Gran­des ejer­ci­cios mili­ta­res alre­de­dor de Venezuela

Los pro­yec­to­res polí­ti­co-mediá­ti­cos, enfo­ca­dos sobre los des­ór­de­nes en Vene­zue­la, dejan sin embar­go en la som­bra lo que suce­de alre­de­dor de ese país.

En la geo­gra­fía del Pen­tá­gono, Vene­zue­la está en el área del US Southern Com­mand (South­Com), uno de los 6 «man­dos com­ba­tien­tes uni­fi­ca­dos» entre los que Esta­dos Uni­dos divi­de el mundo.

El South­Com [lo que los lati­no­ame­ri­ca­nos lla­man el «Coman­do Sur»], que abar­ca 31 paí­ses y 16 terri­to­rios de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, dis­po­ne de fuer­zas terres­tres, nava­les y aéreas, ade­más de tro­pas per­te­ne­cien­tes al US Mari­ne Corps [Cuer­po de Mari­nes de Esta­dos Uni­dos], a las fuer­zas espe­cia­les esta­dou­ni­den­ses y de 3 uni­da­des espe­cí­fi­cas: la Joint Task For­ce Bra­vo, acan­to­na­da en la base aérea de Soto Cano (Hon­du­ras), que orga­ni­za ejer­ci­cios mul­ti­la­te­ra­les y otras ope­ra­cio­nes; la Joint Task For­ce Guan­ta­na­mo, acan­to­na­da en la base esta­dou­ni­den­se de Guan­tá­na­mo (Cuba), que efec­túa «ope­ra­cio­nes de deten­ción e inte­rro­ga­to­rios en el mar­co de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo»; y la Joint Inter­agency Task For­ce South, acan­to­na­da en Key West (Flo­ri­da, Esta­dos Uni­dos), cuya misión ofi­cial es coor­di­nar las «ope­ra­cio­nes anti­dro­gas» en toda la región.

La cre­cien­te acti­vi­dad del South­Com indi­ca que lo que decla­ró el pre­si­den­te Trump el 11 de agos­to –«Tene­mos nume­ro­sas opcio­nes para Vene­zue­la, inclu­yen­do una posi­ble acción mili­tar»– no es una sim­ple ame­na­za verbal.

  • Una fuer­za espe­cial del Cuer­po de Mari­nes, dota­da de heli­cóp­te­ros de gue­rra, fue des­ple­ga­da en Hon­du­ras en junio pasa­do con vis­ta a varias ope­ra­cio­nes regio­na­les, con una dura­ción pre­vis­ta para 6 meses. 

  • Tam­bién en el mar­co del South­Com se desa­rro­lló en junio, en Tri­ni­dad Toba­go, el ejer­ci­cio Tra­de­winds, con la par­ti­ci­pa­ción de tro­pas de 20 paí­ses de Amé­ri­ca y del Caribe. 

  • En julio, se desa­rro­lló en Perú el ejer­ci­cio naval Uni­tas, con la par­ti­ci­pa­ción de 18 paí­ses, y, en Para­guay, se reali­zó una com­pe­ten­cia-ejer­ci­cio de fuer­zas espe­cia­les de 20 países. 

  • Del 25 de julio al 4 de agos­to, cien­tos de ofi­cia­les de 20 paí­ses par­ti­ci­pa­ron en Pana­max, ejer­ci­cio ofi­cial­men­te des­ti­na­do a la «defen­sa del Canal de Panamá». 

  • Del 31 de julio al 12 de agos­to se desa­rro­lló en la Joint Base Lewis-McChord (en Washing­ton) «el mayor y más rea­lis­ta ejer­ci­cio de movi­li­dad aérea», con la par­ti­ci­pa­ción de 3 000 hom­bres y de 25 socios inter­na­cio­na­les, en par­ti­cu­lar de las fuer­zas aéreas de Colom­bia y Bra­sil, que se ejer­ci­ta­ron en la rea­li­za­ción de misio­nes diur­nas y noc­tur­nas con fuer­zas de Esta­dos Uni­dos, Fran­cia y Rei­no Uni­do. El «esce­na­rio rea­lis­ta» es el de una gran ope­ra­ción aérea para el trans­por­te rápi­do de tro­pas y arma­men­to a la zona de inter­ven­ción. En otras pala­bras, el ensa­yo de la inter­ven­ción mili­tar en Vene­zue­la, el país que Trump amenazó.

La base prin­ci­pal sería la veci­na Colom­bia, vin­cu­la­da a la OTAN por un acuer­do de aso­cia­ción des­de 2013. Según la OTAN, «per­so­nal mili­tar colom­biano par­ti­ci­pó en nume­ro­sos cur­sos en la Aca­de­mia de Obe­ram­mer­gau (Ale­ma­nia) y en el Nato Defen­se Colle­ge de Roma, par­ti­ci­pan­do tam­bién en nume­ro­sas con­fe­ren­cias mili­ta­res de alto nivel».

Que ya exis­te un plan de inter­ven­ción mili­tar con­tra Vene­zue­la es algo que con­fir­mó el almi­ran­te Kurt Tidd, coman­dan­te del South­Com. El 6 de abril de 2017, duran­te una audien­cia en el Sena­do, el almi­ran­te decla­ra­ba que «la cre­cien­te cri­sis huma­ni­ta­ria en Vene­zue­la podría hacer nece­sa­ria una res­pues­ta regional».

Para hacer reali­dad la ame­na­za de Trump sobre la «opción mili­tar» pudie­ra adop­tar­se, aho­ra en un con­tex­to dife­ren­te, la mis­ma estra­te­gia que se apli­có en Libia y Siria: infil­tra­ción de fuer­zas espe­cia­les y de mer­ce­na­rios que echan leña al fue­go de las ten­sio­nes inter­nas pro­vo­can­do enfren­ta­mien­tos arma­dos; acu­sa­cio­nes de que el gobierno está masa­cran­do a su pro­pio pue­blo y una «inter­ven­ción huma­ni­ta­ria» que lle­ve a la crea­ción de una coa­li­ción arma­da lide­rea­da por Esta­dos Unidos.

Man­lio Dinucci

25 de agos­to de 2017

Fuen­te: https://​ilma​ni​fes​to​.it/

[Tra­du­ci­do al espa­ñol por la Red Vol­tai­re a par­tir de la ver­sión al fran­cés de Marie-Ange Patrizio.]

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.