Ale­ma­nia) y en el Nato Defen­se Colle­ge de Roma, par­ti­ci­pan­do tam­bién en nume­ro­sas con­fe­ren­cias mili­ta­res de alto nivel».

Que ya exis­te un plan de inter­ven­ción mili­tar con­tra Vene­zue­la es algo que con­fir­mó el almi­ran­te Kurt Tidd, coman­dan­te del South­Com. El 6 de abril de 2017, duran­te una audien­cia en el Sena­do, el almi­ran­te decla­ra­ba que «la cre­cien­te cri­sis huma­ni­ta­ria en Vene­zue­la podría hacer nece­sa­ria una res­pues­ta regio­nal».

Para hacer reali­dad la ame­na­za de Trump sobre la «opción mili­tar» pudie­ra adop­tar­se, aho­ra en un con­tex­to dife­ren­te, la mis­ma estra­te­gia que se apli­có en Libia y Siria: infil­tra­ción de fuer­zas espe­cia­les y de mer­ce­na­rios que echan leña al fue­go de las ten­sio­nes inter­nas pro­vo­can­do enfren­ta­mien­tos arma­dos; acu­sa­cio­nes de que el gobierno está masa­cran­do a su pro­pio pue­blo y una «inter­ven­ción huma­ni­ta­ria» que lle­ve a la crea­ción de una coa­li­ción arma­da lide­rea­da por Esta­dos Uni­dos.

Man­lio Dinuc­ci

25 de agos­to de 2017

Fuen­te: https://​ilma​ni​fes​to​.it/

[Tra­du­ci­do al espa­ñol por la Red Vol­tai­re a par­tir de la ver­sión al fran­cés de Marie-Ange Patri­zio.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *